Yudarkis Veloz


El arte y la literatura seguir√°n existiendo

Una de las grandes satisfacciones que me ha dado mi trabajo fue la edición de Boán, la danza, un libro con el que queríamos inaugurar la nueva imagen de nuestra colección Cuadernos Tablas. Enamorada del reto, largos meses transcurrieron entre escoger fotos, formatos, textos y consolidar una estructura que le permitiera al lector encontrar cada brillo sin que se le escapara uno. Marianela y Alejandro estaban ya fatigados de mis correos y consultas, Annelis me traía propuestas que discutíamos y discutíamos apasionadas las dos. Nos vimos todos, y en las largas seis horas, de las que habla Alejandro, dimos a luz un hijo hermoso. Limamos cada detalle como si nos fuera la vida en ello, y Boán, la danza ocurrió.

cortesía de Marianela Boán

Premio Ra√ļl Mart√≠nez del Arte del Libro 2018, Bo√°n, la danza es una de las joyas de Ediciones Alarcos. Hoy, que acudimos a los autores de nuestro cat√°logo para que nos cuenten de sus experiencias con nosotros, en una especie de ciclo de entrevistas en el que nos hemos enfrascado para franquear cualquier distanciamiento, nos cuenta Alejandro Aguilar, su compilador y autor del cap√≠tulo ¬ęVivir¬Ľ, sesi√≥n biogr√°fica del libro:

¬ęEscribir, compilar, estructurar Bo√°n, la danza fue un proceso largo, dif√≠cil y muy complejo. La idea fue impulsada por la necesidad de ir rescatando la historia y la vida de Marianela Bo√°n como bailarina, core√≥grafa y maestra de la danza contempor√°nea que ha dejado y sigue marcando una huella imperecedera en la historia de la danza y la cultura cubana e hispanoamericana. El veh√≠culo ideal para este trabajo era la revista Tablas, publicaci√≥n insignia de Ediciones Alarcos, editorial de gran prestigio en Cuba y m√°s all√° de sus fronteras. La oferta de publicaci√≥n de Omar Vali√Īo, quien entonces dirig√≠a la editorial, fue un regalo, y el que redise√Īaran la colecci√≥n a partir de ese n√ļmero, un privilegio que fue muy bien honrado con esa foto de Marianela en la portada, autor√≠a del famoso fot√≥grafo argentino Daniel Mordzinski.

cortesía de Marianela Boán

¬ęA pesar de todas las dificultades, incluyendo las econ√≥micas, en poco tiempo logramos aunar esfuerzos y sacar una coedici√≥n con mucha calidad, en la que, con Tablas, participaron la Universidad Nacional Pedro Henr√≠quez Ure√Īa (en la que trabajo) y el Fondo Solidario por la Educaci√≥n y la Cultura, ambas instituciones dominicanas, para conseguir una producci√≥n de gran calidad y trascendencia.

¬ęYa el proceso mismo fue una experiencia deliciosa, no exenta de rigor y exigencias. Si algo me gustar√≠a resaltar fue el encuentro con Yudarkis Veloz como editora y Annelis Noriega, la dise√Īadora, en una visita corta que hicimos Marianela Bo√°n y yo a La Habana. Seis horas de encierro en la sede de Tablas, en las que nos olvidamos hasta del almuerzo. Seis horas de minucioso trabajo en las que, gracias al profesionalismo y la entrega del equipo, dilucidamos todo lo fundamental de lo que ser√≠a la publicaci√≥n. Ese momento de colaboraci√≥n presencial, en tremenda sinton√≠a y eficiencia, casi en estado de gracia, ya hicieron valer el intenso trabajo de meses a distancia.

¬ęCuando finalmente naci√≥ el libro/cuaderno y lo recibimos en Santo Domingo, la expresi√≥n de satisfacci√≥n de Marianela coron√≥ todo el esfuerzo. Luego las presentaciones que se hicieron en Casa de Teatro en Santo Domingo, y en el lobby del Gran Teatro de La Habana, as√≠ como en las Ferias Internacionales del Libro en ambos pa√≠ses, fueron bellos encuentros, emotivos, tan concurridos, que vinieron a confirmar la importancia de esta publicaci√≥n, dada la relevancia y la calidad humana de la figura de la Bo√°n.

cortesía de Marianela Boán

¬ęVivimos hoy un punto de quiebre en el devenir de la humanidad, que est√° exigiendo cambios de paradigmas, de modos de hacer y de ver la vida. El arte, la literatura seguir√°n existiendo y quiz√°s hasta recuperando importancia en la sociedad que ahora parece ralentizar el ritmo fren√©tico que llevaba, acercarse m√°s al lado humano de la existencia. Pero inevitablemente cambiar√°n las formas de crear y comunicar, cambiar√°n los veh√≠culos de entregar y consumir arte. Ese es un desaf√≠o para el que Tablas-Alarcos est√° preparado, partiendo de la calidad humana y profesional de su equipo. Falta que dispongan de las condiciones para producir esa transformaci√≥n. No tengo dudas de que a este equipo nadie lo detiene, y de que su p√ļblico lector siempre estar√° ah√≠ para ustedes, por la calidad del producto que brindan.¬Ľ

Una vez m√°s mi admiraci√≥n y cari√Īo para Alejandro Aguilar y Marianela Bo√°n, dos personas inmensas y hermosas que esta ma√Īana me dec√≠an ¬ęCu√≠date, aqu√≠ estamos bien, por suerte no es tanto el encierro porque estamos frente al mar¬Ľ.

cortesía de Marianela Boán