Yenny Hernández Valdés


La fotografía como aliciente de vida

(Entrevista a Lourdes Guerra Mesa)

Cierto es que el artista posee una sensibilidad inherente a su personalidad que le lleva a escoger determinados caminos por los cuales expresarse desde el arte. Lourdes Guerra (La Habana, 1956), precisamente con esa sensibilidad y alma de artista, incursion√≥ con pie certero ‚Äďo, mejor dicho, con ojo certero‚Äď en el universo de la fotograf√≠a con una capacidad para concebir im√°genes que remueven los sentimientos.

Su producción no es fortuita. Ella lleva a cabo un proceso de realización a conciencia, meticulosamente pensado y enfocado para establecer un diálogo con el receptor. No intenta imponer un criterio, sino persuadir a partir de la sutileza y dulzura que emanan de sus piezas, para apreciar en nuestro contexto, en nuestra cultura, en nuestro devenir flashazos que recogen lo viejo y lo nuevo, lo tradicional y lo moderno, la quietud y el movimiento, la belleza en aquellas zonas destruidas u olvidadas.

He aquí los testimonios de una carrera en ascenso, que procura un desarrollo y alcance exquisitos dentro del panorama de la fotografía cubana. Sigamos de cerca los criterios y las imágenes que emanan de esta artista del lente.

La Quinta, 2016. De la serie Yo tengo un sue√Īo, 60×80 cm.

Coméntame un poco cómo y cuándo comenzaste en la fotografía.

Creo que ya sea un arte, un oficio, una profesi√≥n, incluso hasta un hobby, todos tenemos un denominador com√ļn y es el hecho de habernos valido de personas cercanas que nos han ayudado a dar los primeros pasos. En casa siempre hubo c√°mara fotogr√°fica ‚Äďuna Kodak‚Äď que mi padre utilizaba para dejar constancia de eventos familiares. Con el transcurso del tiempo, vinieron otras como la Vilia, una Smena, una Praktica y all√° por los 90¬īs lleg√≥ a mi mano una Ricoh que para m√≠ constituy√≥ un puente entre la √©poca anal√≥gica y la era digital dadas las prestaciones que esta c√°mara ten√≠a y con la cual pude documentar viajes de trabajo que hice a Alemania y Namibia en esa misma √©poca.

Definitivamente, fue mi madre quien determinó esa inclinación dado su gusto por repasar con cierta regularidad todas las fotos de la familia y las artes en general. Ahí comenzó el hechizo, aun sin tener conocimientos de fotografía. No puedo dejar de mencionar a un querido amigo y gran fotógrafo cubano, Leonel Fernández Delgado, quien también contribuyó mucho a mi formación académica al tenderme su mano de forma desinteresada e incondicional. 

Entrega, 2019. De la serie Poes√≠a del Sujeto, 30×40 cm.

Por lo que explicas, podemos decir que eres una fot√≥grafa de vocaci√≥n autodidacta, pero quisiera que me comentaras brevemente cu√°les han sido tus experiencias desde un aprendizaje acad√©mico. ¬ŅC√≥mo ello ha influido en tu carrera como artista?

Luego de mis primeros pasos de la mano de Leo, como te dec√≠a, llegaron Tom√°s Inda, Rogelio Dur√°n, M√°rgel S√°nchez, todos de la Escuela de Fotograf√≠a Creativa de La Habana (EFCH); Rufino del Valle, el Dr. Ram√≥n Cabrales, ambos de la Academia de Arte y Fotograf√≠a (hoy Casa del fot√≥grafo); El Chino Arcos con su magn√≠fico Taller de la UNEAC; y, Grethell Morell, una extraordinaria mujer, curadora, historiadora del arte y Premio Nacional de Cr√≠tica, quien definitivamente vino a marcar la diferencia entre un antes y un despu√©s en la b√ļsqueda por la distinci√≥n de ese rasgo que identifica tu trabajo y los detalles que resultan invisibles a otros ojos.¬†

Isadora, 2015. De la serie XXX Retazos, 60×50 cm.

Tienes una exquisita producci√≥n fotogr√°fica donde has abordado la danza con un halo preciosista y elegante, y una delicadeza visual y t√©cnica en el trabajo con las luces, los movimientos, las puestas en escena, los bailarines, que han sido para ti motivos de lauros ‚Äďde lo cual hablaremos m√°s adelante‚Äď. Este halo po√©tico tambi√©n siento que emerge en otras de tus series, por ejemplo, en Traves√≠as de Madrid a La Habana, Poes√≠a del sujeto o Con La Habana a cuestas. ¬ŅC√≥mo entablas esa relaci√≥n entre tus fotos y lo po√©tico?

Como bien expresara Eusebio Leal, hay que conocer de dónde venimos para saber a dónde vamos. Tanto la educación que me dieron mis padres, como la formación que tuve de ballet, y mi trabajo como traductora, hicieron que me convirtiera en la persona que soy hoy. 

Somos uno solo, 2021. De la serie Interiores (serie en proceso), 30×40 cm.

En mi casa siempre se ha escuchado m√ļsica cl√°sica; mi padre fue abogado, mi hermano m√©dico, mi esposo economista: todos apasionados de la literatura con una sed casi desmedida por la lectura; por eso hoy d√≠a cuando entro en una casa y no veo un libro se me enfr√≠a el alma. Tambi√©n mi desempe√Īo como traductora/int√©rprete en un centro de investigaciones pol√≠ticas me dio la oportunidad de trabajar con intelectuales, acad√©micos, diplom√°ticos y, con todos, se abrieron en m√≠ nuevos horizontes. Con ello quiero decir que estos m√ļltiples lenguajes aprehendidos a lo largo de la vida me han permitido crear el m√≠o propio y como consecuencia navegar en aguas mansas para buscar y hallar lo po√©tico a trav√©s del lente, pero sobre todo con perseverancia, que la creo mucho m√°s importante que el talento.

De igual modo, eres una artista que trabaja la cuesti√≥n social, antropol√≥gica y sociol√≥gica en tus fotograf√≠as, con ese marcado acento po√©tico, l√≠rico que le otorgas a tus im√°genes, como ya estuvimos dialogando. En ese sentido, ¬Ņc√≥mo decides escenas y encuadres? ¬ŅHay una concepci√≥n previa, un an√°lisis consciente antes de disparar el obturador?

Para llegar a ello es indispensable primero mucho estudio, ver muchas im√°genes, buena filmograf√≠a, mucha pr√°ctica y lecturas tanto de literatura en general como aquellas, casi obligadas, relacionadas espec√≠ficamente con la fotograf√≠a, digamos Historia de la fotograf√≠a, Est√©tica fotogr√°fica, El instante decisivo, La c√°mara l√ļcida y muchos otros t√≠tulos. Una vez que logras interiorizar toda esta informaci√≥n te√≥rica adem√°s de conocer tu c√°mara para explotarla al m√°ximo, el ojo ya entrenado te permite componer y por tanto decidir los elementos que conformar√°n la escena teniendo en cuenta para ello iluminaci√≥n, color, textura, etc.¬†

En mi caso, como tiendo mucho al detalle, a la simplicidad y a los encuadres cerrados, efectivamente hay un análisis previo, consciente: me valgo de la teoría del in y el out para destacar el centro de interés y dejar fuera el resto de la historia con el objetivo de que sea el espectador quien la complete. Dentro de la escena, también me ayudan aquellos elementos que representen figuras geométricas sobre todo las líneas: tengo un amigo que acostumbra decir que soy euclidiana.

Quien observa tu trabajo en conjunto puede apreciar que hay, en tu modus operandi, una inclinaci√≥n especial por las luces y sombras, por reflejar un tratamiento minucioso y delicado con las zonas iluminadas o ensombrecidas, lo cual en muchos casos es el toque fundamental de la escena. ¬ŅC√≥mo ha sido tu trayectoria y crecimiento en este sentido?

Creo que el manejo de las zonas de sombras y luces es algo que lo tengo incorporado desde la infancia teniendo en cuenta mi formaci√≥n. Mi madre, aunque indocta, tuvo la suficiente inteligencia natural para inculcarme su ascendencia art√≠stica: Jos√© Vilalta y Saavedra, importante escultor del siglo XIX y principios del XX con una vasta obra tanto en Cuba como en Italia, pa√≠s donde tuvo su propio taller, y donde lamentablemente falleci√≥ olvidado y en la m√°s absoluta pobreza. Adem√°s, sembr√≥ en m√≠ lo que acostumbro a llamar ‚Äúun pensamiento semilla‚ÄĚ que se traduce en la b√ļsqueda continua de las luces y las sombras: f√≠jate siempre en las luces y las sombras, me dec√≠a incesantemente. Hoy por hoy, constituye mi leitmotiv y esto me permite captar escenas con sensaciones tensas, misteriosas, melanc√≥licas, seg√ļn el espacio que se presente ante m√≠ o el mensaje que quiera transmitir con la imagen.¬†

Amanecer, 2016. De la serie Con La Habana a cuestas, 60×80 cm.

El fot√≥grafo espa√Īol Fernando Guerra expres√≥ en una entrevista: El simple hecho de que la luz cambie hace que la fotograf√≠a tambi√©n cambie. Lo que era banal hace media hora, se convierte en la fotograf√≠a.

¬ŅCu√°les artistas, sobre todo del lente, ya sean cubanos o extranjeros, consideras que son referentes de cabecera para ti y tu trabajo?

A medida que uno transita este largo camino creo que los referentes van cambiando teniendo en cuenta los trabajos realizados y la madurez alcanzada. Cuando me preguntan por los referentes siempre viene a mi mente la idea de un río que, en la medida que avanza su cauce, va nutriéndose de diversos afluentes que enriquecen su caudal. Por tanto, trasplantando esto al plano fotográfico, digamos que los referentes han tributado al desarrollo y madurez de todo el trabajo.

En mi caso particular, como creo nos pasa a todos, han sido varios: en un principio me identifiqué con la obra de Rosemarie Klausen, fotógrafa alemana especializada en teatro; Josef Koudelka, fotógrafo checo quien en sus inicios también desarrolló este género y Sonia Almaguer, gran amiga y fotógrafa cubana con una vasta obra dedicada a este género.

En el caso de la arquitectura, pues los clásicos Alfred Stieglitz y su discípulo Paul Strand, además de José Grandal y Lissette Solórzano. Si hablamos de danza no puedo dejar de mencionar a Robert Doisneau, André Kertesz, Alexey Brodovitch, Leysis Quesada y Jorge García Alonso.

Actualmente, mencionar√≠a a Torben Eskerod, fot√≥grafo dan√©s con un exquisito trabajo de interiores; Italo Zannier, considerado el padre de la fotograf√≠a moderna italiana; Todd Hido, quien destaca por el trabajo de la luz y la limpieza del color; la danesa Trine Sondegaard; Inge Morath, maestra del blanco y negro, llamada ‚Äúla fot√≥grafa de la calma‚ÄĚ; Marc Riboud, franc√©s, de encuadres muy concentrados en la relaci√≥n de los lados; Chauncey Hare, maestro en dividir las escenas y aprovechar ventanas y toda puerta abierta; Diana Markosian y Vanessa Pallotta quienes tambi√©n van por esta l√≠nea y la Pallota en particular lleva los elementos al borde del encuadre; la alemana C√°ndida Hofer y sus ambientes laborales que van desde la opulencia hasta lo minimalista; y por supuesto, Sabine Weiss, suiza naturalizada francesa, aun en activo, considerada la fot√≥grafa de la luz y la ternura, enmarcada dentro de la corriente de la fotograf√≠a humanista. Hay muchos otros, pero la lista se har√≠a interminable‚Ķ y espero que muchos referentes m√°s lleguen y contin√ļen enriqueciendo mi caudal.¬†

Haci√©ndose a la mar, 2016. De la serie Con La Habana a cuestas, 60×80 cm. Esta obra fue premiada en la VI edici√≥n del concurso ‚ÄúLente Art√≠stico‚ÄĚ, en diciembre de 2020.

En tu carrera artística has sido merecedora de varios premios y reconocimientos. Coméntame sobre algunos de estos lauros, en el marco de cuáles eventos han sido entregados y qué han significado para ti dichos reconocimientos.

Efectivamente, han sido varios, y estoy muy agradecida por cada uno de ellos. El premio m√°s reciente, fue el pasado mes de diciembre (2020), durante la VI edici√≥n del concurso ‚ÄúLente Art√≠stico‚ÄĚ, evento que organiz√≥ la Oficina de Monumentos y Sitios Hist√≥ricos del Centro de Patrimonio Cultural de La Habana, as√≠ como la menci√≥n especial que en este mismo concurso me otorg√≥ el Consejo Asesor para el Desarrollo de la Escultura Monumentaria y Ambiental (CODEMA).

Indiscreci√≥n, 2015. De la serie Con La Habana a cuestas, 50×70 cm. Obra que recibi√≥ menci√≥n en la VI edici√≥n del concurso ‚ÄúLente Art√≠stico‚ÄĚ, en diciembre de 2020, otorgada por CODEMA.

 

Anteriormente, en 2017, me premiaron en el Sal√≥n ‚ÄúCiudad sin L√≠mite‚ÄĚ, concurso que se celebra anualmente dentro de las conmemoraciones por el aniversario de la Villa de San Crist√≥bal de La Habana.

En 2016 obtuve otros dos: el Premio ‚ÄúLa Academia‚ÄĚ, por toda la obra realizada, otorgado por la Academia de Arte y Fotograf√≠a Cabrales del Valle y el premio entregado en el I Sal√≥n de Mujeres Fot√≥grafas ‚ÄúTina Modotti‚ÄĚ, auspiciado por la Galer√≠a Angelus.

Tambi√©n he recibido a lo largo de todos estos a√Īos varias menciones y reconocimientos entre los cuales se incluyen varios organizados por grupos de fotograf√≠a que circulan en las redes sociales con sede en India, Estados Unidos y Espa√Īa dadas las nuevas condiciones impuestas por la Covid-19.

Por naturaleza soy una persona discreta, que intenta mantener un perfil bajo sin √°nimos de sobresalir ni ser el centro de atenci√≥n. Muchos han llegado a pensar que es arrogancia cuando en el fondo no saben que soy profundamente t√≠mida. No persigo concursos ni premios, mucho menos trabajar en funci√≥n de estos √ļltimos. No obstante, cada vez que recibo alguno o me veo ‚Äúcolgada‚ÄĚ en una pared ‚Äďque √©ste es siempre mi fin‚Äď es la prueba de que las horas de desvelo, el esfuerzo y la dedicaci√≥n han valido la pena y como consecuencia el compromiso con mi trabajo y el respeto por el espectador es cada vez mayor.¬†

Ya no somos los mismos, 2021. De la serie Saba, 30×45 cm.

Como sabemos, la COVID-19 ha impuesto nuevas dinámicas de vida y de realización profesional; nos ha llevado a replantear cuestiones que van desde lo íntimo, lo familiar, lo social, y ello ha influido, de manera cardinal, en nuestros modos de ver y enfrentar la vida. Háblame sobre tu experiencia a raíz de esta circunstancia: proyectos, reformulaciones en el trabajo fotográfico, superación, etc…

Innegables son las difíciles circunstancias que ha impuesto la Covid-19, tanto en Cuba como en el resto del mundo, en todas las esferas de la vida, y mi trabajo fotográfico por supuesto también se vio ralentizado provocando incluso un largo momento de impasse.

Primero que todo, porque me aterr√© al pasar de una vida din√°micamente normal a la interpretaci√≥n de un protag√≥nico de ciencia ficci√≥n. Con el paso del tiempo y resign√°ndome a esta ‚Äúnueva din√°mica‚ÄĚ, en lo personal pienso que ha resultado positivo: he aminorado la marcha, pues soy una persona que siempre ha estado al l√≠mite, y la actual situaci√≥n me ha permitido un mayor tiempo para estudio, lecturas pausadas e incluso, como bien dices, reformular el trabajo fotogr√°fico, orientarlo hacia otra l√≠nea que desde el mes de febrero desarrollo y me desvela ‚Äďcomo la serie de los interiores‚Äď, permiti√©ndome llevar adelante tres trabajos al un√≠sono que de alguna manera se relacionan: Saba, una historia de vida compartida entre memoria y recuerdos de una mujer extraordinaria cuyo universo √≠ntimo me permiti√≥ penetrar y en el que me vi atrapada entre sus luces y sus sombras; Interiores, donde reflejo ambientes y objetos habaneros desde lo m√°s general hasta lo m√≠nimal; y, El ojo en vigilia, una serie donde la presencia humana directa, sin rostro, me permite descubrir sujetos en situaciones muy privadas pero confiados y c√≥mplices ante la c√°mara. Estas dos √ļltimas a√ļn en proceso, as√≠ que no adelanto nada m√°s.

Henri Cartier-Bresson afirm√≥ ‚Äúfotografiar es como gritar, pero no para dar uno pruebas de su originalidad, es una forma de vivir‚ÄĚ. ¬ŅDe qu√© manera y hasta qu√© punto vives y te involucras en tus trabajos fotogr√°ficos?

Como te comentaba anteriormente, soy una persona que siempre ha estado al límite desde temprana edad pues el ballet es una disciplina muy fuerte, de mucha entrega, sacrificio, incluso restricciones y eso, como quiera que sea, te va forjando. Todo ello hoy lo veo reflejado en mis trabajos; una vez que decido llevar adelante un proyecto es porque ya desde el momento inicial me siento involucrada y que va desde el primer encuentro con mi retratado o su espacio hasta el día en que veo las piezas colocadas, listas para la inauguración. Realmente, la fotografía es una forma de vivir y de sentir, de mirar con sensibilidad y en busca de nuevos caminos. Es un aliciente para mí en todo momento.

 

Leyenda de obras:

  1. La Quinta, 2016. De la serie Yo tengo un sue√Īo, 60×80 cm
  2. Entrega, 2019. De la serie Poes√≠a del Sujeto, 30×40 cm
  3. Isadora, 2015. De la serie XXX Retazos, 60×50 cm
  4. Somos uno solo, 2021. De la serie Interiores (serie en proceso), 30×40 cm
  5. Amanecer, 2016. De la serie Con La Habana a cuestas, 60×80 cm
  6. Haci√©ndose a la mar, 2016. De la serie Con La Habana a cuestas, 60×80 cm. Esta obra fue premiada en la VI edici√≥n del concurso ‚ÄúLente Art√≠stico‚ÄĚ, en diciembre de 2020
  7. Indiscreci√≥n, 2015. De la serie Con La Habana a cuestas, 50×70 cm. Obra que recibi√≥ menci√≥n en la VI edici√≥n del concurso ‚ÄúLente Art√≠stico‚ÄĚ, en diciembre de 2020, otorgada por CODEMA
  8. Ya no somos los mismos, 2021. De la serie Saba, 30×45 cm


Relatos de un tiempo: Una catarsis desde el arte

La situación de confinamiento social que tuvimos que experimentar todos a causa de la pandemia de la COVID-19, incidió en todos los niveles de la dinámica social y personal del mundo entero. Desde el plano individual, colectivo, social, económico, cultural, político, cada región geográfica tuvo que reconducir su devenir y quehacer en función de enfrentar una situación no solo compleja, sino totalmente nueva y atípica. Fue en esa coyuntura que los artistas a nivel mundial tuvieron que redirigir sus concepciones y procesos de trabajo con el objetivo de mantener la creatividad, de generar nuevos proyectos y reformular visualidades diversas que, en su mayoría, estaban vinculadas directamente a esa nueva realidad, interpretada y construida de acuerdo a los horizontes personales y contextuales de cada sujeto. Durante todo este tiempo, el mundo se volcó hacia el arte y la cultura como alicientes al final de un camino espinoso y difícil.  

Miriannys Montes de Oca

Sin lugar a dudas, el arte devino en un exquisito ant√≠doto en tiempos de caos y preocupaciones desmedidas; en una fuerza de resistencia donde plantear nuevos lenguajes, nuevas im√°genes, nuevas realidades, nuevas metas. Mucho se ha dicho, escrito y creado a ra√≠z de la experimentaci√≥n de esos d√≠as raros, de temporadas largas de confinamiento social, de soledades abrumadoras. Y, el arte, se erigi√≥ como esa hoja de ruta que ofrece mayor claridad, que nos entrega perspectiva, que nos muestra zonas de permanencia posibles donde habitar en medio de crisis sanitaria, social, psicol√≥gica, individual, econ√≥mica‚Ķ Esa frase popular que circul√≥ mucho durante ese lapso de aislamiento m√°s fuerte, que versa ‚ÄúEl arte nos salvar√°‚ÄĚ, no es una gratuidad del momento o un hashtag de moda. El arte s√≠ tiene esa capacidad de salvaci√≥n, de curar en nosotros las angustias del presente y las incertidumbres del futuro.

En medio de ese ciclo obligatorio de confinamiento social, muchos artistas se vieron imbuidos en el proceso de creaci√≥n; en narrar desde sus experiencias las circunstancias y consecuencias que la COVID-19 gener√≥, as√≠ como el impasse que domin√≥ la realidad de la Humanidad toda. Desde el momento justo en que esta pandemia forz√≥ a un cambio radical en la vida de todos, comenzaron a surgir im√°genes y procesos creativos como resultados de los comportamientos, de la situaci√≥n de cada regi√≥n y de estados de √°nimo que fluct√ļan entre lo esperanzador y lo fat√≠dico: historias que comportan una carga visual y discursiva en las que se conjugan lo social y lo humanitario.

Fue durante este tiempo que la artista cubana Miriannys Montes de Oca (La Habana, 1993) encontró en los predios del arte la vacuna para resistir y sobrevivir en tiempos tan densos y convulsos como los de aislamiento social. Fue un período productivo de trabajo, de experimentación y creación para ella en tanto el arte fue el nicho de confort desde donde reflexionar, poner en cuestión y sopesar las angustias e incertidumbres que durante un buen tiempo sobrevolaron el espacio doméstico de todas las personas. Al interior de su casa-estudio-taller, Miriannys no paró de crear. Las ideas emergieron a flor de piel, matizadas por una experiencia singular sin antecedentes, aderezadas con la sensación de soledad, zozobra, inquietud, hastío, esperanza… Surgieron así las obras que dan cuerpo a una serie concebida, producida y cerrada bajo el velo de la cuarentena.

Camino por Paseo, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

Mirando al cielo, 40×40 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

Relatos de un tiempo no solo deviene en el t√≠tulo de la √ļltima muestra personal de Miriannys Montes de Oca, sino tambi√©n en el r√≥tulo que comprende m√°s de una quincena de piezas generadas al calor de una crisis mundial, espec√≠ficamente durante el per√≠odo de tiempo transcurrido entre marzo de 2020 y marzo de 2021. Lo que comenz√≥ como una avalancha de ideas materializadas en lienzos, acumulados unos al lado de otros en su estudio, tom√≥ forma de proyecto expositivo virtual con el objetivo supremo de mostrar tantas ideas, ansiedades y cuestionamientos de la artista en ese lapso de tiempo y ‚Äúencierro‚ÄĚ. Fue as√≠ como Relatos de un tiempo tom√≥ cuerpo expositivo y curatorial, cuyo discurso se ancla en revelar a trav√©s de los canales est√©ticos y el matiz expresivo caracter√≠stico de la obra de Miriannys los dis√≠miles momentos de intensidad emocional, de ebullici√≥n de sentimientos, de arrebatos psicol√≥gicos que afloraron en ella como sujeto social perturbado por las consecuencias del confinamiento impuesto durante un tiempo dilatado y dif√≠cil. ¬†

Bailando en La Habana, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

Los amantes, 40×40 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

La muestra se dispuso expositivamente para ser apreciada desde los perfiles de redes sociales de la artista (ArteCubano Mmontes de Oca y @artecubano_mmontes_de_oca, d√≠gase Facebook e Instagram, respectivamente), durante los meses de agosto y septiembre de 2021, en tanto se asumi√≥ el leguaje virtual tan explotado en los √ļltimos tiempos como el modo m√°s id√≥neo para socializar y compartir todo el c√ļmulo creativo de un a√Īo.

En esta quincena de obras se revelan las diversas sensaciones experimentadas durante un ciclo de mucho sentir, de mucha reverberación interior. Fue un período donde los deseos de decir se agolpaban y arremetían contra el lienzo. Son estos los relatos de un tiempo en cuarentena apreciados en clave poética, contrastantes en su despliegue cromático. Las emociones humanas centellean en su máquina de esplendor. De ahí la saturación de rojos y amarillos, de calor y fuego, de explosión y destellos. Pero también, los negros y los grises encuentran en estos soportes su protagonismo. El choque cromático no es una gratuidad estética de la artista; más bien es el efecto de su realidad contrastante, de una experiencia en la que el furor y la pasión (amarillos y rojos) llegaba a veces a bajar su intensidad ante las preocupaciones y la tristeza de la soledad (negros, grises, blancos). No podemos olvidar que, en medio de tantas esperanzas puestas en el horizonte, la realidad que vivimos seguía siendo gris en el mudo entero.  

La gitana, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

El ‚ÄúYo‚ÄĚ de la artista encuentra en estos lienzos diferentes situaciones de vida que se tornan colectivas, adem√°s de personales. Se advierte una intensi√≥n en ellos de intentar comprender al sujeto y, tambi√©n, a nosotros mismos.

¬ŅC√≥mo se comporta la sociedad ante un tiempo como el del confinamiento social? ¬ŅC√≥mo nos sentimos individualmente? ¬ŅCu√°nto ha afectado este cambio radical en las din√°micas de socializaci√≥n y expresi√≥n del ser humano? Intentar dar respuesta a estas y much√≠simas otras inquietudes, se convirti√≥ para Miriannys Montes de Oca en un desaf√≠o de esa etapa de vida. Cuestionamientos que afloraron en estado art√≠stico, en estructura formal y crom√°tica colmadas de zonas contrastantes y sugestivas, cuyo trasfondo se advierte com√ļn en todas las piezas: la soledad. Pero‚Ķ, entendamos la soledad en tanto veh√≠culo de reencuentro con nosotros mismos, en subterfugio para revisitar y analizar con nuevas miras nuestras carencias, cuestionar nuestra especie y apoyarnos en nuestra fe: esa que nunca podemos perder y que sirve de gu√≠a y sost√©n hasta en los momentos peores de crisis y desvelos.

El grito, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

Desde los propios t√≠tulos de las piezas se siente una identificaci√≥n con momentos experimentados por todos; de ah√≠ que m√°s all√° de lo individual, las realidades plasmadas en estos lienzos devienen instantes ver√≠dicos de cualquier sujeto: sensaciones y momentos reprimidos en medio del pecho que marcaron el devenir de muchos durante el per√≠odo de cuarentena. Obras como Cargando la realidad, Mirando al cielo, El aparecido, El grito, Retrato a Manuel. El suceso o Derretidos nos sit√ļan en un paralelismo circunstancial que lleva a identificarnos con cada una de las escenas recreadas. Sensaciones que marcaron, y a√ļn marcan, muestras concepciones de asumir, comprender y sobrevivir a tiempos tan complejos, donde la vulnerabilidad rein√≥ completamente en los estados an√≠micos y psicol√≥gicos.

El aparecido, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca

Asimismo, La gitana, Bailando en La Habana, Camino por Paseo, Los amantes o Autorretrato, revelan una explosi√≥n contenida de ilusiones, de anhelos por emprender y compartir, de situaciones por revivir y abrazar de nuevo. Miriannys Montes de Oca relata en sus lienzos la realidad de un tiempo intenso, similar al fuego y al hielo en sus extremos, al amor y a la soledad, al abrazo y al miedo. Busca trasmitir y exponer a trav√©s de sus obras la fe en el hombre y en su mejoramiento espiritual, a la vez que la tristeza peculiar de un tiempo sin precedentes. En mi opini√≥n, su arte cura, repara grietas del alma, nos propone encontrar sue√Īos en medio de espesas nieblas.

El arte ha logrado combatir la ansiedad de un tiempo pandémico. Ha sido un método eficiente de curación y expresión; ha sido el camino a través del cual vehiculizar miedos, emociones, sosiegos. Ha sido la mejor y más exquisita catarsis para expresar sentimientos difícilmente verbalizables. Para Miriannys Montes de Oca lo realmente importante está en el ser y en el arte, y ha asumido ambos polos para construir su lenguaje estético y su discurso en tiempos tan espinosos para el planeta.

Derretidos, 100×100 cm. Esmalte sobre lienzo/ autora: Miriannys Montes de Oca


La enfermedad sobre la enfermedad: el testimonio fotográfico de una realidad (+Galería)

El distanciamiento social al que forzó la COVID-19 a nivel mundial resultó ser una de las medidas más importantes para hacer frente y prevenir el contagio de una enfermedad que puso en jaque al mundo y en tela de juicio nuestra propia condición existencial. Esta situación afectó en todos los niveles la dinámica social y personal de la Humanidad. Desde lo individual, lo colectivo, lo social, lo económico, lo cultural, los artistas del mundo tuvieron que reconducir su quehacer en función de estimular la creatividad, la generación de nuevos proyectos y reformular visualidades diversas para nada alejadas de la realidad propia, interpretada y construida de acuerdo a los horizontes de cada uno.

Desde los predios de la fotografía, creo que no ha quedado un artista del lente que, de un modo u otro, no haya registrado la crisis que trajo consigo esta enfermedad. Para algunos, los balcones y las ventanas se convirtieron en los espacios de trabajo más demandados. Para otros, fueron directamente los hospitales o centros sanitarios los espacios desde donde documentar esta situación. Y para muchos otros la motivación ha partido desde el espacio privado, desde el ambiente social de la vecindad. Incluso, la motivación en ellos ha transcendido los límites de lo personal y hasta de lo geográfico, y artistas de diversas partes del mundo se han congregado en diferentes proyectos artísticos colectivos.

Aun en medio de un ciclo obligatorio de distanciamiento social, la narrativa visual de la fotograf√≠a y las potencialidades y alcance de las tecnolog√≠as, han permitido que los fot√≥grafos narren, desde sus experiencias, las circunstancias que la COVID-19 ha generado, as√≠ como el impasse que domina hoy la realidad de la Humanidad. Desde el momento mismo en que esta pandemia forz√≥ a un cambio radical en la vida de todos, innumerables im√°genes han circulado por la plataforma virtual, en tanto espacio de socializaci√≥n por excelencia ante tal realidad, como muestra de los comportamientos, de la situaci√≥n de cada regi√≥n y de estados de √°nimo que fluct√ļan entre lo esperanzador y lo fat√≠dico: historias que comportan una carga visual y discursiva en las que se conjugan lo social y lo humanitario.

En tanto manifestación que se vale de la instantaneidad de su ejercicio, de la veracidad de su registro y de la facilidad para su circulación, la fotografía ha estado ahí, en la línea de fuego, reflejando a través de las diversas miradas de sus creadores no solo lo que sucede al interior del confinamiento, en la intimidad familiar, en ese complejo ambiente de convivencia al que todos hemos tenido que recurrir sin siquiera tener más opción. También, la fotografía ha registrado lo que sucede al exterior del confinamiento, evidenciando las huellas de un enemigo invisible que se mueve a la velocidad de la luz, y que deja a su paso una catástrofe mundial.

De diversas maneras posibles, los fotógrafos cubanos se han sensibilizado y comprometido con la situación sanitaria que desde un principio provocó esta enfermedad. Y es que, cuando se genera una suerte de ansiedad en el interior del artista es el momento en que surge la fiebre de la creatividad, esa necesidad de decir a través de imágenes lo que siente. Respetando las singularidades de cada creador, es la condición humana, su drama actual, la inseguridad y la voluntad de sobrevivencia los temas que unifican, curatorialmente si se quiere, todo ese enjambre de fotografías que circulan hoy sobre nuestra realidad.

El joven fotógrafo cubano Manuel Almenares (La Habana, 1992) ha venido desarrollando, desde el momento justo en que la COVID-19 impusiera un nuevo ritmo de vida y angustias en nuestro país, el ensayo fotográfico La enfermedad sobre la enfermedad, donde resume en blanco y negro, no por gratuidad sino por el matiz dramático y refinado que le ofrece a la imagen, escenarios reveladores del impacto de la enfermedad en su ciudad natal. La fuerza potente que encierra este ensayo le permitió a su creador ser galardonado con el Gran Premio de la Fototeca de Cuba y la Beca de Creación Alfredo Sarabia in Memoriam, en su edición de 2020.

Las imágenes que conforman este ensayo resultan una minuciosa crónica social y visual sobre el paso, evolución e impacto del coronavirus en los barrios de Centro Habana y Habana Vieja, así como sobre las consecuencias que facturó para el decursar cotidiano de su gente. Y me refiero a una crónica social no con el interés de anclar su discurso en el compromiso abnegado de un artista para con el momento que vive, sino desde la mirada de un joven fotógrafo que se debate a través de imágenes urbanas los modos de representación de la ciudad que habita. Son sus obras testimonios de una realidad que lejos de olvidarse, quedará perpetua en la memoria y en el pensamiento de todos aquellos que nos ha tocado experimentarla y, con buen tino, sobrevivirla.

El acierto de Manuel Almenares con su ensayo La enfermedad sobre la enfermedad radica, en mi opinión, en cómo el creador logra transgredir los límites del registro documental hacia un ejercicio de reflexión sobre una realidad que afecta a todos. Logra así que la mirada del espectador se detenga, que indague en esos ambientes urbanos, los cuales, aun cuando parecieran ángulos harto conocidos de la ciudad, se nos presentan desde una nueva sensibilidad coyuntural. Precisamente, ese anclaje circunstancial viene denotado por la presencia constante en el ensayo de la mascarilla o nasobuco, accesorio de primera necesidad y obligación que adherimos a nuestra cotidianidad producto de la pandemia, a lo que se le suman las expresiones de incertidumbre, angustia y desolación de los individuos captados por el lente de Almenares. 

El artista ‚Äútestimonia din√°micas de convivencias vecinales, pasillos sombr√≠os y vetustos, interiores que abruman, solares que guardan todo tipo de historias, verjas que limitan el contacto mas no el saludo, exteriores de una ciudad que intenta sobreponerse a la enfermedad, zonas de fe autoconstruidas como escudo para soportar al emisario de la muerte. Es un testimonio enfocado en sujetos an√≥nimos, h√©roes de su cotidianidad, superh√©roes de sus familias, supervivientes de carne y hueso que intentan no flaquear ante lo espinoso, que encuentran una alternativa para deslizarse tangencialmente por el infortunio, para batear alegremente toda clase de bolas malas.‚ÄĚ[i]¬†

En líneas anteriores me refería al dramatismo y la elegancia que comportan las imágenes de Almenares, potenciado por el empleo del blanco y negro como recurso técnico y visual para su ensayo. Esa aclaración me permite introducir ahora un discurso más prolongado sobre la exquisitez de la técnica de este joven fotógrafo. Se advierte aquí una cuidadosa elaboración de la imagen, no en el sentido de una posproducción digital o en la preparación de una escenografía determinada. Ninguna de ellas tiene cabida en la praxis que revela este ensayo. Manuel Almenares traduce en arte fotográfico lo que se le presenta en la realidad inmediata; escoge meticulosamente las escenas, cuyo resultado visual pareciera como si estas estuvieran ahí, esperando por él para ser capturadas por su lente. Además, manifiesta un gusto por el enrarecimiento del ángulo a fotografiar, por complejizar la visualidad de la escena, en consonancia con cada situación reflejada. Así, le otorga a su trabajo un halo expresionista, dramático y hermoso al unísono, que remueve algo en el interior del que se acerca a observar.

Me atrevo a afirmar que para el proyecto South Florida Latin American Photography Forum (SoFLaFoto) y su fundador, el fotógrafo cubano radicado en Estados Unidos desde 1995, William Riera, el ensayo La enfermedad sobre la enfermedad comporta un potencial loable y necesario de visualización, motivo suficiente para compartir con la comunidad artística fotográfica que promueve SoFLaFoto.

Esta es una plataforma que naci√≥ a ra√≠z del confinamiento que trajo consigo la pandemia, cuyo esbozo del proyecto fue desengavetado por su creador con la pretensi√≥n de crear un espacio que potenciara ‚Äúla visualizaci√≥n y promoci√≥n de la fotograf√≠a latinoamericana y de aquellos trabajos de artes visuales basados en la fotograf√≠a que reflejan la vida de la comunidad latina (‚Ķ) teniendo en cuenta la ausencia de espacios aglutinadores y de promoci√≥n e investigaci√≥n del arte fotogr√°fico en un √°rea tan cambiante como el sur de la Florida. De esta forma, el proyecto SoFLaFoto surge como una plataforma que asume el desaf√≠o de localizar, recopilar, organizar y compartir la informaci√≥n relacionada con las obras de los fot√≥grafos que han documentado la vida de la comunidad latina, el decursar de la regi√≥n latinoamericana (Hispanoam√©rica, Brasil y Hait√≠), adem√°s de la variedad de temas que son relevantes para la sociedad como la memoria, la historia, la di√°spora, la inmigraci√≥n, la identidad, la familia, la religi√≥n, las cuestiones de g√©nero, el racismo, la adicci√≥n, la desigualdad, los derechos LGBTQ: todo esto dentro del √°mbito de la fotograf√≠a latinoamericana, documental y callejera.‚ÄĚ[ii] ¬†

SoFLaFoto, como proyecto de promoción y visualización de la fotografía contemporánea, acertó en auspiciar el ensayo fotográfico La enfermedad sobre la enfermedad como ejercicio expositivo disponible en la plataforma virtual The Exhibit. De esta manera, se traduce del lenguaje ensayístico que ofrece Manuel Almenares con su trabajo al lenguaje de la curaduría digital, herramienta actual en vigor en tanto dinámica de circulación y movilización de las prácticas artísticas contemporáneas en tiempos de pandemia.

Véase en este ensayo el nervio social de una ciudad que atraviesa la enfermedad sobre la enfermedad: una, de índole social, de una cotidianidad tensa que intenta sobrevivir ante los obstáculos que sobrevienen; otra, de matiz sanitario, que sobrepasa toda voluntad humana y se impone con voz cantante en el decursar del planeta. 

Biografía del artista:

Manuel Almenares Estrada (22 de enero de 1992. La Habana. Cuba)

Email: almenaresmanuel@gmail.com

IG: @manuelalmenares_visual

FB: manuel.almenaresestrada

Teléf.: (+53) 58417385

Fotoperiodista de la Revista Opus Habana, de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana (OHC) (2017-2019) y fotorreportero de Carnival Corporation, Fathom (l√≠nea de cruceros) (2016). Ha expuesto sus obras tanto en muestras personales como colectivas en pa√≠ses como Espa√Īa, Ucrania, M√©xico, Estados Unidos y Cuba. Ha participado en diversos eventos de arte, entre ellos la Bienal de La Habana, la Muestra Joven del ICAIC (Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematogr√°ficos), la Bienal de Fotograf√≠a Alfredo Sarabia in Memoriam, Fotofest International & Foundation for Culture and Society y PhotoESPA√ĎA 2019. Entre los reconocimientos obtenidos se encuentran el Gran Premio de la Fototeca de Cuba y la Beca de Creaci√≥n Alfredo Sarabia al ensayo La enfermedad sobre la enfermedad; el Premio J√≥venes en el Lente (4ta edici√≥n); el Premio del Centro Provincial de Artes Pl√°sticas y Dise√Īo de La Habana 2016; y la Menci√≥n de la Fototeca de Cuba en la Beca de Creaci√≥n Ra√ļl Corrales al proyecto Vida interior. Es adem√°s miembro del colectivo internacional de fot√≥grafos Jibaro Photos.

Notas:

[i]Fragmento del texto curatorial de la exposici√≥n virtual La enfermedad sobre la enfermedad en La Habana, del fot√≥grafo cubano Manuel Almenares, en la plataforma online de exposiciones The Exhibit. Abierta al p√ļblico desde el 15 de enero hasta el 28 de febrero de 2021. Muestra auspiciada por el South Florida Latin American Photography Forum (SoFLaFoto). Link de la exposici√≥n: https://theexhibit.io/exhibition/hold-still-pandemic-in-havana

[ii] Fragmento del statement del proyecto SoFLaFoto, fundado en 2020. En Facebook e Instagram: @soflafoto.



Miriannys Montes de Oca: El arte es la emoción humana transmitida (+Obras)

cortesía de Miriannys montes de oca

Miriannys Montes de Oca (Matanzas, 1993) es una artista visual cubana que se adentra en las preocupaciones, angustias y anhelos del sujeto contempor√°neo. Le ofrece a este, desde su arte, soluciones alternativas, caminos posibles, otras miradas al mundo que conocemos. Es una artista que se vale de todo recurso art√≠stico que, para s√≠, comporte una fuerza discursiva y est√©tica que sensibilice fibras, que le ‚Äúmueva el piso‚ÄĚ al espectador y se sienta identificado con las realidades otras que ella representa. Su praxis art√≠stica es fresca en discurso, atractiva visualmente y aterrizada en las bifurcaciones del individuo com√ļn.¬†¬†¬†

La constancia y la versatilidad son dos de sus cualidades más notables al adentrarnos en su producción y cuando dialogamos con ella. Su trayectoria, perseverancia, motivación, desafíos y proyecciones podemos conocerlas, de primera persona, en esta entrevista que Miriannys Montes de Oca ha tenido a bien compartir al Portal del Arte Joven Cubano para conocer más de cerca las claves que giran en torno a su pensamiento como sujeto y a su trabajo como artista.

Eres una artista multifac√©tica, dir√≠a que bastante inquieta en el proceso creativo, siempre explorando nuevos y diferentes nichos est√©ticos. Pero, vayamos por partes, ¬Ņc√≥mo, cu√°ndo y por qu√© llegas al universo del arte?

Puede que esta historia suene un poco loca, pero cuenta mi madre que cuando ten√≠a seis a√Īos le dije que quer√≠a ir a una escuela de pintura. Ella, sorprendida, se dijo: ¬Ņde d√≥nde esta ni√Īa habr√° sacado esa idea? Como ella no sab√≠a d√≥nde impart√≠an clases de pintura, su escapatoria para mi insistencia fue decirme que, cuando comenzara la primaria, me llevar√≠a a una escuela de pintura.

Al cabo de un a√Īo, en mi primer d√≠a del curso, le pregunt√© a mi madre por la escuela de pintura. Ella averigu√≥ y, por suerte para nosotros, en la ciudad de C√°rdenas hab√≠a una academia de Artes Pl√°sticas. Para entrar deb√≠a tener m√≠nimo ocho a√Īos, pero yo apenas ten√≠a seis. Gracias a mi insistencia y a las l√°grimas que ca√≠an, me dejaron hacer el examen de dibujo con esa edad. Pas√© la prueba y ya con siete a√Īos hice mis primeras temperas.

Un poco m√°s grande me incorpor√© en coros de m√ļsica y en grupos de danza, pero lo primero que lleg√≥ a mi vida fueron las artes visuales. A veces no sabemos de d√≥nde salen las cosas, pero me da por creer que traemos sucesos de vidas pasadas.¬†

La danza de la realidad, 2016. Esmalte sobre vinil, 120×156 cm. De la serie Escenas/ obra de Miriannys montes de oca

Presentas una pluralidad de lenguajes est√©ticos en tu obra ‚Äďpintura, fotograf√≠a, performance, teatro, m√ļsica, escultura, instalaci√≥n‚Äď ¬ŅC√≥mo decides escenas, tem√°ticas, manifestaci√≥n, soportes, a la hora de la creaci√≥n de una obra determinada?

Tantas vivencias en las artes me llevan a la pluralidad. Desde que tengo recuerdos, siempre ha estado conmigo el dibujo; la pintura en la academia de nivel elemental. Tuve la dicha de tener muy buenos instructores desde la primaria. Y tambi√©n tuve ense√Īanzas muy positivas sobre m√ļsica, teatro y danza.

Luego, en la escuela de nivel medio de Matanzas, recib√≠ clases de escultura y de dise√Īo esc√©nico, y otras como grabado, pero aquellas dos llamaron mucho mi atenci√≥n. Lo teatral se acent√ļa en m√≠ desde Matanzas, ya que hay un fuerte trabajo en esta manifestaci√≥n. Todos los a√Īos hay teatro callejero, y la ciudad respira teatro. Adem√°s, el mar es un componente fuerte de donde vengo. Luego, en el ISA, toda esta informaci√≥n se condens√≥ en mi obra.

Creo que una idea puede ser representada en todas las manifestaciones, porque el arte es una sola: es la emoci√≥n humana transmitida. El arte es cualquier soporte, pero por supuesto, despu√©s de estudiarla tantos a√Īos s√© que hay algunos medios en los que despuntan mejor una idea que en otros.

No me interesa un arte herm√©ticamente calculado, ni estad√≠stico, ni que se afiance en el c√≥digo universal ya preestablecido. El arte debe ser nuevo en cada momento, debe tener el objetivo de aportarle una est√©tica diferente a este mundo. Debe transformar la realidad para bien. Entonces, no busco el rostro conocido; retrato al desconocido, las historias micros de nuestra familia o vecinos. Los sentimientos del hombre com√ļn son para m√≠ m√°s importantes. Por tanto, si hablamos de temas, me quedo con los m√°s ambiguos, los que no logramos entender, pero mueven el mundo: vida, muerte, fe, resistencia, belleza, decadencia‚Ķ.

El fot√≥grafo. Escena III. Toma IV, 2015. √ďleo sobre lienzo, 30×22 cm/ obra de Miriannys montes de oca

Abrazas las posibilidades est√©ticas que te ofrecen las diferentes manifestaciones que trabajas, pero creo que todo parte de un denominador discursivo com√ļn: el sujeto. Podemos verlo en las series Los soportables pesos del ser, Blanco y en la instalaci√≥n Guerreros ¬ŅPor qu√© cuestionar, desde el arte, los intersticios y las din√°micas del ser humano? ¬ŅPor qu√© reflexionar sobre las apat√≠as, los deseos y los artificios de los sujetos?

Desde siempre he tenido bombardeos de temas complejos como los referentes a la política. Es algo que nos llega a todos, y diría que nos preocupa de más en ocasiones. En mi opinión, las respuestas están dentro de nosotros. Si cada individuo hiciera lo posible por mejorar desde dentro de sí, el contexto lo afectaría menos, porque todo cambia si cambiamos nuestra mentalidad. La cuestión radica más bien en cambiar desde dentro de nosotros y, luego, proyectar esos cambios y esa mentalidad positiva en nuestros contextos.  

Realmente, cuando decidí comenzar a discursar desde mi obra sobre teatro y artificio, fue porque sentí que me afectaba mucho la mentira humana, las máscaras que nos ponemos para vivir y sobrevivir, y de cómo existimos en un artificio total. Con el tiempo, he aprendido a vivir con la ilusión de la verdad y he tratado de ver lo bueno en lo que me rodea y me sucede.  

Nuestro pensamiento, como sujetos en evoluci√≥n, tiene un poder universal. Nuestras apat√≠as, nuestros deseos, nuestros artificios son los que hacen que vivamos de un modo u otro. Est√° en nuestras manos escoger el camino. Por eso, me nutro de la gente, de c√≥mo reaccionamos, de c√≥mo vivimos, de c√≥mo actuamos, de c√≥mo so√Īamos‚Ķ.¬†¬†

La Revoluci√≥n, 2015. Esmalte sobre vinil, 150×115 cm. De la serie Escenas/ obra de Miriannys montes de oca

Tu obra se mueve entre el expresionismo y un despliegue crom√°tico, contrastante y llamativo visualmente. Adem√°s, transitas desde la praxis pict√≥rica hasta la intervenci√≥n teatral, y ello lo vuelcas en tu producci√≥n ¬ŅQu√© significa para ti discursar desde la teatralidad, desde la construcci√≥n de escenas ‚Äďcomo mismo titulas una de tus series‚Äď, y como un ejercicio de traslaci√≥n simb√≥lica, las llevas hacia el plano pict√≥rico?

Discursar desde lo teatral le otorga a mi trabajo un carácter dramático y contrastante, porque, además, la vida es así: llena de grandes contrastes. Cada cual juega un rol en su devenir, y lo mismo sucede en el teatro: a veces con mayor protagonismo, a veces con papeles secundarios para quien observa; pero desde nuestra perspectiva somos protagonistas de nuestra propia escena. Nuestra vida es nuestro teatro, y depende de nosotros cómo queremos que sea su guion, su desarrollo, su desenlace y su final.

En la escena, el actor juega un rol fundamental, y mi visión sobre la realidad se centra en la gente cuando la observo de esta manera. Como un proceso de selección innato, se eliminan de mi escena mental todo lo que no tiene que ver con el actor o, en este caso, con el sujeto social. El momento que vivimos, ya no es el tiempo en el que los grandes pintores trabajaban con modelos durante largas horas. La dinámica ha cambiado y, en estos tiempos en que la fotografía congela en instantes la realidad, puedo tomar de ella todo aquello que llama mi atención con mayor precisión. Construyo mis fotos como construiría un pintor del Renacimiento a su modelo; y el hecho mismo de elaborarla hace que también la asuma como obra de arte.

Guerreros es una instalación potente, en discurso y en montaje; y me atrevería a decir que marca un punto de inflexión en tu trabajo. Coméntame acerca de esta obra, de su nacimiento, proceso de realización, exposición y dónde se encuentra actualmente.

La verdad es que a veces me llegan las ideas como un soplo que recibo. Hubo un tiempo en que so√Īaba im√°genes muy fuertes, y las esbozaba en cuanto me acordaba de ellas. La imagen de Guerreros fue una de esas que me lleg√≥ de pronto, como una adivinaci√≥n. Ya luego, comenc√© a descodificar de d√≥nde sal√≠an y qu√© significaban los s√≠mbolos que me llegaban.

Guerreros, 2019. Instalación ubicada en el Parque Mariana, en las calles 23 y D, en El
Vedado. Bienal de La Habana. Alambrón, cemento, tela, barro y pintura del esmalte.
Dimensiones variables/ obra de Miriannys montes de oca

Ha sido una de las pocas ideas que he logrado llevar a la escena real, con actores y vestuarios construidos por mí y, además, obtener de ella una excelente fotografía. Logré contar con varios modelos, pero la escultura que había pensado era como un ejército. Además, concretar la idea se complejizaba cada vez más por los materiales y, hay que tener un Pla A, Plan B y hasta Plan Z para poder hacer las piezas lo más similar posible a lo que uno se imagina.

Busqué incansablemente un financiamiento para poder concretar la obra y, finalmente, lo obtuve gracias al premio que gané con la Beca de creación El reino de este mundo que lanza la Asociación Hermanos Saíz, de la cual soy miembro también, y junto al Consejo Nacional de Artes Plásticas me otorgaron un presupuesto para llevarla a buen puerto.

Los locales de elaboraci√≥n fueron el ISA y CODEMA durante un a√Īo sin pausa. Fue un per√≠odo de trabajo constante, de reuniones y de coordinaciones, sobre todo para su posible incorporaci√≥n al proyecto Detr√°s del Muro, que se desarrolla en el marco de la Bienal de La Habana. Como tantos obst√°culos que te pone la vida por delante, una semana antes de la inauguraci√≥n oficial de la Bienal, en 2019, recib√≠ la noticia ‚Äď‚Äúbombazo‚ÄĚ dir√≠a yo‚Äď de que no ten√≠a una ubicaci√≥n para la obra. Fue un shock para m√≠, un golpe del que tuve que reponerme buscando alternativas que me permitieran visibilizar el resultado de tanto trabajo. Como se dice popularmente, ‚Äúmov√≠ cielo y tierra‚ÄĚ hasta que en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales me escogieron como uno de los proyectos colaterales de la Bienal.

Delirio, 2014. Instalaci√≥n de 9 ata√ļdes: 4 negros y 5 estampados. Dimensiones
variables. Montaje en el Pabellón Cuba, en 2018. De la serie En tiempos de artificio/ obra de Miriannys montes de oca

Luego de la buena noticia, una vez m√°s tuve que enfrentarme a los vericuetos de las coordinaciones, esta vez con Planificaci√≥n F√≠sica para decidir el emplazamiento final. Para no hacer larga la historia‚Ķ finalmente logr√© que los Guerreros se dispusieran en el Parque Mariana, en 23 entre C y D, en El Vedado. Esta locaci√≥n, sin dudas, fue muy favorable. Muchas personas interactuaron con la obra de todas las maneras posibles: fotograf√≠as y selfies, juegos, preguntas, respuestas, miradas, asombros, conclusiones‚Ķ Hasta los ni√Īos le ped√≠an deseos a las bolas de colores que las esculturas sujetaban. El mes de la Bienal fue un tiempo intenso. Se realizaron muchas actividades alrededor de la pieza: clases de dibujo con ni√Īos, conciertos de m√ļsica, proyecciones de video, performance. Realmente fue una experiencia muy bella y, sobre todo, muy enriquecedora para m√≠.

Considero que es muy bueno situar las obras fuera de las galer√≠as. El hecho de colocarlas en los espacios p√ļblicos hace que estas se conviertan en obras interactivas, que se enriquezcan de miradas, significados, intervenciones. El p√ļblico recibi√≥ con mucho agrado a los Guerreros. Actualmente, la obra se encuentra en la Quinta de los Molinos, bajo el cuidado del INSTEC y a buen resguardo bajo techo. El clima y la interacci√≥n directa con el p√ļblico atentan contra una debida conservaci√≥n, ya que son de una capa de cemento y cer√°mica. Durante el tiempo expuestas en el marco de la Bienal, varias esferas de colores se extraviaron por lo que decid√≠ moverlas para su mejor cuidado y preservaci√≥n.

En la serie En tiempos de artificios te distancias de la representaci√≥n per se del sujeto, para asumir entramados metaf√≥ricos que responden a las ‚Äúbajas‚ÄĚ pasiones humanas, a los conceptos de belleza y pesimismo sobre los que se fabrica su devenir el individuo ¬ŅFue esta la antesala de la serie Aderezo? ¬ŅQu√© conexiones y/o tensiones te llevaron a realizar ambas series?

La naturaleza que falta, 2015. Instalación e intervención en la Facultad de Artes
Visuales del Instituto Superior de Arte (ISA), durante la XII Bienal de La Habana.
Dimensiones variables. De la serie Aderezo/ obra de Miriannys montes de oca

Tuve un tiempo donde buscaba transformar la realidad, y comenc√© a tapizarlo todo: pisos, piedras, mesas, l√°mparas, cuadros, ata√ļdes. Quer√≠a tapizar todo lo que ve√≠a decadente. Buscaba una belleza que encontr√© en los estampados de las telas. Como si vistiera la realidad, paseaba por las tiendas de textiles en busca de los m√°s hermosos para m√≠, y regresaba a las c√ļpulas del ISA con mi deseo de transformaci√≥n. Muchas piezas de gran formato nacieron de esa intensi√≥n. Trabaj√© superponiendo capas transparentes de textiles. Pintaba sobre la tela sin imprimar, directo en el textil, y dejaba relucir todo el estampado. ¬†

Creo que el arte, muchas veces, es un juego donde experimentamos con posibilidades, luego de tener una idea. Ese fue el caso de la serie En tiempos de artificios. Algunas de las obras salieron de esa b√ļsqueda con el material. Luego, lleg√≥ la Bienal de La Habana con la tem√°tica de lo popular. Me un√≠ con otra artista en el ISA e hicimos un proyecto curatorial.

La idea fue colocar las piezas en los pasillos de la escuela de Artes Visuales como si fuera la decoraci√≥n de una casa cubana, utilizando elementos kitsch visibles en muchos hogares. En mi caso, utilic√© la flor pl√°stica. Emergieron una variedad de conceptos donde pegaba directamente la flor con grandes empastes de pinturas. Adem√°s, decor√© con estas flores muchas esquinas durante la exposici√≥n. De alg√ļn modo, en ese momento sent√≠a que el arte cubano necesitaba belleza. Fue un per√≠odo en que las exposiciones de arte contempor√°neo se me revelaban de manera fr√≠a e impersonal. Entonces, la b√ļsqueda de la belleza fue el camino a esas visiones y el discurso de estas series.¬†

Miriannys, como hemos visto hasta aquí, tienes una trayectoria poblada de series muy bien fundamentadas. Has participado en muestras personales y colectivas en diferentes espacios galerísticos del país que te han permitido darte a conocer en el entorno artístico cubano. Ahora, coméntame tu experiencia en el terreno internacional del arte: recepción y crítica de tu obra, intercambios, exposiciones…

El p√ļblico que m√°s ha comprado mi obra ha sido el de Estados Unidos. Muchas pinturas ya no est√°n conmigo porque fueran adquiridas por estadounidenses; sobre todo piezas de la serie En tiempos de Artificios y Aderezo. En esto influy√≥ el tiempo de apertura internacional que tuvo el arte cubano durante el per√≠odo presidencial de Barack Obama, en el que el pa√≠s recibi√≥ e intercambi√≥ de manera muy positiva con personas de ese pa√≠s.¬†

Explosi√≥n, 2015. Mixta sobre tela industrial estampada, 190×170 cm. De la serie
Aderezo/ obra de Miriannys montes de oca

Luego, otra de mis fuertes presencias ha sido en M√©xico, con varias exposiciones, conferencias e intercambios. Fue un tiempo que, sin dudas, me permiti√≥ contactar e interactuar con varios artistas mexicanos. Otros proyectos importantes fueron dos exposiciones de arte cubano en Venecia, en el a√Īo 2019, donde tuve el placer de compartir con artistas consagrados de nuestro pa√≠s como Jos√© √Āngel Toirac, Ren√© Francisco, Roc√≠o Garc√≠a, Arturo Montoto… Fueron dos exposiciones con una recepci√≥n muy favorable por parte de la cr√≠tica veneciana.

Por otro lado, varias revistas internacionales han publicado sobre mi trabajo, especialmente en Espa√Īa, entre las que est√°n CdeCuba, Art y Hum y ArtePoli. Asimismo, formo parte de los artistas rese√Īados en la revista chilena Arte al L√≠mite.

En estos tiempos de fluidez virtual y en que la comunicación y promoción circula de manera vertiginosa en las plataformas digitales, mi obra también se encuentra en las páginas y website de varias galerías como Cam Gallery y Gall Art, en Estados Unidos; y Sapere Aude, en Dinamarca.

Rufo Caballero, en su exquisito libro Agua bendita, afirm√≥: ‚ÄúEl arte no quiere decir nada; el arte dice‚ÄĚ. Entonces Miriannys, en pocas palabras, ¬Ņqu√© dice tu arte en estos tiempos que corren?

Mi trabajo y mi discurso dicen que debemos buscar más dentro de nosotros; que el arte debe ser más visceral; que debemos buscar menos el artífico y más la verdad, o por lo menos reconocer la ilusión. Ayudar al mundo desde un sentido estético y humano, y no desde lo panfletario ni oportunista. Las artes deben unirse y ser una. La manualidad es una de las mejores terapias.  

Todos con fe, 2016. Mixta sobre vinil, 100×145 cm. De la serie Los soportables pesos
del ser/ obra de Miriannys montes de oca

Se entrev√© en tu obra y tu temperamento una versatilidad y dinamismo constante. Seguramente, ahora mismo algunas ideas se est√°n cocinando en tu cabeza para proyectos futuros ¬ŅQuisieras compartir algunos adelantos?

Suelen existir m√°s ideas que recursos para elaborarlas. Ese es uno de los principales obst√°culos en estos tiempos. Pero, s√≠, tengo en mente proyectos monumentales de escultura y proyectos socioculturales muy hermosos que en alg√ļn momento espero tener la oportunidad de llevar adelante. Tengo fe en que podr√© efectuarlos. Por lo pronto, dejo todas esas ideas esbozadas. He aprendido durante mi vida que es mejor no adelantar mucho los planes hasta que estos est√©n bien avanzados. As√≠ que hasta que no los lleve a cabo, mejor no doy adelantos y, de paso, sorprender√© m√°s con el resultado final. Creo yo.

Me ense√Īaron desde muy corta edad que todo lo que haga, debo hacerlo bien, porque de lo contrario, es mejor no hacerlo. Esa es una m√°xima que llevo conmigo siempre, que me mantiene con fuerzas en la carrera de resistencia que es el arte. He tomado este camino desde los seis a√Īos de edad y seguir√© consecuente con mi misi√≥n en esta vida.



Poesía y teatralidad en la obra de Miriannys Montes de Oca (+ Obras)

La pintura es poesía; siempre se escribe

en verso con rimas pl√°sticas.

Pablo Picasso

Guerreros, 2019. Instalación ambiental expuesta en el parque Mariana, en 23 y D, Vedado, en el marco de la XIII Bienal de La Habana

Figuras vigorosas y altivas, otras fam√©licas y marchitas, una paleta crom√°tica excitante y diferentes alusiones a la intertextualidad e interdisciplinariedad de manifestaciones saltan a la vista cuando nos acercamos a la carrera de Miriannys Montes de Oca (Matanzas, 1993). Una artista vers√°til, intranquila. Una hurgadora en cuestiones antropol√≥gicas ‚Äďcomo todo buen artista que se siente parte integrante de su devenir y actuante del mismo‚Äď, que toma al sujeto como n√ļcleo discursivo de sus pasiones, no para regodearse en el ejercicio visual de la morfolog√≠a y corporalidad humanas; sino para explorar la psiquis, el universo interno del sujeto.

Primavera I, 2014. √ďleo sobre tela (400 x 150 cm)

El hombre, sus desafueros y procederes, constituyen en la carrera de Miriannys el punto centrífugo a partir del cual tejer, entrelazar, danzar, pintar, poetizar, proyectar y dar vida a los protagonistas de sus obras, las cuales se expanden más allá de la bidimensionalidad del cuadro para asumir el performance, la video-proyección, la fotografía, la instalación o el site specific como otras plataformas de expresión.

De ah√≠ que el sujeto en sus escenarios vitales aparezca una y otra vez en sus proyecciones art√≠sticas. Y digo ‚Äúescenario‚ÄĚ con toda intenci√≥n porque la obra de esta creadora ostenta un halo teatral, perform√°tico, que le otorga mayor simbolismo y atractivo a su trabajo. Los fondos planos o ahumados cobran fuerza gracias a esos personajes recreados, dispuestos cual escenograf√≠a en marcha, cual congelaci√≥n del momento cl√≠max de una puesta en escena. Incluso, el trabajo con la luz se advierte ‚Äďante mis ojos‚Äď m√°s teatral que natural, incidiendo en √°ngulos claves del encuadre, otorgando protagonismo a determinados personajes, gestos, miradas; o acentuando el dramatismo de una escena determinada.

Miriannys Montes de Oca es una artista comprometida con su discurso, con una ontolog√≠a que proyecta como declaraci√≥n pasional sobre asuntos conflictuales. Ella nos plantea los dramas de la existencia humana, pero no nos deja sumergidos en esa laguna de angustias, sino lanza un salvavidas para rescatarnos. No cierra del todo la puerta, deja un intersticio posible desde donde avizorar que la Humanidad a√ļn puede ser salvada. Es por ello que m√°s que referirme a Miriannys como una creadora que asume uno o varios estilos en su trayectoria, considero que es una artista de lenguajes, que explora nichos est√©ticos diversos desde los cuales proyectar ese camino art√≠stico suyo, que transita del sentimiento al gesto, del gesto al trazo, a la instalaci√≥n o al performance, donde su poes√≠a se materializa en pintura, en met√°fora teatral, con una visualizaci√≥n dramat√ļrgica cargada de simbolismo e intensidad. Su lenguaje es as√≠: l√≠rico, metaf√≥rico, v√≠vido.

La marcha de las antorchas, 2016. Serie Los soportables pesos del ser. √ďleo sobre lienzo (100 x 145 cm)

Con las botas puestas, 2016. Serie Escenas. √ďleo sobre lienzo (120 x 147 cm)

Ya sea desde la pintura, el performance o la instalación, Miriannys Montes de Oca hace de su praxis estética un acto de pensamiento crítico respecto a lo que siente y experimenta como ser social; un acto de escenas reales/teatrales, de colores a veces vivos, a veces pálidos; un acto poético y de fe en el sujeto de hoy. Sus personajes, los que recrea y los que personifica, no son el calco mimético de la naturaleza humana, sino la expresión poética de una reflexión fresca y, por ende, con motivaciones positivas. Es ese universo paralelo que ella recrea en el que se advierten relaciones espaciales con cierto sentido enigmático pero interesante, donde lo real y lo teatral armonizan, en ocasiones se contraen y se tensan, producto de una multiplicidad de posibilidades que le otorgan las miradas y los escrutinios de los espectadores.

La laguna. Esmalte sobre lienzo (120 x 120 cm)

Ojal√° que llueva, 2016. Serie Los soportables pesos del ser. Esmalte sobre vinil (145 x 100 cm)

Su punto fuerte est√° en la creatividad y la versatilidad con que asume y se enfrenta al hecho est√©tico; en dar imagen y cuerpo a esa sensaci√≥n que la sacude por dentro y que logra concretar desde los predios art√≠sticos. All√≠, donde su pincel se agita o su cuerpo interpreta roles m√ļltiples, sale a flote esa poes√≠a que la posee, as√≠ como esa capacidad que tiene para ‚Äútraducir‚ÄĚ en arte los sentimientos m√°s √≠ntimos que bullen en su seno creativo.

Delirio, 2014. Serie En tiempos de artificio. Instalaci√≥n de 9 ata√ļdes (4 negros y 5 estampados), en el Pabell√≥n Cuba, en 2018

Regalo, 2014. Performance en la intersección de las calles 23 y L, Vedado

    Yenny Hernández. Crítico de arte y curadora

La Habana, 2020