Yasmany Herrera Borrero


«Si no hay lugares para ver artes visuales, nos vamos a quedar muy atr√°s»

Spin off de una entrevista o cómo conocí al artista

La oficina de la presidencia de la filial provincial de la Asociación Hermanos Saíz en Santiago de Cuba es normalmente un lugar alegre, un sitio para la cofradía y cocinar buenas ideas. Pocas veces ves allí gente ansiosa; pero aquel día había una carga de estrés notable en el ambiente; cuando llegué con el desenfado habitual, en el centro de aquella salita estaba Yuri Seoane con sus gafas, su cabello hirsuto y sus manos en la cintura. Hablaba rápido y se quejaba de las pocas posibilidades de los artistas jóvenes de alcanzar espacios estelares en los informativos cubanos. Aclaró que creía que era un problema que había en Santiago porque veía en el Noticiero Cultural la vida de otras provincias.

Le habr√≠a gustado que supieran de √©l en esos d√≠as que preparaba su primera expo en la Casa del Joven Creador, en la peque√Īa galer√≠a que estaba cruzando la puerta. Hac√≠a rato que me hab√≠a acomodado en uno de los llamativos asientos que adornan el lugar que, para ser honesto, puede que con su rojo brillante alteren un poco a los presentes. Lo comprend√≠, le coment√© que no ten√≠a acceso al Noticiero Cultural, pero que pod√≠a ayudarlo haci√©ndole una entrevista para que lo vieran en Internet. Imagino que fue frustrante porque todos quieren el ‚Äúvidrio‚ÄĚ, pero parece que se resign√≥ y pens√≥ que algo es algo.

El di√°logo con Yuri comenz√≥ con la b√ļsqueda de sus motivaciones para crear la muestra que llevar√≠a a la expo Mundo Interior, que pronto se inaugurar√≠a. El di√°logo fluy√≥, y como esas cosas que suceden, sin saber c√≥mo, ni cu√°ndo, la conversaci√≥n lleg√≥ a un punto de giro. Deriv√≥ en sus concepciones sobre el panorama de las artes visuales en Santiago de Cuba y las posibilidades o imposibilidades que tienen los j√≥venes para mostrar su obra en la ciudad.

Artes visuales, entre la imposibilidad y la voluntad para existir

¬ŅC√≥mo valoras la promoci√≥n de los artistas j√≥venes en el campo de las artes visuales en Santiago de Cuba?

De manera general hay muy poca promoci√≥n para los artistas noveles. Tambi√©n debo decir que muy pocos artistas se atreven a incursionar en las artes visuales actualmente, por lo general los artistas se van m√°s por los formatos convencionales, los dibujos, la pintura o el grabado. He visto poca incursi√≥n en las artes visuales que re√ļnen muchas manifestaciones como el video arte y el performance. El arte en esta ciudad sufre de la imposibilidad de mostrar cosas nuevas m√°s all√° de lo que ya se conoce.

Si no hay lugares para ver artes visuales, nos vamos a quedar muy atrás, no van a morir pero van a quedar desactualizadas respecto a lo que sucede en un mundo que cambia constantemente. Creo que hay una responsabilidad institucional importante y creo que las entidades de la cultura, que son las que tienen los recursos, deberían analizar el fenómeno de la poca existencia de las artes visuales porque falta apoyo, no hay salones, y hay baja promoción.

Cu√°les crees que podr√≠an ser las causas de lo que expresas, ¬Ņtendr√° que ver con las ausencias? ¬ŅCon toda la gente que se ha ido a La Habana o del pa√≠s? Porque si por un lado hay poca promoci√≥n tambi√©n hay que entender que ella depende de la calidad de la obra que se produzca.

Hay muchas maneras de buscarle una explicaci√≥n al fen√≥meno, hace muchos a√Īos Santiago era una potencia en el campo de las artes pl√°sticas, la pintura, las instalaciones, el grabado. Pero se han perdido muchos espacios vitales para la existencia del arte. Te puedo mencionar los salones 30 de Noviembre, los festivales del Caribe, donde hab√≠a mucha calidad en las obras, exist√≠an muchos eventos que refrendaban la calidad.

En mi visión, muchas de las personas que eran protagonistas de esa vida cultural, especialmente en los 90, que era un peor momento en lo económico que el actual, ya están asentadas, su obra les trajo beneficios. Ahí comenzó una decadencia de esos espacios tan importantes para hacer visible las propuestas artísticas hasta su desaparición. Con ese panorama muchos jóvenes emigran para poder hacer su obra, para poder desarrollarse como artistas, lo que ha traído consigo que no haya un desarrollo de las artes visuales en la ciudad.

¬ŅC√≥mo crees que est√© impactando ese √©xodo en la visi√≥n que se puede tener en la ciudad sobre las artes visuales y en la posible actualizaci√≥n a nivel conceptual de los artistas para crearlas y de los p√ļblicos para apreciarlas?

Para ilustrarte sobre lo valiosa que puede ser la incidencia institucional te pongo el ejemplo del SAVE (Santiago Artes Visuales y Experimentales); es una voluntad del Consejo Provincial de las Artes Pl√°sticas con muy buenos resultados en la visibilizaci√≥n de los artistas j√≥venes. Sin embargo, el SAVE es una vez cada dos a√Īos, pasa mucho tiempo para que los artistas muestren su obra, adem√°s, es competitivo, o sea, que no aseguran la participaci√≥n porque las obras son sometidas a un proceso de curadur√≠a y de selecci√≥n.

Sin ánimos de comparar, a veces yo mismo me sorprendo de que en Guantánamo haya tantas posibilidades, a ellos los felicito porque deberíamos aprender de su experiencia, tienen muchos eventos: Salón de la Uneac, Salón del Centro de Artes Visuales, hay salones en Baracoa. Me sorprendo cuando artistas de otras provincias me llaman para decirme que hay salones y espacios para mostrar su arte. Santiago es Santiago, esta no es cualquier provincia, es el eje de Oriente en todos los sentidos, no necesitamos decir la historia de Santiago para entender lo que estoy queriendo decir.

Al escuchar a Seoane me percat√© de lo importante que es mostrar a la ciudad como espacio para la creaci√≥n, para la satisfacci√≥n de las necesidades espirituales de los artistas, ese es el √ļnico modo de propiciar un desarrollo efectivo de la producci√≥n cultural en la provincia. Alegra ‚Äאּy mucho!‚Äď que los artistas est√©n preocupados por la promoci√≥n, que busquen soluciones a los problemas, que generen interrogantes, que se cuestionen el alcance de su trabajo y, sobre todo, que defiendan desde el arraigo el deseo de quedarse, pero tambi√©n es importante hacerles saber que quedarse no debe ser un sacrificio a toda costa.

Con Yuri Seoane he seguido conversando, he visto su obra, he escrito sobre √©l, y aqu√≠ va otro peque√Īo esfuerzo por darlo a conocer, aunque no sea en el ‚Äúvidrio‚ÄĚ, pero algo es algo.



Escalinata: un pelda√Īo para compartir el patrimonio

Una calle estrecha, casas coloridas, y al fondo una escalinata amplia mordiendo la agreste geograf√≠a es un paisaje urbano muy com√ļn en Santiago de Cuba. Esas amplias escaleras p√ļblicas son tan comunes, tan necesarias y tan √ļtiles que aun cuando forman parte de la vida de miles de santiagueros para muchos pasan desapercibidas. Hay escalinatas emblem√°ticas en esta ciudad, como la de Padre Pico, en pleno barrio El Tivol√≠, su imagen ha recorrido medio mundo y probablemente est√© entre las que identifican esta ciudad en la mente de cualquier extranjero.

Aunque algunos especialistas no se atreven a se√Īalar iconogr√°ficamente un elemento identificativo de la ciudad por no ser excluyentes, las escalinatas parecen ser en Santiago lo que son las columnas para los portales habaneros. Pero esas escalinatas son m√°s que simples facilitadores arquitect√≥nicos, son espacio seguro de juego para los ni√Īos, sets para fotograf√≠as y videos clips, son extensiones de gimnasios, entre otros m√ļltiples usos en esta urbe que las exhibe orgullosa.

De esa imagen poderosa que representan las escalinatas para los santiagueros se apropi√≥ Daylenis Blanco Lobaina para darle curso a su proyecto con el fin de promover el patrimonio y su apropiaci√≥n en Santiago de Cuba. Todav√≠a recuerdo los primeros esfuerzos, los trabajos period√≠sticos de descubrimiento perenne, el programa de radio, la pe√Īa, las redes sociales‚Ķ todo en funci√≥n del ascenso, como si construir este esfuerzo may√ļsculo fuera tambi√©n decidir emprender el camino desde el primer escal√≥n.

Todo ese esfuerzo en la actualidad se puede percibir en toda su dimensión más que en su condición metafórica, Escalinata es una realidad que ha rendido sus frutos tanto en lo investigativo, como en lo promocional. Sobre las peculiaridades de este ascenso el Portal del Arte Joven Cubano conversó con la gestora del proyecto.

‚ÄďEl patrimonio y el acercamiento a √©l generalmente es una acci√≥n que emprenden profesionales de otras ramas de las humanidades, ¬Ņpor qu√© has hecho de este un tema para la promoci√≥n y la investigaci√≥n?

Justamente por eso, por el convencimiento que mucho tiene que hacer el periodismo y la comunicación en promover el conocimiento-reconocimiento-salvaguarda de nuestro patrimonio. Otros profesionales de las ciencias humanísticas han aportado muchísimo en las investigaciones de los más diversos tipos de patrimonio; sin embargo, falta muchísimo en la divulgación de ese conocimiento, y es ahí donde más me interesa aportar.

Ya presentamos una asignatura en la carrera de Periodismo que abordara esta tem√°tica, y fue aprobada como parte del Plan E, para cuarto a√Īo. Las expectativas son motivar a los j√≥venes profesionales a investigar m√°s, a especializarse y a utilizar los diversos medios de comunicaci√≥n y todas las plataformas digitales a su alcance para valorizar mucho m√°s nuestro patrimonio.

‚ÄďUno de los debates te√≥ricos m√°s comunes alrededor del patrimonio y su salvaguarda es su capacidad para sobrepasar el espacio de los archivos, ¬Ņconsideras que ese fen√≥meno est√° superado?, ¬Ņson conscientes los investigadores y promotores de la necesidad de promover el patrimonio m√°s all√° de salvaguardarlo?

S√≠, como dices, es un debate com√ļn y casi superado actualmente entre los investigadores. No creo que todav√≠a todos los p√ļblicos lo superen, pues aunque en los √ļltimos a√Īos se ha avanzado bastante, todav√≠a cuando hablas de patrimonio las personas piensan casi autom√°ticamente en eso: archivos, museos, antig√ľedades. Sobrepasar el espacio de los archivos lleva mucho trabajo de promoci√≥n, de acercar las historias, los valores de esos archivos a la gente. Salvaguardar el patrimonio constituye el objetivo principal cuando lo promovemos.

‚Äď¬ŅQu√© papel juega la comunicaci√≥n para ese fin?, ¬Ņhay real conciencia del impacto que puede tener esa comunicaci√≥n en la protecci√≥n de los bienes patrimoniales?

Lo que no se conoce no se puede proteger. Es una cuesti√≥n b√°sica. Esa ‚Äúreal conciencia del impacto‚ÄĚ no es igual en todos los territorios del pa√≠s, ni siquiera en todas las instituciones. En Santiago de Cuba todav√≠a se subvalora bastante.

‚ÄďCreo que el ejemplo del rescate del Himno puede ayudar a describir mejor la experiencia de los impactos, ¬Ņc√≥mo crees que ha tributado a la toma de conciencia y el sentido de pertenencia hacia la ciudad?

presentación del Himno de Santiago de Cuba

El rescate del Himno de Santiago de Cuba fue un ejemplo de cu√°nto podemos hacer desde los medios de comunicaci√≥n, o desde la academia, pero sin dudas, nos falta mucho. Contamos casi inmediatamente con el apoyo de los artistas. El Maestro Ernesto Burgos y la Banda Provincial de Conciertos y la Maestra Daria Abreu al frente del Orfe√≥n Santiago, a quienes agradezco infinitamente el empe√Īo. Tambi√©n a Ren√© Silveira, fot√≥grafo especialista a quien debemos la restauraci√≥n y digitalizaci√≥n de las partituras.

Ese es un ejemplo de lo que te hablaba. Cuando se estren√≥ en el Parque C√©spedes tuvo mucha aceptaci√≥n, tambi√©n mucha repercusi√≥n en la prensa y asistieron muchos artistas e intelectuales de la ciudad, pero fue un esfuerzo tit√°nico y desinteresado de un grupo de periodistas, investigadores y artistas, que pocas veces logra repetirse por la falta de apoyo institucional. Nadie cobr√≥ nada por trabajar durante semanas en esto. Ah√≠ siguen los archivos, a la espera de investigadores, de recursos, de acciones de puesta en valor que los vuelvan a poner en las manos del p√ļblico.

Si una agrupaci√≥n rescata por ejemplo la obra de √Ďico Saquito, hace arreglos musicales, la graba e incluye en su repertorio de estos tiempos, entonces estamos hablando de impacto, de rescate de nuestro patrimonio musical, de una puesta en valor que adem√°s genera ingresos. Debemos pensar con mayor lucidez en temas como estos. A la espera de estas acciones aun quedan muchos de nuestros exponentes patrimoniales.

‚ÄďH√°blame de Escalinata como proyecto expandido, espacio sociocultural, radial e hipermedia.

Escalinata ha sido una gran escuela. Naci√≥ en la radio, en febrero de 2016, con la finalidad de ‚Äúnoticiar el patrimonio‚ÄĚ, y cada semana actualiza sobre las principales investigaciones, acciones de conservaci√≥n, actividades de promoci√≥n que tienen lugar en museos e instituciones culturales, entre otras. De igual modo cuenta con dos secciones, para m√≠ muy importantes, una dedicada a los ‚ÄúSantiagueros que han hecho historia‚ÄĚ, gracias a su trabajo dedicado a la salvaguarda de las m√°s variadas aristas del patrimonio en la ciudad, y ‚ÄúLo mejor de Santiago es su gente‚ÄĚ, donde conocemos a las personas que hoy son responsables, por ejemplo, la custodia, el estudio, la restauraci√≥n de bienes patrimoniales, etc. Ah√≠ entrevistamos arque√≥logos, investigadores, restauradores, alba√Īiles, fot√≥grafos, muse√≥logos.

Con Escalinata nos hemos formado. Recuerdo que al inicio todo el equipo de radio curs√≥ un postgrado en Educaci√≥n Patrimonial, porque era necesario aprehender de Patrimonio para hacer mucho mejor el trabajo. Agradezco mucho a todos. Las locutoras Zeyda V√°zquez, Leismin Linares, Rosaelianne de la Rosa; a Jorge Mora, grabador y editor del programa, a quien debemos todo el dise√Īo sonoro; tambi√©n a Yailene Brioso, una asesora muy exigente y que mucho nos ha ayudado, y a todos los colegas que en distintos momentos de Escalinata han hecho colaboraciones importantes.

Durante dos a√Īos, trascendimos la cabina de radio para dialogar directamente con los santiagueros del centro hist√≥rico de la ciudad, gracias al espacio que nos brind√≥ la Casa Dranguet, y all√≠ convocamos a muchas personas y artistas y dialogamos sobre muy diversos temas. Estas pe√Īas se grababan y se radiaban la semana siguiente.

En esa experiencia de promoción del patrimonio tuvimos además un boletín que circuló entre los asistentes y abrimos nuestra página en Facebook. Tengo que decir que ese espacio nos demostró lo ávido que están los santiagueros de espacios como estos. Fue un derroche de mucho saber durante todo ese tiempo.

‚Äď¬ŅCu√°nto ha significado la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en este empe√Īo?

Sin la AHS no hubiera sido posible. La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z me acogi√≥ justo por mi trabajo en la promoci√≥n del patrimonio en Santiago de Cuba y gracias a su apoyo rescatamos el Himno de Santiago de Cuba en 2017 y mantuve durante dos a√Īos la pe√Īa Escalinata en el Centro de Interpretaci√≥n del Patrimonio Cultural Cafetalero, conocido como la Casa Draguet. En ese mismo a√Īo convocamos al concurso ‚ÄúEscalinatas de Santiago de Cuba‚ÄĚ y compilamos mucha informaci√≥n gracias a la participaci√≥n de m√°s de 50 oyentes, quienes nos donaron fotos, recortes de prensa, an√©cdotas, sobre uno de los √≠conos urbanos m√°s importantes de la ciudad. Sue√Īo con poder convertir todo esto en libro, en alg√ļn momento.

‚Äď¬ŅQue est√°s haciendo actualmente?

En estos momentos me enfoco en mis estudios de doctorado en Ciencias de la Comunicación, dirigidos al estudio del cine. Esto implica un estudio profundo de las salas de cine de Santiago de Cuba, un análisis de la programación hasta completar con un entendimiento de la cultura de la pantalla generada alrededor del cine, como uno de los medios de comunicación más influyentes del siglo XX. Espero hacer contribuciones a los estudios sociohistóricos de la Comunicación en nuestro país, reconstruyendo y analizando este pedazo de historia en Santiago de Cuba.

Adem√°s, desde hace poco m√°s de un a√Īo trabajo el √°rea de la comunicaci√≥n con el Septeto Santiaguero, uno de los exponentes m√°s importantes de la m√ļsica tradicional cubana en nuestro pa√≠s con dos Premios Grammy Latinos, y me da mucho gusto trabajar con el Maestro Fernando Dewar y todo su equipo en la promoci√≥n de su trabajo, mucho m√°s enfocado a enamorar a los j√≥venes de nuestra historia y herencia musical.

En este a√Īo celebramos el aniversario 25 de la agrupaci√≥n e hicimos una donaci√≥n importante al Museo de la M√ļsica Pablo Hern√°ndez Balaguer de Santiago de Cuba, utilizamos casi todas las plataformas digitales en estrecha relaci√≥n con los seguidores en todas partes del mundo. Contin√ļo aprendiendo y trabajando ‚Äúal pie del ca√Ī√≥n‚ÄĚ, como se dice, por la promoci√≥n de nuestra cultura, de nuestro patrimonio.

‚Äď¬ŅPor qu√© ha sido la promoci√≥n tan importante en tu desarrollo profesional?

Fue casi un descubrimiento despu√©s de varios a√Īos trabajando en la radio. La promoci√≥n va esculpiendo mi carrera de alg√ļn modo, y no importa donde est√©, si es la radio, la academia, el mundo de los espect√°culos, todo se va articulando para que suceda algo en lo que creo: es nuestro deber poner el periodismo al servicio de los dem√°s.



Memoria Nuestra: claves para hacer historia

I

Qué ingenuos quienes proclamaron el fin de la historia y pensaron trascender con una teoría irracional que nació muerta. Quizás a propósito se olvidaron del carácter acontecimental de la vida; quizás se olvidaron, porque era conveniente, que la historia no es una sola y que el curso de la misma está compuesto por infinidad de relatos, microrrelatos, de experiencias y vidas que no necesitan asentarse como grandes épicas para tener a la existencia como una posibilidad.

Treinta a√Īos despu√©s de declarada aquella muerte, la historia est√° viva; la hacemos nosotros los que no nos hemos negado el privilegio construir una realidad diferente, los que trabajan por un porvenir venturoso, los que amamos, so√Īamos y sentimos que este es el momento de hacer y de crecer.

Si hace 40 a√Īos alguien hubiera escrito un guion cinematogr√°fico para una pel√≠cula futurista donde la tierra ser√≠a azotada por una pandemia global que reducir√≠a la movilidad humana a la m√≠nima expresi√≥n, donde los contactos humanos ser√≠an virtuales, lo hubiesen acusado de apocal√≠ptico. Cuarenta a√Īos despu√©s henos aqu√≠ al comienzo de esa pel√≠cula.

Sin embargo, para vivir nuestra película hay que ver el guion como un material sujeto a cambios, un material que puede dejar de ser apocalíptico en la medida que seamos sujetos capaces de transformar la realidad y labrar los posibles hilos narrativos de nuestra trama, sin forzarla pero con la convicción de que la que escojamos sea creíble por ser precisa. 

Nosotros a través de las pantallas

Al anunciar las Romer√≠as virtuales un torrente de escepticismo invadi√≥ a m√°s de un participante de en Memoria Nuestra, el concurso de investigaciones que convoca la filial holguinera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Muchas interrogante sobre c√≥mo ser√≠an las sesiones, los intercambio que har√≠amos en ese espacio com√ļn en el que est√°bamos a medias. Los cierto es que desde el principio fluy√≥ bien, desde las coordinaciones previas se respiraba una empat√≠a singular.

Belén

Se pensaron las reglas, se cre√≥ el grupo y se coordin√≥ la manera en que funcionar√≠an las ponencias. Era importante la disciplina para avanzar en esta experiencia nueva, las reglas se hicieron m√°s √ļtiles que nunca porque permitieron no andar a tientas frente a la experiencia novedosa.

Aunque todo parec√≠a normal nadie puede soslayar que en ese √°nimo de no sucumbir ante la imposibilidad de reunirnos, est√°bamos nosotros ante nuestras pantallas como Alicia a trav√©s del espejo, descubriendo un mundo que cre√≠amos que conoc√≠amos y ajustando constantemente nuestro mecanismo para funcionar bien. El grupo fue creciendo sus din√°micas, complejiz√°ndose; primero se sub√≠an ¬†las ponencias, pero luego aparecieron los posters, las fotograf√≠as, los audios, los videos, cada quien comunicando desde el lenguaje que le parec√≠a m√°s c√≥modo. Las experiencias personales respecto a la participaci√≥n fueron entra√Īables. Para la investigadora Laritza Rodr√≠guez, quien es santiaguera, pero por estos d√≠as se encuentra en Jamaica, este encuentro fue particular:

‚ÄúCuando me lleg√≥ la convocatoria me entristec√≠, estaba fuera del pa√≠s y pens√© en qu√© momento. Pero cuando comprend√≠ la din√°mica me sent√≠ muy motivada y decid√≠ participar. El desarrollo de las sesiones super√≥ mis expectativas. Me sorprendi√≥ la cantidad de j√≥venes con proyectos e investigaciones; me llam√≥ mucho la atenci√≥n el deseo de investigar el √°mbito local con el cual se nota que tienen mucho compromiso. Es superinteresante la manera en la que se enfocaron problemas medulares de nuestro contexto cultural que fue abordado desde diversas disciplinas sobre m√ļltiples tem√°ticas. Los investigadores de todo el pa√≠s est√°n muy preparados, lo que habla de la salud de la secci√≥n en todo el pa√≠s y estoy feliz de ser parte de este movimiento. Participar en este Memoria Nuestra me sirvi√≥ para comparar por d√≥nde andamos en relaci√≥n con el pa√≠s. Estoy encantada de formar parte de este movimiento juvenil aunque est√© lejos‚ÄĚ.

Por su parte, la avile√Īa Liset Prego asegura que ‚Äúeste trabajo me ha posibilitado ampliar mis horizontes como investigadora. Tengo que confesar que al comienzo ten√≠a mis dudas sobre la forma en que se pod√≠a generar el intercambio en un grupo virtual abierto al que todos los d√≠as se pod√≠an incorporar nuevos miembros. Pero la pr√°ctica me demostr√≥ que mis inquietudes eran infundadas y que este trabajo ten√≠a muchas potencialidades para desarrollar el trabajo en colectivo a partir de unificar el inter√©s com√ļn. Otro de los logros, quiz√°s el m√°s notable, es la permanencia en el tiempo del grupo para continuar socializando experiencias el resto del a√Īo.‚ÄĚ

II

Nunca es est√©ril el ‚Äúejercicio de pensar‚ÄĚ la concreci√≥n de este acto. Este congreso ha venido a confirmar lo necesario de las articulaciones para poner a la ciencia al servicio de la cultura. Los j√≥venes que hoy son parte de este movimiento expresan con su obra la madurez que tiene el movimiento de los cr√≠ticos e investigadores en Cuba, lo cual es fundamental porque habla de la capacidad actual del pa√≠s para acercarse a las m√°s diversas problem√°ticas culturales sin necesidad de apelar a la improvisaci√≥n.

No se debe de andar a tientas cuando se cuenta con investigadores que pueden modelar soluciones y asesorar procesos de transformación social desde el compromiso. Ahí existen una gran reserva de lo que se puede aportar al conocimiento de Cuba y los resortes que hoy están en la base de muchos de los problemas que afectan a la Isla.

La calidad de las investigaciones que han tenido presencia en este evento deber√≠an hacer visible sus aptitudes y promover la necesidad de di√°logo entre los j√≥venes investigadores y las comunidades e instituciones para generar un pensamiento totalizador que permita a la sociedad en su conjunto buscar soluciones propias a problemas reales. Es tiempo de desterrar prejuicios sobre los investigadores y sobre los ‚Äďno pocas veces‚Äď se√Īalados academicismos, que a decir de algunos de sus detractores, est√°n alejados de la realidad.

Lo que encontramos en WhatsApp

M√°s de una treintena de ponencias animaron el intercambio de los j√≥venes investigadores cubanos, cientos de comentarios y preguntas se emitieron para acercarse a enfoques diversos sobre temas tan complejos como la ritualidad de los funerales en la provincia Granma, el estudio de la arquitectura Art Dec√≥ en Guant√°namo, la violencia de g√©nero entre los j√≥venes universitarios, el estudio de la obra de Fern√°ndez Retamar Cartier-Bresson, la Revista Casa de Las Am√©ricas, las tradiciones populares en Camag√ľey, entre otros asuntos de trascendencia investigativa que confirma la riqueza que la Asociaci√≥n posee actualmente en sus filas.

Una de las ganancias más notables de la celebración de este evento es que se revalida la vocación emancipadora de sus participantes, quienes desde sus argumentos proyectan una actitud anticolonial, vital para la Cuba de hoy, tantas veces tentada por la pretensión ridícula de sumarse a las tendencias globales sin una análisis profundo de los orígenes y las implicaciones culturales de las modas.

yula

Uno de los puntos en el que muchos de los participantes coinciden es en la calidad de las ponencias. Al respecto precis√≥ al Portal de la vanguardia art√≠stica cubana Yuleidis Gonz√°lez, una de las m√°s activas en el este encuentro virtual: ‚ÄúEs impresionante ver la profundidad anal√≠tica y el compromiso transformador de quienes participaron en esta edici√≥n del evento. Gente muy joven con criterios muy profundos en torno a las problem√°ticas que afronta el pa√≠s, pero lo m√°s llamativo es su pr√°ctica coherente con ese pensamiento, lo cual es constatable en los resultados presentados. Siendo honesta te tengo que decir que es muy destacable la solidaridad y camarader√≠a que se gener√≥ en el grupo. Me sent√≠ esperanzada en medio de las circunstancias que vivimos‚ÄĚ

Luis Emilio Aybar Toledo, quien se desempe√Īa como especialista a nivel nacional de cr√≠tica e investigaci√≥n, en una valoraci√≥n sobre el evento se√Īal√≥: que ‚Äúla AHS naci√≥ para para conectarnos¬† en funci√≥n de metas comunes, y esa raz√≥n hay que hacerla valer en cualquier circunstancia. As√≠ que lo que hicimos no fue otra cosa que mantener tozudamente nuestra vocaci√≥n de unidad aun cuando parec√≠a que ello no era posible. Las nuevas tecnolog√≠as nos dieron la infraestructura para lograrlo y nuestra voluntad, entusiasmo e identidad pusieron el resto. Los bits llevaron de un lugar a otro nuestras emociones y conocimiento, lo que result√≥ en una tormenta de creaci√≥n. Esto ha sido una tregua fecunda que deja listo el camino para la guerra de pensamiento a la que nos convoc√≥ Fidel. Solo nos queda ahora plantearnos nuevos empe√Īos‚ÄĚ.

III

Cualquier guion para nuestra historia deber√° tener en cuenta a nuestros j√≥venes que se saben protagonistas y buscan el resquicio de la realidad desde donde m√°s pueden aportar con la inteligencia puesta en funci√≥n del bien com√ļn. Hay una resistencia natural a ser definidos como diletantes snobs que pueden sostener durante horas conversaciones sobre artes y letras. El trabajo de campo, el v√≠nculo con la comunidad, con sus conciudadanos, habla ‚Äďy muy claro‚Äď de la virtud de quienes en cualquier rinc√≥n de Cuba mantienen como prioridad la obligaci√≥n de autorreconocerse en los otros y trabajar para vivir mejor.

En ese proceder radica una de las fortalezas de los que desaf√≠an con su actuar los designios de quienes apostaron por declarar a la historia como un organismo sin signos vitales. Su actuar no es ostentoso, el diario quehacer aporta m√°s que las pretensiones de cambiar el mundo o de entregarse a la ilusi√≥n de una √©pica que los inmortalice, es por eso que un grupo de WhatsApp peque√Īo, relativamente an√≥nimo, es el escenario para dar los primeros pasos para los empe√Īos que depara el futuro.¬†

Palabras que perduran en la Memoria Nuestra 

Memoria Nuestra cierra esta edici√≥n y pone alto el list√≥n, obliga a pensar en nuestra capacidad para superar las limitantes de una realidad que siempre pone l√≠mites, que solo pueden ser superados con la inventiva y la creatividad. El tiempo, el espacio y la log√≠stica parecen desaf√≠os menores. Ya lo aprendimos y lo hicimos justo a tiempo para saber que lo m√°s importante es seguir apostando por el siempre saludable ‚Äúejercicio de pensar‚ÄĚ.

Con varias ediciones de Memoria Nuestra en su trayectoria investigativa, Yolaida Duharte goza de reconocido prestigio entre los investigadores cubanos. A ella recurrimos para saber sus valoraciones sobre esta edición del evento a partir de su experiencia:

‚ÄúEn esencia, no fue muy diferente a lo que ocurre cada a√Īo. Vi en el escenario virtual la misma colaboraci√≥n y entusiasmo de otros a√Īos. Las ganas de participar e intercambiar formas de hacer. Es digno destacar la relaci√≥n entre las instituciones y los organizadores. Aunque obviamente no fueron iguales que las que se comparten habitualmente en la que uno profundiza a trav√©s del intercambio extraverbal, esta fue una experiencia nueva con tantos retos como aciertos. Creo que uno de los desaf√≠os m√°s grandes que se logr√≥ fue que los investigadores participaran con recursos propios a trav√©s de estas plataformas, ya que el acceso a Internet es una imposibilidad aun para muchos, y poner esos recursos a disposici√≥n del evento dice mucho de la importancia que le otorgan. De manera general el uso de estas plataformas modifica las din√°micas de los participantes, pues tiene un impacto en las formas de comunicarse y construir colectivamente discursos‚ÄĚ.

Yudeniz

Yanelis Mart√≠nez, una de los art√≠fices fundamentales de este evento, afirma desde Espa√Īa que ‚Äúprefiero no comparar porque Memoria Nuestra, en sus versiones virtual y tradicional son muy diferentes, cada una con ventajas y desventajas. Lo que s√≠ nos debe quedar como aprendizaje es que es una gran estrategia tener un grupo en WhatsApp para extender el evento m√°s all√° del espacio f√≠sico y, por supuesto, que para nosotros ha sido esencial poder superar las limitaciones habituales de hospedajes y alimentaci√≥n que muchas veces nos dejan traer a todas las personas que queremos. Creo que en el futuro ser√° primordial combinar ambas variantes para llegar a mayor cantidad de personas‚ÄĚ.

Solo quienes han estado presentes en la experiencia riquísima que ha sido este Memoria Nuestra, saben lo que significa. Ha habido una voluntad de convivir más allá de entender a la ciencia como una necesidad.

El grupo ha hecho compartir los momentos que nos hacen m√°s humanos, entre tanta emoci√≥n aparecieron los ni√Īo¬† de varios participantes para matizar y dar color a una experiencia incre√≠ble y el D√≠a de las madres tambi√©n se celebr√≥ como demostraci√≥n de la capacidad para llevar de la mano m√ļltiples roles, sin que ello da√Īe bajo ninguna circunstancia la voluntad de crear.

Hacer historia no es un privilegio reservado a unos pocos. Desde la sencillez de nuestras vidas hacemos cada d√≠a algo que nos constituye como seres humanos y nos permite siempre mirar hacia atr√°s, para beber de esas experiencias desde las claves que aporta la cuban√≠a. El cierre de la √ļltima jornada estuvo matizado por una sumatoria de palabras que coronaron el evento, con ese poder del lenguaje para sintetizar esencias. As√≠ describieron su experiencia algunos miembros del grupo: ‚Äútrascendental, interesante, √ļnica, reconfortante, enriquecedora, esperanzadora, incre√≠ble, inefable, inspiradora, energ√©tica.‚ÄĚ



Romer√≠as: el s√≠ndrome del √ļltimo d√≠a

Después de tres jornadas de trabajo en Memoria Nuestra todo sigue como el primer día, se puede captar un ambiente de entusiasmo por el intercambio. Cuando quedan menos ponencias y ya se ha recorrido la mayoría del camino las expectativas no bajan. No es fortuito, la propia diversidad y profundidad de los criterios de los participantes permiten avizorar un debate rico. Por los temas compartidos desde la jornada anterior se han atizado las ganas de compartir propuestas y experiencias, llegar a la una de la tarde parece una espera eterna.

El tercer d√≠a el programa estuvo m√°s cargado, con ocho propuestas se recorri√≥ un amplio espectro que fue desde las representaciones sociales y el patrimonio hasta la socializaci√≥n del proyecto cultural Nuestro Entorno, pasando por la relaci√≥n de las mujeres con la prensa en las primeras d√©cadas de la rep√ļblica, un estudio de lo rural en una comunidad holguinera, el an√°lisis de la caricatura editorial en el peri√≥dico Ahora!, la proyecci√≥n sociocultural de la comunidad china en Holgu√≠n y las peculiaridades de los velorios y entierros en el municipio Guisa.

Todos esos temas fueron profundamente debatidos por los participantes, quienes mediados por sus formaciones diversas ofrecieron de manera general un enfoque multidisciplinar a los análisis y sugerencias que les hicieron llegar a los ponentes. El debate también llevó a reflexionar sobre los impactos y sobre la necesidad de que los proyectos que se articulen puedan trascender por el hecho de que sus propios miembros sean gestores de la socialización de sus resultados.

Definitivamente este Memoria Nuestra ha sido histórico, es la primera vez que sesiona fuera de sus normas convencionales. Ha tenido la ganancia de que ha podido reunir a mayor cantidad de participantes, ha forjado vínculos nuevos y ha modificado para bien la visión que se tenía de los eventos ligada siempre a cuestiones logísticas, que son importantes pero está demostrado ya que no son imprescindibles.

Sin embargo, el √ļltimo d√≠a tambi√©n hizo patente una carencia, para la mayor√≠a de los participantes falt√≥ algo, fue un reclamo sostenido la necesidad de verse a los ojos, de tocarse, de intercambiar como estamos acostumbrados los miembros de una generaci√≥n que se resiste a perder la sensaci√≥n del calor humano.

Fue posible captar al final del debate que todos padec√≠an el ‚Äús√≠ndrome‚ÄĚ del √ļltimo d√≠a, daba la sensaci√≥n de que nadie quer√≠a perder los contactos, se repet√≠an los deseos de no olvidarse los unos de los otros, de perpetuar el grupo de WhatsApp, lo √ļnico que nos ha unido en nuestro paso por Romer√≠as en tiempos de pandemia; ciertamente es lo √ļnico tangible, aunque parad√≥jicamente sea virtual.

Participar en el evento fue como si todos hubi√©semos viajado cientos de kil√≥metros para conocernos, como si despu√©s de cada jornada hubiera habido tiempo para ir juntos a un concierto, como si la noche hubiera sido suficiente para tejer una urdimbre de complicidades. Por eso quiz√°s hab√≠a esa necesidad de mirarse a los ojos, porque a√ļn creemos que no son suficientes los abrazos de unos y ceros para complacernos, por eso hay que volver a ser romeros, hay que volver para darnos el cari√Īo que nos debemos.

MADRES INVESTIGADORAS QUE HONRARON EL MEMORIA NUESTRA 2020    

 



Bloguerías de Mayo: Adaptarse es el camino del éxito

bloguerías de mayo 2020

Las Romer√≠as de Mayo han sido un espacio de vanguardia en su comprensi√≥n del arte y la cultura como elementos fundamentales para el desarrollo de la naci√≥n cubana. Ese criterio de vanguardia ha facilitado la incorporaci√≥n a sus jornadas de manifestaciones, tendencias y l√≥gicas de pensamiento avanzados que han tenido reflejo en el reconocimiento que hoy poseen entre los j√≥venes artistas e intelectuales cubanos los m√ļltiples eventos que estas aglutinan.

Una caracter√≠stica que es consustancial al siglo XXI es la relaci√≥n de los seres humanos con la tecnolog√≠a, negarse a comprender este v√≠nculo ser√≠a un suicidio para cualquiera que pretenda tener una experiencia de desarrollo individual o colectivo. Quiz√°s por eso las Romer√≠as abrieron desde hace siete a√Īos un espacio de interacci√≥n para conocer ese espacio constante de lucha de sentidos que hoy constituyen las redes y que ser√≠a ingenuo soslayar. Para conocer a√ļn m√°s sobre las Bloguer√≠as de Mayo, el Portal del Arte Cubano se acerc√≥ a Luis Ernesto Ruiz Mart√≠nez, uno de sus fundadores y m√°s fieles defensores.¬† ¬†¬†¬†¬†¬†¬†

‚ÄďDesde hace algunos a√Īos eres parte de la organizaci√≥n de este evento a trav√©s de un espacio de reflexi√≥n sobre la blogosfera en las Romer√≠as de Mayo, y aunque quiz√°s ya pasaron los a√Īos dorados de los blogs, en sus inicios fueron muy pol√©micos, ¬Ņc√≥mo asumieron su abordaje en aquel entonces? ¬ŅEra necesario hablar de comunicaci√≥n y hegemon√≠as en un festival de juventudes art√≠sticas?

Fue un reto enorme porque era un momento en que todav√≠a el temor a lo nuevo, a lo que pod√≠a generarse en escenarios virtuales y al qu√© dir√°n, mov√≠a las decisiones y las formas de hacer de muchos. Muchas instituciones estaban ajenas al empleo de las tecnolog√≠as para gestionar la comunicaci√≥n con sus p√ļblicos y propiciar un debate alrededor de un tema pol√©mico, aunque ayudara a la soluci√≥n de sus problemas.

La apuesta por la tecnolog√≠a, los blogs y las redes sociales ya hab√≠a tenido un primer intento en 2011 dentro de Romer√≠as de Mayo. Dos a√Īos despu√©s, Alexis Triana y el Comit√© Organizador el evento, aceptaron mi propuesta de retomar aquel intento y convertirlo en un nuevo evento llamado Bloguer√≠as de Mayo que, si bien al principio se centraba en blogueros del pa√≠s, fue poco a poco abriendo horizontes para incorporar periodistas, profesionales, docentes y estudiantes de la comunicaci√≥n y activistas de redes sociales, que m√°s o menos resume a los que convocamos hoy.

La hegemonía sobre los medios de comunicación silencia, muchas veces, los esfuerzos de la izquierda mundial por consolidar sus esfuerzos. El Festival interpretó que ya en Holguín estaban creadas las condiciones para sumar estos temas a su convocatoria.

primera edición de bloguerías de mayo/ foto tomada del perfil de facebook de luis ernesto ruiz martínez

‚ÄďMucho ha avanzado la penetraci√≥n de internet en Cuba desde 2013 cuando se inauguraron las bloguer√≠as, ¬Ņconsideras que sirvieron de antesala para la horizontalizaci√≥n que ha supuesto el di√°logo constante que generan redes sociales en Cuba desde que en 2015 hubo un acceso masivo a la red de redes?

Poner sobre la mesa de debate, un tema tan polémico como los blogs, las redes sociales y la comunicación en aquel momento, era bastante arriesgado. Las primeras ediciones trasladaron hasta Holguín a algunos de los blogueras más reconocidos en aquellos momentos, y no solo del oriente del país.

Creo que salimos airosos de esa prueba y eso posibilitó que el espacio fuera abriendo sus aspiraciones, pasando de una convocatoria para el debate en paneles, a uno que además de ello, permitiera el acceso a internet a los delegados participantes, de modo que les fuera menos complejo actualizar sus blogs, perfiles personales e incluso, canales institucionales de medios de prensa o instituciones representadas en el Festival. En un momento en que todavía la Wifi de ETECSA no estaba disponible en la ciudad de Holguín, las Bloguerías activaba una conexión gratuita para los participantes, en coordinación con Cubarte y el Ministerio de Cultura.

‚Äď¬ŅCu√°nta complejidad entra√Īaba organizar un evento que muchas veces requer√≠a conexi√≥n y condiciones que si bien ahora no son las √≥ptimas en aquel momento eran m√°s dif√≠ciles de resolver? ¬ŅCu√°nto ha cambiado eso actualmente?

La complejidad, en las primeras ediciones, era un serio problema. En 2014 nos propusieron montar campamento en la Biblioteca y fue lo mejor que nos ocurri√≥. Junto con ello naci√≥ la idea de instalar un peque√Īo ‚Äúlaboratorio‚ÄĚ para que los participantes pudieran actualizar directamente desde el mismo lugar en que sesionaban los debates.

No exist√≠a la Wifi de ETECSA y los precios de instalaci√≥n de la conectividad que la idea reclamaba, no permit√≠a hacerlo realidad. Comenzamos con el enlace que la Direcci√≥n Provincial de Cultura pod√≠a ofrecernos. Y sali√≥ mejor de lo esperado. A√Īo tras a√Īo fuimos mejorando, con el apoyo de instituciones de la provincia y del pa√≠s que, desde el 2015, se sumaron a la organizaci√≥n del evento.

¬ŅA qui√©n recurr√≠an cuando la log√≠stica fallaba?¬†

A muchos amigos de los organizadores, de los propios delegados, de las personas que nos habían tendido la mano antes y a quienes poco a poco, logramos enamorar de un espacio para debatir y conectarse responsablemente a internet. Siempre contamos con el apoyo de las principales autoridades del territorio.

‚ÄďS√© que has tenido un estrecho v√≠nculo con el peri√≥dico ‚ÄúAhora!‚ÄĚ de Holgu√≠n, el cual es probablemente el m√°s avanzado en el trabajo del periodismo hipermedial en el oriente del pa√≠s, ¬Ņformaba/forma parte de la pr√°ctica de ‚ÄúAhora!‚ÄĚ incorporar los saberes devenidos de las bloguer√≠as? ¬ŅPuedes hablar de alguna experiencia particular?

Siempre tuvimos, y seguimos teniendo, el apoyo de muchos periodistas del ‚ÄúAhora!‚ÄĚ en el trabajo de redes sociales en el territorio. Varias veces han estado en los paneles compartiendo sus experiencias o desde los blogs y las redes sociales sumados al debate o a la promoci√≥n de cada edici√≥n. En m√°s de una edici√≥n, los de ‚ÄúAhora!‚ÄĚ han redactado, editado y publicado desde el espacio de Bloguer√≠as de Mayo. Desde all√≠ se hicieron, para bien de todos, muchas de las transmisiones en vivo en sus redes sociales.

primera edición de bloguerías de mayo/ foto tomada del perfil de facebook de luis ernesto ruiz martínez

‚Äď¬ŅCu√°les han sido los mayores aprendizajes de la organizaci√≥n de las Bloguer√≠as? ¬ŅTe sirvieron luego en otros desempe√Īos profesionales?

En primer lugar, conocer a mucha gente que ama lo que hace y sabe lo que quiere, descubrir que falta mucho por aprender en materia de comunicaci√≥n en sentido general, y digital en particular. Las experiencias compartidas cada a√Īo por los delegados participantes y el p√ļblico asistente van sum√°ndose a nuestros propios saberes, enriquecidos con los colectivos en que habitualmente nos desempe√Īamos profesionalmente.

Destaca en los √ļltimos tres a√Īos, adem√°s de los paneles y la conectividad, asumir dentro del evento la realizaci√≥n diaria de un noticiero realizado de conjunto entre la ACN, Cubadebate y la Uni√≥n de Inform√°ticos de Cuba (UIC), para reflejar las principales acciones de las Romer√≠as, con el protagonismo de los otros dos coordinadores de Bloguer√≠as (Carlos Parra -Presidente de la UIC en Holgu√≠n, y Juan Pablo Carreras-fotorreportero de la ACN en Holgu√≠n) y participantes el evento.

Para esta edici√≥n, matizada por el aislamiento social, el reto ser√° el Panel ‚ÄúLas tecnolog√≠as salvan‚ÄĚ para intercambiar sobre el empleo de las tecnolog√≠as en estas complejas condiciones en que no se detiene la comunicaci√≥n digital. A trav√©s de la Plataforma de videoconferencias de la UIC (https://conferencias.uic.cu/bloguerias/), varios periodistas, comunicadores y activistas de las redes sociales dialogar√°n sobre el tema.

‚Äď¬ŅComo ves esa experiencia desde la distancia?

Adaptarse es el camino del √©xito, Bloguer√≠as‚Ķ ha tenido que adaptarse en cada edici√≥n, a las condiciones ‚Äúambientales‚ÄĚ en que se desarrolla. Esta vez tambi√©n lo ha hecho, para bien. Hace varios a√Īos ven√≠amos ensayando c√≥mo hacer las cosas ‚Äúvirtualmente‚ÄĚ y este 2020 nos puso en un escenario donde lo f√≠sico ten√≠a que esperar. Esperemos que aprobemos el examen riguroso que nos impuso la vida y volvamos a vernos el pr√≥ximo a√Īo.



En Memoria Nuestra nace una comunidad

El extenso debate que caracterizó la tercera jornada del congreso Memoria Nuestra fue el resultado de la presentación de seis ponencias que conformaron el programa del evento. Numerosos comentarios permitieron extenderse por más de dos horas, lo que demuestra la importancia que se le ha atribuido a la realización de este encuentro virtual por parte de quienes a él acuden.

Como en las sesiones anteriores, la calidad y el rigor científico han sido componentes esenciales para los informes que se han expuesto como resultados de las pesquisas realizadas. Acceder a las problemáticas planteadas desde la visión de los jóvenes investigadores ha permitido el reconocimiento de este espacio para visibilizar las enormes potencialidades que hoy tiene este movimiento juvenil para aportar a una comprensión integral de la realidad social y cultural cubana y, a su vez, transformarla.

El debate se movió en un amplio espectro que incluyó el análisis de algunas manifestaciones de las culturas populares, el acercamiento al patrimonio arquitectónico, el abordaje a la violencia de género entre jóvenes universitarios, el análisis de las prácticas culturales de los jóvenes integrantes de un proyecto cultural, y el análisis de las prácticas de socialización de dos denominaciones religiosas en distintos períodos de la Historia de Cuba.

Cada una de estas investigaciones gener√≥ un amplio c√ļmulo de interrogantes y reflexiones que permitieron a los ponentes explicar metodolog√≠as, matrices te√≥ricas y compartir resultados. Tambi√©n el espacio fue propicio para hacer notable una petici√≥n que deber√° quedar como una de las tareas de la secci√≥n de cr√≠tica e investigaci√≥n a nivel nacional y la cual consiste en proponer la implementaci√≥n de los resultados investigativos a las instituciones, entidades o comunidades implicadas a trav√©s de las comisiones de trabajo de la Uneac, lo cual constituye un paso significativo en la concreci√≥n de la voluntad de los j√≥venes investigadores de integrarse a la soluci√≥n de problemas reales de la sociedad cubana.

Por otro lado, fue un reclamo la integración de los noveles investigadores no vinculados con universidades y centros de estudio a las estrategias de formación e intervención de esas entidades, con el fin de canalizar su potencial investigativo y facilitar el acceso a metodologías e instrumentos de investigación que les permitan contribuir al desarrollo de indagaciones que tengan impacto real en la vida de las personas.

Aun cuando el objetivo de este evento es la socialización del trabajo de los asociados, esta edición va demostrando cuánto se puede hacer en materia de trabajo mancomunado y en la articulación de estrategias de trabajo. Estos elementos son claves para el desarrollo de una generación de investigadores que comienza a percibirse a sí misma como una comunidad, cuyos miembros tienen intereses similares y su trabajo colegiado puede sentar pautas en el desarrollo de estilos y formas de gestión al tiempo que puede servir de inspiración para futuros investigadores de la Asociación Hermanos Saíz.



La descolonización: necesidad constante de los jóvenes investigadores

Por segundo día consecutivo, a través del grupo homónimo creado en la red social Whatsaap, sesionó Memoria Nuestra, el congreso para jóvenes investigadores que convoca la filial holguinera de la Asociación Hermanos Saíz y su sección de Crítica e Investigación en el marco de las Romerías de Mayo 2020. Una treintena de miembros, en condición de ponentes y participantes, intercambiaron sobre diversas temáticas.

El programa de la jornada estuvo compuesto por un an√°lisis de la obra ensay√≠stica del reconocido intelectual cubano Roberto Fern√°ndez Retamar; tambi√©n se present√≥ una investigaci√≥n centrada en la Revista Casa de las Am√©ricas como espacio de confluencia entre revoluci√≥n social e intelectualidad, en tanto estuvo presente una indagaci√≥n sobre la ense√Īanza de la m√ļsica en Cuba, as√≠ como un acercamiento a los primeros a√Īos de la Revoluci√≥n a trav√©s del fot√≥grafo Cartier- Bresson.

Uno de los elementos distintivos del debate, com√ļn a todas las ponencias, fue la necesidad de una mirada descolonizadora en la apropiaci√≥n de la realidad, para lo cual la investigaci√≥n es esencial a la hora de localizar referentes que permitan a los m√°s j√≥venes posicionarse frente a paradigmas hegem√≥nicos desde una l√≥gica emancipadora.¬†

Tanto el legado de la Revista Casa como la obra Retamar son vitales en la b√ļsqueda de elementos aut√≥ctonos para desprenderse de cualquier vicio colonizador, adem√°s de que poseen profundas ra√≠ces en la realidad latinoamericana y caribe√Īa que permiten el retorno a la b√ļsqueda de la emancipaci√≥n total del ser humano.

Los participantes plantearon interrogantes que permitieron a los ponentes explicitar las claves de sus investigaciones y establecer un diálogo profundo al abrir nuevas incógnitas o aristas poco exploradas que permitirán seguir profundizando en las temáticas que constituyen objeto de indagaciones.

La jornada también fue propicia para poner a disposición de los participantes las ponencias que serán presentadas este miércoles. De esta manera se confirma este evento como el principal espacio a nivel nacional para reunir los resultados investigativos de los estudiosos noveles en el país, y a la vez asienta la vocación innovadora y capacidad de adaptación de Memoria Nuestra y su comité organizador a las actuales circunstancias, sin que ello afecte su vitalidad como espacio de encuentro e intercambio de saberes y experiencias entre los jóvenes intelectuales cubanos.



Bits para expresar la Memoria Nuestra

Por estos d√≠as los bits dan vida a las palabras para salvar la memoria nuestra. Un grupo de WhatsApp fue el punto de encuentro que en esta ocasi√≥n sirvi√≥ para aglutinar los resultados de los j√≥venes investigadores de varias provincias, quienes sometieron sus trabajos a la consideraci√≥n de un p√ļblico que estuvo muy activo en relaci√≥n con las ponencias.

Aunque ciertamente se extra√Ī√≥ el ambiente que por lo general impera en el Museo La Periquera, el esp√≠ritu fue similar, se generaron interrogantes y comentarios que sirvieron de complemento a las investigaciones presentadas, las cuales a su vez trataron tem√°ticas variadas que se acercan a fen√≥menos que constituyen patrimonio cultural de la naci√≥n cubana.

Las ponencias de la jornada abordaron temas como los valores patrimoniales en la arquitectura de batey, el complejo de la rumba en Camag√ľey y el rol de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en el panorama cultural avile√Īo a m√°s de 30 a√Īos de fundada la organizaci√≥n. Fueron objeto de an√°lisis¬† las metodolog√≠as, los criterios de selecci√≥n de las muestras, as√≠ como las experiencias similares en las diversas regiones del pa√≠s.

Jos√© Mario Viamonte, participante en la secci√≥n de trabajo, respecto a lo acontecido se√Īal√≥: ‚Äúlos debates fueron estimulantes para el pensamiento joven. Tal vez la oportunidad de estar en casa¬† es favorable, pues los debates digitales abren oportunidades no exploradas en Cuba, facilitan el intercambio personalizado de forma que se expresan las opiniones de una forma din√°mica. Creo que la experiencia de hoy genera una nueva experiencia de intercambio intelectual y de retroalimentaci√≥n te√≥rica. Para m√≠ ha sido¬† exclusiva la oportunidad de conocer investigaciones, realidades y problem√°ticas asociadas a la cultura cubana, lo cual tiene un valor agregado si se tiene en cuenta que proviene de j√≥venes investigadores‚ÄĚ.

Durante una hora y media materiales de diverso formato ‚Äďaudios, videos y fotograf√≠as‚Äď permitieron una nivel de interacci√≥n multimedial que permiti√≥ a trav√©s de ese grupo de WhatsApp el desarrollo de una experiencia sensorial muy interesante que lejos de limitar el intercambio, facilit√≥ la comprensi√≥n de las posturas de los ponentes.

Por su parte, Yuleidys González Estrada, quien es vicepresidenta en la provincia Granma y miembro del comité organizador, al valorar la jornada comentó al Portal del Arte Joven Cubano: “Se bordaron en profundidad los temas tratados, sin embargo, debo resaltar que lo más importante fueron las alianzas que comenzaron a construirse en torno al desarrollo de acciones conjuntas para la recuperación de la memoria histórica de nuestra organización y la salvaguarda del patrimonio histórico de la nación.

‚ÄúCiertamente, la experiencia virtual abre la oportunidad de una participaci√≥n activa tanto en el debate como en la construcci√≥n del proceso en s√≠ mismo. Es la oportunidad de crear de conjunto y constantemente al tiempo que lo vamos socializando, adem√°s de que me ha permitido incorporarme como productora del evento aun en la distancia.‚ÄĚ



La vida cotidiana y los sue√Īos, inspiraciones para el ‚ÄúPeque√Īo Gregorio‚ÄĚ

La cotidianidad interrumpida por el confinamiento tiene un particular impacto en los ni√Īos, entre m√°s peque√Īos puede tornarse m√°s complejo quedarse en casa y para los padres puede ser un verdadero reto explicarles lo especial de las circunstancias que han erosionado su libertad de compartir sus sonrisas, sus juguetes y sus ocurrencias con otros ni√Īos. Es importante regenerar sus vidas y sus sue√Īos, aunque parezca raro hay ni√Īos que llegaron mejor preparados al confinamiento, ten√≠an experiencia previa de desarrollar la creatividad y eso ha sido una fortaleza. ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

El arte y la posibilidad de darle forma a los universos imaginados han sido dos elementos que se han cruzado para motivar a los ni√Īos de Songo- La Maya, un territorios en Santiago de Cuba con una impronta notable en la vida cultural de la provincia. Hoy las medidas para preservar la salud hacen imposible desplazarse 20 kil√≥metros desde la urbe por un camino que una vez emprendido se torna disfrutable.

foto cortes√≠a del Taller Peque√Īo Gregorio

Normalmente por esta √©poca del a√Īo camino a Songo-La Maya hay un entorno donde las ca√Īas adornan el paisaje con un verdor envidiable. Esas vistas ‚Äďque hoy se extra√Īan‚Äď no tienen precio; siempre pienso que mientras uno ve embebido viendo palmas al borde del camino, por ah√≠ adentro, en el ca√Īaveral, cientos de hombres dedican sus d√≠as a la zafra, el viajero quiz√°s no los note, pero est√°n ah√≠; lo que s√≠ nota son los monumentos: se suceden para refrescar la memoria, para mostrar d√≥nde cay√≥ el Le√≥n de Oriente, para hacer patente que no se transita por un lugar com√ļn. Todo eso viene a la memoria antes de mandar un cuestionario, definitivamente me perd√≠ el viaje, pero no la oportunidad de indagar sobre una de las iniciativas que pueden hacer que el aislamiento para los ni√Īos de ese territorio sea m√°s llevadero.

Cuando llegas a La Maya te encuentras a un pueblo alegre, con parques siempre bulliciosos y gente que no se detiene, hay demasiadas cosas que hacer, nunca hay tiempo para perder; imagino que todo eso ha cambiado por estos días la situación obliga. Ciertamente, hace más de un mes, no es posible encontrarse con la propuesta cultural que habitualmente tiene lugar a un costado de la calle central del pueblo, donde era el cine, en la sede de la Célula de la Asociación Hermanos Saíz, un lugar para la creación. Todo eso lo sé por el coordinador de la célula. 

foto cortes√≠a del Taller Peque√Īo Gregorio

Dialogar con Yasser Landazury es siempre grato, conoce a la comunidad, sabe de sus intereses y necesidades y por eso ha sabido enrumbar el trabajo sobre una de las experiencias m√°s exitosas desarrollada en los √ļltimos a√Īos. Aunque hoy los ni√Īos est√°n en casa, accedi√≥ a comentar sobre lo que all√≠ sucede con los m√°s peque√Īos de la comunidad. √Čl explica que uno de los trabajos m√°s interesantes que vienen realizando es el Taller de Creaci√≥n Infantil Peque√Īo Gregorio, que se ha extendido con los a√Īos a la otra cabecera municipal que es Alto Songo, con el nombre Sonrisa de Colores.

Landazuri precisa que ‚Äúeste taller ha sido un esfuerzo conjunto de la Casa de la Casa de Cultura 27 de noviembre, La Galer√≠a Municipal y, por supuesto, los artistas que pertenecemos a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Nosotros les ense√Īamos a los ni√Īos t√©cnicas, les ense√Īamos dibujo primero y pintura despu√©s, para que el proceso sea completo. Te puedo decir que hemos tenido resultados interesantes en este taller, hemos logrado que varios de esos muchachos, despu√©s de estar varios a√Īos con nosotros, hoy sean parte del alumnado de la Academia Provincial de Artes Pl√°sticas Jos√© Joaqu√≠n Tejada, lo que es fundamental para garantizar la renovaci√≥n generacional de los miembros de la Asociaci√≥n en el territorio.‚ÄĚ

Para los asociados este taller es fundamental, es una posibilidad para formar una mirada cr√≠tica al arte por parte de los ni√Īos y adolescentes. Para ellos, haber devenido en instructores es una experiencia rica, pues se retroalimentan constantemente:

‚ÄúNo tratamos bajo ning√ļn concepto de cerrar el espectro tem√°tico, nos interesa la libertad creativa, la hibridez de formatos, nos interesa que los muchachos entiendan el arte como una posibilidad de dar rienda suelta a la imaginaci√≥n. Hoy ellos se est√°n expresando a trav√©s de las nuevas tecnolog√≠as, del manga, todas esas opciones son v√°lidas para nosotros. Aunque ahora todo est√° detenido por la Covid-19, el taller funciona todos los s√°bados desde las 9 de la ma√Īana en la galer√≠a municipal, para que ellos lo mismo pinten paisajes que a sus h√©roes. La idea es que pinten todo lo que se les ocurra, que pinten sus sue√Īos y la vida cotidiana. Esperemos que cuando todo esto pase podamos retomar lo que habitualmente hacemos con nuestros ni√Īos.‚ÄĚ

foto cortes√≠a del Taller Peque√Īo Gregorio

Despu√©s de tantos a√Īos de trabajo con los infantes una de las iniciativas de la galer√≠a municipal ha sido el desarrollo de un sal√≥n infantil de artes pl√°sticas, Amiguitos de Me√Īique, en √©l se han integrado tambi√©n los ni√Īos del Taller Peque√Īo Gregorio. Sobre el tema Landazuri agrega: ‚Äúlos muchachos de nuestro taller se han insertado con tremendos resultados, por lo que ahora tenemos tambi√©n uno propio, en el cual tambi√©n le hemos ense√Īado a tener una relaci√≥n diferente con sus obras, a ver c√≥mo es el proceso de curadur√≠a, que vean sus obras enmarcadas, de esta forma los acercamos m√°s a procesos en los que tradicionalmente ellos no participan, y al mismo tiempo fortalecemos los v√≠nculos de los ni√Īos con la comunidad que vienen a verlos y a reconocer sus avances en cuanto a la creaci√≥n.‚ÄĚ

Mientras estuvo funcionando, el taller no se quedaba en la galer√≠a, a veces se iban a la calle para hacer de los transe√ļntes part√≠cipes del proceso creativo. Esa es una experiencia rica que acerca el arte a las personas de una comunidad, que aunque por estos d√≠as ha bajado el ritmo, se niega a parar. Es, adem√°s, una apuesta constante por los ni√Īos y tambi√©n por los m√°s j√≥venes, cuyos resultados van saliendo a la luz.

All√≠, en ese lugar de alejada geograf√≠a, est√° la mano de los artistas de la Asociaci√≥n, quienes un d√≠a decidieron que quer√≠an compartir su arte con los due√Īos del futuro. Esos ni√Īos est√°n hoy en mejores condiciones de sumergirse en el aislamiento social, son capaces de crear su mundo, de pintar la cotidianidad, de darle cauce a sus inquietudes art√≠sticas y as√≠ hacer m√°s llevaderos estos d√≠as.



La cuarta pared y un click: teatro para quedarse en casa

Quinientos a√Īos antes de Cristo, en la antigua Grecia, faltaba la cuarta pared, falt√≥ en la antig√ľedad, en el renacimiento, en la modernidad, y tambi√©n en la posmodernidad. Su ausencia siempre ha sido el puente de acceso al lenguaje fundamental del teatro, no hay intermediaci√≥n posible, desde siempre el espectador ha tenido la posibilidad de ser individuo y colectivo frente a la obra. En cualquier lugar sobre la grada, la no existencia de la cuarta pared permite acceder al complejo universo simb√≥lico que proporciona el teatro en todas sus variantes.

La tecnolog√≠a por su parte ha venido a modificarlo todo en el siglo XXI, los amantes del teatro se resisten al cambio, es natural. Hay en el teatro un sentido de exclusividad, cada puesta es √ļnica aunque el libreto sea el mismo; lo que cuenta es la experiencia de estar en el momento de la representaci√≥n, se vive la atm√≥sfera, se apropia uno del ambiente que despide el montaje, son sus c√≥digos. Para los conocedores de este arte hay una resistencia a encasillar la obra en frames pixelados que restringen la visualidad a un cuadro unas pocas pulgadas para su disfrute.

La casualidad como categoría tiene una naturaleza binaria, para concretarse tiene que existir la posibilidad, deben existir condiciones que hagan posible un hecho. La reclusión obligatoria que vive el mundo hoy reduce al máximo la posibilidad de acceder al teatro, aun cuando las condiciones de posibilidad están dadas, hay teatros, hay obras, actores, directores; sin embargo, es inseguro, perjudicial para la vida asistir a un teatro, a una obra: el Sars Cov-2 es una realidad.

Aunque no es una casualidad y si el resultado de un devenir hist√≥rico, la tecnolog√≠a permite acceder al teatro, a los textos, a los actores a√ļn en sus espacios m√°s √≠ntimos, entonces los frames pixelados desaf√≠an a la ortodoxia que pauta el consumo del arte teatral y dan paso al goce est√©tico.

Juan Edilberto Sosa, joven dramaturgo santiaguero, presume con orgullo su colecci√≥n de teatro en formato audiovisual, se le nota una vividez poco com√ļn en los ojos cuando habla de ella, asegura que probablemente sea una de las m√°s grandes que hay en Cuba. √Čl conoce a casi todos los que tienen teatro en formato audiovisual en el pa√≠s y ha logrado acopiar un n√ļmero impresionante de piezas, tanto cubanas y extranjeras ‚Äďtodo eso lo supe en una conversaci√≥n informal, caf√© por medio hace unas semanas, no ¬†soy un fan¬† del caf√©‚Äď, pero esta historia ameritaba el consumo social. ¬†

Juan sabe que tiene en ese repositorio un tesoro; lo usa siempre, no descansa, estudia, busca referentes, reconoce técnicas, estéticas; estudia, no descansa; experimenta, mientras monta alguna obra va su repositorio, busca la raíz, mezcla; estudia, no descansa, su creación es un ciclo de crecimiento en espiral.

La pe√Īa de artes esc√©nicas en la Casa del Joven Creador, Lucy en Caja, siempre presentaba un audiovisual mientras sesionaba, era el lugar para darle un uso social a tanto buen teatro convertido en bits dentro de un disco duro.

La colección de Juan siempre estaba presta para espacios como ese, mientras existió los asistentes siempre tenían boleto seguro a la exclusividad. Desde que quedarse en casa es un imperativo he pensado en la utilidad del teatro para reflexionar, he pensado en lo disfrutable de sus textos y en su posibilidad fáctica para desterrar el tedio, lo cual no es casualidad sino una posibilidad que debe ser aprovechada en beneficio de todos, en estos momentos difíciles.

Imagen de la Obra Un elefante ocupa mucho espacio/ Autor: Juventud Rebelde

Otra vez tecnolog√≠a por medio, le ped√≠ a Juan Edilberto una selecci√≥n de obras que pueden ser √ļtiles para quienes aman el teatro entre las recomendaciones de teatro cubano sugiri√≥ Un Elefante que Ocupa Mucho Espacio del Ciervo Encantado, y que actualmente se encuentra disponible en la plataforma YouTube en la siguiente¬† direcci√≥n https://youtu.be/eYHlggtA1ak. Tambi√©n de esta agrupaci√≥n pueden buscar Visiones de Cubanosof√≠a, de Nelda Castillo.

Tambi√©n recomend√≥ textos de autores como la espa√Īola Ang√©lica Lidell con su obra Perro Muerto en Tintorer√≠a. As√≠ mismo recomienda la obra de Rodrigo Garc√≠a, disponible en Google para quienes quieran leerla. Asimismo recomend√≥ el teatro de autoficci√≥n de Sergio Blanco, con trabajos con referencialidad en el periodismo de investigaci√≥n, los tres son, seg√ļn el criterio de Juan Edilberto Sosa, autores imprescindibles del teatro contempor√°neo.

Precisó que otras agrupaciones cubanas sobre las que hay que fijar la mirada son Argos Teatro, bajo la dirección de Carlos Celdrán, y su obra Vida y Muerte de Pier Paolo Passolini. También es importante la obra de Teatro Buen Día, en la que destaca Charetón de Flora Lauten. Igualmente sería bueno agregar Baroko o El pacto, de Rogelio Meneses, puesta en escena por el colectivo santiaguero Laboratorio Teatral Palenque.

Vida y Muerte de Pier Paolo Passolini/ tomada de Teatro de la abadía

Dos agrupaciones que no pueden faltar en esta lista cuando se habla de teatro cubano son Teatro de la Luna de Ra√ļl Mart√≠n cuya pieza Delirio Habanero es de excelente factura. Y por otro lado El P√ļblico de Carlos D√≠az con su obra hom√≥nima.

Delirio Habanero/ tomada de enfoque cubano

Al referirse a la arena internacional reconoci√≥ que es muy dif√≠cil hacer una selecci√≥n justa, sin embargo apunt√≥ que esta es una propuesta que les permitir√° a las personas ir decantando y buscar obras seg√ļn sus intereses. En el caso del teatro hispano son importantes agrupaciones radicadas u originales de la naci√≥n ib√©rica con obras muy interesantes, por ejemplo el grupo Carnicer√≠a de Teatro dirigido por Rodrigo Garc√≠a con su pieza Ronald el Payaso de McDonald. Tambi√©n la obra Extrarradio de Esteve Graset y The Application de Juan Dom√≠nguez, todas la obras mencionada hasta este momento son bien recientes.

El P√ļblico de Carlos D√≠az/ tomada de revista panamerican world

Si alguien quiere buscar algo m√°s cl√°sico y m√°s internacional les recomiendo la obra de Peter Brook, Marat, y de Estados Unidos el grupo The Living Theatre tiene Anarqu√≠a, utop√≠a, y Capital Changes entre los a√Īos de 1993 y el 2000. De ese pa√≠s norte√Īo destaca adem√°s la obra de Reza Abdoh con The Law of Remains. Mientras que en la gran tradici√≥n polaca me gustar√≠a recomendar La Clase Muerta de Tadeusz Kantor.

Definitivamente hay muchas buenas opciones si se quiere aprovechar el tiempo por estos d√≠as de confinamiento, buscar algunas de estas obras ayudar√° a reducir la distancia entre el p√ļblico y los escenarios, sin cuarta pared de por medio, ahora el teatro est√° al alcance de un clic.