Yasmani Castro Caballero


Una plaza para el jazz en Santiago de Cuba

Ya se escuchan los sonidos del Festival Internacional Jazz Plaza que por cuarta ocasi√≥n tiene como sede a la ciudad de Santiago de Cuba, la ciudad musical por excelencia de Cuba. Muchas son las agrupaciones noveles y consagradas que se encuentran en cada concierto o presentaci√≥n en espacios p√ļblicos de la urbe. Entre las tantas agrupaciones que se dedican al cultivo del g√©nero sobresalen los j√≥venes estudiantes y graduados del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ, materia prima fundamental del jazz en la Ciudad H√©roe.

Si hacemos un poco de historia podemos comprender que sin el empuje de muchos j√≥venes que ya son importantes m√ļsicos de Cuba y del mundo no existir√≠a el panorama del jazz que muestra la ciudad. Desde David Virelles, que fue uno de los primeros en ganar el concurso de j√≥venes jazzista conocido como el Jojazz hasta el cuarteto de saxofones ‚ÄúConfluencias‚ÄĚ, los ganadores del primer premio en peque√Īo formato en la m√°s reciente edici√≥n. Por esta lista tambi√©n hay que mencionar agrupaciones como Influencia y Okan Jazz, de la cual muchos de los integrantes de esta √ļltima fueron los ganadores de Santiago y Guant√°namo del concurso televisivo La Gran Banda.

Publicada por Yasel Toledo Garnache en Mi√©rcoles, 15 de enero de 2020

La impronta de los j√≥venes en el jazz es tan grande que el II Evento Te√≥rico de Jazz ‚ÄúLeonardo Acosta in memoriam», celebrado en esta provincia oriental, en su segundo d√≠a de secci√≥n estuvo dedicado a este grupo, donde los ganadores y participantes del Jojazz dar√°n sus impresiones sobre la importancia de este evento para su desarrollo profesional. Encuentros que estar√° acompa√Īado con la conferencia de la investigadora musical Yorisel Andino sobre la cronolog√≠a de los participantes santiagueros en el Jojazz y las presentaci√≥n de Nelo Gonz√°lez, vicepresidente de la AHS, acerca de la promoci√≥n del g√©nero que hace esta organizaci√≥n para los j√≥venes y el p√ļblico en general.

Una de las sorpresas del Jazz Plaza en Santiago ha sido poder escuchar a la agrupaci√≥n Dejazzvi, conformada por j√≥venes m√ļsicos estudiantes del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ. Todos estos muchachos dirigidos por el saxofonista David G√≥mez conforman un elenco de primera l√≠nea. La entrega en el escenario y el virtuosismo de los m√ļsicos es una impronta que marca su presentaci√≥n, en la primera noche, el emblem√°tico Iris Jazz Club. Otra cuesti√≥n de est√° agrupaci√≥n es que est√° integrada por tuneros y guantanameros, lo que posibilita una mirada m√°s amplia y disfunci√≥n del jazz en otras regiones del oriente cubano.

Otra alegr√≠a de esta 35 edici√≥n del Jazz Plaza, es la presencia de la Jazz Bad del Conservatorio ‚ÄúEsteban Salas‚ÄĚ, siendo la tercera agrupaci√≥n de este tipo que existe en el pa√≠s adem√°s de la que dirige el maestro y Premio Nacional de la M√ļsica Joaqu√≠n Betancourt, en La Habana, y la del joven director de orquesta Edel Almeida, en Holgu√≠n. La peculiaridad de la jazz Bad de Santiago es que est√° dirigida por Marcos Padres, un estudiante de tercer a√Īo de saxof√≥n y que en la pasada edici√≥n del Jojazz cosech√≥ sus primeros frutos obtenidos una menci√≥n en agrupaci√≥n de gran formato.

Por todo esto no se puede hablar sobre el desarrollo reciente del jazz en Santiago de Cuba sin tener en cuenta a los j√≥venes y sus grandes aportes al desarrollo del g√©nero en esta parte del pa√≠s. Ellos son la fuente de agua viva que siempre cubren espacios como este Festival u otros como el Jazznama de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y el Encuentro Amigos del Jazz que realiza la¬† secci√≥n de m√ļsica de la Uni√≥n de Escritores y Artistas. Y es por esta raz√≥n que el futuro del jazz est√° asegurado, para seguir alimentando en las futuras generaciones el buen gusto por la m√ļsica donde el g√©nero tambi√©n tiene un espacio ganado en el alma musical de Santiago de Cuba.



Joel James en la memoria

Todos los a√Īos enero sirve de homenaje y de fiesta para celebrar en la Casa del Caribe el coloquio Joel James in memorian, que re√ļne a importantes investigadores y creadores de Am√©rica Latina y el Caribe. El principal objetivo de este evento acad√©mico es recordar y reconocer los aportes a la cultura nacional de Joel James Figarola (La Habana, 1942-Santiago de Cuba, 2006).

[+]




Una Cuba de tradición

La ma√Īana del 3 de diciembre parece diferente en mi caminata hacia mi centro de trabajo. Mi cotidianeidad muestra c√≥digos pocos usuales y a la vez comunes que s√≥lo ocurren en este d√≠a del √ļltimo mes del a√Īo. Muchos vestidos de rojo y blanco, otros con girasoles, rosas, hojas de palmitas en la mano y una bolsas cargada de diferentes frutos.

Es v√≠speras del d√≠a de Santa B√°rbara, la realidad muestra los c√≥digos de la cultura popular. Muchos de estos hombres y mujeres que vi en mi camino ma√Īanero son portadores de la savia que nutre nuestra naci√≥n formada a lo largo de cinco siglos. Una gran parte de Cuba se levanta en un canto de celebraciones a una santa sincretizada con el dios Chang√≥.

En G√ľira sale una procesi√≥n de la capilla que construyeron un grupo de negros liderados por Ta Jos√©; el monse√Īor Armando Arencibia le edific√≥ un santuario devenido en nacional; en Sancti Sp√≠ritus le rinden tributo en un cabildo que se encuentra en el barrio de Jes√ļs Mar√≠a; en el municipio cienfueguero de Palmira salen detr√°s de su imagen cantando y bailando; y en Santiago de Cuba, desde la casa del Reinerio Obi Cola parte la procesi√≥n que transita por todo el centro de la ciudad. Muchas son las muestras de devoci√≥n hacia Santa B√°rbara en todo el archipi√©lago cubano, lo que permite afirmar que es una verdadera fiesta de la cultura popular tradicional.

El 17 de diciembre es el día de San Lázaro, el santo de mayor arraigo popular después de la Virgen de la Caridad del Cobre. En la noche del 16 muchos peregrinos realizan los actos más impresionantes de fe, como la autoflagelación y una caminata de más de dos kilómetros para llegar al poblado del Rincón, donde se encuentra el santuario nacional consagrado a esta figura de perros y muletas. En la década del 50 algunos periódicos de la época como El Diario de Cuba relataba en una crónica las diferentes acciones de devoción que realizaba el pueblo cubano y que se mantienen con igual fuerza hasta el día de hoy.

Estos ejemplos son la verdadera muestra de la construcci√≥n social de un legado que vive en el alma del pueblo cubano, s√≠mbolo de nuestra identidad nacional. El intelectual Joel James, uno de los grandes hombres de la cultura cubana siempre plante√≥ que mientras exista la cultura popular, habr√° Cuba, idea a la cual me sumo con la defensa cotidiana de estas manifestaciones que tienen el mismo valor que nuestra danza o m√ļsica que se presenta en los teatros m√°s importantes de la Isla y el mundo.

La cultura popular tradicional de Cuba constituye uno de los componentes de vital trascendencia para el desarrollo pleno de la nación, y por eso es importante proteger y conservar sus elementos más autóctonos. Además de evitar la contaminación con elementos mercantiles y seudofolcloristas.



Concurso de radio joven da su campanazo inicial

Antonio Lloga, figura imprescindible de la radio en Cuba, sigue siendo un paradigma para los j√≥venes radialistas que se re√ļnen en Santiago de Cuba en El Taller y Concurso Nacional de la Radio Joven que lleva su nombre.

En la conferencia de prensa efectuada en la Casa del Joven Creador de la conocida Ciudad Héroe se dieron todos los detalles de esta 29 edición, que se realizará desde hoy 18 hasta el día 22, y donde concursarán 28 obras.

En este evento cultural, adem√°s de la filial santiaguera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, se unen la Universidad de Oriente y las direcciones provinciales de la Radio y Cultura en este empe√Īo de ver a los j√≥venes radialistas realizar muchas de sus aspiraciones profesionales.

Tomada de radio Siboney.

El encuentro de este a√Īo est√° dedicado a los programas infantiles, los cuales muestran un d√©ficit en la radio difusi√≥n nacional. Discutir y polemizar acerca de esta realidad de la radio en Cuba ser√° el principal motivo de los encuentros te√≥ricos.

En la conferencia, Erick Pérez Martínez, vicepresidente de la AHS en Santiago de Cuba, y Gustavo Lloga, hijo de Antonio Lloga, detallaron los pormenores de esta edición, que se destaca por su amplio programa de conferencias, radioescuchas, presentaciones musicales, teatrales y exposiciones de artes visuales.

Tomada de radio Siboney.

Un momento emotivo fue la conversación de Gustavo Lloga sobre la influencia de la obra de su padre en los programas infantiles, entre los que destacan la creación del Noticiero Infantil, en 1968, donde se formaron importantes radialistas como Ado Sanz, Adelaida Pérez Hung, Mirelis Fonseca e Iliana Navarro.

El programa infantil La Edad de Oro de la emisora CMKC y su joven director Miguel Eduardo Hern√°ndez Vicet ser√°n los homenajeados como parte de la dedicatoria.

«Antonio Lloga in memorian‚ÄĚ contin√ļa siendo un espacio donde la creaci√≥n de los noveles radialistas en Cuba encuentran diferentes v√≠as para su realizaci√≥n personal.

Fundado en 1988 por los realizadores Silvio Fonseca, Eliades Acosta, Katiuska Ramos, Jos√© Esti√ļ, Sergio Mart√≠nez, Tamara Tong y la familia Lloga Dom√≠nguez, entre otros, el ‚ÄúLloga in memoriam‚ÄĚ constituye el evento radiof√≥nico de mayor trascendencia para los j√≥venes realizadores del pa√≠s menores de 35 a√Īos, sean o no miembros de la AHS.



Yo, crítico

La crítica es el duro camino de polémica y la confrontación de diversos criterios. Otra visión es el análisis de los fenómenos y el desmontaje de los elementos técnicos y conceptuales de cualquier hecho cultural.

A lo largo de la historia la crítica del arte ha sido una importante herramienta para establecer cánones y legitimar los nuevos caminos de creadores en pos de establecer jerarquías culturales.

En el pasado Congreso de la UNEAC parte de los debates estuvieron centrados en el papel de la cr√≠tica art√≠stica como parte del desarrollo de los entornos culturales en Cuba. Un importante comentario en dicho c√≥nclave de la vanguardia de los artistas y escritores cubanos fue el de Jorge N√ļ√Īez, presidente de la UNEAC en el territorio m√°s oriental de Cuba. √Čl se√Īalaba el dif√≠cil papel del cr√≠tico, ‚Äúquien camina en una cuerda floja‚ÄĚ, porque la instituci√≥n cultural as√≠ como el creador cuando son objetos de una cr√≠tica, ‚Äúno siempre favorable‚ÄĚ, enfila los ca√Īones hacia el cr√≠tico.

Esta situación es más compleja cuando el representante de una institución cultural hace todo lo posible por desmontar los criterios adversos ejercidos por el crítico. En la mayoría de los casos muchos profesionales optan por no continuar ejerciendo el universo polémico dando paso a malas prácticas culturales y al ejercicio errado de la política cultural.

A partir de la experiencia adquirida ejerciendo la cr√≠tica art√≠stica fuera de los predios habaneros, podemos afirmar que las situaciones pol√©micas son a√ļn m√°s grandes. Los directivos culturales tienden a colgarte cartelitos que se convierten en terrenos minados frente a otras instituciones y creadores, lo que te convierte en enemigo p√ļblico n√ļmero uno.

En el libro del Doctor en Ciencias Eduardo Morales, P√≥lemos cr√≠ticos, donde este prominente profesor y cr√≠tico de arte hace un excelente an√°lisis del ejercicio de la cr√≠tica de arte y cultural en Cuba, podemos comprobar a trav√©s de sus p√°ginas lo carente que se encuentra el ejercicio del criterio en el √°mbito nacional. En el mismo, Morales plantea lo importante que es poner en crisis la obra de arte, cuesti√≥n que no es muy com√ļn m√°s all√° de las redes sociales.

Muchos no entienden que en la medida en que los medios oficiales dejen aristas en blanco, los llamados alternativos van conquistando terreno. Esto se puede ver a partir de los interesantes an√°lisis que a cada rato se leen en las redes sociales y que en ocasiones edulcoran la realidad.

Se pide la crítica, pero muchos medios no ven con buenos ojos este ejercicio. La gran mayoría del periodismo cultural cubano solo se basa en informar y describir los hechos de la cultura artística literaria.

Aprender que el √ļnico camino de la cr√≠tica es se√Īalar, polemizar, poner en crisis la obra, adem√°s de acompa√Īar los procesos art√≠sticos, hubiese ahorrado no pocos tropiezos en la aplicaci√≥n de la pol√≠tica cultural. Buscarse problemas por ejercer una cr√≠tica y sostenerla, es la segunda parte del camino.

En este √ļltimo punto debemos aprender de la obra de Rufo Caballero, quien en m√°s de una ocasi√≥n recibi√≥ fuertes presiones por sus cr√≠ticas y quien nunca cedi√≥ a otro camino que no fuera el de seguir ejerciendo su profesi√≥n.

Por este empe√Īo, es que muchos lo recordamos, am√©n de que existen otros muy buenos cr√≠ticos, que consecuentemente siguen ejerciendo la pol√©mica. Por eso, Yo, cr√≠tico, sigue caminando por las calles pidiendo a gritos una mayor representatividad en la participaci√≥n activa de los fen√≥menos contempor√°neos de la cultura cubana. Tal vez, despu√©s de colocar a la cr√≠tica y a los cr√≠ticos en el lugar que le corresponde, muchas zonas oscuras de nuestro entorno sociocultural se meng√ľen o desaparezcan.