Tamara Rendón Portelles


El arte de salvar la comunidad

Muchas veces la conciencia entra por los ojos. Sobre todo, en tiempos de pandemia, la comunicación visual ha sido clave para transmitir autocuidado, responsabilidad individual y colectiva, percepción del riesgo.

El Instituto Superior de Diseño (ISDi) se ha enrolado en este combate sanitario –también comunicativo y artístico- por la vida. Sus estudiantes y profesores crearon las más disímiles formas de decir: #QuédateEnCasa.

Gabriel Villar

Del espíritu creador “isdiano”, de la necesidad de expresión por la acción unida, de la gratitud a la heroicidad médica y ciudadana, nacieron desde estudiantes y profesores las más disímiles visualidades de la Cuba que salva.

Tras dos años de desvelos médicos por la COVID-19, también de diseñadores, se expone hasta este 10 de noviembre en la Casa de Cultura de Centro Habana “Joseíto Fernández”, una muestra de carteles que grafican esas ojeras artísticas para mover el pensamiento y la conducta social bajo una premisa martiana: “El arte de salvar”.

Eviel Ramos Pérez

“El ISDi durante el período de pandemia ha mantenido un vínculo estrecho con sus estudiantes. En todo este tiempo, la sensibilidad y participación de los muchachos y los deseos de ayudar, de comunicar, de informar, de aportar desde lo que saben hacer: el diseño, fue muy útil e importante. Nació de ellos generar piezas de comunicación con la temática de quedarse en casa, con el tema de la ciencia y que Cuba salva.

Alejandra Hernández

“Los estudiantes son nuestra razón de ser, son la vida del instituto, gracias a su implicación, su sensibilidad y sus ganas de hacer por el ISDi, por el diseño y por el país, fue posible ilustrar y comunicar muchas de las cosas que se expusieron durante la pandemia en diferentes medios, para tratar de sensibilizar a la población sobre la necesidad de informarse y cuidarse de esta pandemia”, cuenta la profesora MsC. Maite Fundora Iglesias, quien tiene a su cargo la curaduría de la exposición, junto al DrC. Ernesto Fernández.

Maite Fundora Iglesias

“El trabajo fue completamente espontáneo, los estudiantes empezaron a preguntar qué podían hacer, cómo podían ser útiles, muchos fueron a centros de aislamientos, entregas de comida a personas vulnerables, y con los carteles empezó un grupo y en menos de una semana todo el ISDi de manera voluntaria se fue sumando y desarrollando productos comunicativos para las redes, banners, animaciones, con diferentes temáticas sobre la pandemia. No fue una asignatura, no fue una convocatoria institucional, nació de los estudiantes, de su necesidad de ser útiles y eso a los profesores nos llena de orgullo y satisfacción”.

Yarisleiry Marante

La estudiante Patricia Suárez, comenta: “El objetivo del cartel fue dirigirlo a un público más joven como los milenials para así concientizar a este sector de la población. Me basé en el juego de Pac Man, que es muy conocido dentro de este público, haciendo una analogía entre la forma del juego y la situación pandémica. Se crea una empatía entre el público que ha jugado y el cartel. El diseño gráfico ha sido importantísimo dentro de la situación actual porque es una vía de comunicación y persuasión directa con la población, no solo apoyado por la cartelística, sino que se han desarrollado infografías, audiovisuales y campañas de bien público como las de vacunación”.

“Mi cartel es una representación de la curva de crecimiento de casos por Covid-19 y aporta una solución para controlar la propagación de los casos: quedarse en casa. Me inspiré en la poca importancia que las personas le estaban dando al hecho de mantenerse en sus viviendas e intenté buscar una forma de representar los beneficios de mantenernos en nuestros hogares para evitar la propagación del virus”, explica Alejandra Hernández.

Camila Azcuy

Por su parte, Dayan Blanco, señala que quiso representar el contexto social en tan difíciles tiempos, “en especial cómo tuvimos que adaptarnos a una nueva realidad dentro del hogar, donde mantener los lazos con nuestros familiares y amigos se tornaba complejo en la distancia. 
Estuve inspirado en mi propia experiencia y en la de mis amigos más cercanos, donde tuvimos que buscar nuevas formas de divertirnos y mantenernos activos para disimular el miedo tan fuerte a contagiarnos que nos invadía. Recuerdo en boom de los challenge en las redes sociales que nos robaban la atención de todos, las conversaciones a gritos entre mis vecinos para poder comunicarse sin visitar las casas de unos a los otros, de cómo las responsabilidades de cuidarnos y cuidar a nuestros familiares era cada vez mayor. El diseño gráfico fue una de las principales herramientas que nos hizo entender la compleja situación que estábamos atravesando, de aprender sobre un tema que era nuevo para todos y de responsabilizarnos sobre las graves consecuencias que podían traer consigo el incumplimiento de las medidas establecidas”.

Alejandro Escobar

Evelio de la Sota, apunta que su obra “conceptualmente trata de acercar el mensaje principal de la campaña al público, vinculándolo con las redes sociales (específicamente Facebook), herramientas muy conocidas y usadas por la sociedad en este siglo. Básicamente era hacer llegar una idea trabajada en el momento de una forma novedosa. Se usan pocos recursos gráficos, tratando de que la información llegue a las personas de una manera más rápida. Los signos que se emplean pretenden comunicar el carácter positivo del objetivo de la campaña, que fue persuadir a la sociedad para que se cumpliera con las medidas establecidas en el combate contra la pandemia que azota al mundo. El diseño ha ayudado a embellecer, a ofrecerle una identidad e impulsar toda la lucha contra la Covid -19, que aún no termina”.

Rocío Ruiz

“En un momento de tanta sensibilidad a nivel mundial con la pandemia, donde los médicos de nuestro país estaban ejerciendo una labor tan humana de ayuda internacional, quise resaltar la figura de estos profesional y establecer un paralelo entre su quehacer y la figura de un superhéroe. Y es que, atentos desde el primer llamado de la Patria, los galenos cubanos emergieron «al rescate» en un contexto de temor, preocupación y desconocimiento con respecto a la enfermedad; razón por la que, a mis ojos, tenían tanto impacto y poder como los clásicos personajes de la historieta y cinematografía”, confiesa María Paula Lista Jorge.

Sabrina Gutiérrez

 A Sabrina Gutiérrez también la inspiró “la labor de los médicos cubanos, siempre demostrando el humanismo y la solidaridad en situaciones sanitarias graves. Muchos profesionales del diseño y estudiantes (o no) han aprovechado la nueva modalidad online para demostrar su apoyo al mundo con respecto a este tema, mostrar infografías, spots publicitarios, etc. para educar a los otros y hacer un bien, es la mejor satisfacción que se puede sentir en este campo”.

 

Dayan Blanco

 

Igual musa tuvo Rocio Ruíz Rodríguez: “Mis obras fueron inspiradas en la ayuda humanitaria que brinda el personal de la salud y las instituciones gubernamentales no solo a nivel nacional, sino también internacional, entregando sus almas y vida a todo aquel que lo necesite, por ello lo representé con el corazón unido morfológicamente a las manos en señal de respaldo, así como el rol que juega la población apoyando en las labores sociales y ayudando a disminuir la propagación. En otro cartel, el cuidado individual y colectivo se traduce en una reinterpretación gráfica de la sombrilla, haciendo función de los hogares, utilizando elementos visuales universales que hagan llegar a todo el público la necesidad cumplir con las medidas sanitarias para mantener a salvo a familiares y amigos”.

María Paula Lista

“El motivo principal por el que realicé este cartel fue para aportar, desde mi profesión, mi granito de arena. Ver la situación en la que se tornaba el mundo a raíz de la pandemia me hizo pensar que no podíamos quedarnos de brazos cruzados. Mirar a mi alrededor, observar la nueva realidad, el comportamiento de las personas, las nuevas costumbres y rutinas fue lo que realmente inspiró mi obra”, acota Camila Azcuy.

Frank E. Cala

Similar inspiración tuvo Yarisleiry Marante Arias: “el deseo de contribuir en algo desde mi posición de estudiante de diseño de Comunicación Visual, mostrando lo que yo veía, la gran indisciplina social. El diseño gráfico ha ayudado en la pandemia manteniendo informada a la población, motivándola a cumplir con las medidas y siendo también un medio de distracción en un tiempo en el que todos estábamos muy sensibles y con ansias de volver a la normalidad”.

La síntesis, las analogías y evocaciones sobresalen en esta muestra al alcance de la comunidad, donde no hay dudas de que el arte joven también salva.

Patricia Suárez


Convoca ICAIC a concurso por un cine inclusivo

Los colores y sabores de la inclusión son muchos más que los binarios “Fresa y Chocolate”, emblemática obra cinematográfica contra la homofobia de la sociedad cubana, metáfora por excelencia de los esquemáticos roles de género en que se hegemoniza la sexualidad y la vida.    

Han pasado casi tres décadas desde que Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío contaron aquella amistad desprejuiciada entre David y Diego, símbolos de la comprensión, del respeto y los derechos para todas las personas. Desde entonces, la producción cinematográfica nacional  ha mostrado en diferentes momentos ese rostro discriminatorio de familias y barrios cubanos, como Lista de espera (2000, Juan Carlos Tabío), Barrio Cuba (2005, Humberto Solás), Vestido de novia  (2014, Marilyn Solaya), Fátima (2014, Jorge Perugorría), entre otras.

A las puertas de la consulta popular sobre el anteproyecto del Código de las Familias para luego llevarlo a referendo, el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (ICAIC) convoca a un concurso de cortometrajes que enfoque el lente en la lucha por la igualdad, la no discriminación y los derechos de los colectivos  LGBTIQ+, asumiendo que “el cine puede y debe constituir un llamado a la conciencia y contribuir a liquidar la ignorancia, a dilucidar problemas y a plantear, dramática y contemporáneamente, los grandes conflictos de la humanidad”.

La convocatoria subraya el hecho de que acabar con las discriminaciones por razones de orientación sexual e identidad de género son metas que comprometen toda la Agenda 2030 de la ONU y su proscripción explícita en la Constitución cubana (artículo 42).

“Promover mediante el cine la ruptura con los patrones sociales que consolidan brechas de desigualdad por motivos de identidad de género y orientación sexual, así como visibilizar las formas de reproducción de estas discriminaciones presentes en el entramado social”, emergen como objetivos de este concurso.

De esta forma, el ICAIC estimula a crear cortometrajes documentales y de ficción, que aborden la lucha por los derechos de las personas LGBTIQ+, reflejen la importancia de la igualdad efectiva en aras de alcanzar la justicia social, así como los mecanismos recurridos a nivel personal, colectivo e institucional para lograrla, señala el texto.

Entre los requisitos para participantes figura la inscripción en el Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico en la figura de Producción y/o Dirección; o los Colectivos de Creación Audiovisual y Cinematográficos. El material puede tener una duración de hasta 15 minutos.

Documentos requeridos:

  1. a) Sinopsis (máximo 1 cuartilla)
  2. b) Última versión del guion y/o escaleta (esta última en caso de ser un proyecto documental)
  3. c) Propuesta estética (máximo 1 cuartilla)
  4. d) Fotocopia del carnet del Registro del Creador Audiovisual y Cinematográfico o Resolución de creación del Colectivo.
  5. e) Contactos del concursante (nombre completo, correo electrónico, teléfono)

Calendario

Si eres joven cineasta y te interesa captar estas problemáticas en torno a la diversidad sexual, puedes enviar tu proyecto al siguiente correo electrónico: convocatoriainclusion2021@gmail.com

Cineastas, intelectuales y especialistas en el tema conformarán el jurado, compuesto de modo impar, quienes evaluarán las propuestas presentadas atendiendo a:

– La calidad artística del proyecto y su factibilidad para convertirse en una obra audiovisual y cinematográfica.

– La complejidad y transversalidad con la que es abordada la lucha por la igualdad y la no discriminación de las personas LGBTIQ+

– Las condiciones para la realización del proyecto en la actual situación epidemiológica del país debido a la Covid-19.

El plazo de admisión vence el 12 de noviembre de 2021 y la decisión del jurado se publicará el 6 de diciembre de este año.  Como premio, los 5 proyectos que resulten escogidos, entre cortometrajes de ficción o documental, contarán con financiamiento del ICAIC para su realización.

 

 

 



Musas para la cultura comunitaria

En era de pandemia, el micrófono que antes daba voz a los artistas, ahora amplifica medidas de prevención desde la radio-base. Para la Casa de Cultura “Justo Vega” del municipio capitalino de Arroyo Naranjo, la comunidad es su prioridad y fuente de inspiración. “Ahora el arte está al servicio de la salud”, afirma su directora Susel Velázquez Palacios.

Esta institución cultural ha buscado alternativas en el entorno digital, como la realización de videos didácticos de las diferentes manifestaciones artísticas para publicarlos en redes sociales, accesibles para cualquier persona con un lenguaje comprensible.

“Hemos realizado concursos y exposiciones virtuales. Las nuevas tecnologías son importantes para el desarrollo y la viabilidad del trabajo cultural. Ese es uno de los aportes que esperamos del proyecto de colaboración internacional ‘La casa de todos’, financiado por la Agencia Italiana de Cooperación al Desarrollo (AICS), la ONG ARCS- Cultura Solidaria y el Fondo Bilateral Italia-Cuba, que beneficiará también a las Casas de Cultura del Cotorro y Centro Habana. Igualmente, dará una posibilidad de crear mayores capacidades institucionales que impacten todo nuestro modo de hacer, como formadores y hacedores culturales.

“Contempla la preparación del personal, lo que nos va a permitir ampliar los servicios y brindar propuestas culturales y docentes con mayor calidad según  las necesidades y aspiraciones de todos los segmentos de públicos en el municipio”, subrayó Velázquez Palacios.

El estudio del consumo sociocultural se inscribe dentro del proyecto, que -sin dudas-, potenciará la labor a favor del desarrollo cultural y comunitario que cultiva el centro desde 1988, cuando desterró la tristeza de la antigua funeraria, para repartir alegrías, amor por la vida y crecimiento espiritual, de sus pobladores y también del colectivo.

El amor por el arte y el compromiso de sus trabajadores con la obra cultural inclusiva de la Revolución sustenta el trabajo de este centro: “Soy ingeniero industrial y cuando me jubilé, empecé a trabajar aquí. Encontré un mundo nuevo: las artes. Me ha motivado aprender la guitarra, he pasado diferentes cursos, uno nunca termina de aprender. Esta casa la siento como mía. Hay quien piensa que con la jubilación se termina la vida, pero este lugar me permitió empezar otra vez”, confiesa el administrador José Grizzel Aguirre.

El arte local llega a todos a través de las Casas de Cultura Comunales: “Carlos Enríquez” en Managua, “13 de agosto” en  el Reparto Eléctrico y “José Antonio Méndez” en Los Pinos, asesoradas por la Casa de Cultura Municipal.

“De este modo, podemos gestionar la política cultural de la nación, a partir del asesoramiento técnico y metodológico y la concreción de los procesos culturales comunitarios desde la apreciación, creación y promoción  artística y literaria, el fortalecimiento del Movimiento de Artistas Aficionados, así como la salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial”, explica la joven directiva de 32 años, integrante de la Brigada José Martí de Instructores de Arte (BJM).

“El instructor de arte es un ser que tiene mucha sensibilidad, hemos aprendido con el trabajo comunitario, cómo llegar a ese niño o niña, al adulto mayor, a los diferentes grupos etáreos. En este municipio, más del 24%, por ciento de la población es de la tercera edad, por lo que es imprescindible trazar acciones estratégicas, donde se tengan en cuenta las necesidades espirituales de este grupo etario y así influir en su bienestar”, detalla Susel.

“Como soy de la BJM, me resulta más fácil asesorar en la metodología a los instructores que están en las escuelas. La maestría me ha aportado mucho a encausar los procesos desde la enseñanza, la didáctica y a diseñar programas”, comenta la subdirectora técnica Jailín Aguilera Martínez.

Mi verso es un monte, y es

Aunque Arroyo Naranjo está urbanizado en su región norte, cuenta con extensas zonas rurales, donde se ubican el Parque Lenin, el Jardín Botánico Nacional y Expo-Cuba. Abundan las UBPC, cooperativas, fincas de cultivos, organopónicos, huertos intensivos y granjas pecuarias. No sorprende que el género campesino sobresalga entre las tendencias culturales del territorio, a las que se han sumado la música tradicional popular cubana, la música folclórica afrocubana y otros ritmos contemporáneos, como el rap.

No obstante, de la popularidad de géneros actuales, la preservación de nuestras auténticas raíces campesinas emerge como propósito de trabajo del centro, que rinde homenaje todos los años al Caballero de la Décima en Cuba, Justo Vega, quien vivió en esa localidad y cuyo nombre honra la institución.

“Nuestra familia está muy agradecida de los trabajadores de la Casa de Cultura, que, junto a nosotros, se sienten comprometidos con el legado de mi abuelo, colocaron un busto de él, recuerdan los aniversarios de nacimiento y fallecimiento, me sugirieron una asesora literaria para escribir un libro sobre su vida, que se publicó en Francia y esperamos hacerlo en Cuba, cuando pase esta pandemia”, cuenta su nieta Raisa Casuso Vega.  

“Trabajamos en la salvaguardia del patrimonio material vivo para mantener las tradiciones culturales del territorio. La zona de Santa Amalia dio importantes músicos, como Chucho Valdés. Tenemos gran tradición literaria, por ejemplo, aquí vivió Eliseo Diego, entre otros”, acota la historiadora Dulce M. Suárez Sotomayor.

Arte soy entre las artes

Alrededor de 16 eventos anuales de las diversas manifestaciones artísticas marcan el quehacer de esta Casa, entre ellos: los Festivales Municipales “La Canción de Oro”, de la Canción Patriótica “Cuba que linda es Cuba”, de “Coros y Cantorías”, así como de “Costumbres y Tradiciones Habaneras” por el aniversario de fundación de la villa. También se destacan el Encuentro Municipal de “Creadores Literarios jóvenes y adultos”, el Concurso de Escultura “José Fowler in memoriam”, el Concurso Municipal “Alianza Artesanal” de manualidades y el Evento Teórico “Barbarito Díez in Memoriam”, con carácter bianual, en aras de preservar el danzón y el baile en parejas.

Además, figuran las peñas fijas, como “Recordar”, para el adulto mayor, las peñas campesinas en homenaje a Justo Vega,  “A puro guateque” con el grupo Palmas y Cañas,  “El Güije y sus amigos” para público infantil, “La peña del Danzón”, donde participan adultos, pero también adolescentes y jóvenes,  la peña del teatro  “Play Back”, que consiste en hacer una puesta  en escena según el tema que proponga el público en el espectáculo. También se desarrolla una peña de rap para la juventud, auspiciada por la Agencia Cubana de Rap. En danza, sobresale “Baila conmigo” y la peña “Encuentro”, donde la BJM muestra su quehacer.

 “La Casa de la Cultura me ha dado muchos deseos de hacer, empecé como aficionada en música. En el 2004, trabajando en la recepción, me preguntaron si estaba interesada en el teatro, llegué a hacer el personaje principal de Pipas Medias Largas con el proyecto teatral que dirigía Lenin Hernández, nos movíamos a escuelas, teatros, a Expocuba. Del 2006 al 2014 estuve en el grupo “Kikititiritiando” de Ángel Kike Díaz, hicimos funciones en la Sala Llauradó, en programas de televisión. Actualmente, canto en varias peñas. Me estimula mucho el público y aplico la técnica del feeling que le da mucha vida a la canción”, explica Alina Leonard Pérez, artista aficionada y recepcionista de la institución.

Un proyecto que desborda muros institucionales es Cascabelito, integrado por 60 niños, merecedor del Premio Nacional de Cultura Comunitaria, la condición de “La gitana tropical” y el sello “60 aniversario del INDER”. “Cascabelito ha recibido reconocimientos en festivales de coro, incluso nacionales de “Cantándole al Sol” por el alto nivel técnico y los arreglos musicales para niños. La Casa de Cultura siempre nos ha apoyado”, relata Abel Ramos Rodríguez, compositor, autor de obras que han quedado en el repertorio de música infantil cubano, como “Para despertar la mañana” y “Homenaje a la Guantanamera”, nominada a un Grammy Latino.  

“Hicimos un disco con la EGREM con 14 canciones de Cascabelito, que estuvo nominado al Cubadisco en el 2008. En el proyecto le damos espacio a todo el que quiera participar. El trabajo comunitario es cardinal porque llevamos el arte allí, a donde está la viejita con su bastón, la embarazada. Mis hijos han crecido en el coro, que tiene la misma edad de la niña, 22 años”.

“He visto el trabajo de instructores de arte y eso me ha inspirado, ver cómo ha impactado en la vida de muchos niños y en la mía, ver cómo la cultura puede transformar a una comunidad. Eso contribuyó a mi formación, estudié Educación artística en el pedagógico Varona, igual que mi padre, y decidí hacer eso mismo en la vida de otras personas. Más allá de la técnica, el coro enseña a trabajar en equipo, cómo ser amigo y, sobre todo, los valores estéticos y éticos, como el compañerismo, el amor por el otro, creo que cada niño y cada familia es lo que recibe”, revela Saviella Ramos, quien imparte Dirección Coral en la Escuela de Instructores de Arte “para instruir en la cubanía y el buen arte”.

Por su parte, Sabiel Ramos rememora su infancia entre ensayos, actividades y fiestas populares, así como el premio obtenido en el Festival Cantándole al Sol del 2015 con un tema de su papá: “El niño arriero”.

Esculpiendo la Revolución

El escultor Osvaldo Llins Díaz no puede evitar la emoción que humedece sus ojos: “Llevo 41 años en las Casas de Cultura y de ellos, 39 aquí. Desde 1985 fundé el proyecto José Fowler, el maestro escultor de San Alejandro que me dio todas las técnicas de la escultura. Mi objetivo es promover a las nuevas generaciones, para que no pasen por lo que yo viví en el capitalismo y sean artistas revolucionarios. He expuesto en esta Casa, en la galería de arte del municipio Her-Car, en la biblioteca Manuel Cofiño, los museos, etc. Soy miembro de la UNEAC y de la ACCA. Vivo agradecido de la Revolución, como negro y como pobre”.

No es de extrañar, la inclusión siempre ha sido una premisa de la cultura cubana revolucionaria, que encuentra concreción en el quehacer de esta casa, inspirada en los valores más autóctonos de sus comunidades.  

 

  1.  


Reto fotográfico: Donde ganan los derechos

Estudiantes universitarios de carreras médicas merecieron los premios al arte de fotografiar sus derechos, como parte del reto de la Red de Jóvenes por la Salud y los Derechos Sexuales y el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex) en redes sociales.

Luces, contrastes, composiciones y creatividad juvenil en función de concientizar en torno a las decisiones libres, autónomas e informadas sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad, la libertad para establecer nuestras relaciones íntimas y socio-afectivas,  el respeto a nuestra privacidad e intimidad, el derecho a la Educación Integral de la Sexualidad, a la vida, a la integridad física, psicológica y sexual.

Las obras de mayor originalidad y número de reacciones fueron:

  1. Adrian Saborit Rodríguez, estudiante de 3er año de Medicina de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (113 reacciones y 11 comentarios).
  2.  
  3. Ana Karla Lay Franchi, estudiante de 1er año de Medicina de la Universidad de Ciencias Médicas de La Habana (94 reacciones y 24 comentarios).
  4.  
  5. Lismely Viera Chang y Amanda Rachel Baffi Mendoza, estudiantes de 1er año de Estomatología de la Universidad de Ciencias Médicas de Sancti Spíritus (59 reacciones y 6 comentarios).

Las felicitaciones a quienes obtuvieron reconocimientos y a participantes en general, pues los mayores ganadores son nuestros derechos.

 

 



En concierto: Luna Manzanares y Nube Roja dan like a sus derechos

  1. ¿Cómo reaccionan Luna Manzanares y Nube Roja a sus/tus/nuestros derechos sexuales? ¡Con un like! Este 4 de septiembre esperan también tus reacciones en el concierto online que será transmitido en directo a las 2:00 P.M. por la página de Facebook del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), a propósito del Día Mundial de la Salud Sexual.
  2. “Para que en el ciberespacio no haya más acoso, no haya más violencia de género, no haya más maltrato, pues yo le doy like al uso correcto de las redes sociales”, dijo en un video promocional el músico Anthuan Perugorría, uno de los dos fundadores de la joven y ya popular banda de pop, “marcada por la incorporación de algunas variantes rítmicas que definieron este estilo en el pasado, así como su mezcla con géneros como el funk, el rock and roll, el jazz y la música electrónica”.
    “Vivir sin violencia también forma parte de nuestros derechos sexuales y reproductivos. Yo le doy like a la información y a la educación, que nos permite decidir por nosotras mismas”, acota Melanie Lavastida, cantante de esta agrupación.
  3.  
  4. El músico Lázaro Peña, el otro creador de Nube Roja en 2013, confiesa: “Tuve siempre la confianza y la franqueza para hablar con mis padres sobre mi sexualidad y esto me ha preparado para educar a mis dos hijos, por eso yo le doy like a la crianza que nos enseña para la vida”.
  5. “Como padres debemos inclinarnos hacia este tipo de educación para que nuestros hijos puedan disfrutar de un mundo más bonito”, cree la talentosa cantautora Luna Manzanares, merecedora de varios galardones: Premio Cubadisco 2017 en la categoría de Espectáculo Musical en Vivo, Distinción por la Cultura Nacional en ese mismo año y la Orden de las Artes y las Letras de Francia, en el grado de Caballero, distinción honorífica concedida por el Ministerio de Cultura de ese país.
  6. Los artistas anunciaron el estreno del tema “Baby I love you” en este concierto en línea que se incluye en el programa de actividades por la fecha, dedicada este año a la salud sexual en el mundo digital.


Derechos con flash

¿Alguna vez has captado tus derechos en una foto? ¡La Red de Jóvenes por la Salud y los Derechos Sexuales te retan!

Se trata de una iniciativa para celebrar el Día Mundial de la Salud Sexual, de conjunto con el Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).
Entre los requisitos sobresalen: No se admiten selfies, debes postear tu fotografía este 4 de septiembre y usar las siguientes etiquetas: #FEUPorLosDerechosSexuales, #Cenesex, #DMSS ,#DaleLikeATusDerechos, #RedDeJóvenesPorLaSaludSexualYLosDerechosSexuales.

Además, se requiere copiar el enlace de tu publicación de Facebook y publicarlo en el grupo de Telegram: https://t.me/dale_like_a_tus_derechos

De acuerdo con el reto promovido en las redes sociales del Cenesex, se premiarán las tres publicaciones más originales y con mayor cantidad de reacciones.

Las instantáneas pueden reflejar los siguientes temas:
-Derecho a decidir de forma libre, autónoma e informada, sobre nuestro cuerpo y nuestra sexualidad.
– Derecho a decidir libremente con quién o quiénes relacionarnos afectiva, erótica y socialmente.
– Derecho a que se respete nuestra privacidad e intimidad y se resguarde confidencialmente nuestra información personal.
– Derecho a la vida, a la integridad física, psicológica y sexual.
– Derecho a la Educación Integral de la Sexualidad.
Tus derechos son memorables: ¡Haz que sean luz!