Rodrigo García Garcés


Oscar Sánchez y La Borracha no toleran la intolerancia

En la noche del pasado 28 de enero, y durante las habituales conmemoraciones para honrar la figura de José Martí, el artista Oscar Sánchez hizo su homenaje al Apóstol en el Café Barquito de la Asociación Hermanos Saíz, en Ciego de Ávila. La confluencia en el lugar, de una cultura gustosa de la música bohemia en vivo, que se esparce por cada rincón y apetece la trova hasta las más tardías horas; no podía ser más acertada cuando trajese a la vida una colaboración entre el artista y sus fans, quienes, sin experiencia profesional en el asunto, le propiciarían al músico su nuevo clip promocional.

Oscar Sánchez, en concierto. Café Barquito de la AHS en Ciego de Ávila, noche del 28 de enero. Foto cortesía de Daikel Fernández

Según Daikel Fernández, su productor en jefe «Se puede observar en youtube desde el día 31 de enero el clip «Borracha», tema del autor. El producto fue realizado sin conocimiento técnico ni teórico alguno». Aun así, el uso de técnicas cinematográficas, casi sin querer, se evidencia. Es el caso de pequeños planos secuencia para perseguir a la Borracha, que se hace acompañar de la técnica cámara en mano, y aumenta el realismo con el uso en postproducción de efectos de vértigo para aludir al estado de embriaguez. Las escenas filmadas encima de la escultura en forma de elefante del avileño Maykel Mena, evidencian unos cortos travellings en arco, apoyados por la aceleración de imágenes en postproducción, más las extrañas coloraciones que cobra el cielo muestran al espectador un efecto psicodélico.

Daikel, quien ofició como camarógrafo y editor del producto, narra: «Estaba compartiendo con dos amigas y Oscar Sánchez en el Don Ávila» ––bar ubicado en las cercanías del Parque Martí de ciudad de Ciego de Ávila––, «entonces surgió la idea. Una explosión de emoción nos impulsó a ir corriendo a mi casa y recoger los sombreros y una cámara fotográfica Olympus y un celular Huawei, con cámaras de 12 y 13 megapíxeles, respectivamente; apoyados por un palo selfi, dos sombreros y un casco; fue todo lo necesario para la acción.

Escenario: Artesanía ¨El Elefante¨, en parque de la ciudad Ciego de Ávila, de izquierda a derecha, Oscar Sánchez, Yexik Domenech, Daikel Fernández. Foto cortesía de Dalgis Pérez.

«Llegar al parque de la ciudad y comenzar a filmar mientras caminaba a Yexik Domenech ––quien serviría de modelo para el clip–– fue el inicio de todo». Yexik, de 20 años, pasó el rato caminando de aquí hacia allá repitiendo tomas, con su naturalidad fotogénica, subiendo y bajando de la escultura de chatarra, que ejerció de escenario fundamental. Como dice Daikel: «Fuimos a divertirnos», pero no quita lo agotador que puede ser el proceso; Dalgis Pérez, de tan solo 15 años, pero fanática hasta los huesos del trovador, cargó, enfocó y filmó con su celular y palo selfi cada imagen que su productor general necesitó de apoyo.

El audio fue el resultado de la grabación en vivo de dos celulares y el propio de la cámara, en el lugar de la filmación. «Los audios de los tres dispositivos fueron ecualizados. Cada audio por si solo se escuchaba mediocre pero los tres juntos ofrecieron, al menos, un mejor resultado. Luego, se le agregó un poco de efecto Reverberación, el cual simula la estadía dentro de una cueva. Todo el proceso fue llevado a cabo con la herramienta Sony Vega, con la cual se hizo el proceso de edición multimedia de inicio a fin, que contó con apenas unos cambios de color en el cielo, acelerados movimientos, efectos de mareo y tratamiento del sonido». Daikel, que con estos temas ya acumula algo de experiencia, gracias a su interés en el ámbito youtubero, con su canal La Intolerancia no la toleramos (LINTL) fue el encargado de generar el finalizado producto.

La intolerancia no la toleramos. Diseño: Daikel Fernández.

El clip ya contaba con una historia predecesora, cuenta Daikel que conoció a «Oscar hace como dos años en un Longina. Como un año después, se encontraba en Ciego de Ávila como invitado de una peña local para ofrecer un concierto y un amigo en común nos brindó la posibilidad de conocernos personalmente». El mismo día de su encuentro, en el bulevar avileño, surgió una entrevista que cuelga en el canal en youtube, la cual cuenta con unas 280 vistas. El nuevo clip, realizado y finalizado el 29 de enero y publicado al día siguiente, ya el 4 de febrero contaba con mas vistas que su primera colaboración, 312 para ser exactos.

Daikel enseñó el producto a Oscar «y me dio luz verde para subirlo». Todo esto demuestra que, a pesar de la fatalidad geográfica y la carencia de diversidad cultural en potencia de la provincia respecto a sus vecinas, en Ciego de Ávila hay diamantes en bruto.



Otra cruzada de nuevas estrofas

Con nuevas estrofas, la AHS en Ciego de Ávila propone un final para el primer mes de un nuevo año. Abanderándose a un evento que no se celebrará como se quiso, pero se hará. Teniendo su fin, la primera jornada anual de fiesta entre música y letras, Estrofa Nueva, en plena celebración de otro aniversario del natalicio de nuestro héroe nacional José Martí. Lo que se pensó como una gran Gira de Poetas y Trovadores, por cuestiones ajenas a la institución, se vio condensado entre los días 26 y 28, con igual o más ganas.

Será sede el Café Barquito de la Asociación en Ciego de Ávila de las estrofas y los versos. Cuenta con una plantilla de escritores entre los que aparecen Heriberto Machado, Masiel Mateos, Leonel Maitel, Claudette Betancourt e Iracema Díaz, entre otros, así como grupos y solistas de trovadorescas obras como Mestizaje y Oscar Sánchez, respectivamente. Este último, ofreciendo un cierre muy esperado por el joven público, alternativo, avileño, en las ya tardías horas del día 28 de enero.

La quijotesca gira antes planificada hubiese sido un atrevimiento a lo grande. Quien pudo presenciar el pasado Siguiendo la Trocha, sería capaz de afirmar que es tarea de cruzados mantenerse en pie por una semana de trabajo que pareciese más larga que de costumbre. A la llegada de los asociados al municipio último, Morón, el agotamiento en sus rostros era inocultable, pero como buenos guerrilleros artísticos tenían sus corazones rebosados de alegría. De ahí que esta propuesta de 10 días ha necesitado de mucho empeño y planificación para mantener andando a cada participante.

Una obra social con proyecciones comunitarias es lo que se acrecienta en el seno de tal evento. Con actividades infantiles a realizar por el grupo teatral Polichinela, en el hogar de niños sin amparo filial. Las planificadas visitas y lecturas en hogares maternos, escuelas de nivel medio y la fábrica de tabaco, enriquecen la conciencia artística y fomentan la cultura en el ciudadano avileño de temprana y mediana edad, así como en los distintos sectores de la sociedad. Lleva en la vanguardia esta gira de poetas y trovadores los ideales de nuestro Martí, teniendo su énfasis en el conversatorio que se realizó este martes conmemorativo de su natalicio.

La inclusión del espacio fijo Recital de Corávila en la logia Modestia, en Libertad #101, con hora 4:00 P.M., así como la presentación de Música de Concierto en la exposición inaugural de estos tres días de buen arte en la noche del domingo, amplían aún más la diversidad de público y alcance de tan elaborado esfuerzo. Cabe resaltar que el uso de subvencionados para la realización de peñas, conmemoraciones y eventos ha sido una estrategia con mejor aceptación que toda aquella que pudiese haberse llevado a cabo en los últimos años.

La variedad de opciones para todo gusto es un reto que se propone en cada evento la sede de la AHS en Ciego de Ávila. Esta Estrofa Nueva 2020 podrá verse menguada, pero no oculta, frente a los pesares que enfrenta, no menos que otros sectores, el sector artístico actual.



Café Barquito: una infusión energizante de cultura

Al arribo de un naciente 2020, un renovado Café Barquito en la sede de Ciego de Ávila de la Asociación Hermanos Saíz, este mes de enero, abre sus puertas, brinda café y expone muestras de buen arte, sobre todo joven y vanguardista, ya ofrecido en promesas desde su página oficial. La tan anhelada zona de confort, de un público con gustos alternativos al de la constantemente evolutiva sociedad actual, en la casa de los jóvenes creadores cubanos, ya es un hecho.

La AHS, situada en el número 160 en el bulevar de calle Independencia, entre José María Agramonte y Simón Reyes; donde nunca falta espacio para un joven artista, amante de las artes o cualquiera que se sienta ávido de cultura y raíces, hoy brinda un escenario único para compartir y disfrutar tanto del arte como de la compañía más grata. Bajo una tenue luz ambiente y una fuerte iluminación intelectual.   

Es así como se siente el público que visita el Café Barquito de la institución, sede del evento de alcance internacional Títeres al Centro y de otros en colaboración con vecinas instituciones, como Trovándote y Estrofa Nueva.

Definen al establecimiento, peñas como Trovadrugada habitual defensora de los más puros géneros musicales cubanos, teniendo como anfitrión al trovador César Brown y su grupo. Los que cuentan, de literatura, y La Séptima Casa, como catálogo del séptimo arte, son otras que propician en su seno el debate sobre el arte contemporáneo cubano, con entrevistas e intercambios de opiniones. Siendo la última más diversa, por no enclaustrarse solo en la proyección de cine cubano.

logo de identidad del lugar.

La idea del lugar se cuenta en décadas. Sin un proyecto concreto, la añoranza de crear un sitio para aquellos que sumaban filas a la Casa, fue siempre un sentimiento de cada asociado. Según dijese Osvaldo Cabrera García, director de la Casa del Joven Creador, se tiene como objetivo crear un lugar para la divulgación de la buena música y la creación, recreación y disfrute de cada miembro. Objetivo que se cumplen hoy al pie de la letra. Eso puede observarse cada fin de semana, cuando la amplia cantidad de metros cuadrados del local no alcanzan para brindar asiento a todos sus visitantes.

El Café debe su nombre a Ángel Lázaro Sánchez, alias Barquito, segundo presidente de la sede provincial y promotor cultural de vocación, hasta su temprano fallecimiento por problemas de salud. Aún sin ser un proyecto formalizado, ya creaba una trayectoria fundamentada en la celebración de grandes acontecimientos de carácter nacional, como el 25 cumpleaños de los Juegos Florales y la participación de artistas de alto estándar como lo son Brenda Navarrete, Arnaldo Rodríguez, y Alain Pérez, estos dos últimos en espacios teóricos y clases magistrales, respectivamente, así como en el transcurso de la celebración del Festival Piña Colada 2019, del cual fue una de las sedes.

Alain Pérez en compañía de su amigo, trompetista, Dairon Oney. De derecha a izquierda. Foto: Rodrigo García Garcés

El Café Barquito contribuye a la diversidad y el jolgorio de opiniones, a la conformación de público y enriquecimiento cultural de sus invitados, visitantes asiduos y artistas que se proyectan desde él. Manifiesta así un acrecentado desarrollo y pluralidad del pensamiento joven cubano, fundamentado en el resguardo de las raíces con la realización de eventos y un programa de actividades habituales destinados al incremento y culturización de la audiencia.

Apoyado por los medios de difusión locales como Radio Surco, Periódico Invasor y Televisión Avileña, se consolida como un espacio de conformación de opinión pública.



Intentando ser bohemio en Ciego de Ávila

Más apretado que el beso de un muñeco, estaba el café Kcharrito la noche del sábado 4 de enero en Ciego de Ávila. Ostentoso de ser la única oferta gastronómica con algunos aires de cultura bohemia en la capital provincial. Como si en esta no existiesen otras instituciones para brindar ofertas e intentar reunir, desde el seno de tan enriquecedoras opciones, a la población avileña.

Al arribo de un grupo de personas que esperaban pasar su noche del primer fin de semana del año en el patio de la UNEAC, aquel pequeño cacharrito, que mide aproximadamente tres metros de profundidad por dos y medio de ancho, era la única alternativa. 

La UNEAC, con un bar en pleno funcionamiento y buen abastecimiento, con todas sus luces apagadas recibiendo el nuevo año. La ACAA, con años de planificación y construcción, prefiere no hacer ostentos de sus planes que tiran de la línea del tiempo como si fuese un chicle, por no hablar de un café literario, idea transparente o inexistente de instituciones como el Centro Provincial del Libro, la Biblioteca Provincial Roberto Rivas Fraga y Ediciones Ávila, de eso, para qué hablar. Los atrevidos particulares son la única oferta.

Toda la bohemia de Ciego de Ávila en aquellos tres por tres. Desarrollado en un garaje donde apenas pudo aparcar un Lada, se acumuló con inicial falta de voluntad, todo aquel que cuando las escasas ofertas de áreas limpias de reggaetón de la provincia cierran, no encuentran algo menos concurrido. Amigos que no esperaban encontrarse esa noche, conocidos que nunca hubiesen coincidido en un kilómetro a la redonda, pudieron bridar o simplemente verse las caras. Algo bueno trae todo mal, qué se puede decir.

Cuando años atrás este aromático local abrió sus puertas fue la esperanza de que floreciesen otros del mismo o parecido estilo, y fuimos bendecidos. Surgió una casa del té, y otro el cual, realmente no sé si en el período que duró, dio tiempo a conocerse por un nombre; eso sí, todos de esfuerzo cuentapropista. El tiempo pasó y fue cruel, La Casa del Té cerró, ese tercero, pereció; y no soy quien para juzgar o culpar a una mala administración o al desfavorecimiento aportado por aquellas instituciones estatales que se dijo deberían servir de abastecimiento para estos emprendedores negocios, pero el único sobreviviente ha subido sus precios, al menos tres veces desde su apertura.

Supongo que la AHS no puede hacerse cargo ni llevar en sus hombros tal peso, estamos acostumbrados ya, que sea esta Organización no Gubernamental quien dé a ratos algo interesante al quehacer de los noctámbulos avileños. Con el decrecimiento y finado de algunos de sus eventos, como Semana de Arte Contemporáneo, el empobrecimiento de las opciones seguirá, en contra de nuestros deseos, en un aumento sustancial; cada vez son menos quienes apuestan por establecimientos de tales cualidades.

Debido al temprano horario de cese de servicios del Kcharrito, visitar discotecas o irse a dormir eran las siguientes opciones. El Patio de Artex fue entonces uno de los diversos caminos, que, para contaminar nuestros oídos, acatamos. Entre los locales repa de la provincia, que se identifican con temas como “…champán, champán, borracha…” e intérpretes como “El Chulo” se encuentran este establecimiento, en el cual, entre “col y col” puedes escuchar música bailable cubana. Y no digo: “no llegues a disfrutar al fondo de una botella de Havana Club”, pero por favor, quiero elegir, que no sea porque carezco de opciones. No quiero vivir la imposibilidad de sentirme bohemio en Ciego de Ávila.



Trovadrugada le pone sabor a las noches avileñas

Y como “la trova sin madrugada no sabe a nada”, como dijese Silvio Rodríguez, ¿qué hora sería mejor para dar inicio a una descarga a trova limpia que a la media noche? El segundo y cuarto viernes de cada mes, en el Café Barquito de la Asociación Hermanos de Ciego de Ávila cuando una gran diversidad de público carece de buena música, ciento por ciento cubana. Un espacio como ningún otro, donde la juventud es el motivo y la razón.

Entre los proyectos del vicepresidente de la Asociación y trovador César Brown, gana un peso fundamental el desarrollo de una peña fija de trova con la AHS como única o principal sede. Sin fines de lucro, se implementa un proyecto apoyado con una estrategia de marketing y promoción más allá de la producción de la Casa del Joven Creador, con fuerte impulso en las redes sociales, videos promocionales y el diseño de una identidad visual. Una eventualidad así crea un enriquecimiento bilateral entre el Café Barquito, su sede, y la novísima trova en Ciego de Ávila.

Entre sus ensueños se plantea la idea de convertirse, más que en un simple espacio, en un movimiento. Con una frecuencia relativamente corta, otros trovadores son invitados a recrear sus propias canciones en duetos en armonía con sus anfitriones, así como con las de autoría propias de la peña, en versiones del honorario. Contribuyendo así a la diversidad de creación y el enriquecimiento mutuo dentro de la trova, en esta ocasión, no solo en la provincia, sino, en toda Cuba.

El acontecimiento tiene un espacio precursor, de cuatro años de duración, del mismo César Brown en el Centro Cultural Arauca, del municipio Venezuela, de la propia provincia, llamado Peña Nuestra. Con una base experimental como esa solo queda replantearse la idea repleta de apéndices. Esta se constituye de segmentos musicales, de oratoria y otros apegados a la manifestación artística que represente su invitado.

El futuro próximo de Trovadrugada muestra un radical cambio de lo que hasta el momento se ha establecido. Aunque cuenta ya con algunas participaciones de invitados, en el formato actual tomará protagonismo la voz femenina, con una peculiar forma de interpretar las canciones que fundamentan un reconocimiento de la agrupación ante su público.

Durante el tiempo que su vocalista principal traza su gira en solitario por España, Adalys Diaz Mendoza, quien hasta ahora se mantuvo en los coros, recreará la atmosfera, en un restaurado y climatizado Café Barquito, manteniendo su público hasta la apertura de sus servicios. Se caracterizará la peña en este período por la interpretación de covers y algunos temas representativos del grupo.

Apoyado por las cercanías, ya en trámites, de otras instituciones como radio y televisión locales, la metamorfosis es indescriptible, y lo que se pensaría como una pequeña peña local, puede llegar a transformarse en una serie televisiva de corte periodístico o entretenimiento, o un programa radial; cualesquiera de estas, fiel defensora de la cultura cubana, sobre todo la del terruño, e ideales de su juventud.