Yasel Toledo Garnache


La cultura en tiempos de Covid-19, entre retos y sue√Īos (+Videos)

Las numerosas iniciativas relacionadas con la cultura, surgidas en esta etapa de pandemia han confirmado que ten√≠amos numerosas potencialidades sin aprovechar. Muchas deber√°n mantenerse en el tiempo. En el futuro no deberemos pensar casi ning√ļn evento o actividad cultural √ļnicamente para espacios f√≠sicos. Las plataformas digitales y la articulaci√≥n con medios tradicionales como la televisi√≥n y la radio incrementan los p√ļblicos.

Es admirable como el Ministerio de Cultura, diferentes instituciones y organizaciones, colectivos de creaci√≥n audiovisual y los propios creadores hemos trasladado los escenarios, las pe√Īas literarias, los teatros, las galer√≠as, las pantallas‚Ķ al mundo virtual, como muestra del amor a la creaci√≥n y af√°n permanente de llevar nuestras obras a la mayor cantidad de espectadores posibles, conscientes de que en estos tiempos dif√≠ciles el arte tambi√©n salva.

La Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z ha sido una de las organizaciones con mayor protagonismo durante los meses m√°s recientes. Debemos mencionar las Romer√≠as de mayo, que alcanzaron una dimensi√≥n en los medios de comunicaci√≥n nunca antes lograda. Quiz√° esta fue la ocasi√≥n en la que m√°s personas participaron en ese Festival Mundial de Juventudes Art√≠sticas, el cual suele realizarse cada a√Īo en Holgu√≠n.

Miles de internautas se sumaron desde sus perfiles personales, y el evento incluyó también una programación especial por el canal Cubavisión, con entrevistas, cápsulas promocionales, conciertos, programas como Destrabando la trova, y más contenidos.

Tambi√©n debemos mencionar otros cert√°menes efectuados completamente de manera online, como la Jornada de la Canci√≥n Pol√≠tica ‚Äďque habitualmente tiene lugar en Guant√°namo-, el tercer Coloquio de Periodismo Cultural (Camag√ľey), los Juegos Florales y el concurso de narrativa La llave p√ļblica (Ciego de √Āvila), la Jornada 13 de agosto (Pinar del R√≠o) y el evento literario Portus Patris (Las Tunas).

D√≠as despu√©s de informarse sobre el primer caso de Covid-19 en Cuba, los miembros de la Direcci√≥n Nacional de la AHS proyectamos el trabajo para los pr√≥ximos meses, enfocados de manera especial en la promoci√≥n y seguir llevando arte a los p√ļblicos mediante las plataformas digitales. Confeccionamos una campa√Īa promocional, con las etiquetas #AHSEnCasa, #ElArteTambi√©nSalva y #MantenteInspirado, adem√°s de las tradicionales #AHSCuba y #CubaEsCultura. Habilitamos el correo electr√≥nico ahscomunicacion@gmail.com e intensificamos la labor en grupos de wapsap y telegram, para mantener la comunicaci√≥n con nuestros asociados. Por primera vez se puede concursar en todas las becas y premios de la AHS de manera digital

Valoramos y aprobamos diversos proyectos televisivos, como El Potaje (Sobre m√ļsica cubana), Del agua que bebemos (Con j√≥venes m√ļsicos) y Una vez al a√Īo (Para promocionar becas y premios de la AHS), los cuales se han trasmitido por los canales Cubavisi√≥n, Clave y la se√Īal HD de Cubavisi√≥n; en el caso de los dos primeros tambi√©n llegar√°n a la pantalla de Cubavisi√≥n Internacional.

Par√©ntesis, nuestro programa tradicional, se sigui√≥ grabando seg√ļn las nuevas circunstancias en el Sal√≥n de Mayo, del Pabell√≥n Cuba. Terminamos la realizaci√≥n de proyectos que estaban en proceso, como Bit√°coras AHS, audiovisual de 57 minutos que muestra la interrelaci√≥n entre j√≥venes creadores de Santiago de Cuba; y ‚ÄúPuertas de papel‚ÄĚ, material de 12 minutos sobre la literatura de j√≥venes y las editoriales de la AHS.

En diferentes provincias tambi√©n surgieron nuevos programas como Luces del Almac√©n, en Camag√ľey; La Guarida, en Las Tunas, y otros en territorios, como Matanzas. Incrementamos la confecci√≥n de c√°psulas promocionales, videopoemas, performances, mon√≥logos, exposiciones virtuales‚Ķ en casi todos los territorios.

Entre esas iniciativas se incluyen ‚ÄúActivos desde casa‚ÄĚ, audiovisuales realizados por la filial de la AHS en La Habana, en los cuales se muestra parte de la obra de los creadores que m√°s han empleado las redes sociales para seguir ofreciendo su obra en este tiempo de aislamiento en casa.

Algunos de nuestros creadores se sumaron tambi√©n a proyectos impulsados desde el Ministerio de Cultura (MINCULT) y el Instituto de la M√ļsica, por ejemplo, como la grabaci√≥n de conciertos, para transmitir por el canal Clave y las transmisiones en vivo desde el Estudio Multimedia del MINCULT.

Resaltamos la campa√Īa promocional con motivo del aniversario 34 de la AHS y la Jornada por el D√≠a de la Cultura Cubana, la cual tuvo como eslogan ‚ÄúEl arte nos une‚ÄĚ, e incluy√≥ spot, cartel, trabajos period√≠sticos, c√°psulas, conciertos…

El mayor reto radica en mantener muchas de esas experiencias. Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. En lo adelante cada evento deber√° tener una programaci√≥n digital, con la aspiraci√≥n de ir m√°s all√° de los l√≠mites de nuestra geograf√≠a nacional, atraer y enamorar.

Debemos compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del Espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que deseamos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar en correspondencia con la hora a la que suelen acceder los p√ļblicos‚Ķ Seg√ļn nuestros objetivos se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

Una de las desventajas en el trabajo en plataformas digitales que se suele enfrentar aquí es que el posicionamiento de nuestros sitios webs y perfiles es solamente natural, o sea fruto del trabajo, mientras que otros pagan por ubicaciones privilegiadas en buscadores y para llegar a más internautas con facilidad direccionando incluso hacia otros países o grupos de edades.

En la situación de Cuba influyen diversos aspectos, incluida la infraestructura y organización existente para la promoción, y la preparación humana para desarrollarla. Es fundamental comprender mejor las dinámicas de las plataformas hipermediales, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos. No se trata de inundar los sitios de contenidos, sino de brindarlos de una manera creativa y sugerente, y hacer luego una labor de promoción para esos propios materiales.

Fen√≥menos como la comercializaci√≥n digital del arte deben ser aprovechados en mayor medida. No basta con tener, por ejemplo, una plataforma para la m√ļsica, tambi√©n es preciso hacerla atractiva y crear m√ļltiples canales que lleven a ella. Los propios creadores tambi√©n deben ser m√°s protagonistas en todo esto. Deber√≠an existir muchas m√°s multimedias, exposiciones virtuales y posibilidades de visitas online a nuestros principales centros de arte, muesos y otros lugares.

Es pertinente un mayor ejercicio de la crítica artística y cultural en general en espacios que verdaderamente tengan gran impacto mediático y contribuyan a la jerarquización de las mejores opciones. Lo ideal sería que quienes tienen entre sus funciones la promoción desde las instituciones y los medios también sean coherentes con eso.

Durante esta etapa de medidas especiales por la Covid-19, se han redimensionado varias de las propuestas artísticas en el país, a pesar de la complejidad de las circunstancias.

Escribimos esto siendo cr√≠ticos sobre todo con nosotros mismos. Suele ser f√°cil se√Īalar lo que se debe mejorar, pero lo verdaderamente complicado es conseguir lo que se quiere, m√°s all√° de simples metas.

Necesitamos superación de las personas encargadas de la promoción y también de los propios autores que deben ser cada vez más protagonistas en función de que se conozca lo que hacen. Seguirán siendo fundamentales las alianzas entre las instituciones, entre ellas y los artistas, y con otras personas y grupos creativos con buenas experiencias.

En el futuro deberemos mantener los conciertos online, las extensiones de eventos en plataformas digitales, las programaciones en redes sociales, las exposiciones virtuales, la realizaci√≥n de audiovisuales y otros contenidos para Internet, la articulaci√≥n creciente entre creadores, los medios de comunicaci√≥n y las diferentes instituciones de la Cultura. Debemos so√Īar cada vez m√°s, pero sobre todo hacer. La creatividad es fundamental.



Arte y promoción: El límite es la creatividad (+ tuit)

La promoci√≥n suele ser preocupaci√≥n o inter√©s permanente de los creadores y otras personas. Alrededor del fen√≥meno gravitan muchos factores. Algunos artistas prefieren quedarse a esperar que otros asuman esa labor, vital para que se conozca m√°s su obra. La mayor√≠a aspira permanentemente a estar en los medios tradicionales de comunicaci√≥n, pero la verdad es que hoy existen m√ļltiples oportunidades para llegar a p√ļblicos diversos.

Un ejemplo ineludible de eso es que ciertas propuestas suelen hasta evitarse en la televisión o la radio, pero son ampliamente consumidas circulan en memorias flash, chats, grupos en redes sociales, alcanzan miles de reproducciones en canales de youtube… y hasta son tarareadas en la calle.

Te√≥ricamente en Internet, millones de personas est√°n a la distancia de un clic, un ‚Äúme gusta‚ÄĚ, una especie de comunidad global interconectada. Solamente en Facebook, la red social de m√°s uso en el mundo, suelen conectarse m√°s de 2 mil 500 millones de internautas; en youtube m√°s de dos mil millones, en WhatsApp m√°s de mil 600 millones, Instagram m√°s de mil millones.

Cuba tambi√©n ha dado pasos, y seg√ļn estad√≠sticas divulgadas en varios sitios oficiales, ya m√°s de siete millones de personas aqu√≠ acceden a las plataformas digitales, aunque no debemos desconocer que muchas lo hacen con bajos niveles de conexi√≥n o a un precio alto que les exige ahorrar casi hasta el extremo.

En #BlogMiraJoven: Arte y promoci√≥n: El l√≠mite es la creatividad (+ tuit)Por Yasel Toledo GarnacheLa promoci√≥n suele…

Publicada por Yasel Toledo Garnache en Lunes, 28 de septiembre de 2020

Aquí todavía no logran fuerza fenómenos como el de los youtubers, más allá de algunos esfuerzos. Debemos reconocer que perfiles de organizaciones e instituciones de la Cultura, con funciones también de promoción avanzan en el mundo digital. Ojalá algunas lleguen, por ejemplo, al millón de seguidores, aunque significa vencer otros obstáculos especiales para Cuba desde estas plataformas. No son muchos todavía los creadores que tienen cuentas en Instagram y en Youtube, ubicadas entre las redes preferidas a nivel global. Y algunos no las pueden actualizar con frecuencia por diferentes razones.

A eso sumamos que esos contenidos no suelen llegar a muchos internautas en otras regiones, y son consumidos casi totalmente por el p√ļblico cubano, aunque resulta justo reconocer las buenas experiencias impulsadas en el sector de la cultura, especialmente durante los meses m√°s recientes, con conciertos on-line y una presencia m√°s atractiva en el mundo hipermedia.

Debemos continuar dise√Īando m√°s y mejores campa√Īas comunicacionales tambi√©n para el exterior, realizar m√°s alianzas con artistas y organizaciones de otras partes del mundo que nos permitan llegar m√°s lejos. En lo adelante cada evento deber√° tener una programaci√≥n digital, con la aspiraci√≥n de ir m√°s all√° de los l√≠mites de nuestra geograf√≠a nacional, atraer y enamorar.
Debemos compartir m√°s contenidos en otros idiomas, adem√°s del Espa√Īol, analizar estad√≠sticas y readaptar el trabajo en funci√≥n de lo que queremos, tener en cuenta los horarios m√°s pertinentes para publicar seg√ļn la hora a la que acceden nuestros p√ļblicos‚Ķ Seg√ļn nuestros objetivos se pueden tener en cuenta otros elementos como sus edades, sexo, ciudad donde residen‚Ķ, informaci√≥n que brindan con facilidad las administraciones de p√°ginas en las redes.

Otra de las desventajas que se suele enfrentar aquí es que el posicionamiento de nuestros sitios webs y perfiles es solamente natural, o sea fruto del trabajo, mientras que otros pagan por lugares privilegiados en buscadores o llegar a más internautas con facilidad direccionando incluso hacia otros países o grupos de edades.

En la situación de Cuba influyen diversos aspectos, incluida la infraestructura y organización existente para la promoción, y la preparación humana para desarrollarla. Es fundamental comprender mejor las dinámicas de las plataformas digitales, conocer su funcionamiento y las maneras de llegar a sectores de internautas más diversos. No se trata de inundar los sitios de contenidos, sino de brindarlos de una manera creativa y sugerente, y hacer luego una labor de promoción para esos propios materiales.

Fen√≥menos como la comercializaci√≥n digital del arte deben ser aprovechados en mayor medida. No basta con tener, por ejemplo, una plataforma para la m√ļsica, tambi√©n es preciso hacerla atractiva y crear m√ļltiples canales que lleven a ella. Los propios creadores tambi√©n deben ser m√°s protagonistas en todo esto. Deber√≠an existir muchas m√°s multimedias, exposiciones virtuales y posibilidades de visitas on line a nuestros principales centros de arte, muesos y otros lugares.

Es pertinente un mayor ejercicio de la crítica artística y cultural en general en espacios que verdaderamente tengan gran impacto mediático y contribuyan a la jerarquización de las mejores opciones. Lo ideal sería que quienes tienen entre sus funciones la promoción desde las instituciones y los medios también sean coherentes con eso.

Lo realizado en esta etapa de coronavirus demuestra que teníamos muchas potencialidades sin aprovechar, y a pesar de la complejidad de las circunstancias se han redimensionado varias de las propuestas artísticas en el país.

Escribimos esto siendo críticos sobre todo con nosotros mismos. Es fácil escribir, saber lo que se debe mejorar, pero lo verdaderamente complicado es conseguir lo que se quiere.

Necesitamos superación de las personas encargadas de la promoción y también de los propios autores que deben ser cada vez más protagonistas en función de que se conozca lo que hacen. Son fundamentales las alianzas entre las instituciones, entre ellas y los artistas, y con algunas de las personas o grupos creativos que mejores experiencias tienen.

Debemos estar conscientes de que m√°s all√° de lo hipermedia y los medios tradicionales, los espacios f√≠sicos siempre ser√°n un escenario importante de promoci√≥n. Lo m√°s importante seguir√° siendo la obra como tal, pero cada vez resulta m√°s vital presentarla de la mejor manera posible y seg√ļn las caracter√≠sticas de cada plataforma.

Es importante resaltar los pasos que se han dado en el país y especialmente en el sector de la Cultura, a favor de la promoción y la comunicación en general, con transmisiones en vivo, conciertos on-line y otras iniciativas, que han mantenido el arte muy vivo en esta etapa de pandemia. Resulta favorable que muchas de las mejores experiencias han sido impulsadas por el Ministerio de Cultura y organizaciones de creadores como la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba.

En todo esto tampoco hay reglas fijas. Lo aparentemente incorrecto puede ser lo que mejor funcione para algunos. En esto como en el arte y la vida es muy favorable tener siempre un estilo propio. El límite es la creatividad.

  • *Publicado originalmente en el blog del autor Mira Joven



Premios Antonio Lloga in memoriam 2020 (+ Videos e Infografías)

Los j√≥venes Dailene Dovale, radicada en La Habana, y Rolando Limonta Bl√°zquez, de la emisora holguinera Radio Banes, fueron los ganadores del Gran Premio del concurso Antonio Lloga In Memorian 2020, principal evento organizado cada a√Īo por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z para j√≥venes radialistas en el pa√≠s.

Limonta obtuvo, además, los premios en Guion, Dirección, Locución Masculina, y el colateral concedido por la Dirección de la Radio en Santiago de Cuba y la Fundaciòn Caguayo. En su caso, Dovale alcanzó también un Premio Especial y el colateral que otorgó el Centro de Estudios Antonio Maceo, de esa provincia.

Otros de los galardonados fueron Carlos Rojas Veliz en Musicalización; Oscar Quintana en Grabación y edición; e Iviana Ortiz en Locución femenina.

Este domingo también fueron otorgados premios colaterales a la periodista Lisandra Gómez, de Radio Sancti Spíritus (Otorgado por Claustrofobias Promociones Literarias), a Leanne Garvey (Universidad de Oriente), a Javier Labrada (Asociación Cubana de Comunicadores Sociales).

A continuación compartimos todos los reconocimientos:

PREMIADOS DE LA TRIG√ČSIMA EDICI√ďN DEL TALLER Y CONCURSO DE LA RADIO JOVEN ANTONIO LLOGA IN MEMORIAM 2020:

El jurado del 30 Taller y Concurso de la Radio Joven Antonio Lloga in Memoriam decidió otorgar premios a las siguientes especialidades:

Grabaci√≥n y edici√≥n: Oscar Quintana, por la obra ‚ÄúEl √≥rgano de la alegr√≠a‚ÄĚ, de Radio Siboney.

Musicalizaci√≥n: Carlos Rojas Veliz, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Guion: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúEl arte del transformismo‚ÄĚ, de Radio Banes.

Locuci√≥n femenina: Iviana Ortiz, por la obra ‚ÄúConfidencias‚ÄĚ, de Radio 8SF.

Locuci√≥n masculina: Rolando Limonta Bl√°zquez, por la obra ‚ÄúPermiso, lleg√≥ la radio‚ÄĚ, de Radio Banes.

Dirección: Rolando Limonta Blázquez.

Premio Especial: Dailene Dovale por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?, del apartado ‚ÄúM√°s que papel‚ÄĚ del multimedio Juventud Rebelde.

Gran Premio Compartido: Rolando Limonta Bl√°zquez por la obra «El arte del transformismo» y Dailene Dovale, por la obra «Se puede contagiar la valent√≠a».

PREMIOS COLATERALES

Claustrofobias Promociones Literarias otorga su premio a la obra » R√©quiem», de la realizadora Lisandra G√≥mez de Radio Sancti Sp√≠ritus.

La Universidad de Oriente otorga su reconocimiento a al programa «Tu futuro hoy», de CMKW Radio Mamb√≠, de la realizadora Leanne Garvey.

El Centro de Estudios Antonio Maceo reconoce a la realizadora Dailene Dovale, por el podcast ‚Äú¬ŅSe puede contagiar la valent√≠a?‚ÄĚ

La Asociaci√≥n Cubana de Comunicadores Sociales y la familia Lloga coincidieron en reconocer al realizador Javier Labrada, por la obra «Venciendo el silencio».

Por su parte, la Direcci√≥n Provincial de Radio en Santiago de Cuba y la Fundaci√≥n Caguayo reconocen la obra «El Arte del transformismo», de Rolando Limonta».



La cultura en el centro de los disparos (+ Video y tuits)

Internet es cada vez m√°s una especie de campo de batalla. Hace alg√ļn tiempo se sol√≠an enmascarar las balas y bombas, se intentaba seducir para socavar cimientos ideol√≥gicos. Ahora se privilegia la bulla, las ofensas y hasta las amenazas de muerte como si se tratase de una lucha con f√ļsiles y espadas. Los memes, las canciones, los shows audiovisuales y los montajes son proyectiles cada vez m√°s empleados, mezclados con odio y groser√≠as.

En ese panorama lamentable, suelen ser blancos los artistas, intelectuales, periodistas, locutores, dirigentes y otros profesionales con posturas a favor de la Revoluci√≥n en las redes sociales y medios tradicionales de comunicaci√≥n, personas con gran influencia en la opini√≥n p√ļblica.

Lo sucedido recientemente contra el cantante, trompetista, compositor y arreglista Alexander Abreu, director de la popular orquesta Havana D‚Äô Primera, no es un hecho aislado. Pululan los ejemplos durante los √ļltimos meses. A unos intentan confundirlos, a otros desacreditarlos, a varios infundirles miedo.

‚ÄúHe recibido mil sms (servicio de mensajes cortos) en mi tel√©fono donde me dicen desde Gorila hasta las peores ofensas como si yo fuera un criminal de guerra. Lo √ļnico que quiero decir es que a todos los que escriben con tanto odio les tengo un coraz√≥n lleno de amor y m√ļsica‚ÄĚ, public√≥ Abreu en su p√°gina de Facebook. Una respuesta digna de las esencias del arte y de Cuba, una naci√≥n que tambi√©n enarbola el coraje y el valor.

La estrategia trazada y financiada desde Estados Unidos pretende lograr que los creadores teman vincular su arte o pronunciamientos p√ļblicos con la Revoluci√≥n y el sistema social aqu√≠, porque se podr√≠a desencadenar contra ellos una avalancha de mezquindades. Quienes mueven los hilos desde el exterior saben que debilitar el acompa√Īamiento de la cultura y sus autores a la Revoluci√≥n significa afectar el alma misma de la naci√≥n.

Vivimos en un país, en el que los iniciadores mismos de la lucha por su independencia fueron hombres de literatura y arte. Ahí estarán siempre Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria, aficionado al teatro y autor de obras poéticas y musicales; y Perucho Figueredo, creador del Himno Nacional; continuadores como José Martí  y Fidel Castro, intelectual indiscutible.

El propio Fidel siempre tuvo plena conciencia de la importancia de la cultura, a la cual llam√≥ ‚Äúespada y escudo de la naci√≥n‚ÄĚ. Los s√≠mbolos, las tradiciones, el arte y el orgullo colectivo de ser cubanos deber√°n ser en todo momento aspectos esenciales para vencer cualquier obst√°culo y no dejarse enga√Īar. El l√≠der sab√≠a que la √ļnica forma de construir una obra verdaderamente perdurable es favorecer la conformaci√≥n de una identidad popular cada vez m√°s s√≥lida y defensora de la propia Revoluci√≥n y sus conquistas, como coraz√≥n fuerte de un proyecto que aspira a la superaci√≥n continua. Y en momentos muy complicados como el Per√≠odo Especial ratificaba: ‚Äúla cultura es lo primero que hay que salvar‚ÄĚ.

En la clausura del IX Congreso de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, el Presidente de la Republica Miguel D√≠az-Canel expres√≥: ‚ÄúSomos una Revoluci√≥n que puede presumir de haber sido contada y cantada, desde sus or√≠genes, con el talento y la originalidad de sus artistas y creadores, int√©rpretes genuinos de la sabia popular y tambi√©n de las insatisfacciones y esperanzas del alma cubana.‚ÄĚ

Las acciones de este tipo contra Cuba y lo que representa no son  nuevas. El imperio es, por supuesto, también cultural con la pretensión de imponer modos de vida, creencias…, una forma de conquista a nivel global. La guerra es desde hace mucho también simbólica.

A todo eso se suman otras complejidades como las provocadas por la Covid-19 y el bloqueo impuesto por EE.UU, persecuciones y m√°s patra√Īas contra el pa√≠s. Sin embargo, este pueblo y su Gobierno se mantienen con una fuerza tremenda y la capacidad para seguir en el camino de la dignidad, sin renunciar al progreso.

En todo ese contexto es fundamental que seamos cada vez más una familia diversa, con amor y respeto, como hijos de una madre grande, que merece todos nuestros esfuerzos. Es importante también apoyar y defender desde la ética y el valor a esos hermanos nuestros que son blancos de tanta bajeza, porque en definitiva también nos atacan a nosotros.

 



Eusebio Leal, nuestro Maestro de Juventudes

Sus pasos se sentir√°n siempre en su Habana. La voz pausada, la capacidad para convertir sue√Īos en realidades gravitan en esta urbe de retos y esencias. Hoy cumplir√≠a 78 a√Īos de edad ese hombre tremendo, que logr√≥ un estilo tan propio como intelectual y ser humano, ese Quijote humilde que despert√≥ el cari√Īo de millones de personas en gran parte del mundo, pero especialmente en su Cuba, en esta ciudad por la que tanto hizo. Eternamente habr√° s√°banas blancas para √©l, en el alma de este pueblo, que lo deber√° evocar y querer siempre.

Eusebio, Maestro de Juventudes de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), nos hablaba a los j√≥venes creadores con un cari√Īo especial, nos aconsej√≥ y alert√≥, nos explic√≥ y convoc√≥ a ser eternos so√Īadores. Es inevitable recordar, por ejemplo, algunas de sus palabras en el tercer congreso de nuestra organizaci√≥n, realizado en octubre de 2018, cuando asegur√≥ que ‚Äúquien no ama a su barrio, el pedazo de tierra donde naci√≥, nunca amar√° lo grande. As√≠, conociendo, amando, se har√° mejor arte‚ÄĚ.

√Čl siempre fue consecuente con eso, y nunca se dej√≥ llevar por los √©xitos ni los aplausos, no olvid√≥ sus ra√≠ces. En su libro Hijo de mi tiempo, compilaci√≥n de discursos, intervenciones, conferencias, entrevistas y pr√≥logos, incluso nos alerta: ‚ÄúNunca uno debe olvidar sus or√≠genes; los or√≠genes son muy importantes. Mi origen est√° en mi ciudad; est√° en la memoria de los que me quisieron, de mi familia; est√° en mi madre, Silvia Spengler, en lo que aprend√≠ de ella, y est√° en su terca voluntad: ‚ÄėEstudia, para que no pases lo que yo pas√©‚Äô‚ÄĚ.

En aquel encuentro, en el cual debat√≠amos sobre desaf√≠os de la cultura y la sociedad cubana, con voz de hermano grande nos dijo que tambi√©n tenemos una responsabilidad con la unidad de los cubanos, la cual ‚Äúno puede ser vista solo desde los hechos hist√≥ricos sino tambi√©n desde la poes√≠a‚ÄĚ. Y mencion√≥ a Carlos Manuel de C√©spedes y a Jos√© Mart√≠. Indudablemente en esa alma po√©tica de Cuba tiene un lugar importante tambi√©n Eusebio Leal Spengler, quien cultiv√≥ los versos desde las acciones y la pasi√≥n, desde el decoro y la fidelidad a la naci√≥n y a Fidel.

Solemos hablar del Eusebio, historiador de La Habana, Doctor en Ciencias Hist√≥ricas; Doctor Honoris Causa de varias universidades, gran intelectual con una lista enorme de reconocimientos. En lo particular lo que m√°s me sol√≠a llamar la atenci√≥n era su vocaci√≥n de servir, la pasi√≥n con que asum√≠a los retos e intercambiaba con personas diferentes, ese encanto para despertar aplausos con facilidad, para cautivar a campesinos, m√ļsicos, escritores, maestros‚Ķ, al pueblo en general.

Me impresionaba mucho su capacidad para contribuir al consenso, a la unidad, que defendió. Tenía el don de emplear siempre las palabras adecuadas. No importaron nunca los esfuerzos personales, su estirpe, su pensamiento y voluntad estaban más allá de lo individual.

Debemos recordar siempre tambi√©n a Eusebio, el ni√Īo, el adolescente de formaci√≥n autodidacta, el disc√≠pulo apasionado que tanto aprendi√≥ de su maestro Emilio Roig.

Casi nunca se dice que Eusebio ten√≠a apenas sexto grado escolar, y que se present√≥ a ex√°menes de suficiencia acad√©mica en la Facultad de Filosof√≠a e Historia de la Universidad de La Habana, cuando ya pasaba los 30 a√Īos de edad. Comenz√≥ a estudiar en ese centro acad√©mico en 1974 y se gradu√≥ en 1979. La superaci√≥n fue constante en √©l.

√Čl comparti√≥ varias veces con miembros de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en espacios como el Congreso de Pensamiento Memoria Nuestra, dentro de las Romer√≠as de Mayo, y el Dialogar, dialogar. Precisamente en este √ļltimo Eusebio expres√≥: ‚Äúnunca me preparo para las cosas porque creo que el que no est√© preparado siempre, que no vaya‚ÄĚ. Obviamente √©l no se preparaba para algo en espec√≠fico, pero esa voluntad de aprender siempre le permiti√≥ ser manantial de conocimientos sobre temas diversos.

Esa vez habl√≥ tambi√©n del significado en su vida del Pabell√≥n Cuba, actual sede nacional de la AHS, un lugar que √©l quer√≠a mucho. Fue ah√≠ donde sinti√≥ su destino, seg√ļn sus propias palabras. Ah√≠ conoci√≥ a intelectuales cardinales, como a su querido amigo Alfredo Guevara.

En agosto de 2019 Eusebio estuvo otra vez con nosotros en el Pabell√≥n, convers√≥, sonri√≥, hizo chistes. Percibimos nuevamente esa armon√≠a entre sus gestos, las palabras y la pasi√≥n con que so√Īaba siempre. Luego, escuchamos varias veces rumores sobre su muerte, pero el 31 de julio del actual a√Īo se convirti√≥ en verdad. Ya no est√° f√≠sicamente, no estar√° m√°s, pero nos deja una obra y un ejemplo que deber√° acompa√Īarnos siempre. Su dimensi√≥n como intelectual y sus valores como ser humano le permitieron representar a Cuba en importantes espacios acad√©micos de diversas partes del mundo. Fue y es un s√≠mbolo del pa√≠s tambi√©n a nivel internacional.

Quiero terminar con una frase de Eusebio en un Dialogar, dialogar dedicado a Alfredo Guevara. Esa vez dijo: ‚ÄúAqu√≠ para el olvido nada m√°s hay que morirse, por eso este acto tiene un gran valor, por ah√≠ van del brazo dos malos sentimientos: la ingratitud y la envidia que constituyen una serpiente bic√©fala. Por eso es tan importante insertar la memoria, construir el legado y darnos cuenta de que no nos hacen falta seguidores, nos hacen falta disc√≠pulos‚ÄĚ.

Debemos aspirar a ser siempre discípulos dignos de Eusebio.

  • *Tomado de Cubarte. EL Portal de la Cultura Cubana



Cantautora Sandra Ivette Berriel: «La m√ļsica es una forma de vida» (+Fotos y videos)

Sandra Ivette Berriel Jaquinet

La m√ļsica es una forma de vida, definitivamente para m√≠, que empec√© a practicar, por decirlo de alguna forma, desde los siete a√Īos, y se ha incorporado a mi quehacer diario. La m√ļsica no es solamente los sonidos que se organizan, como hab√≠amos dicho en alg√ļn momento de nuestros estudios, ¬Ņno?, para tener un sentido arm√≥nico y mel√≥dico, sino tambi√©n todo lo que te rodea. Cuando lo asumes como una forma de vida est√°s pendiente de todo lo que suena a tu alrededor.

La viola sigue siendo uno de mis instrumentos favoritos. De hecho, es lo que estudi√© en todos los niveles de ense√Īanza art√≠stica, de lo que me gradu√© del ISA, y adem√°s, ejerzo tocando en un cuarteto de cuerdas.

Las cualidades t√≠mbricas, Las cualidades sonoras de cada uno de los instrumentos me dan diferentes herramientas incluso a la hora de cantar. A la hora de tener que empastar con cada uno de los instrumentos que despu√©s van a acompa√Īarme, tengo que tener en cuenta tambi√©n el timbre del instrumento. El hecho de haber tocado varios de ellos, me enriquece.

Yo creo que el bajo, dentro del trabajo que yo hago, tiene un espacio especial y definitorio. Por la misma t√≠mbrica, por la peculiaridad de que se hagan canciones acompa√Īadas de bajo solamente en algunos casos, que tambi√©n algunas de las canciones las hago solamente con el bajo y yo creo que eso le agrega cierta peculiaridad a la m√ļsica que ya de hecho compongo, ¬Ņno?

La Universidad de las Artes es como la mitad del camino recorrido, ¬Ņno? Y hay muchas cosas que yo pude desarrollar dentro de la Universidad gracias a los conocimientos que hab√≠a adquirido en los niveles precedentes. A m√≠ la Universidad lo que m√°s me dio fue el contacto real con los m√ļsicos de mi generaci√≥n, que son‚Ķque hay much√≠simos extraordinarios, la posibilidad de que esos mismo m√ļsicos estuvieran en contacto con mi m√ļsica y la enriquecieran con sus solas interpretaciones y adem√°s, la posibilidad de ver¬† un mundo mucho m√°s amplio, sobre todo porque la Universidad de las Artes est√° en La Habana y yo vengo de Matanzas, que es una ciudad donde hay un movimiento cultural importante, pero no con la magnitud, por supuesto, de la capital.

Yo no sé si diría una matancera aferrada a mi ciudad, pero enamorada de ella si estoy, pero grandemente.

Yo he tenido muchas alegr√≠as, pero ‚ÄúEl Comienzo‚ÄĚ es una bien grande. Primero, por tener la oportunidad de recoger en un disco todo lo que yo hab√≠a hecho durante los dos a√Īos anteriores, que fue cuando decid√≠ tomar en serio todo el tema de componer y de yo misma defender mis canciones. Y, adem√°s, marca, yo creo, el inicio de una responsabilidad mayor. Pero dentro del disco tratamos de pasar por varios g√©neros de la m√ļsica tradicional cubana mostrando tambi√©n que hay muchas formas de renovar la tradici√≥n y de que, como mismo la heredamos, somos due√Īos de ella, de transformarla y de crear una tradici√≥n para quien venga detr√°s de nosotros.

¬†La AHS fue, desde Matanzas, uno de los primeros escenarios donde yo tuve contacto con la generaci√≥n de trovadores que ahora tendr√°n treinta y tantos a√Īos, amigos muy cercanos¬† adem√°s, y fue donde primero empec√© a escuchar trova contempor√°nea as√≠, de mi tiempo y donde empec√© a tocar con todos esos autores y adem√°s me dio la oportunidad de tener mi primer disco a trav√©s de la beca ‚ÄúEl reino de este mundo‚ÄĚ y de participar en much√≠simos conciertos y de conocer a una generaci√≥n de compositores, de creadores.

Poder ser comerciales es una opción, pero para sobrevivir en la selva de la industria musical actualmente, es necesario tener en cuenta parámetros de esa comercialización. Puede determinar algunos parámetros, pero no debe influir en la honestidad de la obra, para nada, de la obra de arte.

No se si te encontré

Pues me he perdido

Tratando in√ļtilmente de alcanzarte

Tu amor, como un río

Hirió mi paisaje

Marta Vald√©z es una cosa tan grande y es tan ella, su m√ļsica suena tan a ella, tan particular, que su lugar dentro de la m√ļsica cubana es muy alto. Para m√≠, de los m√°s altos que pueda haber, ah√≠ esta Marta Vald√©z. Si de sinceridad est√°bamos hablando dentro de la obra de arte, no hay un lugar mejor donde encontrarla, si de autenticidad arm√≥nica, en cuanto a poes√≠a, porque sus letras son pura poes√≠a, aunque pueden ser coloquiales, pero no deja de sorprender a cada segundo, hay que remitirse a ella, hay que remitirse a su obra porque adem√°s es¬† parte de la tradici√≥n que heredamos y que como generaci√≥n de artistas tenemos las responsabilidad de continuar, o de crear elementos nuevos de esa tradici√≥n, pero para eso hay que conocerla. Y creo que Marta es una de las cosas que definitivamente hay que conocer.

Yo creo que la tristeza es como la contraposici√≥n de lo que yo soy siempre, ¬Ņno?, porque yo ando siempre como que muy feliz y sonriendo y adem√°s de eso es lo que m√°s me conmueve.

‚ÄúCuelga‚ÄĚ es una canci√≥n que escrib√≠ muy r√°pido y sobre todo la letra, pero la m√ļsica me la pens√© detalladamente. En ‚ÄúCuelga‚ÄĚ yo canto mi inseguridad, a no ser escuchada.

 

Transcripción del programa televisvo Del agua que bebemos.



El simbolismo de un ascenso (+ Fotos, videos y tuits)

Subir al punto m√°s alto de Cuba, a la cima del Pico Turquino, no es cosa de juego. Implica sacrificio y atrevimiento. Cada escalada tiene su historia, sus sensaciones m√°s √≠ntimas. Hacerlo significa mucho m√°s que un hecho o metas individuales. Constituye un s√≠mbolo, un mensaje de voluntad y fidelidad a las esencias, de capacidad para vencer los obst√°culos y seguir en el camino de los sue√Īos.

Desde hace m√°s de 10 a√Īos, j√≥venes creadores de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z siempre llegamos en agosto al encuentro con el busto del Ap√≥stol, a mil 974 metros sobre el nivel del mar. Ah√≠ est√° tambi√©n el recuerdo de la hero√≠na Celia S√°nchez Manduley, su padre y la escultora Gilma Madera, quienes lo llevaron hasta la emblem√°tica elevaci√≥n cuando se cumpl√≠an cien a√Īos del natalicio del H√©roe Nacional.

Para nosotros es muy especial esta tradición, que mantenemos a pesar de la complejidad de las circunstancias. En la ocasión más reciente fuimos apenas 20 escritores y artistas del oriente del país, 20 amantes de la utopía, que desafiamos el fango y el cansancio, 20 inquietos que subimos como hermanos, inspirados en los poetas Luis y Sergio Saíz Montes de Oca, en Fidel y Martí. Ese fue también un ascenso por la esperanza y la vida.

PRE√ĀMBULO

El itinerario incluy√≥ durante los d√≠as anteriores las visitas al Museo de Cera de Bayamo y a la Casa Natal de Carlos Manuel de C√©spedes, Padre de la Patria y Primer Presidente de la Rep√ļblica en Armas, patriota y hombre de literatura y m√ļsica. Disfrutamos una exposici√≥n dedicada a Fidel, y caminamos por la primera Plaza denominada de la Revoluci√≥n en el pa√≠s y por el lugar donde fueron estrenadas las notas del Himno Nacional el 20 de octubre de 1868. Otro momento especial ocurri√≥ en la sede de la AHS en Granma, fuente de trova y poes√≠a. Tuvimos adem√°s un intercambio con autoridades de la provincia.

Hasta el Monumento Nacional La Demajagua, en el municipio de Manzanillo, llegamos conscientes de estar en un altar sagrado de la nación, lugar donde palpita parte importante del corazón de Cuba. Muy cerca de la campana que retumbó el día del alzamiento inicial y de las ruinas del ingenio, conocimos más sobre los acontecimientos de aquel 10 de octubre de 1868, cuando comenzó la primera guerra por la independencia aquí. Más tarde desandamos el centro urbano de la ciudad también conocida como Perla del Guacanayabo, urbe con rica historia artística, cuna de Carlos Puebla, llamado Cantor de la Revolución, y de otras personalidades de la cultura de ayer y hoy.

Luego nos fuimos a Santo Domingo, comunidad de la Sierra Maestra, ubicada apenas a ocho kil√≥metros de donde radic√≥ la Comandancia General del Ej√©rcito Rebelde en La Plata. Ah√≠ la AHS tiene otra familia, pobladores que esperan cada a√Īo esta expedici√≥n de arte y sue√Īos. El saludo de Jorge y otros trabajadores del campamento de pioneros exploradores Ram√≥n Paz Borroto. El cari√Īo y la certeza de que est√°bamos en otra casa.

HACIA LO M√ĀS ALTO

El 12 en la madrugada comenzamos el ascenso hasta el campamento de Aguada de Joaqu√≠n, cinco kil√≥metros antes de lo m√°s alto. Nos acompa√Īaban los gu√≠as Oilet y Yordanys, dos amigos que siempre dan pasos firmes. Y el d√≠a 13 a las tres de la madrugada, fecha del cumplea√Īos 94 de Fidel y del aniversario 63 del asesinato de Luis y Sergio Sa√≠z, retomamos el rumbo hacia la cima.

En la oscuridad compartimos la luz de un teléfono. Cuando alguien temblaba por el cansancio le brindamos la mano. Ante la lesión de alguien nos convertimos en enfermeros y algunos hasta en ambulancia. Así fuimos metro a metro por la serranía.

Los instantes siguen en nuestras mentes como recuerdos en movimiento. Ah√≠ est√° el cansancio, la seguridad de que llegaremos a pesar del mal estado del sendero. √ćbamos todos con agua, caramelos y algo m√°s.

Cerca de las nubes hubo canciones, versos, y un abrazo gigante, muestra de hermandad. También fotos, muchas fotos, tal vez porque todos querían guardar el momento.

El escritor Norge Luis Labrada (izquierda) en sendero del Parque Nacional Pico Turquino.

Para el joven poeta holguinero Norge Luis Labrada la experiencia fue inolvidable. ‚ÄúLlegar con un grupo de j√≥venes diversos a lo m√°s alto de Cuba me devolvi√≥ la fe, a pesar de este tiempo de coronavirus. Este ascenso y el abrazo entre todos fue una confirmaci√≥n de que quedamos muchos comprometidos. Gracias por la devoluci√≥n. Estoy orgulloso, ahora un poco llor√≥n con ganas de encontrar otra vez a quienes me acompa√Īaron en esta aventura‚ÄĚ.

La actriz tunera Leonor Pérez Hinojosa asegura que nunca olvidará esas vivencias, gracias a las cuales conoció un poco más a su país y a otros creadores enamorados de la utopía.

Es inevitable recordar la emoción de la trovadora guantanamera Annalie López mientras cantaba al lado del busto de Martí, el entusiasmo del investigador baracoeso Carlos Urgellés, el ánimo del actor granmense Ruslan Domínguez o la fuerza de Yoana Aranda, a pesar del esguince en un tobillo.

El ascenso al Turquino representa también el espíritu de la AHS, una familia grande que jamás se deja vencer por los obstáculos, un grupo de creadores que se apoya en la conquista de los anhelos.

Son muchas las im√°genes en nuestras mentes: las sonrisas, las canciones, el abrazo en lo m√°s alto. Seguramente el Turquino seguir√° recibiendo a j√≥venes escritores, artistas e investigadores cada 13 de agosto durante muchos a√Īos. Ah√≠ habr√° siempre poes√≠a.

Visita al Museo de Cera de Bayamo.

Intercambio con autoridades de Granma

Creadores de la AHS visitan el Museo Casa Natal de Céspedes.

En el Monumento Nacional La Demajagua

En el Alto de Naranjo, minutos antes de comenzar el ascenso al Pico Turquino.

En el Campamento de Aguada de Joaquín, cinco kilómetros antes de la cima del Turquino.

En la cima del Pico Turquino, a mil 974 metros sobre el nivel del mar.

Abrazo entre jóvenes creadores en lo más alto de Cuba.



El Chino Heras, el escritor, el maestro

*Tomado del Portal Cubarte

Lo conocimos primero mediante sus historias, cargadas de realismo y sensaciones m√°s all√° de las palabras. Todav√≠a recuerdo nuestro primer d√≠a como estudiante en el Centro Onelio. All√≠ estaba √©l, junto a su esposa Ivonne Galeano y los tambi√©n escritores Ra√ļl Aguiar y Sergio Cevedo.

Muy pronto el Chino se convirti√≥ en m√°s que un maestro o un referente literario. Fue amigo y especie de hermano grande para nosotros, con cr√≠ticas, consejos y una facilidad inusual para ense√Īar. Admiro su talento, pero especialmente la bondad, su fidelidad a la creaci√≥n y a Cuba, su capacidad para so√Īar y seguir en el camino de las esencias, incluso en medio de cierto hurac√°n de incomprensiones.

Seguramente los mensajes de felicitaci√≥n este 5 de agosto, fecha de su cumplea√Īos 80, son numerosos, el sonido del tel√©fono debe ser permanente.

Tomada de cubarte

Sin dudas, es uno de esos escritores imprescindibles de la literatura de la Revolución, no solo por su calidad narrativa, también por reflejar en su obra sucesos históricos trascendentales, como el enfrentamiento a la invasión mercenaria por Playa Girón, y otras peculiaridades de etapas posteriores a 1959.

Hoy pienso tambi√©n en el Heras hu√©rfano de padre a los 12 a√Īos de edad, que fue limpiabotas, vendedor de peri√≥dicos y billetes de loter√≠a, limpiador de portales‚Ķ durante parte de la d√©cada de los ‚Äô50, pero que nunca dej√≥ de fantasear. Imagino al muchacho que combati√≥ contra los agresores en Gir√≥n y luego reflej√≥ la experiencia en su libro La guerra tuvo seis nombres, por el que gan√≥ el Premio David.

Me parece verlo alegre, cuando recibi√≥ la noticia de su Menci√≥n √ļnica en el concurso Casa de las Am√©ricas de 1970, por Los pasos en la hierba. Y despu√©s la tristeza, las puertas cerradas‚Ķ por una muy conocida pol√©mica en el campo ideol√≥gico-cultural, provocada sobre todo por la cr√≠tica Otra menci√≥n a los Pasos, de Roberto D√≠az, en el Caim√°n Barbudo, que desat√≥ tempestades.

También con una obra sobresaliente como crítico cultural, Heras es ejemplo de apego a los principios revolucionarios, al país y su gente. Su obra cuentística, incluidos Acero y Cuestión de principio, tiene mucho de autobiográfica.

Resulta inevitable recordar los días en el Centro Onelio, cuando él y otros profesores alimentaban nuestros deseos de ser escritores. Me parece verlo otra vez aconsejar, sonreír y hablar de niveles de realidad, tipos de narradores, corrientes subterráneas de sentidos…, en fin, de ese otro mundo tan suyo: el de las técnicas literarias.

Compilador de Los desaf√≠os de la ficci√≥n, Eduardo Heras Le√≥n est√° en las entra√Īas de muchos j√≥venes, que le agradecen. Ganador del Premio Nacional de Literatura 2014 por la obra de la vida, el Chino, como lo llaman cari√Īosamente familiares y amigos, es tambi√©n s√≠mbolo de resistencia, humildad, y bondad, con una admirable trayectoria como literato, pedagogo y cultivador de la cultura. Un maestro, al cual respetamos y queremos.



Malena Salazar: «Me conformo con ser parte de los sue√Īos» (+Fotos, video y tuit)

Desde peque√Īa se inventa mundos y fantas√≠as que enriquecen su vida. Adoraba visitar al abuelo en su taller, donde lo ve√≠a desarmar radios, televisores, medir transistores, soldar‚Ķ y escuchaba sus explicaciones sobre c√≥mo funcionaban los equipos. √Čl, lector voraz, siempre se ocupaba de que la ni√Īa tuviera alg√ļn libro.
 
Poco a poco, la infante desarrolló la pasión por la literatura y la tecnología. Hoy es técnica en Informática, autora de varias obras literarias, y ganadora de algunos de los más importantes concursos para escritores en Cuba.
 
No le gusta hablar sobre su vida privada, ni siquiera la comida preferida, pero cuando escribe todo cambia. ‚ÄúNo soy Malena. No soy nada y, a la vez, lo soy todo.‚ÄĚ, dice quien tiene entre sus reconocimientos el Premio David de la UNEAC, en la categor√≠a de novela de ciencia-ficci√≥n (2015), el Calendario de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (2017) y el Oscar Hurtado (2018).
 
Graduada del Centro Nacional de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso, recuerda con agrado sus primeros a√Īos, cuando se entreten√≠a con los juegos tradicionales y gracias a su imaginaci√≥n disfrutaba sin salir de casa.
 
Al comenzar a leer abri√≥ una puerta nueva. ‚ÄúConoc√≠ autores que creaban historias maravillosas; las beb√≠a, las so√Īaba, las viv√≠a‚Ķ Sent√≠ que tambi√©n ten√≠a otras para contar, as√≠ que comenc√© a fabular desde una edad temprana‚ÄĚ, dice quien actualmente se desempe√Īa como t√©cnica en Inform√°tica, y cursa la Licenciatura en Derecho en la Universidad de La Habana.
 
Para ella la Literatura y la Inform√°tica est√°n conectadas de una manera especial, por eso no extra√Īa que comenzara a escribir fantas√≠a y ciencia ficci√≥n con historias relacionadas precisamente con la tecnolog√≠a.
 
Otros de sus galardones son la beca de creación La Noche (2019), que concede la AHS, el premio de novela HYDRA, La Edad de Oro (2019), el Luis Rogelio Nogueras (2019) y el Regino E. Boti (2020).
 
Para ella tiene un significado singular el que lo inici√≥ todo: el David de ciencia ficci√≥n, su opera prima, por la obra Nade. ‚ÄúAntes, pasaba sin penas ni glorias por los concursos, luego llegaron las menciones, a veces a cuentagotas, en otras ocasiones a chorros. Cuando me sent√≠a algo desesperanzada, me recordaba que nada se logra de la noche a la ma√Īana y continuaba intent√°ndolo con los concursos, hasta que el David me sorprendi√≥.
 
  • ‚ÄúActualmente, siento que he crecido como escritora y mi literatura ha cambiado, pero pienso que ese primer libro, aunque no sea una obra maestra, siempre va a ocupar un lugar especial en mi lista personal de logros‚ÄĚ, asegura esta joven con brillo especial en los ojos.
Agrega que para ella lo más importante en cuestiones literarias es el lector. Que su obra lo marque de alguna forma. Que lo haga disfrutar, reflexionar, que lo impulse y se adentre en él para dejar una huella, un recuerdo.
 

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo logras construir seres tan diferentes a ti o es que no lo son tanto?

 
‚ÄĒNo s√© si otros escritores tengan el mismo sentir, pero cuando me siento a escribir, ya no soy yo. Me debo a la creaci√≥n, a la historia que he comenzado a tejer. Dejo que los personajes nazcan como deseen ser, dejo que el argumento me gu√≠e desde la primera palabra hasta la √ļltima.
 
Por supuesto, el escritor deja su impronta en sus textos. A veces cuando se leen varios libros de uno mismo se suele encontrar una línea, una temática que se repite, pero abordada desde diferentes visiones. Y es que nos valemos de nuestros conocimientos, experiencias de vida, interacciones, análisis, investigaciones, entorno…, para crear. El escritor juega con estos elementos y los transforma para obtener verosimilitud, variabilidad, incluso dentro de los escenarios más agrestes.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© podr√°n encontrar los lectores en el libro Secretos en lo alto de ciudad Ventosa, ganador del premio Regino Boti (2020)?

 
‚ÄĒEsa novela para infantes trata acerca del maltrato animal a nivel corporativo, la manipulaci√≥n de las industrias hacia sus trabajadores y la explotaci√≥n infantil, desarrollado con reminiscencias steampunk (tecnolog√≠a a vapor) y clockpunk (tecnolog√≠a de relojer√≠a). El verdadero reto, en mi criterio, consisti√≥ en colocar a ni√Īos valientes como Nina, Dano, y la perrita Lol√≥, en un escenario tan complejo.
 
Malena Salazar con el reconocimiento por su premio la Edad de Oro.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© nos puedes adelantar sobre La otra casa, por la cual obtuviste la beca La Noche (2019)?

 
‚ÄĒEs una novela de ciencia ficci√≥n fant√°stica, una idea que desde alg√ļn tiempo quer√≠a desarrollar. Aqu√≠ se aborda la inclusi√≥n, la amistad, la solidaridad, la tolerancia y la aceptaci√≥n de diferencias. Uno de los ejes de la novela es la necesidad de la familia, sin importar c√≥mo est√© conformada y fuera de los roles cl√°sicos, como formadora primigenia de los ni√Īos y ni√Īas, los miedos e inquietudes de quienes han perdido el apoyo familiar y la sensibilizaci√≥n hacia las dificultades ajenas.
 

‚ÄĒ¬ŅTodav√≠a te sorprendes cuando lees‚Ķ?

 
‚ÄĒCuando leo siempre encuentro algo que me sorprende y me dice que, si algo tiene la capacidad de evolucionar es la literatura. Personalmente me considero en constante aprendizaje e intento leer la mayor cantidad de libros de diferentes g√©neros y tem√°ticas. Sirve para enriquecerse uno mismo y, a la vez, aprender c√≥mo se est√° conduciendo el panorama literario en el pa√≠s y el extranjero.
 
‚ÄúA veces es inevitable terminar influenciados por un autor al que admiramos, pero en alg√ļn momento surge la necesidad de encontrar voces propias y formas diferentes de contar las historias‚ÄĚ.
 
Malena aprovechó la etapa de aislamiento para crear.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© tal la etapa de aislamiento en casa, como consecuencia de la COVID-19‚Ķ?

 
‚ÄĒEs dif√≠cil lograr concentraci√≥n en una situaci√≥n como la que vivimos y que ha sacudido al mundo. Surgen preocupaciones que antes no exist√≠an y resulta complicado lidiar con ellas, adaptarse y encontrar soluciones alternativas. Pero fuera de esto, he intentado mantenerme activa en materia literaria. La novela ganadora del Regino E. Boti 2020 naci√≥ durante esta etapa de aislamiento.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© signific√≥ para ti pasar el curso de t√©cnicas narrativas en el centro Onelio Jorge Cardoso?

 
‚ÄĒUn vuelco absoluto a mi vida literaria. Cuando entr√© al Onelio y recib√≠ las primeras clases, entend√≠ que todo lo que cre√≠a saber sobre literatura no era correcto. Cuando termin√© el curso pas√© cerca de un a√Īo sin escribir, porque necesit√© incorporar, poco a poco, todo lo aprendido. Comprend√≠ lo que tanto repet√≠an los profesores (el gran Heras Le√≥n, Sergito Cevedo, Ra√ļl Aguiar) acerca de la importancia de leer, de analizar cada texto, desmenuzarlo, extraer las herramientas y adaptarlas a mi forma de escribir, en orden de construirme un estilo propio.
 
Ese curso es favorable para los escritores que comienzan. Les brinda una serie de reglas, lecturas para analizar, y herramientas imprescindibles.
 

‚ÄĒ¬ŅQu√© importancia le concedes a la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z como aglutinadora e impulsora de sue√Īos de j√≥venes escritores y creadores en general?

 
‚ÄĒLa AHS brinda la oportunidad de conocer artistas j√≥venes y talentosos, e interactuar con ellos en eventos a lo largo y ancho del pa√≠s. Aplaudo la forma en que la Asociaci√≥n se preocupa por mantenernos activos, y las oportunidades que brinda con sus becas, premios y actividades. Hace un esfuerzo realmente grande en materia de promoci√≥n en todos los medios. Es uno de los pilares de apoyo que tanto necesitamos para avanzar.
 

‚ÄĒ¬ŅPrincipales sue√Īos en el mundo creativo?

 
Dejar huella en los lectores. Que puedan disfrutar mis textos. Que los puedan hacer suyos. Que, de alguna forma, conformen un bloque dentro de su edificaci√≥n. No pretendo estar en la cima; me conformo con ser parte de sus sue√Īos.


La vida eterna de Roberto Fern√°ndez Retamar (Fotos, videos y poemas)

(El Portal del Arte Joven Cubano retoma este trabajo period√≠stico, publicado a prop√≥sito de su fallecimiento en 2019, en homenaje a ese gran poeta y ensayista, Maestro de Juventudes, que en el d√≠a 9 de junio cumplir√≠a 90 a√Īos)

Si me dicen que te has marchado O que no vendr√°s, No voy a creerlo: voy A esperarte y esperarte: Si te dicen que me he ido, O que no vuelvo, No lo creas: Esp√©rame Siempre».

La noticia fue un golpe en el alma de millones de personas en Cuba y el mundo. El poeta y ensayista Roberto Fern√°ndez Retamar, el hombre entra√Īable, el profesor de teor√≠a y cr√≠ticas literarias, El Miembro de la Academia Cubana de la Lengua, el Presidente de Casa de las Am√©ricas, el Premio Nacional de Literatura (1989), el doctor en Filosof√≠as y Letras, el revolucionario, el pensador, uno de los intelectuales m√°s grandes del continente, falleci√≥ este 20 de julio a los 89 a√Īos de edad.

Y la gente, aqu√≠ y all√°, en muchas partes, habla de √©l, lo recuerda, lo lee, se sumerge en sus versos y ensayos, le dedica textos‚ĶLlamadas por tel√©fonos, publicaciones en redes sociales y conversaciones entre amigos transmiten el dolor y la admiraci√≥n de quienes lo conocimos personalmente o mediante sus escritos, siempre repletos de lucidez y esa capacidad tremenda para desentra√Īar y alertar, m√°s all√° de lo aparente.

Conocíamos sobre su delicado estado de salud, pero no pensábamos en su partida física. Retamar caló muy hondó en sus familiares y amigos, en la intelectualidad latinoamericana y los amantes de la literatura, pero también mucho más allá.

Lo quieren millones de otras personas que admiran al poeta y pensador, pero sobre todo al ser humano, cultivador de la belleza y empe√Īado siempre en ayudar a su pa√≠s desde las palabras y la acci√≥n.

Nacido en la V√≠bora, La Habana, el 9 de junio de 1930, resalta su capacidad para analizar temas de la cotidianidad y el esp√≠ritu de los pueblos con sencillez y naturalidad, pero tambi√©n con enorme profundidad reflexiva y po√©tica. No escribi√≥ ni habl√≥ nunca √ļnicamente para las √©lites, pero su obra es de una altura tremenda, tal vez por ese mismo don de entender y reflejar como pocos las mareas humanas.

Resulta inevitable pensar en algunas de sus obras, versos y prosas, en su ejemplo de intelectual y hombre fiel a la creaci√≥n y al alma de Cuba y nuestra Am√©rica. Ah√≠ est√° Calib√°n, publicado por primera vez en 1971 y considerado uno de los ensayos m√°s importantes escritos en lengua espa√Īola, un texto con penetrantes reflexiones sobre la identidad latinoamericana, que, como su autor, seguir√° teniendo larga vida. Una fuente a la cual se deber√° volver una y otra vez, desde Cuba y Am√©rica, desde Europa y otras partes del planeta, para entender mejor las esencias de los nacidos en esta regi√≥n del, en estos actuales pa√≠ses, cuyos habitantes somos resultados de ra√≠ces, luchas y procesos muy singulares, mediante los cuales se han ido conformando rostros y cuerpos identitarios peculiares, que incluyen dis√≠miles influencias, pero poseedores de una cultura muy propia, como argumenta Retamar.

Verdaderamente Calib√°n impresiona por la fuerza y profundidad de sus tesis, con¬† an√°lisis sociol√≥gicos, hist√≥ricos, literarios y de otros tipos, desde las entra√Īas del ser humano nacido aqu√≠, de conquistadores, inmigrantes‚Ķ, todo en constante di√°logo con lo ocurrido o proyectado desde otros lugares del mundo, especialmente Estados Unidos y Europa.

Doctor Honoris Causa de las universidades de Sofía, Buenos Aires y Las Villas, Fernández Retamar, quien también impartió clases en universidades extranjeras como las de Yale y Columbia, reafirma sus esencias martianas en ese texto, en el cual varias veces se remite al ensayo Nuestra América y a otros artículos e ideas del Héroe Nacional cubano.

Sin dudas, Calib√°n debe mantenerse siempre como un ser de papel o digital, imprescindible en las aulas de nuestro pa√≠s y Am√©rica, hijo no solo de su autor, sino de dis√≠miles pensadores y sus pueblos, con plena conciencia de que ‚Äúponer en duda nuestra cultura es poner en duda nuestra propia existencia, nuestra realidad humana misma‚ÄĚ, una alerta para el presente y futuro.

  • ¬ŅQu√© es la poes√≠a? dices mientras clavas
    Varias decenas de pinchos en la carne.
    ¬ŅQu√© es poes√≠a? ¬ŅY t√ļ me lo preguntas?
    Que cualquier cosa sea posible, eso es la poesía.

¬ŅC√ďMO VEMOS LOS J√ďVENES A FERN√ĀNDEZ RETAMAR?

Frente a la pantalla del televisor, en el momento de la noticia, la primera imagen que vino a nuestra mente fue la de un Retamar sonriente, repleto de energ√≠as, explicando, leyendo, polemizando, escribiendo, so√Īando‚Ķ

Recordamos el √ļltimo d√≠a cerca, cuando ya caminaba con mucha dificultad, ayudado por un bast√≥n y otra persona, pero todav√≠a con esa imagen po√©tica en el rostro, en su gesto de detenerse y responder una pregunta de manera muy breve, en su jam√°s traicionada sinceridad y compromiso creativo.

Para nosotros es indudablemente un maestro, no solo desde los versos y ensayos, desde su labor en Casa de las Américas, publicaciones en medios de prensa y otras responsabilidades de dirección en la revista Unión, el Centro de Estudios Martianos, y otras instituciones y lugares, sino desde su quehacer como hombre e intelectual, con una permanente proyección social.

Autor de decenas de libros como A quien pueda interesar, Hemos construido una alegría olvidada y Nosotros los sobrevivientes, supo conjugar belleza estética, simplicidad, profundidad, coherencia y capacidad de análisis en sus obras, las cuales son singulares retratos de su época. Las reflexiones suelen estar implícitas en sus versos, tal vez sin proponérselo, pero como algo implícito siempre en su pensamiento.

Leerlo es conocer tambi√©n al esposo, al padre, al revolucionario, al so√Īador que nunca se rindi√≥ y estaba muy seguro de que ‚Äúen Cuba las dificultades son nuestro aire cotidiano. Por lo menos ahora no peleamos una derrota, sino que defendemos una esperanza‚ÄĚ, como expres√≥ en entrevista concedida en 1992, cuando se sufr√≠an los efectos del Per√≠odo Especial.

La obra de Retamar es tambi√©n voz de diferentes momentos de la Revoluci√≥n cubana, y sus ciudadanos, a veces desde la experiencia muy personal. Llama la atenci√≥n el desempe√Īo de diferentes funciones, sin abandonar jam√°s una creaci√≥n de calidad y despojada de hermetismos. Lo recordamos como autor indispensable en la poes√≠a hispanoamericana contempor√°nea, como ensayista pol√©mico y tambi√©n como hombre importante en la pol√≠tica cultural cubana, con efectos innegables en nuestra Am√©rica.

Las nuevas generaciones no podemos olvidar nunca sus consideraciones sobre el papel de los intelectuales y los necesarios procesos de descolonización cultural en nuestro continente, un reto que se mantiene en contextos diferentes, pero iguales de desafiantes.

Debemos tener presente tambi√©n que, como dijo en 1992, m√°s all√° de vientos a favor o en contra, «son los escritores y los artistas los que hacen la obra de arte‚Ķ»

RETAMAR EN EL TIEMPO

  • Cuando pongo mi mano joven,
    Condescendiente,
    Sobre el hombro tormentoso del anciano,
    Es sólo una ilusión, sólo un instante,
    El tiempo
    De mirar a las nubes, a los astros,
    Antes de que otra mano,
    Generosa,
    Se pose sobre mi hombro
    Llam√°ndome ¬°oh anciano!

Hace apenas unas horas de su partida física. Tal vez, todavía algunas personas lloran, muchas sienten la tristeza, el dolor…, pero dentro de todo existe la certeza de que Roberto Fernández Retamar nunca se irá verdaderamente.

Su pensamiento, la obra y cualidades como ser humano resultan demasiados poderosos, como para ser borrados por el tiempo o el olvido. En lo adelante, no se deber√° intentar imitarlo o colocarlo en un pedestal. √Čl est√° en un lugar cimero de la cultura latinoamericana precisamente por la capacidad de di√°logo de sus textos, nacidos desde el amor, la pol√©mica, los sue√Īos, la tristeza‚Ķ, pero sobre todo desde la voluntad, el anhelo y la memoria.

Cada libro suyo permanecerá como parte de su palpitar, la intranquilidad y dimensión de sus ideas. Textos, como Felices los normales, Calibán y Para una teoría de la literatura hispanoamericana le garantizan su presencia junto a cada generación de poetas e intelectuales.

La mejor manera de honrarlo ser√° recordarlo, pero sobre todo tener siempre presentes sus esencias como poeta e intelectual total, en los textos y la cotidianidad, en las decisiones, las propuestas y el quehacer.

ALGUNOS POEMAS DE ROBERTO FERN√ĀNDEZ RETAMAR

EL OTRO

Nosotros, los sobrevivientes,

¬ŅA qui√©nes debemos la sobrevida?

¡Quién se murió por mí en la ergástula,

quién recibió la bala mía,

la para mí, en su corazón?

¬ŅSobre qu√© muerto estoy yo vivo,

sus huesos quedando en los míos,

los ojos que le arrancaron, viendo

por la mirada de mi cara,

y la mano que no es su mano,

que no es ya tampoco la mía,

escribiendo palabras rotas

donde él no está, en la sobrevida?

***

FELICES LOS NORMALES

A Antonia Eiriz

FELICES LOS NORMALES, esos seres extra√Īos.

Los que no tuvieron una madre loca, un padre borracho, un hijo delincuente,

Una casa en ninguna parte, una enfermedad desconocida,

Los que no han sido calcinados por un amor devorante,

Los que vivieron los diecisiete rostros de la sonrisa y un poco m√°s,

Los llenos de zapatos, los arc√°ngeles con sombreros,

Los satisfechos, los gordos, los lindos,

Los rintintín y sus secuaces, los que cómo no, por aquí,

Los que ganan, los que son queridos hasta la empu√Īadura,

Los flautistas acompa√Īados por ratones,

Los vendedores y sus compradores,

Los caballeros ligeramente sobrehumanos,

Los hombres vestidos de truenos y las mujeres de rel√°mpagos,

Los delicados, los sensatos, los finos,

Los amables, los dulces, los comestibles y los bebestibles.

Felices las aves, el estiércol, las piedras.

Pero que den paso a los que hacen los mundos y los sue√Īos,

Las ilusiones, las sinfonías, las palabras que nos desbaratan

Y nos construyen, los m√°s locos que sus madres, los m√°s borrachos

Que sus padres y m√°s delincuentes que sus hijos

Y m√°s devorados por amores calcinantes.

Que les dejen su sitio en el infierno, y basta.

***

POR UN INSTANTE

Esa luz en la noche,

¬ŅSer√° un reflector nuestro?

¬ŅSer√° un arma de ellos?

(Por un instante

Había olvidado

Que hay en el cielo luna, que hay estrellas.)

Roberto Fern√°ndez Retamar

***

OYENDO UN DISCO DE BENNY MOR√Č

ES LO MISMO de siempre:

¡Así que este hombre está muerto!

¡Así que esta voz

Delgada como el viento, hambrienta y huracanada

Como el viento,

es la voz de nadie!

¡Así que esta voz vive más que su hombre,

Y que ese hombre es ahora discos, retratos, l√°grimas, un sombrero

Con alas voladoras enormes

‚ÄĒy un bast√≥n‚ÄĒ!

¡Así que esas palabras echadas sobre la costa plateada de Varadero,

Hablando del amor largo, de la felicidad, del amor,

Y aquellas, √ļnicas, para Santa Isabel de las Lajas,

De tremendo pueblerino en celo,

Y las de la vida, con el ojo fosforescente de la fiera ardiendo en la sombra,

Y las l√°grimas mezcladas con cerveza junto al mar,

Y la carcajada que termina en punta, que termina en aullido, que termina

En qué cosa más grande, caballeros;

Así que estas palabras no volverán luego a la boca

Que hoy pertenece a un montón de animales innombrables

Y a la tenacidad de la basura!

A la verdad, ¬Ņqui√©n va a creerlo?

Yo mismo, con no ser m√°s que yo mismo,

¬ŅNo estoy hablando ahora?

***

A LOS √ĀRBOLES DEL CEMENTERIO

ESTOS √ĀRBOLES SE alimentan

De lo que fuimos, de lo que seremos:

Madera hecha de ojos, ramas

En que, acerc√°ndose, se siente el olor acre

De las piernas.

Por suerte, las hojas m√°s altas,

Las del pelo, van a confundirse

Con el viento de la tarde, el dulce viento

Que menea los primeros terrones sobre el cad√°ver.

***

ANIVERSARIO

Me levanto, a√ļn a oscuras, para llevar a arreglar unas ruedas del auto, que sigue roto,

Y al regreso, cuando ya ha brotado el hermoso y cálido día,

Te asomas a la ventana que da al pasillo de afuera, y me sonríes con tus ojos achinados del amanecer.

Poco después, a punto de marcharme para ir a revisar unos papeles,

Te veo cargando cubos con nuestras hijas,

Porque hace varios días que no entra agua, y estamos sacando en cubos la poca que haya en la cisterna del edificio.

Y aunque tengo ya puesta la guayabera de las reuniones, y en una mano la maleta negra que no debo soltar,

Ayudo algo, con la otra mano, mientras llega el jeep colorado.

Que demora poco, y al cabo me arrastra de all√≠: t√ļ me dices adi√≥s con la mano.

T√ļ me dec√≠as adi√≥s con la mano desde este mismo edificio,

Pero no desde este mismo apartamento;

Entonces, hace m√°s de veinte a√Īos, no pod√≠amos tener uno tan grande como √©ste de los bajos.

El nuestro era peque√Īo, y desde aquel balc√≥n que no daba a la calle,

Pero que yo vislumbraba all√° al fondo, cuando cruzaba r√°pido, en las ma√Īanitas fr√≠as, hacia las clases innumerables de introducci√≥n al universo,

Desde aquel balc√≥n, all√° al fondo, d√≠a tras d√≠a me dec√≠as adi√≥s, metida en tu √ļnica bata de casa azul, que iba perdiendo su color como una melod√≠a.

Pienso estas cosas, parloteando de otras en el jeep rojo que parece de juguete,

Porque hoy hace veintid√≥s a√Īos que nos casamos,

Y quiz√° hasta lo hubi√©ramos olvidado de no haber llegado las ni√Īas (digo, las muchachas) a la hora del desayuno,

Con sus lindos papeles pintados, uno con un 22 enorme y (no sé por qué) dos plumas despeluzadas de pavorreal,

Y sobre todo con la luz de sus sonrisas.

¬ŅY es √©sta la mejor manera de celebrar nuestros primeros veintid√≥s a√Īos juntos?

Seguramente s√≠; y no s√≥lo porque quiz√° esta noche iremos al restor√°n Mosc√ļ,

Donde pediremos caviar negro y vodka, y recordaremos a Mosc√ļ y sus amigos, y tambi√©n a Leningrado, a Bak√ļ, a Erev√°n;

Sino sobre todo porque los celebraremos con un día como todos los días de esta vida,

De esta vida ya m√°s bien larga, en la que tantas cosas nos han pasado en com√ļn:

El esplendor de la historia y la muerte de nuestras madres,

Dos hijas y trabajos y libros y países,

El dolor de la separación y la ráfaga de la confianza, del regreso.

Uno est√° en el otro como el calor en la llama,

Y si no hemos podido hacernos mejores,

Si no he podido suavizarte no sé qué pena del alma,

Si no has podido arrancarme el temblor,

Es de veras porque no hemos podido.

T√ļ no eres la mujer m√°s hermosa del planeta,

Esa cuyo rostro dura una o dos semanas en una revista de modas

Y luego se usa para envolver un aguacate o un par de zapatos que llevamos al consolidado;

Sino que eres como la Danae de Rembrandt que nos deslumbró una tarde inacabable en L`Ermitage, y sigue deslumbrándonos;

Una mujer ni bella ni fea, ni joven ni vieja, ni gorda ni flaca,

Una mujer como todas las mujeres y como ella sola,

A quien la certidumbre del amor da un dorado inextinguible,

Y hace que esa mano que se adelanta parecida a un ave

Est√© volando todav√≠a, y vuele siempre, en un aire que ahora respiras t√ļ.

Eres eficaz y l√ļcida como el agua.

Aunque sabes muchas cosas de otros países, de otras lenguas, de otros enigmas,

Perteneces a nuestra tierra tan naturalmente como los arrecifes y las nubes.

Y siendo altiva como una princesa de verdad (es decir, de los cuentos),

Nunca lo parec√≠as m√°s que cuando, en los a√Īos de las grandes escaseces,

Hac√≠as cola ante el restor√°n, de madrugada, para que las muchachas (entonces, las ni√Īas) comieran mejor,

Y, serenamente, le disputabas el lugar al hampón y a la deslenguada.

Un día como todos los días de esta vida.

No pido nada mejor. No quiero nada mejor.

Hasta que llegue el día de la muerte.

***

CON LAS MISMAS MANOS

Con las mismas manos de acariciarte estoy construyendo una escuela.

Llegué casi al amanecer, con las que pensé que serían ropas de trabajo,

Pero los hombres y los muchachos que en sus harapos esperaban

Todav√≠a me dijeron se√Īor.

Están en un caserón a medio derruir,

Con unos cuantos catres y palos: allí pasan las noches

Ahora en vez de dormir bajo los puentes o en los portales.

Uno sabe leer, y lo mandaron a buscar cuando supieron que yo tenía biblioteca.

(Es alto, luminoso, y usa una barbita en el insolente rostro mulato.)

Pas√© por el que ser√° el comedor escolar, hoy s√≥lo se√Īalado por una zapata

Sobre la cual mi amigo traza con su dedo en el aire ventanales y puertas.

Atr√°s estaban las piedras, y un grupo de muchachos

Las trasladaban en veloces carretillas. Yo pedí una

Y me eché a aprender el trabajo elemental de los hombres elementales.

Luego tuve mi primera pala y tomé el agua silvestre de los trabajadores,

Y, fatigado, pensé en ti, en aquella vez

Que estuviste recogiendo una cosecha hasta que la vista se te nublaba

Como ahora a mí.

¡Qué lejos estábamos de las cosas verdaderas,

Amor, qu√© lejos ‚ÄĒcomo uno de otro!

La conversación y el almuerzo

Fueron merecidos, y la amistad del pastor.

Hasta hubo una pareja de enamorados

Que se ruborizaban cuando los se√Īal√°bamos, riendo

Fumando, después del café.

No hay momento

En que no piense en ti.

Hoy quiz√° m√°s,

Y mientras ayude a construir esta

escuela

Con las mismas manos de acariciarte.