Milho Montenegro


La complicidad del hormiguero. Poética de Martha Luisa Hernández

Cada texto provoca erizamiento, la piel se encrespa al tiempo que una tromba, una onda expansiva de cosquilleo —como si el hormiguero (hormigas locas, invasoras, rebeldes, porfiadas, pero vivas)— desandara el cuerpo sin anuencia ni pudor.Esta es la sensación que queda tras la lectura del poemario Días de hormigas. Puesta en escena, de Martha Luisa Hernández (Guantánamo, 1991).

[+]



Me considero un escritor para todas las edades. Acercamiento a Alejandro Huerta Sánchez

Con apenas 19 años, Alejandro Huerta Sánchez (Pinar del río, 1998) lanza su primer libro de cuentos para niños y jóvenes. Fantasmas en el bolsillo es el nombre de este cuaderno que acaba de ser publicado por la Editorial Guantanamera, en España. Escritas en capítulos cortos —muy sintéticos—, estas historias revelan la capacidad de su autor a la hora de captar la esencia de ciertos conflictos y tribulaciones, que ocurren al interior de la familia y que muchas veces pasan inadvertidos, o son silenciados por sus víctimas por temor o vergüenza. Escritura que logra conmover y que se vale de un lenguaje diáfano, aunque intencionado,para narrar lo tremebundo y lo afable.

[+]



La familia que duele

Conversación con Elaine Vilar Madruga sobre El framboyán de las despedidas.

La joven escritora Elaine Vilar Madruga (La Habana, 1989) vuelve a sorprender. Se trata de su nueva novela El framboyán de las despedidas, proyecto de libro que fue financiado por La Real Embajada de Noruega en Cuba. Aunque dirigida al público más joven, la obra ofrece un panorama de personajes, realidades y conflictos que atañen a cualquier lector. La autora ahonda, a través de sus tramas y protagonistas, una de las problemáticas vigentes en la Cuba de hoy: la familia y la emigración. Los fenómenos —tan complejos y dolorosos— que subyacen tras estos escenarios, son los pilares que sostienen esta historia de rupturas y regresos. Novela de extrema sensibilidad, que puede vivenciarse a través de una niña —personaje principal—, la cual no dejará de asombrar por sus análisis, cuestionamientos y conducta a ratos irreverente, otros perspicaz y tierna.

[+]



Ese universo donde puedo ser otro: bonanzas y tribulaciones del teatro cubano

El actor de teatro Franklin A. Romero Benítez (Sancti Spíritus, 1984) deja la piel sobre el escenario en cada puesta en escena. La certera imbricación del Yo-personal con el Yo-actoral le ha valido el reconocimiento de la crítica y del público a lo largo de 15 años de entrega y oficio. Justamente, ese tiempo de intercambio y aprendizaje —permeado por dificultades, carencias y, por supuesto, también dádivas— han concedido objetividad y verosimilitud a su trabajo como actor, lo cual no ha alejado a este joven de la búsqueda del perfeccionamiento y el compromiso propio y profesional. [+]



(Trans)formaciones de la escritura y otros medusarios. Una cita con Jamila Medina Ríos

Para muchos la literatura es solo subterfugio, simple evasiva que permite eludir un momento, algún recuerdo, un dolor. Otros pueden —seguro estoy— ver mucho más allá de la planicie que guarda bajo su espejismo otros ofrecimientos. Cuando tropezamos con la obra de la escritora Jamila Medina Ríos (Holguín, 1981), vislumbramos una ¿postura?, búsquedas que —al mismo tiempo— proyectan esa otredad de la creación, mutaciones de la escritura (como ella suele llamarle) que sondean, desde la cumbre hasta la furnia, el corpus poético/estético como propensión que se aleja de lo formal, deslindándose del estancamiento, de la calma tediosa que atenta en contra, apostando por la desfragmentación: salvoconducto del que se apropia para reconocer, abrazar, transgredir el/los límite(s) y en ese (eje)rcicio de (re)conocimiento y metamorfosis, esa necesidad de descepar y volver a erigir va forjando, la mujer hueco de araña/ primavera/ armadillo/corazón de col/anémona/hongo, una multiplicidad de voces que se difuminan y cuelan por todo intersticio, concediendo una pluralidad-ambigüedad al lenguaje y al acto escritural, que viene a ser festín de ojos que se congregan —ávidos e inquietos— en la celebración. [+]



Quiero pensar que la literatura sobrevivirá, que nos sobrevive

La joven escritora María Karla Águila Díaz (Cienfuegos, 1995) recién acaba de obtener el Premio de Poesía Girasol Sediento 2017, por su cuaderno «Punto rojo». Ella no teme a las preguntas y responde espontánea y segura, cada una de las interrogantes con que la incito a platicar sobre poesía, su utilidad en los tiempos que corren y la creación de los más jóvenes en el país.

[+]



Michel Mendoza Viel: un lúcido acercamiento a José Kozer

Muchos son los que han procurado un acercamiento a la figura del poeta cubano José Kozer. En cambio, Michel Mendoza Viel (La Habana, 1980) lo hace desde una perspectiva muy particular, que va más allá de cualquier sensacionalismo. Este joven pretende llegar no sólo a la obra, sino también al hombre que se halla detrás de la creación. En esta tentativa ha realizado una compilación de entrevistas realizadas al escritor, aunadas en el cuaderno titulado Ave atque vale (Ediciones Orto, 2016), en el cual puede asirse —desde otra mirada—la fuerza de pensamiento, esa esencia que irradia la voz de este autor que es y será —por fortuna— referente para la historia de nuestra memoria poética.

[+]



Ariel Maceo Téllez: Somos lo que escribimos

Fotografía, cuento y poesía son las aristas que explora este joven creador. Acaba de lanzar su nuevo poemario titulado ¿Sabes quiénes son los monstruos? con la Editorial Guantanamera, como parte de la colección para autores cubanos que ha preparado esta casa editora. Su obra es atrevida, alejada de todo ornato y retórica, apuesta por la irreverencia y libertad de decir.

[+]