Milena Hidalgo Castro


Y si nos quedamos demasiado quietos…

Esas personas de existir an√≥nimo en un pueblito de campo, las que cuidan un almac√©n, venden le√Īa, se ahogan en el alcohol, malversan recursos o juegan a la bolita como parte de una realidad que sobrevive a las soluciones gubernamentales y las ideolog√≠as, esas que han perdido a alguien que aman‚Ķ entre otras, esas son las personas que interesan a Yunier Riquenes Garc√≠a; ellas son quienes respiran y hablan en su novela, La quietud, recientemente publicada por Ediciones La Luz.

[+]



Precisa cantidad inmedible

Desde lo rosado y hacia √©l se nos educa previendo desviaciones de las casillas definidas con un color para cada quien; salirse de ello ha costado en nuestro pa√≠s, de machismo matriarcal, desgarraduras en el sujeto que somos colectiva e individualmente, y aunque hemos llegado a una zona de aparente confort respecto al tema, no hay que enga√Īarse creyendo que todo est√° garantizado para que cada quien escoja su color. Y es ah√≠ donde La cantidad rosada versa y reversa las historias del hombre, Roberto Fournier, que se acoge a su propio cromatismo.

[+]



Atentos a la ensayística cubana

Recientemente se otorgaron los premios Calendario, distinci√≥n de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) que incentiva la creaci√≥n literaria joven en Cuba. El ensayo, un g√©nero tal vez poco valorado, aunque salgan sistem√°ticamente abundantes textos, sobre todo en revistas y otras publicaciones seriadas, tiene un sitio particular en el concurso, en esta ocasi√≥n le pertenece a Natalie Roque Vega, con un libro sobre Juana Borrero. Sin detenernos en demasiados pre√°mbulos, conversemos con la autora sobre este acontecimiento: ¬ŅPor qu√© escribir un libro de ensayos sobre Juana Borrero?

[+]




Sentir es otra cosa, y es lo importante…

La poesía para adolescentes no existe, o por lo menos es un término que no debiera existir por el propósito que denota desde el nombre: escribir para una edad cuyos límites son indefinibles, son siempre propios en cada quien. La poesía de amor no cabe en esas lindes, sirve para cualquiera que sienta y se vea en los versos que, por sencillos, tal vez alguien se atreva a dirigir a esas edades.

[+]



Subamos la parada del misterio

La censura genera siempre un halo de misterio sobre lo que se ha prohibido. Ir al Trianón a ver Harry Potter: se acabó la magia, es, también, un resultado de ese impulso generoso de la reprobación hacedora de expectativas inubicables. Y ya sentado, apagados los teléfonos, encendidos todos los receptores posibles, el misterio se deshace porque no hay razones fidedignas para ello. [+]






Más allá de Los días de la histeria

Quiz√°s la cubierta parezca uno de esos afiches promocionales de alguna pel√≠cula de terror que los adolescentes frickies persiguen en el af√°n comprobatorio de radicalidad oscura ‚ÄĒigual eso podr√≠a funcionar como un buen gancho para este p√ļblico dif√≠cil‚ÄĒ; pero, sin hacer desd√©n a esa imagen ajena al prop√≥sito o el contenido del libro, por favor, pasen a sus historias, no se queden solo con la impresi√≥n de la portada. Comprender√°n entonces su merecido reconocimiento, al ganar la segunda edici√≥n del premio de narrativa breve Eduardo Kovalivker (2015). [+]