Miguel C. Francisco Reynaldo


De paseo por La Mancha: otra lectura a la obra Don Quijote

Hace 415 a√Īos, a comienzos de 1605, sal√≠a a la luz la primera parte de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Diez a√Īos despu√©s comenzaba a circular la segunda entrega de este magno libro, considerada como la verdadera, pues un a√Īo antes se imprimi√≥ una versi√≥n ap√≥crifa con el objetivo de atacar a su autor, debido a que algunos personajes de la √©poca se sintieron agraviados en la primera. Don Quijote, como habitualmente se alude a ella, fue escrita por un soldado, al que por tener inutilizada su mano izquierda, se le conoci√≥ como ‚ÄúManco de Lepanto,‚ÄĚ que a decir del fil√≥logo y escritor espa√Īol Jos√© Manuel Luc√≠a Meg√≠as,‚Äúsi hubiera nacido en el siglo XXI, habr√≠a sido viajero. Probablemente capit√°n de vuelo‚ÄĚ, lo cual nos describe a un hombre predispuesto a la aventura.

De nombre Miguel, que pudiera llamarse Don Quijote de Cervantes y Saavedra, porque entre √©l y su personaje se desdibujaron las fronteras, naci√≥ en un lugar de Espa√Īa, Alcal√° de Henares, un 29 de septiembre de 1547, y falleci√≥ un 23 de abril de 1616, d√≠a referencial para celebrar el idioma espa√Īol. ¬†

La obra, un gran paso en el camino hacia la creaci√≥n de la novela moderna, revolucion√≥ la literatura de tal modo que, seg√ļn se dice, es la m√°s le√≠da despu√©s de La Biblia. Y algo de cierto debe de haber en ello pues desde entonces hasta la fecha todas las artes, los medios de comunicaci√≥n y la propia literaria, no han dejado de recurrir ‚Äďvolver‚Äď a ella, reinterpretarla; tiene la misma un mensaje latente, vivo, perceptible, de resistencia, libertad, honor, fidelidad y amor (el ideal) disponible para dialogar con muchos y diversos p√ļblicos. Incluso aquellos que no han pasado de la portada del libro emiten juicos y valoraciones como los que han dejado el hueso en el papel. El cine, la radio, la televisi√≥n, el teatro y la danza son los queridos culpables.

Si alguien duda todav√≠a de su impronta y trascendencia, recu√©rdese que en nuestra geograf√≠a insular, heredera del idioma castellano, que hoy se prestigia de ser una naci√≥n potencialmente de lectores, El Ingenioso Hidalgo‚Ķ fue el primer libro encargado a la Imprenta Nacional de Cuba, fundada en 1959, con una tirada de 100 mil ejemplares, con ilustraciones, al precio de 25 centavos. Era una propuesta sugerente, de emprendimiento, del nuevo proyecto cultural cubano en revoluci√≥n, para dar a conocer a la mayor√≠a los valores humanistas de la obra, para luchar contra todos los obst√°culos, y en los que se reflejaron no pocos de nuestros pr√≥ceres como Mart√≠ (‚ÄúComo Cervantes, con el pie en el estribo‚ÄĚ)[1] y el Che (‚ÄúOtra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo‚ÄĚ).[2]

Acerca de lo anterior, la excelsa poetisa Dulce María Loynaz en su discurso de recibimiento del Premio Cervantes 1992 diría:

‚ÄúNo s√© (‚Ķ) si la obra cervantina ha sido comentada, absorbida con tanto amor en otros pa√≠ses como lo ha sido en Cuba ¬†(‚Ķ). Pero de lo que s√≠ estoy cierta es de que en ninguna parte hemos puesto tanto amor en sacar a la luz de nuestro siglo (‚Ķ) el talento y la imborrable huella que esta pluma ha dejado en todos los que de ella nos servimos para expresar nuestros sentimientos.‚ÄĚ[3]

No es de extra√Īar entonces que en este universo de las publicaciones nos sorprendan algunas novedades cuyo tema gire en torno a‚Ķ, alrededor de‚Ķ, a prop√≥sito de‚Ķ, la obra referida. D√≠gase obras intertextuales vinculadas, expl√≠cita o impl√≠citamente, con el texto aludido que influyen, de un modo u otro, en la comprensi√≥n de su discurso, hecho plausible, incluso, como metodolog√≠a did√°ctica.¬†

La 29na edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de la Habana, que se extender√° a las provincias hasta el mes de abril pr√≥ximo, donde se clausurar√° en Santiago de Cuba, fue escenario id√≥neo para colocar, al alcance del p√ļblico visitante, el m√°s reciente ejemplo de un texto que reafirma la necesidad de leer a Cervantes. Lleva por t√≠tulo El libro de La Mancha (Editorial Oriente, 2019) poemario perteneciente a la Colecci√≥n Ala y Espuela dedicado a ni√Īos y adolescentes. Tambi√©n, por qu√© no, dedicado a los j√≥venes y a los que fuimos ni√Īos, pues la literatura destinada a ese grupo social tiene mucho que comunicarnos, de modo que no debemos subestimar tales propuestas.

Su autor se nombra Jos√© Manuel Espino, nacido en 1966 en un lugar de Matanzas conocido como Col√≥n. Es, por m√°s se√Īas, dramaturgo, narrador, poeta, promotor, cr√≠tico literario y Presidente del Comit√© Provincial de la Asociaci√≥n de Artistas y Escritores de la Atenas de Cuba. Adem√°s, es considerado por la cr√≠tica especializada como uno de los m√°s importantes escritores de literatura infantil y juvenil en nuestro pa√≠s, quien en 2012 comenz√≥ a cabalgar junto a Alonso Quijano y su escudero con el libro De las sin par andanzas del Guajiriquijote y su escudetero Calvipanz√≥n, publicado por la Editorial Gente Nueva y reeditado en 2014.

Espino, en De las sin par andanzas‚Ķ, considerado como texto din√°mico e hilarante por transitar por diferentes g√©neros ‚Äďleyendas tradiciones y campesinas, poemas, teatro y exquisitas recetas‚Äď, recre√≥ las aventuras del El Quijote en un escenario campestre, sello este distinguible que puede observarse tambi√©n en El libro de La Mancha. ¬†

Cabe mencionar que otros autores cubanos que escriben para ni√Īos y j√≥venes ya hab√≠an hecho suyas las historias del Caballero de la triste figura, como el repentista Alexis D√≠az-Pimienta con En un lugar de la mancha. (Don quijote en verso, quien sit√ļa su versi√≥n en tiempo y geograf√≠a de Cuba guajira y agreste, contada en cuartetas, d√©cimas, octavillas, entre otras formas estr√≥ficas de la l√≠rica espa√Īola.

Acerca de la propuesta del autor matancero, si este no lo sabe (o quiz√°s s√≠), sirvan estas l√≠neas para trasmitirle ‚Äďy participarle al p√ļblico lector- que el poemario que construy√≥ con un elemento fundamental denominado ‚Äúsensibilidad,‚ÄĚ luch√≥ junto a Hospital para gatos locos (Mildre Hern√°ndez Barrios) y Une los puntos y ver√°s (Ariel Fonseca Rivero), las otras novedades de la citada Editorial Oriente, contra los molinos de vientos del d√©ficits de materia prima (sobre todo papel) para la producci√≥n de libros, que afecta al sector e industria editorial nacional hace m√°s de un a√Īo. No obstante, gracias a la gesti√≥n institucional de la editorial, el Instituto Cubano del Libro y la Unidad Empresarial de Base Gr√°fica Caribe, hoy podemos disfrutar y compartir las buenas nuevas de un libro impreso.

Los prop√≥sitos de El libro de La Mancha se revelan desde el propio t√≠tulo e ilustraci√≥n de cubierta, esta √ļltima a cargo del artista de la pl√°stica Javier Due√Īas (1969), nacido en C√°rdenas, Matanzas. Reconocido dibujante, pintor e ilustrador de libros, miembro de la UNEAC, cuyos trabajos se adscriben a la pintura paisaj√≠stica y abstracta moderna.

Y serán precisamente los motivos paisajísticos, presentes en cada página y aderezados con una imaginería colorida y ostensible, elementos dialógicos para ir redescubrimiento los personajes principales de la obra matriz, véase, Sancho, Dulcinea, Don Quijote, Rucio, Rocinante.

Este libro, divido en tres partes: Los poemas de Sancho Panza (12), Los poemas de Dulcinea (12) y Los poemas del Quijote (13), para un total de 37 trabajos po√©ticos, cuyos t√≠tulos se repiten en cada secci√≥n y donde se trabaja con acierto el verso rimado, las coplas, los refranes, trabalenguas, entre otras composiciones, es un producto bellamente ilustrado, donde cada pincelada aporta elementos a la narrativa po√©tica. V√©ase especialmente los tres retratos, que ofrecen una particular descripci√≥n de los protagonistas no tan alejados del referente cervantino. En su conjunto, estos poemas est√°n cargados de ingenio, se alejan de rebuscamientos y por momentos en ellos asoman ribetes de la picaresca, el humor inteligente y la sapiencia de nuestros cantores de la campi√Īa, lo que le a√Īaden valor al libro.

Grosso modo, El libro de La Mancha, como publicaci√≥n, tiene m√©ritos suficientes para transitar felizmente por la red de librer√≠as y por los diferentes espacios de promoci√≥n y comercializaci√≥n que en lo adelante tiene el ‚Äďapretado‚Äď calendario de eventos del sistema del libro en Cuba. Si queremos que el p√ļblico m√°s joven lea en el futuro al Ingenioso Hidalgo‚Ķ, debemos de situarle textos de esta naturaleza y probamente lo hagan con satisfacci√≥n.

Por sus singularidades, podr√≠a emular para ser incluido ‚Äďpor supuesto, consider√°ndose a los otros libros infantiles anteriormente aludidos‚Äď en una nueva edici√≥n Del donoso y grande escrutinio del cervantismo en Cuba, si existiera esta posibilidad, que bajo el sello Editorial de la Universidad de La Habana, proyecto iniciado en el 2005 ‚Äďcontinuado posteriormente en 2015‚Äď, conmemorando los 400 a√Īos de la publicaci√≥n de la primera parte de El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha.

En sus p√°ginas bien cabr√≠a un ep√≠grafe dedicado al cervantismo en la literatura infantil, en el que alg√ļn trabajo cr√≠tico colocar√°, en perspectiva, lo que Espino entendi√≥ pertinente ilustrar con la palabra para el p√ļblico m√°s inteligente: el p√ļblico infantil.

 

Notas y referencias bibliogr√°ficas:

[1] José Martí: Obras Completas. Tomo 20 (Epistolario), p. 38.

[2] Carta de despedida del Che a sus padres (1 de abril de 1965). Disponible en http://www.americas-fr.com/es/historia/guevara-padres.html

[3] Jos√© Antonio Bauj√≠n: ‚ÄúDe la cabalgata cervantina por los caminos de la cultura cubana‚ÄĚ. Centro Virtual Cervantes. Disponible en https://cvc.cervantes.es/literatura/quijote_america/cuba/baujin.htm



Tío Ho: un guerrero iluminado por la poesía (+ audio)

El ser humano tiene la condici√≥n de desdoblarse en varias facetas como capacidad inherente de supervivencia ante los retos que las circunstancias le imponen. Este convierte en arte las adversidades, que como material, contribuyen a generar di√°logos e interacciones de los p√ļblicos con la obra resultante, en cualquiera de las manifestaciones art√≠sticas, en lo que vendr√≠a a ser un acto comunicativo, que no es m√°s que uno de los efectos que acompa√Īa el acto creativo. En el caso de la literatura, espec√≠ficamente la poes√≠a, este efecto, seg√ļn el poeta y ensayista espa√Īol Jos√© √Āngel Valente, ‚Äúno alude [directamente] a la naturaleza del proceso creador (‚Ķ) donde importar√≠a (‚Ķ) centrar la consideraci√≥n de lo po√©tico (‚Ķ) para ver que la poes√≠a es, antes que cualquier otra cosa, un medio de conocimiento de la realidad‚Ķ‚ÄĚ[1]

La perspectiva de Valente sugiere que, ‚ÄúEn el momento de la creaci√≥n po√©tica lo √ļnico dado [al poeta] es la experiencia en su particular unicidad‚Ķ‚ÄĚ

Partiendo de tal apoyatura cabe destacar la idea que el arte consiste en dar forma a esa realidad, en sondear lo oscuro ‚Äďdesconocido‚Äď de la misma que el poeta con y desde la palabra intenta clarificar ‚Äďpara s√≠ y para el otro‚Äď con el recurso que dispone, o sea, el lenguaje: hecho frase, hecho palabra, hecho verso.

La creaci√≥n po√©tica, dec√≠a Jorge Luis Borges, parte de la memoria y la memoria est√° hecha sobre todo de olvido; ya que [ella] ‚Äďsuscribiendo lo dicho por el fil√≥sofo franc√©s Henri Bergson‚Äď escoge lo quiere olvidar.[2]

Pero existen experiencias de vida que por su impacto o afectación no pueden ser borradas del todo. Así, por ejemplo, sucede con la pérdida de la libertad en cautiverio, dígase cárcel o prisión, situación que a través de la historia tributó al surgimiento de importantes obras literarias de escritores de la talla de Cervantes (El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha), Fiódor Dostoyevski (Recuerdos de la casa de los muertos; Los presidios de Siberia), Oscar Wilde (De profundis), Miguel Hernández (Cancionero y romancero de ausencias), Jean Genet (Santa María de las Flores).  

En otros géneros el tema de la prisión también ha sido articulador, véase los escritos de Nelson Mandela (Autobiografía), Mahatma Gandhi (Canciones desde la prisión), Antonio Gramsci (Pasado y presente: Cuadernos de cárcel), Martin Luther King (Carta desde la cárcel de Birmingham), José Martí (Presidio modelo en Cuba), Pablo de la Torriente (Presidio Modelo) y Fidel Castro (La Historia me absolverá), entre otros.[3]

La libertad engloba dis√≠miles significaciones como determinaci√≥n, soberan√≠a individual, autonom√≠a. Y desde la √©tica filos√≥fica se se√Īala que es inherente al hombre. Es por ello que ante el hecho de perderla no pocos prefieren ‚Äúla muerte, hay quienes se dejan abatir por las circunstancias y hay tambi√©n quienes no solo las soportan estoicamente sino tambi√©n las usan como la oportunidad para definir sus vidas, sus obras y sus filosof√≠as.‚ÄĚ[4]¬†

Reflejo de lo anterior es la obra de Ho Chi Minh (1890-1969), que amerita, por sus valores éticos, políticos, culturales y literarios, traerse nuevamente a la actualidad. Fue este un hombre cuya faceta de revolucionario y estadista ocultaron su personalidad de poeta, forjada en la dura experiencia de lucha y resistencia contra el dominio colonial, que lo llevó al presidio en 1942. De ahí, del tedio horrible del encierro, nacería el poemario Diario de prisión,[5] publicado en varios idiomas y que viera a la luz en Cuba por el sello Colección Sur Editores de la UNEAC, hace más de un lustro.

Esta edici√≥n en espa√Īol fue acogida con benepl√°cito por el p√ļblico lector cubano, sobre todo por la admiraci√≥n que algunos sienten hacia ese gran art√≠fice del pensamiento postcolonial. Y de manera general, por admiraci√≥n hacia la tierra de los anamitas, acerca de los que Mart√≠ expres√≥:

‚ÄúTambi√©n, y tanto como los bravos, pelearon, y volver√°n √° pelear, los pobres anamitas, los que viven del pescado y arroz y se visten de seda, all√° lejos, en Asia (‚Ķ) Trabajan. Parecen plateros finos en todo lo que hacen, en la madera, en el n√°car, en la armer√≠a, en los tejidos, en las pinturas en los bordados, en los arados.‚ÄĚ[6]

La filosof√≠a de vida y acci√≥n de los vietnamitas, reflejada en el escrito martiano, se percibe en el tono de los m√°s de cien poemas de Diario‚Ķ,¬† traducida por el poeta, narrador y ensayista cubano F√©lix Pita Rodr√≠guez, catalogada por la VOV world, emisora de radio nacional de Viet Nam, como ‚Äúuna obra, sencilla y humana, que ayuda a los lectores a comprender mejor la aspiraci√≥n de Ho Chi Minh a la independencia y la libertad nacional‚Ķ‚ÄĚ[7]¬† Una obra que debiera redescubrirse, cuando se aproxima la vigesimonovena edici√≥n de la Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2020, y la cual estar√° dedicada a la cultura y literatura de la Rep√ļblica Socialista de Viet Nam, naci√≥n del que el bardo fuera su art√≠fice principal. Como expresara en uno de sus versos:

‚ÄúYo del nuevo Vietnam soy el representante‚ÄĚ

La producción literaria de este país asiático, fundamentalmente después de la renovación nacional de 1986,[8] es sustancial, y su promoción, difusión y comercialización se intensificará en la FILH y en otros espacios, teniendo en cuenta que para no pocos lectores sigue siendo desconocida. No obstante, han sido publicados ensayos político-sociales por editoriales como José Martí, Pablo de la Torriente Brau, Ciencias Sociales, Ocean Sur, que sirven, de una manera u otra, como plataforma para conocer algunas particularidades de esa cultura.                                                                 

El libro que nos ocupa fue escrito originalmente en idioma chino para no despertar la sospecha de sus carceleros en cuanto a la tem√°tica de lo que escrib√≠a. Pita Rodr√≠guez,[9] acota que Diario‚Ķ se entrecruza, a veces, con el microrrelato y se caracteriza por versos rimados, (rimando har√© m√°s cortos los d√≠as en la prisi√≥n/ y esperar√© que llegue mi libertad catando), as√≠ como por la s√≠ntesis, emoci√≥n y limpios de estridencias innecesarias y llenos de lirismo, en concordancia con una rese√Īa sobre este libro en la revista chilena de literatura Punto Final.[10]

Diario‚Ķ es el testimonio de un a√Īo (1942-1943) en las c√°rceles chinas de Chang Kai Shek, cuyas descripciones estremecen al leer poemas como Ingresando en la prisi√≥n de Tsing Si:

En la prisión los viejos acogen al que ingresa.

Blancas nubes ahuyentan las nubes de tormenta

y por el cielo, todas, libremente se alejan.

Un hombre libre, solo, permanece en la celda).

La prisión de Nan Ning:

√Čsta es una prisi√≥n de estilo ultramoderno,

 que brilla iluminada por la electricidad.

Ah, pero la comida es sopa bien aguada,

 y vacío el estómago, chilla en la oscuridad.

Traslado a Tian Pao el Día del Doble-Diez:

Por todas partes han colgado faroles, y con flores

las casas engalanan. (…). Amarrado ese día, de cárcel me trasladan.

Sigue el viento obstinado contra el √°guila en vuelo.

La prisión de Kuo Teu:

Esta prisión parece una gran casa familiar.

En le√Īa y en arroz, aceite y sal, cada uno se abastece

Tung Chung:

La c√°rcel de Tung Chung es como la de Ping Ma.

Una taza de sopa por comida.

¬†Gru√Īe el vientre vac√≠o.¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬† ¬†

Los poemas de Ho Chi Minh ‚Äďsobre los que algunos estudiosos han afirmado que mezclan las tradiciones vietnamitas, chinas y occidentales‚Äď relatan sus reflexiones

¬ŅQu√© hacer en la prisi√≥n, sin bebida ni flores,

en noche tan radiante, luminosa y serena?

Mira el hombre a la luna que esplendorosa

Asciende.

La luna mira al poeta, a través de la reja.

O penurias:

Apenas medio cubo es la ración de agua.

Te lavas o haces té: decide por tu parte.

Si te quieres lavar, no tomes té.

Si quieres tomar té, no pienses en lavarte.

Sufrimiento:

A caza de piojos, los reclusos, despertando se lanzan.

Dan las ocho: es el gong que a la comida llama.

¬°√Ānimo, camarada! Hay que comer. Los que tanto sufrimos

debemos resistir hasta que llegue el alba.

Pero también sus esperanzas, donde el centro es la libertad del ser humano:

Quien sufrió la prisión, la patria puede hacer.

 Quien soporta las penas, prueba que es hombre fiel.

Quien piensa en su país, es un hombre de bien.

Que la celda se abra y el dragón al cielo se remonte.

En 2020 se estar√° conmemorando 60 a√Īos de relaciones diplom√°ticas entre Cuba y Viet Nam y 130 del natalicio de ‚ÄúEl iluminado,‚ÄĚ significado del nombre Ho Chi Ming, quien naciera un 19 de mayo, fecha en que ca√≠a en combate otro iluminado y poeta: Jos√© Mart√≠.

Sirva entonces la propuesta de lectura de Diario‚Ķ, que a casi seis d√©cadas de su primera publicaci√≥n, continua dialogando ‚Äďpo√©ticamente‚Äď con las generaciones actuales, adentr√°ndonos en el universo simb√≥lico de esa cultura milenaria cuyos hombres y mujeres cambiaron el mapa geopol√≠tico en el pasado reciente, al derrocar potencias como Francia y los EE.UU. Tierra en la que el 16 de septiembre de 1973, el Comandante en Jefe Fidel Castro llor√≥, cuando sosten√≠a en sus manos un ni√Īo mutilado por los horrores de la guerra.[11]

Notas y referencias bibliogr√°ficas

[1] Valente, J. √Ā. (1963) Conocimiento y comunicaci√≥n. Disponible en http://artespoeticas.librodenotas.com/artes/727/conocimiento-y-comunicacion-1963

[2] Borges, J. L. (1996) La creación poética. En Nexos. Disponible en https://www.nexos.com.mx/?p=7698

[3] Consultar art√≠culo de Andreu Farr√°s ‚ÄúDe la celda a la gloria: 11 l√≠deres pol√≠ticos que engrandecieron su reputaci√≥n en la c√°rcel.‚ÄĚ Disponible en https://www.elperiodico.com/es/mas-periodico/20181215/de-la-celda-a-la-gloria-presos-politicos-7200456

[4] Obras escritas desde la c√°rcel. Disponible en https://www.iberlibro.com/libros/obras-literarias-escritas-en-prision-cautiverio.shtml

[5] También se le conoce como Diario de la cárcel.

[6] Un paseo por la tierra de los anamitas. En volumen I. No. 4 Revista La edad de oro.

[7] ‚ÄúSe presenta en Cuba el poemario ‚ÄúDiario de prisi√≥n‚ÄĚ de Ho Chi Minh‚ÄĚ. Disponible en https://vovworld.vn/es-ES/vietnamiberoamerica/se-presenta-en-cuba-el-poemario-diario-de-prision-de-ho-chi-minh-154005.vov

[8] Th√ļy Ng√†. Literatura vietnamita despu√©s de 30 a√Īos de renovaci√≥n nacional. Disponible en https://vovworld.vn/es-ES/cultura/literatura-vietnamita-despues-de-30-anos-de-renovacion-nacional-436427.vov

[9]Ho Chi Ming fue políglota, llegando a dominar varios idiomas además del chino, como el francés, el japonés, el ruso y el inglés.

[10] Alejandro Lavquén. Los libros. Disponible en http://letras.mysite.com/alav100314.html

[11]¬† M√°s informaci√≥n en el art√≠culo ‚ÄúUna noticia recorre el mundo: Fidel Castro cruz√≥ al sur del Paralelo 17‚ÄĚ, de Rafael Suengas Mart√≠nez. En Revista Cuba Socialista. 16 Septiembre, 2018.