José Mario Viamonte


Fiesta Innombrable: un remix cultural

 

La mar violeta

a√Īora el nacimiento de los dioses

ya que nacer es aquí

una fiesta innombrable

 un redoble de cortejos y tritones reinando. 

José Lezama Lima.

Llegu√© a Manzanillo por el incre√≠ble precio de un peso cubano, esto ser√≠a el anticipo de muchas de las experiencias de la d√©cima edici√≥n de La Fiesta Innombrable 2019, las cuales no tendr√≠an capacidad de aferrarse a un nombre com√ļn o pedestre. Este evento es el principal de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la ciudad del Guacanayabo y aglutina a los j√≥venes creadores y todas las artes posibles.

Enclavada seg√ļn la leyenda urbana en donde residi√≥ el Fort√≠n Espa√Īol, muy cerca del salitre y los mitos, tiene su sede la Casa del Joven Creador, cuartel general de La Fiesta. Este noviembre fueron los d√≠as elegidos del 21 al 24 y los artistas concurrieron del cercano oriente (Holgu√≠n y Santiago) teniendo en cuentas las innombrables cuestiones de trasportaci√≥n masiva que sufre el pa√≠s.

El evento empez√≥ en horas de las tardes, a ritmo de trova tradicional con el grupo Son de la Trova, el cual es un defensor de la m√ļsica popular cubana como la guaracha, el son y otros g√©neros, e inculca a las j√≥venes generaciones al fomento del m√°s arraigado acervo musical. En horas de la noche se cont√≥ con la presentaci√≥n de Sincro MC, el rapero insigne de la ciudad. La inauguraci√≥n nocturna estuvo a cargo del grupo de fusi√≥n 95.6 Studio, agrupaci√≥n local y novel que se estrena en el cuadril√°tero musical de la regi√≥n, fusiona rock, trova y rap con otros g√©neros e invit√≥ a Sincro MC para algunos featuring, lo que dot√≥ de vitalidad e innovaci√≥n al concierto.

Aunque la presentación adoleció de buen audio (enfermedad crónica de muchos eventos) y se notó cierto nerviosismo de principiantes, vale destacar la originalidad del proyecto y las letras dinámicas e inteligentes compuesta por Alberto Sánchez, director y voz líder y la orientación musical desde el teclado de Orestes Ernesto.

La segunda jornada comenz√≥ en el centro Manuel Navarro Luna con el conversatorio KPT3 del espacio La Pedrada, dedicado a la literatura con Jos√© Luis Serrano, Julio Jim√©nez y Javier Mora, quienes disertaron sobre el remix literario y la cultura del remix. Con confluencias y divergencias estos tres autores forman KPT3, una especie de ‚Äúcombinada literaria‚ÄĚ que usa este estilo que se basa en la apropiaci√≥n a mano escrita y sin permiso de textos ya escritos que se mezclan cual consola literaria y da un resultado aut√©ntico m√°s all√° de la intertextualidad y los paratextos.¬†

Posteriormente se present√≥ el libro de ensayo Matar al Gato Ruso, de Javier Mora, la novela √Ācido: Blog de Poes√≠a, de Julio Jim√©nez, y el cuaderno de poes√≠a de Jos√© Luis Serrano, Geometr√≠a de Lobachevski. Estos tres libros de diferentes g√©neros han recibido premios dentro de la isla y muestra la esencia de los universos literarios de cada autor respectivamente. Cerr√≥ el espacio con lecturas de poes√≠a Sucel Ortiz (Manzanillo), Alfredo P√©rez (Manzanillo), Julio Jim√©nez (Santiago), Javier Mora (Santiago) y Jose Luis Serrano (Holgu√≠n).

El s√°bado 23 en la ma√Īana se realiz√≥ en la Casa del Joven Creador el espacio literario Tabaco Chino, con el conversatorio Solo la Lectura Salva, de quien suscribe, y la presentaci√≥n por Carlos Escala de Geometr√≠a Interior, del poeta Yainier (Pipio) Salazar y el libro de critica cultural Historias y Visiones de Carlos Escala, por Alejandro Quesada (Lito). La √ļltima bocanada fue el recital de poes√≠as protagonizado por Alejandro Ponce y Javier Mora.

La tarde deparó la Papa Caliente, momento misceláneo e interesante para mestizar a todos los artistas, sin distinguir géneros y estilos, de manera aleatoria y catártica, logrando disipar fronteras artísticas y mostrando el preludio de lo futuro: el arte total.

Los conciertos de la noche del s√°bado estuvieron a cargo del rapero santiaguero El Narra, quien se apoya del discurso intertextual de la cultura popular, y el proyecto Noise, quien mezcla la poes√≠a con la m√ļsica electr√≥nica desde el remix cultural.¬†

Las artes visuales no tuvieron un desarrollo feliz, pues por problemas logísticos se canceló la expo personal La verdad no tiene temperaturas, del artista Yurisnel Torres, la cual prometía un concepto fresco e interactivo de una veintenas de cartulinas con un peculiar catálogo en forma de cubo rubick. Otro momento fue la edición del tercer salón de artes visuales Leodán Gonzáles, in memorian al joven y talentoso pintor manzanillero que falleció prematuramente. Con una muestra exigua, se presentaron solo seis creadores (todos manzanilleros) y esta constituía en cincos cuadros, una instalación, más tres fotografías digital. Pero vale resaltar el esfuerzo de su montaje en condiciones adversas de los artistas Yurisnel Torres y Alejandro Quesada, quienes lograron alcanzar armonía en un empaste sencillo y atractivo con los pocos recursos estéticos. 

Aunque fue rico en percepciones y diversos en estilos y temáticas, sobresalió más el valor conceptual de la instalación, pintura y fotografía que el técnico en general. En mi opinión la solución más inteligente hubiese sido hacer una expo colectiva que dejar el modus competitivo, aunque el fallo del jurado salvó con el premio a Katerine de la Paz, por su madurez creativa. Por lo que urge repensar los mecanismos de convocatoria y divulgación del mismo para lograr que sea un espacio más inclusivo y que siga permitiendo la oportunidad de expresar lo más auténtico de las artes visuales para y desde Manzanillo.

El √ļltimo d√≠a se consagr√≥ a la m√ļsica. Debut√≥ por primera vez la banda local de punk rock Rezakaos, la cual busca su propia sonoridad en su g√©nesis, no obstante, tienen ya un reportorio interesante y lleno de rebeld√≠a. Participaron el trovador Reinier Arro, el guitarrista Andro con un recital de m√ļsica electro ac√ļstica, y el raper El Mamb√≠. El cierre del evento estuvo a cargo de Cimarr√≥n, un d√ļo de Santiago de Cuba que mixtura el perfomance, la cultura rastafarie, la poes√≠a, el rap y la ancestral cultural afrocubana y libertaria, al igual que destaca la proyecci√≥n esc√©nica y el af√°n de sus letras por defender la autenticidad cubana.

Entre los aspectos negativos de la d√©cima edici√≥n de este evento hay que se√Īalar los inevitables y arraigados vaivenes log√≠sticos que embisten a todo evento en Cuba, las mutilaciones al programa por diversas razones que escapan algunas de las manos y otras pod√≠an resolverse con resilencia organizativa. Entre las principales afectaciones de la programaci√≥n estuvieron la ausencia de las actividades de cine y teatro que afectaron el concepto hol√≠stico de La Fiesta. Otro elemento fue la falta de cohesi√≥n con la AHS de Bayamo, ya que no asistieron sus asociados ‚Äďpor diversos motivos‚Äď, lo que parece incre√≠ble que asistan m√°s artistas de Santiago u Holgu√≠n que de la ciudad vecina.¬†

De los elementos interesantes es meritorio resaltar el auge del arte local manzanillero y su apuesta para resolver staff de creadores que impiden los malabares del presupuesto. La Fiesta Innombrable ofreció su plataforma para el lanzamiento de dos grupos recién creados y sirvió de mantra para todos los artistas del patio que quisieron ofrecer su talento. Logró atraer a los jóvenes a los espacios musicales y brindó lo mejor posible ante difíciles situaciones económicas.

La mezcla y el sincretismo artístico es una cualidad del arte joven cubano. Por esto La Fiesta Innombrable sigue siendo una de las principales razones de ser de la AHS en el territorio. El resultado final es un remix cultural que catapulta un crecimiento espiritual cuya autenticidad no pude tener nombre.

 



Lectores en peligro de extinción

Fui invitado hace poco a las actividades centrales del Festival Universitario del Libro y la Lectura (FULL) de la Universidad de Granma. El motivo era dar una conferencia sobre los hábitos de lecturas en los jóvenes universitarios. Después de superar los típicos avatares organizativos inherentes a estos eventos para encontrar auditorio y audiencia, la idea original de la conferencia permutó a una provocación para que los estudiantes se motivaran por fomentar hábitos de lectura.

De un p√ļblico de 30 estudiantes encontr√© a cinco que hab√≠an le√≠do alg√ļn libro en su vida y solo uno lo hac√≠a espor√°dicamente. Entre los ejemplares le√≠dos relucieron la Il√≠ada, La Biblia, La Metaformofosis, El Principito, El Reino de Este Mundo o ¬ŅC√≥mo ser Millonario en 20 pasos? y, por supuesto, citaron los libros de su carrera (las ciencias del deporte). Vamos a confesarnos queridos lectores, pudiera ser peor el resultado del test, pero el objetivo era darles un GPS para su b√ļsqueda.

Una enfermedad padecen hoy nuestros estudiantes y hasta nuestros profesores. Es la falta o nula presencia de hábitos de lectura. Si los centros de docencia a nivel mundial son distinguidos como centros de cultivo y formación literaria, hoy día, también a escala global, se ha evidenciado la depresión de los lectores en los campus universitarios.

En complicidad con varios profesores y amigos, frecuentemente, nos quejamos de la anémica formación y costumbre por la lectura que presenta nuestra academia. Al evaluar usted un seminario comprueba que nuestros alumnos examinan hasta la literatura de corte académico y científico muchas veces de manera superficial y breve.

La lectura no es una simple forma de asimilación del conocimiento o entretenimiento. Desde los inicios infantiles, el libro es la principal fuente para conocer la humanidad y sus mejores relatos en función de los valores humanos. Si revisamos actualmente la ortografía de muchos, aunque sea en un correo electrónico, evidenciamos que facilitarían material suficiente para unos cuantos programas humorísticos.

Es sencillo corroborar en la pr√°ctica del d√≠a al d√≠a que nuestros estudiantes apenas leen o conocen de diferentes autores. Por supuesto, el (des)conocimiento y lectura de los escritores de Cuba ‚Äúest√°n m√°s atr√°s que los cordales‚ÄĚ. Se evidencia la actual deuda y deficiencia en la ense√Īanza del Espa√Īol-Literatura como parte del sistema educativo. Pero no se aflijan, ellos tambi√©n saben leer etiquetas de productos de cosm√©tica y belleza, las noticias de Messi o Ronaldo, las letras de Anuel A o Karol G, los comentarios de Instagram y hasta las palmas de la mano, seg√ļn me confes√≥ un alumno.

En otro punto, a pesar de las facilidades de la literatura digital, no la hemos aprovechado en toda su amplitud. Aunque, no es lo mismo contar con mil libros en el teléfono, a mil libros en tu cuarto, más los miles de reclamos de tu mamá por saber cómo acomodarlos, es una de las grandes ventajas de este formato su capacidad de comprimir la información. Sin embargo, la permuta a lo digital puede ser más efectiva y ganar en la promoción de los valores más auténticos de nuestra culturades de los soportes multimedia.

Es urgente reflexionar y articular estrategias, pues si aspiramos a egresar profesionales capaces y talentosos para desarrollar este pa√≠s, no lo podemos hacer a espaldas de la literatura. Los grandes hombres de esta naci√≥n han sido grandes lectores, y estamos colmados de ejemplos, desde el paradigm√°tico Jos√© Mart√≠ o Antonio Maceo, quien era un gran lector, o Fidel Castro, adicto a la lectura y quien, al triunfo de la Revoluci√≥n expres√≥ a los j√≥venes en la Universidad de la Habana: ‚ÄúNo les decimos a los j√≥venes crean, sino lean‚ÄĚ.

Por esto los profesores tenemos que ser ejemplos, no podemos alegar la falta de tiempo o la dictadura de las rutinas académicas para realizar una lecturita. Debemos profundizar en las estrategias curriculares de lengua materna. Incentivar a los estudiantes a visitar la biblioteca de nuestro centro, la librería y ser asiduos a la lectura.

Es necesario potenciar y (re)pensar el FULL, el cual en diversas ocasiones no ha transcendido de un stand con textos o la simple presentaci√≥n de algunos libros. Aunque en esta edici√≥n en La Habana se ha logrado una favorable convocatoria de escritores de gran prestigio, lo cual es siempre un buen atractivo, no es la √ļnica acci√≥n viable.

Más allá del ámbito capitalino, en las universidades no es posible ni rentable traer sistemáticamente a grandes escritores. Entonces convocamos a los locales, pero no los empoderamos con las técnicas y estrategias de la promoción literaria, no logramos que lo nativo y a la vez desconocido sea una invitación interesante a la literatura.

Las gesti√≥n editorial no es equilibrada, predomina la literatura de ciencias sociales, la cual es la menos vendida, sinceramente quisiera desconocer las razones. Para los ratones de biblioteca la mayor√≠a de los libros de las expo-ventas es rutinariamente ‚Äúlo mismo con lo mismo‚ÄĚ, cual plato de segunda mesa. Existen alternativas sencillas que se deben emplear m√°s; como la realizaci√≥n de talleres literarios, presentaci√≥n de m√ļsica, cine y teatro con inspiraciones literarias. Es cardinal convocar masivamente a los j√≥venes creadores; sigo creyendo que las universidades y el Instituto Cubano del Libro de manera general, desaprovechan mucho talento de aquellos asociados a la AHS.

Terminada la conferencia con los estudiantes, declaré que si alguien leía ese día, había logrado mi modesto objetivo. Ahora me informan de buena tinta mis estudiantes, quienes comentan que soy una polilla. Sí, efectivamente me ven por ahí, en un rincón, libro en mano, devorando algunas páginas. Claro, el culpable del mote soy yo. Lo que está en riesgo no es pasar a la burla amable de ser considerado un insecto amante a los libros y el polvo, sino encontrar a nuestros universitarios en la lista roja de lectores en peligro de extinción.



Entregarlo todo, para que no haya divorcio

 

A mis profesores.

Por razones borrascosas hace unos a√Īos me divorci√© de la telenovela cubana; y como buen divorciado, lleno de orgullo, me propuse no verlas m√°s. Sin embargo, ahora escucho rumores, como cuando tu ex se ‚Äúsupera‚ÄĚ y te llegan insinuaciones de aires renovados. Estos son los viejos motivos por lo cuales, solo a hurtadillas, veo alg√ļn fragmento de la √ļltima Entrega, o mejor dicho, de la presente telenovela de la televisi√≥n nacional. Pero, como no acostumbro a hablar de mis divorcios, me voy a concentrar en un tema resucitado por la novela y en una visi√≥n m√°s all√° de ella.

Las telenovelas cubanas han tenido tempestuosas dificultades para tratar con calidad y sin exceso de melodramas la realidad cubana. La √ļltima factura ha tenido el m√©rito de traer a la pantalla un importante debate y decisivo conflicto de nuestra educaci√≥n y cultura: la ense√Īanza y aprendizaje de la Historia de Cuba.

Por estar involucrado de cerca en el proceso y ser miembro de la Uni√≥n Nacional de Historiadores de Cuba, me alejo de la hip√≥tesis de la propia novela y me adentro en las convulsas y actuales circunstancias. Conlleva entonces a dolorosas preguntas:¬ŅQu√© hemos hecho mal para que los j√≥venes desarrollen tanta apat√≠a por la historia? ¬ŅPor qu√© algunos cubanos discriminan la vinculaci√≥n de lo patrio con lo cultural?

La respuesta es complicada y se dispersa en la urdimbre de cataclismo que ha sacudido nuestra cultura.

Resalta un problema: Existen diferencias entre los estudios especializados, los testimonios y la ense√Īanza de la historia y la cultura cubana. Esto parece sencillo pero no lo es. Se mezcla y se confunde y va dejando lagunas amplias, pobladas por el f√©rtil marab√ļ de la ignorancia.

Uno de los mayores retos del pa√≠s es la capacidad de ense√Īarse autocr√≠ticamente as√≠ mismo. No es una cuesti√≥n meramente pedag√≥gica; transciende a su praxis cultural. Es innegable que existen millares de investigaciones sobre la historia y cultura cubana desde m√ļltiples enfoques y disciplinas cient√≠ficas realizadas dentro y fuera de Cuba. El gran problema es c√≥mo sus diferentes actores y la propia Revoluci√≥n articulan estas acciones. ¬ŅC√≥mo se puede lograr que tales investigaciones sean atractivas a los j√≥venes y no mutiladas en sus aspectos m√°s pol√©micos?

Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate
Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate

En cuanto a la ense√Īanza de la asignatura Historia de Cuba, la educaci√≥n ha sido el principal canal para articular los conocimientos e investigaciones de alcance y prestigio. No obstante, la tendencia de la actualizaci√≥n de los contenidos, los materiales de estudios, programas‚Ķ demoran varios a√Īos y siguen manteniendo estructuras metodol√≥gicas r√≠gidas y la persistencia de los llamados relatos lineales, muchos de los cuales intenta desmontar Entrega.

¬ŅQu√© sucede con las innumerables investigaciones pedag√≥gicas y acad√©micas? La mayor√≠a permanecen reducidas al estricto √°mbito de las gavetas o archivos, en las bases de datos de prejuicios acad√©micos o, cuando m√°s, en los circuitos de eventos cient√≠ficos. A√ļn es exigua la sociabilizaci√≥n de estas investigaciones de car√°cter p√ļblico y masivo para trascender a otras esferas, crear empat√≠a y conciencia.¬†

La ense√Īanza de la Historia se ha convertido en hecho l√≥gica, se parece m√°s a una momia cosificada que a un pret√©rito sustancioso. Por mucho tiempo hemos esterilizado parte de la cultura en la historia del pa√≠s, la hemos inmolado por lo √©pico. Los estudios son mon√≥tonos y muchas veces las proezas intelectuales son alejadas.

Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate-3
Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate

El predominio de la √©pica pol√≠tica ha lastrado una buena porci√≥n de la historia cultural y social. Y ese elemento, lo veo a escondidas desde las rendijas de mi cuarto, el Profesor Manuel intentando rescatar: la necesidad de una historia nutrida de la cultura en su m√°s amplio sentido (football, m√ļsica, cocina o cine).

Tal vez dir√°n que es un so√Īador, pero si les puedo asegurar que no es el √ļnico. Hay un pu√Īado mujeres y hombres, tiza en mano, luchando contra ese monstruo llamado dogma y defendiendo hasta con sus puestos laborales la cultura e historia de este pa√≠s. Es una asignatura pendiente (literalmente) conceptualizar para los estudiantes cubanos un plan de estudio denominado ‚ÄúHistoria de la Cultura Cubana‚ÄĚ. Quiz√°s ustedes piensen que ser√° est√©ril o m√°s de lo mismo. Y este cuestionamiento es parte de la respuesta.

Por estos velos empolvados hoy no entendemos c√≥mo el primer presidente de la Rep√ļblica en Armas figuraba hace poco en un cartel por la cultura cubana. Hemos politizado en exceso parte de la cultura, y viceversa, a veces somos v√≠ctimas de los panfletos, la propaganda y el adoctrinamiento en detraimiento de la cultura. No siempre acertamos a movilizar con las fibras m√°s sensibles de la Patria. No siempre usamos la mejor adarga para defender el pa√≠s.

Es una alternativa posible lograr insertar contenidos sobre el propio proceso para transcender más allá de una orientación al programa de estudios de Historia de Cuba. La inclusión de un programa multidisciplinar de especialidades de historia, arte, filosofía, sociología, literatura, cine, teatro, etc., para vislumbrar nuestra memoria y sus posibilidades de futuro.

A√ļn no se consolida a escala mayor la concepci√≥n para que no existan recelos entre la cultura y la academia. Los libros de Tula o Padura, la poes√≠a de Heredia o Guill√©n, las artes pl√°sticas de Lam o Amelia, el teatro bufo o el de Virgilio, la danza de Alicia o afrocubana y las pel√≠culas de Tit√≥n, Sol√°s o Fernando P√©rez, son parte de nuestra cultura y nuestra historia. Su uso alimenta nuestra espiritualidad como naci√≥n y hace m√°s potable la met√°fora de lo incomprensible.

Mientras esta utopía se acumula en congresos y reclamos, son varios los especialistas que han propuesto investigaciones sobre la apropiación de la historia desde la literatura, la plástica, el cine, el teatro y demás manifestaciones. El éxito de tal alternativa depende en la capacidad de ser reflexiva y poder construir las bases de culturas amplias y libertarias.

Sirva este intento televisivo para honrar a la pedagog√≠a joven, pero no olvidemos a los viejos profesores que lo entregaron todo a pesar de las penurias materiales y a√ļn hoy no tienen nada.

Sin embargo, denoto la falta, precisamente, de este nexo dram√°tico en la novela. ¬ŅO acaso Manuel no se inspir√≥ en otros profesores de m√°s experiencias o no hemos tenidos profesores as√≠ en los 60, 70 o los 80? Sabemos que s√≠, e incluso, en esa √©poca algunos fueron marginados por esos m√©todos heterodoxos y siguieron fieles a la Revoluci√≥n.

Todavía no sabemos lo que va suceder al final de la telenovela. Si Manuel triunfa utópicamente, se convierte en el director quiméricoy entra en lo socialmente deseable o termina colgando la tiza, como ha sido el destino de muchos. Pues no olvidar que el dramatizado fue rodado antes del aumento salarial y el protagonista está asumiendo el paradigma del joven y abnegado, pero el desenlace puede inclinar la balanza al desencanto o al éxodo sufrido antes del acontecimiento laboral.

Lo esencial de esta novela ha sido demostrar la necesidad de retirar las barreras mentales de nuestra Historia. También urge escuchar a muchos Manueles que ya existen en las aulas y corremos los riesgos de perderlos entre el desgaste y la decepción.

Por mi parte no les garantizo una ‚Äúreconciliaci√≥n matrimonial‚ÄĚ, pero s√≠ puedo asegurarles que intento salvar el matrimonio con la cultura y la Historia de esta Cuba y entregarlo todo, para que no haya divorcio.

Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate
Cortesía de Alberto Luberta-Tomada de Cubadebate


El crítico en su laberinto

Los √ļltimos episodios de las redes sociales, semanas atr√°s, nos mostraron otra pol√©mica sobre el ejercicio de la cr√≠tica cultural en Cuba. Pero tranquilo lector, no me sumar√© a esta batalla entre tirios y troyanosque amenaza en convertirse en notas necrol√≥gicas para la recepci√≥n de las cr√≠ticas en programas televisivos. Al respecto, el razonamiento que inquieta este an√°lisis se dirige a reflexionar sobre los problemas y cualidades del cr√≠tico cultural por la urgencia de la reflexi√≥n colectiva.¬†

Lo criticable es resultado de la cultura. Por su parte,el especialista con su cr√≠tica es una estructura humana que pretende explicar fen√≥menos y se√Īalar sucesos, convirti√©ndolo en posible term√≥metro del pensamiento. Por tanto, es el nexo insoluble y potable entre el emisor y receptor de la cultura. Aunque su intromisi√≥n siempre atrae recelos o estorbos.

El crítico es un sujeto con poder, tiene la facilidad de catapultar o destruir con sus opiniones. Es un personaje conflictivo por naturaleza; tan amado como vilipendiado. Su profesión es un camino laberíntico y lleno de cisma. En Cuba los espacios de gestación y formación de crítica cultural no son tan amplios, este es el primer problemaa enfrentar.

Desde la academia existen varias profesiones afines al oficio y con elementos teóricos cercanos a la crítica cultural. Cada cierto tiempo, como los fenómenos astrológicos, se dan cursos de posgrados o especialización. Pero, no contamos con espacios dedicados sistemáticamente al azaroso camino de profesionalizar la crítica cultural.

Existen diversas especializaciones como la cr√≠tica literaria, teatral, cinematogr√°fica, audiovisual, musical, etc. A la vez, estas especialidades crean condiciones particulares, por ejemplo en la m√ļsica o los audiovisuales, donde existen m√ļltiples g√©neros y subg√©neros. Tal situaci√≥n demanda conceptos y manejos de c√≥digos espec√≠ficos. Entonces, es habitual que no alcancen los especialistas para cubrir las demandas culturales reales y las ideales o que el cr√≠tico se diluya en un torrencial de trabajos y no capte la esencia de contenido.

En la actualidad existe un staff de cr√≠ticos en Cuba con un trabajo consagrado en el juiciode diversas aristas resaltando la cr√≠tica musical, audiovisual y literaria. Estos cuentan con presencia fija en los medios estatales de difusi√≥n masiva. Pero los que no entren en ‚Äúeste staff‚ÄĚ, quedan subestimados por un p√ļblico que legitima esencialmente a trav√©s del empoderamiento medi√°tico de la radio y la televisi√≥n. Y cuando un experto no mediatizado o emergente cuestiona alg√ļn tema controvertido para la sociedad, acto seguido viene el registro del curr√≠culum, como si importara m√°slos papeles en pret√©ritos, que las ideas que expone.¬†

Al respecto el crítico también debe asumir un sistema axiológico muy diferente a los demás gajes del oficio del arte y la cultura. Entre los valores a ostentar debe primar la sinceridad, la responsabilidad, la honestidad intelectual y la valentía. El Apóstol de la independencia cubana, en desmedida lucidez intelectual, gigante en ejercer el juicio literario, caracterizó también en este aspecto. Este molde martiano deslinda un paradigma ideal:

Por supuesto que el crítico ha de ser hombre de peso, capaz de fallar contra sí propio, y obligado a hablarnos, como todo hombre digno de tener una pluma, sin una sola palabra más de las que necesita para expresar su pensamiento, ni dos imágenes por una, ni una imagen donde no concurran la claridad de la idea; pero de eso a ponerse echarse por el mundo a arriar banderas, y a negar so capa de críticas cuanta hermosura se ve, no deja de haber distancia. Criticar no es censurar, sino ejercitar el criterio.[i]

El crítico debe alcanzar el mérito en su trabajo. Parafraseando a un joven intelectual, el oficio demanda de virtudes trágicas. Muchas veces una crítica profesional gravita a lopersonal y viceversa. Entonces el oficio del criterio supone una dirección vertical con la polémica y de sufrir consecuencias lascivas al oficio e, incluso, la condena al ostracismo social.

De los mayores problemas que asume el cr√≠tico es: ¬Ņc√≥mo manejar a las pasiones propias y en el ejercicio de la cr√≠tica? La mayor√≠a de los manuales esgrimen en este apartado, el llamado ‚Äúobjetivismo‚ÄĚ, la condici√≥n ‚Äúinhumana‚ÄĚ de no expresar su ‚Äúhumilde opini√≥n‚ÄĚ, como si el autor fuera un amasijo sin sentimientos. Muchas veces se acusa de motivos personales una cr√≠tica y acaso: ¬Ņno lo hay en toda obra humana?

La tendencia de no mezclar emociones personales en la crítica a veces es disfuncional para comprender la realidad de nuestro país. Nuestra condición humana nos ha moldeado de circunstancia diferente, donde lo emocional tiene un peso decisivo para desarrollar la realidad y lograr la empatía con el receptor. Es evidente, se ha malinterpretado el esencial límite de lo objetivo de ciertas verdades o conocimientos y se ha  codificado en un inoportuno recetarios de dogmas y apotegmas.

La libertad artística y creativa brinda ciertas licencias y comodidades. Frecuentemente, han existido desacuerdos y disonancias de una críticahacia determinado fenómeno, como resulta sistemático. Entonces al crítico le surge por antonomasia de sus detractores, su alter ego nefasto: el criticón.

El criticón, también bautizado como hipercrítico u otros calificativos no dignos de mencionar, es por lo habitual el personaje insidioso de críticas con tendencias negativas, detallistas y no propositivas. Pero a veces es la etiqueta para desvirtuar o simplificar con oportunismo los comentarios acertados.

Lo más efectivo para comprender a un crítico es elevar la actual cultura del criterio, a pesar de una visible anemia que atraviesa la crítica en estos momentos. La crítica, el crítico y lo criticable es como un triángulo amoroso complicado, a veces funciona bien, a veces no.

La tríada está mediada por relaciones y conflictos de criterios, poder y aspiraciones que son imposibles de disolver. Por tanto, las dos cualidades más fuertes de un crítico deben ser su conocimiento y razonamiento. Y la capacidad de la autocrítica tiene que aspirar a la sentencia martiana de ser capaz de fallar contra sí mismo de aquel que se encuentra solo en su propio laberinto.

[i]Jos√© Mart√≠: ‚ÄúCr√≠ticos de Chicagos‚ÄĚ, en Obras Completas, tomo 13, Centro de Estudios Martianos, colecci√≥n digital, La Habana, 2007, p√°g. 462.



Céspedes en el centro de la Cultura

La actualidad digital y convulsa nos indica por suerte o desgracia, que las redes sociales son uno de los mejores term√≥metros de pensamiento para escudri√Īar lo cotidiano. Su car√°cter pol√©mico y desconfiado para muchos, no lastra que all√≠ se pueda observar las catarsis en su estado puro.

Y es que gracias a Facebook, el que todo lo puede, descubro recientemente el nuevo cartel, que para bien promociona la jornada de la cultura cubana del 10 al 20 de octubre. El cartel que, enf√°ticamente, toma a Carlos Manuel de C√©spedes como centro del mensaje pragm√°tico no deja de pasar inadvertido por algunos paisanos que replicaban: ¬ŅPorque Carlos Manuel de C√©spedes? Incluso se cuestionaban: ¬ŅQu√© se estaban perdiendo de la cultura cubana? ¬ŅPorque C√©spedes y no otro?

No voy a ser le√Īa del √°rbol ca√≠do. Pero me veo necesitado en explicar un argumento y una pregunta. Sin conocer al dise√Īador y sus motivos. Resalta sus elementos √©picos aleg√≥ricos al crisol que vivi√≥ el parto de la cultura. Aunque el criterio esencial es el bicentario del natalicio del augusto Padre de la Patria.

Céspedes es un hombre de luz y de sombras. Su estirpe está fundada en la cultura cubana. Mucho y a la vez poco dominamos sobre su pasión por las artes. Uno de los pilares de su pensamiento es precisamente su sólida base cultural, nutrida de lo mejor de su época y el dominio de una vasta cultura.

Unos de los elementos más importantes en el estallido de la Revolución del 68 fue el desarrollo cultural logrado en la ciudad de Bayamo. La forja de una cultura auténtica y criolla va influir en el protagonismo de los héroes de la Independencia. El contacto directo con grandes sistemas de pensamientos a través de los patricios regresados del extranjero, rápidamente se convertían en portadores en su ciudad de lo mejor del pensamiento filosófico, artístico y científico descubierto en América y Europa.

Los hombres del 68 fundaron su libertad primeramente desde el pensamiento. El papel de la literatura y la educaci√≥n es m√°s que encomiable en el camino libertario. El dominio absoluto de los mejores autores desde los cl√°sicos de la tradici√≥n greco-latina y su mixtura con los ideales del Renacimiento, la Ilustraci√≥n y el Romanticismo van formando un pensamiento independentista adosados de idealismo y romanticismo, pero acompa√Īado del sublime amor por la libertad patria.

Por esto C√©spedes es un hombre de gran apetito literario y con una de las mejores bibliotecas de su √©poca. Compone en coautor√≠a de Jos√© Fornaris la letra de La Bayamesa, que se registra como la primera canci√≥n rom√°ntica de Cuba. Escribes varios poemas de amor y eleg√≠as a la patria, es traductor de obras de teatro, poes√≠a y hasta de ajedrez. Escribe para los peri√≥dicos de la √©poca. Participa como actor y director de teatro en puesta de escena en Bayamo y Manzanillo. Es amante a la m√ļsica y Chopin es de sus preferidos. Funge entre los mecenas de la cultura local de su m√≠tico Bayamo.

Mucho se elogia y se detalla el dominio de la alta cultura que tenían estos héroes. Hombres vestidos de seda fina y con prendas de oro brillante, sin nada que envidiar a la gran alcurnia de la Habana o de la fastua Europa. Varios recorrieron los elegantes salones de París, recitaban en latín o francés y vibraban al ritmo de Mozart.

Sin embargo poco se resalta el gran apego que existió a las tradiciones, costumbres y manifestaciones que derivaron a conformar la cultura popular y tradicional que germinaba en Cuba.

Es precisamente estos elementos lo que distinguen la cultura del criollo con el ib√©rico. Los pr√≥ceres cultos y refinados, los que ten√≠an un conocimiento enciclop√©dico y universal tambi√©n veneraban sus expresiones aut√©nticas y nativas. No solo amaban la m√ļsica culta sino que tambi√©n se regocijaban de la contradanza de Saumell. Escribieron d√©cimas y estaban fascinados por los elementos de cubanidad en la poes√≠a de Jos√© Mar√≠a Heredia, Pl√°cido o el Cucalamb√©. Tributaban a las lidias de gallos y carreras de caballo. Cazaban animales jibaros, como C√©spedes. Se ba√Īaban en r√≠os y todos viv√≠an o visitaban con frecuencia y entusiasmo sus fincas apartadas de la ciudad. Sent√≠an orgullo de su estirpe aborigen.¬†Observaban y hasta participaban en los cultos y bailes africanos.

Es precisamente esta condición de terratenientes la que le permite conocer internamente las maravillas de la cultura rural y sus miserias. Al revisar sus versos, sus diarios y testimonios esencialmente cuando están distantes de la ciudad comprobamos la viveza de esta cubanidad fundadora.

Los poetas y novelistas han advertido con espejuelos diferentes a la sociedad, la naturaleza cultural del Padre del Patria. Le coronan su mérito de fundador de la cultura independentista.

Al respecto Lezama Lima comenta: (…) comprende con rapidez nuestra que está en obligación de inaugurar una nueva tradición, donde todo es como una fiesta, un lujo, una amistad, una frase imprevisible 1 …

Nuestra Fina, también lo consagra en su linaje: Céspedes es el fundador de un linaje en
el espíritu, de unas familias más misteriosas y definitivas que la de la sangre 2 .

Tal vez estos argumentos no complazcan del todo. Pero nos ilustran, porque Céspedes se encuentra en el centro de la cultura. El Iniciador no solo se levanto con su espada en la Demajagua, sino que su adarga era la cultura que lo obligó a sacrificar su cómoda vida por dos razones: Independencia y Libertad.

Conlleva entonces a una dolorosa pregunta, qu√© hemos hecho mal para que algunos cubanos discriminen la vinculaci√≥n de lo patrio con lo cultural. La respuesta es complicada y se confunde en la urdimbre de cataclismo que ha sacudido nuestra cultura.¬†Como el riesgo de la espada de Damocles que se ci√Īe sobre nosotros. Las respuestas o al menos mis criterios quedan suspendido para otras l√≠neas.¬†

Recordemos que el 10 de octubre es nuestra fecha de nacimiento y hace s√≠ntesis en su colof√≥n con el 20 de octubre cuando al cantar el himno de manera p√ļblica para festejar la toma de la primera ciudad de la Cuba Libre. El 20 de octubre no se cantaba solamente un marcha de guerra, brotaba de las gargantas de los bayameses lo cubano como expresi√≥n redentora.

La jornada de la cultura cubana no est√° exenta de retos y hasta son visibles algunos fracasos en conectar lo cubano con zonas que ya son infectadas por la cultura de la banalidad. A pesar de las dificultades econ√≥micas que sacuden tel√ļricamente el pa√≠s, no debemos despreciar estos diez d√≠as del mes de octubre, para luchar y festejar con calidad y esmero por nuestra cultura. Conocerla de manera profunda tal vez sea su mayor homenaje.

1 Jos√© Lezama Lima: C√©spedes, el se√Īor√≠o fundador. Imagen y posibilidad, La Habana, 1981.
2 Fina García Marruz: La poesía es un caracol nocturno. Coloquio Internacional sobre la obra de Lezama Lima. Poesía , Editorial Fundamentos, Madrid, 1984



Las Lucías tienen mucho que decir

Un nuevo espacio brota y germina en Bayamo para (re)pensar desde el diálogo y la cultura el feminismo. Las Lucías Dicen… es un punto de encuentro y remanso espiritual liderado por La Cuarta Lucía, plataforma feminista de promoción sociocultural, iniciativa original de estudiantes y profesores de la carrera de Gestión Sociocultural para el Desarrollo de la Universidad de Granma (UDG) y la Asociación Hermano Saíz, al cual se han sumado otras instituciones.

Al decir de la coordinadora, profesora, investigadora, promotora y activista feminista Yuleidys (Yula) González Estrada, el objetivo es un espacio para el diálogo donde hombres y mujeres, desde su quehacer cotidiano tributan al crecimiento espiritual de nuestra cultura, y concientizar desde sus amplios aspectos la crítica a los patrones machista y patriarcales.

Amparado y seleccionado por la m√≠stica de los terceros jueves de cada mes. El espacio radic√≥ en esta ocasi√≥n fundadora en el Centro de Comunicaci√≥n Cultural de ‚ÄúVentana Sur‚ÄĚ. Yula y sus estudiantes, quienes ha so√Īado con este espacio desde hace tiempo, declaran que el feminismo es ante todo una actitud ante la vida, y con estas pretensiones ha decido no solo desde la investigaciones te√≥ricas luchar contra el patriarcado que se esconde y hace met√°stasis de maneras sigilosas y da√Īinas.

Para la Cuarta Lucía el arte es impredecible, otra forma de luchar y amar, por eso buscan su complicidad y auxilio. Por esto se mezcló acertadamente las reflexiones sociales y de género con presentaciones de imágenes, caricaturas, videos y canciones. Se inauguró la tarde con canciones del joven trovador Ernesto Díaz, miembro de la AHS y portador de una cancionística refinada y sensitiva.

La novia de Bayamo dice…

Con la presencia de lujo de la poetisa y promotora cultural Luc√≠a Mu√Īoz Maceo como eje del espacio. La poeta insigne de la ciudad, bautizada como La novia de Bayamo, su obra y gesti√≥n cultural no solo ha enaltecido la cultura en la ciudad, sino a nivel nacional. La autora atesora varios cuadernos de poes√≠as publicados en Cuba y sus poemas han sido recogidos en numerosas antolog√≠as, por lo que su obra ha recibido la atenci√≥n de investigaciones en la isla y m√°s all√° de sus l√≠mites biogr√°ficos.

Cuenta con varios galardones nacionales e internacionales en concursos literarios y ostenta distintos reconocimientos como la condición de Distinción por la Cultura Cubana y Miembro de Honor de la AHS.

Con la asistencia de estudiantes y profesores universitarios y asociados de la AHS. La conversación giró sobre su vida, el arte, los libros, la literatura, la familia, la cotidianidad, la mujer y la nación.

Lucía es toda luz. Su poética se encauza en las rupturas y regularidades de la creación lírica femenina en Cuba y su tradición poética. Su verso cautivo y sensible evoca los hilos de lo cotidiano como fuente inagotable de la poesía, el amor, la familia y la patria son sus temas consustanciales. Lo femenino en su poesía es vital y subversivo. A pesar de sus imágenes apacibles y elegantes hay un reclamo de la mujer por sus derechos y espacios vitales.

Otra visión vigente en el intercambio fue su actividad en diversos proyectos socioculturales que la han convertido en una de las principales activistas de la ciudad. Fundadora del Proyecto Juana Moreno sobre mujeres creadoras de manualidades en la ciudad de Bayamo y de Acentos, un proyecto de librería para libros usados.

La Cuarta Luc√≠a hizo entrega de un reconocimiento especial a la poetisa bayamesa Luc√≠a Mu√Īoz Maceo; creadora con la cual, La Plataforma Feminista de Promoci√≥n Sociocultural perteneciente a la carrera de Gesti√≥n Sociocultural Para el Desarrollo de la Facultad de Ciencias Econ√≥micas y Sociales de la UDG, inaugur√≥ su espacio Las Luc√≠as Dicen‚Ķ (Foto: Tomada del facebook La Cuarta Luc√≠a.)

Luc√≠a habla con vehemencia y sencillez sobre su labor de m√°s de 20 a√Īos en estos proyectos comunitarios que rescatan el crecimiento espiritual de los centros perif√©ricos y la mujer en s√≠. Con paciencia y amor ha hilado los hilos de la reconstrucci√≥n cultural desde las artes y la literatura en diferentes etapas de nuestro pa√≠s. Su amor apasionado por la ciudad le ha ganado el derecho propio de ser una eterna enamorada de la cultura bayamesa.

Inquietudes, reflexiones, victorias y reclamos brotaron de la voz pausada y melodiosa de la poetisa. La autora cuenta en estos momentos con un cuaderno de poes√≠a in√©dito, al cual a√ļn no ha definido nombre ni comprometido editorialmente, dedicado exclusivamente a la tem√°tica femenina y su perenne visi√≥n de relatos cotidianos. La poeta cerr√≥ con la lectura de su poema in√©dito, seleccionado como el n√ļmero XV:

 

Huyo de ti,

de las palabras que como piedras

lanzas en mi cabeza y mis manos.

Huyo y me refugio en  la máquina de coser,

en la m√ļsica que emite su rueda¬†

y pruebo ver el mundo a través del ojo de la aguja

y atravesarlo con el arcoíris.

He puestos parches disímiles sobre mis desgarraduras,

He zurcido con cuidado las heridas peque√Īas

Me he rehecho una y otra vez cada ma√Īana

pasando en la frialdad

 del pisas costuras por mi espalda

sufriendo las perforaciones de la agujas de mi piel.

He cosido a mano las heridas abiertas en el corazón

Pero corta los hilos con una tijera de hielo y me deshaces.

Un momento especial fue al final del espacio, el cual se le entreg√≥ un reconocimiento de la plataforma feminista y libro sobre la tem√°tica de g√©nero para su librer√≠a. Lucia Mu√Īoz asegur√≥ sentirse como una m√°s de La Cuarta Luc√≠a. El espacio fue una exhortaci√≥n a no abandonar las metas culturales de esta gran naci√≥n y las luchas por un mundo sin discriminaci√≥n.

La Lucías Dicen… es una  loable iniciativa de cómo desde la academia y las artes se puede sensibilizar las temáticas de género, sin encallar en tediosos estereotipos ni gastados recursos discursivos.

Este era un espacio a√Īorado y urgente para la ciudad de Bayamo, rezagada en iniciativas de artes y pensamiento juvenil. Por esto acudi√≥ a la ayuda mancomunada de la Universidad y la Secci√≥n de Cr√≠tica e Investigaci√≥n de la AHS, instituciones de un p√ļblico joven; y se nutre de manera inteligente de sus preocupaciones y acude a experiencias de otras personalidades e instituciones.

Demuestra tambi√©n que, a pesar de la tel√ļrica situaci√≥n econ√≥mica del pa√≠s, existen alternativas para juntarnos a (re)pensar y salvar la fibra cultural de la naci√≥n. Son por estas razones que estoy convencido que a partir de ahora las Luc√≠as tendr√°n mucho que decir en pro de la mujer y nuestra estirpe nacional.



Solo la lectura salva

  • El verano empez√≥ caliente. Aumento salarial, el tren chino recorriendo el pa√≠s, problemas de combustibles y record de temperatura. Entre estos y otros tantos avatares cotidianos, los cubanos se sumergen y nadan en su realidad. Las din√°micas actuales tan vertiginosas en verano aumentan en velocidad de fotones.

  • Entre tantas ventajas y desventajas que existen para disfrutar el verano siempre hay una menos frecuentada: la lectura. A pesar de que el Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano del Libro y la Literatura, y otras instituciones tienen un amplio sistema de opciones vinculadas al disfrute del libro y la literatura, como las llamadas Lecturas de Veranos y los espacios tradicionales de encuentro con los escritores en todas las provincias‚Ķ sin embargo la realidad es otra.

  • Foto Osvaldo Guti√©rrez/ ACN
  • Un dilema progresivo que aqueja hoy a nuestra sociedad es la debilitada presencia de h√°bitos de lecturas. El conflicto es muy profundo y aunque existen varios an√°lisis sobre el tema, nunca caduca hacer un aviso sobre el asunto. El problema no se limita solamente a la escasez de p√ļblico en actividades o que sean habituales las mismas personas del ‚Äúmundillo literario‚ÄĚ que al decir de un amigo poeta: se ‚Äúcocinan en su misma salsa‚ÄĚ.¬† Los que est√°n inmersos en la Cuba profunda y diversa pueden constatar que actualmente se est√° leyendo poco y los j√≥venes menos. Hoy en d√≠a a escala global se ha evidenciado la depresi√≥n de las huestes literarias en todos los sectores.

    Los que entendemos el amor a los libros más allá de un hábito, comprendemos cuan peligroso es el asunto. La lectura no es una simple forma de distracción o un hobby. Ha sido milenariamente la principal herramienta de transmisión y adquisición del conocimiento humano. Es un baluarte y esencial camino para conquistar referentes culturales, mejorar nuestro lenguaje y la ortografía. Dentro de la literatura se ha testimoniado y convergido los principales valores humanos de todos los tiempos. Estas son razones suficientes para que entre el calor, la playa, la monotemática programación televisiva, el Facebook (y su aplicación de ponerte ancianito), el reggaetón y la timba, entre todo esto, hacerle un espacio a la literatura y en especial a la de calidad.

    Del otro lado del espejo, el lector, ese fin y medio de cada libro, ha cambiado radicalmente, así como las nuevas condiciones que imponen este siglo de las tecnologías en espiral vertiginosa.  Brevemente podemos reconocer aspectos esenciales que afectan la salud literaria de esta Isla:

    La situación originada por el Período Especial: comprimió durante casi una década las capacidades editoriales y sus tiradas, debido sobre todo a la escasez de insumos. Los títulos procedentes de cualquier género literario, se vendían o intercambiaban con el fin de convertirse en cucuruchos para maní, servilletas para frituras… Parte de estas condiciones han sobrevivido a la actualidad, el anuncio a principios del  2019 de la reducción de la entrada de papel al país no solo ha afectado la prensa escrita, sino que también tendrá su repercusión en la ediciones impresas y en los proyectos en proceso. 

    Existe un d√©ficit en la ense√Īanza de la literatura como parte de los planes de estudios. Me aventuro con una inc√≥gnita: ¬ŅQu√© leen mayoritariamente nuestros j√≥venes? La informaci√≥n de una l√≠nea de champ√ļ para cabellos secos y da√Īados, una factura de tel√©fono, los anuncios de conciertos de su cantante favorito, la carta men√ļ de una pizzer√≠a, la p√°gina deportiva de los peri√≥dicos, el muro de Facebook o Instagram, los SMS enviados o los mensajes a la bandeja de correos‚ĶMejor dejo esta parte inconclusa‚Ķ

    Tambi√©n existe una batalla entre el libro convencional y las modernas tecnolog√≠as por conquistar los espacios de ocio del hombre de nuestro tiempo. El uso de las redes sociales dominan a nuestros j√≥venes, las series extranjeras fascinan como el flautista de Hamlet. Seg√ļn apuntan los estudios (y la l√≥gica) m√°s recientes sobre el futuro del libro y la lectura, el lector del siglo XXI lo har√° y lo est√° haciendo desde un dispositivo electr√≥nico, computadoras, tabletas, tel√©fonos m√≥viles o e-readers. Aunque Cuba no es un pa√≠s de alto alcance tecnol√≥gico la avalancha es evidente y los consumos tecnol√≥gicos han desplazado a la lectura velozmente. Cierto que el aumento y emigraci√≥n acelerada a las lecturas digitales es positiva, sin embargo me percato con mis estudiantes que la literatura cl√°sica y cubana no ha sido una tem√°tica favorecida y si la literatura comercial, t√≥mese de ejemplo que ‚ÄúCincuenta Sombras de Grey‚ÄĚ o ‚ÄúEl Secreto‚ÄĚ sean libros preferidos de mucho de mis pupilos.

  • Foto Anabel D√≠az (Tomda de internet)
  • ¬ŅPero qu√© hacer? Me parece que no podemos llegar al extremo de valorar la lectura, al estilo dram√°tico y an√°logo que nos presenta magistralmente Ray Bradbury, en su novela futurista y dist√≥pica, ‚ÄúFahrenheit 451‚ÄĚ, cuando el personaje de este cl√°sico, un bombero obediente y bur√≥crata que vive en una sociedad del ‚Äúfuturo‚ÄĚ donde los libros se queman con desprecio. Empieza a leer cuando ve a una anciana desesperada e irreverente que decide quemarse junto con su ‚ÄúQuijote‚ÄĚ, la ‚ÄúGuerra y paz‚ÄĚ, la ‚ÄúIsla del tesoro‚ÄĚ y su ‚ÄúIl√≠ada‚ÄĚ, ante el imperativo de ver arder a su biblioteca prohibida.

    Las nuevas dinámicas de la Sociedad lastran el tiempo para lecturas de disfrute. La acuciante situación económica nos devela. Si hay una zona que se debe intencionar con el aumento salarial son las librerías. Ya no puede ser una excusa que un libro represente el 5 % del salario de un maestra o un trabajador de cultura. Debemos invadir las redes sociales y las tecnologías de la información y comunicación para manejar códigos más atractivos para acercarnos al papel.

  • Cuba Digital: Democratizar la lectura (+ Podcast)

  •  

    Hay que renovar los recursos y discursos de los escritores para promocionar sus obras. Es imprescindible que todos los artistas e intelectuales se unan en favor de la literatura. Hace poco presenciaba la entrevista de unos peque√Īines al famos√≠simo actor de Hollywood Benicio del Toro, en Gibara, uno le pidi√≥ un consejo para ser una gran actor y √©l dijo que lo primero es la lectura, por la importancia que tiene en toda persona. No podemos pensar que un artista pl√°stico o un bailar√≠n no necesitan de la lectura. Tambi√©n hay que regresar a aquellos tiempos que relata Garc√≠a M√°rquez cuando la adversidad lo llev√≥ a un ponchero en La Habana y este le relat√≥ mejor que el autor la novela de Cien A√Īos de Soledad.

    Entre tanto calor y complejidades es cierto que la lectura es tit√°nica. Puede ser que las lecturas en verano sean como un boxeador con anemia, pero sigue siendo el mejor camino para fomentar una actitud ante la vida y evitar el secuestro de la ignorancia. Lo que si podemos asegurar en subvertida realidad con lo que dice un tanque elevado que veo a diario desde mi casa es que ante estas temperaturas elevadas aunque usted no lo crea: ‚Äúsolo la lectura salva‚ÄĚ.¬†

 



Trébol Teatro: Las Hembras no lloran

Ay, en la Habana y cualquier lugar/

Quien se lleva por las aparencias/

Quien esconde toda la inocencia/

Quien no aprende a respetar.

¬†¬†‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ

Tr√©bol Teatro se ha ganado un espacio por derecho propio en el Festival Internacional de Cine de Gibara (FICG). Con la presentaci√≥n de su √©xito ‚ÄúJacuzzi‚ÄĚ (2017) y ‚ÄúHumo‚ÄĚ (2018) en colaboraci√≥n con Teatro Del Sol.¬† Con el lema ‚ÄúUn mar de Artes‚ÄĚ y en palabras de Jorge Perugorr√≠a, presidente del FICG, la intenci√≥n del evento es que confluyan todas las artes, en especial al arte joven del Oriente Cubano.

Este a√Īo se incluyeron los temas de g√©neros desde varias manifestaciones art√≠sticas entre las tem√°ticas del Festival, lo que brindaba la doble posibilidad al grupo de teatro holguinero de reincidir nuevamente en esta ocasi√≥n con una presentaci√≥n de estreno: ‚ÄúHembras‚ÄĚ.

Bajo la direcci√≥n de Yunior Garc√≠a, esta es la primera obra del grupo donde la tem√°tica femenina es la principal trama. Aclaro para nuestros lectores rigurosos que tendr√© que prescindir de los elementos de la puesta en escena. La ausencia de un teatro en la ciudad (el cual sufre de una reparaci√≥n capital hace varios a√Īos) ha sido un reclamo del Comit√© Organizador. Es que la presentaci√≥n fue efectuada en la Casa de la Cultura de Gibara, espacio no tradicional para las artes esc√©nicas, e imposibilitado de varias condiciones t√©cnicas para una funci√≥n como la iluminaci√≥n y la escenograf√≠a.

Sin embargo el grupo se adapt√≥ a las condiciones semi hostiles para brindar una funci√≥n a p√ļblico lleno, con actores de renombres entre sus sillas y varias docenas de j√≥venes. ¬† ¬† ¬†¬†

Otra vez un fenómeno meteorológico en la sempiterna y enigmática Habana es el pretexto para un guión, aunque la situación no es novedosa y ha sido reiterada veces en diferentes obras de distintas artes.

Penetrada por el mar en el medio de la depresi√≥n (tropical), una casita de alquiler alberga a dos j√≥venes Ana y Eva. El uso correcto de la met√°fora pa√≠s-cuerpo-circunstancias brinda la posibilidad de discursar sobre el pa√≠s en crisis y acosado por el fen√≥meno meteorol√≥gico. Las dudas, miedos, prejuicios e ilusiones en contrapunteo de las dos j√≥venes muestran t√≥picos trabajado por la compa√Ī√≠a: el desarraigo, la di√°spora, las utop√≠as destrozadas, las realidades marchitas y los avatares de una ciudadan√≠a rodeada por agua.¬†

Resulta acertado el uso preciso de lo tragicómico, la intertextualidad con una realidad vertiginosa y la crítica al uso y abuso de las imperante y tiránicas tecnologías. 

La irrupción de Lillith (portadora de un nombre bíblico maldecido y censurado) reclama su espacio como propietaria del alquiler y víctima de una típica agresión masculina, aporta a la trama nuevos discursos sobre los prejuicios y  acosos que sufren las mujeres. En este caso Lilith es la muestra obvia de una mujer rehén de la sociedad y sus funcionales prejuicios y opresiones. Las tres mujeres intentan escindir los mitos y desasosiegos que las persiguen, gravitando la ilusión de crear alianzas. 

Desde su nombre, Hembra, es la alusión a esa condición de la mujer y la reinterpretación de su lado más animal y biológico aunque no evade los discursos antropológicos. El erotismo con cierta dosis de sicalipsis no falta,  aunque no es lo esencial de la obra.

Sin embargo los discursos no son exclusivos y a veces rozan con estereotipos sociales, ni reinventan una compleja realidad de la que es v√≠ctima la mujer. La inserci√≥n en la banda sonora de la reci√©n estrenada canci√≥n ‚ÄúCiudad Hembra‚ÄĚ, de Alex Cuba y Kelvis Ochoa ¬†por el aniversario quinientos de la ciudad de la Habana, le da un tono sensual y actualizado. Tambi√©n el dise√Īo aleg√≥rico y creativo del cartel de la obra es un algo bien favorable.¬†¬†

Escena de la obra teatral Hembra (Tomada del perfil de Facebook de FICG)

En el caso del elenco es una gran fortaleza de la obra. Fue un gran atrevimiento darles protagonismo a dos estudiantes Jennifer Soriano Candedo (Ana) y Aimeé Mojena Aguilar (Eva) recién egresadas en actuación de la Escuela de Arte con sede en Bayamo. La obra prima que sirvió de examen final en una presentación especial de working in pogress en la ciudad de Holguín a finales de mayo demostró la importancia y confianza de Yunior García en los jóvenes talentos. 

En el caso de Jennifer Soriano demostró excelente dominio del guión y de los recursos dramáticos mostrando gran profesionalismo. En la actuación de Aimeé Mojena le resulto más difícil acoplarse. Es meritoria la actuación de Heidy Beatriz Torres uno de los principales pétalos de Trébol Teatro que muestra su progresiva madurez escénica y facilidad de desdoblarse. 

No creo que Hembra sea una obra feminista netamente. La obra muestra relatos universales sobre la endeble frontera del dolor que diario cruzan las mujeres. Pero su principal logro es la subversi√≥n de las l√≥gicas machistas y el rol de la mujer en la sociedad cubana. Por eso su apotegma no puede ser otro que aquel dicho nuevo que reza: ‚ÄúLas mujeres no lloran‚ÄĚ. ¬†

 



No tengo saldo: Ejercicios de incomunicación

Lo sentimos. Su saldo no es suficiente para establecer la llamada… ETECSA

Quiero decirte que te amo, quiero escribir o que me escriban‚Ķ pero no tengo saldo. ¬ŅQui√©n no ha sufrido este ejercicio de incomunicaci√≥n en Cuba? Provocativa, cat√°rtica y dial√≥gica es la propuesta de No tengo Saldo, de Teatro del Viento, de Camag√ľey, a cargo de Freddys Nu√Īez Estenoz. Presentada en Bayamo en el Festival Primavera Teatral en la Sala Teatro Jos√© Joaqu√≠n Palma. [+]