Joaquín Borges-Triana


Anteproyecto del Código de las Familias: Por una Cuba diversa y plural

El 15 de septiembre de 2021, el Ministerio de Justicia de la Rep√ļblica de Cuba puso en circulaci√≥n a trav√©s del universo digital el Anteproyecto del C√≥digo de las Familias. No digo nada novedoso al afirmar que el contenido de dicho documento significa un paso en el camino de avanzar hacia un pa√≠s en el que prevalezca la concordia y la fraternidad entre sus moradores, sin que en ello incida la orientaci√≥n sexual de cada persona.

 

Pasé el fin de la noche del miércoles 15 y el comienzo de la madrugada del jueves 16 inmerso en una primera lectura del anteproyecto. Y digo así porque dada la importancia del texto y mi pobre dominio en materia de leyes, al menos yo tendré que volver a él en más de una ocasión.

De ese acercamiento inicial debo decir que sal√≠ muy contento por el tratamiento dado en la propuesta a temas como las relaciones fraterno filiales, el matrimonio, el r√©gimen de la comunidad de bienes, la uni√≥n consensual, la no violencia, la pensi√≥n alimenticia y asuntos vinculados a derechos de las personas con discapacidad, sector al que pertenezco por mi condici√≥n de ciego de nacimiento y sobre el cual queda mucho por legislar, como ha podido comprobarse a ra√≠z de distintos sucesos en el per√≠odo que hemos vivido a partir de la llegada del coronavirus, aunque ello apenas se refleje en los debates de nuestra esfera p√ļblica, en parte por lo reducido de dicho segmento poblacional y porque, en mi opini√≥n, nosotros mismos hemos sido pobremente proactivos en la formulaci√≥n de ciertos reclamos (m√°s all√° del simple eco de la queja), en comparaci√≥n con lo llevado a cabo por otras minor√≠as en el pa√≠s.

Ahora bien, si una comunidad se beneficia en el anteproyecto de c√≥digo con el reconocimiento de impostergables derechos de la diversidad sexual, esa es la de las personas LGTBIQ+, poblaci√≥n que entre nosotros ha sufrido una triste y larga historia como v√≠ctima de pol√≠ticas discriminatorias y de actitudes de exclusi√≥n. Concuerdo con los que opinan que en Cuba existe ¬ęuna memoria rota de los conflictos que ser homosexual o lesbiana ha ido dibujando en la historia nacional desde los d√≠as de la Colonia hasta el presente.¬Ľ El rechazo hacia esta minor√≠a a lo largo de nuestro devenir ha sido tanto estatal, religioso como dom√©stico.

Mientras escribo estas l√≠neas, a la cabeza me viene el recuerdo de mi hermano Bladimir Zamora, un homosexual declarado pero que con su accionar me demostr√≥ una y mil veces, ya fuese en p√ļblico o en privado, tener m√°s cojones que muchos que alardean de sus test√≠culos, pero que con su proyecci√≥n poco o nada hacen en pro de una aut√©ntica opci√≥n de cambio y mejoramiento social.

Inevitablemente, al leerme este anteproyecto, pienso en las historias de Juli√°n del Casal, Lydia Cabrera, Jos√© Lezama Lima, Virgilio Pi√Īera, Jos√© Rodr√≠guez Feo, los hermanos Camejo, Ra√ļl Mart√≠nez, Abelardo Estorino, Alfredo Guevara, Severo Sarduy, Ant√≥n Arrufat, Reinaldo Arenas, Magali Alabau, Mirta Aguirre, Miguel Barnet, Delf√≠n Prats, Sara Gonz√°lez, Abilio Est√©vez, Juan Carlos Valls, Jorge √Āngel P√©rez, Liuba Mar√≠a Hevia, Norge Espinosa, Pedro de Jes√ļs L√≥pez, Mae Roque, Abel Gonz√°lez Melo, Yusa, el querido caimanero mayor, o sea, el Blado, figuras todas a las que (al margen de la orientaci√≥n sexual de cada una de ellas y que nada nos importa) debemos dar gracias por lo mucho que le han aportado a la cultura nacional.

Igualmente, por unos segundos evoco creaciones art√≠sticas como los cuentos ¬ę¬ŅPor qu√© llora Leslie Caron?¬Ľ, de Roberto Ur√≠as, y ¬ęEl lobo, el bosque y el hombre nuevo¬Ľ, de Senel Paz, pel√≠culas como Fresa y Chocolate, de Tom√°s Guti√©rrez Alea, y Santa y Andr√©s, de Carlos Lechuga, o la autobiograf√≠a de Ra√ļl Mart√≠nez, Yo, Publio, libro que demor√≥ a√Īos en editarse por el temor de timoratos decisores a sus supuestas revelaciones escandalosas y que si pudo publicarse fue por obra y gracia del visto bueno de Abel Prieto, entonces Ministro de Cultura.

En ese largo y tortuoso camino por la plena realizaci√≥n de homosexuales y lesbianas en Cuba, no se pueden olvidar acciones como las llevadas a cabo por el Proyecto Arco√≠ris, con Yasm√≠n Silvia Portales y Jimmy Roque a la cabeza; El vano intento en 1994 por abrir en La Habana una filial de la Asociaci√≥n Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Trans e Intersexuales (ILGA, por sus siglas en ingl√©s); el casi olvidado desfile a trav√©s de c√©ntricas calles habaneras el 1 de mayo de 1995, por los participantes de una de las visitas a nuestro pa√≠s efectuadas por Queers for Cuba, a los que se sumaron algunos compatriotas que portaban un fragmento de la Rainbow Flag original, en lo que constituy√≥ su primera aparici√≥n p√ļblica en el contexto cubano; las Jornadas de Arte Homoer√≥tico organizadas por Norge Espinosa entre 1998 y 2001 en La Madriguera, sede de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z de Ciudad Habana; exposiciones como la titulada Sex and the City, curada por P√≠ter Ortega; el seminario sobre arte y literatura de tema homoer√≥tico entre nosotros, desarrollado por V√≠ctor Fowler y Norge Espinosa; o lo hecho por el CENESEX y Mariela Castro, en especial a partir de 2008, m√°s all√° de las sombras atribuibles o no al quehacer de semejante instituci√≥n y su directora en etapas recientes.

Con orgullo tambi√©n me permito afirmar que El Caim√°n Barbudo ha puesto su granito de arena en pro de sacar a la luz una genuina conciencia acerca de la tradici√≥n homol√©sbica entre nosotros, como parte de la lucha contra la homofobia y la transfobia. Algo m√°s de tres d√©cadas atr√°s, cuando nuestra revista convocaba un premio literario en los g√©neros de cuento y poes√≠a, en este √ļltimo result√≥ galardonado un cuaderno de Norge Espinosa, titulado Las peque√Īas tribulaciones, que contiene el hoy c√©lebre poema ¬ęVestido de novia¬Ľ, texto que ‚Äďconjuntamente con la antes mencionada narraci√≥n ¬ę¬ŅPor qu√© llora Leslie Caron?¬Ľ, de Roberto Ur√≠as‚Äď recupera una tradici√≥n homoer√≥tica en la literatura del pa√≠s, por un buen tiempo censurada.

Hace un par de a√Īos, a prop√≥sito de una pregunta formulada por Ladislao Aguado a Norge Espinosa acerca de cu√°les fueron las primeras reacciones a al aludido poema, esta fue la respuesta del otrora miembro del ejecutivo nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z:

¬ęSe ha hablado de esc√°ndalo, sorpresa, estupor. Y censura. Y hay un poco de verdad en todo ello.

¬ęBladimir Zamora quiso publicar ‚ÄúVestido de novia‚ÄĚ en El Caim√°n Barbudo, en la secci√≥n Por primera vez donde dio a conocer a no pocos poetas j√≥venes. La directora del mensuario se neg√≥, aduciendo que poco favor me iban a hacer publicando ese poema que dejar√≠a saber a todo el mundo de mi homosexualidad.

¬ęHubo que esperar un a√Īo para que, tras la decisi√≥n de Rafael Alcides, Ra√ļl Rivero y Sigfredo Ariel, mi libro Las breves tribulaciones ganara el premio de esa publicaci√≥n y finalmente el poema lograra verse en letra impresa. Ant√≥n Arrufat ha dicho que es un texto que abri√≥ un espacio ‚Äúpara el asunto‚ÄĚ; V√≠ctor Fowler dice que es un poema fundacional.¬Ľ

En la nota introductoria a la publicación de la Versión 22 del Anteproyecto de Código de las Familias que diese a conocer el Ministerio de Justicia se expresa:

¬ęLa Constituci√≥n de la Rep√ļblica de Cuba, aprobada en referendo popular por la inmensa mayor√≠a de nuestro pueblo y proclamada el 10 de abril de 2019, estableci√≥ en su Disposici√≥n Transitoria Decimoprimera que el nuevo C√≥digo de las Familias ser√° el resultado de una amplia consulta popular y del referendo que convoque la Asamblea Nacional del Poder Popular para el cumplimiento y desarrollo de los derechos relacionados en los art√≠culos 13, 40, 42, 43 y del 81 al 89 de la propia Constituci√≥n de la Rep√ļblica, por la alta importancia que el Estado brinda a la instituci√≥n familiar como c√©lula fundamental de la sociedad y su papel en la transmisi√≥n intergeneracional de las tradiciones, valores y afectos.¬Ľ

(…)

¬ęEsta versi√≥n del anteproyecto del C√≥digo de las Familias es coherente con el texto constitucional y desarrolla las diversas instituciones jur√≠dico-familiares en correspondencia con el car√°cter humanista de nuestro proceso revolucionario, los resultados de la ciencia del Derecho de Familia, de la pr√°ctica judicial en Cuba y los avances en la legislaci√≥n de otros pa√≠ses.

¬ęLa posibilidad de estudiar este anteproyecto es imprescindible en el camino del di√°logo colectivo con vistas a la aprobaci√≥n de una ley contempor√°nea, inclusiva y respetuosa de todos los derechos para todas las familias.¬Ľ

Como que el anteproyecto del Código de las Familias, después de ser enriquecido por las discusiones del pueblo y de diputadas y diputados de la Asamblea Nacional del Poder Popular, será sometido a un referendo para su aprobación (algo que personalmente yo no habría hecho pues considero que derechos como los aquí recogidos no deberían ser objeto de debates sino simplemente aprobados como ley por las instancias correspondientes), creo que cada quien tendrá que expresar sus criterios al respecto.

Digo esto √ļltimo pensando en lo sucedido en 2018 cuando, a ra√≠z de la convocatoria a la reforma de la Constituci√≥n, hubo un sector poblacional que se pronunci√≥ de forma negativa a la inclusi√≥n de la aprobaci√≥n del matrimonio igualitario en el documento magno de la Rep√ļblica. El fundamentalismo religioso que ha ido apareciendo en Cuba (aunque seamos un Estado laico), del que apenas se habla y que en mi opini√≥n est√° tomando fuerza de manera preocupante, de seguro echar√° a andar su (nadie lo dude) poderosa maquinaria en contra de varios postulados de esta hermosa e inclusiva propuesta reci√©n dada a conocer. Esa suerte de ‚Äúlobby‚ÄĚ religioso, con predominio de iglesias evang√©licas, defiende a capa y espada el dise√Īo de lo que denominan una familia ¬ęoriginal¬Ľ. Es ello parte de la lucha de s√≠mbolos que se produce hoy en nuestra sociedad, impelida a la reconfiguraci√≥n de consensos.

De ah√≠ que este Anteproyecto no ha de verse solo como una reivindicaci√≥n de derechos de la comunidad LGTBIQ+ (denostada en el pasado por procesos como el de las UMAP y el de la parametraci√≥n), sino como expresi√≥n concreta de una Cuba diversa y plural y del sue√Īo martiano de reconstruir nuestra naci√≥n con todos y para el bien de todos.

Como creo en el poder sanatorio del perd√≥n y de la reconciliaci√≥n, soy del criterio de que el documento divulgado por el Ministerio de Justicia este pasado mi√©rcoles 15 de septiembre resulta un eslab√≥n en el ejercicio colectivo de rehabilitaci√≥n de ciertas partes de nuestra sociedad que todav√≠a tenemos pendiente y donde considero es preciso avanzar en los llamados estudios de g√©nero y los queers, pero sobre todo coincido con estudiosos del tema como Norge Espinosa y V√≠ctor Fowler en cuanto a la necesidad de que m√°s temprano que tarde, el Estado pida de forma p√ļblica ¬ędisculpas a quienes han sufrido, por el mero hecho de su sexualidad, discriminaciones y represiones en nuestra Historia.¬Ľ

Concluyo el presente trabajo con la reproducci√≥n de ese ya m√≠tico poema que es ¬ęVestido de novia¬Ľ y que viese la luz por primera vez en las p√°ginas de nuestra revista El Caim√°n Barbudo hace ya treinta y tantos a√Īos y que, como el buen vino, en la medida que se pone m√°s a√Īoso, mejor sabor de boca nos deja.

[+]



Hasta siempre, querido Adalberto

Este mi√©rcoles 1 de septiembre hemos amanecido con la noticia de la muerte de Adalberto √Ālvarez, v√≠ctima del coronavirus. D√≠as atr√°s se hab√≠a corrido la informaci√≥n de su fallecimiento, pero luego supimos que era una fake news. Por eso en un momento pens√© que de nuevo todo era falso, pero no, lamentablemente la covid nos vuelve a dar un golpe bajo y se nos va alguien muy querido por los cubanos y cubanas residentes en el pa√≠s o en su di√°spora.

[+]




Eric Méndez: Mi guitarra sigue sonando

Tomado de La Jiribilla

‚ÄúMirando afuera veo como lejos de aqu√≠ / el futuro parece estarse gestando, / de vez en cuando alg√ļn amigo que hace un tiempo se fue / ahora s√≠ parece estar triunfando. / Mas vuelvo a mirar dentro y veo por aqu√≠ / a todos los que tras del triunfo un d√≠a se fueron, / todo este tiempo el triunfo esper√°ndoles venir / y ellos por all√° como yo aqu√≠, padeciendo.

[+]