Heriberto Machado Galiana


Hablar de poesía

Creo que no hay nada más difícil, pues no es otra cosa que hablar de la subjetividad, del pensamiento, del acendramiento interior de una idea. La poesía es producto del cuestionamiento, del preguntarse y horadarse sin respuesta. O sea que el poeta es un filósofo que entiende que el secreto del universo es una mierda; y más allá que preguntarse de dónde venimos y hacia dónde vamos, lo cierto, lo tangible, es que estamos, somos, y respiramos por algún milagro o rara inercia. El presente es el único verbo posible. Los ojos del poeta están en todos los tiempos a la vez, pero este sabe, es consciente, de que el hoy es el punto de apoyo para toda travesura posible.

[+]



¿Para quién se escribe?

Desconfío de aquellas personas que dicen escribir para sí mismas. O sea que descreo de su sinceridad, o, en el mejor de los casos, pienso que no saben de qué están hablando; pues resulta que estas personas son las mismas que publican un libro, leen en público, o viven chachareando constantemente de su creación y su percepción de la escritura. Jamás me he encontrado a alguien que me diga “escribo para mí y no quiero publicar ni mostrarle mis escritos a nadie, apenas sé para qué hablo de esto porque mi escritura no existe”. Esto me resultaría más verosímil. [+]



Jamila Medina: una mano que escribe, un ojo que recela

Los poemas reunidos en Anémona (Ediciones Sed de Belleza, 2013) de Jamila Medina (Holguín, 1981), resultan sumamente inquietantes por el juego verbal que establecen con referentes poco comunes (al menos así le parecen a este modesto reseñista); y además desconcertantes, debido esto último al juego semántico que realiza la autora con el paréntesis y el slash para construir palabras múltiples que tornan el poema ambiguo o difícilmente descifrable. Y he aquí una de las características notorias de este libro: su leve hermeticidad, la pequeña cerrazón que provoca al lector con más intención que suspicacia. [+]



Apología de la lectura

Leer es un acto de soledad. El lector está solo. Está solo y busca la compañía de las palabras, de los personajes y las ideas que gravitan en su entorno. Leer es buscar un sitio predilecto, es sentirse a gusto. Muchas veces he encontrado en un libro tanta o más vida que la que me puede regalar una calle, un tren repleto de viajantes, una cama haciéndose añicos. [+]