Eloy Díaz Ruiz


La poesía, una condición más allá de la poesía en sí misma

La poes√≠a es y ser√° reino aut√≥nomo, dijo un poeta. Donde hay seres humanos, hay poes√≠a. Una rara condici√≥n la acecha desde siglos inmemoriales: la sensibilidad verdadera. Para los poetas es la patria libre hacia el gozo y la sabidur√≠a. La poes√≠a es condici√≥n de sabios y enamorados, de ricos y pobres, de odiados y odiadores, de blancos y negros, de hombres y mujeres, de ni√Īos y adultos, de ciegos y videntes, pero siempre hombres.

La poesía nunca dio riquezas materiales, por lo sutil del verso. La poesía solo abre el diapasón al entendimiento del mundo desde otras posibilidades estéticas y eso no vale dinero alguno, ya en ello va la riqueza. Ahora se nos ocurre pensar y sentir que la poesía es reino inconmensurable hacia la vital espiritual del reino humano, sin ella no es posible la existencia.

Con la inauguraci√≥n de un evento po√©tico para la juventud en Songo La Maya, se produce una mirada para el intercambio, pensado desde una instituci√≥n siempre joven: la AHS o ‚Äאּmejor!‚Äď como su nombre m√°s intenso indica Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. Encuentro que pretende un acercamiento entre generaciones po√©ticas diferentes, entre hacedores de poes√≠a de diversos territorios de nuestra vasta provincia po√©tica Santiago, pero continuadores de una tradici√≥n ancestral e identitaria de nuestra racialidad doblemente conformada por nuestros antepasados espa√Īoles y cubanos. Hemos querido que confluyan voces femeninas para enaltecer los matices. La diversidad en ello nos ayudar√° a la prolongaci√≥n del evento; la inclusi√≥n de otros municipios en las posteriores ediciones ampliar√° la multiplicidad de voces provenientes de San Luis, Segundo Frente, Contramaestre y Mella. Toda una combusti√≥n interna que nos impulsar√° a declarar a Songo La Maya: La Capital de la Poes√≠a Joven en Santiago de Cuba en no muy lejano tiempo. Hablaremos de poes√≠a con la misma pasi√≥n que del alcohol pendenciero, al decir de Borges, o del pollo que llega a la bodega, al decir de nuestras aguerridas madres, o del man√≠ que se vende en unos estuches provenientes de Una fiesta innombrable de Jos√© Lezama Lima. Hablaremos de poes√≠a como de la piel, como del polvo y el viento. Estaremos en las plazas del pueblo, desplazando enso√Īaciones de adolescentes.

El término, desde una dimensión etimológica, proviene de poesis que significa creación, acción de hacer; palabra proveniente, a su vez, de poiein que significa hacer, crear, componer. Si lo miramos desde muchos lados, siempre está enfrascado el significado en el acto mismo de la creación y como acto de creación proponemos que se vea a la poesía, en este tipo de evento, que junto a otros géneros deben sacarnos triunfantes ante la inoperancia.

La poesía refuerza la ética y la ética a la poesía, en la medida que se relacionan se nutren. Estos son tiempos en que se debe acudir a las dos. José Martí fue el más alto ejemplo cubano, le suceden otros no menos éticos.

Al decir de Roberto Manzano[1]: La poesía cubana posee tanta riqueza que se comporta como esfera de sortilegio y abundancia: por cualquier punto en que se penetre en ella siempre se regresa a la superficie con piezas atractivas en las manos.

La poesía es también arma de defensa e identidad, muchos de nuestros mejores poetas, digo nuestros con toda la intencionalidad que merece, porque la patria del poeta y de la poesía es el mundo. No importa donde se viva, importa cómo se siente y expresa en versos los altares que encumbran al hombre o los pesares que lo acongojan de manera perenne.

En el sentido de la unidad, los poetas se reconocen y afilian de manera voluntaria, no importa las latitudes donde se vive, o las naciones a las que pertenecen. Se expresan y mancomunan por los sentimientos a expresar en pos de una causa com√ļn. Citemos el encuentro que sostuvieron en la primavera de 1930 entre Nicol√°s Guill√©n y Federico Garc√≠a Lorca, cuando el segundo ‚Äďde paso por la Isla‚Äď reconoce la fuerza el vigor y el florecer po√©tico de Nicol√°s. Por Lorca lleg√≥ Guill√©n a Espa√Īa entre un mundo de enso√Īaciones y descubrimiento de sonoridades profunda de la poes√≠a antillana, y m√°s all√° de todo espa√Īola. No era dif√≠cil para el granadino redescubrirse desde la poes√≠a; hab√≠a una identidad tambi√©n extraliteraria y profundamente humana. Cuando muere Lorca, asesinado por las hordas fascistas, Guill√©n lo evoca desde una angustia que se pierde en interrogante insatisfecha. Por tanto, esa capacidad de entenderse desde la poes√≠a le permiti√≥ a Guill√©n ser una de las figuras que m√°s se referencia en el siglo XX cubano y americano. Guill√©n es la poes√≠a de la identidad, marc√≥ un camino que no tiene vuelta atr√°s.

Por ejemplo, se ha dicho que la poes√≠a de Baraga√Īo es un tigre que salta a la vida. La poes√≠a de Baraga√Īo es una eterna inconformidad. Quien, por cierto, ha dicho que ‚Äúpoema es todo lo que consciente o inconscientemente trata de expresar el universo. Uno de sus defensores, Marcelo Morales, en relaci√≥n con su obra ha manifestado: La verdadera poes√≠a ‚Äďpara el que logra consumirla; para el que pueda sentirla o escribirla, pensarla‚Äď es una revoluci√≥n del ser, un cataclismo; no saldr√°s ileso. Como en el amor, para bien o para mal, la poes√≠a, cuando llega a la categor√≠a del arte, siempre te cambia.

Seamus Heaney creía en la poesía como capacidad de crear un orden acorde con el impacto de la realidad exterior y, a la vez, sensible a las leyes internas del propio poeta.

Para Miguel Barnet, la poesía no es lujo sino una energía, una fuerza creadora que es la que ha salvado hasta ahora a la humanidad. Otra, que fue lo primero que inventó el hombre para sobrevivir a la catástrofe que desde las eras paleolíticas han amenazado al planeta y ahora lo amenaza con armas nucleares de exterminio masivo. Si no tuviéramos la poesía, qué tendríamos: un planeta sin adjetivos, una especie sin nombrar, un vacío insoportable. Ha sido la poesía lo que le ha otorgado el sentido a las cosas. Ha sido la poesía a lo largo de la historia la que ha salvaguardado la cultura, la que ha expresado los más profundos sentimientos del ser humano, lo que lo ha liberado de atavismos ancestrales[2]. Cito un fragmento de su poesía que refleja mejor que sus palabras el sentido:

Oh, Dios, ¬Ņqu√© har√≠amos si no

Tuviéramos un poema

Que sirviera para todos?

Para Enrique Saínz la gran poesía permite vislumbrar algo del misterio que todo encierra. Teresa Melo habla de la poesía a través del poeta, al que ve como modelo de su propia obra y a su obra como modelo en sí misma, cuando goza de la calidad suficiente, para imponerse a otras generaciones más jóvenes de poetas y poesías.

La √ļltima generaci√≥n de poetas y poes√≠as en Cuba ha desacralizado a las figuras de la poes√≠a anterior en antifiguras (en el mejor sentido de la palabra) y a su discurso po√©tico en antipo√©tico. Reniegan del discurso¬† anterior, pero aun en s√≠ mismos, llevan la poes√≠a con la misma enso√Īaci√≥n y deseo de perdurar que sus predecesores. Aman la poes√≠a con la misma pasi√≥n.

 Notas:

[1] Tomado de El bosque de los símbolos. Patria y poesía en Cuba. Tomo I. Selección, prólogo y comentarios Roberto Manzano.

[2] Miguel Barnet, El triunfo perpet√ļo de la poes√≠a en La Gaceta de Cuba # 4, julio-agosto 2006.