Elaine Vilar Madruga


La fotografía y el camino de la felicidad

La fotograf√≠a de Rub√©n Ricardo Ferrero (Hardy) ha tocado un punto muy preciso, dir√≠a que entra√Īable, en mi memoria emotiva como espectadora. La primera vez que hall√© una de sus im√°genes ‚ÄĒgracias al influjo en ocasiones maravilloso de las redes sociales‚ÄĒ, sent√≠ que era Keats quien dec√≠a por m√≠: ‚ÄúLa belleza es verdad‚Ķ‚ÄĚ. Este joven artista, a√ļn desconocido, tiene mucho por ofrecer: m√°s que rostros y cuerpos bellos, su fotograf√≠a bebe de los caudales de la tradici√≥n visual y los moderniza, los dota de nueva vida y de movimiento.

¬ŅCu√°ndo y c√≥mo nace tu inter√©s por la fotograf√≠a?

Autor: Hardy

En el a√Īo 2009 hab√≠a desistido en mis estudios en la Universidad de Oriente y estaba cursando Ciencias de la Computaci√≥n, pero no me encontraba enamorado de mi profesi√≥n: pensaba en el futuro y en la idea de si quer√≠a que eso fuese toda mi vida, y no encontraba satisfacci√≥n en el pensamiento‚Ķ Retorn√© a mi ciudad natal y empec√© a estudiar Estudios Socioculturales en la Universidad de Holgu√≠n, m√°s por la satisfacci√≥n que quer√≠a brindarle a mi madre que por la propia; pero al mismo tiempo comenc√© a editarle fotos de 15 a una fot√≥grafa que viv√≠a en la esquina de mi casa.

As√≠ sucedi√≥ invariablemente hasta culminar la universidad en 2015, y fue entonces cuando comenc√© un estudio peque√Īo junto a Yunier, un profesor de la universidad. Me mantuve desarrollando este trabajo comercial hasta el 2017. Aquel fue un momento de decisi√≥n para m√≠: o continuaba la Maestr√≠a que hab√≠a comenzado en la universidad despu√©s de haber pasado el servicio social, o prosegu√≠a mi camino por la senda de la fotograf√≠a. Realmente no me sent√≠a pleno como profesor universitario, aunque confieso que me gusta mucho la docencia.

Decidí comenzar en la fotografía oficialmente en febrero de 2018. Es cierto que fue un interés que creció lentamente: me gustaba mucho aprender cosas nuevas de fotografía, ya tenía de base la edición y, sintiéndome fuerte en ese aspecto, empecé a preguntarme por qué no hacía yo mis propias fotos, algo más personal, que me llenara, un poco más alejado del trabajo comercial. Así comencé a subir fotos a Facebook que fueran más cercanas a mí y, sin darme cuenta, desarrollé una estética que me fue identificando. Ya para ese entonces la fotografía se había convertido en mi forma de existir.

Autor: Hardy

¬ŅC√≥mo concilias y concibes tu lenguaje est√©tico y la visualidad de tu obra?

Es una de las preguntas m√°s dif√≠ciles de responder. En mi caso, no se trata de que un d√≠a pensara en c√≥mo definir mi lenguaje visual, sino que se asisti√≥ a un c√ļmulo de experiencias, robaba ideas o detalles de cada foto que ve√≠a y que me impactaba, colores, tambi√©n formas, texturas, iluminaci√≥n, y poco a poco fui creando lo m√≠o, hasta conseguir que las personas fueran capaces de reconocer mi estilo.

En un área tan popular como la fotografía, definir una visualidad personal es algo bastante complicado.

Parto del punto más importante: es preciso que a uno mismo le guste lo que se hace y, a partir de eso, ser muy sincero, autocrítico, detallista e inconforme.

¬ŅEres un fot√≥grafo que deja madurar la idea o prefieres concreciones casi inmediatas?

Bueno, aqu√≠ hay sentimientos encontrados: siempre quisiera tener una idea concreta y con todos los elementos que la componen, pero es complicado en nuestro pa√≠s el acceso y la disponibilidad de los recursos fotogr√°ficos. En sentido general siempre tengo m√°s o menos claro lo que deseo hacer, pero la palabra final la tiene el momento en que aprietas el obturador, miras la foto en la c√°mara y te dices: ‚Äúaqu√≠ falta algo‚ÄĚ.

¬ŅDe qu√© manera piensas tu proceso creativo?

Una vez que ya tengo preparado el set de iluminación, pruebo diferentes opciones de una misma idea. Varío ciertos elementos hasta encontrarme satisfecho con lo que veo en cámara.

Autor: Hardy

¬ŅCu√°les son tus principales referentes visuales?

Tengo tantos que no sabría identificar solo algunos… puede ser cualquier autor. Si veo algo que me impacte se me queda como un referente.

Tus fotograf√≠as tienen una amplia carga simb√≥lica, ¬Ņpor qu√©? ¬ŅDe qu√© manera sintetizas, en tu composici√≥n y en los lenguajes f√≠sicos que pertenecen al cuerpo de tus modelos, un concepto art√≠stico?

En un principio me atra√≠a mucho la idea de no hacer retratos convencionales: buscar expresiones genuinas, mucho color, iluminaci√≥n dram√°tica, estaba empe√Īado en salir de lo convencional en la fotograf√≠a de mi provincia. La forma de sintetizar y de componer proviene de la pl√°stica renacentista.

Autor: Hardy

Como me comentabas antes, fue en febrero de 2018 cuando comenzaste en el mundo de la fotograf√≠a. Este hecho, si se ve bajo la lupa del tiempo transcurrido, te ubica en un momento gen√©sico y definitorio de tu est√©tica, ¬Ņcu√°les son los caminos visuales que m√°s te atraen?

Es bueno que te defina una estética visual, pero de nada sirve si no tienes un mensaje que transmitir, una idea que ofrecer. Igual, cuando lo hagas, tienes que reinventarte y seguir ofreciendo nuevas ideas, nuevos patrones. En mi fotografía no estoy del todo definido, al menos no al ciento por ciento. De momento, las luces suaves me seducen.

¬ŅHasta qu√© punto sientes que la iluminaci√≥n es esencial para desarrollar tu lenguaje como artista? ¬ŅQu√© consideras b√°sico o indispensable en este proceso?

Con el tiempo fui cambiando la idea inicial de que, para dramatizar, era necesaria una iluminación complicada (con ángulos y distancias específicas). Luego te das cuenta que sí, que es necesaria, pero no definitoria, se puede dramatizar de muchas formas. Lo que considero básico es tenerle ganas. Es cierto que las grandes marcas hacen la diferencia, pero sin ganas de llevarlo a cabo es imposible que salga algo bueno.

Autor: Hardy

¬ŅEres un artista que divorcia la idea de una imagen comercial de una imagen art√≠stica, o piensas que ambos registros pueden coincidir en un mismo objeto arte?

¬°Excelente pregunta! Siempre estuve convencido de que se pod√≠an llevar a cabo ambas ideas, lo art√≠stico y lo comercial, pero realmente me percat√© que no es tan as√≠. Influyen varios factores, varias cadencias de tiempo y diferentes objetivos: mientras la parte comercial juzga factores de inmediatez, de cantidades y de patrones establecidos, lo art√≠stico juzga la intenci√≥n, las expresiones, busca m√°s una comunicaci√≥n entre t√ļ y la obra. Siempre intento hacer arte en mi fotograf√≠a comercial, pero no siempre se puede.

Autor: Hardy

¬ŅC√≥mo valoras la promoci√≥n del joven talento visual en nuestro pa√≠s?

Siempre hablo de mi campo, de la fotografía en específico. Actualmente marcha mucho mejor, me he dado cuenta que ya hay varios nombres en la fotografía, se comienza a ver una generación joven, con otro concepto, con otra idea, con su estética particular, nada que ver con lo que se hacía en el principio de la década pasada.

¬ŅExisten suficientes oportunidades para el talento joven, m√°s all√° de lo puramente promocional? ¬ŅCu√°les otras oportunidades se necesitar√≠an concebir?

Carecemos de acciones que premien los trabajos de los artistas jóvenes. Costear una exposición, con todo lo que conlleva, no es muy barato que digamos. Se debe llevar a lo físico lo que se ha quedado como digital; no hay mejor evaluación para una obra que el hecho de verla a 10 centímetros de distancia en el plano terrenal.

Autor: Hardy

¬ŅSientes que el camino y los lenguajes visuales de un artista han de ser una din√°mica en constante movimiento?

S√≠, totalmente. El mundo actual devora la visualidad, te exige reinventarte cada par de a√Īos como m√°ximo. Es divertido exigirse a uno mismo y buscar variar en diferentes estilos.

¬ŅCu√°les son tus principales sue√Īos y expectativas? ¬ŅAd√≥nde deseas te conduzca tu camino como fot√≥grafo?

Sue√Īo ser reconocido por mi trabajo, que las personas, con ver una foto m√≠a, digan: ‚Äúesto es de Hardy‚Ķ‚ÄĚ

¬ŅMis expectativas?, seguir siendo inconforme, humilde y tratar de hacer la pr√≥xima foto tan interesante como la anterior (aunque es dif√≠cil lograrlo siempre).

Adonde deseo que me conduzca mi camino en la fotografía es hacia la felicidad. Amo mi trabajo y la calidad de este hace que se convierta en la razón de mi existencia. Los que me conocen dicen que sería buen psicólogo, pero la verdad es que, si no fuera fotógrafo, sentiría que me falta algo.

Autor: Hardy

Autor: Hardy

Autor: Hardy



«Los escritores somos esclavos de las historias»

El inicio del cuento fue el primer libro de Sigrid Victoria Due√Īas que le√≠. En aquel entonces a√ļn no conoc√≠a el rostro de la escritora, ni hab√≠a tenido la oportunidad (el privilegio) de compartir con ella las p√°ginas de una antolog√≠a. Me acerqu√© a Sigrid como una lectora m√°s, una lectora enamorada de la historia que aquella muchacha hab√≠a contado. Desde entonces, y con igual intensidad, he seguido las otras historias de Sigrid. Me sigo considerando, como en aquel primer encuentro, una de sus fieles lectoras.

¬ŅCrees que es √ļtil, m√°s all√° de una intenci√≥n valorativa o cr√≠tica, las definiciones gen√©ricas en cuanto a literatura se trata?

Hmmm‚Ķ Qu√© buena pregunta. El problema ser√≠a para qui√©n resulta √ļtil. Puede que un lector agradezca saber de antemano a qu√© g√©nero pertenece el libro que va a leer, si est√° dentro de sus preferencias o no‚Ķ Para determinados autores, moverse a conciencia dentro de un g√©nero les permite utilizar los recursos del mismo, recurrir a la intertextualidad con otras obras afines. Pero tambi√©n existen libros que cruzan alegremente las fronteras de toda definici√≥n y que se apropian de aquello que contribuye a contar la historia. Creo que la utilidad de las definiciones est√° sujeta a muchos factores, demasiados como para ser categ√≥rica al respecto.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅC√≥mo piensas la estructura de tus libros?

No los pienso. Ellos llegan, tocan a la puerta y a m√≠ lo √ļnico que me queda es abrirla. A veces, muy educados, se presentan de principio a fin y me advierten c√≥mo va a ser nuestra relaci√≥n. Otras veces empiezan por el final y esperan, desconfiados, a que yo demuestre ser digna de la historia antes de cont√°rmela por completo. Los escritores somos esclavos de las historias. Nada que hacer al respecto, ellas mandan.

¬ŅExiste, en la actualidad, un lector m√°s preparado para entender la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, o ese lector existi√≥ en todos los tiempos?

Siempre ha existido un lector capaz de asumir ese ‚Äúqu√© pasar√≠a si‚Ķ‚ÄĚ De lo contrario, la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a no habr√≠an llegado al lugar en que est√°n hoy en d√≠a. Ahora, s√≠ me parece que ha aumentado la cantidad de lectores con gusto por lo fant√°stico y con la capacidad de comprenderlo. Sobre todo en nuestro pa√≠s, cada vez son m√°s los lectores amantes del g√©nero que pueden apreciar una obra fant√°stica, criticarla, valorarla‚Ķ S√≠, hay m√°s lectores listos para el fant√°stico en la actualidad.

Cada vez que una cr√≠tica negativa amenaza ‚ÄĒcon menos o m√°s raz√≥n‚ÄĒ al campo nacional de la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a, los autores tienden a unirse para defender el g√©nero. ¬ŅExiste un coto de protecci√≥n mutua, donde el di√°logo con escritores y cr√≠ticos (quiz√°s provenientes de otros campos de escritura que no sean el propiamente fant√°stico) se hace casi imposible? ¬ŅC√≥mo podr√≠an abrirse las mentes de uno y otro lado para conciliar opiniones?

No puedo negar que hubo un momento en que los amantes del fantástico sentíamos algo de desprecio o animosidad por parte de la crítica y la postura editorial en Cuba. Ignoro si ese fenómeno sigue dándose, hoy que tantos espacios se han abierto a la ciencia ficción y la fantasía. Es de esperarse que el escritor/lector del fantástico se ponga a la defensiva si escucha críticas mal fundamentadas de personas que solo han tratado de leerse a Bradbury y Asimov, y cuyas opiniones se basan mayormente en el cine, el peor enemigo de la ciencia ficción. Eso hicimos muchos de nosotros, que no entendíamos por qué el lector de fantástico podía leerse, además, a Cortázar y disfrutarlo, mientras que el crítico que prefería el mainstream no lograba abstraerse lo suficiente como para leer Hyperion y se atrevía a opinar sin una verdadera base.

Hoy en día, me parece que lo mejor que pudiera pasarle al género sería tener una alianza con la crítica profesional. ¡Nos haría tanto bien tener la visión externa, acertada, oportuna, de un crítico para nuestros libros! En general, siento que en Cuba hace falta más crítica literaria, no solo para el fantástico.

Seguro que si pudi√©ramos encontrar buenas rese√Īas de libros en la prensa, escritores y lectores mejorar√≠amos en conocimiento y criterio de selecci√≥n. En cuanto a c√≥mo lograrlo, me parece que lo primero que se necesita es buena voluntad. El resto vendr√° solo.

Durante mucho tiempo, se defendi√≥ en el gremio del fant√°stico la idea de no cerrar premios, de conceder lauros incluso a obras con determinados grados de deficiencia escritural, para as√≠ proteger las peque√Īas y muy so√Īadas b√ļsquedas que nos costaron a√Īos ver materializadas. En la actualidad, ¬Ņdebemos seguir premiando a obras con deficiencias, o el g√©nero ha ganado la calidad suficiente como para valorar, en igual proporci√≥n, el valor del riesgo y la responsabilidad con el lector? ¬ŅPremiar o no premiar, sin importar consecuencias? ¬ŅDar un premio desierto: es una p√©rdida para el g√©nero o una ganancia?¬†

Tu pregunta pone de relieve uno de los problemas de las publicaciones en Cuba. Para m√≠, el mal est√° en que vemos el concurso como un aval de calidad. En una competencia de patinaje, pongamos por caso, puede que todos los atletas se caigan, pero el premio se lo lleva el que mayor puntaje logre, aunque todo el mundo sepa que existen mejores atletas que no se presentaron a esa competencia. En un concurso no se premia al mejor libro jam√°s escrito, se premia al mejor de los que participaron. En mi opini√≥n personal, un jurado siempre debe ser capaz de escoger la mejor obra entre las que est√°n participando. ¬ŅD√≥nde est√° el problema? En que al no existir un premio de la cr√≠tica, un premio de la popularidad, un premio al m√°s vendido, o al m√°s le√≠do‚Ķ ganar un concurso es la manera de publicar, de obtener reconocimiento, etc. Y, por supuesto, si es un premio que incluye publicaci√≥n, recae sobre el jurado la responsabilidad hacia el p√ļblico, lo cual tampoco me parece adecuado.

 Si un premio significara solo una sugerencia de publicación, los editores quedarían en libertad de rechazar el libro, o de trabajar con él y mejorarlo, en lugar de imponer a las editoriales obras cuestionables. Así que pienso que está muy bien no dejar un premio desierto, y que la batalla por la calidad del género debe darse en otros terrenos. En el de lograr una crítica profesional que avale los libros, por ejemplo.

Escribes ciencia ficci√≥n, fantas√≠a y literatura infantil, g√©neros que han sido err√≥neamente tildados como literatura menor o g√©neros menores, ¬Ņcrees que el autor decide en serio qu√© escribir o c√≥mo hacerlo, o cada obra llega con un empaque previamente dispuesto, al que el autor debe solo amoldarse?

Creo que var√≠a, seg√ļn el libro y el autor. En mi caso, ya te dije, soy esclava de las historias. Nunca me fren√≥ lo que se opinara del g√©nero de estas, deb√≠an ser contadas de esa forma, jam√°s trat√© de adaptar ninguna a otro g√©nero. Pero conozco autores que planifican el libro desde el t√≠tulo hasta el punto final y logran obras maravillosas.

Ni siquiera creo que para un autor todas las obras sean iguales. Algunas se impondrán, otras se dejarán moldear y las habrá que surjan a conciencia, para cumplir con los términos de un concurso o de una publicación, y esas no valen menos si el resultado final es digno. No he conocido a nadie para el que todas las experiencias creativas hayan sido iguales.

¬ŅHasta qu√© punto tu trabajo se vio marcado o influido por la coexistencia, en tiempo y espacio, de otras voces j√≥venes a las que, como a ti, les interesaba el mundo de lo fant√°stico? ¬ŅC√≥mo crees que un escritor joven puede encontrarse a s√≠ mismo y a sus historias en un contexto tan marcado por la comparaci√≥n y las conexiones con el otro/los otros?

Oh, para m√≠‚Ķ No puedo menos que pensar que mis amigos y colegas fueron una bendici√≥n. Me guiaron, me alentaron, me criticaron y ayudaron a mejorar. No ser√≠a qui√©n soy como persona, mucho menos como escritora, sin esos grandes compa√Īeros de viaje en la literatura y en la vida.

Un buen grupo, interesado en lo mismo que t√ļ, dispuesto a so√Īar contigo, a retroalimentarte, a re√≠r y llorar con tus historias, a decirte claramente que no lograste contar lo que pretend√≠as, a leerse una y otra versi√≥n de lo mismo hasta que nace el libro definitivo‚Ķ Una experiencia as√≠ solo enriquece.

Creo que el verdadero escritor no es d√©bil, ni se pierde entre las voces de los dem√°s. Los otros, sobre todo si son afines, como me ha pasado a m√≠, son un tesoro que agradecer. ¬ŅLa comparaci√≥n, la conexi√≥n? No he tenido mayores incentivos en mi vida. Cada uno de mis libros publicados, y los que permanecen in√©ditos, han sido forjados en esa fragua.

¬ŅLos premios influyen en la carrera de un escritor? ¬ŅRalentizan su camino si le dan exceso de ego?, ¬Ņparalizan?, ¬Ņdinamizan?, ¬Ņcu√°l ser√≠a el punto medio?

Sí, los premios influyen, por lo que hablábamos antes de que son uno de los escasos avales con que cuenta un escritor en Cuba. Las editoriales y el mundo literario en general te prestan más atención, los lectores leen la contracubierta de tu libro y al ver que ha ganado premio se deciden a comprarlo… En cuanto al exceso de ego, es un riesgo que se corre ante cualquier forma de reconocimiento. Depende más de la calidad como persona del escritor que de la cantidad de premios que reciba.

Has estado en contacto con varios grupos, proyectos y talleres literarios, ¬Ņsu saldo es, a la larga, positivo en la vida y la trayectoria de un escritor? ¬ŅExiste un punto en el que el taller se convierte en un lastre o esto puede ser evitado por el autor mediante alguna estrategia o intenci√≥n?

Los buenos talleres son un refugio, una escuela y un lugar de crecimiento para el escritor. Y por un buen taller me refiero a un espacio donde haya buena intenci√≥n hacia la historia, donde la cr√≠tica acertada no se detenga ante una falsa noci√≥n de amistad, donde todos se enfoquen, no en la historia que yo hubiera contado con tu idea, sino en la mejor forma de contar la historia que tienes t√ļ. Encontr√© algo as√≠ en el Taller Espiral, que despu√©s pas√≥ a llamarse Convergencia. Todav√≠a hoy no me atrevo a considerar un libro terminado hasta que Anabel Enr√≠quez o Javier de la Torre le dan el visto bueno. No creo que un buen taller se convierta nunca en un lastre. ¬ŅCu√°l es el escritor que ha llegado tan alto que no necesita crecer m√°s? Y est√°n los nuevos. ¬°Se aprende tanto cuando ense√Īamos!

Es bueno para el alma poner un granito de arena en la formaci√≥n de un nuevo talento y leerte un libro de alguien a quien conociste cuando novato, al que has ayudado y que te ha llenado el correo con sus ensayos, y sentir ganas de haberlo escrito t√ļ‚Ķ Los buenos talleres literarios no solo forjan libros, tambi√©n dan forma a amistades genuinas y te hacen mejor persona.

Como guionista, ¬Ņqu√© retos entra√Īa este oficio que no hab√≠as enfrentado antes en la escritura tradicional de un libro?

Ah, el guion‚Ķ Ah√≠ donde somos amos de las historias, no sus esclavos‚Ķ para terminar siendo esclavos, nosotros y el guion, de la productora. Es, en efecto, un mundo totalmente distinto de la escritura de un libro. Para m√≠, el guion es algo que se planifica, que se analiza, que se estudia hasta en sus m√°s m√≠nimos detalles. Tienes que estar pendiente del tiempo, de no narrar imposibles, escribes con las necesidades de producci√≥n en mente‚Ķ El guion ha sido una lecci√≥n de disciplina, por encima de todo lo dem√°s. Y trae sus propias alegr√≠as y decepciones. El actor que es justo como imaginaste al personaje, que se te acerca entusiasmado a comentarte cu√°l fue su escena favorita, que te pide que a√Īadas algo a su papel, y al que ves repitiendo tus di√°logos con tanta entrega.

La escena que no se film√≥ seg√ļn tus instrucciones, y que luego escuchas criticar en la calle (siempre el responsable es el guionista), con ganas de gritar de frustraci√≥n, de imprimir lo que escribiste y dejar caer las copias desde un helic√≥ptero para que todos vean que no fuiste t√ļ, ¬°que no es tu culpa, caramba! Pero el saldo final de retos superados y fallidos ha sido bueno. Hacer guion me ense√Ī√≥ humildad, paciencia, trabajo en equipo‚Ķ Ha sido una gran experiencia.

De todos tus libros, ¬Ņpodr√≠as escoger alguno, el perdurable, acaso el m√°s querido?

Supongo que ser√≠a el primero, Los noseniqu√© tienen la panza rayada. Era el primero en todos los sentidos: el primer premio literario, la primera publicaci√≥n‚Ķ Nada volvi√≥ a ser igual despu√©s de ese librito, ya estaba ese sentido de la responsabilidad hacia lo que escrib√≠a, la posibilidad de que alg√ļn d√≠a otra persona leyera esa p√°gina, que ya no era solo m√≠a‚Ķ Y ese primer libro est√° lleno de sue√Īos, sue√Īos del futuro que quer√≠a tener, de la vida que quer√≠a llevar, del tipo de escritora en que quer√≠a convertirme‚Ķ Es un libro ingenuo, escrito por una ni√Īa que no sab√≠a nada y se lo imaginaba todo. Y todav√≠a amo las cosas que imagin√© en ese tiempo. Son sue√Īos que disfruto compartir con las personas que lo leen.



«Todo est√° en la mente de los lectores»

Es una persona entra√Īable. Y, adem√°s, uno de los escritores m√°s prol√≠feros y maravillosos de nuestra peque√Īa isla literaria. Eldys Baratute sabe que su camino est√° se√Īalado por la palabra escrita, por su zozobra y su felicidad infinitas, y es fiel a este viaje. La ni√Īa que soy, la ni√Īa que fui, lo acompa√Īa. Esa misma ni√Īa curiosa que hoy le hace estas preguntas‚Ķ

En tus obras existe, a modo de gui√Īos hacia tus lectores, el trabajo con referentes que provienen del mundo de la Historia, la m√ļsica, el cine, el arte en general. ¬ŅHasta qu√© punto te interesa la investigaci√≥n de estos referentes y cu√°l es el papel que le concedes a la investigaci√≥n a la hora de escribir literatura infantil y juvenil (LIJ)?

Respeto mucho la tradici√≥n de literatura para ni√Īos, adolescentes y j√≥venes que existe en el mundo, e incluso en Cuba; por eso creo que cada tema a tratar, cada libro que se escriba, no importa del g√©nero que sea, lleva, primero, una necesidad real del autor de mostrar su verdad y, segundo, una profunda investigaci√≥n para brindar todas las aristas posibles y que el lector puede tener su propia lectura. Para eso es imprescindible conocer los referentes, el contexto, los antecedentes y tener clara la caracterizaci√≥n psicol√≥gica de los personajes.

Yo, además, soy un autor muy referencial, trato de mostrar a los lectores elementos de arte, la literatura, la Historia. Que se queden con lo emotivo de la historia y que además incorporen a su vida ese otro conocimiento que fue importante para mi formación estética. Es una especie de regalo que les hago a los lectores. Aunque siempre trato de que ese referente no sea impuesto, sino que el lector se sorprenda al descubrirlo.

Eres, sin dudas, uno de los m√°s queridos y grandes autores en cuanto a materia de LIJ en Cuba se refiere. Y todo eso siendo, adem√°s, un autor con mucha juventud biol√≥gica por delante. ¬ŅDe qu√© manera vives tu papel como escritor, antologador y cr√≠tico, teniendo el conocimiento que tu literatura es ya un referente para otros creadores?

T√ļ definitivamente me quieres. En otra reencarnaci√≥n ser√≠amos novios. ¬ŅQuerido? Solo por la familia, los amigos y algunos lectores. ¬ŅGrande? Nooooo. Cada vez que leo a Nersys, a Onelio, a Eliseo, me doy cuenta de que nada de lo que haga podr√° superarlos. A ver, Ela, yo fui un autor precoz, quiz√°s un poco como t√ļ, publiqu√© mi primer libro con 22 a√Īos m√°s o menos y esa precocidad me ha hecho tener una carrera acelerada, con libros valiosos y otros menos valiosos.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

 

Quince a√Īos despu√©s de aquel primer libro te aseguro que no todo lo que he publicado tiene el valor que quisiera. Aunque tambi√©n reconozco que hay algunos que me han dejado muy complacidos. Mi trabajo como antologador nace de la necesidad de promover la obra de los otros (tan imprescindible como hacer la m√≠a); eso lo que me ha llevado tambi√©n a hacer mi trabajo como cr√≠tico. Es complicado cuando adem√°s tienes que dedicarle parte de tu d√≠a a un trabajo de oficina o a promover la obra de creadores de otras manifestaciones que es b√°sicamente lo que hecho en mi vida laboral, a hacer de jurado, lector especializado de algunas editoriales, ayudar en la labores dom√©sticas y tratar de tener una vida.

Todo eso te obliga a planificarte mejor el tiempo. A prescindir de cosas para poder dedicarte a la literatura. Yo renunci√© a mi profesi√≥n de m√©dico, a tener una vida de viajes de un pa√≠s a otro, de batas blancas y palabras rebuscadas, por la promoci√≥n del libro y la lectura porque creo que con lo que hago puedo ayudar a formar mejores hombres y mujeres. As√≠ que tengo que mantenerme fiel a eso. ¬ŅMe leen los m√°s j√≥venes que yo, los que comienzan? Eso me alegra, sobre todo si en esa lectura encuentran la fuerza para decir su verdad, para creerse que lo que hacen puede emocionar y cambiar el mundo. Si encuentran las ganas de hacerlo mejor que yo, entonces eso me alegra.

A la hora de construir la dramaturgia de tus propios libros, ¬Ņc√≥mo lo haces?

Soy muy met√≥dico, organizado, creo que no podr√≠a ser poeta por eso. Me paso mucho tiempo pensando la historia, meses, a veces a√Īos. Y cuando siento que estoy preparado investigo mucho, much√≠simo, paso horas leyendo, buscando informaci√≥n, construyo los personajes y despu√©s, al final, la historia. Desecho una y otra cuando no siento que ser√°n suficiente para ese personaje que las espera. No dejo de pensar en la historia que mis personajes necesitan (a veces cuando me ba√Īo, cuando miro la tv, cuando desayuno) hasta que se me ocurre esa que le pertenece a esos personajes.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Tu trabajo con los personajes, tanto los que provienen de tus mundos ficcionales como aquellos que rescatas de nuestra tradici√≥n hist√≥rica, es enorme. ¬ŅC√≥mo armas sus vivencias y experiencias?, ¬Ņqu√© te preocupa a la hora de pensar en ellos?

Me gusta construir personajes, darles vida, carne, que parezcan reales, que sean verosímiles, que los lectores sientan que son sus amigos, que comparten sus vidas. Mientras más humanos hacemos a los personajes, más posibilidad tenemos de que la historia sea creíble. Y yo necesito que se crean lo que estoy contando.

No eres el √ļnico escritor de tu familia. ¬ŅC√≥mo se combina tu trabajo creativo con el de tu pareja?

Bueno‚Ķ tratamos de mantener los espacios de creaci√≥n separados dentro de la casa, como islas que se acercan y se alejan dentro del mar. Hay muchas otras cosas, m√°s dom√©sticas que compartimos. Mis libros siempre se los doy a revisar a Ra√ļl, es mi primer editor y yo a veces reviso sus textos, pero mientras estamos creando tratamos de no inmiscuirnos uno con el otro. Ah, eso s√≠, si volviera a nacer no vivir√≠a con ning√ļn escritor. Es complicado distribuir las tareas dom√©sticas. Y cuando a los dos nos da por escribir no hay quien cocine en la casa.

Desde hace ya buen tiempo te interesa el trabajo y el rescate de nuestros referentes hist√≥ricos nacionales, fundamentalmente la figura del h√©roe cubano, del mamb√≠ y de aquellos otros personajes, a veces sin nombre u olvidados, que acompa√Īaron a los h√©roes. ¬ŅPor qu√©? ¬ŅCrees que los ni√Īos lectores de nuestro pa√≠s se han acostumbrado a un modelo de h√©roes que nada tiene que ver con nuestras tradiciones? ¬ŅHasta qu√© punto hemos permitido los escritores que ciertos temas hist√≥ricos, tal vez aquellos m√°s enraizados a nuestros or√≠genes como naci√≥n, hayan sido relegados?

El h√©roe cubano lamentablemente se ha convertido en una frase hecha, en una figura demasiado distante del ni√Īo, sobre todo por la forma en que se lo mostramos en las aulas. Y estamos en un momento en el que nuestros ni√Īos necesitan de nuestros h√©roes. Por eso mi insistencia en darles un poco de humanidad, de emoci√≥n, de mostrarlos emp√°ticos, sensibles, con una infancia como otra cualquiera. Si logramos que nuestros ni√Īos vean a los personajes de nuestra √©pica como seres de carne y hueso, entonces estar√≠amos evitando que buscaran sus referentes en s√ļper h√©roes enlatados, for√°neos, que poco podr√°n aportarle a su formaci√≥n como seres humanos. Ahora, para eso debemos romper esquemas, tradiciones empantanadas y mostrar a esos hombres capaces de amar, de equivocarse, de ser valientes y al mismo tiempo tener miedos como, definitivamente, son los hombres.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Y ser√≠a incapaz de pensar que somos los autores los culpables de ese alejamiento entre el ni√Īo y el h√©roe de nuestras gestas independentistas. A los escritores nos cuesta hacerlo porque este trabajo llega investigaci√≥n, lecturas, viajes interminables detr√°s de la historia, cotejar fuentes, entrevistar personas, pero de todas formas el problema es mucho m√°s grande. Deben unirse muchos para revertir lo que est√° pasando.

Tu literatura es pol√©mica y polis√©mica, y creo que esas condiciones hablan bien de la calidad de tus textos. Como escritor, ¬Ņte molesta que en la sociedad cubana y/o en el esp√≠ritu de muchos lectores existan a√ļn trazas que condenan como tab√ļes a temas que deber√≠an ya ser entendidos como normales o comunes?

Todo está en la mente de los lectores. En su capacidad de desgranar lo que digo, lo que pretendo decir, en sus maneras de asumir este o aquella historia con prejuicios o con respeto. Si los lectores reaccionan, de la forma que sea, ya me siento complacido. No puedo pretender que todo el mundo piense igual, que la sociedad cambie de un día para otro, de que una tradición de siglos de prejuicios y exclusión desaparezca como por arte de magia. Yo escribo sobre el respeto y la inclusión, y para eso debo partir del respeto al que no le interesa la inclusión. Si con cada uno de mis libros logro transformar a un lector, un solo lector, entonces estaré haciendo algo válido.

Para ti, ¬Ņexiste a√ļn alg√ļn tema tab√ļ en cuanto a materia literaria se trata?

Si te dijera que hay temas tab√ļes estar√≠a traicion√°ndome a m√≠ mismo. El tab√ļ est√° en la mente de los seres humanos, en su formaci√≥n, en su historia de vida, en su incapacidad de ver m√°s all√° de lo que le han obligado a ver.

¬ŅCrees en la autocensura?

Claro, el miedo existe y la autocensura nace a causa del miedo. Yo trato de no tener ni uno ni lo otro, pero a veces también temo, como Virgilio.

¬ŅCu√°l es el papel del escritor en el mundo tan ca√≥tico que nos rodea?

Emocionar, si le arrancas una pizca de emoción al lector, entonces lo estás obligando a aferrarse a su humanidad.

La crisis de valores en los que vive no solo la sociedad cubana, sino el mundo entero, ¬Ņinfluye en la literatura, en los modos en los que la producimos, la entendemos y consumimos?

El mundo con crisis o sin ella influye en la percepci√≥n que podamos tener los autores, pensar de que somos seres aislados del mundo es una tonter√≠a. No existen personas m√°s conectadas con su contexto que nosotros, aunque querramos estar encerrados en un cuarto oscuro. Y si ese contexto influye en nosotros, entonces tambi√©n influye en nuestra obra. Si yo no fuera quien soy, viviera como vivo y donde vivo, no escribir√≠a como lo hago, probablemente ser√≠a el m√©dico de bata blanca y palabras extra√Īas que algunos anhelan.

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado

Fotos: Cortesía del entrevistado
Fotos: Cortesía del entrevistado



«El arte es el lenguaje de los sensibles»

Las memorias de la infancia son un mapa ineludible para cualquier ser humano. En las m√≠as, Merlyn Cruz Acosta es m√°s que la silueta desdibujada de una ni√Īa que jugaba en el patio de la Escuela Elemental de M√ļsica ‚ÄúAlejandro Garc√≠a Caturla‚ÄĚ. Con los a√Īos, esa silueta y ese recuerdo adquirieron nuevos contornos. Cuando la vi actuar por primera vez, descubr√≠ no solo la calidez de su voz sino tambi√©n el histrionismo de su paso por la escena. Esta joven mezzosoprano tiene mucho que contarnos porque su lenguaje es el arte. ¬†

¬ŅCu√°l fue el primer paso que te encamin√≥ en busca de tu carrera?, ¬Ņqu√© puso en movimiento la pasi√≥n por tu oficio?

La primera vez que fui a la √≥pera llegu√© en el segundo acto de ‚ÄúLa boh√®me‚ÄĚ, de Puccini. La soprano Maite Milian estaba interpretando personaje y yo ador√© su intensidad e histrionismo. Cuando termin√≥ la √ļltima nota de la √≥pera lo supe: era aquello lo que quer√≠a hacer en mi vida.

cortesía de la entrevistada

Uno de los m√°s reconocidos artistas de nuestra generaci√≥n afirm√≥ que la creaci√≥n es un lenguaje y un fen√≥meno hol√≠sticos, ¬Ņsientes que sucede as√≠ con tu propia obra?

En lo personal soy bastante espiritual y creo en mundos fant√°sticos y sobrenaturales: por ende, pienso que cuando uno hace arte ‚ÄĒy en especial te hablo del canto‚ÄĒ se conecta con un mundo m√°s elevado, se entra en una especie de trance hol√≠stico. El arte es una de las cosas que, seg√ļn mi apreciaci√≥n, nos hizo ser c√ļspide en la evoluci√≥n. Es el lenguaje de los sensibles.

¬ŅQu√© es indispensable en la formaci√≥n de un cantante l√≠rico?

La sensibilidad, la constancia y el estudio‚Ķ No nos podemos olvidar de la t√©cnica, por eso dir√≠a que tambi√©n es importante la resistencia f√≠sica y sobre todo la respiraci√≥n y el apoyo costodiafragm√°tico. Todo eso acompa√Īado por la gu√≠a de un buen maestro de canto.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Lo primero es enamorarme de la pieza, conocer bien al compositor y a su √©poca; ya luego ‚ÄĒy esta es la parte que m√°s disfruto‚ÄĒ pongo la pieza en voz y pruebo las diversas formas en que puedo interpretarla y darle diferentes matices.

cortesía de la entrevistada

En materia de arte, ¬Ņcu√°les son tus principales b√ļsquedas? ¬ŅDe qu√© manera encaminas tu formaci√≥n art√≠stica e intelectual por diversas sendas de pensamiento?

Trato siempre de interpretar personajes u obras que me gusten y que ericen todas las fibras de mi cuerpo. Adoro a los personajes controversiales. En cuanto a la formación intelectual y artística, eso se lo agradezco al Instituto Superior de Arte (ISA), que me dió una apertura a nuevas formas de pensamiento en cuanto al arte y la manera de asumirlo. También busco otras fuentes no tan artísticas para ver cómo los que no son creadores ven el arte desde diversas aristas de la sociedad: esto enriquece mi campo visual e interpretativo y, de paso, me muestra cómo va la sociedad y cómo hacer el canto lírico de una forma que sea más asequible a todos.

La voz como instrumento, ¬Ņqu√© retos particulares entra√Īa?

Nunca se deja de aprender formas nuevas en la voz. Seg√ļn mi apreciaci√≥n, la voz es el instrumento m√°s dif√≠cil, ya que se encuentra dentro de nosotros mismos y depende mucho de factores totalmente internos. Si alguno de estos falla, en ese momento se afecta el proceso creativo. En cuanto a educaci√≥n creo que hasta el fin de mi carrera tendr√© siempre en consideraci√≥n la opini√≥n de mi maestro. Un maestro nunca deja de ser la gu√≠a de un cantante, as√≠ este sea profesional o tenga una exitosa carrera. Un cantante siempre vive en constante aprendizaje.

¬ŅC√≥mo enfrentas la escena, la teatralidad acompa√Īada por la m√ļsica? ¬ŅC√≥mo unes ambos registros para crear un arte que defienda tanto la calidad del sonido como la calidad histri√≥nica del int√©rprete?

Es de las cosas más difíciles de conseguir. Son muchas las responsabilidades que recaen sobre el cantante, pues es la cara de todo un proceso que se gesta durante meses desde toda una  parafernalia estética (dígase vestuario, maquillaje, dirección artística y demás) hasta el propio rostro de la orquesta. Uno se convierte en orquesta y en cantante. Esto es un reto que exige muchísimo y que en ocasiones paraliza y asusta, pero cuando se estudia, se ensaya y se tiene seguridad en uno mismo, el personaje y el intérprete pasan a ser la misma piel.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus personajes favoritos y las piezas que prefieres interpretar?

Adoro a los personajes negativos y los m√°s dram√°ticos. Entre mis preferidos est√° Azucena de ‚ÄúEl trovador‚ÄĚ y Ulrica de ‚ÄúUn baile de m√°scaras‚ÄĚ, ambas obras de Verdi, y mi preferido de todos es la Carmen de Bizet. S√≠, Carmen es mi gran pasi√≥n. Adoro el repertorio franc√©s, en especial Massenet y Hahn, tambi√©n me gusta mucho el Barroco: es c√≥modo y sano para el cantante. En este periodo, mis preferidos son H√§ndel y Vivaldi.

Musicalmente hablando, ¬Ņqu√© entra√Īa un reto para ti?

La m√ļsica contempor√°nea es el gran reto, ya que me cuesta a veces lograr entenderla del todo; creo que es de las m√°s complejas. Tambi√©n considero un s√ļper que cantar a Wagner es dif√≠cil y demanda mucho del cantante. ¬†

¬ŅHasta d√≥nde el pensamiento y el esp√≠ritu de un artista condicionan al fruto de su creaci√≥n?

En mi opini√≥n, much√≠simo. El arte es la forma que tiene el esp√≠ritu (el alma) para comunicarse con el mundo exterior. Un pensamiento o una experiencia ‚ÄĒya sea positivo o negativo‚ÄĒ cambian por completo la forma de hacer del creador. Un pensamiento puede condicionar el resultado de un proceso, sea para bien o para mal.

¬ŅConsideras que existen artistas que no necesitan una formaci√≥n acad√©mica o consideras que este es, cuando menos, un paso fundamental para un creador?

Si te hablo desde mi experiencia personal te diría que no sería nada sin mi formación académica, y la influencia del estudio y de los diversos maestros que tuve. Mi vida es un antes y un después gracias al conocimiento académico pero, por supuesto, esa es solo mi experiencia: hay artistas tremendamente admirables que no tuvieron formación académica y son excelentes en lo que hacen, y también hay otros que, al escucharlos, te das cuenta que si hubieran pasado por un proceso académico pudieran hacer más de lo que hacen.

cortesía de la entrevistada

En tu experiencia, ¬Ņc√≥mo transcurren las din√°micas formativas de tu cuerpo actoral y las de tu voz?

Cuando tengo a asumir un personaje, primero me aprendo la m√ļsica lo mejor y m√°s completamente que se puede, para luego incorporar el movimiento y la emoci√≥n. La m√ļsica tiene que ser algo seguro para que, cuando la emoci√≥n y el movimiento aparezcan, se trate solo de expresar.

No solo has actuado y cantado en obras del repertorio cl√°sico sino tambi√©n en piezas modernas, que abarcan incluso las din√°micas del teatro musical a la usanza Broadway. ¬ŅQu√© te aportan estos diversos modos de entender la escena dentro de un espect√°culo?

Me aportan flexibilidad y frescura interpretativa, tambi√©n recursos nuevos y otra visi√≥n del escenario. Hacen a mi voz m√°s d√ļctil a otras formas de emisi√≥n sonora.

cortesía de la entrevistada

¬ŅPiensas que es preciso actualizar esc√©nicamente las obras cl√°sicas para que sean de m√°s f√°cil acceso al espectador contempor√°neo? ¬ŅDe qu√© manera propondr√≠as esta actualizaci√≥n de referentes?

S√≠, creo que de vez en cuando hay que hacer puestas antiguas con una visi√≥n m√°s moderna, juvenil y fresca. Esto ayudar√≠a mucho al acercamiento de los m√°s j√≥venes al g√©nero; adem√°s, enriquece la historia. Mi propuesta ser√≠a hacer obras de peque√Īo formatos en escenarios poco convencionales y con vestuarios modernos; tambi√©n se podr√≠an llevar obras del repertorio internacional a nuestro idioma o adaptarlas a nuestra idiosincrasia, es preciso escapar de la idea de la cantante o el cantante l√≠rico est√°tico o en pose.

¬ŅCu√°nto valoras la posibilidad de intercambio del arte joven cubano con el arte de otras regiones geogr√°ficas?

Es fundamental. Así, el joven cubano se nutre del hacer de otras culturas y a la vez se enriquece la nuestra, ya que la cultura cubana en su inicio fue un amasijo de muchas influencias. De esa forma, también nuestra manera de hacer llega a otras latitudes.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus principales referentes musicales?

Tengo muchos cantantes que son referencias y que admiro por diferentes motivos. Entre mis preferidas en el arte l√≠rico est√°n Cecilia Bartoli, Jessye Norman, Ana Caterina Antonacci, Patricia Petibon, Dolora Zajick y Joyce DiDonato. ¬ŅCantantes masculinos?: Jonas Kaufmann, Pl√°cido Domingo y Dimitri Hvorostovsky.

Eres una mujer joven, mulata, hermosa, ¬Ņpiensas que tu f√≠sico te condiciona o te restringe a interpretar determinados roles, o es solo una circunstancia m√°s que la calidad de la voz debe (y puede) traspasar?

Hoy día se intenta la inclusión de todas las razas en todo tipo de manifestaciones del arte, pero a veces determinadas cuestiones físicas frenan algunos procesos; por ejemplo, el peso o la altura. En mi caso, lo que en ocasiones me limita es mi tipo de voz ya que en escena se presentan pocas cosas para las mezzosopranos. Al ser una voz tan escasa, se priorizan más las obras escritas para sopranos.

¬ŅDe qu√© manera defines qu√© es un sue√Īo creativo y cu√°l ser√≠a el tuyo?

Lo defino como mi mayor realizaci√≥n, mi meta, lo que me completa y me eleva. Es lo que me hace sentir diferente y real, es mi expresi√≥n m√°s sublime. Mi mayor sue√Īo es llegar a ser reconocida como una gloria en el arte l√≠rico del mundo y de mi pa√≠s, poder ser ejemplo positivo a seguir para las nuevas generaciones.

 



«Cada ilustraci√≥n es una parte de m√≠ que le entrego al mundo»

Recuerdo, o al menos eso creo, que nos conocimos en el a√Īo 2010. Hugo Abeis Ruiz Toranzo era un joven artista esc√©nico con el que compart√≠a la afinidad del teatro, ese v√≠nculo poderos√≠simo que el teatro es en todos los √≥rdenes de la vida. Desde entonces, su obra ha caminado por diversas rutas, por la infinita senda del arte, con los pasos firmes de quien sabe que una ilustraci√≥n contiene no solo al mundo, sino tambi√©n al pensamiento.

¬ŅC√≥mo nace tu inter√©s en el Dise√Īo Esc√©nico? ¬ŅQu√© aporta a tu visi√≥n como artista de c√≥mic, el concepto y la comprensi√≥n de la teatralidad?

Hugo Abeis Ruiz Toranzo_retrato/ cortesía del entrevistado

Recuerdo que desde ni√Īo me sent√≠a atrapado por el magnetismo que ejerce el teatro cuando se ampara por una elaborada escenograf√≠a. Tal espect√°culo solo pod√≠a ser descrito como m√°gico. ¬ŅC√≥mo hacen para esconder la hoja de la espada cuando apu√Īalan al actor? ¬ŅDe d√≥nde viene esa sangre? ¬ŅC√≥mo es que se mueve eso que parece una monta√Īa en el horizonte? ¬ŅC√≥mo es que en un momento parece que estoy presenciando un campo al mediod√≠a, y de pronto me transportan a una ciudad a medianoche? Todas estas preguntas y m√°s rondaban mi cabeza, y siguiendo ese impulso de curiosidad infantil, quer√≠a desentra√Īar el misterio de c√≥mo se elaboraban esos trucos. Ese af√°n por convertirme en un mago de los bastidores fue lo que impuls√≥ mi inter√©s por el Dise√Īo Esc√©nico. La capacidad de transformar y manipular la realidad , y condicionar una experiencia donde el espectador se siente inmerso en la dramaturgia, sumado a los elementos t√©cnicos como la iluminaci√≥n, ambientaci√≥n, maquillaje y vestuario, son las herramientas que he extrapolado de mi entrenamiento escenogr√°fico y he utilizado para nutrir mi quehacer como ilustrador e historietista.

¬ŅHasta qu√© punto impacta, positiva o negativamente, una formaci√≥n acad√©mica en el desarrollo de la libertad creativa del artista visual?

Considero que una formación académica no es indispensable para el desarrollo de la libertad creativa del artista visual. Indiscutiblemente aporta y hasta diría que pone al estudiante en una posición aventajada ya que se le inculca los complejos aspectos técnicos y teóricos de la manos de mentores experimentados; además de que entran en contacto con otros intelectuales de disímiles procedencias, estéticas, y afiliaciones, lo cual es influyente en una proyección más universal del panorama artístico, y estimula la creatividad. Las escuelas de arte auspician una serie de eventos: dígase coloquios, bienales, concursos, convocatorias y becas que sirven para catapultar la labor artística de los jóvenes creadores.

Sin embargo, la Historia nos ha demostrado que de entre las filas de los autodidactas, tambi√©n han surgido brillantes artistas que enfocaron todo su tiempo y atenci√≥n en desarrollar sus aptitudes art√≠sticas, concentr√°ndose √ļnicamente en asignaturas que podr√≠an aportar a su obra, y descartando otras, no tan imprescindibles, que son impartidas por defecto en el entorno acad√©mico.

A tu criterio, ¬Ņqu√© tal la salud del c√≥mic nacional? ¬ŅCu√°les son sus principales carencias, tanto materiales como est√©ticas y espirituales? ¬ŅCu√°les son sus puntos fuertes?

Este es un tema que me apasiona. Podría escribir todo un ensayo, por lo ligado que está la historieta a la Historia de Cuba, y su triste deterioro con el devenir del llamado Período Especial, pero para los propósitos de estas cuartillas trataré de limitarme y ser lo más preciso posible.

En mi opinión, el cómic nacional está herido, pero no muerto. Su principal carencia es que no hay una industria como tal. Es decir, no tenemos una plataforma editorial (ya sea particular o gubernamental) donde se pueda divulgar periódicamente la obra de nuestros creadores. Al no existir esta, tampoco hay una manera de remunerar satisfactoriamente a nuestros artistas, por lo cual muchos de ellos optaron por mudarse a diferentes sectores del arte. Otros, en el mejor de los casos, fijaron su mirada más allá de nuestras fronteras, y se lanzaron a la aventura de intentar ganar renombre y prestigio en los mercados extranjeros.

cortesía del entrevistado

Como toda obra artística, la creación de una historieta requiere de materia prima de difícil alcance para los cubanos, dada su escasez y, en ocasiones, alto costo.

Como resultado de las carencias materiales sufridas en la d√©cada de los 90 y principios del milenio, nos sobrevivieron las revistas Pioneros, Zunz√ļn, Palante, Mar y Tierra y Caim√°n Barbudo, las cuales inclu√≠an entre sus p√°ginas uno que otros ejemplares de mu√Īequitos (como tambi√©n se le conocen a los c√≥mics en nuestro pa√≠s). Desde el punto de vista dramat√ļrgico, sus tem√°ticas, salvo pocas excepciones, son de corte did√°ctico, humor√≠stico o √©pico, donde resalta la falta de matices en los personajes, impera el manique√≠smo de estos, y se enfatiza la deificaci√≥n de la Historia y los h√©roes.

Esto mantuvo al c√≥mic cubano fuera de las llamas, pero desafortunadamente ayud√≥ a arraigar en el subconsciente popular, el anticuado estigma de que la historieta es para un p√ļblico infantil y adolescente. Lo que es peor, hay quienes a√ļn la ven como un subg√©nero donde solo habitan superh√©roes que sirven para exportar la ideolog√≠a capitalista yanqui, y corromper la mente de nuestros j√≥venes.

Quisiera aprovechar este espacio para dejar algo en claro: ¬°la historieta no es un g√©nero! La acci√≥n, el drama, la comedia, la tragedia, la fantas√≠a o la ciencia ficci√≥n son g√©neros. La historieta es una manifestaci√≥n art√≠stica; es considerada el noveno arte. Para muchos sigue siendo la hermana bastarda del cine o la fotograf√≠a, cuando en realidad es m√°s vieja que ambos, y por ende se merece el respeto y admiraci√≥n que, me temo, le hemos negado √ļltimamente en nuestro pa√≠s. Los superh√©roes no son m√°s que un subg√©nero de esta manifestaci√≥n art√≠stica. Parafraseando al gran escritor Neil Gaiman: es un vaso donde puedes echar cualquier tipo de l√≠quido; no el l√≠quido en s√≠.

cortesía del entrevistado

Si bien existen reconocidos autores como Paquita Armas Fonseca, Caridad Blanco y Antonio Enrique González Rojas que han investigado sobre la historieta en nuestro país, no contamos con una crítica especializada que otorgue validez a esta manifestación artística en las más altas esferas del sector intelectual.

Ahora hablaré de sus puntos fuertes. La primera virtud del cómic cubano es que existe, en yuxtaposición a otros países del mundo, donde nunca gozaron de un movimiento de historietistas, o existieron pero están muertos y enterrados. Con el paso de los tiempos, nuestros creadores han sabido adaptar los códigos estéticos del cómic al criollismo cubano. Tenemos muchos jóvenes creadores que se sienten con genuinas ganas de contar sus historias a través de esta expresión artística. La evidencia de ello está en los talleres de la Vitrina de Valonia, y los concursos anuales auspiciados por los eventos Behíque y Arte Cómic. Contamos con talentos en el dibujo que están a la par de los mejores artistas internacionales. De hecho, tenemos la dicha de que algunos hasta trabajan para ese mercado, y nos han transmitido sus experiencias para ponernos al día con el resto del mundo.

Anualmente, durante la Feria del Libro, vemos en creciente n√ļmero, publicaciones de c√≥mics por autores cubanos y for√°neos que r√°pidamente desaparecen de las taquillas debido a la alta demanda del p√ļblico. Y aunque a√ļn cojeamos en los guiones, por lo menos la variedad de g√©neros y tem√°ticas es cada vez m√°s diversificada.

Con el devenir del Internet y las redes sociales se han abierto nuevas posibilidades para la historieta en Cuba. Para los creadores, esto ha significado que hemos podido acceder con mayor facilidad a las obras de reconocidos autores for√°neos, y su influencia se ve reflejada en la creciente calidad art√≠stica de nuestros productos. Nos ha dado la posibilidad de promover nuestros trabajos y darnos a conocer, no solo en el resto del mundo, sino tambi√©n en casa. Otro aspecto que va de la mano con la informatizaci√≥n de la sociedad cubana es que ahora, m√°s que nunca, existe una red de artistas de todo el pa√≠s que, por las redes sociales, dan a conocer su obra, debaten, comparten gustos en com√ļn y crean puentes para colaboraciones.

Sí, el cómic cubano está herido, pero tengo fe de que pronto tendrá una sana inyección de innovaciones y reformas que lo harán volar al infinito y más allá.

¬ŅExiste en la historieta cubana una tendencia hacia el localismo? ¬ŅAcaso desde lo local se puede accederse a lo universal? ¬ŅC√≥mo?

Pienso que sí. A nivel provincial, el afán creativo de los artistas emergentes los conduce a publicar en las editoriales provinciales más cercanas. No son pocos los ejemplares del Centro y el Oriente del país que han visto la luz del día, cuya calidad en general, en muchas ocasiones, ha superado la de sus contrapartes occidentales. En ese sentido, creo que existe un aura de competencia sana, que no veo con malos ojos, puesto que fomenta la creación de productos más refinados y en mayor cantidad. 

Aunque las influencias extranjeras son algo evidentes en nuestros cómics, cierto es que, en su mayoría, abordan elementos de puro criollismo cubano que nos permite identificarlas como nuestras, ya sea en el habla coloquial, los paisajes autóctonos, el vestuario o los escenarios históricos que se ven ilustrados.

Para los extranjeros, Cuba siempre ha estado bajo un velo de misticismo y misterio que forma parte de su encanto. Nuestras historietas pueden ser una vía para apartar ese velo y proyectar un poco de luz sobre la visión que tenemos los nativos de nuestro entorno a partir de nuestro arte.

cortesía del entrevistado

¬ŅPiensas que existe una saludable emulaci√≥n est√©tica entre los j√≥venes referentes del arte del c√≥mic o hablamos acaso de un vac√≠o de sentido en nuestra producci√≥n nacional?

Existe un relevo de artistas muy talentosos, que poco o nada le tienen que envidiar a sus contrapartes extranjeros. El problema es que solo son conocidos por los miembros del gremio de historietistas, ilustradores y escritores de nuestro pa√≠s. Las escasas publicaciones, la falta de promoci√≥n y el desest√≠mulo econ√≥mico (entre otros) son factores que contribuyen a que permanezcan en el anonimato p√ļblico.

¬ŅQu√© particularidades presenta tu proceso creativo?

En mi trabajo trato de utilizar elementos propios de la estética del grabado o trabajos con pluma. A pesar de que utilizo soportes digitales, trato de reproducir una variedad de líneas con diferentes grosores para enmarcar los elementos, el contraste del blanco y negro para aludir a la iluminación de los personajes y su entorno, y el uso de tramados para dar valor y volumen. Últimamente he experimentado mucho con el uso de texturas que, pienso, enriquecen considerablemente mis obras.

Cuando trabajo con colores, trato de evitar a toda costa paletas monocrom√°ticas. Me gusta trabajar con un esquema de colores complementarios, variando la saturaci√≥n seg√ļn lo que demande la emoci√≥n que estoy tratando de inspirar en los espectadores, adem√°s de la tem√°tica de la obra.

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu po√©tica?

Si tuviese que definirla en dos palabras: ‚Äúmitolog√≠a moderna‚ÄĚ. En mis obras trato de exponer personajes heroicos, fuertes, tit√°nicos‚Ķ a semejanza de c√≥mo los antiguos grecolatinos representaban a sus figuras mitol√≥gicas. Cuando trabajo, siempre trato de infundir una buena dosis de dinamismo y acci√≥n en lo que dibujo, de forma tal que los personajes parezcan que van a salir del marco de la p√°gina hacia la vida real. Para lograr esto, me apoyo en un lenguaje visual dotado de elementos caricaturistas, pero que se inclinen m√°s hacia el realismo.

¬ŅTe consideras un artista abierto a la colaboraci√≥n creativa o prefieres trabajar selectiva e independientemente?

Me considero alguien flexible y abierto a la colaboración. Si bien es cierto que trabajo individualmente y me he dedicado a desarrollar mi técnica en todos los perfiles de la historieta (guion, dibujo, entintado, color, letrado, etc.), reconozco que el trabajo en equipo acorta considerablemente los tiempos de producción, lo cual es un factor indispensable en la industria del cómic.

¬ŅCrees que solo puede hacerse arte cuando se entra en contacto con otros creadores?

Es algo muy relativo porque depende de cu√°l es la definici√≥n de cada cual de lo que es arte. Seg√ļn mi concepci√≥n, s√≠ considero que uno debe entrar en contacto con otros creadores para enriquecer su obra.

Siento que cada ilustración que hago es una parte de mí que le estoy entregando al mundo. Cuando dibujo, no puedo evitar canalizar mis emociones hacia el soporte. Son horas de mi vida que impregno en la tinta, junto con una mezcla de pasión que se ve reflejada en el producto final.

¬ŅC√≥mo ocurre la inserci√≥n del arte joven dentro de los circuitos nacionales e internacionales? ¬ŅSientes que existen barreras o condicionantes?

cortesía del entrevistado

En ambos casos es muy dif√≠cil. Por lo general, los realizadores de c√≥mics a nivel nacional empiezan a darse a conocer a trav√©s de talleres o concursos donde ponen a prueba sus habilidades y las van desarrollando. A partir de ah√≠, los ganadores tienen la dicha de ser publicados como parte del premio. Otra v√≠a es que presentan sus proyectos, ya sea parcialmente o totalmente concluidos, a casas editoriales como Abril, Gente Nueva (con su colecci√≥n √Āmbar) o Pablo de la Torriente, entre otras; de ser estos proyectos aprobados, se demoran aproximadamente un a√Īo en salir a la venta, sumado a otros varios meses para recibir el pago. Otra alternativa es tratar de insertarse en la plantilla de realizadores de las revistas mensuales, las cuales son bastante exclusivas. En caso de que no busque remuneraci√≥n monetaria, est√° la alternativa de trabajar en los llamados fanzines, que son auto publicaciones sin fines de lucro, o publicar directamente en plataformas digitales.

Trabajar ‚Äúpara afuera‚ÄĚ no es menos dif√≠cil. Existen un sinf√≠n de editoriales especializadas, pero todas son muy competitivas, por lo que se demanda una calidad t√©cnica extraordinaria. Adem√°s de las barreras idiom√°ticas, el artista tiene que demostrar que tiene la capacidad de narrar una historia de manera secuencial, adem√°s de una buena habilidad en el dibujo.

Hay quienes han tomado ventaja de las nuevas tendencias de Internet y han logrado exponer sus obras satisfactoriamente en sitios como Webtoon que, a mi entender, es como un YouTube para los c√≥mics; pero en este caso, el lastre principal es la accesibilidad a las conexiones, a la cual ning√ļn cubano residente en Cuba est√° ajeno. Otra posibilidad es entrar en contacto con otros creadores internacionales a trav√©s de grupos afines en las redes sociales, d√≠ganse Facebook, Instagram, Twitter, etc., y dar a conocer su disponibilidad para colaborar. En este caso la traba ser√≠a buscar la forma de recibir el sueldo, y es ah√≠ donde se ponen en pr√°ctica los efectos crueles y reales del bloqueo hacia nuestro pa√≠s.

El acceso a premios dedicados a tu perfil creativo, ¬Ņes suficiente en Cuba? ¬ŅQu√© necesitar√≠an los artistas visuales y de c√≥mics para que su trabajo sea m√°s difundido dentro y fuera de nuestros m√°rgenes geogr√°ficos?

Al final del día, no son los premios lo que realmente cuentan, sino la obra en sí. Es lo primero que te piden cuando entras a una editorial o estás solicitando un trabajo. Eso es lo que es realmente imprescindible para que salga a la luz y sea más difundido.

¬ŅQu√© buscas en otros artistas cuando decides trabajar en colaboraci√≥n? ¬ŅCu√°les son las historias y las visiones que te atraen?

Profesionalismo ético, creatividad, buen dominio de la técnica y amabilidad.

Soy un fiel defensor del potencial que tiene el c√≥mic para crear historias para un p√ļblico maduro. Me interesa crear historietas que aborden temas pol√≠ticos, psicol√≥gicos, filos√≥ficos y sociales de gran complejidad, sin importar el g√©nero que utilice para canalizar estos aspectos. Me gustar√≠a colaborar con otros creadores que apoyen estas ideas, y me ayuden a llevar a cabo ese fin.

En el ejercicio de tu creatividad, ¬Ņqu√© consideras elemental y qu√© imprescindible?

Lo elemental vendrían siendo los aspectos técnicos de mi obra. Ahora bien, lo que para mí es imprescindible es la emoción que quiero evocar en el espectador o lector al verla.



Los entresijos de la literatura

En ella se cumple el lugar com√ļn: Malena Salazar Maci√° no necesita presentaci√≥n alguna. Su rostro es conocido no solo entre los lectores y escritores del fant√°stico cubano, sino m√°s all√° de las fronteras geogr√°ficas que nos circunscriben a un universo de referencias.

En honor a la verdad, debo confesar que me he aprovechado de la amistad que nos une para hacerle responder esta entrevista. Malena acept√≥, por supuesto, sin que mediaran demasiadas excusas, impelida quiz√°s por esta distancia f√≠sica que no nos permite ahora compartir caf√© juntas, an√©cdotas ni pel√≠culas. Sea cual sea el formato que nos sirva como (pre)texto para dialogar, es innegable que Malena Salazar Maci√° se ha convertido en m√°s que una ‚Äújoven promesa‚ÄĚ. Ese concepto tan debatido y que a√ļn cargan algunos de nuestros mejores creadores literarios, nos obliga a repensar, acuciantemente, cu√°l es el lugar que ocupan los creadores j√≥venes en el tejido escritural de la naci√≥n.

En tiempos recientes, algunos de los autores de las generaciones m√°s j√≥venes del fant√°stico cubano han tenido el privilegio de ser traducidos a otras lenguas, ¬Ņcu√°l ha sido tu experiencia? ¬ŅSientes que el mundo de la traducci√≥n es una posibilidad otra hacia diferentes p√ļblicos y mercados?

cortesía de malena salazar

Hasta el momento, he tenido la suerte de ser traducida mayormente al ingl√©s y al japon√©s de la mano de Toshiya Kamei; no obstante, algunas de mis historias tambi√©n han sido elegidas para ser llevadas al alem√°n y al croata. No ser√≠a cierto si afirmara de forma categ√≥rica que alguna que otra vez no albergu√© la idea de ver algunas de mis obras en otros idiomas, sin embargo, lo curioso es que las traducciones llegaron en per√≠odos en que no ten√≠a contemplada la posibilidad. As√≠ que fue una sorpresa agradable ver c√≥mo mis textos en espa√Īol se convert√≠an, poco a poco, en otras palabras, construidas a trav√©s de otros abecedarios, otras reglas, conceptos similares que capturaban la esencia del original. La experiencia se completa cuando se logra una publicaci√≥n; porque tampoco es sencillo colocarse en el mercado o llegar a un determinado p√ļblico. Tambi√©n existen muchos escritores y traductores talentosos a nivel internacional que buscan un lugar para sus trabajos.¬†

El mundo de la traducción me gustaría compararlo con la posibilidad que alberga la idea de la existencia de mundos paralelos: abre miles de puertas al intercambio con lectores y escritores de culturas diversas. Promueve la posibilidad de retroalimentación literaria, de estudio de nuevas temáticas, de adquisición de conocimientos sobre el constante movimiento de las problemáticas socio-económicas y políticas en otras latitudes.

Cuando se trasciende el √°mbito sem√°ntico de la lengua madre, ocurre un cambio sustancial en las historias, ¬Ņc√≥mo concilias el ejercicio de la escritura con la potencial idea de una traducci√≥n futura? ¬ŅPiensas en eso a priori?

La traducción es, también, arte. El traductor no solo debe tener un conocimiento multicultural vasto, sino ser capaz de conservar el espíritu del texto original cuando lo lleva a otra lengua, debido a que a veces, muchas palabras, frases y conceptos no poseen una traducción precisa a otros idiomas, o la estructura de la historia no resulta adecuada para llegar a lectores que descubren por primera vez algo escrito en otro país, en otra lengua. El traductor debe conocer la mente y el estilo del autor. Debe volverse, de cierta forma, el segundo autor.

No pienso en futuras traducciones cuando escribo un texto. Deseo que la historia se desarrolle en su propio ambiente, con los elementos que le son innatos debido a su temática, al estilo, al tono que deseo darle. Después es que puede apreciarse la belleza del proceso de renacer en otro idioma: el ejercicio intelectual de interpretación que debe realizar el traductor.

cortesía de malena salazar

En los dos √ļltimos a√Īos has sido una de las autoras m√°s premiadas a nivel nacional. Pocos concursos del g√©nero fant√°stico se te han resistido, ¬Ņqu√© har√°s cuando no te queden otros cert√°menes de literatura fant√°stica en los cuales competir? ¬ŅSientes que el verdadero aliciente del escritor se encuentra en el premio o acaso tus resortes creativos se encumbran hacia otras v√≠as?

Exploraré otros géneros literarios. Me gustaría incursionar en el mainstream, el policíaco y el teatro. Sin embargo, quiero hacerlo después de estar segura de cuáles son sus elementos, después de crearme una base a través de lecturas y análisis de obras de dichos géneros, tal y como procedí con la fantasía y la ciencia ficción.

Tomé la participación en los concursos para medir, poco a poco, cuánto mejoraba o retrocedía en mi literatura, en qué fallaba, por qué y cómo podía solucionar esos problemas y errores. Me sirvieron también para conocer a escritores de todo el país y ganar experiencia a través de sus consejos.   

No es esta la primera entrevista que tengo el placer de pensar para ti. En nuestro primer di√°logo eras a√ļn una autora novel que comenzaba a lidiar con los trazos del Premio David en la categor√≠a de ciencia ficci√≥n, ¬Ņcu√°nto ha cambiado la autora de Nade desde entonces hasta estos tiempos?

A veces hago comparaciones entre Nade y mis textos recientes. No surge como algo premeditado sino que, en alg√ļn momento, ese primer libro cae en mis manos y siento el deseo casi hipn√≥tico de abrirlo en una p√°gina al azar, leer p√°rrafos, di√°logos, personajes. Y noto los cambios. Veo un progreso. De Nade hasta mi √ļltimo escrito, sea cuento o novela, existen detalles sutiles (y otros no tanto) que marcan cu√°ntos obst√°culos he superado, cu√°ntos consejos he escuchado y asimilado, cu√°ntos errores he subsanado. Me percato de que el camino contin√ļa.

Siempre digo que, cada vez que leo algo nuevo, percibo cuánto me falta por crecer como autora.   

¬ŅEres una creadora a la que le gusta reescribir sus libros? Si, por ejemplo, pudieras retornar a esa Nade primigenia que public√≥ Ediciones Uni√≥n en su colecci√≥n Premio David, ¬Ņcambiar√≠as algo?

Corregir√≠a errores en la dramaturgia y el estilo escritural, desarrollar√≠a de forma m√°s justa a los personajes, pero no cambiar√≠a la esencia de la historia. Me gusta ese ‚Äúpor qu√©‚ÄĚ y ‚Äúc√≥mo‚ÄĚ fue concebida, me gusta que tenga la ingenuidad de una opera prima. Si realizara un cambio sustancial, si la reescribiera por completo, ya no ser√≠a la misma Nade que me ense√Ī√≥ tanto y me acerc√≥ a los lectores. ¬†

Has comenzado a transitar, con muy buen paso, en la literatura infantil y juvenil. ¬ŅC√≥mo llegas al g√©nero? ¬ŅPor qu√© tu inter√©s como escritora se ha enfocado en esa nueva lupa de sentido y producci√≥n? ¬ŅQu√© posibilidades te ofrece la literatura infantil y juvenil?

Lo sent√≠ como una asignatura pendiente: de ni√Īa, le√≠ a Excilia Salda√Īa, Enrique P√©rez D√≠az, Dora Alonso y Julia Calzadilla, as√≠ que durante mi crecimiento como autora me presionaba una deuda invisible con ellos, con la propia literatura infantil. Sus libros me inculcaron el amor por la lectura y la escritura. Son parte de m√≠, de la fuente a la que regreso a cada rato para aprender los entresijos de la literatura.

No fue una decisi√≥n precipitada: tard√© un tiempo en convencerme de que estaba lista para escribir para ni√Īos, que es uno de los p√ļblicos lectores m√°s exigentes que puedan existir. Por el momento, disfruto mucho creando estas historias porque me permiten recordar esos sentimientos que me provocaba el leer a los autores que funcionan como mis pilares. Me gustar√≠a acercar a los ni√Īos a la lectura a trav√©s de mis textos. Quiz√°s algunos de ellos, como yo, sientan el llamado literario y se armen de letras. ¬†¬†

La pandemia nos ha obligado a revolucionar y repensar no solo la literatura, sino su modo de comunicaci√≥n al p√ļblico, ¬Ņqu√© tal la experiencia?

Antes de la pandemia, las redes sociales, Internet, los medios de comunicaci√≥n masiva‚Ķ comenzaban a volverse herramientas √ļtiles para los escritores. Con la llegada de la covid-19 se han reafirmado o, quiz√°s, se han convertido en un elemento indispensable tanto para trabajar como para la socializaci√≥n, donde se hace necesaria la distancia.

¬ŅPiensas que son pocos los autores j√≥venes que se interesan por la ciencia ficci√≥n y la fantas√≠a? ¬ŅHasta qu√© punto pueden los autores de generaciones anteriores, incluso siendo j√≥venes, apoyar e impulsar a los m√°s noveles?

Durante la pandemia y gracias a una mayor incursi√≥n en las redes sociales, he descubierto que en Cuba existen muchos j√≥venes con deseos no solo de leer ciencia ficci√≥n y fantas√≠a, sino tambi√©n de crearla. A trav√©s de Twitter, Facebook e Instagram, muchos realizan publicaciones de sus obras e intercambian, sin tener conocimiento de que existen otros escritores, premios y la colecci√≥n √Āmbar de Gente Nueva que aborda el fant√°stico. Cuando lo descubren, exigen orientaci√≥n inmediata acerca de estos autores, y c√≥mo pueden acercarse m√°s a esta comunidad que ya exist√≠a.

Si algo ha caracterizado a los autores del fantástico cubano, es el apoyo mutuo y hacia los jóvenes que comienzan a través de asesorías, invitándolos a talleres, recomendándoles libros e instándolos a participar en concursos. Todos forman parte de este proceso, sin importar la generación. Los autores jóvenes escuchan a los veteranos y viceversa. Cada persona, desde su punto de vista, es capaz de arrojar luz sobre una temática poco explorada por otros.

De esa forma, los creadores más jóvenes adquirimos y compartimos experiencias que nos colocan en condiciones de, también, capacitar a los noveles, o a los que comienzan a leer a los autores cubanos.



El teatro como traductor de la realidad (+ Fotos)

Desde que conoc√≠ la obra de Pedro Franco y El Portazo me ha sido muy dif√≠cil, casi imposible, despojarme de aquella primera impresi√≥n, vibraci√≥n, corriente, imagen. ‚ÄúAlgo distinto est√° ocurriendo aqu√≠‚ÄĚ, me dije en aquel entonces, ‚Äúesta obra habla de mi vida, de mi generaci√≥n‚ÄĚ. Aquel primer impacto se ha ido confirmando cada vez m√°s, paso a paso, puesta a puesta, portazo esc√©nico tras portazo esc√©nico. Hoy, el pretexto que me ha llevado a conversar con Pedro Franco es el estreno de una nueva obra, ‚ÄúTodos los hombres son iguales‚ÄĚ (TLHSI). El teatro, esa maravillosa plataforma de sentido que traduce nuestra realidad, es el objetivo m√°s profundo de esta entrevista.

¬ŅDe qu√© manera la autogesti√≥n, la inserci√≥n y circulaci√≥n de productos culturales en ambientes de consumos cambia la forma de pensar el teatro? ¬ŅSe propone una escena m√°s l√ļdica, en contacto con un tipo otro de espectador?

foto: Sergio Martínez/ cortesía de el portazo

El contexto de representaci√≥n es una variable en la recepci√≥n de cualquier producto cultural que considero determinante para conseguir eficientes resultados. Cu√°ndo, d√≥nde y para qui√©nes estaremos trabajando son preguntas de peso a la hora de proyectar una estrategia de programaci√≥n y circulaci√≥n en nuestro grupo. Desde los primeros encuentros asimilamos qu√© posibilidades de posicionamiento tiene ese material que comenzamos a construir: esto nos ayuda a fijar un rumbo y reducir la incertidumbre. Es cierto que esta temprana proyecci√≥n de los posibles escenarios de representaci√≥n influye en la concepci√≥n de la puesta en escena, pero no creo que la condicionen al punto que modifique sustancialmente su raz√≥n de ser. La necesidad expresiva que da origen a un proyecto debe ser rastreable y estar anclada a zonas m√°s s√≥lidas que los futuros espacios de programaci√≥n. La escena que proponemos solamente est√° comprometida con nuestra investigaci√≥n formal, nuestras obsesiones tem√°ticas o los contextos de producci√≥n en los que nos toca desenvolvernos. Nuestra intenci√≥n primaria es conectar con el espectador y, asumiendo que la convocatoria de asistencia al teatro es una responsabilidad mayor, es imperativo no aburrirlos. Con estas finalidades claras dise√Īamos espect√°culos que sean suficientemente flexibles para operar con eficacia en dis√≠miles contextos de recepci√≥n, desde un cutre cabaret en Ciego de √Āvila hasta un sobrio teatro en Pinar del R√≠o.

En la combinaci√≥n de lenguajes que usamos para lograr esa comunicaci√≥n esencial, las convenciones alteradas son facilitadoras de los pactos de fe; de ah√≠ lo id√≥neo de los espacios de consumos donde nos hemos presentado en los √ļltimos a√Īos. Pero independientemente de la estructura del espect√°culo, de los mecanismos que se desplieguen para captar la atenci√≥n, al insertar un discurso o defender un tema, pensamos el teatro y los p√ļblicos con la flexibilidad que las circunstancias nos demanden, y con la autonom√≠a que ha permitido su adaptaci√≥n y supervivencia.

En las din√°micas de la po√©tica espectacular de El Portazo, ¬Ņc√≥mo se inserta el estreno de ‚ÄúTodos los hombres son iguales‚ÄĚ?¬†

La inserci√≥n de ‚ÄúTodos los hombres son iguales‚ÄĚ en el repertorio de El Portazo obedece a la intenci√≥n que me provoca el acercamiento a diversos g√©neros teatrales. Desde que decid√≠ ubicar la ‚ÄúAnt√≠gona‚ÄĚ de Yerandy Fleites en 2013 como segundo montaje de una agrupaci√≥n naciente, he estado jugando con fuego entre el aprendizaje de un oficio y la presi√≥n de una tradici√≥n.

En aquel entonces me propuse como ejercicio de direcci√≥n vivir la experiencia de levantar una tragedia en el espacio. A esta especie de autoestudio tambi√©n debo la incursi√≥n en el cabaret pol√≠tico que me llev√≥ a la sorpresa de crear CCPC; el complejo camino de gestionar los rigores de una comedia era un tema pendiente. Esto no quiere decir que la selecci√≥n de las obras se subyugue a fr√≠os entrenamientos de formas, estilos o exploraci√≥n de referentes. Lo ag√≥nico ha sido encontrar eso que llamamos ‚Äúel gesto‚ÄĚ, que no es m√°s que generar la expansi√≥n de la utilidad de esa intenci√≥n primaria que solo me serv√≠a a m√≠, ponerla en funci√≥n colectiva. Una purga de esa dosis de vanidad que tiene intr√≠nseca la selecci√≥n.

foto: Sergio Martínez/ cortesía de el portazo

TLHSI no contiene tem√°ticas abiertamente pol√≠ticas, y eso de por s√≠ ya es un extra√Īamiento. En esa aparente despolitizaci√≥n encontramos nuestro discurso, nuestro gesto. Es el segundo texto de Yunior Garc√≠a en el que me intereso. Estudiamos actuaci√≥n en la ENA juntos, y comparto parte de su imaginario y perspectiva del mundo; por otro lado me beneficia much√≠simo la libertad que encuentro en la estructura de sus obras.

Me permite, afortunadamente siempre con su anuencia, absorber la historia, amasarla, reformarla y potenciar las partes que más me interesan y seducen. Me he sentido muy cómodo traduciendo en acciones ese mundo singular que él modela como pocos. TLHSI será comedia y musical, no podría ser de otra manera, si bien significa un regreso al teatro de autor, también es el inicio de un camino de vuelta después de ser implacablemente seducido por el Cabaret.

Quiero sedimentar todo ese aprendizaje en una puesta en escena que asimile lo vivido, no puedo conformarme solamente con la musicalidad del texto, no lo soporto ni me parece coherente. Ahora que estamos en esa caótica zona de pases generales creo que se ve como un espectáculo de El Portazo, suena a un espectáculo de El Portazo y definitivamente ha sido elaborada como lo hacemos en El Portazo.

tomada de la p√°gina de facebook teatro el portazo

Al dialogar con textos de j√≥venes creadores cubanos, ¬Ņqu√© tipo de espectacularidad se genera? ¬ŅSon estos textos locales o localistas, y limitan a un aqu√≠ o a un ahora, o se intenta, a trav√©s de ellos, dialogar con una realidad mundial cambiante?

Nunca he trabajado con un autor que no sea cubano; incluso en las inserciones textuales en el guion de CCPC de dramaturgos y escritores como Brecht o Bukowski, estos siempre fueron sometidos a una ‚Äúcubanizaci√≥n‚ÄĚ, en ocasiones pareciera que el texto estaba concebido como respuesta al contexto planteado. Quiz√°s esto responda a la poderosa influencia de nuestras urgencias. Yo entiendo el teatro como un traductor de la realidad, a veces como un espacio de simulaci√≥n de esa realidad, y reacciono desde mi oficio y mi ¬Ņvirtud? a ese contexto en el que crezco o perezco.

Siempre me ha quedado muy distante dialogar premeditadamente con el mundo. Sin embargo, es una perogrullada afirmar que somos parte del mundo cuando hablamos de sexo, familia, traici√≥n… son conceptos universales; cuando nos mostramos desfachatados, soeces, inconformes, inmaduros, transgresores, formamos parte de una juventud mundial, somos incre√≠blemente comunes.¬†

Yo encuentro la distinci√≥n en los ‚Äúc√≥mo‚ÄĚ m√°s que en los ‚Äúqu√©‚ÄĚ y all√≠ es donde intento detenerme, en la singularidad cultural. Mi particularidad es la mayor garant√≠a de saberme/sentirme universal. La espectacularidad que genera el di√°logo con j√≥venes autores cubanos encuentra su sentido en la verificaci√≥n de la pauta, en la experiencia compartida; me siento en zona cuando leo un texto que bien pudiera estar hablando por m√≠, o por aquella tipa que conozco.

Me siento aliado cuando comparto un secreto generacional. Trabajar con contemporáneos disminuye significativamente la soledad de la creación. No me atormenta la universalización del tema, yo hago teatro porque ha sido la forma más locuaz que he encontrado para expresarme aquí y ahora. El que tenga oídos que escuche porque esta es mi verdad, mi visión, mi obsesión.

foto: Sergio Martínez/ cortesía de el portazo

El Portazo, desde sus or√≠genes y hasta ahora, se ha ocupado por visibilizar y acaso definir la cuban√≠a del siglo XXI, una cuban√≠a ‚Äúmilenial‚ÄĚ, de nuevo tipo, m√≥vil, din√°mica y en construcci√≥n. ¬ŅEs esta una b√ļsqueda po√©tica intencional o son l√≠neas de sentido que se han ido develando paulatinamente, puesta a puesta, intenci√≥n a intenci√≥n?

Ha sido una b√ļsqueda muy intencional, su m√≥vil no ha sido usar la escena para se√Īalar las diferencias o singularidades que podamos tener a la hora de vivir la cuban√≠a como una generaci√≥n espec√≠fica, sino defender una manera de ser y de estar, sin explicaciones innecesarias. No es una clase did√°ctica de causas, semejanzas y diferencias. Consideramos que el hecho de participar con nuestros cuerpos y comportamientos es, por derecho propio, el acto m√°s leg√≠timo de validar la identidad de una generaci√≥n que es tan nueva como lo fue la anterior y tan vieja como nos ve la que hoy llamamos nueva.

La verdadera b√ļsqueda sigue siendo encontrarnos a nosotros mismos, que ya ni siquiera somos aquellas personas que fundamos un grupo en 2012. Desde el principio y hasta el ensayo de ayer, hemos subido a escena con el objetivo de aportar a la construcci√≥n de esa cuban√≠a. La mejor herramienta que tenemos es nuestra biograf√≠a, nuestra educaci√≥n, nuestras vivencias, nuestras herencias, nuestra relaci√≥n con lo que nos rodea. Hurgando en esa verdad es que emergen estos signos que quiz√°s explican, develan o exponen un nuevo tipo de asumir la responsabilidad de ser cubano. En cada puesta en escena le damos otra vuelta de tuerca a esta investigaci√≥n sobre nosotros mismos.

Es imposible parar de construir una noción de cubanía porque está directamente ligada a nuestra cotidianidad. No hay detrás de las imágenes una marca elaborada y pensada para subrayar un cambio de pensamiento o conducta; en todo caso existe una organización de nuestros más hondos impulsos, todo lo que al final se muestra como arte ha sido cotejado con nuestra experiencia. Si se ve un cambio, pues el cambio sucedió.

foto: Sergio Martínez/ cortesía de el portazo

El g√©nero comedia ha sido, muchas veces, entendido como un g√©nero teatral ligero, menor, ¬Ņpiensan ustedes la risa como v√°lvula de escape o como un motor otro que dinamiza las relaciones esc√©nicas, las interacciones con el p√ļblico y, sobre todo, la relaci√≥n con el referente o el contexto real? ¬ŅSucede as√≠ en esta nueva puesta?

Despu√©s de pasar por la experiencia de montar una comedia sospechar√© de aquel que afirme que es un g√©nero menor. M√°s all√° de la manida frase de que ‚Äúhacer re√≠r es m√°s dif√≠cil que hacer llorar‚ÄĚ, puedo afirmar que la comedia implica un riesgo que nunca antes hab√≠a registrado: no se puede verificar su eficacia si no ocurre el encuentro entre el espectador y la escena.

Foto: sergio martínez/ cortesía de el portazo

Esto te obliga a descansar en tu intuici√≥n, llega un punto donde tu mirada est√° agotada y viciada, y eres un amargado y solitario espectador de tu propia obra. S√© que la imagen es pat√©tica pero, ¬Ņc√≥mo sentirse ante 1 hora y 30 minutos de material esc√©nico sin soltar una carcajada en respuesta a las situaciones que t√ļ mismo dispusiste? Luego haces un ensayo con p√ļblico y corroboras que aquella escena que parec√≠a muerta se completa con una mirada fresca, curiosa y desprejuiciada. Todo funciona (o casi todo) cuando llega el p√ļblico. Es ah√≠ donde sobreviene la incertidumbre del viejo rol de director, que se adelanta a corregir los errores amparados en su condici√≥n de espectador ideal; necesita del otro para completar su funci√≥n.

TLHSI ha sido de los procesos m√°s ciegos que he tenido. Hoy me entusiasmo, ma√Īana me aburro, al otro d√≠a vuelve el ciclo… y es que la comedia necesita de la espontaneidad en altas dosis, y equilibrar las consabidas repeticiones de los ensayos con la necesaria chispa vital que demanda la obra es un reto colosal. En eso andamos a√ļn, una vez aprendidas todas las partituras, textos, musicales, desplazamientos, etc., seguimos buscando c√≥mo activar el estado creativo que nos eleve por encima de la rutina que supone un ensayo general.

TLHSI servirá como válvula de escape, en principio para nosotros mismos; en realidad estaba concebida para estrenarse en diferentes circunstancias de las que hoy enfrenta Cuba y el mundo, ojalá su utilidad también sea refrescar la dura noche de alguien. La simpatía de la historia, el descabellado comportamiento de los personajes y algunos recursos escénicos que intuyo serán muy bienvenidos, funcionarán como un escape de una realidad que a todos nos oprime. A su vez linkearemos con el presente desde la protección de la ficción y en general hablaremos de nosotros, de ustedes, de ellos, nos reiremos juntos. Cumpliremos, a eso aspiramos, con una misión fundamental del teatro: provocar el encuentro del hombre con el hombre, emancipados como especie, sin unos y ceros de intermediarios.

¬ŅEs posible aspirar a hacer un teatro joven cuando a√ļn persisten mecanismos anquilosados en la mente de los receptores? ¬ŅC√≥mo llegar a ellos, c√≥mo resquebrajar los moldes preconcebidos? ¬ŅEs la comedia, acaso, un medio para lograrlo?

Hacer teatro siempre ha sido dif√≠cil, mirado con cierto recelo, como algo raro que no se entiende muy bien c√≥mo funciona y concretamente para qu√© sirve; no en vano Artaud lo compar√≥ con la Peste. Cu√°ndo decides que ese ser√° tu oficio m√°s vale tener conciencia del estigma. Yo creo que el punto √°lgido est√° en la combinaci√≥n de ser joven y hacer teatro. M√°s all√° del tipo de teatro que hagas, que te salga, que te inspire, joven, viejo o ‚Äútemba‚ÄĚ eres m√°s vulnerable si eres un aprendiz, si no tienes una historia que contar.

Foto: sergio martínez/ cortesía de el portazo

Lanzarse al oficio de la direcci√≥n esc√©nica en Cuba es un salto al vac√≠o y sin red. Eso lo sabe todo el mundo. Quiz√°s por ello hay un sector muy comprometido con la evoluci√≥n de las Artes Esc√©nicas que te ayuda a romper ca√≠da si logras mostrar una digna credencial de futuras potencialidades; a la vez, se disparan las alarmas de oportunistas, establecidos y perseguidores. Lo peor es cuando caes en fuego cruzado: ah√≠ es d√≥nde trazarse una estrategia de supervivencia es esencial. La m√≠a fue trabajar incansablemente e intentar mantenerme #enmicanal, ni el hipertransgresor, ni el megaconservador: ser coherente con mi necesidad, con mi intuici√≥n y con mis objetivos. Eso siempre me ha mantenido a flote. El mayor choque con las preconcepciones las vivo en los procedimientos m√°s que en los resultados; en general he gozado de buena recepci√≥n, incluso mis ideas m√°s locas y errores m√°s visibles. Por supuesto que tambi√©n se me ha levantado del teatro alg√ļn que otro espectador ofendido. Pero en general, incluso desde la negaci√≥n, hemos logrado salvar las diferencias y comunicarnos con el otro.

Asunto m√°s escabroso son las definiciones y los esquemas de c√≥mo deben hacerse las cosas para que sean ‚Äúcorrectas‚ÄĚ, ah√≠ generamos muchos problemas y se nos dificulta el fluir. Desde la producci√≥n, la gesti√≥n de recursos humanos, el tratamiento de un tema delicado o la concepci√≥n (a√ļn en construcci√≥n) de c√≥mo llevar un grupo.

El c√≠nico juego de premio y castigo hace mucho da√Īo al teatro, no importa de qu√© √©poca; le corta su vitalidad, lo convierte en mercadillo de actitudes. La comedia es un veh√≠culo generalmente r√≠spido para discursar, la risa es muy peligrosa, muy contundente; el choteo, por ejemplo, es la m√°s efectiva de nuestras armas como sociedad, as√≠ que no creo que esta vez vayamos a conquistar esos corazones grises porque hayamos decidido montar una comedia.

La trama no habla de pol√≠tica, la obra tiene referentes claros del teatro comercial, pero eso no significa que hayamos cambiado de palo para rumba. En todo caso redise√Īamos nuestras estrategias.

Foto: sergio martínez/ cortesía de el portazo

Se siente que con esta puesta, El Portazo regresa a un teatro de autor, a cierto apego a una po√©tica textual, ¬Ņsirve el texto como un (pre)texto para la escena, como una provocaci√≥n, como un punto de partida sobre el cual comenzar a analizar las po√©ticas particulares de lo teatral esc√©nico?

Me siento aliviado de regresar al autor, de tener una fuente de acción primaria. Una de las razones de montar TLHSI es que sentía la necesidad de contar una historia. Siempre he considerado al texto una herramienta esencial para levantar la poética en el espacio, un vehículo para animar la teatralidad. No lo veo como una mordaza, ni como palabras sagradas que no deban ni puedan ser profanadas; respeto los estilos, la estructura, la intención y el trabajo de los dramaturgos. Llego a un punto de giro en el proceso donde esos sucesos y parlamentos se convierten en imágenes que tienen una vida propia, que se separan de las experiencias sobre las que fueron concebidas. En ese momento del trabajo creativo, el texto como documento comienza a quedar lejano, relegado, porque se ha convertido en cuerpo, en materia. Siempre espero esa guía en medio de un montaje, identificar ese ensayo donde se evapora la pauta, un instante de separación. Desde ahí vamos a la ofensiva e intentamos, a veces por caminos muy descabellados, lograr autonomía. 

Foto: sergio martínez/ cortesía de el portazo

El cotidiano nos persigue, nos define, especialmente el cotidiano que vivimos como pa√≠s. Ese material esc√©nico, ¬Ņhasta qu√© punto es reciclado y recirculado en TLHSI?

Tengo la convicci√≥n de que ya todo est√° hecho, estamos condenados al ready made, por ello nuestra voz ha sido conformada a partir de citas, y tenemos un hermoso y pac√≠fico pacto con ello. ¬ŅD√≥nde tenemos una singularidad? En la selecci√≥n y combinaci√≥n de esas citas y el manejo de su producci√≥n de sentido. ¬°Todo es un remix!

En TLHSI hay una fuerte presencia de Internet y su desbordada teatralidad. Es incre√≠ble la producci√≥n de contenido que tienen las redes, sus significantes y dis√≠miles procedencias/destinos. Es cierto que en la gran mayor√≠a de los casos, aquello que capta nuestra atenci√≥n parece desconectado, in√ļtil, pura vanidad, pero Duchamp nos abri√≥ un camino que hace que lo volvamos a mirar. Confieso que en los √ļltimos a√Īos he encontrado una mina de producci√≥n de sentido en el comportamiento aparentemente absurdo, kitsch, improbable; despu√©s de todo es un comportamiento humano, muy genuino, dir√≠a yo.

El espectáculo no solo recoge todo lo que nos llamó la atención y supimos asimilar del período de cuarentena; también hace alusión directa a nuestra ubicación en el contexto cubano, las relaciones institucionales, los imaginarios sobre los que se construyen par de fábulas sobre El Portazo, y por supuesto, link directo a nuestros espectáculos anteriores, ya sea a nivel temático, reciclando recursos previamente probados o dándole posibilidad de desarrollo a un aprendizaje que consideramos valioso. Podría ser más de lo mismo, pero de esa frase lo que me gusta es que siempre es más.

Foto: sergio martínez/ cortesía de el portazo

Dos elencos trabajar√°n en esta obra: uno de La Habana, otro en Matanzas, y se comenta la posibilidad de que sea presentada en diversos espacios, desde el can√≥nico teatral hasta otros alternativos. Estas dualidades, esta capacidad de adaptaci√≥n, ¬Ņobligan a que la direcci√≥n sea tambi√©n m√≥vil, adaptable, que se moldee seg√ļn la forma del espacio y de los actores, o hablamos aqu√≠ de una brida m√°s recia?

Trabajar con dos elencos ha sido una novedad para el grupo, un reto organizativo que atraviesa la creación. Cuando me enfrento a un ensayo, en ocasiones (solo en ocasiones) entro en estado de gracia: esa experiencia de fluidez donde todo se aclara y te encuentras propositivo, creativo, guía, entonces registras un gran avance. Puedes construir una escena entera en un solo día que perdurará hasta el estreno sin apenas cambio.

Al tener dos elencos ando buscando siempre qu√© mecanismos activo para que ese estado de gracia funcione dos veces sobre la misma escena. Huir de la reproducci√≥n ha sido un reto. Primero monto con el elenco de Matanzas, luego me traslado a La Habana y me enfrento a otros actores, otras motivaciones, otras maneras de hacer y ser. ¬ŅC√≥mo esquivo la exportaci√≥n de un objetivo que puede enfriarse y vaciarse en el proceso de traslaci√≥n e imposici√≥n? ¬ŅC√≥mo encuentro lo genuino de ese ensayo sin que var√≠e la partitura, sin tener que comenzar de cero ni permitir que las puestas en escenas se bifurquen? ¬ŅD√≥nde est√° la unidad vital de todo eso?

tomada de la p√°gina de facebook teatro el portazo

Ha sido muy estimulante: por una parte posees la ventaja de haber corroborado que un sistema de desplazamiento funciona para determinado momento del espectáculo, pero tienes que lograr que este renazca en otro contexto, con otras variables, que trascienda la indicación del movimiento. Es una brida recia la proyección de que en un futuro los dos elencos compartan en escena un idéntico material escénico que defender. Todos los actores deben dominar los mismos sucesos, escenas, unidades, coreografías, tiempos, ritmos, acciones generales y un montón de cuestiones técnicas que hacen que el espectáculo se sostenga; pero a su vez deben estar receptivos, abiertos y flexibles a aceptar las potencialidades y aportaciones del otro, a poder asimilar su proceso aunque sea la primera vez que compartan escena. Esa es la meta. No solo para los actores, entre esa rigidez y flexibilidad también se mueve el equipo de realización, desde la producción musical, el coreógrafo o la dirección general de la puesta en escena. La construcción de piezas sólidas que logren encajar de diferentes maneras y formar un todo sería el resultado anhelado.

Con el paso de esta pandemia, las relaciones teatrales han cambiado. ¬ŅC√≥mo avista El Portazo esta capacidad de futuro? ¬ŅSe abre un espacio hacia una transici√≥n de los modos de recepci√≥n esc√©nicos?

A√ļn no salimos de la incertidumbre de c√≥mo quedar√° el teatro despu√©s de esta crisis. Sabemos que la capacidad de adaptaci√≥n del arte esc√©nico siempre ha jugado a favor de su evoluci√≥n; sin embargo, hay una dispersi√≥n de la experiencia que termina desconcert√°ndome. Cuando estaba cerrado en cuarentena imaginaba una escena m√°s encriptada, simb√≥lica, que hablara de la experiencia biopol√≠tica del distanciamiento obligatorio ante el riesgo de contagio. Luego sal√≠ a la calle con el temor del consciente¬† y termin√© dirigiendo el proceso final del montaje de manera contraria. Me he resistido a mencionar la pandemia, a hablar prematuramente de todo este proceso individual y colectivo. Quiero entender el teatro como un escape de esa realidad.

tomada de la p√°gina de facebook teatro el portazo

Opt√© por un teatro m√°s grande, por un p√ļblico m√°s amplio, por una historia m√°s ¬Ņpura? y estoy seguro que esta inusual reacci√≥n es un mecanismo de escape a un trauma. Se podr√≠a pensar que es hasta fr√≠volo y poco comprometido obviar el contexto; ten√≠a ideas que me parec√≠an muy buenas a nivel de b√ļsqueda po√©tica sobre c√≥mo hilvanar TLHSI a la tragedia del coronavirus; sin embargo, me agarr√© al gesto de evadirlo como discurso, como respuesta. Realizar un espect√°culo en tono de comedia, con una producci√≥n notable, donde constantemente se acota que no se habla de pol√≠tica y dentro de un edifico can√≥nicamente teatral, mientras afuera el mundo literalmente se estremece, me parece divinamente contracorriente.

Reciclamos todo lo que la marea de la cuarentena nos trajo desde la virtualidad, las situaciones que se hicieron v√≠rales, m√ļsica, memes y personajes, pero apostamos como un acto de resistencia por un dispositivo tradicional de comunicaci√≥n. Hubo y a√ļn perdura mucha confusi√≥n sobre el teatro online, sobre el tecnovivio como sustituci√≥n del convivio. Pero para ser absolutamente sincero, todo es tan circunstancial, tan ‚Äúoportuno‚ÄĚ y subyugado a un momento particular que no logra atraparme lo suficiente como para dedicarle un montaje a esa investigaci√≥n. Me voy por corte, me cierro en la tradici√≥n, y cuando sedimente y se aclaren las aguas turbias har√© balance.

tomada de la p√°gina de facebook teatro el portazo


«Todo acto creativo es transformador» (+ Galer√≠a de im√°genes)

Si alguien cree en el azar, podr√≠a entonces afirmar sin margen de dudas que Grettel Montes de Oca y yo nos conocimos gracias a una sumatoria de factores disueltos en el aire, perdidos en la posibilidad remota. En aquel momento, en aquel primer instante de contacto, Grettel era para m√≠ una muchacha amable e interesada en la defensa de los animales, una persona que me brind√≥ ayuda en un caso de necesidad. El di√°logo nos llev√≥ hacia otras fuentes de sentido y entonces descubr√≠ que el alma de esta protectora de animales se encuentra tambi√©n ocupada por su pasi√≥n hacia el arte, hacia la m√ļsica y, fundamentalmente, hacia la danza; carrera a la cual le ha dedicado parte indispensable de su vida. Para m√≠ fue un hallazgo el hecho de cruzar la encrucijada donde el camino de la bailarina se entronca con el de la protectora.

Foto: Jorge Carlos Rodríguez Orue/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅDe qu√© manera te apropias de una idea, una imagen, un sentimiento, y lo transformas o lo haces parte de tu identidad, para m√°s adelante transmutar esto en un concepto esc√©nico que utiliza al cuerpo como su principal herramienta?

El proceso creativo empieza y transcurre siempre de manera diferente. Depende del tipo de proceso en que me encuentre en ese momento; quiero decir, si es algo que estoy creando yo sola desde una idea propia, o si es una obra de danza o de teatro, o un trabajo multidisciplinario. Por supuesto, parto de la idea del creador y la respeto, aunque me construya mi manera personal de enlazarlo, combinarlo y, finalmente, armarlo.

Todo parte siempre de una idea primaria, un comando, un texto, una pauta inicial, una m√ļsica, una imagen, un tema, un sentimiento o emoci√≥n.

Foto: Jorge Carlos Rodríguez Orue/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

A partir de ahí comienza el proceso, que se basa esencialmente en la improvisación, y donde se va organizando todo por frases de movimientos o pautas que se fijan.

A veces se trata de una improvisaci√≥n dentro de una estructura organizada, o no. En fin, hay mil formas de organizar el proceso seg√ļn el caso.

Como bailarina, ¬Ņsientes que la danza, el acto creativo que se vale del idioma del cuerpo en movimiento, es un proceso biol√≥gico o intelectual, o acaso una mezcla de ambos conceptos? ¬ŅC√≥mo te sucede a ti? ¬ŅTiene el cuerpo memoria?

Es más bien una mezcla de ambos conceptos, de lo biológico y lo intelectual y, por supuesto, también lo espiritual.

Todo lo que tenemos es nuestro cuerpo, es lo √ļnico verdaderamente nuestro, y en √©l est√° la esencia de todo.

Y sí, definitivamente, el cuerpo tiene memoria.

cortesía de la entrevistada

H√°blame de tu relaci√≥n con el mundo de la m√ļsica‚Ķ

Foto: Xavier Carvajal/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

Mi pap√° es m√ļsico y por eso es que siempre tuve muy buena formaci√≥n y apreciaci√≥n musical. Pens√© incluso estudiar piano ya que tengo o√≠do; la verdad es que me hubiera encantado ser pianista. Por un lado recib√≠ la influencia musical de mi padre; mientras, mi madre deseaba que yo fuera bailarina: una conjugaci√≥n que result√≥ muy efectiva porque ten√≠a las condiciones t√©cnicas para ser esto √ļltimo, pero sin abandonar nunca mi v√≠nculo con lo musical. Lo cierto es que desde peque√Īa escuch√© a los cl√°sicos, rock and roll, lo que puede llamarse m√ļsica bien hecha, bien pensada. Esto influy√≥ mucho en mi formaci√≥n como bailarina. Incluso desde peque√Īa estudi√© gimnasia, nataci√≥n, incluso hasta pintura; fue solo luego que empec√© en la carrera de Ballet Cl√°sico, ya con nueve a√Īos de edad, en la Escuela de L y 19.

Luego transit√© hacia la ENA en Danza y all√≠ tuve siete a√Īos de formaci√≥n. Disfrut√© de la experiencia de trabajar en lo coreogr√°fico pr√°cticamente desde principios de mis estudios; hice cuatro o cinco obras donde la m√ļsica era un factor fundamental. En la ENA me relacion√© mucho con los m√ļsicos por nuestra cercan√≠a gracias a las asignaturas de escolaridad que compart√≠amos, as√≠ pues, la conexi√≥n fue instant√°nea. M√°s adelante me relacion√© tambi√©n con pintores, fundamentalmente los de la generaciones de los 80 y los 90, una generaci√≥n marcada por el √©xodo, casi todos ellos se fueron de Cuba.

Acabada de graduar fui fundadora de Danza Combinatoria y, poco despu√©s, form√© parte de Danza Abierta, compa√Ī√≠a en la cual la m√ļsica ten√≠a una relevancia verdaderamente destacada. En mi vida personal, la m√ļsica me abri√≥ las puertas a un mont√≥n de relaciones espirituales. Creo que siempre ha estado presente en mi vida. Si no hubiera sido bailarina, hubiera sido m√ļsico.

¬ŅC√≥mo empleas el mundo de las vivencias y lo autorreferencial en tu ejercicio creativo?

La danza, el movimiento, siempre que se hagan de manera sincera y genuina se transforman f√°cilmente en un acto muy personal. Significa que a trav√©s de nuestro cuerpo en movimiento comunicamos. Con el tiempo, con los a√Īos, somos mucho m√°s verdaderos.

Foto: Jorge Carlos Rodríguez Orue/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

¬ŅSientes que la danza puede transformar, as√≠ sea por breves instantes, la realidad que nos circunda y nos define?

Todo acto creativo es transformador y nos define como individuos.

Cuando tu cuerpo se enfrenta a una nueva creaci√≥n coreogr√°fica o a cualquier otra forma de ejercicio creativo, ¬Ņa qu√© recursos acudes?, ¬Ņcu√°les son los principales ejes o resortes que ponen en marcha tu memoria emotiva y que dinamitan tu relaci√≥n con la escena y con el cuerpo de otros bailarines?

A pesar de la t√©cnica y formaci√≥n acad√©mica ‚ÄĒy, por supuesto, los a√Īos de carrera como bailarina de danza contempor√°nea porque todav√≠a estoy activa‚ÄĒ me gusta salir mucho de mi zona de confort y buscar m√°s all√°, buscar otras maneras de decir con el cuerpo.

cortesía de la entrevistada

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°n importante es para un artista tener conexi√≥n, tanto espiritual como f√≠sica, con otros creadores? ¬ŅC√≥mo se traduce esto en el lenguaje de la escena?

La conexi√≥n y la interacci√≥n con otros creadores de cualquier manifestaci√≥n son maneras de enriquecer grandemente el universo de cualquier artista. Cada experiencia ense√Īa y abre el mundo creativo hacia otros caminos desconocidos, que pueden ser la puerta para nuevas creaciones. Es un ciclo infinito y lleno de posibilidades inimaginables.

Con Danza Abierta iniciaste una experiencia creativa y un modo nuevo de entender lo corporal como espectacularidad espiritual y esc√©nica. De tu paso por Danza Abierta, ¬Ņcu√°l fue tu saldo m√°s perdurable?

Danza Abierta fue mi escuela. Era un laboratorio constante e imparable donde la investigación resultaba fundamental. Con la dirección y guía de su fundadora, Marianela Boán, logramos un grupo sólido y unido, y un trabajo esencial en la historia de la Danza en Cuba. Inolvidable. Fue, en fin, mi vida.

cortesía de la entrevistada

Para muchos, la imagen de la Grettel bailarina y la imagen de la Grettel protectora de animales forman parte de un mismo registro. ¬ŅEs tu rol como protectora otra arista creativa? En ese rol, ¬Ņcu√°les son tus principales sue√Īos? ¬ŅSientes que los artistas podemos colaborar con esta causa?

Sí, estoy de acuerdo contigo: Grettel protectora de animales es otra arista creativa y forma parte de un mismo registro.

Mi sue√Īo siempre ha sido el mismo que comparte todo el movimiento animalista: una Ley de Protecci√≥n Animal en Cuba. Que los animales como parte de este, nuestro √ļnico Universo, sean respetados. Merecen ser tratados como seres sintientes y sensibles, de una manera √©tica y humanitaria.

Los artistas son seres sensibles en s√≠, y esa cualidad es la base del amor y la compasi√≥n. Por eso pienso que pueden ‚ÄĒy deben‚ÄĒ apoyar y ayudar de cualquier manera posible a la Defensa, Amor y Justicia por y hacia cualquier forma de Vida.

cortesía de la entrevistada

Coméntame un poco de tu experiencia en el teatro, específicamente de tu relación con Osvaldo Doimeadiós en su más reciente montaje.

En Oficio de Isla me fue f√°cil entender lo que Doimeadi√≥s quer√≠a, a pesar que mi personaje no exist√≠a en la obra de teatro de Arturo Soto. A partir de los ensayos, de insertarme dentro del proceso con los actores y m√ļsicos, mi personaje logr√≥ construirse fluidamente y fue saliendo de manera muy org√°nica.

La experiencia en esta reciente obra ha sido muy hermosa. Lo primero y más importante fue trabajar con un equipo de personas lindas. Hemos creado bajo la dirección de Osvaldo Doimeadiós, con su delicadeza y amor hacia lo que convierte a un grupo en grande, con muy bonita energía y respeto entre todos. La experiencia es siempre bienvenida y estoy agradecida de ser parte de Oficio de Isla. Doy gracias también a Arturo Soto por poner su pensamiento en mí.

Foto: Xavier Carvajal/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

cortesía de la entrevistada

Muchas veces se ha afirmado que la carrera de un bailar√≠n tiende a ser corta, finita, marcada por el paso del tiempo, ¬Ņsucede as√≠ o el cuerpo transmuta su conocimiento hacia otras experiencias creativas?

Bueno, s√≠, el cuerpo con los a√Īos empieza a tener l√≠mites, pero la creaci√≥n, la danza y el movimiento no los tienen.

Has trabajando con algunos de nuestros m√°s importantes core√≥grafos nacionales y no pocos internacionales. ¬ŅSientes que tu identidad, tu memoria, tu cuerpo se ajustan mejor a determinados tipos de obras, o eres una bailarina abierta a la posibilidad de descubrir nuevas artistas, a experimentar con registros y formas de hacer?

Estoy abierta totalmente a todo tipo de experiencias y maneras de hacer danza. Precisamente, mi carrera con Marianela Bo√°n estaba basada en su concepto de ‚Äúdanza contaminada‚ÄĚ, donde todo cab√≠a y era posible. Ya no hay nada verdaderamente puro.

Foto: Jorge Carlos Rodríguez Orue/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

En tu experiencia, ¬Ņqu√© recursos pueden servirle al bailar√≠n en su formaci√≥n, tanto intelectual como f√≠sica?

El bailarín tiene control de su cuerpo y eso es indispensable para todo en la vida. Además posee una fuerza física y espiritual que también controla. La danza es como una meditación de otro tipo. Sana interna y externamente. Cura el cuerpo y el alma.

¬ŅEntiendes la creaci√≥n como una continuidad, como un reciclaje de influencias y referencias?¬†

Dijo Isadora Duncan: “Danzar es sentir, sentir es sufrir, sufrir es amar; usted ama, sufre y siente. ¡Usted danza!

‚ÄúEl arte no es necesario en absoluto. Todo lo necesario para hacer de este mundo un mejor lugar para vivir es el amor.‚ÄĚ

Foto: Xavier Carvajal/ Cortesía de Osvaldo Doimeadiós

cortesía de la entrevistada

cortesía de la entrevistada

cortesía de la entrevistada



Invadir, provocar y transformar (+Fotos)

Tal parece como si conociera a Alisa Peláez Zhunda desde siempre. Pero cuando recuerdo, cuando pongo en retroceso la máquina de la memoria, es que descubro la verdad: las aulas del ISA nos unieron, además de una vocación semejante y apasionada por la creación, por la belleza del arte y su buen hacer sobre la naturaleza humana. No disfrazo la realidad con otras palabras: Alisa es una de las jóvenes artistas que más he llegado a admirar por su capacidad de adaptación y su rigor investigativo. Su obra ronda mi cabeza. Por eso viajo en sus imágenes hasta llegar a la primera de estas preguntas.

¬ŅCu√°ndo y c√≥mo nace tu inter√©s por el Dise√Īo Esc√©nico? ¬ŅSientes que fue un llamado de la vocaci√≥n?

No creo que haya surgido en un momento específico que pueda definir. Mi madre en su juventud fue actriz de teatro, crecí rodeada de libros que guardaban contenidos diversos, teatrales, de cine, Historia de Arte, Artes Plásticas, libros del Hermitage… Luego de pasar la secundaria ingresé en la Academia de Artes Plásticas. Siempre dibujé y ahí fue que empezó a fluir todo.

Instalación Bienal de La Habana

En la Academia descubr√≠ que, desde mi visi√≥n pl√°stica de la vida, todo ten√≠a que ver con el espacio. Indagu√© en el universo de los happenings, el performance, los environments, sobre instalaciones, intervenciones, acciones que ten√≠an en su est√©tica y expresi√≥n la intenci√≥n de invadir, provocar y transformar. Poco a poco sent√≠ a modo l√≥gico que ten√≠a m√°s sentido estudiar Artes Esc√©nicas, espec√≠ficamente Dise√Īo Esc√©nico, que seguir la carrera de Artes Pl√°sticas en el Nivel Superior. Fue una transgresi√≥n a la plataforma donde me sent√≠a m√°s yo a la hora de expresarme.

Ah√≠ comprend√≠ mejor qu√© es el espacio, c√≥mo ve√≠a la vida a trav√©s de la escena y la relaci√≥n con la gente, con el p√ļblico, los actores, etc‚Ķ todo lo que tuviera que ver con esa interacci√≥n, con ese encuentro. As√≠ descubr√≠ todo un universo que circunda esas po√©ticas.

Sí considero que fue un llamado de la vocación, lo siento de esa manera. Creo que si bien no se nace conociendo o sabiendo, aun así hay cosas a niveles energéticos que luego se materializan a través de lo que hacemos. Para mí, eso tiene que ver con la vocación.

En tu discurso art√≠stico, ¬Ņc√≥mo se mezclan las identidades europea y caribe√Īa? ¬ŅDe qu√© manera entiendes que el contexto geogr√°fico marca o define las formas de entender y producir el arte?¬†

Jamás me he definido como una mezcla aunque pude haber llegado a decirlo alguna vez. Soy algo homogéneo, no me veo como un contenedor de agua y aceite. Aunque no puedo negar que se encuentran en mí muchas preguntas alrededor de eso a la hora de crear. Creo que ayuda a ser abierto en muchas maneras, a ser flexible, a entender criterios y gustos diversos.

Crédito Lena Hernández Rodríguez. Tomado del perfil en FB de la entrevistada

El hombre piensa como vive; por lo tanto, el artista crea a partir de lo que piensa y de lo que tiene a mano, lo que ofrece el contexto, las posibilidades factibles. Por mucho que la imaginación vuele, a veces hay que aterrizar con lo que tienes en tu poder para crear (así es en mi experiencia) sin que ello signifique que limites tu mente.

Puede uno volar mucho con la mente, m√°s a√ļn un artista, no existen l√≠mites para pensar; pero a la hora de llevar tu pensamiento a una forma f√≠sica, a la hora de materializarlo, s√≠ puedes encontrarte ante la limitante de un recurso, de un material condicionado por tu realidad, por un contexto, y entonces est√°s obligado a limitar tu creatividad y, por tanto, el resultado es limitado.

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Has tenido la oportunidad de trabajar como dise√Īadora para cine, teatro y danza, ¬Ņcu√°les son las mayores complejidades a la hora de enfrentarse a una nueva concepci√≥n esc√©nica y/o visual?

Cuando me enfrento a un proyecto nuevo de carácter escénico o de otra índole, quizás lo más complejo sea la preocupación de llegar a un resultado físico material que se asemeje a la idea que uno genera en la mente. Creo que eso es una constante que tienen los artistas, no importa cuál sea su especialidad. Siempre lograr un resultado fiel a la idea inicial es la meta.

Entonces, ¬Ņqu√© metas particulares te trazas? ¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo?

Mis metas son alcanzar un producto art√≠stico de buena calidad, coherente y relacionado con un inter√©s propio, con una b√ļsqueda personal de perfeccionamiento en ascenso.

Mi respuesta a la pregunta anterior tambi√©n se relaciona con esto: el llegar a plasmar una idea en f√≠sico, lo m√°s acertadamente, posible es una meta. Los procesos de trabajo difieren en dependencia del proyecto, pero s√≠ existe una constante: surge una idea, se desarrolla, se materializa, con el fin de entregarlo a alguien, al p√ļblico, al espectador, al receptor.

Misu. Corto de ficción 2016

En tu proceso de trabajo, ¬Ņcu√°nta importancia tiene la investigaci√≥n y la b√ļsqueda de referencias?

En mi caso, la investigaci√≥n y b√ļsqueda de referencias es fundamental. Los artistas que tenemos una formaci√≥n acad√©mica comenzamos por esa caracter√≠stica y tendemos a incluir en nuestro proceso la investigaci√≥n por default. A veces ni me lo planteo, solo lo hago de manera autom√°tica. La academia te induce a ello y eso te acompa√Īa siempre: el artista se alimenta de lo que le rodea, de los sucesos, de la historia, del ambiente, todo influye en nuestras creaciones. Uno se retroalimenta.

tomada del perfil de facebook de Alisa Pérez Zhunda

Los artistas deberían hacerlo, es una necesidad, pero creo que ser académico influye mucho en esta elección, en mi experiencia al menos.

Mi profesi√≥n en espec√≠fico lo amerita. Nosotros trabajamos en colectivo, formamos parte de un todo. Tenemos especialidad en una categor√≠a dentro de una gran parte. Respondes a un colectivo al que siempre le debes una explicaci√≥n, al que debes convencer de tu idea, de tu visi√≥n, de tu punto de vista; y la b√ļsqueda de informaci√≥n y referentes es una herramienta que no solo te ayuda a llegar a tu resultado art√≠stico individual, sino que lleva a alguien m√°s a comprender la ra√≠z de esa idea y hacia d√≥nde vas con ella a trav√©s de la comprensi√≥n y conocimiento de lo que ha existido y lo que ya se ha hecho.

¬ŅSientes que cada uno de tus trabajos creativos tiene una identidad y un lenguaje propio, o que forman parte de una l√≠nea de sentido consuetudinaria a la que podr√≠amos llamar po√©tica?

Cada obra/trabajo que realizo surge de manera diferente. Nunca pienso en una línea poética a mantener o conservar, pero cuando reviso cada cosa, luego de transcurrido un tiempo, sí he notado que existen constantes, relaciones, incluso una estética reconocible que suele reflejar mi manera de ver las cosas.

El trabajo con materiales reciclables, ¬Ņha sido una decisi√≥n utilitaria de producci√≥n o la necesidad de resignificar y/o dotar de nuevos sentidos a la visualidad de tu creaci√≥n?

Por una parte, usar estos reciclables tuvo que ver con un momento de mi vida en que era estudiante, aprendía, experimentaba en la creación todos los recursos existentes que tenía a mano. Los quería usar o transformar. En la escuela, en el ISA, aprendí cómo todos los creadores recurren al reciclaje casi de manera obligatoria, buscando renovar o crear a partir de lo existente. Incluso cuando pensamos que creamos desde cero no lo hacemos, siempre partimos de algo que simplemente se transforma, algo que existe, así sea un material… Por lo tanto, el término reciclar no lo veo solo como el hecho de tomar una lata y transformarla en un sombrero, es algo mucho más complejo. Incluso algo inmaterial como una idea también se puede reciclar.

Más que una decisión utilitaria de producción es también un recurso inevitable usado por cada artista. A veces empleo un material porque lo tengo delante, solo por eso, no porque considere que tenga que ver con la idea: ahí lo estoy resignificando. Podría decirse incluso que es un recurso forzado.

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Has trabajado en la asistencia de vestuario de largometrajes, series y cortos tanto de factura nacional como internacional. A una escala personal creativa, ¬Ņqu√© conocimientos pusieron a tu alcance estas experiencias?

Mis experiencias en el audiovisual me han hecho crecer mucho. Conocer personas disimiles con m√ļltiples visiones art√≠sticas, multiculturales, me ha ayudado a ver, desde otras perspectivas, proyectos de creaci√≥n y realizaci√≥n. He aprendido a lidiar con diferentes maneras de crear, m√°s all√° del contexto, de ah√≠ la importancia de interactuar con artistas de otras naciones. Ello reafirma que la creatividad y las maneras de llevarla a cabo son ilimitadas. Un artista encerrado en una burbuja se limita porque no ve ni conoce otra forma de pensar o crear, y puede pecar en el desconocimiento. Conociendo a otros creadores aprendes de ellos, y ellos de ti, se retroalimentan y esto favorece incluso tu resultado art√≠stico. Aportar/aporta.

Video clip Me los bailo, de Agada 2020

¬ŅSientes que el talento joven es reconocido? ¬ŅExiste un discurso de conformidad con la promoci√≥n que se realiza a las nuevas generaciones de artistas?, ¬Ņo acaso hay una evoluci√≥n en los lenguajes y en las formas de comunicar/mostrar al p√ļblico qui√©nes son los j√≥venes creadores de punta?

Quiz√°s en algunas esferas el talento joven se conoce; en otras, no tanto. Es relativo. El (talento) joven de cierta manera se a√Īeja y en el momento en que muchos llegan a ser conocidos, el t√©rmino joven est√° bastante sazonado.

Aqu√≠ somos considerados j√≥venes con 35 a√Īos que es cuando supuestamente uno alcanza un status en el √°mbito cultural, pero creo que en nuestro contexto esto cojea: hay much√≠simos artistas a nivel mundial que a sus 20-25 a√Īos tienen reconocimiento. El concepto juventud en Cuba est√° algo disparatado en mi opini√≥n.

Video clip LA VIE de Virginia Guantanamera

Hablemos de cine. Un artista joven que se cree o sue√Īa ser director de cine, en Cuba f√°cilmente puede hacer su primer largometraje, si es que le toca, a los 40 a√Īos. Entonces ah√≠ el termino juventud est√° pasadito.

Mi respuesta a la conformidad respecto a ese tema es un no. Si bien existen artistas que se promueven, de diez ser√° solo uno, ya sea alg√ļn m√ļsico que firm√≥ con una de las tres disqueras nacionales, que probablemente no sea muy joven, o un actor que salga en la novela, no importa lo mal hecha que est√©. Fuera de eso, la promoci√≥n es d√©bil. Empecemos con que el t√©rmino promoci√≥n va de la mano del t√©rmino publicidad, el cual se ha tergiversado en nuestro pa√≠s, en alg√ļn momento hasta censurado, anulado pr√°cticamente, lo cual constituye una limitante a la hora de ayudar a los j√≥venes a darse a conocer.

Si no hay promoción o publicidad, la inmediatez se pierde. No creo que una entrevista en un programa de 27 minutos sea una buena promoción, y eso solo para el que logró colarse en la TV.

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Los j√≥venes si bien se alimentan escalando, pierden tiempo para lograr llegar arriba. Hay escaleras muy largas, y muchas hasta en peligro de derrumbe y con unos pelda√Īos en mal estado. Eso no ayuda. Ya no vivimos en un mundo donde entregar un dossier impreso se considere promoci√≥n ni es algo que te ayude a impulsar tu carrera.

Es un mundo que exige tener resultados prontos, inmediatos. No puedes tener un proyecto donde pasas un a√Īo o dos buscando realizarlo. Obtener reconocimiento, ¬Ņcu√°ndo? Al tercer a√Īo es que muchas veces logras llevarlo a t√©rmino, digamos un corto de 5 minutos, mientras que el mundo entero produce cientos de pel√≠culas en el periodo de tiempo que te tom√≥ hacer ese corto. Entonces ya no est√°s haciendo cine joven, sigues haciendo intentos y ejercicios.

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Como dise√Īadora, ¬Ņhasta qu√© punto sientes que te condiciona un texto, m√°s all√° de una provocaci√≥n o una invocaci√≥n a determinada pauta esc√©nica? ¬ŅC√≥mo te relacionas con las ideas creativas de otros artistas?

El texto siempre condiciona mientras trabajes sobre su base. No estás creando a partir de ti mismo, sino de la idea de otro autor (ahora vuelvo a recordar lo del reciclaje de ideas del que hablé anteriormente); estás siendo provocado, inducido, guiado dentro de tu propia creatividad.

En lo personal se me ha dado bien crear junto a otros artistas. Mi profesi√≥n lo condiciona y crea las bases para que as√≠ sea. El mundo de la escena ‚ÄĒya sea danza, teatro, el cine‚ÄĒ es un trabajo colectivo. Tu obra no existe si no es completada por otro, y viceversa.

De uno y del otro depende un resultado. Es un ciclo constante, dar y recibir.

Dise√Īos recicaldos 2014

En el espacio creativo de tu mente, donde no hay l√≠mites econ√≥micos, ni fronteras de ning√ļn tipo, ¬Ņcu√°l ser√≠a tu b√ļsqueda primera y √ļltima?

Mi primera b√ļsqueda se pudiera decir que es siempre lograr llegar a alguien a trav√©s de lo que hago, y que esto tenga sentido. Se trata de crear un significado. ¬ŅLa √ļltima?… no puedo responder a eso a√ļn. Mi √ļltima b√ļsqueda no me la he planteado. Si un artista ‚ÄĒo al menos yo‚ÄĒ se plantea algo relacionado a ultimar, entonces eso ser√≠a una limitante a la creaci√≥n. As√≠ que no, no puedo imagin√°rmelo.

Alisa maquillando

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Cor. Marianela Boan. Por Acosta Danza

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Afrodita oh espejo!, Rosario C√°rdenas

Dise√Īos recicaldos 2014

Dise√Īos recicaldos 2014

Dise√Īos recicaldos 2014

Video clip Me los bailo, de Agada 2020



«Soy un arquitecto de mi propio infierno o para√≠so»

Rolando (Roly) √Āvalos D√≠az recibi√≥ la herencia familiar, el don del arte, y lo transform√≥ en su propia materia de expresi√≥n, en su tu√©tano creativo. La ciudad de su poes√≠a forma ya parte del amnios que le regala nuevas preguntas al mundo. Y son esas preguntas (y sus respuestas) las que hoy el poeta nos ofrece.

Hablemos primero de la tradici√≥n po√©tica que es parte de tu ADN, que constituye una particular herencia simb√≥lica. ¬ŅHasta qu√© punto sientes que tu necesidad de entender la poes√≠a parte de este legado?

Crédito Rodrigo Valero González/ cortesía del entrevistado

En efecto, existe una tradici√≥n po√©tica en la familia, el arte del repentismo, que viene de mi abuelo materno fallecido, Jes√ļs D√≠az Mart√≠nez; primero, la heredaron algunos de sus hijos (mis t√≠os y mi madre), y despu√©s la hemos practicado varios primos. Esta vertiente de la oralidad, m√°s que una tradici√≥n po√©tica, la veo como un ritual entra√Īable y ocurre cuando coincidimos todos o casi todos en reuniones familiares, como los cumplea√Īos.

Desde ni√Īo escucho d√©cimas, desde adolescente las improviso. Tambi√©n a partir de los 11 a√Īos, aproximadamente, empec√© a escribir, y entonces me pareci√≥ natural ser como Alexis D√≠az-Pimienta (uno de mis t√≠os por parte de madre), escribir e improvisar, y llevar esas dos carreras al un√≠sono. En muchas ocasiones, por la admiraci√≥n que le tengo, me he sentido influido por la obra de mi t√≠o, me he descubierto tics en mis procederes que homenajean pasajes de su obra, maneras de construir semejantes, y luego he advertido el peligro. Ha sido una relaci√≥n muy cercana tambi√©n, de familiaridad, de trabajo, de lector, de espectador.

He debido desligarme a propósito para crecer, para hallar mi camino, y en ello ando todavía. Pero creo que uno al final le pone su voz y su sello; con sus propias lecturas se va perfilando y adquiere una personalidad, construye otro itinerario poético, aun cuando no se lo proponga, y aunque se haya heredado de alguna manera una determinada tradición gracias a parentescos familiares.

En algunos de tus libros, la anatom√≠a de la ciudad es un tema recurrente que distingue y define al sujeto po√©tico. ¬ŅEste mapeo lo entiendes como una geograf√≠a espiritual de la ciudad que el poeta refleja, o que al menos intenta reflejar en su trabajo?

Crédito Estudio fotográfico Cuba Alternativa/ cortesía del entrevistado

S√≠, me atrae reflejar el accidente de nacer en una ciudad, de criarse en un barrio y no en otro, la gitaner√≠a de las mudanzas por municipios perif√©ricos, la mitolog√≠a de la urbe y c√≥mo esta produce met√°foras, c√≥mo genera lenguajes, c√≥mo acoge con hospitalidad o desampara al emigrante o al habitante, dej√°ndolo en brazos de la orfandad m√°s terrible, qui√©nes fueron sus personajes hist√≥ricos, qui√©nes sus celebridades. Como dijera un personaje de Celebrity, la pel√≠cula de Woody Allen, y cito de memoria: ‚ÄúA una ciudad se le conoce por sus celebridades‚ÄĚ.

Me interesa el modo en que nombramos una piedra inanimada que nos ve crecer, enamorarnos y morir mientras contin√ļa viva, bajo la lluvia de la erosi√≥n de los siglos; el afecto particular que le tenemos a un √°rbol, a una esquina, a un monumento, al segundo piso de un edificio en un reparto llamado El Roble, en Guanabacoa, al banco roto de un parque, a los baches de la cuadra de una barriada marginal o a los ruidos nocturnos de una bronca.

¬ŅQu√© es el h√°bitat urbano, cu√°nto condiciona o define en quienes la padecemos y vivimos, qu√© significa, qui√©nes son mis coterr√°neos, mis vecinos, en qu√© consisten sus vidas, sus sue√Īos, sus realidades? Igualmente son bienvenidos los arquetipos, estereotipos o ciencias sociales, as√≠ como los vocablos identidad, idiosincrasia, y cada elemento que me sirva para dar con los contornos del mapa de esa geograf√≠a espiritual.

¬ŅDe qu√© manera congenias el ejercicio m√°s mediato del repentismo y la improvisaci√≥n con el hecho de concebir la dramaturgia particular de un libro de poes√≠a?

Son hogares a los que uno entra por puertas distintas. Cuando improviso no hago literatura escrita, y cuando escribo un libro de poes√≠a no me apuro en acabar una d√©cima, ni tengo delante un p√ļblico esperando, ni un la√ļd y una guitarra secundando mi proceso creativo y presion√°ndome para que en pocos segundos responda a mi adversario repentista. Incluso, cuando escribo, no solo escribo d√©cimas, sino sonetos o poemas en verso libre.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

Son procesos diferentes que responden a circunstancias creativas específicas, pero tampoco es que sean demasiado opuestos. Por ejemplo, la narrativa, la poesía, y aun la dramaturgia pura, dotan a la mente del improvisador de códigos y elementos que enriquecen su vocabulario, su alcance, su imaginario, su proyección; y al escritor, ante el Word o ante el papel, le ofrece cierto ritmo de hallazgos para dar con las palabras exactas y construir, a modo de guion, la escaleta de su libro y el campo semántico de su poemario. Son ejercicios que no se repelen, te aseguro que se alimentan, aunque se busquen otros resultados y sea otro el receptor.

En el proceso creativo, ¬Ņa qu√© paso le confieres mayor importancia?

Les doy importancia a todos los pasos, me parece. Soy feliz cuando consigo respetarlos, cuando la fase de corrección no interrumpe al germen, al balbuceo de las ideas iniciales ni al brote de las primeras oraciones. Pienso que tampoco es recomendable detener abruptamente la investigación porque nos morimos de ansiedad por escribir el capítulo de una novela. Casa paso posee un encanto y nos prepara para el siguiente.

Desde luego que cada cual tiene su propia metodolog√≠a y todos los libros no se escriben del mismo modo ni en un periodo m√°s o menos comprobable; a veces se abandonan proyectos durante meses o a√Īos, parece que van a morir y sin embargo resurgen con m√°s br√≠os, o resulta que s√≠, que somos m√°s maduros y as√≠ lo mostramos a la hora de abordarlos, tenemos una mayor perspectiva. Aunque, ojo, esto tambi√©n puede funcionar como autoenga√Īo o pretexto para la procrastinaci√≥n o miedo a enfrentar el momento decisivo de concretar la obra. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅEntiendes la poes√≠a como un acto divino o mundano, o una mezcla de ambos registros?

Como es arriba, es abajo. Lo divino est√° conectado con lo mundano, son el anverso y el reverso, la cara y la cruz de una misma moneda que lanzamos al aire. Aunque estamos hechos m√°s de mundo que de divinidad y lo que escribimos tiene la √ļltima palabra. Me parece que los autores, salvo los pol√≠ticos o los religiosos, no estamos para dar lecciones de moralidad o de civilidad, no en primera instancia, sino para plasmar inquietudes m√°s humanas y veraces.

¬ŅEl poeta tiene un papel definido en el mundo, m√°s all√° de la esfera del arte?

Si tiene alg√ļn papel o alg√ļn compromiso social, si algo nos define, es el propio acto creativo, es el de hacer lo m√°s po√©ticamente posible nuestro trabajo, para lo cual no nos alcanzar√° la vida entera. Llevar y traer palabras, met√°foras, sinestesias, s√≠miles‚Ķ y el solo hecho de hacernos querer y entender gracias a lo que enunciamos o callamos, puede ser una carga terrible o un argumento tan leg√≠timo que se debe valorar en su justa medida, y no debe ser puesto en las manos de cualquiera.

Puede pensarse que el trabajo de un poeta consiste en sacudir, como un relámpago, las conciencias de sus lectores, más allá de la transmisión lírica/empática de sentimientos, reflexiones y emociones. Esa es una posible forma de entenderlo. Pero otra puede ser la de emplear con sabiduría y responsabilidad el poder de las palabras. Un poeta nombra y le regala nuevas preguntas al mundo. Estamos hechos de preguntas. El arte de gozar estéticamente, tratando de responderlas, es uno de los juegos más serios que existen.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo manejas el mundo de la autorreferencialidad a la hora de escribir? ¬ŅEs la poes√≠a, por necesidad, un ejercicio de autorreferencia?

Antes, muy en los inicios, cre√≠a que a la hora de escribir, si utilizaba escenas de mi propia vida estaba siendo, sin duda, autorreferencial; pero luego he comprendido que desde el mismo momento en que uno escribe, sea narrando o poetizando, ya es otro, un personaje o un sujeto l√≠rico‚Ķ aunque hable de su propia biograf√≠a, que de alg√ļn modo casi siempre est√°.

En mis libros la autorreferencia, cuando la hay, es un a√Īadido, un recurso, uno de sus colores, una de mis herramientas creativas. En mi primer libro, Mundo pa√Īuelo, la mayor√≠a de los poemas aluden a experiencias o visiones propias acerca de la existencia, no hay pretendidos enmascaramientos o la gestaci√≥n de heter√≥nimos; da la impresi√≥n, tras una lectura r√°pida, y parafraseando a Ortega y Gasset, de que soy yo mismo hablando de m√≠ mismo y de mis circunstancias aunque, claro, esto puede leerse como una verdad o una mentira a medias. En mi segundo libro, Boca de lobo, en parte tambi√©n, pero no siempre.

Por tanto, no creo que la poesía sea necesariamente un ejercicio autorreferencial, entre otras cosas porque mirar a los ojos a un sujeto lírico es dar con un espejismo, o con un juego de espejos que se repite hasta el infinito. Además, no sé quién soy cuando escribo (muchas veces quienes pregonan autoconocimiento promueven su arrogancia), escribo para descubrirme. Y no solo porque pongo pensamientos por escrito, sino incluso para averiguar cuánto me desconozco o qué podría estar pensando, o cuántas personas soy.  

¬ŅCrees que los propios escritores tienen un conocimiento verdadero de la literatura que se gesta m√°s all√° del contexto regional limitado en el que viven? ¬ŅC√≥mo romper esos moldes preconcebidos? ¬ŅC√≥mo hacer que la literatura cubana eclosione y rompa finalmente el cascar√≥n de su zona de confort?

cortesía del autor

En general creo que es algo superficial el conocimiento que tenemos los propios escritores acerca de otras literaturas allende los mares, y las razones pueden ser varias, aunque se ha ido reduciendo poco a poco la falta de acceso o contacto ‚ÄĒal menos electr√≥nicamente‚ÄĒ con libros y autores que se han editado o reeditado poco o nunca por ac√°, por ejemplo.

Existen maravillosas bibliotecas virtuales que se abastecen gracias a las donaciones que hacen los usuarios con títulos digitalizados que antes compraron en formatos Word, Epub o PDF, y deciden compartirlo. También hay títulos de autores cubanos, por cierto. Tarde o temprano, de alguna manera, siempre nos encontramos con lo que más vale y brilla universalmente en materia de arte y literatura, ya sea a través de publicaciones nacionales (revistas, tabloides, suplementos en periódicos, blogs, etc.) que nos enteran (también es su deber) sobre cuán ancho y ajeno es el mundo de las letras fuera de Cuba; igual mediante el catálogo de Arte y Literatura, que con cierta regularidad reimprime clásicos; o directamente a través de enlaces en las redes sociales, las verdaderas ladronas del show en lo que va de siglo XXI.

¬ŅC√≥mo romper estos moldes y dejar de, solamente, leernos los unos a los otros con riesgos de acabar en la endogamia creativa? Supongo que estando atentos a la lectura o relectura de obras maestras que han vencido al tiempo, en vez de fijar la atenci√≥n solo en la mesa de novedades. No conozco reglas √ļnicas ni los criterios que manejan o el verdadero poder que tienen quienes dirigen las pol√≠ticas editoriales y deciden qu√© se distribuye y se vende o no. Por otro lado, cada cual arma su propia br√ļjula lectora y su canon individual. Opino que deben potenciarse m√°s los intercambios en eventos internacionales.

Eres uno de los uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX, ¬Ņc√≥mo entender el acto performativo cuando se tiene a la comunicaci√≥n de la poes√≠a como el primer esca√Īo de sentido?

Cuando el acto po√©tico se enfrenta al espectador, ¬Ņqu√© resortes se disparan en ti?

cortesía del autor

Ya hace m√°s de dos a√Īos que existe RolleX. Alex D√≠az Jr., mi primo, y yo, lo dirigimos y todo el tiempo expandimos, a trav√©s de los medios a nuestro alcance (espect√°culos, talleres, redes sociales, etc.) el concepto de neorrepentismo, un t√©rmino que acu√Īara hace a√Īos Alexis D√≠az-Pimienta en ese ensayo investigativo para eternas consultas que es Teor√≠a de la improvisaci√≥n po√©tica.

En este libro se definen las proyecciones de una nueva generaci√≥n de improvisadores formados gracias los Talleres Especializados de Repentismo en todo el pa√≠s a partir de la d√©cada del 2000 y que, por otra parte, aparecen en su total dimensi√≥n gracias a puestas en escena que, ya de por s√≠, engloban las otras manifestaciones art√≠sticas; el repentismo en medio de un di√°logo interdisciplinario. Debo decirte que un espectador amante de la poes√≠a, cuando tiene la oportunidad de disfrutar de cerca un arte tan antiqu√≠simo de la oralidad como es la improvisaci√≥n po√©tica, devuelve enseguida, con sus reacciones a flor de piel, con sus gestos, con su risa, en los casos favorables, una adrenalina muy agradecida, muy generosa, que los escritores ‚ÄĒdespu√©s del acto solitario de la escritura‚ÄĒ desconocemos de una manera tan tangible.

Hay m√°s gente que ama la poes√≠a de la que suponemos. Por supuesto, habr√° algunos que disfruten m√°s la llamada poes√≠a culta y otros la llamada poes√≠a popular, ambas expresiones leg√≠timas de la cultura. Si a nuestros espect√°culos, con fines po√©ticos que oscilan de un lado a otro, les agregamos dosis de acompa√Īamiento musical (con m√ļsicos, instrumentaci√≥n y g√©neros variopintos), dosis de teatro y algo de performance, adem√°s de la proyecci√≥n de un corto audiovisual en torno al desarrollo de una acci√≥n po√©tica, entonces el favor del p√ļblico es mayor, la buena vibra y la energ√≠a que recibimos de vuelta superan las expectativas.

Pocos momentos, por no decir ninguno, son tan gratos (tan gratos y tan arriesgados) para un hacedor de versos, para un repentista, en suma, que ese acto creativo de protagonizar un espectáculo cuya trama suceda en versos, tanto desde la declamación (que es lo típico) como desde la improvisación.

Tu libro Mundo pa√Īuelo fue publicado en 2016 por el sello espa√Īol Guantanamera, y en 2018 fue traducido al idioma ingl√©s bajo el t√≠tulo Small World. ¬ŅC√≥mo ha resultado la experiencia de apreciar tu poes√≠a en una lengua para la cual no fue originalmente concebida? ¬ŅSientes que la poes√≠a trasciende la experiencia limitada de un idioma?

Lo he recibido con alegr√≠a y extra√Īeza, consciente de que definitivamente la poes√≠a es pol√≠glota y al mismo tiempo tiene muchas capas intraducibles, o que habr√≠a que traducir en bloque y no literalmente. Se precisa un rigor, una sensibilidad y un conocimiento de la lengua que merece much√≠simo respeto. Los lectores que desconocemos otros idiomas y queremos leer a Flaubert, Dostoievski, Brecht o Cesare Pavese, los amantes de esas grandes cimas de la literatura, dependemos de los grandes traductores del franc√©s, del ruso, del alem√°n o del italiano.

Small world, seg√ļn me han explicado algunos conocedores del ingl√©s, no significa precisamente ‚Äúmundo pa√Īuelo‚ÄĚ, ni siquiera como una interpretaci√≥n de la idea global del poemario. Es una aproximaci√≥n y, dir√≠a, una traducci√≥n quiz√°s m√°s en serie que en serio. De cualquier modo lo agradezco y me siento honrado de haber visto, antes de lo que supon√≠a, mi primer libro traducido, ¬°vaya honor!, ¬Ņno?, con unas luces y sombras todav√≠a intraducibles para m√≠. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo construyes, desde lo emocional, lo espiritual y lo racional, tu propio ejercicio creativo?

De tantas maneras, querida Elaine. Trabajo mucho con la nostalgia, los sue√Īos, las pesadillas, los recuerdos que obsesionan y atormentan, inmediatos o lejanos, las supersticiones, los miedos, los s√≠mbolos, secuencias cinematogr√°ficas y bandas sonoras, la violencia del paso del tiempo, los textos y las vidas de los otros. Trabajo con el dolor, los destellos y los espejismos. As√≠, con esa masa informe y aparentemente intangible, construyo mis universos, soy un dios por un rato cada d√≠a, arquitecto de mi propio infierno o para√≠so. Emocional y espiritualmente me involucro y, sobre todo, incubo, bendita fiebre, la materia incognoscible con la que me conecto de forma subterr√°nea, as√≠ escriba sobre mi vecina de enfrente o en torno a cualquier asunto trivial o vida ajena √≠ntima.

Me apoyo de la buena o la mala memoria, esa que modifica las reminiscencias. El subconsciente es un pozo bastante hondo. Suelo anotar ideas, pasajes descriptivos, frases u oraciones que escucho o me llaman la atenci√≥n y alimentan la obra que ande pariendo. Los canales de inspiraci√≥n me atacan por la espalda, se me insin√ļan de sinuosas maneras o se me desnudan n√≠tidamente. Despu√©s tengo que sentarme a trabajar con ello, sudar esa orfebrer√≠a y conseguir un arte final publicable.