Claudia Beatriz Borrero Báez


Mirando al mundo con ojos de poesía

“Mirar al mundo con ojos de poesía, mirarlo con ojos de belleza, verle la luz del sol y no las manchas y tratar de que esa luz brille para ti, para mí y para cualquiera que la ame. Escribir poesía implica mucha dedicación, mucho corazón, mucho conocimiento y muchas ganas de darse a los demás.”

Conversar con Mariela Pérez Castro sobre poesía resulta un tanto hipnotizante, es de esas personas llenas de misterios que quieres descifrar nada más escucharla; porque su voz no se asusta ni envejece y te recuerda que la lectura es el origen de la escritura. Con la invitación agradecida de la taza de café, amargo, caliente y abundante, comencé mi entrevista con la poetisa, narradora y ensayista camagüeyana, quien obtuvo el Premio Calendario de Poesía en 2003 y es hoy Miembro de Honor de la filial agramontina de la AHS.

Los inicios…

La XVIII edición de la Cruzada Literaria en el poblado de Senado del municipio de Minas./Fotos: Cortesía del artista

“Comencé a escribir tan temprano que realmente no tengo idea de cuándo fue, pero siempre leí mucho de niña. En mi época de secundaria se usaban las libretas de versos y la mía empezaba con aquel poema de la escritora argentina Alfonsina Storni: (…) tú me quieres nívea, tú me quieres blanca, tú me quieres alba (Poema “Tú me quieres blanca”), y no podía faltar la prosa de José Lezama Lima, Federico García Lorca, Mario Benedetti, Francisco de Quevedo y Nicolás Guillén. Pero llegó el momento en que sentí la necesidad de contar mis propias historias y plasmarlas en esa misma libreta y así empezó el vicio, un vicio que no se me ha quitado ni lo hará nunca.

“Mi carrera como escritora se ha basado en la poesía, le tengo un respeto inmenso a la narrativa, yo diría que casi miedo. Entre tantos grandes de la literatura me da pudor enfrentarme a la narrativa. Los cuentos me salen pero no me atrevo con ellos, prefiero la poesía que es la suma de la suma de todas las artes.

“Recuerdo una de mis frases preferidas de Mirta Aguirre cuando expresó que: la poesía es la música sin música y yo la entiendo de esa forma. Uno debe vivir la vida poéticamente, mientras más poéticamente la vivas, mejor escribes. Y me funciona el hecho de que puedas jugar con las palabras de una forma diferente a pesar de que el significado de las palabras no cambia, pero sí el contexto en el cual las uses.”

Poemas nacidos de la música

“Cada libro es como los hijos, pero cuando ya tienes 14 hijos ya es más difícil decidirse por uno entre poemarios y testimonios. Sin embargo, sigo prefiriendo “Divertimentos para juglar solo”, mi primer libro publicado en Cuba en el año 1990 por la editorial Ácana, que en aquel entonces comenzaba en Camagüey. Un libro que salió todo escuchando música, poemas que brotaron de la música de Claude Debussy, Jean Michel Jarre, Piotr Ilich Chaikovski, Beethoven, Joan Manuel Serrat. No son poemas a la música sino poemas que imaginé escuchando música.

“Es un libro que me gusta mucho, y que en un momento de mi vida reflejó cuestiones existenciales para mí muy puntuales y que a estas alturas, después de casi 35 años de escrito, sigo encontrando cosas que funcionan para mí. Además, me ha dado infinidades de alegrías, son los poemas más queridos y con los que más cómoda me siento.”

Encarando la palabra…

“Soy del criterio de que la inspiración es el trabajo unido al conocimiento, a la lectura y a la sensibilidad acumulada. Al final llegarás a ese estado de gracia literaria en dependencia del deseo, del talento y de lo que seas capaz de sacrificar para crear una obra que te funcione en lo personal; y si lo logras, le funcionará al resto de la gente.

Con Randoll Machado y Yoandra Santana durante la XVII edición de la Cruzada Literaria de Camagüey en el municipio de Florida ./Fotos: Cortesía del artista

“Mi desarrollo literario siempre se ha basado en la cantidad de cultura que seas capaz de acumular a lo largo de tu vida. No entiendo que se quiera ser escritor sin leer ni estudiar, ambas van de la mano y ninguna debe quedarse rezagada de la otra.

“Creo que mi vocación literaria se debe a la influencia de directa de tres personas esenciales. La primera es mi abuela, Blanca de la Torre; ella me enseñó a leer y escribir, era habitual la lectura de libros de Emilio Salgari o de Julio Verne siempre antes de dormir. El segundo es mi padre, Arevelio Pérez, quien me enamoró profundamente del lenguaje del teatro, de la historia, del ballet y de la música. El tercero es Roberto Laguna, mi profesor de Literatura, quien es todavía mi crítico más exigente y mi mayor admirador junto a mi madre.

“Ellos me enseñaron que decir lo que necesitas, comunicar lo que necesitas para otros y que se refleje en tu escritura es el camino para que el lector se sienta identificado, a gusto con lo que estás diciendo y que se cuestione. Si eres capaz de encauzar tus ideas te comunicarás y eso es lo importante: la comunicación como otra forma de encarar la palabra.”

 Una mujer que escribe en Cuba…

“Desde siempre la historia de la literatura ha estado llena de nombres de grandes hombres, y entre todas esas voces masculinas una que otra vez se lograba colar alguna pluma femenina. Hoy en Cuba hay muchas mujeres escribiendo bien, con voz propia, con una literatura potente, vital, que no cede terreno porque estamos en paridad de condiciones, con derechos garantizados, los cuales para el resto del mundo son casi inalcanzables y también valen para la literatura femenina; a pesar de que aún persiste el llamado “machismo institucional” o ese “machismo solapado” que lleva a la violencia doméstica y social”.

Aún así nunca antes se había escuchado un coro de mujeres tan enorme en el ámbito literario, eso demuestra que poco a poco las que llevamos faldas y el cabello largo hemos ido conquistando espacios en todos los terrenos posibles y nos alejamos de esa posición segundona con respecto a la literatura.

“¿Qué es lo que hay que tener?: talento. Y las mujeres lo tenemos desde la primera letra hasta el punto y final.”

Una Cruzada de esperanza…

La siembra del árbol en el Jardín Botánico de Camagüey, dedicado a Fidel Castro durante la XVII Cruzada Literaria./Fotos: Cortesía del artista

“La Cruzada Literaria como todo niño nació, se gestó. Nos reunimos un día un grupo de amigos, Yoandra Santana, Legna Rodríguez, Reynaldo Rodríguez y Jhortensia Espineta y empezamos a soñar sobre lo que podríamos hacer para celebrar el cumpleaños del Comandante Fidel Castro. Así surgió la idea de realizar una Cruzada que en sus inicios se llamó La Agramontina.

“Fueron 15 días de organización y antes del mes ya estábamos montados en camiones para viajar rumbo a los municipios. Éramos seis locos con una guitarra en mano y empezamos a dar “tumbos”. Así llegamos a Las Tunas y al poblado de Elia donde nos alojamos en un lugar donde no había agua y terminamos bañándonos con cerveza, estábamos pegajosos pero felices. Cuando visitamos el municipio camagüeyano de Najasa nadie nos esperaba, nadie sabía qué hacíamos ahí. Nos sentamos todos en el quicio del supermercado y empezamos a recitar poemas y a cantar canciones; y las personas comenzaron a sumarse y nos dimos cuenta de que la Cruzada Literaria sí convoca y agrupa, y la población lo agradece.

“La Cruzada Literaria de Camagüey llega a su etapa de adultez en estos 18 años pero manteniéndose siempre joven. Hoy la realizamos de forma virtual pero con el inmenso deseo de volver a la carretera, de irnos a pie a los barrios, de andar en un bici-taxi con un audio a cuesta para ver la luminosidad en los ojos de la gente y darte cuenta de lo bien que se recibe nuestro arte que para algunos es un descubrimiento pero para otros es ya una esperanza.”




La cultura cubana por el streaming

El streaming supone un gran cambio en la forma en la que accedemos a los contenidos multimedia. No hace mucho, todos dependíamos de la radio, la televisión y el periódico para acceder a las noticias y al entretenimiento. Con la aparición de Internet y el augue de las redes sociales y de plataformas como Netflix, Spootify, Dezeer, Hulu, iTunes, entre otras, el término streaming hizo su entrada triunfal para marcar una diferencia fundamental en la forma de distribuir la información. Este término identifica un tipo de tecnología multimedia que envía contenidos de video y audio a un dispositivo conectado a la web.

En Cuba, con la llegada de la Covid-19 se aceleró el trabajo de las instituciones de cultura y sus artistas desde las redes y el cuánto podía aportar a los procesos culturales asumiendo el nuevo dinamismo de las maneras de contar.

No es menos cierto que la Isla cuenta hoy con numerosos valores culturales y deportivos lo suficientemente atractivos para el consumo de un público fuera de nuestras fronteras. Y aunque el país ha diversificado y ampliado las opciones de acceso a Internet. Estas todavía son insuficientes para lograr una conectividad de calidad que permita que los ciudadanos disfruten de un servicio como el streaming, una forma de comunicación que alcanza más seguidores y aunque vulnerable, es segura.

Como parte de las actividades del IV Coloquio Nacional de Periodismo Cultural se realizó el forodebate “Contar desde las redes. La cultura cubana por streaming”, a cargo de Alberto Santos Casas, realizador audiovisual de SC Producciones de Camagüey, Alexis Triana, director de Comunicación del Ministerio de Cultura, Reilys Griñán García, periodista de Lía Videos de Santiago de Cuba, Yunier Riquenes y Naskicet Domínguez, creadores del proyecto Claustrofobias Promociones Literarias de Santiago de Cuba.

Este fue el espacio para debatir sobre los retos del Streaming en Cuba y sus realizadores, quienes coincidieron en el compromiso de crear un sello propio desde la red que garantice una calidad a la hora de visibilizar y dinamizar el posicionamiento de los temas culturales. Dado que es la forma de mostrar la imagen positiva y el trabajo de nuestros artistas, así como el sentido crítico de nuestro periodismo, siempre acorde con la realidad.
Al decir de Reilys Griñán García, periodista de Lía Videos de Santiago de Cuba, es necesario mejorar las transmisiones, establecer un flujo de trabajo, buscar un estilo, un sentido de la interacción en vivo para este contexto digital, como que alguien llame por WhatsApp y esté en la pantalla al igual que sus mensajes. Debe ser la opción donde los internautas puedan disfrutar y acceder a la información sobre Cuba a través de los videos realizados en directo sin necesidad de estar presentes físicamente, un sitio para interactuar.

Para Albertos Santos, realizador audiovisual de SCProducciones de Camagüey, el streaming llegó para quedarse porque es una vía usada cada día más por la juventud para conectarse.

“Desde Camagüey lo que nos permitió llegar con claridad a lo que estamos haciendo fueron las transmisiones en octubre de 2020 para El Almacén de la Imagen. A partir de allí decidimos unirnos al StreamingCuba coordinado por Alexis Triana, director de Comunicación del Ministerio de Cultura. Este espacio se encarga de difundir videos realizados en directo sobre eventos en Cuba desde Facebook , con la interactividad a tiempo real y gracias al apoyo de la productora Lía Videos, dirigida por Aramís Fonseca en Santiago de Cuba, pionera en su tipo en el país.


«Hoy contamos con Mi Camagüey Streaming, que es netamente un programa televisivo a través de las redes sociales en tiempo real y que construye un nuevo lenguaje diferente al televisivo y con otras dinámicas más interactivas.
«Mi Camagüey Streaming y su equipo pueden realizar en vivo por Internet más que un producto comunicativo con códigos de la televisión tradicional. Alentado por la Dirección Provincial de Cultura, logra emisiones cada semana mientras descubre todas las posibilidades de ese tipo de transmisión.”

Sin dudas, los retos son la forma y la profundidad, además del estudio constante de los lenguajes de transmedia. Los cambios de algoritmos son casi a diario y nos deben impulsar en el empeño de crecernos ante las insatisfacciones contantes del creador y su público. La innovación digital impulsa hoy la habilitación y transformación en el ecosistema cultural del país. Aún nos queda mucho camino y dudas con la presencia de los medios tradicionales en las redes sociales. Pero es necesario propiciar el estudio desde las Escuelas de Arte y las Facultades de Comunicación e ubicar el Streaming para que los estudiantes profundicen en estos temas no solo desde el lenguaje -algo que debe despojarse de los estándares tradicionales- sino también desde la tecnología.

Las instituciones culturales deben mejorar la difusión de sus contenidos, porque la competencia está hoy en quién brinda la mejor calidad de imagen e información para un público que piensa y participa activamente en las redes sociales.



¿El periodismo narrativo en peligro de extincion?

Omada de Internet “En ninguna profesión es más importante el arte de escribir que en el periodismo, que diariamente está produciendo literatura—efímera, es cierto, y en gran parte mala, pero sin embargo, la literatura de millones”.
Joseph Pulitzer.

La narración es un acto fundamental para el surgimiento de la civilización humana. Desde los tiempos ancestrales seguimos narrando en muchos de los ámbitos de nuestra vida.
Cuando hablamos de periodismo narrativo, pienso en la emoción que me provoca al leer un buen reportaje o una crónica, esa misma emoción que experimentó el autor cuando escribió esas líneas. Y es que el buen periodista es un hacedor de sentimientos, aunque todavía hoy carecemos mucho de esa pasión que le da vida propia a un género que describe y narra de forma coherente desde la humildad y el acompañamiento del lector.

Tomada de internet

Para muchos nos encontramos en marcha reversa donde el periodista perdió u olvidó su habilidad de contar historias y dejó su lugar como mediador en una sociedad a la que le han dejado de interesar los hechos contados a la manera del periodismo narrativo. Y es que el periodismo está tratando de encontrar su camino en medio de una situación cultural, histórica, social, política, económica compleja donde es necesario que los profesionales del gremio tengan sentimientos, ideas políticas, ideologías, impresiones sociológicas, filosóficas y un estilo propio.
Desde el punto de vista del receptor, el periodismo narrativo se presenta como un nuevo abordaje de la información. Recordemos que la narración periodística es una forma de transmisión de conocimientos y que va desde la selección del tema para narrar, su enfoque, la selección de fuentes y las preguntas a esas fuentes basadas en el qué, cuándo, por qué, dónde, cómo y quién
Enriquecer el periodismo desde la investigación es el eslabón principal para que se enriquezca la narrativa, porque “mientras más información se recopile, mejor se escribe”. Pero aún así, el periodismo es también una actividad interpretativa, la visión y la relación del reportero con los hechos es incuestionable por definición. No se trata de contactar a la fuente, pedir sus declaraciones y transcribirlas sin confrontación o contexto, sino de compartir con ellas. Un buen periodista no prescinde de su público y narra los hechos guiado por la necesidad de que sus lectores lo entiendan.
La narración es también la herramienta que orienta, transforma conciencias e ideas a nivel social, ya sea con un lenguaje poético o literario pero que denota, sobre todo, la personalidad del escritor y el cómo realiza una valoración propia de los hechos. Y es precisamente ese carácter interpretativo lo que le otorga al periodismo su potencial narrativo y lo lleva a abordar nuevas dimensiones de la realidad de una forma novedosa, con elementos que pueden embellecer un texto demostrando que es también un género literario.
Todavía hoy, la calificación de periodismo como literario o narrativo puede suscitar algunas controversias. Esa polémica es tan antigua como gastada y, por suerte, ya se ha superado, considerándose al periodismo como “el hijo moderno de la literatura”.
Hoy más que nunca, en el estado actual del periodismo, necesitamos recurrir a nuevos paradigmas teóricos y a nuevos conceptos para describir, analizar, narrar y crear textos periodísticos que abran las puertas hacia la narrativa. Lo cual demuestra que a veces nos encasillamos en poner etiquetas o clasificaciones, cuando es más importante narrar los hechos y romper con los clichés tradicionales que etiquetan al periodismo.
La narrativa caracterizada por una amplia información recopilada, detalles, personajes, hechos relatados fieles a la realidad circundante y unido al compromiso profundo con el tema a tratar, con sus impresiones sobre los acontecimientos y con sus lectores y audiencias es, en sí mismo, un requisito de la labor ética, el estilo, identidad e individualidad del periodista que narra historias, describe, informa y sobre todo interpreta y reflexiona.
Con la era de Internet y su hipermedialidad, el periodista ha encontrado herramientas más asequibles y económicas para publicar sus trabajos, con la creación de nuevos medios digitales que sirven de plataforma para la difusión de los textos narrativos. A nuestro entender, el periodismo narrativo incorpora hoy enfoques y perspectivas nuevas que amplían el campo de visión y de análisis de los hechos, situaciones y acontecimientos de naturaleza periodística. En la opinión del Miembro de Honor de la AHS, Maestro de Juventudes y Premio Nacional de Literatura, Luis Álvarez Álvarez, en su conferencia “Narrar es una cuestión humana”, impartida como una de las actividades del IV Coloquio Nacional de Periodismo, “sin subjetividad, sin la voz personal del periodista no existirá jamás una verdadera narración periodística, porque faltará lo esencial de la técnica personal, que es el motivo libre, el motivo introducido por las perspectiva personal de quien lo escribe”
Sin dudas, es necesario valorar e interpretar la realidad desde puntos de vistas diferentes, matizando las posibilidades expresivas del periodismo y de la información con profundidad, coherencia, con una interpretación creativa que no desplaza u obvia el hecho informativo, sino que lo complementa. Pero es labor de los periodistas encontrar ese equilibrio, para que no desaparezca la esencia del periodismo narrativo.



Las nuevas narrativas en el periodismo cultural

Un diálogo sobre la formación del periodista cultural, los lenguajes, la investigación, las técnicas narrativas y el necesario sentido crítico de quienes asumen ese rol en los nuevos medios digitales, tendrá lugar en el IV Coloquio Nacional de Periodismo Cultural que se desarrollará del 21 al 22 de junio en Camagüey, para unir mediante el pensamiento y la reflexión a profesionales de la comunicación de toda la Isla.
Por segundo año consecutivo el evento promoverá el intercambio a través de las plataformas digitales, el Portal del Arte Joven Cubano, página oficial de la Asociación Hermanos Saíz, y el perfil de facebook AHSCamagüey, servirá de punto de encuentro para el desarrollo de esta edición. Desde su surgimiento en 2018, el Coloquio ha sido el espacio para la actualización y el autoexamen del quehacer de las coberturas a las manifestaciones artísticas, el monitoreo de los medios y el aprovechamiento de las tecnologías para generar proyectos que conecten al público con los productos culturales y visibilizar así el arte y a los artistas de Cuba.


Sobre la mesa estarán preguntas y opiniones con respecto a las iniciativas que los creadores nacionales y foráneos han implementado para que el arte trascienda los encorsetados escenarios generados por la pandemia. Además de la urgencia de involucrar en el intercambio a decisores de medios de prensa y del sistema institucional de la cultura.
Esta edición enfoca el tema “Las técnicas narrativas en el periodismo cultural” y añade como novedad el concurso Criticar es querer, auspiciado por la filial de la Asociación Hermanos Saíz y el Centro Provincial del Libro y la Literatura de Camagüey (CPLL) enfocado a desarrollar una visión crítica del arte a partir de la irrupción de la pandemia de COVID-19 en Cuba. Los resultados se darán a conocer el día 22 junto a la presentación del número 10 de Sendas, publicación trimestral de la filial camagüeyana correspondiente a los meses de abril y junio.


Dentro de las actividades previstas se encuentran la conferencia virtual “Narrar es una cuestión Humana”, de Luis Álvarez Álvarez, Premio Nacional de Literatura y Miembro de Honor de la AHS; el debate “Las técnicas narrativas y el periodismo digital”, con la participación de Sergio Rodríguez Blanco, periodista hispano mexicano, Gloria Kreiman, periodista argentina y coordinadora de Comunicación digital del Gobierno de Córdoba, y José Aurelio Paz , Premio Nacional de Periodismo José Martí y de Periodismo Cultural José Antonio Fernández de Castro.
Se realizará, además, la peña “Estrechando espacios, encuentro entre generaciones”, y esta vez tendrá como invitados a la periodista de TV Camagüey, Aymée Amargós, y a la periodista, investigadora y escritora María Antonia Borroto. Además, se presentará los libros Las pequeñas palabras de Reinaldo Cedeño, Crónicas del tiempo no perdido de Zoila Lapique, y Siempre la muerte, su paso breve, de Reynaldo González.
Otro de los platos fuertes será el forodebate “Contar desde las redes. La cultura cubana por streaming”, a cargo de Alberto Santos Casas, realizador audiovisual de SC Producciones de Camagüey, Alexis Triana, director de Comunicación del Ministerio de Cultura, Reilys Griñán García, periodista de Lía Videos de Santiago de Cuba, Yunier Riquenes y Naskicet Domínguez, creadores del proyecto Claustrofobias Promociones Literarias, de Santiago de Cuba.
Un concepto actualizado de cultura correctamente aplicado y la necesidad de que la labor de los medios de prensa trascienda, se impone hoy como garantía del verdadero periodismo cultural. Es por ello que la IV edición del Coloquio Nacional de Periodismo Cultural ratifica su compromiso fundacional sintetizado en la idea del pensador Fernando Ortiz: “En Cuba, más que en otros pueblos, defender la cultura es salvar la libertad”.



“AHS, una fuente que une a generaciones”

A lo largo de 35 años la filial camagüeyana de la Asociación Hermanos Saiz ha sido referente por la calidad artística y el continuo accionar de sus miembros, lo cual ha servido como vínculo entre la producción artística y literaria y las diferentes entidades del sistema institucional de la cultura, las cuales garantizan el marco formal y conceptual adecuado para lo más revolucionario del arte realizado por los jóvenes.

La llegada de la Covid-19 a Cuba modificó las dinámicas de trabajo de todas las instituciones culturales del país. Desde la AHS las ganas de crear de la vanguardia artística camagüeyana  no cesó y encontró su espacio en cada evento realizado en medio de una pandemia que cambió los escenarios habituales para llevar el arte a través de las redes sociales en armonía con las nuevas formas de comunicación, promoción y tecnologías.

Reunión con los asociados de las Secciones de la filial de la AHS en Camagüey.

 Una organización de intelectuales…

 En pos de defender el  llamado a la responsabilidad de los creadores e intelectuales para posicionar el arte joven como vanguardia relevante dentro del panorama cultural camagüeyano se reunieron en el Café Literario La Comarca de la Casa del Joven Creador, los jóvenes asociados de las distintas secciones de la organización provincial y miembros de la célula del municipio de Florida en presencia del Presidente de la AHS Nacional, Rafael González Muñoz, Tamira González, directora provincial del Sectorial de Cultura de Camagüey y demás directivos del gobierno y del PCC en el territorio.

En la cita se analizó el cumplimiento de los acuerdos tomados en diciembre del 2020 y la labor realizada durante los últimos 6 meses, al decir de Evelyn Queipo Balbuena, Jefa de la Sección de Literatura, en este período hasta el presente mes de junio es notable la activa participación e influencia de los asociados dentro de la programación del Centro Provincial del Libro y la Literatura y de la AHS, a través de cápsulas, lecturas y presentaciones de libros online.

“Es necesario socializar el talento artístico, así como su capacidad de gestar y promocionar la literatura, con el fin de fortalecer el vinculo autor-público. Tenemos por delante en el futuro próximo dos eventos que logran impulsar el acercamiento de los escritores con sus potenciales lectores: Por las huellas de Guillén, con el apoyo de la Fundación Nicolás Guillén y La Cruzada Literaria, cuyos propósitos es revitalizar y extender las acciones culturales de la organización a municipios y provincias; y ofrecer a la ciudad el torrente fresco del pensamiento joven que en la AHS se reúne”- comentó al Portal del Arte Joven Cubano.

Rafael González Muñoz, presidente de la AHS Nacional.

 

Resaltó además la visibilidad del perfil en facebook de la AHSCamaguey, la cual mantiene publicaciones estables que reseñan los títulos ganadores de los Premios Calendarios de todos los géneros y de otras editoriales como La Luz y Poesía eres tú, un espacio abierto a todos los asociados que quieran sumarse al proyecto de comunicar el panorama literario nacional de manera crítica y creativa.  

Afirmó que es prioridad implementar acciones de formación vocacional que incentiven, dentro del grupo de jóvenes afines, la cantera de crecimiento de su membrecía, con el propósito de que no se desintegre tanto la sección de Literatura y como la de Crítica e Investigación.

Al decir de Yanetsy León, periodista y vicepresidenta de la filial camagüeyana de la  AHS, “es fundamental llegar a los centros educacionales de enseñanza media y superior, a las escuelas de arte y a ese otro talento que no se forma en las academias. La AHS tiene la función de acoger las inquietudes creativas y garantizar su continuidad como una fuente que une a generaciones de artistas”.

Evelin Queipo Balbuena, Jefa de la Sección de Literatura.

 

Audiovisuales a la delantera…

Por su parte la Sección de Audiovisuales  integrada por 17 asociados ha intensificado su aporte a la promoción de varios miembros de la organización, debido a la cada vez más relevante importancia de las imágenes en movimiento como lenguaje universal.

Para ello se mantiene el programa En Zona transmitido desde la Emisora Provincial Radio Cadena Agramonte (RCA), Arte Soy desde Radio Florida y el programa televisivo Arte Soy, en pantalla desde el 2015 en el telecentro de la provincia, con el objetivo de informar y promover de manera sistemática el quehacer de la organización y de sus artistas más destacados, así como ampliar la voluntad de acompañamiento del Instituto Superior de Arte (ISA), el Centro Provincial del Cine, TVCamagüey, RCA y la Dirección Provincial de Cultura, entre otros.

Yanetsy León, vicepresidenta de la AHS de Camagüey y Jefa de la Sección de Crítica e Investigación.

 

Al decir de Alberto Santos, joven realizador y Jefe de la Sección, en estos meses de aislamiento provocado por la crisis sanitaria, se han realizado múltiples videos clips y promocionales a escritores, músicos, actores y promotores en cada uno de los eventos, así como dos programas especiales dedicados a la XVII edición del Festival Nacional de Rock Sonidos de la Ciudad, transmitidos en la televisión nacional.

“En estos momentos se trabaja en el Proyecto DVD Trovesia,  creado recientemente con la unión de los trovadores miembros y que actualmente lleva adelante la filmación de spots y distintos audiovisuales, los cuales se estrenarán  en el mes de octubre en saludo al aniversario 35 de la AHS. También estamos enfrascados en  el Camagüey Streaming, audiovisual que divulgará visualmente la cultura del territorio y en el proyecto de filmación de 5 programas televisivos que recogerá la historia de la filial agramontina.”

Alberto Santos, realizador audiovisual.

 

Nuevos eventos…

Entre los eventos que se tienen previstos, además de la edición 31 de El Almacén de la Imagen, se encuentra Caja de Luz, una idea que formaría parte, en un primer momento, del Salón de Artes Visuales para Jóvenes Creadores, pero que se alza como un proyecto independiente con fotografías en vivo.  Hoy no existe en la provincia un espacio como este, más allá de ser una subsede del evento Noviembre Fotográfico, el cual se desarrolla en la ciudad de la Habana.

Esta primera edición pretende estimular a los jóvenes menores de 35 años que sean profesionales o aficionados de la fotografía, miembros o no de la AHS, hacia el desarrollo de iniciativas que involucren a los nuevos retos a los que se enfrenta esta manifestación artística.

Tamira González, directora provincial del Sectorial de Cultura de Camagüey.

 

Es una propuesta novedosa que incluirá en su programa online y presencial, si las condiciones epidemiológicas lo permiten, conferencias, paneles y charlas con artistas reconocidos, además de las exposiciones habituales. Sobre esta experiencia el joven asociado Alejandro Hernández nos comentó:

Alejandro Hernández, fotógrafo y artista plástico, participante del Proyecto fotográfico Caja de Luz

“Este es un evento que hemos estado soñando y deseando desde hace mucho tiempo. Es la primera vez que contamos con espacio propio creado desde la AHS para los amantes de la fotografía y es algo que se agradece muchísimo. Para mí como joven fotógrafo  es completamente inspirador y emocionante el hecho de compartir experiencias y mostrar nuestras obras en Caja de Luz”.

La filial principeña de la Asociación Hermanos Saíz se reafirma como la tercer sede de mayor cantidad de afiliados en el país, la cual se distingue, desde octubre del 1986, por ser un espacio de legitimidad para los artistas empíricos y sus proyectos, donde el protagonismo de sus asociados se basa en el compromiso con la creación  responsable, la calidad estética y el activismo social.



Sonidos de la Ciudad en las redes sociales y sin fronteras

El peso de los estereotipos ha impedido la comprensión del gusto y la actitud de vida de un amplio grupo que siente, piensa, sueña y hace buena música. Esas claves de continuidad alrededor del rock están a la mano del Festival Nacional de Rock Sonidos de la Ciudad, el cual se alza no solo como un encuentro de bandas roqueras, sino también como un instrumento de educación sobre la evolución y desarrollo del género en nuestro país. [+]



Trakeand2 por la vida

En Cuba los inicios del rap y el breakdance dentro de la cultura alternativa de la Isla comenzaron a finales de la década de los 70 y principios de los 80, pero no fue hasta los primeros años de la década de los 90 que el hip hop emergió como un nuevo movimiento en la búsqueda de otros tipos de lenguajes. Con una lírica potente, una estética directa en muchas ocasiones tildadas de “callejeras” sin orden ni linealidad, este género trataba temas de la realidad social mediante un discurso que alejado de refinamientos se convertía en un símbolo de protesta ante la situación que atravesaba el país.

Hoy la cultura hip hop ha sido uno de los pilares en los que se ha sostenido el trabajo de la AHS durante décadas como abanderada del arte joven inteligente y en defensa de un género alternativo que se mantiene abierto a todo tipo de posibilidades dentro de la amplia gama musical de la Isla. Desde los caminos institucionales, la organización ha contribuido a su legitimación como nuevo género musical a pesar de los prejuicios que en ocasiones ha desatado el rap por la banalidad y el facilismo de “algunos” que apuestan por estereotipos musicales y textos cargados de obscenidad.

En nuestros tiempos se ha incrementando la difusión de tendencias musicales netamente comerciales que nada aportan a la cultura general del sector más joven de la población de nuestro país, que consume todo cuanto se difunde en los medios masivos. La música evoluciona, pero no con ello se pierde la influencia de géneros tradicionales como el son, el danzón, el mambo y la rumba.

La juventud cubana vive y se encuentra con el rap, una nueva forma expresiva que aumenta cada día la cantidad de seguidores en el país y que ha sido de los movimientos socioculturales más reprimidos por las instituciones en Cuba, pero que hoy se abre paso en una industria musical competitiva abatiendo los prejuicios que circundan la cultura discriminatoria asociada al género.

El movimiento del rap en Camagüey experimenta un florecimiento gracias al ardúo trabajo que realiza la filial principeña de la AHS en la promoción de sus principales exponentes, quienes se nutren de lo mejor de las tradiciones musicales del país combinado con las influencias de hip hop internacional. Con el fin de contrarrestar la influencia negativa ejercida por el reggaetón y la música sin mensaje social, la filial principeña de la AHS realiza cada año el Festival Nacional de Rap TRAKEAND2 que llega a su decimoquinta edición.

La gran fiesta del rap en la provincia se realizará del 19 al 22 de marzo para llevar un Trakeand2 por la vida desde sus hogares. Las redes sociales serán el escenario para la confrontación artística y el intercambio entre los creadores noveles y los amantes del hip hop a través de los foros interactivos, proyecciones de videos clip de factura nacional e internacional, cápsulas promocionales y grabaciones de temas en conjunto.

Dedicado al aniversario 507 de la fundación de la Villa del Puerto del Príncipe, al 35 de la fundación de la AHS y al 62 del Triunfo de la Revolución, esta edición tratará temas entorno al estado actual del movimiento del hip hop en Cuba y las nuevas tendencias alternativas y expresiones culturales asociadas al género.

Por estos días se podrá disfrutar de los videos clip realizados a algunos de los músicos raperos miembros de la AHS, tales como Reinier Barceló (Babay), Eliécer Velazco (El Empírico) y el Dúo Killas Club. Además se suman los audiovisuales de los artistas colombianos Bag Mc y Duke Clan; de los mexicanos Lil Boy, Zonek Sánchez y Rhinox; y Códi-C, de Chile.

También con las cápsulas promocionales conocerán sobre la música y tendencias que defienden jóvenes cultivadores de este género en Camagüey, entre ellos Félix Leandro (El Padrino), Overlandy Alias (El Creativo), José Elisa (Anomaly) y Eduardo Recio (El Psicólogo).

Sin dudas este evento nacido del empeño sostenido de la AHS ofrece un espacio de intercambio entre artistas, visibiliza proyectos y demuestra la factibilidad de la cultura hip hop para la industria musical cubana.

TRAKEAN2 es un festival vivo, que crece cada año y con ello, aumentan sus propias exigencias en cuanto a la necesidad de un apoyo gubernamental y social para que sus artistas tengan un rol más activo en su desarrollo profesional. Es imperante promover el arte del rap nacional y dejar atrás las visiones estereotipadas y prejuiciosas para comprender que este género es un movimiento de jóvenes profesionales con un alcance dinámico y variado, gracias a la calidad de su lírica y musicalidad.  

No perdía razón el compositor, ilustrador, escritor y artista del hip hop Rodolfo Rensoli  organizador además del primer Festival de Música Rap en Cuba en 1995– cuando definiera al rap como “una lírica potente, una estética callejera que muestra la poesía de maneras diversas, lo mismo en las palabras que se usan comúnmente como en las disfrazadas, es el mismo recurso de la poesía escrita”.



Al ritmo del «Beat 32»

La defensa casi unánime de las sonoridades más genuinas de esta isla caribeña y la necesidad de fomentar una cultura de la música electroacústica deviene en el principal objetivo de la 5ta edición de la Jornada de Música Electrónica “Beat 32” que se desarrollará del 19 al 22 de febrero en Camagüey.

[+]



Ignacio y Amalia: «No se podía amar más»

El amor no precisa fronteras, el amor traspasa la cruel e inevitable vorágine del tiempo, rompe las barreras de la distancia, disipa los temores, comparte nuestros infortunios y desvela los secretos para escribir ese camino que nos conecta en la simplicidad. Es la esperanza que vive y nos levanta, fragilidad bienvenida que multiplica las sonrisas, las caricias que nos acoge y sana. Es fragancia perpetua, un beso a media noche bajo el pómulo ingrávido de la sedienta madrugada, el abrazo de un padre, la mano amiga, el significado más grande, una vivencia irracional pero completa y absolutamente necesaria para la vida.

“Si tú supieras como el corazón te adora, como mi pecho se abrasa y arde por ti, solo por ti, siempre por ti. Antes faltará el firmamento y el orden universal que sujeta a los astros entre sí que faltar al amor que a ti me liga…”[1]

Ciento cincuenta y tres años han pasado desde la boda del Mayor General Ignacio Agramonte y Loynaz y Amalia Simoni Argilagos en la majestuosa iglesia de Nuestra Señora de la Soledad, ubicada en la Plaza del Gallo del centro histórico de la ciudad de la Villa del Puerto del Príncipe. El primero de agosto de 1868, pocos meses antes del estallido de la Guerra de los Diez Años, se inscribió en la historia de la Patria uno de los amores más sublimes, idílicos e imperecederos que hoy forma parte indisoluble del espíritu bohemio de la ciudad y del alma de los camagüeyanos.

Amalia Simoni Argilagos/ Tomada de internet

Tanto admiramos a este hombre virtuoso, como lo definiera José Martí, que no son pocas las parejas que hoy sellan su unión en boda simbólicas cada primero de agosto para honrar esa historia de amor bella y fascinante, que no admitió separaciones y que encontró su camino en los besos apasionados, las caricias y las miradas cómplices de dos enamorados que han trascendido a la posteridad.

Centenares de cartas escritas por el héroe epónimo de los camagüeyanos aliviaron la inevitable ausencia de la persona amada y que son consideradas hoy como un preciado ejemplar de la literatura epistolar cubana por su riqueza verbal, su lírica sincera, la prosa fina y cultivada; un valeroso testimonio de un hombre que amó, vivió y luchó por su Patria y su Amalia.

Es este sentimiento la razón que movió la pluma de Agramonte para escribir esas palabras destinadas a su “ángel”, a su “Amalia idolatrada, a su “único delirio”, como se refería en sus apasionados saludos y que expresaron la certeza de lo bueno, lo creíble y la nobleza desmedida de un corazón limpio y sublime:

“… yo no te quiero casi como tú a mí. Si quieres tener una idea (ya que no una medida porque no la admite) de mi amor, multiplica el tuyo, que me figuro es grande, por la inmensidad del espacio y por la eternidad del tiempo y su resultado te la dará. No quiere ni se inquieta una madre por el hijo que contempla en sus brazos como yo por ti, ni concibo amor alguno que alcance la intensidad y vehemencia del mío.”[2]

“Ay, Ignacio mío, el corazón parece querer saltárseme del pecho, cuántas veces la leo (las cartas del Mayor); cada una de tus esperanzas, cada tormento, cada palabra, me hacen sentir demasiado; y me admiro de encontrar las fuerzas para vivir tanto tiempo lejos de la mitad de mi alma. Recuerda que tu amor es mi bien y tu existencia indispensable a la mía…”[3]

 “Todos los días en cualquier parte del mundo, una muchacha y un muchacho se enamoran y se aman”, así expresó el escritor y poeta Juan Ramírez Pellerano en su compilación “Cartas a Amalia” editadas por la editorial Ácana.

Amalia e Ignacio se conocieron siendo muy jóvenes, su noviazgo comenzó en 1866 sabiendo que sus vidas estarían indisolublemente unidas para toda la eternidad a pesar de las negativas del doctor Ramón Simoni, quien cedió ante el ímpetu de su hija al defender su amor con total devoción:

“No te daré el disgusto padre, de casarme en contra de tu voluntad, pero si no es con Ignacio, con ninguno lo haré”. La poetisa Aurelia del Castillo describía a Amalia como “una preciosa criolla, de cuerpo arrogante y postura altiva, negros ojos, gran mata de cabellos y gentil figura”, a lo cual Juan Ramírez Pellerano le añadió, “su intelecto de amplia cultura y esmerada educación, no muy usual en las mujeres de entonces. En ella sobresalía una delicada voz de soprano, cualidad que encauzó estudiando música (canto y piano). Además conocía varios idiomas.”

Por su parte, Ignacio era un hombre culto, gallardo, un joven abogado de ideas independentistas y progresistas y profundamente cautivado por el ingenio y las virtudes de su Amalia.

Parque Ignacio Agramonte y Loynaz/ Tomada de internet

“Sí bella mía, quisiera oírte decir incesantemente que me quieres como no es posible querer a nadie más y que te es necesario mi cariño; que excede a todos; cuya inmensidad no es posible exagerar y que desafía por su duración a la misma muerte, como por su constancia a las mayores contrariedades.”[4]

El 10 de octubre de 1868 Carlos Manuel de Céspedes se levanta en armas por la independencia de Cuba, seguido por los camagüeyanos el 4 de noviembre en Las Clavellinas y una semana después, en el ingenio Oriente del municipio de Sibanicú, Ignacio Agramonte se incorpora a las fuerzas mambisas para  luego escribir una de las páginas más brillantes de las luchas por la independencia de Cuba. A pesar de la distancia, ambos compartían los mismos deseos de libertad con el ímpetu de sofocar ese yugo español que sometía a los cubanos a vivir en un país sin autodeterminación ni soberanía.

“Idolatrada esposa mía: Mi pensamiento más constante en medio de tantos afanes es el de tu amor y el de mis hijos. Pensando en ti, bien mío, paso mis horas mejores, y toda mi dicha futura la cifro en volver a tu lado después de libre Cuba. ¡Cuántos sueños de amor y de ventura, Amalia mía! Los únicos días felices de mi vida pasaron rápidamente a tu lado embriagado de tus miradas y sonrisas. Hoy no te veo, no te escucho, y sufro con esta ausencia que el deber me impone. Por eso vivo en lo porvenir y cuento con afán las horas presentes que no pasan con velocidad como yo quisiera.”

Así expresaba en una de sus cartas, a la cual Amalia respondió: “tu deber antes que mi felicidad, es mi gusto, Ignacio mío y cómo no amarte si eres tan grande, si tan elevado es tu corazón. La resignación por nuestras ausencias se agota y hace aumentar mi odio a los españoles. Cuba exige muchos sacrificios pero será libre a toda costa.”

El 26 mayo de 1870 Amalia Simoni fue echa prisionera por las tropas españolas en la Sierra de Cubitas junto a su hijo Ernesto de apenas un año de edad y embarazada de su hija Herminia, a la que Ignacio nunca llegaría a conocer. Ante la propuesta para que convenciera a su esposo de traicionar sus ideales, Amalia respondió con total entereza y fidelidad a sus principios de emancipación y libertad: “General, primero me corta usted la mano, antes que le escriba a mi esposo que sea traidor.”

“…busqué en el monte y solo encontré la seguridad de que el enemigo me había llevado mis tesoros únicos, mis tesoros adorados, mi adorada compañera y mi hijo. ¡Qué desolación, amor mío! Todos, todos tus sufrimientos los he saboreado y cómo me atormentan.”[5]

boda simbólica en el Museo Quinta Simoni

“Cada día se robustece mi fe en el triunfo a pesar de todas las dificultades. Ni un momento he dudado jamás que nuestra separación terminará y volverá nuestra suprema felicidad con la completa libertad de Cuba…” –escribiría El Mayor el 21 de julio de 1872.

El 11 de mayo de 1873, este gran hombre y patriota cubano cae en combate en los potreros de Jimaguayú con apenas 31 años de edad. La escritora y amiga Aurelia Castillo de González en su libro Ignacio Agramonte en la vida privada señaló:

“Fue aquel un día espantoso en Puerto Príncipe. Jamás podremos olvidarlo los que lo presenciamos. Cuando los españoles descubrieron, gracias a una cartera y a un retrato de la amada esposa, que uno de los muertos en la que habían tenido por la insignificante refriega, era Agramonte, la noticia voló como en alas de electricidad a la capital de la provincia, y los voluntarios, ebrios de gozo –¡ bien sabían el valor de la vida que habían tronchado!– se apoderaron del cadáver y atravesándolo sobre una bestia, la hermosa cabeza a ras de tierra, lo pasearon triunfantes por las principales calles de la ciudad.”

La única epístola, que aún se conserva de Amalia Simoni, un mes después de la muerte atroz de El Mayor, fue el 30 de abril de 1873, desconociendo su deceso.

“Zambrana dice con pesar que no verás el fin de la Revolución. Estas palabras de Zambrana recién llegado del campo de Cuba, no sé cómo no me han hecho perder la razón. ¡Ah! Tú no piensas mucho en tu Amalia, ni en nuestros dos ángeles queridos, cuando tan poco cuidas de tu vida que me es necesaria, y que debes también tratar de conservar para las dos inocentes criaturas que aún no conocen a su padre. Yo te ruego, Ignacio idolatrado, por ellos, por tu madre y también por tu angustiada Amalia que no te batas con esa desesperación que me hace creer que ya no te interesa la vida. ¿No me amas? Además, por interés de Cuba debes ser más prudente, exponer menos un brazo y una inteligencia que necesita tanto. Por Cuba, Ignacio mío, por ella también, te ruego que te cuides más.

Estoy más tranquila porque me parece ver tu semblanza adorada y adivinar en él lo que me ofreces cumplir lo que tan encarecidamente te ruego…”[6]

Amalia falleció el 23 de enero de 1918 La Habana y, según cuentan, bajo su almohada se encontraban todas las cartas que el amado esposo le escribió:

“Quisiera oírte decir incesantemente que me quieres, como no es posible querer a nadie más, y que te es necesario mi cariño; mi cariño que excede a todos.”[7]

De Amalia, el Héroe Nacional José Martí escribió: “por la dignidad de su vida, por su modestia y gran cultura; por el cariño ternísimo y conmovedor que acompaña y guía en el mundo a sus dos hijos, los hijos del héroe, ¡Respeta Patria y admira a la señora Amalia Simoni.”

Hoy después de tanto tiempo de sus muertes, de vivir en la era de Internet donde la comunicación es más rápida y cambia la manera de expresarnos, dejando un tanto olvidada la palabra escrita que se plasma en tinta y papel, aun así existen personas que son y serán paradigmas eternos de lo que muchos deseamos para nuestras vidas.

El amor de Amalia e Ignacio no ha tenido fin. Más allá de la devoción, la infinita ternura, la complicidad de ideales unido siempre a la felicidad de sentirse parte del uno del otro, de la lejanía, los sinsabores, las penas provocadas por la ausencia y la constante esperanza de un futuro juntos en una Patria libre, sencillamente, aún así: “No se podía amar más” – estas fueron las palabras de Amalia a su hija Herminia años después de la muerte de Ignacio.

Notas:

[1] Ignacio Agramonte, La Habana, 8 de mayo de 1867 (Carta a Amalia Simoni).

[2] Ignacio Agramonte, San Diego, 13 de abril de 1867.

[3] Amalia Simoni.

[4] Ignacio Agramonte, La Habana, 3 de octubre de 1867.

[5] Camagüey, 6 de junio de 1870.

[6] Carta a Agramonte, 30 de abril de 1873.

[7] Ignacio Agramonte.