Ricardo de la Paz Cervantes


Luis Barbería: un tipo sin llave de paso

Hay pocos momentos en la vida en los que se puede conocer a esas personas que, aunque no lo sepan, forman parte de nuestra historia personal. Pero mucho más grande resulta el encuentro cuando también constituyen almas de generaciones enteras, a las cuales han dotado de recuerdos, sentimientos y hasta voz.

Tal es el caso de Luis Alberto Barber√≠a D√≠az, quien comparti√≥ junto a los agramontinos en la novena edici√≥n del Festival Canto Adentro, que se desarroll√≥ del 19 al 21 de noviembre en Camag√ľey; evento auspiciado por la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la urbe principe√Īa.

Cantautor, compositor, productor musical y cofundador de la agrupación Habana Abierta, Barbería llega hasta la Casa del Joven Creador del territorio con una inmensa voz sincera que, como nuestro Festival, nace de las profundidades del alma.   

Muchos conocen a Barber√≠a, pero no tantos a Luis. ¬ŅQu√© caracter√≠sticas te definen como persona?

Me defino como un guajiro de Pinar del R√≠o, que un d√≠a, por casualidad de la vida, le lleg√≥ un grupo de canciones que le gustaron y de repente termin√≥ haciendo canciones que le gustaron a un pu√Īado de gente y a varias generaciones que conocen a Habana Abierta.

No me gusta el abuso y para m√≠ el arte es innegociable. A veces tengo fama de pesa‚Äôo, porque en ocasiones las personas confunden ser exigente con ser pesado, pero el que me conoce de verdad sabe que me encanta hacerme due√Īo de los problemas y los sue√Īos de la gente.¬†

Me identifico con algo que siempre he dicho, y es que entre la mente y la boca no tengo llave de paso. Tengo el defecto y la virtud de que no pienso las cosas y las digo como las siento y eso pasa con mis canciones.

Fotos: Ricardo de la Paz Cervantes

Habana Abierta signific√≥ mucho para dis√≠miles generaciones y significa todav√≠a, porque cada d√≠a existe y existir√° un joven que descubra a esta agrupaci√≥n, pero ¬Ņqu√© significa Habana Abierta para ti?

Es mi casa. Nosotros somos un bando de creadores que cada uno tiene su obra y carrera, y Habana Abierta es como la nave nodriza, la casa de los padres donde regresas cada domingo a comerte el potaje de tu abuela. Y aunque tengas tu apartamento, sabes que esa es la casa tuya.

Nosotros somos un piquete que cada vez que pasa algo en alguna parte del mundo en donde estamos repartidos nos llamamos para saber del otro. Cuando tenemos un concierto quedamos horas antes en un sitio a reír, a beber, para tocar luego con esa energía.

Habana Abierta es como mi casa, es mi escuela, es mi taller: todo.

¬ŅC√≥mo te relacionas y cu√°nto te aporta el arte joven?

A m√≠ me aporta mucho. Creo que el que no mira para atr√°s cuando viene gente detr√°s de ti, corre un gran peligro. Ahora estoy en esta etapa, en que me he puesto en segunda fila como artista y estoy haciendo carrera como productor, porque me apasiona cumplir los sue√Īos de los j√≥venes que tienen cosas que decir y que apuestan por el camino largo y no por los atajos.

Los jóvenes me tienen el corazón cogi’o: los jóvenes cubanos, los creadores, los inconformes, los valientes. Me están dando una lección. A veces piensas que están en la bobería o que no están para nada, pero no. Están revolucionando cosas en varios sentidos. Mis respetos para esos jóvenes de todo el mundo.

Fotos: Ricardo de la Paz Cervantes

En esta ocasión llegaste a nuestro Festival como cantautor, conferencista y productor musical. Cuéntanos un poco sobre tus experiencias en este sentido.

Disfruto mucho contar mis vivencias, guitarra en mano y document√°ndolo todo con canciones. Tambi√©n he tenido la suerte de producir a j√≥venes artistas cubanos, como Toques del R√≠o y Rolo Rivera, y me apasiona mucho. Mi carrera quisiera que fuese as√≠, detr√°s de la mesa de grabaci√≥n, contribuyendo a los sue√Īos de un artista joven con una propuesta interesante que haga avanzar la m√ļsica.¬†

Yo no quiero ser ni famoso ni exitoso. A pesar de que sigo haciendo canciones, puedo cantar en la sala de una casa para cuatro amigos o un escenario con cincuenta o un millón de personas. Yo canto y lo disfruto.

En anteriores ocasiones has planteado que la fama no es tan importante como el hecho de compartir momentos y sentimientos y, precisamente, en esa visi√≥n se enfoc√≥ esta novena edici√≥n del Festival Canto Adentro. ¬ŅC√≥mo has sentido este encuentro con los j√≥venes camag√ľeyanos?

Me reun√≠ con los muchachos de Troves√≠as con los cuales tengo la encomienda de trabajar en el proyecto coral y, a la vez, sacar producciones individuales. Escuch√© a cada uno por separado y el resultado de lo que paso all√≠ te lo resumo en que termin√© cantando, porque de repente sent√≠ que yo ten√≠a la edad de ellos en mi √©poca, como uno m√°s. Y a m√≠, para sacarme la guitarra de mi estuche, hay que provocarme. Creo que ese es un buen term√≥metro de lo que siento en Camag√ľey.

Fotos: Ricardo de la Paz Cervantes

Sin embargo, Luis Alberto Barbería Díaz quizás no imagina lo que significa para esos y otros tantos jóvenes para los cuales forma parte del playlist de vida. Y aunque se defina como un artista exigente, que antes afinaba las clavijas de su guitarra con alicate, aquel que se acerque a él siente los brazos abiertos de esa Habana que salva con rockotocompás: sin llave de paso, entre la boca y el alma de tantos.