Anay González Figueredo


Motivos para celebrar

Los noveles artistas de Cienfuegos celebraron por estos días el aniversario 33 de la Asociación Hermanos Saíz. La Casa del Joven Creador, ubicada en el Centro Cultural Julio Antonio Mella, fue el escenario de las actividades.

La noche estuvo dedicada al Maestro de Juventudes Lázaro García Gil, imprescindible cantautor que mantiene una entrañable relación con los artistas menos experimentados de la ciudad.

“Tengo excelentes vínculos con los trovadores de la AHS. Me parece que le cantan a su tiempo y muy bien, cosa que me place mucho. Esto demuestra que la trova cubana es una sola que va viajando por las diferentes etapas, siempre con la motivación de la poesía y la buena música”, afirmó García Gil.

Foto: Anay González Figueredo.

Fue una oportunidad propicia además para entregar el carné de asociada a la cantante Farileidy Calderón y para presentar los tres últimos videos clips del trovador Nelson Valdés. También se dieron a conocer los eventos fundamentales que realizará la AHS sureña durante los últimos meses de 2019.

Diana Padrón González, vicepresidenta de la Asociación en esta provincia, comentó que en este mes aconteció el Premio Reina del Mar Editores, dedicado a la crítica y a la investigación. “Estuvieron vinculados a este evento las dos universidades del territorio y también varios ensayistas de todo el país. En diciembre retomaremos el Rockasol, festival que estaba previsto para septiembre pero que tuvimos que posponer a partir de la situación del país”, añadió Padrón González.

Foto: Anay González Figueredo.


Cruzada monte adentro (+ video)

Hace 11 años comenzó a convertirse en realidad este sueño, esta utopía de que el arte es un derecho de todos y que no importan las distancias, las alturas o lo difíciles que puedan estar los caminos.

Una década y un año más tiene ya la Cruzada Artística y Literaria que convoca la Asociación Hermanos Saíz en Cienfuegos y que llega siempre hasta el mismo corazón del macizo montañoso de Guamuhaya, también conocido como El Escambray.

Mochilas a cuestas por el lomerío

En agosto de 2008 escalaron las montañas por primera vez. Eran poco los valientes que se sumaban a esta iniciativa, pero el espíritu de compartir con los pobladores de aquellas comunidades ya impulsaba a superar los obstáculos propios de tan ambicioso proyecto.

Miguel Pérez Valdés fue uno de esos artistas que se vincularon con la Cruzada. En su calidad de actor y escritor realizó presentaciones de libros y, por supuesto, hizo reír a los más pequeños con las travesuras de su payaso.

“Recuerdo que ya no pertenecía a la AHS cuando se inició todo este movimiento, pero siempre tuve excelentes relaciones con los presidentes que han pasado por aquí y, además, me parece que el intercambio con los jóvenes es fundamental para oxigenar el alma. Vine aquella primera vez y pienso seguir participando en las que están por venir”, afirmó este teatrista apasionado al Portal del Arte Joven Cubano.

En esa primera edición la Cruzada llegó hasta cinco asentamientos y, de manera paulatina, han ido incrementando el número; en la versión de 2019 ya recorrieron 12 comunidades, no solo de las montañas, sino también de todo el circuito sur de este territorio central. A este empeño contribuyen cada vez más las organizaciones y autoridades culturales de Cienfuegos.

de la autora

Martí, símbolo de la Cruzada

La Sociedad Cultural José Martí se integró a la Cruzada cienfueguera desde 2013. Diversos proyectos trae esta institución cultural que llega siempre acompañada por el Museo Casa Natal de José Martí.

El pasado año trajeron como iniciativa un viaje en 3D por varios episodios de la vida del Apóstol. En esta ocasión llegaron hasta predios sureños con la réplica del anillo que recibiera el autor de La Edad de Oro, hecho con los eslabones de su cadena en los años del Presidio Político.

Esta joya simbólica, lleva por nombre CUBA, y fue entregada a los pioneros más integrales de cada comunidad para acercarlos a la figura del Héroe Nacional.

Bárbara Oliva Caraballo es la presidenta de la Sociedad Cultural en La Habana y afirma esperar con ansias cada mes de agosto. “Es un honor para nosotros que nos incluyan en este movimiento cultural, porque así socializamos en estos poblados la vida y obra del más universal de los cubanos”, añadió.

Por su parte, Dioelis Delgado Machado, directora del Museo Casa Natal José Martí, afirma que esta institución tiene como propósito fundamental divulgar por todo el país los aspectos más relevantes de la vida del Maestro, sobre todo entre los niños.

de la autora

Mientras más, ¡mejor!

De Santa Clara llegaron trovadoras noveles en una experiencia única, bien diferente a las que ya poseían, por presentarse a un público que no recibe este tipo de música de manera habitual.

Una de estas jóvenes cantautoras, Jenny Turiño, trajo sus canciones más íntimas, dispuesta a conquistar a los pobladores de la serranía cienfueguera.

“Son personas muy humildes y sinceras. Aprecian el arte de una manera tan honesta que a veces asombra. Hemos aprendido mucho en cada lugar, con cada presentación”, dijo.

A las actividades también se sumó la Brigada de Instructores de Arte, así como el circo “Perlita Sureña”, integrado por jóvenes mayores de 12 años. “Esta es la cuarta versión en la que participamos y a los muchachos les encanta venir hasta acá. Es una oportunidad para crecerse como artistas circenses y también disfrutar de las bondades del campo, pues todos ellos están en sus vacaciones escolares”, refirió Daniel Rodríguez Arias, instructor de la Casa de Cultura Benjamín Duarte y quien dirige este proyecto.

Actores, músicos, periodistas, fotógrafos… todos miembros de la AHS en Cienfuegos dedicaron parte de sus vacaciones a mover este empeño cultural, protagonistas a los que les basta con una mochila, un sitio donde acampar y ganas de hacer feliz a la gente, de mejorar el mundo.

de la autora

Un “hasta pronto”

Ahora el enfoque se dirige a preparar la edición de 2020, con el propósito de seguir acortando las distancias y tendiendo puentes entre el arte joven y los habitantes de San José, La Sierrita, Monforte y Yaguanabo Arriba.

El Presidente de la Asociación Hermanos Saíz en Cienfuegos, el actor Frank Pérez Aguayo, confirma que en el próximo año el recorrido será más amplio. “Llegaremos incluso hasta la sede de Teatro Escambray, en la hermana provincia de Villa Clara, y esto, por supuesto, nos permitirá crecer en la cantidad de artistas vinculados al movimiento”, refirió.



Galerías de arte en Cuba: ¿un espacio para llenar?

(Tomado de Perlavisión)

 

¿Cuál es la función de una galería de artes visuales en Cuba? ¿Es acaso promover las ventas de las obras en un mercado incipiente y poco consolidado? O es exhibir y por lo tanto, socializar la creación.

En Cienfuegos existen un total de seis espacios expositivos convencionales e incluso se prepara otro en el Corredor de Santa Isabel. Ahora bien, en esta ciudad hay cientos de artistas, pintores, grabadores, escultores, dibujantes, fotógrafos, diseñadores, muchísimos más, por supuesto, que la cantidad de galerías, y sobre todo cuando tenemos en cuenta que el número crece, nutrido por la Escuela de Arte Benny Moré.

De ahí la necesidad imperiosa de establecer, consolidar y respetar claras jerarquías artísticas a la hora de conformar las programaciones en cada uno de estos lugares.

Sin embargo, este comentario no analiza tan compleja e importante cuestión. Se centra más bien en el hecho, lamentable, de que la mayoría de las exposiciones que se organizan aquí cuenten con muy poca presencia de público.

Los creadores visuales de Cienfuegos poseen una grandísima calidad, y de eso nadie puede dudar. Tampoco es razonable poner en tela de juicio que no se realicen suficientes muestras individuales o colectivas, pues tanto el Consejo Provincial de Artes Plásticas como la UNEAC y la Asociación Hermanos Saíz organizan exposiciones con bastante frecuencia, no solo de artistas locales, sino también de reconocidos creadores del resto de la Isla e incluso de renombre internacional.

Debemos tomar en cuenta que no se trata solamente de exhibir, también hay que promocionar lo que se exhibe, contextualizar, estimular la apreciación, atraer al ciudadano común.

Lo ideal sería que cada exposición fuera asumida como una propuesta múltiple e integral. Quizás la inauguración de estas muestras pudiera incluir pequeños conciertos o presentaciones de danza.

Es necesario que la programación de las galerías incluya también talleres, conversatorios, acciones de proyección comunitaria. Algunas galerías locales, como la de la Sociedad Gráfica trabajan muy bien desde este enfoque, ojalá y lo hicieran todas.

Porque, ¿de qué nos vale llenar los espacios expositivos de obras cuestionadoras y atractivas si solo acuden a verlas otros artistas o amigos, o familiares de los creadores de turno? ¿Acaso no deberían  estas galerías atraer a los jóvenes, a los ancianos, al cienfueguero de a pie?.

Pero una cosa es la utopía de cómo debe funcionar un lugar y otra bien diferente la realidad y, en este caso, esa realidad se traduce en galerías vacías y en muestras bien interesantes que pasan desapercibidas.

Disimiles factores influyen en este asunto de vital importancia para la cultura cienfueguera, y sobre todo porque no se limita a las fronteras provinciales, sino que es un fenómeno marcadamente nacional.

Algunos son de índole conceptual, como la escasa o la ineficiente labor de comunicación de estas galerías con sus públicos y hasta con los medios de difusión masiva.

Otros poseen un aspecto más objetivo, sobresalen aquí la tan traída y llevada cuestión de los horarios, por ejemplo. En Cienfuegos, como en toda Cuba la gran mayoría de las galerías abren en horarios laborales y escolares.  Hay que buscar alternativas porque estos centros tienen en sí mismos la inmensa potencialidad de convertirse en epicentros, en puntos generadores de cultura.

Hace apenas unos meses llegó a Cienfuegos la Bienal de La Habana, evento que llevó las creaciones a las calles y que permitió comprobar que a los cienfuegueros si les interesa el arte. Pero el arte, tiene y no por gusto, espacios convencionales que deben comenzar ya a abrir sus puertas al mundo que los rodea.



Rolo Rivera no cree en un solo estilo musical

Rolando (Rolo) Rivera es de esos músicos que transpiran arte. Su talento le viene, quizás, de su voz, colmada de matices y tonos que parece casi oculta entre su andar desordenado y cierta timidez que lo acompaña, sobre todo al conceder entrevistas. Se hace acompañar, en cada presentación, por una banda de jóvenes músicos a los que llama la Fabrik Alternativa, como expresión de esos temas, mezcla de trova, jazz, blues, rap… y otras tantas sonoridades que rompen con el trovador tradicional. Este joven de 30 años no se resigna a una sola nomenclatura.

Por estos días su carrera artística llega a lugares bien altos y está a punto de comenzar a grabar un álbum con la discográfica EGREM. De igual manera, mantiene peñas habituales en diferentes espacios de la ciudad de Cienfuegos, esa misma que le vio nacer y convertirse en artista.

Cortesía del entrevistado

Rolo, tu estudiaste comercio, no música, ¿cómo llegaste entonces a la trova, a la guitarra?

Como dices, estudié comercio, pero desde niño sentí la necesidad de escribir lo que sentía, de poner en palabras mis sensaciones, mis emociones. Por eso a los 16 años formé parte de un taller literario y un poco más adelante tomé clases de piano cerca de mi casa. Después mi padre me compró una guitarra y gracias al trovador Pedro Novo conocí al maestro Marcos Sánchez, quien me enseñó lo fundamental de este instrumento, hasta que me decidí a continuar solo.

Tu primer evento fue la edición de Al sur de mi mochila en 2010, un festival que desarrolla la Asociación Hermanos Saíz en Cienfuegos. ¿Qué recuerdos tienes de aquella experiencia?

En ese Festival debuté por primera vez. A partir de ese momento varios artistas comenzaron a llamarme para colaborar y fue muy enriquecedor contar con el apoyo de otros cantautores como Nelson Valdés, pues viendo su proyecto me dije que yo también quería eso: contar con una banda pequeña que me apoyara en mis canciones. Ahora que lo logré, que hace un par de años tengo a los muchachos de la Fabrik, me siento muy satisfecho.

Cortesía del entrevistado

¿Crees que desde ese entonces has evolucionado como creador?

La evolución es casi que una obligación. He ido adquiriendo experiencias y ha crecido mi rango de emociones, de cosas por contar a través de la música. Pero ha sido un camino muy difícil. Al principio pasé un poco de trabajo, pero me esforcé primero para grabar un demo e ingresar a la AHS, pues ese era un muy buen punto de partida.

Casa de Verano fue el nombre de ese material que contenía seis temas y que salió a la luz pública en junio de 2012. Después, la banda se mantuvo y consolidó. Hoy hacemos música alternativa pero sin mezclarla mucho. También incluimos en nuestro repertorio punk, blues, música cubana y, por supuesto, rock and roll.

Tenemos ya espacios habituales dentro de la programación cultural de Cienfuegos. Sobresalen, por la gran acogida de un público muy fiel, las presentaciones cada segundo y tercer viernes en los Jardines de la Uneac; los jueves en el Café del Teatro Tomás Terry; y también los primeros y terceros domingos de cada mes en el Muelle Real.

El 2018 fue un año muy intenso para ti, pero también lo ha sido el 2019. Cuéntanos un poco sobre tus planes.

En 2018 logré varios de mis sueños. Grabé un video clip con Telmary y dirigido por Joseph Ross. Este material significó mucho para nosotros porque además de que están presentes los músicos de mi banda, también se aprecian lugares preciosos de Cienfuegos.

Otro momento significativo fue participar en el Festival de Música Alternativa que cada año se desarrolla aquí en la Perla del Sur. En la edición que ahora mismo se prepara también tendremos varios conciertos.

El 2019 parece que será un mejor año, pues ya firmamos con la casa discográfica EGREM para grabar el primer disco de la Fabrik Alternativa. Actualmente nos encontramos inmersos en el arduo proceso de grabar los temas en los estudios Eusebio Delfín, de Cienfuegos.

Tenemos la suerte de contar con el reconocido músico Luis Barbería como productor de este fonograma y qué decir, las expectativas son enormes, porque será precisamente el álbum inicial y, por supuesto, quiero que a este le sigan muchos más.