Alejandra García


Everything Included: la magia y el espacio del arte para todos

Hace unos días mi amigo Ernesto me mostraba orgulloso un artículo sobre su obra, publicado en un canal de Telegram desconocido para mí. Me resultó interesante y, guiada por la curiosidad, me dediqué a investigar. Fue un placer descubrir que en este canal se evidenciaba el arte joven y no tan reconocido, era una suerte de curiosidades, entrevistas e informaciones sobre ese ámbito. Decidí contactar con los precursores del espacio y develar la magia de Everything Included. 

El di√°logo se torna ameno, las tres protagonistas de nuestra historia son Karina Edith del R√≠o, Laura Dom√≠nguez y Leslie La Fuente, estudiantes de Historia del Arte de la Universidad de La Habana, quienes no dudan en contestar mis interrogantes con gran entusiasmo. Karina me confiesa entre risas que las entrevistadoras se convierten en entrevistadas por primera vez, ¬ęya sabemos c√≥mo se siente estar del otro lado¬Ľ.

Conversamos acerca del surgimiento del proyecto y Karina rememora el inicio del sue√Īo. ‚ÄúTodo comienza un 17 de mayo del 2020. Fue algo s√ļper repentino, pues recuerdo que le coment√© a Laura la idea de crear una iniciativa para la cuarentena. Ni siquiera sab√≠amos bien de qu√© tem√°tica hablar, porque nos gustan demasiadas cosas, de ah√≠ el nombre EVERYTHING INCLUDED.

Aureola de Andy Mendoza

‚ÄúAl crearlo √©ramos Laura, Melissa (quien actualmente no est√° en el proyecto) y yo (Leslie se uni√≥ al segundo mes). Realizamos una encuesta y decidimos que el mejor tema para nosotras era el arte. Desde el momento uno organizamos cada d√≠a con su respectiva manifestaci√≥n y decidimos que tambi√©n ser√≠a un espacio para dar a conocer el arte joven cubano. Ya luego y con el paso del tiempo, la din√°mica se ha mantenido, pero con algunos ajustes. Ahora contamos con nuevas secciones, aunque nuestra prioridad siempre son las rese√Īas a los j√≥venes artistas. Tambi√©n tuvimos hace un mes nuestra primera exposici√≥n online con una gran aceptaci√≥n, algo que nunca hubi√©ramos imaginado‚ÄĚ.

Leslie toma la palabra y a√Īade que la exposici√≥n surgi√≥ de casualidad. ‚ÄúLa casualidad ha sido una constante en nuestro canal‚ÄĚ.

Vientos creativos en cuarentena

Rose de Ernesto Art Work

El tiempo de la cuarentena por la situaci√≥n con la COVID-19 obliga al encierro y eso a su vez, genera estr√©s y aburrimiento, pero tambi√©n ideas novedosas. Leslie reafirma este argumento e indica como el plan surge en medio de la situaci√≥n actual. ‚ÄúLa cuarentena nos ha beneficiado m√°s que nada en el tiempo que se ha invertido en el canal. De haber estado en la universidad quiz√°s hubi√©semos demorado m√°s en desarrollar el proyecto‚ÄĚ.

Laura interviene y complementa la respuesta de Leslie. ‚ÄúCuando est√°bamos con nuestras rutinas cotidianas pre cuarentenales todas and√°bamos muy ocupadas y en contacto con el arte. La cuarentena supuso una pausa en nuestras vidas y nos alej√≥ un poco de nuestros estudios de Historia del Arte y vimos en el canal una oportunidad para mantenernos estudiando y ampliando nuestros conocimientos sobre el campo art√≠stico y por supuesto, ten√≠amos el deseo de compartir lo poco que sab√≠amos con los dem√°s‚ÄĚ.

Resultan chicas muy j√≥venes, entre 21 y 22 a√Īos, pero que la edad no los enga√Īe porque juntas conforman un equipo s√≥lido y organizado. Todo el contenido del canal es redactado e investigado por ellas, a excepci√≥n de algunas referencias tomadas de otros sitios, pero adecuadamente citadas.

Leslie hace sus acotaciones sobre el tema y explica c√≥mo funcionan sus rutinas productivas. ‚ÄúNos basamos en las rese√Īas de artistas que creo, es el plato fuerte del canal; cada una de las integrantes elige un artista para rese√Īar en la semana. Antes de eso siempre debatimos si nos parece correcta o no la elecci√≥n. Aunque tambi√©n tenemos otras din√°micas como curiosidades del arte y consejos de escritura o para artistas en general‚ÄĚ.

Karina también interviene en este apartado y nos comenta que uno de sus lemas, nombre de la primera exposición virtual, es Arte para todos. “Consideramos que el arte es para las masas, y más en esta cuarentena en donde nos ha sacado de caer en la absoluta locura.

‚ÄúTenemos el mismo derecho a opinar sobre cualquier cambio que vayamos a realizar en el canal ‚Äďa√Īade Karina‚Äď es un proyecto de todas. Los domingos generalmente nos reunimos de modo virtual y planificamos las rese√Īas de la pr√≥xima semana. Cada vez que un artista nos escribe al privado lo comentamos con las dem√°s y as√≠ todas estamos al tanto. De igual forma, si alguien nos env√≠a su trabajo para que lo publiquemos, siempre lo compartimos primero entre nosotras y ya luego en el proyecto‚ÄĚ.

Las redes sociales son una v√≠a id√≥nea para la promoci√≥n y el conocimiento y nuestras entrevistadas eso lo tienen claro. Karina se√Īala que comenzaron con Telegram y ya luego se expandieron a Instagram, Twitter, Facebook y WhatsApp. Por su parte, Leslie agrega como las tecnolog√≠as son una v√≠a excelente para la divulgaci√≥n. ‚ÄúHoy d√≠a la gran mayor√≠a de las personas utilizan a diario las redes sociales lo cual nos ha abierto un enorme campo de expansi√≥n‚ÄĚ.

ST serie Sonidos Artista Carmen Cabrera

Me surge la duda acerca de si no han pensado en un blog para Everything Included, entonces me confiesan convencidas que esa es una de sus metas, quiz√°s la m√°s clara. Investigaron mucho en cuanto al tema y contin√ļan en el proceso organizativo; tienen la esperanza de poder materializar ese sue√Īo cuanto antes.

No obstante, Karina reconoce que tener un blog de arte no es una tarea f√°cil. ‚ÄúSe hace necesario contar con un dise√Īo atractivo, con una redacci√≥n muy cuidada y con una buena selecci√≥n de temas. Somos de la opini√≥n de que las cosas se hacen bien o no se hacen. Tambi√©n estamos esperando a poder reunirnos y planificar con detenimiento todo lo que all√≠ se publicar√°. Pero cada d√≠a nos preparamos cada vez m√°s para enfrentar ese reto felizmente, porque consideramos que los lectores merecen consumir un buen contenido‚ÄĚ.

Toca el momento de hablar sobre la primera exposici√≥n virtual realizada. Laura se adelanta y asegura que fue un hallazgo fortuito. ‚ÄúUn d√≠a decidimos mostrar en el chat del canal una muestra de nuestros trabajos «art√≠sticos» de la cuarentena y de pronto algunos suscriptores comenzaron a mandar sus creaciones tambi√©n y nos sorprendimos con la calidad de algunos que, sin llegar a ser obras de arte, gozaban de cualidades est√©ticas considerables.

‚ÄúSe nos ocurri√≥ hacer una exposici√≥n con las obras de nuestros suscriptores ‚Äďcontin√ļa Laura‚Äď. La idea era reflejar c√≥mo el arte hab√≠a funcionado de valiosa cura o terapia ante los embates de la cuarentena. La curadur√≠a fue muy simple, pues el √ļnico requisito para participar, era la disposici√≥n de hacerlo. En lo absoluto era una exhibici√≥n de bellas artes. Pero muchas personas tuvieron la oportunidad de mostrar su «artista» interior‚ÄĚ.

Karina se emociona mientras complementa las palabras de su amiga. ‚ÄúArte para todos fue algo sencillamente inesperado y fascinante. No cont√°bamos con tantos participantes ni tanta aceptaci√≥n por parte del p√ļblico, fue algo muy lindo‚ÄĚ.

Polémicas de arte

Debatimos sobre las diferencias entre lo comercial y el arte, acerca de sus criterios de selecci√≥n para develar la obra de los artistas. Laura es quien tiene la batuta sobre esta problem√°tica y me responde sin tapujos. ‚ÄúCreo que el problema no est√° en que sea comercial, sino en tildarlo de arte. Por ejemplo, si tuvi√©ramos que promover a un artesano lo har√≠amos con sinceridad, juzgar√≠amos su obra teniendo en cuenta su calidad t√©cnica, pero siempre dejando claro que la obra en cuesti√≥n no es arte‚ÄĚ.

Seg√ļn Laura, en el canal tratan de difundir la cultura, desde la popular hasta la m√°s alta, y teniendo en cuenta ese fin, en ocasiones escriben sobre moda, aunque quisieran escribir m√°s sobre mangakas y artistas del c√≥mic, lo cual no siempre aparece.

Nuestra entrevistada a√Īade que, en la actualidad, ya una excelente ejecuci√≥n t√©cnica no es suficiente para considerar una obra como arte. ‚ÄúEs un terreno resbaladizo y complicado, porque existen diferencias entre un objeto con una gran funci√≥n est√©tica y el arte, y m√°s hoy d√≠a que vivimos en una sociedad tan estetizada. No obstante, la hondura conceptual de las obras y su originalidad son algunos de los criterios para considerarlas como tal. Si hablamos de algo m√°s comercial o de un producto pseudo art√≠stico lo juzgamos por su calidad t√©cnica, por su funcionalidad. Aunque considero que cada tipo de obra lleva su an√°lisis espec√≠fico‚ÄĚ.

Pasión y Arte

Casi al concluir la entrevista polemizamos sobre el futuro de Everything Included y Karina refiere con determinaci√≥n como en los planes est√° trabajar duro para que el proyecto siga creciendo y toque el coraz√≥n de m√°s personas. ‚ÄúAspiramos a que la familia EVERYTHING siga aumentando, pues tenemos un chat en Telegram que es m√°s bien una comunidad muy linda en donde todos comparten su arte y opiniones. Tambi√©n intercambiamos muchos criterios acerca de t√≥picos art√≠sticos y hasta recomendaciones musicales nos dejan‚ÄĚ.

A estas alturas, Karina se encuentra muy conmovida y, a nombre de todas agradece a quienes han cre√≠do en este proyecto. ‚ÄúEn parte le debemos mucho a los artistas que, de una forma u otra, en agradecimiento a las rese√Īas que realizamos nos recomiendan y as√≠ seguimos creciendo. Nos hemos tropezado con personas muy amables en el transcurso de EVERYTHING que tambi√©n nos han ayudado much√≠simo, en especial nuestros amigos de Classroom, el cual es otro proyecto hermano, pero de m√ļsica electr√≥nica cubana‚ÄĚ.

Everything Included demuestra que, incluso en los momentos m√°s grises pueden surgir maravillas, y habitan all√≠, en ese rinconcito de Telegram, donde nos develan su magia. Como la propia Karina concluye: ‚Äútodos llevamos un artista dentro que podemos explotar y sacar a la superficie. No hay sue√Īo imposible, siempre que se le ponga coraz√≥n y dedicaci√≥n a un proyecto, los frutos del trabajo vienen solos‚ÄĚ.

Ideas existen miles a la espera de ser materializadas, aquí tenemos un ejemplo. Ahora, dejémonos llevar, que nuestra imaginación vuele y no perdamos la capacidad de asombro.



Los condenados del silencio

Oh habla del silencio

                                                                                                                                      Alejandra Pizarnik

 

Un muro de incomprensi√≥n se erige en el sanatorio de Santa Fe donde invade la ‚Äúpeste a silencio‚ÄĚ, y Luis (Jorge Perugorr√≠a) y Orqu√≠dea (Laura de la Uz) visualizan el mundo m√°s all√° de las rejas. Su peque√Īo universo se advierte como trasfondo de una acertada cr√≠tica a la sociedad contempor√°nea. Se cuestiona el concepto de lo que es ‚Äúnormal‚ÄĚ: hasta qu√© punto son m√°s salvajes quienes existen al otro lado de la cerca del sanatorio que los propios pacientes.

Por otra parte, Isabel Santos es el engranaje universal de la historia por medio del personaje de Elena, madre de Luis. Ella ilustra el sacrificio extremo y, como una casa vieja, se derrumba en silencio. Su instinto maternal la convierte en un arma de doble filo, pues la resignación y la incapacidad para comprender al hijo enfermo, le impiden disfrutar de Alejandro (Carlos Enrique Almirante), su hijo menor.

Tambi√©n el personaje de Maritza refuerza la tesis de la incomunicaci√≥n humana, en todo momento, ella busca el reconocimiento de los otros: las maracas que tanto desea poseer devienen s√≠mbolo de ello. Desde la ingenuidad propia de una ni√Īa construye su ideal de familia y aboga por su derecho a amar. La relaci√≥n afectiva establecida con Luis, los besos, las caricias, incluso, el acto de hacer el amor, demuestran, una vez m√°s, como la capacidad de sentir no es exclusiva de los ‚Äúnormales‚ÄĚ.

El filme está narrado desde una dimensión realista, desde los conflictos y situaciones humanas propias de nuestro entorno más inmediato. Fernando Pérez logra narrarnos la historia mediante un lenguaje que sorprende por su valentía, su sinceridad y su descarnado discurso existencialista; los internos en el sanatorio personifican la catarsis de esta sociedad mezquina.

La estructura dramática se construye desde una dimensión simbólica y deviene polémica en sus grados de lectura. El realizador propone una reflexión sobre la necesidad de la comunicación entre las personas, la tolerancia y el respeto, la aceptación del otro.

La Habana, leitmotiv recurrente en los filmes de Fernando Pérez, resulta el escenario escogido para develar su historia. El sanatorio de Santa Fe se devela por medio de una edificación en decadencia; sus interiores claustrofóbicos y con escasa iluminación producen una sensación de ahogo y desesperación.

Los reiterados encuadres de los pacientes detr√°s de la puerta cercada connotan a un nivel simb√≥lico el enclaustramiento, la sensaci√≥n de estar presos, no solo desde un punto de vista f√≠sico, sino desde sus propios subconscientes. Destaca en el filme el trabajo de la direcci√≥n de arte de Erick Grass con un dise√Īo de vestuario descolorido, sucio y desali√Īado, el cual sugiere la uniformidad, la alienaci√≥n a que son sometidos los hospitalizados.

El tratamiento de los espacios fr√≠os y claustrof√≥bicos, con la cercan√≠a de los contenedores de basura, fungen como signos que connotan el encerramiento, la p√©rdida de libertad, de la utop√≠a, y reflejan la marginalidad, el rechazo al cual son sometidos quienes son ‚Äúdiferentes‚ÄĚ. Estos elementos refuerzan la tesis del filme que nos habla de conflictos desde lo micro: una familia disfuncional la cual tiene como problem√°tica la enfermedad de uno de los pacientes del sanatorio; hacia lo macro: una sociedad alienada y deshumanizada.

La ambientación de la casa de Elena, unido a su aspecto demacrado, evidencian el abandono de su propia vida. La penumbra de los interiores, el mar agónico y las caóticas ruinas que bordean su hogar, nos sumergen en un estado de desasosiego y nos reafirman la idea de cómo el hijo enfermo no le da cabida a sus proyectos personales.

A un nivel intratextual el filme es construido sobre personajes-s√≠mbolos quienes nos revelan los dis√≠miles conflictos de la trama: Luis en su empe√Īo de sembrar un √°rbol refiere el deseo de ser independiente y de poder decidir sobre su propia vida; el √°rbol se convierte en su voz. Orqu√≠dea con sus constantes referencias al Partido, al socialismo, a la Revoluci√≥n, desmitifica y pone el dedo en la llaga sobre la p√©rdida de la utop√≠a. A su vez cuestiona la p√©rdida de la esencia de una sociedad que desde el comienzo apost√≥ por el ser humano.

Desde un tono nost√°lgico y un acuciante lirismo, La pared de las palabras construye una vez m√°s un discurso autoral, cr√≠tico, sobre temas recurrentes en la obra f√≠lmica de Fernando P√©rez donde el ser humano deviene sujeto protag√≥nico y eje de sus m√ļltiples historias.

La acertada fotograf√≠a de Ra√ļl P√©rez Ureta, con los primer√≠simos planos de los rostros desconcertados y dolorosos de los pacientes, los planos generales de edificaciones en ruinas, del sanatorio, de la propia casa de Elena corroboran la tesis del realizador. De igual forma, el personaje de Luis percibe el resquebrajamiento de una sociedad hostil y fr√≠a que se burla y rechaza aquello que no comprende, en los trozos de hielo que detr√°s de una puerta observa. Se realiza una introspecci√≥n en la vida de los personajes que connota a un nivel simb√≥lico la tesis de Fernando P√©rez y la necesidad de hurgar en el universo √≠ntimo de estos.

La deshumanización a los cuales son sometidos los pacientes se aprecia en muchas de las escenas del filme, ejemplo de ello es la escena en el mercado donde Luis es agredido por un cliente, o el desprecio que hacia él profesaba Niurka (Yaremis Pérez), la pareja a medio tiempo de su hermano.

Jiménez (Alejandro Palomino), el administrador del sanatorio, concibe a los pacientes como meros objetos decorativos; él es la representación del burocratismo y de la pérdida de la sensibilidad. Jiménez no puede apreciar el cuadro de Alejandro más allá de un paisaje, más allá de lo representado.

La abuela Carmen (Ver√≥nica Lynn) resulta el personaje sensato y equilibrado dentro de la historia, ella es quien recrimina a Elena por la actitud obsesiva y su relaci√≥n enferma con Luis. Uno de los parlamentos sostenidos con su hija lo evidencia claramente: ‚ÄúTu amor por Luis, se trag√≥ tu amor por los dem√°s. Yo no sufro por mi nieto sano o mi nieto enfermo, yo sufro por ti, por ver como sacrificas tu vida. La vida es una sola, no la machaques‚ÄĚ.

El personaje de Alejandro tambi√©n devela los estragos de la sobreprotecci√≥n extrema de Luis. √Čl se siente rechazado por Elena y la comunicaci√≥n con ella es pr√°cticamente inexistente; la situaci√≥n del hermano enfermo lo deja hu√©rfano de amor filial.

Un mar de clavos y anzuelos en lo incierto de la oscuridad componen el cuadro de Alejandro, ‚Äúpero tambi√©n puede ser muchas cosas m√°s, depende de quien lo mire‚ÄĚ. El cuadro, personaje esencial dentro de la trama, encierra en s√≠ mismo el deseo de comprensi√≥n, la b√ļsqueda del entendimiento, la necesidad de expresi√≥n de aquellos a quienes tildan de diferentes. All√≠ donde la sociedad deshumanizada no quiere ver, no responde y obvia el hecho de que, de cierta forma, todos somos √ļnicos, un oc√©ano en la noche ser√° la respuesta de los incomprendidos.

La pared de las palabras resulta entonces una propuesta cinematográfica signada por un alto nivel de simbolismo, que propone un discurso complejo y polemiza sobre conflictos de la contemporaneidad. Fernando Pérez nos seduce con la destreza narrativa de una historia desgarradora, pero bella en lo sutil de su lirismo. Un filme signado por el dolor, la impotencia, la incomprensión de quienes perdieron su voz y se les prohíbe expresarse, o de aquellos que, como Elena, sobrepasan los límites del sacrificio. Desde una sólida estética: ahora, que hablen los condenados del silencio.