Antonio Enrique Gonz√°lez Rojas


La muerte de un burócrata o la importancia de criticarse el ombligo

En medio de un contexto fílmico nacional decantado por lo autoral y el realismo social, La muerte de un burócrata (Tomás Gutiérrez Alea) propone un valiente diálogo con el vilipendiado cine de género, desde la orgánica y abierta apropiación de códigos de la comedia absurda y silente; sucedida por Aventuras de Juan Quinquín (Julio García Espinosa, 1967), tributaria del western e igualmente humoroso. Desencadenó y legitimó entonces, líneas y posturas estético-discursivas pervivientes hasta hoy. [+]



Colmillos iconoclastas en el trópico: Vampiros en La Habana y más que fueron menos

Entrada la d√©cada de 1980, en tanto el ya antol√≥gico personaje de Elpidio Vald√©s se ¬ędignificaba¬Ľ en largometrajes y posteriores cortometrajes como palad√≠n libertario cada vez m√°s impoluto, y las otras producciones de Juan Padr√≥n (Tabey, Los valientes, La pregunta, N¬īVula, Celedonio) replican el algoritmo de una u otra graciosa manera ‚ÄĒsiempre salvado el resultado final por la solidez narrativa, el montaje y el gui√≥n‚ÄĒ el autor de marras toma, celuloide en ristre, el sendero est√©tico-conceptual transitado ya prol√≠ficamente en el terreno gr√°fico con series como Vampiros y Verdugos, plet√≥ricas de negr√≠sima comicidad, muy lejos de todo recreacionismo hist√≥rico y contenci√≥n tonal. [+]



La pesadilla de la razón engendra draags

Cual reverso sem√°ntico de los gigantes ¬ęmorales¬Ľ que Jonathan Swift hizo conocer a Lemuel Gulliver en la fant√°stica isla de Brobdingnag durante su segundo viaje, los descomunales draags del planeta Ygam, recreados por el franc√©s Ren√© Laloux en su cinta El planeta salvaje (La plan√®te sauvage, 1973), resultan pesadillezcos titanes que reducen a los ¬ędiminutos¬Ľ seres humanos ‚ÄĒllamados oms‚ÄĒ a la condici√≥n de meras mascotas, de simples plagas a exterminar (en el caso de su descontrolada reproducci√≥n en estado ¬ęsalvaje¬Ľ). [+]



La par√°bola del buen jardinero o el alarido de los corderos

La vida […] es un cuento que cuenta un idiota,

lleno de ruido y de furia, que no significa nada.

William Shakespeare

 (Macbeth, IV acto)

Par de d√©cadas antes de que el simple e inocente Forrest Gump (Robert Zemeckis, 1994) ‚ÄĒbasado en la novela hom√≥nima (1986) de Winston Groom‚ÄĒ se erigiera en conservadora y graciosa alegor√≠a del American Way of Life, glorificador de la ingenua honradez y la llaneza espiritual como virtudes esenciales del americano ideal, el irreverente director Hal Ashby adaptaba al cine la novela Desde el jard√≠n (Being There, 1979), escrita por Jerzy Kosinski en 1971, con muchas menos pretensiones moralizantes. Todo lo contrario. [+]



Monty Python y el Santo Grial o la cuadratura de la mesa

Los soldados franceses que desde lo alto de su fortaleza lanzan vacas, patos y todo tipo de trastos, entre sornas y mofas, al desapercibido e ingenuo Rey Arturo que los interpela desde los cimientos, en la cinta Monty Python y el Santo Grial (Terry Gilliam y Terry Jones, 1974), establecen inmediato di√°logo, allende el tiempo, con la tambi√©n inolvidable escena de la surrealista La Edad de Oro (Luis Bu√Īuel, 1930), donde ‚ÄĒen otra de sus memorables secuencias‚ÄĒ, desde una jirafa hasta un obispo son aventados por la ventana de un hotel, junto a otra caterva de objetos, en medio de una situaci√≥n parox√≠stica. No puede menos entonces la antol√≥gica comedia brit√°nica marcar una ineluctable militancia en los terrenos del surrealismo, fuente donde el absurdo bebe fruct√≠fera y creativamente. [+]



A Cuban Movie o el making of de un exorcismo psicosocial

Uno de los muchos desfases entre mi palmar√©s personal de la 15 Muestra Joven ICAIC y las decisiones del jurado oficial es el documental La pel√≠cula (Janis Reyes y Colin Costes, 2015). Resulta una suerte de enjundioso making of del filme (muy) independiente cubano Coraz√≥n cubano (2014), que fue rodado durante m√°s de un a√Īo por un grupo de habitantes del barrio de Jes√ļs Mar√≠a, y luego distribuido por canales (muy) alternativos. Sobre todo, estuvo destinada al cosmos barrial de sus creadores, donde goz√≥ de enorme √©xito, redundante sobre todo en la legitimaci√≥n social de estos y ‚ÄĒcomo testimonian ellos mismos‚ÄĒ, en su reivindicaci√≥n social. [+]



El ojo del ni√Īo Pepe

En su novela La insoportable levedad del ser, Mil√°n Kundera defini√≥ al kitsch en todas sus variantes pol√≠ticas, comerciales, art√≠sticas, y sociales, como ¬ęla negaci√≥n absoluta de la mierda; en sentido literal y figurado: el kitsch elimina de su punto de vista todo lo que en la existencia humana es esencialmente inaceptable¬Ľ. Es kitsch entonces, la idealizaci√≥n excluyente de cualquier cosmovisi√≥n e iconosfera, placebo consensuado, anulador puritano de aparentes defectos, delatores de fisuras inquietantes en cualquier superestructura promocionada como non plus ultra existencial.¬†¬† [+]



Charlot en el país de las sombras largas

El 26 de junio de 1925 se estrenaba mundialmente La quimera del oro (The Gold Rush)[1], una de las cintas ¬ęmayores¬Ľ protagonizadas por Charles Chaplin, en esas √©pocas siempre travestido como su sempiterno e inefable Charlot. Reasum√≠a en este largometraje de seis rollos la singular pendulaci√≥n entre la pura humorada slapstick y el gag chispeante, caracter√≠sticos del personaje, y la dramaturgia compleja de una historia con inflexiones tr√°gicas. Sin embargo, cuenta con una moraleja m√°s expl√≠citamente llana (happy end en estado casi puro) que una obra como la previa El chicuelo (The Kid, 1921), donde se plantea un conflicto m√°s ¬ęrealista¬Ľ, social e √≠ntimo. [+]



Barbarroja o el samurái médico

En tanto temática y contexto, el filme Akahige/Barbarroja (1965) viene a pertenecer a ese tercer eje creativo de Akira Kurosawa (1910-1998), que pudiera catalogarse como de concepción intimista-humanista, coexistente con su más (re)conocido cine de samuráis (El bravo, Trono de Sangre) o de corte noir (Los canallas duermen en paz, El infierno del odio), todos coincidentes en la general connotación épica. [+]



Ultimátum a la Tierra: Klaatu o el carpintero apocalíptico

Adem√°s de acu√Īar una de las frases m√°s famosas de la ciencia ficci√≥n: Klaatu barada nikto¬Ļ, la cinta The day the Earth stood still (Robert Wise¬≤ , 1951) ‚ÄĒm√°s conocida entre el p√ļblico hispanoparlante como Ultim√°tum a la Tierra‚ÄĒ, estableci√≥ importantes paradigmas discursivos y conceptuales en el cine adscrito a este g√©nero. [+]