Artimañas para ensamblar una Resaca

Puede la música ¿unir, convocar, emocionar, liberar, incitar, excitar, recordar…? No sé tú, pero dicen que mucho más, todo un universo de posibilidades. Pero… también recortar, expresar, llevar a imágenes una intención, una historia que —aunque nazca de alguien que se reconoce sin mucho talento para el humor—, logra llamar con ella a la risa y a la reflexión.

Ahora lo miro, con su camisa, la mirada fija tras los espejuelos, y desentona un poco en el estilo popular del rapero radical, pero ¿cómo no? A veces parece más un adolescente tras la computadora, o todo un literato científico cuando diserta sobre el cosmos, la religión o la sociedad y sus partes menos atractivas.

Será por eso que Resaca no le refleja del todo. “Es la historia de un amigo”, insiste, sin embargo “quién no tuvo su noche de borrachera y algunas horas en automático producto del alcohol”. De amnesia.

Su propia caricatura llega para convertirlo en protagonista virtual de uno de los temas menos logrados desde el punto de vista musical, pero con un fuerte gancho para los gustos populares con el “Nay nay” que todavía le corea algún conocid@.

Así me suena en la cabeza (el proceso de sinapsis de las neuronas en su cerebro): a ese chisporreteo de ideas o como de aguacero acelerado de quien en silencio cocina una nueva, casi en cuestión de milisegundos, o asiente como el más interesado cuando alguna caricatura o animación le da vueltas y las manos inquietas ansían el momento de la soledad para dibujar desde su cuarto sin alguna mirada curiosa que le interrogue en silencio o meta la cuchareta con alguna frase inoportuna.

Hablo de cuando simula atenderte y a las semanas al repasar el tema descubres que no captó ni palabra. Y aunque sé que no pretende ser grosero, o egoísta de más con su espacio, es la forma en que se siente más libre, más a gusto con ese genio creativo que le invade para espantar al sueño y al hambre.

Y, con permiso de la conjunción por su abuso, me vuelvo a preguntar cómo sin la poca tecnología con que cuenta ahora y con muchos menos elementos para la producción, pudo hacer un audiovisual al que, probablemente por el tiempo que exige, renuncian la mayoría de los realizadores cubanos.

No quiero aburrirle con mis disertaciones o introducciones extensas, prefiero aterrizar en algunas de las preguntas básicas del periodismo, mas no por interpretaciones de terceros, por su propia voz. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Por qué? ¿Para qué? NOOO!!!! Mejor vamos con estas: ¿Juego o reto? ¿Cómo surgió la idea?

“En el preciso instante en que me cuentan la anécdota todo tomó forma en mi cabeza. Primero hice la música, le di un toque alocado ya que la historia estaría interviniendo con el humor picante que caracteriza a los cubanos, luego la letra que no fue más que ponerle rimas a la historia de mi amigo, pero entonces se me ocurre un video de animación.

“El problema era que no sabía cómo iba a hacerlo ya que no contaba con una computadora por aquellos tiempos, solo tenía mi imaginación que para mí era más que suficiente y me deje llevar por ella”.

¿Fue tu primer video enteramente animado?

Pues sí, aunque antes cuando trabajaba de instructor de computación en un Joven Club de Computación y Electrónica había experimentado con otro video de animación. Era una prueba, no fue algo serio, solo me estaba entrenando en el campo, y así cuando empecé el video clip Resaca ya tenía algo de experiencia para poder materializar las escenas animadas que me venían a la mente.

¿El equipo y el proceso? (el tecnológico y el humano)

Bueno, no contaba con una computadora como te había mencionado, pero sí con una camarita Nikon de ocho mega pixeles, con unas cuantas hojas en blanco y un puñado de lápices de color, aunque no estaban todos los colores que necesitaba y así teniendo lo básico para empezar comenzó mi trabajo de dibujante.

“Me pasé como una semana dibujando todo lo que me imaginaba. Recordé los personajes de las cuquitas de antes con las cuales mi prima jugaba en su niñez y se me ocurrió que los protagonistas podrían estar recortados y así me ahorraría el tener que dibujar un mismo personaje unas cien veces para hacer un movimiento de cuatro o cinco segundos, pues la técnica que pensaba emplear era el stop motion, la cual consiste en tomar 24 fotos para recrear un movimiento de un segundo, y la canción duraba tres minutos con 18 segundos, imagínate que sería 4579,2 fotografías para animar el video.

“Estas fotos incluían sus dibujos por supuesto. Al sacar la cuenta me imaginé que pasaría más de un año encerrado en mi casa dibujando y fotografiando los diseños, entonces fue cuando se me ocurrió independizarlos, o sea hice un dibujo del fondo, después creé uno del personaje con sus extremidades y cabeza independientes para poderlo posicionar a mi antojo”.

¿Y eso que te facilitó?

Esto me facilitó el no tener que dibujar tanto y así trabajar con un diseño de fondo y el mismo dibujo del personaje. Cuando me disponía a probar mi teoría entonces me di cuenta que tampoco contaba con un trípode donde fijar la cámara, así que miré para mi escaparate y vi unos cuantos percheros de aluminio y me dispuse a hacer de ellos un trípode o algo parecido.

“Al final del día mi ropa quedó amontonada en un rincón, pero en mi cama estaba la cámara fija a un rústico artefacto que a la vez sujetaba los dibujos, perfectamente diseñado para hacer animación stop motion, entonces comenzó la acción. Dos meses sin salir de mi casa.

“Luego de tener todas las imágenes necesitaba una computadora para la edición y animación. Visité a un amigo (Chachi) y sin ningún tipo de problemas me prestó su laptop, dos días después tenía el video y se lo llevé a otro amigo realizador (Ilder Urquiza) quien me sugirió que agregara algunas escenas y que el video necesitaba reorganizarse y tratar los colores.

“Le hice caso y volví para mi estudio improvisado y logré las escenas que necesitaba, decidí darle la dirección a Ilder bajo mi tutela claro, ya que él tenía mucha más experiencia en los audiovisuales. Así fue como en el 2011 se materializó mi sueño, creo que fue el primer videoclip de animación en mi provincia”.

Con más de dos mil visualizaciones en you tube, ¿satisfecho?

Un creador nunca está satisfecho con el éxito de su obra, siempre quiere que más personas la vean para que opinen y así perfeccionarse como artista. El video tuvo gran aceptación en las redes, múltiples comentarios, fue mi primer video presentado en los Premios Lucas y para mí fue un enorme orgullo pues soy completamente empírico”.

¿Qué dijo el personaje real cuando vio el resultado?

Al principio le daba un poco de pena, pero luego se fue acostumbrando ya que el público (a pesar de aclararles que era una historia de un amigo) siempre me identificaban con ella”.

¿Has pensado en reincidir?

Sigo trabajando en la animación, pero ahora que tengo el equipamiento básico estoy experimentando mucho con la fotografía y el diseño gráfico. Tendré que ponerme de meta volver a trabajar con aquella técnica de recortería y stop motion, ya que he visto nuevos trabajos, tal vez inspirados en el Resaca o no, pero que cuentan con la misma técnica mucho más refinada. Fui pionero en ella y no quiero quedarme atrás, así que te responderé que sí.

***

Mientras le convenzo con mi silencio insistente y la carita del gatito de algún dibujo popular, recuerdo la explicación del proceso: las perchas de alambre convertidas en soporte para la pequeña cámara y la dedicación para las fotos que deben graficar este trabajo, evidente ¿no?

Pero sobre todo la idea de escribir algo nuevo sobre esta historia: Artimañas para ensamblar una resaca. ¡GRACIAS!

Adrián Augusto Vega Sánchez es su nombre, aunque la mayoría lo conocen como D´Mente. Desde finales de 2000 crea como rapero, para lo que aprovecha sus conocimientos empíricos de dibujo, diseño, computación y edición de videos.

Como miembro de la Asociación Hermanos Saíz en Las Tunas y cercano colaborador de la Agencia Cubana del Rap, ha participado en eventos del género en varias provincias, a lo que se suma el Simposio Internacional de Hip Hop que se realiza en La Habana.

Solo en el último año resultó nominado con el fonograma D´Mente Universal al Cubadisco 2017, así como a los Premios Lucas con el video clip El alma llora y más recientemente al Festival Cuerda Viva con este mismo tema.

Algunas de sus producciones puedes encontrarlas en su canal de youtube, aunque recomendamos especialmente descubrir el proceso en el trabajo, Resaca.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico