Arte hecho marioneta

Una semana despu√©s de que los titiriteros empacaran sus maletas y regresaran a casa, Ciego de √Āvila todav√≠a respira el influjo positivo del buen arte y de una tradici√≥n que, en buena lid, parece haber llegado para quedarse, cuando cada noviembre el evento T√≠teres al Centro descorre el tel√≥n y la vis casi humana de los mu√Īecos imanta.

En esta oportunidad, con una n√≥mina de invitados m√°s apretada que otros a√Īos y la incertidumbre atorada en el cuello por si alguna compa√Ī√≠a llegaba o no, no hubo concesiones a la posibilidad de cancelar, y con meses de antelaci√≥n se concibi√≥ un cronograma de presentaciones no solo amplio, sino capaz de moverse hacia escuelas y comunidades distantes, en el af√°n de acercarse a diversos tipos de p√ļblico.

Como anfitri√≥n indiscutible de las primeras presentaciones estuvo la compa√Ī√≠a chilena Titerike, que nos visita por tercera vez, ahora con las obras Colmillo el vampillo y La voz de Wallontu Mapu.

La primera result√≥ ser una pieza fresca y sencilla trabajada con la t√©cnica de t√≠teres de guantes ‚ÄĒideal para espacios flexibles como lo es la Casa del Joven Creador‚ÄĒ, que alude a las travesuras de un vampiro que para almorzar enga√Īa a los ni√Īos, los hipnotiza y los lleva hasta su casa.

As√≠ termina la jornada de la tarde en la 9na Jornada teatral T√≠teres al Centro….Un cuento Saludable…#porlasonrisadeunni√Īo#artejoven33#titeresalcentro

Publicada por Alejandro Qui√Īones en Mi√©rcoles, 6 de noviembre de 2019

 

A pesar de mostrar un argumento sin grandes sobresaltos trasluce como mensaje n√≠tido la importancia de limitar la confianza a los extra√Īos y no mostrarse¬†complaciente ante lo sospechoso. El final fue una agradable mezcla de horror y amor en la que el ‚Äúvampillo‚ÄĚ recibe su merecido, el sobrino de Lupe despierta de su letargo hipn√≥tico, y esta encuentra el amor con el ‚Äúhombre hermoso‚ÄĚ.

Por su parte, La voz de Wallontu Mapu fue di√°fana y con un tempo m√°s lento que el acostumbrado para el auditorio asiduo a la sala Abdala, mas las interpretaciones resultaron coherentes y vers√°tiles.

Con el empleo de la t√©cnica de t√≠teres de sobremesa cobraron vida el abuelo Nahuel, empe√Īado en buscar una medicina que aliviara el mal de est√≥mago de su nieto Antu, y Machi Millaray, la sanadora que se adentrar√° en el bosque para encontrar la yerba capaz de calmar su dolencia.

A partir de aqu√≠ la banda sonora, con melod√≠as t√≠picas de la cultura mapuche, sirvi√≥ de tel√≥n de fondo para descripci√≥n de un paraje similar al de un desierto verde, donde las aves y los animales se han marchado por culpa de la contaminaci√≥n y la tala indiscriminada. Este panorama lo describen el KereKere (ave) y el √Ďurro (zorro) antes de escapar a Machi Millaray, quien no tiene m√°s remedio que invocar a Wallontu Mapu (el esp√≠ritu de la tierra) para pedir consejo y ayuda.

Dicho as√≠ parece f√°cil, sin embargo, lo verdaderamente dif√≠cil fue mantener en alza la curva dram√°tica y las expectativas de unos cuantos peque√Īos para quienes la decodificaci√≥n de la puesta pudo chocar con su desconocimiento sobre el pueblo mapuche, su lengua (mapudungun), tradiciones y luchas.¬†

Lo que si no est√° en duda es el mensaje de paz y amor que eman√≥ de esta media hora de actuaci√≥n, donde se refuerza el valor del entorno natural, su preservaci√≥n y el compromiso con su cuidado y respeto, as√≠ como las posibilidades de haber despertado el bichito de la curiosidad en los peque√Īos.

C√≥mo se origin√≥ la pieza tambi√©n merece una menci√≥n especial, pues resulta un compendio de relatos recopilados por ni√Īos de la Escuela del Sol Naciente de Romopulli Huapi, ubicada en la regi√≥n de la Araucan√≠a chilena, hasta donde ha llegado Titerike como parte del trabajo comunitario que realiza.

La reposición de Cuentan, cantan, tanto y de Un cuento saludable corrieron a cargo de Polichinela, que las asumió con el rigor escénico a que nos tiene acostumbrado, por lo que mereció con creces los aplausos.

Con Federico y Mar√≠a, de la agrupaci√≥n cienfueguera Ca√Īabrava, se pudo disfrutar de una historia sensible y elocuente que narra el amor entre estos dos personajes, donde el uso de cortinas negras sostenidas por los propios actores para sugerir espacios y las sugerentes formas de sus figuras y los colores garantizaron el dinamismo del montaje.

Con la obra Paradigma o Ay, Shakira, Teatro sobre el Camino trajo temas siempre polémicos como la discriminación, la violencia infantil y los vicios de la sociedad de consumo. Mientras que El rey que rema, del conjunto espirituano Paquelé, mostró un guion dinámico que mantuvo en alza la atención de los espectadores.

Sin dudas las mayores satisfacciones volvieron con la Noche m√°s larga del t√≠tere, espacio que result√≥ un marat√≥n incansable de marionetas donde ni√Īos y adultos disfrutan por igual en plena calle para cerrar por todo lo alto estos seis d√≠as de presentaciones ininterrumpidas, as√≠ como con La trocha titiritera, que aun cuando no cumpli√≥ con la visita a todas la comunidades previstas, logr√≥ sacar a los artistas fuera del centro de la ciudad.

A estas alturas el prestigio que llega con la permanencia y la calidad de la oferta cultural han venido a consagrar a T√≠teres al Centro como un evento necesario que sacude la pereza a la ciudad y hace converger hoy los diversos modos de hacer el teatro de t√≠teres en el pa√≠s. Si adem√°s llega impregnado de esp√≠ritu joven y con un dise√Īo atractivo cada a√Īo, estamos en deuda.¬†

El grupo Polichinela resulta anfitrión indiscutible de la cita. Fotos Nohema Díaz
El grupo Polichinela resulta anfitrión indiscutible de la cita. Fotos Nohema Díaz

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ