Aquí estás, Fidel

Fidel es creaci√≥n y parte esencial de la iconograf√≠a que acompa√Īa en diversos soportes, expresiones y estilos el transitar de la Revoluci√≥n cubana por el mundo. Un transitar que se ha consolidado desde el imaginario colectivo del pueblo cubano en las √ļltimas d√©cadas.

A prop√≥sito de este imaginario colectivo, la exposici√≥n Aqu√≠ re√ļne en la Casa del Joven Creador de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en Holgu√≠n la obra de doce j√≥venes artistas que se aproximan a la imagen y el pensamiento revolucionario del l√≠der hist√≥rico y gu√≠a indiscutible de la Revoluci√≥n Cubana, Fidel Castro Ruz, en el primer aniversario de su partida f√≠sica.

Doce obras y doce j√≥venes artistas holguineros autores de las mismas, componen una muestra ‚Äúque m√°s all√° del simb√≥lico n√ļmero, vienen a conformar una colecci√≥n de indiscutible car√°cter laudatorio‚ÄĚ, escribe el MSc. Eliel G√≥mez Mart√≠nez en las palabras que acompa√Īan la exposici√≥n donde, adem√°s, se refleja ‚Äúen mayor o menor medida un respetuoso homenaje, afirmadas en el inter√©s de visualizar la presencia, el h√°lito esperanzador de un pueblo que, agradecido, enarbola una contundente divisa: Est√°s aqu√≠, entre nosotros, de manera imperecedera, inspirando la incesante lucha por el mejoramiento humano, en contiendas salpicadas de hero√≠smo, resistencia y valor, en aras de afirmar la victoria‚ÄĚ, asevera el tambi√©n presidente de la Sociedad Cultural Jos√© Mart√≠ en Holgu√≠n.

La mayor√≠a de estos j√≥venes creadores, no conocieron al Fidel de los d√≠as del Moncada y la Sierra Maestra y han representado la imagen del l√≠der cubano, entre ellos Ra√ļl Mart√≠nez, Osvaldo Salas, Kcho. Han personificado al Fidel del triunfo revolucionario y la Caravana de la Libertad, de los combates de Gir√≥n y los d√≠as de la Crisis de Octubre. Al l√≠der militar de las contiendas b√©licas en √Āfrica y de las otras contiendas, las diplom√°ticas y estad√≠sticas, en la arena internacional. No conocieron al Fidel en√©rgico de la crisis de los balseros y los a√Īos duros del per√≠odo especial; ese Fidel que aparec√≠a en cualquier lugar y momento y conversaba afablemente con trabajadores, estudiantes, deportistas, artistas. El Fidel Castro que marcaba, incluso, el ritmo de Cuba como naci√≥n y el de sus habitantes. Eso les ha llegado como referencia, quiz√° lejana, quiz√° cercana, mediante los medios, la educaci√≥n, la familia, los amigos‚Ķ Cuando m√°s, su figura les fue palpable a muchos de ellos en los d√≠as de las largas Tribunas Abiertas, la Batalla de Ideas, la lucha por el regreso del ni√Īo Eli√°n Gonz√°lez y luego de los Cinco H√©roes‚Ķ

Otros, los m√°s j√≥venes, muchos a√ļn estudiantes o reci√©n salidos de la Academia, lo tuvieron presentes, adem√°s de estas m√ļltiples referencias, en sus espor√°dicas apariciones en los medios, en las Reflexiones que frecuentemente publicaba la prensa nacional, en las fotos que aparec√≠an en estos mismos medios, donde le ve√≠amos acompa√Īados de los diversos l√≠deres que visitaban el pa√≠s, en la caravana eterna que recorri√≥ buena parte del pa√≠s hace aproximadamente un a√Īo, hasta su destino final en el cementerio santiaguero de Santa Ifigenia, donde una piedra monol√≠tica que recuerda un grano de ma√≠z, ese que puede contener toda la gloria del mundo en su interior, guarda sus restos f√≠sicos por la eternidad.

A este Fidel, el de los √ļltimos a√Īos de su vida, incluso d√©cadas, el que observaban por fotograf√≠as pero no en el accionar pol√≠tico diario del pa√≠s, como en otros tiempos lo vieron sus padres y abuelos, se han acercado la mayor√≠a de los j√≥venes que integran la exposici√≥n Aqu√≠ en la Casa del Joven Creador de la AHS de Holgu√≠n. Ellos no ven al Fidel activamente militar, sino al hombre, al pensador preocupado por la sociopol√≠tica mundial, la crisis alimentaria, el medio ambiente; incluso ven al padre, al abuelo, al amigo que los aconsejaba y alertaba desde sus m√ļltiples escritos.

Una excepci√≥n de esto podr√≠a ser la instalaci√≥n sin t√≠tulo, en √≥leo/lienzo y luces, de Armando Ruiz, donde el l√≠der, de espaldas a quien le observa, se alza sobre una serie de armas (la AK‚Äď47 rusa parece prevalecer) que se levantan junto a √©l en s√≠mbolo de aleg√≥rica victoria. Por su parte, Juan Miguel Osorio nos ofrece la √ļnica imagen en la muestra de Fidel joven, vestido de cuello y corbata y sin su caracter√≠stica barba posterior a la lucha insurreccional, quiz√° en los d√≠as universitarios o posteriores a los sucesos del Moncada, en la pieza En silencio ha tenido que ser (t√©cnica mixta). Nelsy Igalza Ferreiro, por su parte, nos entrega en ‚Äú90‚Ķ‚ÄĚ otra imagen del l√≠der revolucionario en la median√≠a de su vida; lo mismo que Gilberto Gonz√°lez Carcas√©s (Yiki) en una obra realizada con tinta para tatuar sobre cartulina, donde observamos a un Fidel anciano acompa√Īado de la frase ‚ÄúEn el sistema Patria o Muerte‚ÄĚ. De esta misma imagen, la del Fidel octogenario, se apropia Alfonso Tamayo en su obra sin t√≠tulo (acr√≠lico/lienzo) donde observamos a un l√≠der anciano y pensativo, escrutador. Mientras que para Ibrahim √Āmbar Ricardo, en ‚ÄúLa apoteosis de Castro‚ÄĚ, el Fidel que recuerda y retrata el joven holguinero es el anciano l√≠der en los √ļltimos a√Īos de su vida.

En otras piezas de Aqu√≠ no est√° presente, al menos de forma visible, la figura del revolucionario cubano: observamos asociaciones, representaciones, alegor√≠as a su vida y obra, a situaciones y realidades de la vida nacional, de la Revoluci√≥n Cubana. Victoria (tinta/lona) de Aurora Ofelia Gonz√°lez S√°nchez, por ejemplo, es un abstracto no geom√©trico, donde los colores c√°lidos y las gotas rojas semejan el esfuerzo de la guerra, los sacrificios de la lograda victoria. Otro abstracto es Silencio, √≥leo sobre lienzo de Alejandro Olano Carralero. Una pieza interesante, especie de met√°fora de la vejez y de la productividad creativa de esa vejez, en este caso fruct√≠fera, necesaria, vital, es Tardes de oto√Īo, instalaci√≥n con cabello humano y s√°bana, de la autor√≠a de Lidisbelis Carmenate D√≠az.

En la obra perteneciente a la seria La sagrada familia (semillas de pino/tela) la joven Claudia Vel√°zquez Carmenate nos entrega la imagen de una pionera con una bandera cubana en su mano durante alg√ļn acto o manifestaci√≥n pol√≠tica, quiz√° una representaci√≥n aleg√≥rica de la misma artista o parte de su familia. Roxana Dom√≠nguez Anido expone Fragmento de un jard√≠n (gofrado/papel) y al parecer, Heidy G√≥mez Ferr√°s realiz√≥ una serie completa dedicada al L√≠der de la Revoluci√≥n Cubana, titulada Homenaje al Comandante Fidel, cuya apreciaci√≥n en conjunto posibilitar√≠a otras interpretaciones del quehacer de esta artista en relaci√≥n a la figura de Fidel. De ella expone ‚ÄúNo existe mejor descripci√≥n‚ÄĚ, pieza en acr√≠lico sobre lienzo a partir de sus grados militares que son, tambi√©n, parte del imaginario iconogr√°fico de la figura de Fidel Castro.

En las mismas palabras de presentaci√≥n, Eliel Ram√≠rez nos recuerda que en 1962 Fidel se preguntaba: ‚Äú¬ŅPor qu√© miramos con admiraci√≥n a los j√≥venes? Miramos con admiraci√≥n y con cari√Īo a los j√≥venes porque los j√≥venes han hecho mucho por esta Revoluci√≥n nuestra, porque los j√≥venes han escrito p√°ginas de hero√≠smo muy grandes en esta Revoluci√≥n nuestra; porque los j√≥venes nos han dado sobradas razones en todos los √≥rdenes para tener fe en los j√≥venes‚ÄĚ. Los j√≥venes artistas holguineros y las obras que integran la exposici√≥n Aqu√≠ dan fe de ello y adem√°s, nos ofrecen m√ļltiples interpretaciones y miradas de la figura de Fidel Castro y su presencia tangible en la Cuba de nuestros d√≠as.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico