Antonio L贸pez: hechizo de canciones y ficci贸n

Llegu茅 a su nombre por la lectura de su primer t铆tulo desde un estante en la otrora 谩rea de Investigaci贸n de la M煤sica Pablo Hern谩ndez Balaguer. Tiempo despu茅s nos conocimos por mediaci贸n de otro gran amigo e intelectual cubano, Joaqu铆n Borges-Triana. Prepar谩bamos la edici贸n correspondiente al 2010 del Festival de la Trova 鈥淧epe S谩nchez鈥 y Joaco me sugiri贸 invitarlo al espacio te贸rico. Aquella fue una celebraci贸n de las trascendentales, con sismo y r茅plicas incluidos. A los investigadores santiagueros, manzanilleros y de Guant谩namo nos acompa帽aron estudiosos como el propio Joaqu铆n, Alicia Vald茅s, Ana Casanova, Alain Guti茅rrez, entonces fot贸grafo del Centro Pablo, y 茅l. Tuve el privilegio de compartir tanto los espacios acad茅micos como los trovados almuerzos, conciertos, descargas nocturnas y hasta el viaje al Santuario del Cobre. A partir de entonces, Antonio L贸pez S谩nchez se me hizo Tony, el amigo, periodista y escritor cuya obra creci贸 a zonas y reconocimientos literarios, incluso insospechados por 茅l.

Arribas a la Universidad en la carrera de Comunicaci贸n Social, la 鈥渢rovadicci贸n鈥, 驴antes o despu茅s?

La trova-dicci贸n, y todo el resto de mi confesa meloman铆a, estuvieron casi desde siempre. Te hago una an茅cdota y creo que en buena medida sirve de referencia. De muy, muy peque帽o, tal vez cuatro o cinco a帽os, ten铆a una guitarrita de juguete y le hac铆a unos 鈥渞ecitales鈥 a mi abuela (que encima dec铆a que yo cantaba bien, nada como tener abuelita). El final de estas actuaciones, en la sala de mi casa, siempre era con Te doy una canci贸n, de Silvio Rodr铆guez. Las canciones se quedaron a acompa帽arme, pero lo que s铆 no se cumpli贸 del sue帽o fue la guitarra. Esa la cambi茅 por las palabras en alg煤n sitio del camino. De todas formas, tengo amigos m煤sicos y trovadores muy generosos que, en descargas y hasta alguna que otra vez en escena, me acompa帽an con sus sonidos y me dejan 鈥渆char un par de temas鈥 para matar el enano. Igual, aunque sea en manos de otros, la guitarra sigue conmigo.

Qu茅 herramientas tomaste de tu disciplina para hacer de la trova m谩s all谩 del disfrute, objeto de estudio.

El periodismo implica entrenar la capacidad de observaci贸n y afinar bien los canales propios de comunicaci贸n para trasmitir eso que observas. Un periodista es muchas veces un intermediario entre un hecho, sea una canci贸n o una guerra, y un p煤blico que por tu trabajo descubre o hasta interpreta contigo este hecho. Eso conlleva una 茅tica, un compromiso con la verdad y, aunque en muchos g茅neros period铆sticos la opini贸n de un analista es importante, muchas veces hasta ese an谩lisis incluye tambi茅n ser lo m谩s imparcial posible y dejar que las personas hagan su propia interpretaci贸n y no se queden con la de ese intermediario. Mi carrera me ayud贸 a escuchar mejor, a escudri帽ar detr谩s de una obra, de su autor, de los contextos e historias de ambos y luego a tratar de cont谩rselo al resto, para que no se lo pierdan.

Estos acercamientos como oyente y joven investigador confluyeron en el ejercicio de tu tesis de grado dedicada a la Nueva Trova. Para la ocasi贸n tuviste tutor铆a y tribunal de lujo. Rememoremos aquel momento.

Mi generaci贸n tuvo la fortuna de que todav铆a nos tocaron como profesores grandes 鈥渕onstruos鈥 de la academia y la ense帽anza de este pa铆s. A pesar del dur铆simo periodo donde me toc贸 estudiar (del 93 al 98 del siglo pasado), la Universidad fue para m铆 un tr谩nsito muy importante, placentero y formador. Mi carrera, la defensa de mis tesis, y, por supuesto, su hechura previa, me permitieron descubrir que yo era un periodista y que incluso pod铆a hacer algo porque mi disfrute musical fuera tambi茅n del pr贸jimo. En predios m谩s 鈥渦niversales鈥, pod铆a aportar un grano de arena con mi trabajo para preservar y esclarecer en algo la riqu铆sima historia trovera y cultural de este pa铆s.

Del lujo de la tutor铆a y de mis evaluadores, te lo resuelvo al modo deportivo. Aqu铆 va este line up de cuartos bates. En el tribunal estaban los periodistas Juan Orlando P茅rez, Manuel Gonz谩lez Bello y Joaqu铆n Borges Triana. El oponente fue V铆ctor Casaus. Mis tutoras fueron do帽a Miriam Rodr铆guez, que me ense帽贸 a hacer entrevistas (algo de lo que hoy sigo aprendiendo), y Margarita Mateo Palmer, trovadora, profesora y escritora, que me mostr贸 muchas puertas para entrar el mundo de la trova (y en las aulas, al de la literatura).

Como consultor de la teor铆a de la comunicaci贸n estaba don Rafael Rivera Gallardo, un gigante de la ense帽anza de esa materia. Valga apuntar que Noel Nicola, adem谩s de concederme su entrevista, se tom贸 el trabajo de ir a la discusi贸n y luego fue el principal gestor de la publicaci贸n de ese texto en Atril Ediciones Musicales. Desde entonces, por respeto y honra, trato de que la calificaci贸n que me otorgaron se mantenga en todo lo que escribo y hago.

Los resultados de aquella investigaci贸n vieron la luz en tu primer libro, La Canci贸n de la Nueva Trova (2001). Del discurso acad茅mico a un lector general, 驴c贸mo se logra el traslado de lenguaje sin prescindir de elementos e ideas esenciales?

Como es obvio, el ejercicio acad茅mico de una tesis de grado implica el manejo y escritura de una serie de c贸digos y elementos de cierto calado y densidad, menos apto para grandes masas lectoras. Sin embargo, como siempre tuve claro que mi tesis era un escal贸n para llegar a eso que yo quer铆a contarle al p煤blico, desde un inici贸 asum铆 la claridad como territorio y no tuve que luego ponerme a 鈥渢raducir鈥 del lenguaje doctoral al castizo entendible. Huelga decir que ser directo y claro no eliminan ni el rigor y ni la val铆a y solidez de ning煤n argumento. Mi formaci贸n como Licenciado en Comunicaci贸n Social me permit铆a que, luego de sortear algunos pasos acad茅micos imprescindibles y s铆 de mayor profundidad te贸rica, el producto definitivo casi llegara a los posibles lectores tal cual se hab铆a escrito. Adem谩s, Manuel Gonz谩lez Bello apareci贸 de nuevo en esta historia, se encarg贸 de la edici贸n del texto y as铆 se desataron los 煤ltimos nudos ilegibles que pudieran haber quedado. La noticia sobre ese libro es que estamos en conversaciones con una editorial para volver a publicarlo, con nuevas entrevistas y p谩ginas ampliadas. Las verdaderas investigaciones no acaban nunca.

驴Tu pasi贸n por la trova y la experiencia period铆stica en la Editorial de la Mujer fueron la coalici贸n perfecta para la fragua de Trovadoras?

A la Editorial de la Mujer debo mi acercamiento a un mundo fascinante y un saber muy 煤til como el de las teor铆as de g茅nero. Por supuesto, sin considerarme para nada un experto, pero algo se pega. Una vez empapado de este aprendizaje, el paso l贸gico siguiente era unirlo con mi tema habitual de investigaci贸n.

Te cuento que Trovadoras es un libro casi fortuito. Las entrevistas de esas p谩ginas eran el complemento de dos investigaciones m谩s amplias, una sobre un recorrido hist贸rico por la participaci贸n femenina en la trova cubana y otra sobre la imagen de la mujer en las canciones de la Nueva Trova. Gracias a Aida Bahr, por entonces directora de la Editorial Oriente (y al maestro Eduardo Heras Le贸n, por un consejo inolvidable) Trovadoras pudo ver la luz. Te a帽ado una noticia. El ensayo sobre la imagen de la mujer en los textos de la Nueva Trova debi贸 aparecer publicado en esta Feria del Libro 2020, bajo los auspicios de la Editorial Capiro, en Santa Clara, en un libro titulado Convertida en canci贸n. Esperemos que la pandemia nos permita hacerlo en la pr贸xima edici贸n.

聽Sitios digitales como La Jiribilla observan el ejercicio de tu criterio, sobre todo en escritos del entorno musical cubano. 驴D贸nde radica para ti el encanto de la escritura virtual?

Amiga m铆a, el encanto lo percibo en toda mi escritura, por el simple hecho de que disfruto, y hasta sufro, por completo todos los actos que implican pensarla y hacerla tangible. Amo escribir, qu茅 decirte, sea cual sea el tema, g茅nero o soporte final que divulgar谩 esas letras. Ahora bien, los predios virtuales son un canal m谩s, que cada d铆a gana mayor terreno y ofrece inn煤meras posibilidades. Como periodista, con un pie en lo anal贸gico y otro en lo digital, aprend铆 r谩pido a asimilar cada nuevo veh铆culo y a utilizarlo.

Los medios digitales tienen el valor agregado de que un trabajo puede ser le铆do por muchas personas, en muchas partes, con una velocidad y unas magnitudes que superan las del peri贸dico mejor distribuido. Adem谩s de que, en el caso de alg煤n viejo escrito, basta teclear en un motor de b煤squeda y ah铆 est谩, sin ir a la biblioteca ni coger coriza en estantes empolvados. Por supuesto, nadie asuma que abogo por destruir bibliotecas o algo as铆. Algunas corizas se estornudan con sumo gusto si nos ense帽an algo desde unas p谩ginas reales. De todas formas, gran parte las memorias de estos tiempos ya habitan en las computadoras y ah铆 hay que estar tambi茅n. Y sobre la m煤sica, al igual que con la escritura, hay placeres agregados en investigarla y contarla.

驴Cu谩ndo descubriste a Tony el escritor de literatura de ficci贸n? 驴Por qu茅 la fantas铆a heroica y el terror?

cortes铆a del entrevistado

Eso tambi茅n se lo debo de alguna manera a la Editorial de la Mujer. Mi primera novela, La guerreras de la luz, se publica en 2011 por esta editorial. Fue literalmente un descubrimiento porque lo que pensaba ser铆a un texto breve, con una historia m谩s o menos sencilla, se convirti贸 de pronto en una novela con todos los hierros. Agradezco ese volumen, lleno de primeras veces buenas y malas (todas sinceras y apasionadas, eso s铆), por mostrarme caminos. Adem谩s, la secci贸n de Literatura para ni帽os y j贸venes de la Asociaci贸n de Escritores de la UNEAC tuvo la gentileza de concederle el Premio La Rosa Blanca 2012 al mejor texto. Adem谩s, me acerc贸 al p煤blico.

No soy para nada famoso, pero que un par de lectores te reconozcan y agradezcan en una Feria del Libro es un premio estupendo. No saben ellos que uno lo agradece el doble, pues pocas veces un escritor conoce a sus destinatarios. Luego de esa experiencia, empezaron a llegar ideas y as铆 nacieron las tres novelas siguientes.

聽Me gustan mucho las posibilidades de esos g茅neros fant谩sticos, adem谩s de que siempre he sido un admirador de ese tipo de historias. El horror lleg贸 ahora, con Grimorium, para regresar al cat谩logo de la Editorial Oriente y s茅 que ha funcionado para el p煤blico. Debo decirte que mi obra de fantas铆a es la m谩s visible, por ser la m谩s publicada hasta el momento. Pero en mi disco duro, adem谩s de un par de libros de literatura infantil, con fantas铆a tambi茅n (y hasta su poquito de horror en clave m谩s ligera), hay dos libros de cuentos y otra novela, todos de puro realismo. Hay adem谩s otro par de vol煤menes, una noveleta fant谩stica y una historia corta, que deben salir pronto en predios digitales. S贸lo que, supongo le pase a otros escritores, escribo m谩s r谩pido de lo que publico. Eso, para no contarte las p谩ginas que tengo en mi cabeza, esperando nacimiento.

Reinciden en algunos de tus t铆tulos la figura de la hero铆na, protagonizada por guerreras que luchan contra esp铆ritus del mal encarnados por personajes masculinos. 驴Hay una intenci贸n feminista en tu literatura?

No s茅 si lo logro, pero s铆 hay una intenci贸n feminista. Quiz谩s menos expl铆cita, sin banderas alzadas y con posibles errores, pero tangible y pensada. Por motivos literarios, y vitales, meterse bajo la piel de una mujer, una maga o una guerrera; el intentar descubrir c贸mo piensa o por qu茅 act煤a de cierto modo un personaje femenino, es un ejercicio retador y muy complejo. Un reto, incluso, siendo uno mismo el que las inventa, porque respetar y hacer cre铆ble ese personaje y a sus actos, va incluido en el paquete de lograr que sirva para algo. Adem谩s, me gusta que esa suerte de sello propio aparezca en mis textos.

De hecho, en mis obras in茅ditas tambi茅n hay muchas protagonistas femeninas. Desde mujeres que defienden sus amores, cabezazos y decisiones vitales, no sin sufrimientos y precios, hasta varitas m谩gicas y mu帽ecas que tambi茅n empu帽an espadas, combaten a los malos y rescatan ellas mismas a sus galanes. Creo que cualquier aporte que se haga en la lucha por igualar las oportunidades y derechos de mujeres y hombres, y de paso borrar discriminaciones, prejuicios y l铆mites, har谩 mejor a la sociedad toda.

En fechas recientes has compartido desde tu perfil de Facebook varias series de lo que titulas De鈥揅imitas. 驴Es un proyecto que trascender谩 las demarcaciones de la llamada cuarentena?

Como muchos de los que escriben, profesionalmente o no, tambi茅n yo empec茅 haciendo poes铆a. Todav铆a algunos amigos recuerdan mis incursiones como poeta en escenarios y pe帽as de la Universidad, junto a trovadores y humoristas. Por supuesto, aunque menos, todav铆a escribo poemas. Las De鈥揅imitas nacieron antes de la llegada de la pandemia. Fue una idea, con la mera pretensi贸n de un divertimento para compartir a los amigos, que me permiti贸 unir dos de mis pasiones, la fotograf铆a y la escritura. Siempre digo que no soy fot贸grafo: yo hago fotos, que no es lo mismo. S贸lo que esas im谩genes, un poco aleatorias, de temas que me saltaban a la vista, no ten铆an ropajes adecuados para ser publicadas. Casarlas con una d茅cima fue la soluci贸n. As铆 naci贸 la secci贸n, con car谩cter semanal en mi muro de Facebook.

Sin embargo, con los encierros de las dos cuarentenas en La Habana, comet铆 la locura de publicarlas en series, de modo diario. Ah铆 empez贸 a crecer la bola y ped铆 colaboraci贸n a varios amigos, estos s铆, dise帽adores, fot贸grafos (y fot贸grafas), ilustradores y hasta m煤sicos, y termin贸 saliendo un trabajo interesante y que varias personas me han dicho que disfrutan mucho. Agradezco, adem谩s, que me dio la oportunidad de unir mis textos con im谩genes de profesionales geniales a quienes quiero, admiro y respeto mucho.

Romperse la cabeza, buscar ideas, tratar de no repetirse aunque los temas sean semejantes y estar a la altura de los dos o tres 鈥渂谩rbaros鈥 con los que hice alianza, son ejercicios muy satisfactorios. Por otro lado, me hizo ganar nuevas amistades y, para m铆 y quiz谩s para quienes las leyeron, hizo m谩s llevaderas las duras circunstancias que se han vivido este a帽o 2020. Por motivos personales actuales he dejado de publicarlas un tiempo. De hecho, la idea original era hacer la secci贸n s贸lo por un a帽o. No obstante, pronto debo volver al ruedo y ya estoy pensando c贸mo estirarlas un poco m谩s.

Al final, pienso que s铆, ojal谩 eso se pudiera reunir y publicar, creo que lo merece, pero no es algo que dependa de mis posibilidades. Hay un par de ideas para tratar de lograr esto, pero todas muy verdes todav铆a. M谩s que mis versos, creo que hay dibujos, fotos, intenciones y mensajes que no debieran quedar colgados s贸lo en Facebook y debieran reunirse. Ofrecerles vida como conjunto podr铆a resultar en un producto interesante y apreciado por muchas personas.

驴Qu茅 prop贸sitos te ocupan en la actualidad?

Escribir y, sobre todo, publicar. Adem谩s de mantener mis secciones de colaboraci贸n period铆stica con diversos sitios, en Cubaliteraria, en En Vivo, en las revistas Cartelera, y Palabra Nueva, entre otros, tengo mucho trabajo literario por redondear. Entre novelas, libros de cuentos y otras ideas, al menos tengo tres o cuatro proyectos a medio escribir, sin contarte los que tengo en la cabeza. En predios fuera de las p谩ginas escritas, pues vivir, amar, descubrir, escuchar m谩s m煤sica y leer m谩s. Al fin y al cabo, luego las p谩ginas escritas se alimentan de todo eso.

Este sitio se reserva el derecho de la publicaci贸n de los comentarios. No se har谩n visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que est茅n fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu direcci贸n de correo electr贸nico no ser谩 publicada. Los campos obligatorios est谩n marcados con *

Suscripci贸n

Para recibir nuestro bolet铆n ingrese su direcci贸n de correo electr贸nico