Inicio ¬Ľ

Anneris Ivette Leiva y el periodismo cultural cubano

Licenciada en Periodismo, egresada en el a√Īo 2008 de la Facultad de Comunicaci√≥n de la Universidad de La Habana, Anneris Ivette Leiva Garc√≠a es una joven profesional que tiene la responsabilidad de dirigir el Centro de Comunicaci√≥n Cultural del Ministerio de Cultura y adem√°s, una de las publicaciones digitales m√°s prestigiosas en el √°mbito intelectual: La Jiribilla.

Es muy joven, pero tiene una vasta experiencia en el ejercicio del periodismo, producto de sus a√Īos de trabajo en el peri√≥dico Granma, donde se desempe√Ī√≥ como jefa de informaci√≥n durante dos a√Īos y public√≥ m√°s de doscientos art√≠culos. Textos suyos aparecen en varias revistas y publicaciones.

Para comenzar, acércanos al momento cuando consideras que se definió tu vocación por el periodismo.

Bueno, ese límite de cuándo empezó o dónde definí que quería ser periodista es un poco impreciso en mi memoria, pero sí recuerdo que desde que comencé a acercarme a los textos de la literatura clásica y a los autores que han marcado una pauta en la historia de la literatura, me dije a mí misma que lo que yo quería hacer era escribir. Quería tener una profesión que me obligara a escribir toda la vida.

Por ahí, poco a poco fui definiendo qué perfiles profesionales podían ayudarme en esa intención hasta que descubrí que el periodismo estaba muy cercano a esa voluntad.

¬ŅEn la decisi√≥n de dedicarte al periodismo de forma profesional influy√≥ alguien?

Siempre hay influencias de personas cercanas que te aconsejan. Guardo un especial recuerdo y agradecimiento para el periodista Joel Mayor, quien ahora se encuentra trabajando en el peri√≥dico de la nueva provincia Artemisa, quien en aquel momento era reportero del peri√≥dico El Habanero y hac√≠a algunos a√Īos se dedicaba a preparar a j√≥venes que aspiraban a aprobar las pruebas de aptitud de la carrera de Periodismo, que son bastante intensas. Para √©l todo mi agradecimiento porque me ayud√≥ a prepararme, a enfrentar estas pruebas y porque tambi√©n defini√≥, si quedaba alguna duda, mi vocaci√≥n por el periodismo.

Durante tus pr√°cticas laborales tuviste la posibilidad de transitar por diferentes medios de prensa informativos, sin embargo vas a un peri√≥dico. ¬ŅPor qu√© escoges la prensa plana?

Esta pregunta tiene que ver un poco con la primera. En principio, porque me gustaba escribir; entonces la prensa plana era el lugar ideal para empezar a ejercer esta profesión. Además, tuvo que ver con una situación coyuntural que me dio la posibilidad de ir para el periódico. Cuando nos graduamos, tenemos que satisfacer las necesidades que tenga el mercado laboral en ese momento e ir a trabajar donde nos ubiquen. En mi caso, fui ubicada en un periódico y yo quería ejercitarme en el periodismo impreso.

Despu√©s de unos a√Īos en la redacci√≥n del peri√≥dico Granma, asumes la responsabilidad de ser Jefa de Informaci√≥n Nacional. ¬ŅC√≥mo fue esa experiencia? ¬ŅC√≥mo asumiste ese reto?

En principio con much√≠simo temor. Imagina lo que significa tener la responsabilidad de decidir lo que su publicaba en el √≥rgano oficial del Partido en nuestro pa√≠s, el peri√≥dico m√°s seguido, m√°s le√≠do, el que todo el mundo busca porque es un referente de lo que es verdad. Ten√≠a a mi cargo como Jefa de Informaci√≥n de la Redacci√≥n Nacional tres p√°ginas, pues esta es la redacci√≥n m√°s grande del peri√≥dico, la que m√°s reporteros tiene. Empezaba adem√°s a dirigir un colectivo, o sea que no solo ten√≠a la responsabilidad de decidir qu√© se iba a publicar, c√≥mo hacerlo, sino tambi√©n saber trabajar con lo que uno edita o no, el reto de dirigir a un colectivo de personas de los cuales muchos hab√≠an sido mis maestros, como el profesor Jos√© Antonio de la Osa y otros eran mis compa√Īeros, que se hab√≠an formado y hab√≠an entrado junto conmigo y me tocaba guiarlos a partir de ese momento.

Despu√©s de estos a√Īos en Granma, ¬Ņqu√© experiencias te ha nutrido, desde el punto de vista profesional, este √≥rgano de prensa?

Ante todo le agradezco a Granma y a las personas que trabajaron conmigo all√≠, a mis compa√Īeros, a mis jefes en aquel momento, el haber aprendido la responsabilidad con el trabajo. Trabajando en Granma uno tiene que cubrir determinada informaci√≥n que se te asigna como reportero y tienes que hacerlo lo mejor posible porque al otro d√≠a todo el mundo te va a leer, todo el mundo va a buscar esa informaci√≥n. M√°s all√° de la persona que la publique, Granma va a ser el referente.

Esa responsabilidad con lo que uno escrib√≠a; esa responsabilidad con el tiempo en que tienes que hacerlo porque trabajas contra un horario de cierre; la responsabilidad de que no es posible la p√°gina en blanco‚Ķ O sea, uno no se puede enfermar en el peri√≥dico, pero tiene que dar el paso adelante y quitarse los malestares, dejar de pensar en eso y escribir lo mejor posible porque al otro d√≠a no puede salir un recuadro en blanco con tu nombre que diga: ‚ÄúLa compa√Īera estaba enferma‚ÄĚ.

Entonces, esa responsabilidad con el trabajo, el saber que no se pueden dejar cosas para ma√Īana, ni dejarle cosas a otro creo que fue la ense√Īanza m√°s grande que me dej√≥ el peri√≥dico. Y por supuesto, el haber aprehendido las rutinas productivas, porque en la academia tenemos una formaci√≥n muy vasta en los saberes de la comunicaci√≥n pero sin dudas la experiencia profesional termina de formarnos como reporteros, como periodistas que somos.

Nos quedamos en el 2013, luego de los a√Īos de experiencia que pasaste en el peri√≥dico Granma, despu√©s asumes un rol en el Ministerio de Cultura, espec√≠ficamente con el grupo de Comunicaci√≥n. Llama la atenci√≥n que tras haberte dedicado tanto tiempo a la redacci√≥n nacional abordes temas culturales. ¬ŅQu√© motiv√≥ esta transici√≥n?

Realmente la decisi√≥n fue bastante dr√°stica, pero hay momentos en la vida en que uno tiene que decidirse a dar el paso para hacer lo que sue√Īa. En mi caso, mi voluntad de formarme como periodista tambi√©n ten√≠a que ver con acceder a varias √°reas del conocimiento, de la formaci√≥n, de la vida. Ya hab√≠a atendido bastantes tipolog√≠as tem√°ticas en el peri√≥dico Granma en los temas nacionales; tambi√©n tuve una peque√Īa incursi√≥n en la redacci√≥n internacional; me faltaba algo por hacer en los deportes, que los respeto mucho, pero no me voy a decidir nunca a enfrentarme a ese campo de conocimientos.

Decid√≠ explorar el mundo de la cultura no solo desde el punto de vista de abordar un nuevo sector, un nuevo campo cultural, sino tambi√©n una nueva forma de hacer comunicaci√≥n. Soy formada en Periodismo, me declaro periodista, pero decid√≠ ver qu√© pod√≠a hacer en el campo de la comunicaci√≥n institucional que creo es algo que debemos dominar los comunicadores. Nuestra carrera, nuestra profesi√≥n, nuestro desempe√Īo, deben ser lo m√°s abarcadores posibles y la comunicaci√≥n me quedaba como terreno pendiente por explorar.

¬ŅEn qu√© consiste el trabajo que realizas en el Centro de Comunicaci√≥n Cultural del Ministerio?

También es de mucha responsabilidad, pero en otra latitud, en otro ámbito. El Centro de Comunicación Cultural se encarga de proponer, implementar y monitorear la política de comunicación del Ministerio de Cultura, que a su vez tiene mucha responsabilidad y visibilidad en nuestra nación.

Tenemos un equipo de desarrollo de las estrategias que se encarga de la implementación junto a los medios de comunicación sin los cuales no podríamos hacer nada; y un equipo que tiene que ver con la implementación de determinadas acciones específicas.

¬ŅC√≥mo se articula el Centro de Comunicaci√≥n del Ministerio de Cultura con las secciones que tambi√©n abarcan esa √°rea del conocimiento en otras ramas?

En los medios de comunicaci√≥n, por ejemplo. Por supuesto que en tanto pol√≠tica del Estado, o sea, la pol√≠tica cultural y su expresi√≥n en la promoci√≥n, debe ser de cumplimiento para el resto de las instancias del pa√≠s como mismo son las pol√≠ticas en otros √°mbitos de desarrollo social. Pero eso no sucede naturalmente, uno tiene que fomentar las relaciones personales. Las relaciones p√ļblicas son, por supuesto, un eje dentro de la comunicaci√≥n y no son una ciencia que existe por gusto. Tenemos que tener muy buenas relaciones con los medios de comunicaci√≥n, conocer sus particularidades, sus complejidades, las caracter√≠sticas¬† de las personas y del trabajo que en ellos se desarrolla y tener una relaci√≥n de negociaci√≥n a la hora de gestionar nuestros intereses profesionales. Estos la mayor√≠a del tiempo coinciden con los de los medios de comunicaci√≥n porque la pol√≠tica informativa del pa√≠s no est√° ajena al resto de las pol√≠ticas. Eso pasa por un proceso de comprensi√≥n entre las personas que las implementan.

En el a√Īo 2013, adem√°s de la direcci√≥n del Centro de Comunicaci√≥n del Ministerio de Cultura, asumiste la direcci√≥n de una prestigiosa revista digital que es una de las m√°s le√≠das en el √°mbito cubano: La Jiribilla. Cu√©ntame de esa experiencia y cu√°nto te ha aportado desde el punto de vista profesional.

Fue toda una sorpresa que me propusieran dirigir en paralelo la revista. Parti√≥ de una situaci√≥n coyuntural de la direcci√≥n que la hab√≠a fundado y dirigido hasta ese momento¬† durante casi quince a√Īos y me toc√≥ asumirla.

Ahora me desempe√Īo en el campo de la comunicaci√≥n institucional, pero por las venas me corre la sangre de periodista¬† y me dije, bueno, lo voy a hacer y vamos a ver c√≥mo sale. Es muy complicado, porque est√°n en espacios f√≠sicos totalmente diferentes, son dos colectivos diferentes a pesar de que en su mayor√≠a est√°n compuestos por personas j√≥venes, pero los perfiles coinciden absolutamente. Al final tengo que ejercer dos roles: uno de comunicadora de los intereses del Ministerio de Cultura, y otro como la directora y periodista de las pol√≠ticas informativas de La Jiribilla, que a veces tienen que ver con los intereses de las instituciones culturales pero otras tiene una funci√≥n de cr√≠tica; de se√Īalar o resaltar cu√°ndo alg√ļn proceso no est√° siendo eficiente. A veces se contraponen, la mayor√≠a del tiempo no, y puede ser bastante complicado pero interesante como reto.

En tu opini√≥n, ¬Ņen qu√© se diferencia el periodismo que haces hoy en La Jiribilla del que ya hab√≠as desarrollado en otros medios de prensa?

Fundamentalmente, las diferencias tienen que ver con dos aspectos. Uno es el tiempo: en el periódico se trabaja con mucho dinamismo, para el ahora o para el ayer en realidad; los trabajos tiene que procesarse, redactarse, editarse, imprimirse, publicarse con mucha agilidad. En el caso de la revista publicamos un dosier semanal; también tenemos una sección de noticias diarias pero los trabajos profundizan en determinados procesos que uno elabora con un poco más de tiempo. Eso no significa que te puedas sentar a descansar, al contrario, estos trabajos nos exigen que sean más profundos, más investigativos, que tengan una mayor carga de juicios de opinión, que en el periódico a veces solo tienes tiempo para hacer una nota para mantener objetivamente informada a la población pero no para reflexionar sobre determinados procesos.

La Jiribilla nos exige todo el tiempo ese conocimiento, la profundización en determinados temas y la responsabilidad de emitir un criterio.

Hablamos de las exigencias que impone La Jiribilla, pero ¬Ņqu√© oportunidades le brinda a una periodista joven como t√ļ que se adentra en los caminos de la cultura?

-Posibilidades infinitas; creo que mis compa√Īeros de la revista tambi√©n comparten esta percepci√≥n. Todo el tiempo estamos interactuando con personas de much√≠simo prestigio que contribuyen y han contribuido hist√≥ricamente a los dossiers que saca la revista. Es una publicaci√≥n de much√≠sima responsabilidad en el campo del consumo de medios digitales. Tenemos tambi√©n impacto en p√ļblicos que est√°n fuera de Cuba¬† y eso nos da la posibilidad de visibilizarnos hacia el exterior del pa√≠s, sabemos que somos portadores de la visi√≥n sobre la realidad cultural cubana que tienen las personas fuera del pa√≠s.

Recuerdo la an√©cdota de una de las muchachas que se hab√≠a desempe√Īado all√≠ durante mucho tiempo y ya estaba tomando otro camino, que me dec√≠a ‚ÄúYo decid√≠ quedarme en la revista una vez graduada porque un d√≠a publiqu√© un trabajo y mi firma estaba debajo de la de Retamar. Entonces pens√© que no merec√≠a esto, pero era donde quer√≠a estar‚ÄĚ.

Y eso es lo que nos pasa todo el tiempo. Publicamos de Grazziela Pogolotti, de Fernando Martínez Heredia, de Aurelio Alonso y qué privilegio mayor que ese.

Hacer periodismo desde La Jiribilla te da una posici√≥n privilegiada. ¬ŅC√≥mo eval√ļas la calidad del periodismo cultural que se hace hoy en Cuba?

Evaluar la calidad del periodismo cultural es una pregunta bastante comprometedora. Creo que el periodismo está demandando, y eso lo han reconocido nuestros escritores, intelectuales y artistas en los foros de debate en los que se han proyectado (congresos de la AHS y la UNEAC), mucha más crítica, mucha más valoración; ir hacia los procesos culturales con una mirada más profunda que exprese un mayor conocimiento sobre el tema que se está abordando.

Hay muchos jóvenes iniciándose en el camino del periodismo cultural y se puede tender hacia el facilismo que asimilan un poco mejor otros sectores de la vida económica y social. Uno puede hacer una nota más o menos objetiva de determinado hecho, de un acto, del cumplimiento de alguna meta de una empresa. Eso puede ser más o menos objetivo, aunque siempre el conocimiento de apoyatura del periodista le dará más valor a la nota que haga.

En el caso del periodismo cultural no funciona igual que uno vaya a un espect√°culo teatral, por ejemplo, y decir que el espect√°culo se realiz√≥ tal d√≠a, en la sala tal y¬† particip√≥ tal compa√Ī√≠a. No es eso lo que demanda nuestro p√ļblico, que son los propios intelectuales y artistas, adem√°s de la poblaci√≥n. Tenemos una mayor responsabilidad con la evaluaci√≥n de esos procesos culturales sobre la base de un conocimiento profundo de lo que se est√° observando.

¬ŅEl periodismo cultural que se hace en nuestro pa√≠s est√° a la altura del lector y de la demanda del p√ļblico?

Aqu√≠ lo enga√Īoso est√° en centrarse en lo que el p√ļblico demanda. Hay que cumplir con determinadas expectativas de lo que uno publica, pero tambi√©n tenemos una misi√≥n social, de formar p√ļblicos, conocimiento.

En este momento en que son tan fuertes los procesos globalizadores y hay tanto conocimiento y pseudo cultura movi√©ndose alrededor nuestro, con m√°s raz√≥n uno no debe responder siempre a lo m√°s popular, sino tambi√©n a lo que m√°s necesiten los p√ļblicos (esos l√≠mites son complicados, pues qui√©n determina lo que el p√ļblico necesita o no, pero para eso est√°n los estudios y las investigaciones sobre consumo cultural).

Uno tiene una función orientadora en ese camino de hacer el periodismo y de decidir qué es lo que se publica o no.

Tanto desde el Centro de Comunicaci√≥n del Ministerio de Cultura como de la revista cultural¬† La Jiribilla se ha ejercido y estimulado cotidianamente el ejercicio de la cr√≠tica, que seg√ļn especialistas, est√° un poco ausente de los medios de difusi√≥n. ¬ŅQu√© importancia le concedes a la cr√≠tica y c√≥mo la eval√ļas en el entorno actual?

La crítica tiene una función formadora y orientadora. Uno, como actor de los procesos culturales -ya sea desde el campo artístico-literario, o desde el campo de los propios trabajadores de la cultura- está más comprometido con lo que hace y puede que a veces deje de ver las posibles ineficiencias o aspectos en los que determinados procesos pueden mejorar o perfeccionarse, aunque por lo general los trabajadores de la cultura son bastante autocríticos con su trabajo. Pero sin dudas la crítica ayuda mucho a visualizar esos momentos de debilidad que pueden no funcionar en estos procesos.

Creo que la crítica tiene que ir más a esa visión orientadora y formadora. A veces nos encontramos con determinadas expresiones que dicen ser críticas y al final son reflejo del saber particular de la persona que la escribe y no está en función de propiciar una mejoría, un desarrollo en el tema que está abordando.

Hemos visto en el transcurso de la entrevista que eres una periodista que siempre est√° envuelta o generando proyectos. ¬ŅEn qu√© piensas o sue√Īas trabajar en un futuro inmediato?

-Mis sue√Īos siempre vuelven a la g√©nesis, a la semilla, y yo siempre sue√Īo con poder escribir m√°s. A veces las responsabilidades administrativas me lo impiden, pero sue√Īo con ser la periodista que desde el inicio, desde que eleg√≠ la profesi√≥n quise ser: una periodista que escribe, que lee mucho, que se involucra en muchos temas sin aspirar, por supuesto, a ser una especialista en todo, es imposible. Pero quiero estar siempre ret√°ndome con cosas que desconozco y que mediante el periodismo y el ejercicio de la investigaci√≥n, de la seducci√≥n y luego del procesamiento de esos datos que debo hacer llegar al p√ļblico, pues pueda aprender un poco m√°s de cada cosa.

Conductora: Maurín Delgado

 

 

 

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre este tema
Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ