Inicio ¬Ľ

Analektas poéticas de La Luz

Witold Gombrowicz arremeti√≥ una vez contra los poetas. Gombrowicz, el amigo de Virgilio Pi√Īera, quien particip√≥ en el equipo que tradujo al espa√Īol Ferdydurke, esa obra maestra del modernismo europeo publicada por el novelista polaco en 1937, escribi√≥ para eso Contra los poetas.

Gombrowicz aseguraba que la poes√≠a entonces se realizaba ‚Äúen el vac√≠o casi completo‚ÄĚ. ¬ŅPero cu√°l es el vac√≠o del que habla Witold? El vac√≠o de la falta de sensibilidad, del estilo herm√©tico y unilateral, la poes√≠a del exceso de versos, la poes√≠a que necesita un buen aire fresco‚Ķ

Mucho de ese aire fresco, de sensibilidad y desenfado l√≠rico ‚Äďa pesar del sarc√°stico Gombrowicz‚Äď encontr√© en los tres m√°s recientes cuadernos publicados en la aparentemente sencilla y modesta ‚Äďcomparada con las tantas proezas editoriales de La Luz‚Äď colecci√≥n Analekta de este sello de la AHS: Cerrado por incapacidad, del habanero Ricardo Acostarana, que mereciera el premio del concurso Nuevas Voces de la Poes√≠a Cubana en 2018; Distintas formas de habitar un cuerpo, de la camag√ľeyana Martha Acosta √Ālvarez, y Las contemplaciones, del holguinero Rubiel G. Labarta, que obtuvieran el Premio El √°rbol que silva y canta en 2017 y 2018 respectivamente, organizado por la secci√≥n de literatura en Holgu√≠n y la AHS en el municipio de B√°guanos, en la jornada de trova y poes√≠a Del verso y la miel.

Presentación de título de ediciones la luz en el pabellón cuba durante la feria internacional del libro 2020/ Foto Vanessa Pernía Arias

Eso pensaba mientras le√≠a estos poemarios. En Cerrado por incapacidad la poes√≠a llega como constructo, posibilidad, edificaci√≥n de sentidos‚Ķ Acostarana va armando una arquitectura de efectos como quien arma un mosaico epocal o una maquinaria para deglutirlo todo o casi todo sin miramientos. Eso es tambi√©n la poes√≠a: engranajes, mecanismos, piezas, estados de la mente, un dolor moment√°neo que cae al cesto, donde encontramos todos los convencionalismos y la sagrada idea de ser original, escribe. Como en ese t√ļnel por el cual avanzamos con los sentidos alertas leemos el cuaderno, sabiendo que la realidad nos espera fuera, que nada sirve tener un dios antidisturbios pendiente, pues acabamos confirmando que el poeta tambi√©n es un ladr√≥n que desea escapar de este pa√≠s a un no pa√≠s como este. Y que la poes√≠a ‚Äďcuando todo est√° cerrado por incapacidad‚Äďnos da la posibilidad del viaje: anticipa la huida, nos abre las puertas de la libertad en versos como los de Ricardo Acostarana.

A Martha Acosta la conoc√≠amos, en cambio, m√°s por su obra narrativa, galardonada con premios como el C√©sar Galeano, Pinos Nuevos, Calendario, Celestino y el Iberoamericano de Cuento Julio Cort√°zar. Martha posee m√©ritos en la narrativa que la ubican, sin dudas, entre los j√≥venes escritores m√°s laureados e interesantes en el contexto literario contempor√°neo en Cuba. En su poes√≠a ‚Äďque fue una sorpresa grata y que viene a calzar una sensibilidad otra, que ya entreve√≠amos en sus cuentos‚Äď la l√≠rica y la narraci√≥n se complementan como un todo amplio. Hay una evoluci√≥n en la historia, un discurso po√©tico que bebe de la construcci√≥n de sentido, en poemas como ‚ÄúLa mesa del domingo‚ÄĚ y ‚ÄúEn Cuba no hay glaciales‚ÄĚ. Familia, identidad, contemporaneidad‚Ķ se cruzan y como Delf√≠n Prats, Martha asegura que no existen caminos que nos lleven de regreso a los sitios donde he sido feliz¬ł por eso nos invita a que sea puesta la verdad sobre la mesa. A esa verdad, la suya, nos llevan sus versos.

Despu√©s de publicar su primer cuaderno, Los dioses secretos, por La Luz precisamente, y que el mismo recibiera el reconocimiento La Puerta de papel, que otorga el Instituto Cubano del Libro con su consiguiente reedici√≥n, el holguinero Rubiel G. Labarta ha obtenido muchos de los m√°s importantes premios del panorama nacional, como el Pinos Nuevos, Manuel Navarro Luna, Ciudad de Ciego de √Āvila, Paco Mir Mulet, Am√©rica Bobia, Hermanos Loynaz, Ciudad de Holgu√≠n y la Beca Prometeo de La Gaceta de Cuba, que le han hecho publicar otros tantos libros. Muchas de sus obsesiones ‚Äďcomo si fuera hilvanando un amplio poema que atraviesa sus textos‚Äď se encuentran tambi√©n en Las contemplaciones: la familia una y otra vez, sumergida en la cotidianidad asfixiante que las ayuda a soportar el paso de los a√Īos, la dura rutina de los a√Īos, pues ‚Äďnos recuerda m√°s adelante‚Äď el arduo transcurrir del tiempo, puede ser, sin dudas, una traici√≥n imperdonable. Y adem√°s, cierta nostalgia hacia un pasado en donde la vida ‚Äďcomo s√≠ntoma de la cotidianidad de muchas familias‚Äď se reduce a la cruel espera. Hay mucho de melancol√≠a cuando se desea medir el verdadero tama√Īo de lo que perd√≠amos, aunque estemos seguros de que ya nada har√° que recobremos el verdor de anta√Īo.

Foto Vanessa Pernía Arias

La Luz estren√≥ en 2011 la colecci√≥n Analekta. Al sencillo formato horizontal y su breve tirada, se a√Īade la ventaja de su f√°cil elaboraci√≥n, en comparaci√≥n con otros libros de mayor hechura, y el hecho tangible de haber publicado el primer texto de muchos autores locales y otros de varias partes del pa√≠s. El libro que inici√≥ la colecci√≥n, la Analekta 1, fue Los mundos y las sombras, de Delf√≠n Prats. Le seguir√≠an otros autores a esta, ya con 37 t√≠tulos: Lina de Feria, Zulema Guti√©rrez, Yonnier Torres, Eilyn Lombard, Frank Castell, Jamila Medina, Eldys Baratute, Irela Casa√Īas, Elaine Vilar, Israel Dom√≠nguez, Elizabeth Reinosa, entre otros. Ahora se suman las voces po√©ticas de Ricardo Acostarana, Martha Acosta √Ālvarez y Rubiel G. Labarta. Y cada una de ellas resulta un atractivo encuentro, un viaje hacia muchas direcciones.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre este tema
Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ