“Amo la pintura desde la primera mancha”

La pasión por el dibujo y la pintura lo atrapó  a temprana edad, pero no pensó ejercer el oficio de artista en un principio, hasta que llegó la adolescencia y, un poco por embullo y curiosidad, hizo las pruebas de Instructor de Arte y las aprobó desde el primer corte, en el 2002.

Vaya suerte paralas artes plásticas nacionales, una nueva firma comenzaba a dar de qué hablar (positivamente) cuatro años más tarde hasta la fecha. Se trata del joven camagüeyano Asniel (Chuli) Herrera, quien vuelve a ser noticia en el universo pictórico de la Isla con la exposición #cronicassentimentales, abierta hasta mediados de septiembre en la galería Villa Manuela, de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac).

El Proyecto Cielo de la pasada Bienal de La Habana, con el que obtuvo una residencia en China, es una de sus obras más conocidas a nivel internacional, por el alto poder de convocatoria que llegó a alcanzar, con excelentes resultados.

La idea de aprovechar las redes sociales y el Internet dio la posibilidad a Chuli de concebir una exposición pictórica a partir de imágenes del cielo de todo el orbe enviadas desde diferentes soportes digitales, iniciativa hasta aquel momento no materializada en Cuba.

Desde sus primeros trabajos ha mostrado seriedad y un estilo que se ajusta a las más disímiles “musas”, sin importar los cánones académicos de seguir una misma línea de pensamiento. Él prefiere que el pincel hable por sí solo y de paso a una pintura original, en busca de captar la esencia de las emociones humanas, la energía que habita en cada acción realizada, la savia de los placeres ocultosdel día a día.

Ciertos puntos de contacto existen entre su muestra más recientey el Proyecto Cielo, ambos marcados por las dinámicas de Internet y la habilidad de crear obras a partir de una imagen,condición que distingue desde sus inicios al artífice de 30 años.

“En #cronicassentimentales además de utilizar el fenómeno de Internet al máximo, profundizo en cómo funciona el Instagram y hasta qué punto utilizar la potencialidad de los hashtags (no empleados como deben ser en Cuba). Toda esa información la integré en la exposición, en la que se recrean a tres artistas que me han marcado tanto pictórica como sentimentalmente.

“Se trata de Rembrandtvan Rijn, Vincentvan Gogh y Edvard Munch, cada uno con sus particularidades, pero los tres tienen una manera de pintar agresiva y pasional fascinante. Es también una forma de realizarle una oda. Por eso digo que #cronicassentimentales es muy yo, hay figuración, pero la abstracción es palpable”.

Y esa pasión por el Internet… ¿no puede traer vicios negativos y acomodarse solamente a la información digital?

No lo veo así. Tengo control del tiempo. No gasto energía ni dinero en cosas banales. Es una plataforma para mi trabajo, solo eso.

Resulta curioso el cierre de la exposición: un celular en un cuarto oscuro es el centro de atención. ¿Por qué utilizar la ausencia como recurso visual?

La idea fue pensada, precisamente, por ese cuarto oscuro. No es más que un workin progress. Representa una sección independientee intimistade las demás salas de la galería. No quería finalizar con una pieza, sino darle otra connotación al proceso como tal, y ponerle los tres puntos suspensivos. Y es la obra con la que quedé finalista en Post-it 5.

¿Es fácil para un artista joven comercializar su obra en Cuba?

El mercado nacional se centra en instituciones como el Fondo Cubano de Bienes Culturales y demás, con el que estoy vinculado hace tres años cuando obtuve el Registro del Creador. Mi experiencia en ese sentido ha sido cero. Ni en Camagüey ni acá. Mi mercado ha sido internacional en países como China, Colombia y Estados Unidos.

¿Cómo fueron tus primeros años en la escuela de Instructores de Arte?

Estaba un poco asustado porque la gente dibujaba mucho y yo no había hecho nadaparecido a lo profesional. Pero a los dos meses le cogí el ritmo sin problemas. Tuve profesores excelentes que me conectaroncon el mundo del arte. Fueron tiempos en que me acostaba a las tres de la madrugada con las entregas de trabajos para el día siguiente.

“Al graduarme en el 2006 y hasta el 2016 estuve como Instructor de Arte en el Instituto Politécnico Vocacional de Ciencias Exactas (IPVCE) de Camagüey, sin dejar mi carrera como pintor”.

¿Cuán productivo es Chuli Herrera?

Mi trabajo se enfoca por series. Antes me preocupada que las personas vieranmis seriesdemasiado distintas. Ahora no. Soy fiel a mis principios y me aburrepasar años enfrascado en una misma cosa. Me enfoco en una idea y la produzco hasta que llega otra. Y así constantemente.

“En los próximos meses tengo tres exposiciones personales: la de Villa Manuela hasta mediados de septiembre, después estaré en la embajada de Holanda en octubre, y en noviembre en el Pabellón Cuba, igualmente con #cronicassentimentales pero esta vez desglosada, o sea: pongo en manos del espectador esquemas, fotos, anotaciones y bocetos iniciales de las obras”.

¿Por qué te conocen por el seudónimo de Chuli y no por tu nombre?

Al empezar en instructores de arte me lo pusieron y pasé dos años negándolo. Una vez graduado hasta el director de IPVCE me llamaba así. Existían dos posibilidades: continuar sin aceptarlo o asumirlo y ponerle el Herrera detrás y que sea mi nombre artístico.

Si no fueras pintor…

Sería informático. Abro las computadoras de los amigos, las limpio y dejo como nueva. Tengo habilidades para eso.

Lo que más amas…

La simple mancha en un lienzo que parece al principio fea. Con ella llego a un nivel de éxtasis tremendo. La pintura agresiva también me apasiona.

¿Y lo que más odias?

Las multitudes me irritan bastante.

¿Cuáles artistas cubanos tienes como símbolos?

Uno de mis ídolos es Romañach, lo veo como un Rembrandt cubano en el sentido técnico. Cada cierto tiempo hago una serie en la que me enfoco en la parte técnica de la pintura. Por otra parte y sin tener nada que ver conmigo admiro a Pedro Pablo Oliva.

¿Qué es lo más difícil de pintar en el rostro de una persona?

La expresión. En otras palabras: que la pintura no se parezca al rostro sino que sea. Por ejemplo, un dibujo de Van Gogh a una persona, visualmente no se parece, sin embargo es, porque tiene la energía de su naturaleza.

“En mis abstracciones trato de conservar esa fuerza. No me permito hacer las pinturas en varios días, pierde la esencia y siento que no me funciona”.

Define #cronicassentimentales en dos palabras.

Pasión sangrienta.

 

Fotografías: Cortesía del entrevistado

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico