Alejandro Rojas: ¬ęCada concurso literario es un torneo‚Ķ¬Ľ

Como otros muchos escritores j√≥venes, Alejandro Rojas apuesta por el torneo de la escritura, labor donde es necesario batirse con lo mejor de la obra literaria y el oficio. Sabe que la paciencia es la virtud mayor de un escritor y, desde esa confianza, escribe. Los concursos, los lauros, los aplausos son, para mi entrevistado, un esca√Īo necesario que debe ser alcanzado (como la tierra prometida) en virtud de dar a conocer la creaci√≥n. Sin embargo, no desconoce la importancia de los procesos, de la lucha constante con la soledad endemoniada de la escritura. ¬ŅHabr√° encontrado, tal vez, refugio en el arte?

Desde esa inquietud, que es tambi√©n silencio, me aproxim√© a la obra de Alejandro Rojas; la cual conoc√≠a desde casi sus primeros pasos en el llamado ¬ęmundillo de la literatura¬Ľ. A√Īos atr√°s, cuando era todav√≠a un autor desconocido, se acerc√≥ ‚ÄĒlleno de esa humana virtud que lo caracteriza‚ÄĒ al Taller Literario Espacio Abierto y mostr√≥, qui√©n sabe si con timidez, uno de sus primeros cuentos. ¬ęTienes materia de escritor¬Ľ, le dijo alguien. Y luego, una promesa: ¬ęPuedes llegar lejos¬Ľ. Quiz√°s en ese momento se tatu√≥, en sangre y alma, su voluntad de convertirse en autor.

Empecemos justo en el final de la historia: acabas de obtener, en la categor√≠a de ciencia ficci√≥n, el Premio Calendario, el cual es considerado uno de los lauros m√°s codiciados por los j√≥venes escritores en Cuba y, seg√ļn muchos, el m√°s importante. ¬ŅFue este galard√≥n una meta a cumplir en tu carrera como creador? ¬ŅMarca una pauta en tu carrera? ¬ŅEra la primera vez que participabas?

Lo que m√°s uno quiere es escribir algo lo suficientemente bueno para que el p√ļblico lo disfrute tanto como el autor que lo escribi√≥ (ya sobre el tema de ¬ęvivir¬Ľ de la literatura, creo que ser√≠a, por ahora, demasiado pedir). Por desgracia, la √ļnica forma que tienen los j√≥venes para que nos tomen un poco ¬ęen serio¬Ľ, es ganar un premio que nos ampare. Obtener el Calendario me provoc√≥ un gran impulso, y una responsabilidad para continuar mejorando y no quedarme estancado. No fue la primera vez que particip√©, creo que fue la tercera, ¬Ņo la cuarta? Cada concurso literario es un torneo, combate sanguinario donde apuestas con lo mejor que tienes.

¬ŅCrees en la persistencia del oficio?; es decir, ¬Ņpiensas que ser un buen escritor se consigue con el esfuerzo constante y consciente?

Como todo en esta vida: si quieres algo que salga bien, tienes que dedicarle tiempo, paciencia, fe en ti mismo y en lo que quieres. Es bueno pensar ‚ÄĒcuando te sientas frente a la PC‚ÄĒ que est√°s produciendo la obra maestra de tu vida. Al tercer d√≠a, ya no te lo crees, y la verdad es que, a la semana de tener tu relato guardado, notar√°s los defectos. Entonces comienza la ardua tarea de pulir la historia; tal vez decidas llevar tu texto a la prueba de fuego en un taller literario.

Si tu intención es ser bueno, nunca debes dejar de prepararte. En el caso de nosotros, los escritores, se hace necesario leer y ver audiovisuales (clásicos y actuales): eso te otorga una rica fuente de información, justo la que necesitas para armar tus historias.

Recientemente, has comenzado a trabajar un proyecto de escritura a cuatro manos con otro importante autor de ciencia ficci√≥n y fantas√≠a, Carlos C√©sar Mu√Īoz. ¬ŅPor qu√© optas por esta alternativa, si ya te has dado a conocer como autor en solitario? ¬ŅForma parte de un ejercicio estil√≠stico que pretendes cultivar al margen de tu escritura independiente?

Se puede decir que todo esto se trata de un experimento en proceso. Siempre me gust√≥ la forma en la que Carlos C√©sar Mu√Īoz y David Alfonso mezclaron el g√©nero fant√°stico y el de la ciencia ficci√≥n con buenas dosis de humor, en su libro Historias del Altipuerto. Como su coautor se encuentra lejos de Cuba, le propuse a Carlos una idea en conjunto, siempre contaba con su experiencia previa en el trabajo a dueto. A Carlos le encant√≥ la idea, y ya llevamos algunos meses trabajando. Supuestamente, sin que sea clich√©, dos cabezas piensan mejor que una. Ya el tiempo dir√° si los resultados del experimento fueron satisfactorios.

El Premio Calendario te lleg√≥ siendo un autor mayor treinta a√Īos. ¬ŅPiensas que sucedi√≥ un poco tarde en tu carrera? ¬ŅQu√© nuevos premios o metas creativas se encuentran en tu camino?

¡Claro que no! Por lo menos me sucedió… y antes de los 35.

Entre mis proyectos se encuentra el libro El Rumor de los Insectos, una fantasía urbana oscura, donde se dan cita criaturas de nuestra mitología nacional. También quiero finalizar, junto a Carlos, el proyecto a cuatro manos.

Seguiré concursando. Eso sí, nunca me presentaría por segunda vez a un concurso que haya ganado previamente, o en uno de aficionados: no me probaría nada y le estaría truncando el camino a los que les espera pasar por la misma escalada.

¬ŅTu paso por los talleres literarios determin√≥ en alguna manera tu formaci√≥n? ¬ŅQu√© de ventajoso y de negativo tienen? ¬ŅHandicap o ventaja?

Los talleres literarios fueron mi mejor escuela. Es el √ļnico entrenamiento pr√°ctico que uno, como escritor, tiene. All√≠ aprendes las t√©cnicas y herramientas necesarias que despu√©s puedes manipular a tu antojo. Te ayuda a vencer el miedo esc√©nico, y a leer bien en voz alta.

Ahora, cuando un relato tuyo se lee en ese lugar, no debes tener miedo o verg√ľenza: que lo trituren. Est√° pasando por su bautismo de fuego, y se debe ser capaz de captar las cr√≠ticas ¬ęconstructivas¬Ľ, aquellas que muestran v√≠as para mejorar tu cuento.

¬ŅHan influido en tu obra algunos autores cubanos contempor√°neos, incluso colegas, aquellos que comparten tu mismo espacio y tiempo de escritura? En la ciencia ficci√≥n cubana se habla mucho de lo gremial, de la camarader√≠a, ¬Ņexiste en realidad?

Bueno, los trabajos de Erick Mota, el Yoss y Denis Mourdoch, me han influenciado bastante, me han mostrado cómo nuestra Isla puede ser lugar de extraordinarias y aterradoras historias.

M√°s que camarader√≠a ‚ÄĒsin querer sonar ut√≥pico‚ÄĒ, a veces los lazos de amistad crecen hasta el punto de sentirlos como familia. Los escritores del gremio no somos individualistas (al menos, los que conozco), nos alegramos mucho por los √©xitos de los dem√°s y no recelamos las tramas de nadie, incluso los aconsejamos para mejorarlas.

¬ŅEn pudo influir, formativamente, el hecho de ser un buen lector antes de convertirte en autor? ¬ŅEn qu√© momento, y c√≥mo, supiste que era la hora de transformarte en autor activo?

Repito una frase que escuche hace un par de d√≠as: ¬ęun escritor que no lee es como un m√ļsico que no quiere escuchar m√ļsica cl√°sica¬Ľ. En estos tiempos, no solo debes leer; adem√°s, tienes que ver audiovisuales, apreciar lo que se hace tanto en el mundo como en tu patio, con sus pros y contras. Llega un momento en que la imaginaci√≥n comienza a arder en tu cabeza, y te cuestionas versiones alternativas sobre el libro que has le√≠do o la pel√≠cula que has visto: ¬Ņqu√© hubiera pasado si…?, ¬Ņlos buenos siempre ganan?, ¬Ņpor qu√© siempre termina as√≠ y casi puedo adivinar el final?

Si las personas pueden crear sus propios mundos alternos, reflejar sus sue√Īos o exorcizar sus peores temores y frustraciones en una hoja de papel, o en un archivo de Word, ¬Ņpor qu√© no podr√≠a hacerlo yo? Llega un momento en que brota, dentro de ti, la necesidad casi obsesiva de jugar ese juego.

¬ŅC√≥mo enfrentas tu rutina de trabajo? ¬ŅTienes alguna disciplina, alg√ļn rito, una man√≠a a la hora de escribir?

Soy noctambulo, trato de trabajar por las noches, cuando todos a mi alrededor est√°n durmiendo y tranquilos. A veces, cuando puedo, aprovecho las ma√Īanas: uno tiene la cabeza m√°s fresca, pero casi nunca puedo permitirme ese lujo.

SAM_9447

Sobre man√≠as, te confieso que trato de aislarme en mi cuarto, me coloco mis viejos aud√≠fonos y escucho bandas sonoras (la m√ļsica ayuda mucho a aislarte, se confabula en la proyecci√≥n de tus escenas). Siempre me acompa√Īan un pomo de agua y una taza de caf√© con leche.

Durante a√Īos te has enfrascado en la escritura de una noveleta ambientada en un universo Z (universo zombie), la cual, probablemente, sea el primer trabajo de tal magnitud que aborde este tipo de subg√©nero dentro de Cuba. ¬ŅDeseo de experimentaci√≥n? ¬ŅO llegaste a escoger el tema por puro ejercicio estil√≠stico, apasionamiento de escritor, cineman√≠a obsesiva?

Para empezar, lo hice para divertirme despu√©s de una sobredosis de lectura de Stephen King, Lovecraft y el cine zombie de los 80, rejuvenecido por la incorporaci√≥n del filme 28 d√≠as despu√©s. Un poco de todo: la primera versi√≥n de la noveleta la escrib√≠ hace diez a√Īos por recomendaci√≥n de varias amistades que la leyeron y les gust√≥‚Ķ incluso me ped√≠an m√°s asesinatos. Fue muy iluso de mi parte enviar esa clase de cuento al Festival de la Cultura de la Universidad. Despu√©s de unos a√Īos, me encontr√© por primera vez en casa de Yoss, y se lo ense√Ī√©. Me dijo que ten√≠a material para explotar y me lanz√≥ al encuentro del taller literario Espacio Abierto. Despu√©s de varias revisiones, se me ocurri√≥ vincular la noveleta con algunos aspectos de la mitolog√≠a e historia de nuestro pa√≠s. Sin hacer cr√≠tica, hay escritores del g√©nero fant√°stico que evitan el escenario nacional, se lanzan hacia otros pa√≠ses, planetas, y dimensiones paralelas. Yo soy de los que se aprovechan de lo que tenemos en nuestro patio trasero, les aseguro que se pueden crear espacios tan maravillosos como aterradores.

No soy el √ļnico que se ha atrevido con los zombies. Tambi√©n lo han hecho Eric Flores, con su libro de cuentos En la Habana es m√°s dif√≠cil y Yonnier Torres, en Delicados Procesos. Ambos abarcan el g√©nero con relatos llenos de humor e iron√≠a.

Los que lean mi noveleta, no deben esperar el t√≠pico escenario apocal√≠ptico de la serie The Walking Dead o Naci√≥n Z; espacios visuales que han estancado al ¬ęg√©nero¬Ľ zombie durante los √ļltimos a√Īos. Es una historia de terror y misterio, que se mueve entre los tiempos modernos y el pasado, aquellas √©pocas en que nuestro pa√≠s todav√≠a era colonia de Espa√Īa. Si todo sale bien, la noveleta ser√° publicada dentro de la Colecci√≥n √Āmbar, de la Editorial Gente Nueva, en un libro ¬ęsiam√©s¬Ľ: estar√° acompa√Īando a la extraordinaria fantas√≠a √©pica Las Arenas de Erif Eren, de Dennis Mourdoch. ¬°Aprovechen, lectores, que ser√° un dos en uno! ¬†¬†¬†¬†¬†

¬ŅQu√© de novedoso podr√° encontrar el lector en Chunga Maya y otros relatos, tu libro ganador del Premio Calendario?

Aqu√≠ van algunos spoilers: cinco relatos de ciberpunk donde los protagonistas son fumigadores de nanobots, contrabandistas de fantas√≠as y de campos de marab√ļ radiactivo, personajes que intentan seguir sus sue√Īos en una Cuba futura y dist√≥pica. En las profundidades marinas del archipi√©lago se encuentra Chunga Maya, un leviat√°n surgido de la mutaci√≥n gen√©tica de las clarias omega. Ha crecido de manera tal que sus recorridos constantes alrededor de la Isla condenan a la poblaci√≥n a un nuevo bloqueo.

Por √ļltimo, ¬Ņcu√°l consideras es el mayor dolor o desesperaci√≥n del escritor? ¬ŅY la recompensa so√Īada?

La soledad que implica el trabajo del escritor, luchar con la angustia y las opiniones de que est√°s perdiendo tu tiempo, son los mayores dolores.

La recompensa m√°s grande es que el p√ļblico pueda disfrutar del producto de tus esfuerzos, tanto como t√ļ lo hiciste al escribir la historia original.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ