Adislen Reyes y Manuel López Oliva: metáforas y símbolos del arte cubano

El sello editorial College Habana publicó recientemente los catálogos de los creadores Adislen Reyes y Manuel López Oliva, una iniciativa necesaria, diría que imprescindible, en la defensa y promoción del arte nacional.

El primero, dado a conocer en la sala Villena de la Uni√≥n de Escritores y Artistas de Cuba, recoge los 12 a√Īos de trabajo, desde el 2005 hasta el 2017,de Adislen Reyes, quien se caracteriza fundamentalmente por recrear en sus obras un personaje asexuado, con el que infiere estados de √°nimo como la desesperaci√≥n, la duda y el miedo. Sentimientos que provocan una crisis en el hombre y lo conducen al fracaso.

Los cr√≠ticos de arte Susana Sosa y David Mateo N√ļ√Īez asumen la valoraci√≥n del quehacer de la autora en el volumen. Ella ‚Äúha agudizado al m√°ximo la capacidad de intensificar sus met√°foras en la estructuraci√≥n visual de sus dibujos y pinturas, bajo esa compulsi√≥n de contrariedades existenciales, asever√≥ Mateo N√ļ√Īez.

Paciencia, una de sus exposiciones exhibida en la Galer√≠a Galeano hace tres a√Īos, constituye un reto a la constancia, el empe√Īo y la voluntad. En un escenario dominado por la inmediatez, el triunfo viene marcado por el factor tiempo. Y es el objetivo principal de la muestra, cuestionarse los presupuestos √©ticos de la posmodernidad, que condiciona a los creadores a querer el √©xito, r√°pido y a lo grande.

‚Äú¬ŅQu√© fronteras se han disipado o quebrado entre la revelaci√≥n colectiva y personal?, ¬Ņc√≥mo se traza hoy en d√≠a el l√≠mite de la confidencia?, ¬Ņcreemos como antes en el recurso de la confidencialidad?‚ÄĚ, son preguntas que Mateo N√ļ√Īez deja en manos de los lectores.

Para Sandra Sosa en Terapia, serie del 2015,‚Äúm√°s que definir un individuo materializa una idea; mientras que en Olvido, 2017 representa un contexto aterrador: alguien que se observa a s√≠ mismo y a su fantasma, no importa si es real o imaginario‚ÄĚ.

A sus 34 a√Īos, Reyes ha mostrado talento y una carrera en ascenso. No obstante, a√ļn tiene mucho camino por recorrer. Habr√° que seguir de cerca sus derroteros profesionales.

Al final de la publicaci√≥n se encuentran los agradecimientos y dedicatorias, palabras que ‚Äúnos hace volver a una p√°gina interior y leer: la paciencia que acompa√Īa la espera‚ÄĚ, explic√≥ Vent Dumois en la presentaci√≥n del libro. ‚ÄúEspera que nos roba la vida aguardando las grandes oportunidades, que terminan aniquilando las peque√Īas cosas. Cosas que pueden significar m√°s que ese anhelado futuro que a√ļn no llega‚ÄĚ. Una verdad incuestionable.

En tanto, L√≥pez Oliva, referente imprescindible en las artes pl√°sticas nacionales con el cat√°logo Pintura y Performance‚ÄĒcalificado por los especialistas del proyecto como un verdadero ejercicio acad√©mico‚ÄĒ pone en manos de los espectadores una valiosa publicaci√≥n que merece ser revistada de principio a fin.

Adislen Reyes. Foto: Tomada del sitio oficial de la artista

El cr√≠tico de arte, curador y poeta Nelson Herrera Ysla explica en el libro la dimensi√≥n √©tica de este creador con un profundo sentido de la espiritualidad. Encarna el sentimiento m√°s puro en sus piezas, donde es posible advertir fuerte teatralidad y po√©tica. Se convierte met√°fora y s√≠mbolo por su versatilidad como pintor, cr√≠tico, profesor y comunicador.¬† Aqu√≠ aparecen tambi√©n textos de Hortensia Montero, Lillian Guerra, Rufo Caballero, Donna Gold, Jorge Berm√ļdez, Kirenia Rodr√≠guez-Puerto, Carina Pino Santos, Virginia Alberdi y Deney Terry.

‚ÄúCuando estoy pintando llego a un estado superior, aunque no veo contradicci√≥n entre el pintor y el cr√≠tico. Son dos caminos diferentes que de alguna manera se complementan. Nac√≠ en un taller de pintura, en medio de varios mundos‚ÄĚ, puntualiz√≥ el prestigioso artista. Esa mezcla de saberes result√≥ el factor determinante para consolidar su talento y transgredir los l√≠mites que separan a los creadores de los estudiosos.

Nudo, 1993 es considerado uno de sus trabajos magistrales al lograr lo que todo artífice anhela: que la imagen salga del cuadro, aseveró el director del Museo Nacional de Bellas Artes, Jorge Fernández Torres, en su intervención.

‚ÄúMe reconozco ‚ÄĒagreg√≥ L√≥pez Oliva‚ÄĒ como una personalidad h√≠brida. No estoy en contra de eso porque la cultura cubana es as√≠. Tengo otra caracter√≠stica: me aburre repetirme, necesito hacer cosas distintas‚ÄĚ.

Para el autor de Ant√≠gona, la pintura y el performance constituyen expresiones de la totalidad del ser. Sin embargo,‚Äúa veces no puedo dejar de escribir porque me preocupan los problemas nuevos con respecto al uso y la producci√≥n del arte‚ÄĚ.

Acerca de la ense√Īanza art√≠stica coment√≥¬† la importancia de nutrirse de los j√≥venes con ideas frescas y novedosas. Aunque el arte ‚ÄĒal decir de esta prol√≠fera figura de la pl√°stica cubana‚ÄĒ no se define por lo viejo y lo nuevo, sino por ‚Äúcaminos est√©ticos, sentimientos y convicciones‚ÄĚ.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico