Nicol√°s: negro cubano

La poes√≠a fue definitivamente otra a trav√©s de tu pluma. Aquellos que antes eran despose√≠dos de sus m√°s elementales derechos encontraron en tu l√≠rica un resguardo. La voz de los negros, los obreros, los pobres era al fin redimida. Fuiste t√ļ, Nicol√°s, quien supo ponerle ritmo a esas palabras que desde el barrac√≥n nuestros abuelos, blancos y negros, una vez mezclaron. Viste m√°s all√° del horizonte. Supiste saltar las barreras que el color de tu piel nos impon√≠a, alej√°ndonos del tremebundo p√°nico a lo diferente. Todas las flores de abril, Nicol√°s, no son suficientes para recordarte. Por eso quiero imaginar que andas a√ļn por el mar de las Antillas, timoneando aquel barco de papel, que anda y anda y que en cada puerto montas a los que como t√ļ desean el amor. ¬ŅAcaso llevas tu guitarra de trovador? ¬ŅTe acompa√Īa aquella palma que naci√≥ en el patio, sola? [+]


Transe√ļntes

El propósito de Yuri Santana con esta nueva serie es epatar, a partir de fungir como cronista de la dinámica vida citadina en la popular avenida 23 del Vedado. Santana, en estos nueve lienzos de mediano formato, hace uso de las posibilidades que ofrece el encuadre como recurso fotográfico aplicado a las artes visuales y consigue así nuevos puntos de mira de fenómenos tan en auge como el consumo de la wifi. [+]


¬ęLos djs cubanos: una frescura a la cultura nacional¬Ľ

La m√ļsica electr√≥nica en Cuba ha tenido un notable reconocimiento en los √ļltimos a√Īos. En la actualidad los Djsc jockeys de nuestro pa√≠s honran el legado de exponentes de ese g√©nero como Juan Blanco y Edesio Alejandro, quienes defend√≠an la electroac√ļstica, antecedente de la electr√≥nica. [+]


Daniel Carrazana un artista al que le corre teatro por las venas

El teatro tiene que decir siempre la verdad,
y la verdad a veces duele,
pero no podemos edificar una mejor verdad
si no reconocemos la que tenemos hoy.

 

La escena¬†teatral granmense se premia con el talento del joven Daniel Carrazana, quien a pesar de no tener formaci√≥n acad√©mica como actor, s√≠ conoce la premisa de cada puesta en escena: entregarlo todo al p√ļblico d√°ndole vida a un personaje. Forma parte de la vanguardia art√≠stica que se nuclea en la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS) en la provincia, donde dirige la secci√≥n de Artes Esc√©nicas. Daniel es en resumidas cuentas un apasionado de la actuaci√≥n que siempre supo que ese era el camino que deseaba transitar. [+]



Proyecto musical cubano ‚ÄúTrova 3‚ÄĚ seduce o√≠dos en ciudad noruega de Forde

Tomado de Cubadebate

El proyecto musical Trova 3 est√° invitado al F√łrden Festivalen en su edici√≥n de 2017, que tiene sede¬†en esa ciudad noruega. Este proyecto fue creado especialmente para la ocasi√≥n¬†por el especialista y cr√≠tico Oni Acosta Llerena, quien a su vez funge como coordinador del mismo.

[+]


Mirar a Servando

Tomado de la Jiribilla

Basta pronunciar su nombre para invocar la belleza. Arquitecto del dibujo, orfebre del perfil, hechicero de las veladuras. Nadie como él para retratar la fusión de los cuerpos en el acto amatorio. Nadie ha logrado, como él, transformar el deseo en piel verdeazul, rutilante, pétrea y marítima al mismo tiempo, que fluyó sin fronteras, libre al fin por obra y gracia de pinceles y pigmentos.

[+]


Marcelo Pogolotti en su oficio de soledad

Qued√≥ ciego a los 36 a√Īos en el lienzo m√°s oscuro de su vida. Se acod√≥ entonces sobre el bur√≥, resignado, en el vac√≠o de una m√°quina de escribir y una hoja en blanco. El Intelectual (1937), obra afamada dentro su corto periplo por las artes pl√°sticas, fue la revelaci√≥n de ese estado angustioso que lo embarg√≥ un a√Īo despu√©s cuando perdi√≥ repentinamente la vista, debati√©ndose en el propio semblante, por √©l figurado, de aquel hombre sin ojos.

[+]



Matando amigos

Tomado de Bohemia

Una novela sobre controvertido personaje latinoamericano

Con el sable a la cintura, Bernab√© Rivera (1795-1832) encant√≥ a las damas de la corte de Pedro I, emperador del Brasil. Acero en mano, el joven guerrero rioplatense se convirti√≥ en tit√°n de la Batalla de Sarand√≠ (1825) y conquistador de las Misiones Orientales. Combati√≥ a portugueses y brasileros, a los compatriotas que se disputaban el poder en la naciente rep√ļblica del Uruguay, masacr√≥ a ind√≠genas. Algunos lo caracterizan como ‚Äúh√©roe de la estirpe hom√©rica‚ÄĚ, en tanto fue instrumento b√©lico de su t√≠o Fructuoso Rivera ‚Äďprimer presidente constitucional de la peque√Īa naci√≥n- con hiperbolizado sentido del honor castrense. Otros ven a un fratricida en √©l, un asesino de hermanos.

La fascinante y terrible historia del caudillo está relatada en ¡Bernabé, Bernabé! (Tomás de Mattos, 1988), novela publicada por Sed de Belleza Ediciones, con poco más de 160 páginas y a la venta en librerías de varias provincias de Cuba. Esta editorial, si bien pertenece a la Asociación Hermanos Saíz, no limita su trabajo a jóvenes escritores nacionales, y ha difundido entre lectores de la Isla títulos de narrativa, ensayo y poesía de disímiles valores y procedencias.

Tom√°s de Mattos ‚Äďtambi√©n periodista y abogado- construy√≥ una estimulante narraci√≥n que es considerada una de las mejores novelas escritas luego de la dictadura uruguaya (1973-1985), alistada en una serie de obras que revisan la identidad de aquel pa√≠s y pretenden encontrar en la vor√°gine posindependentista del siglo XIX las claves originarias de la violencia vigente en el XX. El autor utiliza recursos propios de la literatura decimon√≥nica, como relatar el exterminio de las poblaciones de nativos a trav√©s de un supuesto intercambio epistolar encontrado en el archivo de un albacea. Adem√°s, a√Īade un pr√≥logo de un editor ficticio ‚Äďfechado en 1946, a√Īo de los juicios en N√ļremberg a los nazis derrotados‚Äď donde se presenta a Josefina P√©guy, narrador-personaje que significar√° un ojo cr√≠tico respecto a la versi√≥n oficial sobre el etnocidio con que los patricios fundadores pretendieron modernizar la Rep√ļblica.

Aquellos hacendados financiaron una pol√≠tica secreta de Estado ejecutada en la primera presidencia de Fructuoso Rivera, quien con la eficaz ayuda de su sobrino traicion√≥ a los ind√≠genas ‚Äďantiguos camaradas durante la lucha independentista‚Äď y los aniquil√≥ en la Matanza de Salsipuedes, entre otros combates. Pero el destino tr√°gico de Bernab√© lo coloc√≥ al alcance de sus perseguidos, convirti√©ndose en presa y objeto de la justicia m√°s elemental, cual sujeto de la ley del Tali√≥n.

¡Bernabé, Bernabé! termina siendo un diálogo controversial y reflexivo sobre la historia, el poder y la política. En las páginas del libro se cuestiona la naturaleza de la violencia y se sugiere una circularidad en la historia de la región, expresada en la enquistada ética militar a cualquier costo, el etnocidio y la aniquilación como métodos para borrar al diferente, luego resurgidas en las dictaduras militares.

Los constantes desplazamientos del espacio y el tiempo en la narración, el lenguaje preciso en la construcción de escenas, así como el hálito de reportaje o crónica que impera en la novela, la convierten en un disfrute garantizado para distintos lectores.

La historia de Am√©rica Latina, este territorio llamado alguna vez, c√°ndidamente, Nuevo Mundo, est√° llena de episodios semejantes a los narrados, es pasto f√©rtil para escritores que entienden la violencia como un signo irrecusable de la regi√≥n. Como en el cuento Diles que no me maten (Juan Rulfo), siempre regresar√°; en el texto de Tom√°s de Mattos fue con la venganza del √ļltimo cacique charr√ļa, quien no pudo impedir ‚Äďsin embargo- que su pueblo fuera exhibido en un circo de Par√≠s y a Bernab√© Rivera le erigieran un mausoleo.