Dos Hermanos, un proyecto

Entrevista a Jessie y Leyanis Valdés

Por la sangre de estos dos jóvenes circula música y amor. Dos hermanos, que en el arte han encontrado un idioma con el que expresarse y un mundo en el que habitar. Su primer fonograma Valdés Brother´s realizado con Producciones Colibrí nos permitió acercarnos a su creación y a su Proyecto X. Junto a ellos tocan, regularmente, Harold Orestes González (Bajo), Yuniet Lombida (Saxo Soprano), Emir Santa Cruz (Saxo Tenor) y Eduardo Silveira (Congas). Sus influencias musicales construyeron en ellos un imaginario musical amplísimo, sus experiencias educacionales y profesionales labraron el camino para este presente colmado de latin jazz o, es mejor decir, música cubana. [+]



Surazo vuelve a Mayabeque

Podrá parecer un acontecimiento natural frente a la arena, pero El Surazo —en la costa sur de Mayabeque— no es más que el evento que organiza cada año la Asociación Hermanos Saíz (AHS) dedicado a la música electrónica en la joven provincia cubana, que este año —entre sus iniciativas— tiene la idea de resaltar la labor de los jóvenes.

[+]


¡Al fin! los camagüeyanos pueden decir: «¡La Cruzada está en la Casa!»

Por primera vez este mes de julio el proyecto La Cruzada llega a la provincia de Camagüey y lo hace para iniciar el verano con un programa que además de jazz, worldmusic, reggae, dance hall, hip-hop y música cubana propone fotografía y charlas teóricas.

[+]


La Trova en una Casa

La Casa del Alba Cultural reunió a toda la familia en la tarde de este 1ro de julio, a manera de prólogo para este verano 2017. El joven trovador matancero Celestino Esquerré fue el anfitrión del concierto que se desarrolló en el Gran Salón de esta bella edificación capitalina. Con la guitarra en la mano, los primeros segundos del concierto fueron como una suerte de carta de presentación.

[+]


Comentario de una súper banda

Siempre quise escribir algo con la frase the show must go on, hasta hoy. Como escritor, como periodista, como crítico, uno tiene muchas fantasías que se van sedimentando para crear un galpón de ideas desde las que beber en los momentos especiales, esos en los que no quieres ser aristotélico, en los que se impone rehuir de la estructura para alimentar la felicidad de escribir, sin más fin que saldar una deuda con el action writing.

[+]


Te sorprenderás

El programa invitaba a un concierto clásico que debió iniciar con La Tumba de Caturla, pieza de Shelly Hanson, la compositora norteamericana que se enamoró para siempre del genio de ese creador. La noche —en efecto— prometía aplausos en derroche, pero el público no imaginaba que con los primeros acordes de la Orquesta Sinfónica Juvenil de Minnesota ya se pondrían de pie.

[+]


Perotá Chingó o la espiritualidad sonora de la tierra

Uno de los placeres más hermosos de la vida son, precisamente, los amigos. Esos locos maravillosos que se las ingenian para buscar cualquier pretexto y convocar a una reunión extraordinaria. Café, cervezas, cigarrillos, ron —o ninguno de estos mediante— y se arma la mejor de las tertulias. Fue bajo una situación como esta donde descubrí al grupo  argentino Perotá Chingó. Exactamente, los escuché en una deliciosa interpretación del tema La Complicidad, de los portorriqueños Cultura Profética. Desde entonces, y para mi asombro, me encontré con un número considerable de jóvenes en toda Cuba, atrapados en la libertad musical de estos cuatro suramericanos.

[+]


Navarrete en su riego

Su figura, en aquellos años, no podía determinarse con meros cálculos de alguna tendencia o género. En escena era histriónico. Cantaba sus canciones de una distintiva manera que a nadie imitaba pero a muchos atraía. Y en los momentos más álgidos de los conciertos, cuando más emocionado estaba el público, rompía la frecuencia musical para recitar un poema, podríamos decir medio surrealista, incluso dadá. A partir de una frase que escogía al azar comenzaba la sucesión indetenible de sintagmas, la relación de fenómenos tan opuestos como podía ser una rosa y el crecimiento del Producto Interno Bruto. Todo esto, en el fondo, podía parecer baldío, pero encerraban una peculiar poética. Yunior Orestes Navarrete educó a los auditorios a su estética; luego de eso no hubo presentación donde alguien, desde la muchedumbre, gritara:

[+]


“Hacer lo mismo que los demás no aporta nada”

Kialo le hace honor a su nombre, porque simplemente su razón de existir es la música. Cuenta una historia de persistencia, de sueños hechos realidad.

Par de amigos universitarios decidieron tomarse en serio la música, luego de participar en uno de esos eventos extracurriculares que promueven las casas de altos estudios en Cuba. A partir de entonces ya no solo sería prepararse para una presentación ante los ojos de sus compañeros de clase, el reto sería mayor.

[+]