Los símbolos del derrumbe

Transcurre el mes de julio cálido y luminoso; con un buen augurio llega repentina la llovizna, los días argentados, el clima propicio para permanecer debajo de una manta y elegir un libro.

En la cubierta predominan los tonos oscuros, una luz que se acerca, un hombre que aguarda en lo que pudiera ser una terminal ferroviaria o un escenario. Líneas de tiempo anuncian las letras del color de la luz.

Un tren es el s√≠mbolo que recorre estas l√≠neas invisibles. Delimitadas por las fechas como estaciones inevitables. El hombre no es el conductor sino la maquinaria; transita el tiempo que le ha sido otorgado, ruge humo, se descompone, vuelve a las v√≠as, pero jam√°s tiene el control. Los vagones le siguen como un c√°mara fija, dejan constancia del paisaje, los transe√ļntes, del deterioro, mas no juzgan la trayectoria.

Seg√ļn las palabras de la joven escritora Elizabeth Reinosa Aliaga, autora de este volumen ‚ÄĒcon el que obtuvo el Premio Calendario de Narrativa 2019‚ÄĒ, no ha podido precisar en qu√© g√©nero situarlo. Pero si continuamos el viaje necesitaremos definir, al menos para poder ordenar y analizar.

Por eso tratar√© de dar mi propia clasificaci√≥n. L√≠neas de tiempo no es un libro de cuentos y creo que eso queda claro, pero ¬Ņes una novela?, pudiera ser, sobre todo atendiendo a las libertades que la modernidad le ha concedido a esta. Posee un alto vuelo po√©tico, lo cual conjugado a su estructura se acerca sobremanera a la prosa po√©tica. Sin embargo, me decantar√© por llamarlo relato, como otros antes denominaron as√≠ a El curioso caso de Benjamin Button, de F. Scott Fitzgerald. Este al igual que L√≠neas‚Ķnarra la vida de un personaje desde el nacimiento hasta su muerte ‚ÄĒaunque en un orden peculiar‚ÄĒ, seccion√°ndola por etapas.

Una vez dicho esto quisiera pasar a hablar de Seda, novela del italiano Alessandro Baricco, y referente cercano de L√≠neas de tiempo. La obra de Baricco tambi√©n se estructura de manera vi√Ī√©tica, flashazos de la vida de Herv√©Joncour; en esta el autor emplea cap√≠tulos muy cortos, casi todos de media p√°gina, que por orden num√©rico nos narra la vida de Herv√© y otros personajes. Claro Alessandro s√≠ entra en cuestiones propias de la novela, permite visualizar personajes y lugares en su forma f√≠sica desde la Siberia hasta el Jap√≥n.

En este relato se nos muestra a los personajes siempre indefinidos, como detr√°s de la bruma, en las sombras, como los ingr√°vidos de Valeria Luiselli. Su protagonista no posee nombre, ni siquiera rostro, aunque s√≠ una angustia, un dolor que deviene violencia. Esta violencia ser√° padecida por el resto de los personajes, sin excepciones, ni siquiera de los m√°s peque√Īos, ni siquiera del mismo que la genera.

Al escribir sobre otros escritores se apunta, por ejemplo: su estilo narrativo se inspira en las novelas de… o es evidente la influencia de autores como… Este punto es acertado y lógico, todos tienen referentes, puntos de partida, de contacto, de inspiración.

Me atrevo a decir que tiene precisos puntos de contacto con Celestino antes del alba, de Reinaldo Arenas. La casa como infierno, prisi√≥n. El predominio de la violencia. El √ļnico que comprende al protagonista es su hermano Kiko; al igual que al protagonista de Arenas solo lo entiende Celestino, su primo, quien m√°s tarde se transformar√° en su hermano y viceversa. La madre, dualidad de brutalidad y ternura, igualmente ‚Äúmuere‚ÄĚ, pero como en Celestino contin√ļa viva.¬†

Y un trasfondo como el de Cien a√Īos de soledad, de Gabriel Garc√≠a M√°rquez. Piramidal: todo se va construyendo hasta llegar a la c√ļspide y, entonces, inicia el descenso, el estropicio. Su l√≠nea central es la locura y, por supuesto, la soledad.

De un aliento corto. Sintético. Lírico. No existe en estas páginas una inquietud por el mundo exterior. No es el cómo la sociedad modifica al sujeto, sino cómo el individuo altera su mundo interior y cercano. Nos hemos trasladado de esa visión de lo macro a lo micro. A la familia como preocupación y como orden. El ser como causante e impotente testigo de su propio derrumbe.


AHS en Holguín crea y debate

El salón Abrirse las constelaciones de Ediciones La Luz, en su espacio habitual de novedades editoriales de igual nombre, fue escenario de la presentación del libro Báguanos Indígena. Arqueología y patrimonio, de Ivan Rodríguez.

Con la asistencia de Rafael Gonz√°lez Mu√Īoz, presidente nacional de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), Evelin Queipo, miembro del ejecutivo y Lili√©n Aguilera, presidenta de la organizaci√≥n en la provincia, se realiz√≥ la pe√Īa que cont√≥ con Armando Cuba, profesor e investigador, como presentador del t√≠tulo.

B√°guanos Ind√≠gena sintetiza el trabajo de la arqueolog√≠a y el patrimonio aborigen en el municipio desde el siglo XX. Aborda los sitios arqueol√≥gicos; excavaciones; colecciones tanto p√ļblicas como privadas; investigadores que participaron, entre otros temas. El texto se incluye en la colecci√≥n de investigaci√≥n del sello editorial holguinero.

El presidente de la AHS asisti√≥ adem√°s a los debates de la secci√≥n de Artes Esc√©nicas en la provincia, que se efectuaron previamente en la sede del Gui√Īol de Holgu√≠n.

Allí se discutieron los acuerdos del Tercer Congreso de la Asociación, y fueron expuestas las principales inquietudes de los creadores respecto a sus esferas.

En la ocasi√≥n se puntualizaron dichos acuerdos y el cumplimiento de los mismos. Adem√°s, el encuentro evidenci√≥ la necesidad de ampliar estrategias de promoci√≥n, las alianzas con las entidades culturales, los mecanismos de gesti√≥n, y de esta forma lograr mayor influencia del arte cubano sobre los p√ļblicos.

Durante la √ļltima semana se han efectuado otros debates de este tipo en las secciones de Literatura y M√ļsica, con el objetivo de perfeccionar el trabajo de la joven vanguardia art√≠stica del territorio.


El tiempo recobrado de Rubiel Gonz√°lez Labarta (Premio Adelaida del M√°rmol 2020)

Con el cuaderno ‚ÄúEl tiempo recobrado‚ÄĚ, el escritor holguinero Rubiel Alejandro Gonz√°lez Labarta obtuvo el Premio Nacional de Poes√≠a Adelaida del M√°rmol en su XVIII edici√≥n, seg√ļn el acta del jurado integrado por Kenia Leyva, Luis Yuseff y Ronel Gonz√°lez.

Tras evaluar los libros presentados, entre 80 propuestas de todo el pa√≠s, participaci√≥n r√©cord en el certamen, el jurado coincidi√≥ por unanimidad otorgar el Premio al libro de Gonz√°lez Labarta, por ‚Äúla armon√≠a del conjunto, la sobriedad y limpieza de una escritura pautada dentro de los amplios registros de la prosa po√©tica, donde Cuba posee una insigne trayectoria de libros sobresalientes y un inter√©s acrecentado en la √ļltima promoci√≥n de creadores hacia esa variante de la escritura, que muestra en el caso espec√≠fico de la obra seleccionada no solo el dominio y conocimiento del poeta en la elecci√≥n de t√≥picos y recursos expresivos para dar consistencia a la totalidad‚ÄĚ, seg√ļn el acta.

Adem√°s, destaca por ‚Äúlas resonancias de lo universal sutilmente tamizado e integrado al discurso, a partir de apoyaturas en las inmersiones novel√≠sticas de Marcel Proust y expl√≠citos gui√Īos a la historia del arte, sin estridencias ni pirotecnias que dificultan el fluir.‚ÄĚ

Nacido en 1988 y residente en La Habana, el poeta y narrador Rubiel Alejandro Gonz√°lez Labarta es miembro de la AHS y egresado del Centro de Formaci√≥n Literaria Onelio Jorge Cardoso. Ha recibido los premios Pinos Nuevos, Manuel Navarro Luna, Mangle Rojo, Paco Mir, Am√©rica Bobia, Hermanos Loynaz, Ciudad de Holgu√≠n, Beca Prometeo de La Gaceta de Cuba, Calendario y Dador; y tiene publicado los libros Los dioses secretos, Los hijos de Ca√≠n, Los T√ļneles, Las regiones devastadas, Castillos en el aire, Figuras de madera, Pa√≠s de humo, Las contemplaciones, Un bosque llamado pa√≠s y Madera.

entrega del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol 2020/ Fotos cortesía Casa de Iberoamérica y CPLL

La premiación, realizada en la Casa de Iberoamérica, fue trasmitida vía streaming, como parte de las actividades de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana en su edición XXVI.

Valorado por varias generaciones del panorama literario cubano, como recalca el jurado, el Premio Adelaida del Mármol, convocado por el Centro de Promoción Literaria Pedro Ortiz Domínguez, el Centro Provincial del Libro y la Literatura en Holguín, y Ediciones Holguín, ha logrado establecerse y permanecer por derecho propio dentro del sistema de premios y becas del Instituto Cubano del Libro (ICL). Surgido en 1989, el primer libro premiado fue Testigo de los días, de Alejandro Fonseca, con un jurado integrado por Guillermo Rodríguez Rivera, Paco Mir y José Luis Moreno del Toro.

entrega del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol 2020/ Fotos cortesía Casa de Iberoamérica y CPLL

Le han seguido premiados como Odette Alonso, Lourdes Gonz√°lez, Jes√ļs David Curbelo, Roberto Manzano, Luis Yuseff y Jos√© Luis Serrano, entre otros, mientras que voces como David Cherici√°n, Marilyn Bobes, Roberto M√©ndez, Alberto Garrido o Delf√≠n Prats han formado parte del jurado de este premio que recuerda a la poetisa holguinera Adelaida del M√°rmol, la m√°s importante voz l√≠rica del siglo XIX en la provincia.

En sus m√°s recientes ediciones, el Premio Adelaida del M√°rmol ha sido entregado, en la sede de la UNEAC, a los holguineros Edurman Mari√Īo por El estrecho margen y Zulema Guti√©rrez, con Metralla, y al habanero L√°zaro A. D√≠az Cala con Por distintas aceras.

entrega del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol 2020/ Fotos cortesía Casa de Iberoamérica y CPLL

entrega del Premio Nacional de Poesía Adelaida del Mármol 2020/ Fotos cortesía Casa de Iberoamérica y CPLL

El miembro del jurado Ronel González recibió el Premio por Labarta, quien actualmente reside en La Habana.


Viaje errante con Arthur Rimbaud por ríos impasibles

Los franceses tienen cierta predilecci√≥n por la precocidad y despu√©s por el silencio o la muerte: con apenas 17 a√Īos Raymond Radiguet public√≥ El diablo en el cuerpo. Falleci√≥ a los 20 de fiebre tifoidea. Poco antes de morir, con 27 a√Īos, Alain-Fournier dio a conocer El gran Meaulnes. Su cuerpo fue encontrado en una fosa com√ļn alemana en los d√≠as de la Primera Guerra Mundial. Y Arthur Rimbaud, el m√°s precoz y deslumbrante de todos esos ‚Äúenfant terribles‚ÄĚ, hab√≠a zanjado en dos, con un golpe en pleno rostro, la literatura francesa para despu√©s, sobre los 19 a√Īos, olvidarse de todo eso y partir al mundo a errar ‚Äúpor r√≠os impasibles‚ÄĚ.

Esos golpes viscerales, a fuerza de im√°genes, originalidad y alucinaciones, se llaman Una temporada en el Infierno (1873) e Iluminaciones (1874). En estos poemarios Arthur Rimbaud transit√≥ del simbolismo, influido por sus idolatrados St√©phane Mallarm√© y Charles Baudelaire, a quien llam√≥ ‚Äúun dios, el rey de los poetas‚ÄĚ, al decadentismo, al lado de su amado Paul Verlaine.

Todo esto lo hizo entre los 15 y los 19 a√Īos, si partimos del momento en que envi√≥ su primera carta a Th√©odore de Banville, l√≠der del parnasianismo, con el anhelo de convertirse en ‚Äúparnasiano o nada‚ÄĚ. Le envi√≥ tres poemas, entre ellos Ofelia, para que aparecieran en El parnaso contempor√°neo, publicaci√≥n que reun√≠a a los bardos del movimiento. Y aunque Banville le respondi√≥ con afecto la carta, los poemas no se publicaron en la m√≠tica revista parisina.

Escribi√≥ desenfadadamente ‚ÄĒdicen sus bi√≥grafos‚ÄĒ como una provocaci√≥n antiburguesa, y a los 19 lo abandon√≥ todo: luego de amores y tropel√≠as, entre fugas constantes de su natal Charleville-M√©zi√®res (y retornos acompa√Īado por la polic√≠a), por cuyas calles desfil√≥ con un cartel que dec√≠a ‚ÄúMuera Dios‚ÄĚ; de alumbrar y escandalizar, al mismo tiempo, en los salones literarios capitalinos, embriagado de ajenjo y juventud; de prisiones y deudas; de los d√≠as de la Comuna de Par√≠s; de su tempestuosa relaci√≥n con Verlaine, que los condujo a Londres y llev√≥ al autor de Los poemas saturnianos a abandonar a su esposa e hijo, sobreviviendo con clases de franc√©s hasta huir a Bruselas, cansado de los caprichos egoc√©ntricos del escandaloso joven, con el consiguiente disparo a Rimbaud, los dos a√Īos de c√°rcel y el rencuentro despu√©s en Alemania, cuando el muchacho de Charleville-M√©zi√®res le entrega los originales de Las Iluminaciones.

¬ŅQu√© hacen de estos libros un parteaguas? Primero el cambio abrupto de ser un poeta que exaltaba la belleza del verso y trataba de encontrar perfecci√≥n, a desde√Īar el verso como tal e irrespetar todas las reglas de composici√≥n, creando una poes√≠a ambigua y vol√°til que ser√≠a alabada por simbolistas y m√°s tarde por los surrealistas. Este deseo de Rimbaud de ir en contra de todo lo establecido desemboc√≥ en Las Iluminaciones, libro en que el poeta finalmente se libera de las ataduras del verso y se expresa en un lenguaje po√©tico puro, sin ambages. El libro posee casi exclusivamente poemas en prosa, cuyas √ļnicas excepciones son Marina y Movimiento, los primeros poemas en verso libre escritos en lengua francesa. Y aunque influenciados por los poemas en prosa de El Spleen de Par√≠s, de Charles Baudelaire, las prosas de Rimbaud difieren grandemente con las del primero al no poseer elementos prosaicos como las narraciones de eventos o transiciones. Estas diferencias tambi√©n contribuyeron al car√°cter surrealista de Las Iluminaciones, logrados por las alucinaciones y los momentos enso√Īadores de sus versos, recalcadas por el uso de las palabras por su poder evocativo m√°s que por su significado literal en el poema, lo que hace que ‚ÄĒm√°s all√° de los aspectos estil√≠sticos‚ÄĒ Las Iluminaciones posean muchas im√°genes sensoriales.

Despu√©s, dicen los investigadores, desaparecieron esas im√°genes. Eso que Gast√≥n Baquero llamo ‚Äúlas purificaciones de lo visual que se dieron en Rimbaud‚ÄĚ y que, como ‚Äúun Crist√≥bal Col√≥n de las palabras‚ÄĚ, contribuy√≥ ‚Äúsin propon√©rselo, desde luego, a devolverles a los vocablos una capacidad creadora, una potencia que el verbalismo y la oratoria les hab√≠an arrebatado‚ÄĚ. Obrero en Alejandr√≠a; soldado desertor en Jaba, Indonesia; capataz de cantera en Chipre; empleado en una agencia que exportaba caf√©, pieles y caucho en Yemen; traficante de marfil, oro, cuero y armas en Arabia y √Āfrica; explorador, colono, ge√≥grafo y fot√≥grafo, la segunda mitad de su vida se nos muestra como el contrapunto de la primera. Las fotograf√≠as de los a√Īos que pas√≥ en Harar, ciudad isl√°mica poblada de mezquitas en la actual Etiop√≠a, lo muestran adulto, lejos de la imagen de adolescente transgresor y rebelde, descre√≠do y ateo, fumador de hach√≠s y bebedor incontrolable, conocedor de los poderes de su belleza y juventud.

Rimbaud no es el adolescente de aquel famoso retrato de 1871 reproducido en incontables antolog√≠as. Ni del cuadro Un rinc√≥n de la mesa, donde Henri Fantin-Latour retrat√≥ a los poetas de su √©poca, y Verlaine y Rimbaud aparecen a la izquierda, juntos (Rimbaud vestido de negro, con el pelo rubio desordenado, y la mano en el rostro, anhelante). Ahora lo vemos en Harar con traje blanco de algod√≥n crudo, delgado y descalzo, consumido por el agotamiento y el sol et√≠ope, que ha curtido con duros rasgos las l√≠neas de un rostro que a√ļn nos mira como ‚Äúun animal sagrado en la blancura solar‚ÄĚ. La acumulaci√≥n de trabajos, privaciones y fatigas lo convierten en una criatura penetrada hasta los tu√©tanos de polvo y silencio (la misma criatura capaz de escribir Yo es otro y Hay que ser absolutamente modernos).

Lejos quedaba su pasi√≥n por la poes√≠a. Es como si todo lo que tuvo que alterar, desordenar, desarmar, lo hubiera hecho en un abrir y cerrar de ojos, sabiendo que el poeta deb√≠a hacerse ‚Äúvidente‚ÄĚ por medio de un ‚Äúlargo, inmenso y racional desarreglo de todos los sentidos‚ÄĚ. Es como si este abandono, que sustituye por una relaci√≥n epistolar con su hermana Isabel y su madre, en la que no hay ‚ÄĒdicen los investigadores‚ÄĒ rastros de literatura, fuera su mejor poema. Es como si ese chiquillo malcriado nos mirara a los ojos y, haciendo una gran travesura, nos dijera: ‚ÄúQu√© esperan, ya todo est√° hecho, ya el barco ebrio zarp√≥, ya hice lo m√≠o‚ÄĚ.

Las cartas ‚ÄĒfechadas entre 1878 y 1891‚ÄĒ destilan una cada vez m√°s cotidiana aceptaci√≥n del trabajo f√≠sico, de los sufrimientos, de la familia, del tiempo y el destino. ‚ÄúYa no puedo ir a Europa porque me morir√≠a en invierno y porque ya estoy demasiado habituado a la vida n√≥mada; en fin, ya no tengo posici√≥n‚ÄĚ, le escribe a la madre. Y a√Īade Rimbaud: ‚ÄúLa soledad es una mala cosa. Por mi parte, siento no haberme casado y tener una familia. Pero ahora estoy condenado a errar. [‚Ķ] Puedo desaparecer en medio de estas tribus sin que nadie tenga noticia‚ÄĚ. ¬†

Incluso los pedidos o comentarios que le hace a la dureza lejana de su madre por momentos nos suenan delirantes y al mismo tiempo po√©ticos: tratados de metalurgia hidr√°ulica, arquitectura naval, p√≥lvoras y salitres, mineralog√≠a, geodesia, qu√≠mica y astronom√≠a, manuales de curtidor, del perfecto cerrajero, del fabricante de ladrillos, lozas y buj√≠as, del fundidor de metales y el armador de nav√≠os; o un teodolito, un sextante, una br√ļjula de reconocimiento, una colecci√≥n mineral√≥gica, un aparato de agrimensor, un bar√≥metro aneroide. ¬†

Pero uno termina pregunt√°ndose hasta qu√© punto un poeta como Rimbaud puede deshacerse de la poes√≠a y optar ‚ÄĒcomo si nada hubiese pasado‚ÄĒ por una vida estable de trabajo, aburrido ya de su desaforada existencia anterior, seg√ļn algunos han afirmado, o con el objetivo de volverse rico e independiente para despu√©s poder ser un poeta y un hombre de letras libre de penurias econ√≥micas, a diferencia de aquellos bardos a los que admira, seg√ļn especulan otros.

De alguna manera poemas de Una temporada en el infierno anticipan los días finales de Rimbaud:

Mi jornada está cumplida; abandono Europa. El aire marino quemará mis pulmones; los climas perdidos me tostarán. Nadar, segar la hierba, cazar, fumar sobre todo, beber licores fuertes como metal fundido, como hacían esos queridos antepasados alrededor de la hoguera.

Regresaré con miembros de hierro, con la piel oscura, con la mirada furiosa: por mi máscara se me creerá de una raza fuerte. Tendré oro: seré ocioso y brutal. Las mujeres cuidan a esos feroces lisiados que regresan a los países cálidos, me mezclaré en los asuntos políticos. ¡Salvado! Ahora estoy maldito, me horroriza la patria. Lo mejor es dormir, perfectamente ebrio, sobre la playa.

March√≥ a √Āfrica, donde climas perdidos lo tostaron y el aire marino quem√≥ sus pulmones. Bebi√≥, caz√≥, fum√≥, seg√≥ la hierba y oscureci√≥ su piel, entre hombres de otra raza. Logr√≥ una peque√Īa fortuna como traficante de armas, y s√≠, las mujeres lo cuidaron, lisiado, despu√©s de regresar a Francia, la patria que lo horroriza, con fuertes dolencias en una rodilla producto de un carcinoma, para perder una pierna en un hospital de Marsella, y morir all√≠, meses despu√©s, con solo 37 a√Īos, como si fuera su manera de dormir, perfectamente ebrio, sobre la playa de los d√≠as, como aquel barco que ‚Äúnavegaba por r√≠os impasibles‚ÄĚ, sabi√©ndose maldito pero eterno.

Epílogo:

Ahora mismo, en Par√≠s ‚ÄĒterreno f√©rtil para este tipo de pol√©micas con bandos irreconciliables, tribunas en los medios e intercambio de descalificativos‚ÄĒ Rimbaud y Verlaine vuelven a ocupar titulares y a dividir a m√°s de un bando. Ambos poetas y amantes podr√≠an entrar en el Pante√≥n, el templo laico de la Rep√ļblica, donde reposan los ‚Äúgrandes hombres‚ÄĚ de la Naci√≥n, y un pu√Īado de mujeres. La iniciativa para trasladar sus restos al monumento agita en Francia un debate entre literario y pol√≠tico. ¬ŅEs hora, por fin, de honrar a dos de las mayores glorias de su literatura y entronizar en su pedestal m√°s alto a los malditos? ¬ŅO ‚Äúcanonizar‚ÄĚ de esta forma a Arthur Rimbaud y Paul Verlaine supone un insulto p√≥stumo a quienes les habr√≠an horrorizado los homenajes oficiales? Firmas y comunicados circulan de ambas partes: los que se oponen y quienes creen que es un acto de justicia. Los primeros est√°n inconformes con la identificaci√≥n de Rimbaud y Verlaine como pareja. Aseguran que la relaci√≥n de ambos formaba parte m√°s bien de una provocaci√≥n antiburguesa. Ven, adem√°s, en el intento de ‚Äúpanteonizarles‚ÄĚ una se√Īal de ‚Äúla americanizaci√≥n que invade la cultura francesa‚ÄĚ. Y una tatarasobrina-nieta del joven poeta se queja en Le Monde: ‚ÄúTodo el mundo pensar√° que son homosexuales, pero no es verdad‚ÄĚ. En cambio, los que llevan el proyecto afirman: ‚ÄúHay una idea un poco iconoclasta detr√°s de todo esto, un poco provocadora. Pero, m√°s all√° de esto, est√° la idea de hacer entrar la poes√≠a y la juventud en el Pante√≥n. Y de desempolvar un poco este lugar‚ÄĚ.

En el frontispicio del Pante√≥n, iglesia reconvertida por la Revoluci√≥n Francesa en templo laico y civil, se lee: ‚ÄúA los grandes hombres, el reconocimiento de la patria‚ÄĚ. Hay escritores all√≠: de Voltaire y Rousseau a Victor Hugo. Y hay parejas. Arthur Rimbaud y Paul Verlaine no entrar√≠an en el Pante√≥n como pareja ‚ÄĒlo que horrorizar√≠a a muchos‚ÄĒ, pero el gesto reivindicativo no escapa a nadie. Son grandes poetas: Verlaine, un escritor importante de su tiempo; Rimbaud, un revolucionario de la poes√≠a, un precursor con d√©cadas de anticipaci√≥n del surrealismo, el dada√≠smo, el cubismo, y un hombre que hizo de su breve vida una obra en s√≠. Su irradiaci√≥n alcanza a todos los √°mbitos y √©pocas: la generaci√≥n beat, los hippies, el rock and roll, Mayo del 68‚Ķ

En una habitaci√≥n en Londres, donde las autoridades pusieron una tarja, escribi√≥ Luis Cernuda en Birds in the night (1962): ‚ÄúRimbaud y Verlaine, rara pareja, vivieron, bebieron, trabajaron, fornicaron. [‚Ķ] ¬ŅOyen los muertos lo que los vivos dicen luego de ellos? Ojal√° nada oigan‚ÄĚ.


Convocan a primera edici√≥n del premio nacional de narrativa para ni√Īos Reina del Mar Editores 2020

El sello literario de Cienfuegos ‚ÄúReina del Mar Editores‚ÄĚ, perteneciente a la Asociaci√≥n Hermanos Saiz, convoca a la primera edici√≥n del premio nacional de narrativa para ni√Īos. En el concurso podr√°n participar escritores menores de 36 a√Īos, residentes en Cuba, miembros de la UNEAC o la AHS.

En esta oportunidad el volumen o proyecto de libro tendrá características diferentes y será entregado de una manera habitual por estos días, pues el formato digital cumplirá con las bases de la convocatoria.

Se puede concursar con un texto de Narrativa para ni√Īos, ya sea en los g√©neros noveleta o cuento y el mismo puede tener una extensi√≥n de hasta 95 cuartillas, incluyendo ilustraciones.

Es esta la primera ocasi√≥n que Reina del Mar editores dedica su principal certamen a la literatura infantil, como reconocimiento tambi√©n a la fuerza de esta categor√≠a en el territorio sure√Īo.

La convocatoria cierra en el mes de octubre, fecha en la que la comisi√≥n de admisi√≥n sesionar√° para dar a conocer los 5 mejores vol√ļmenes presentados.

El sello editorial de los jóvenes escritores cienfuegueros, celebra con este premio el aniversario 23 de su fundación. Más de una década impulsando la literatura, siempre desde textos audaces e innovadores.

*Tomado de Perlavisión


¬ŅC√≥mo crear a la velocidad de La Luz?

Conversación con Luis Yuseff

De los millennials y hasta los post millennials, esa generaci√≥n nacida junto con Internet y los smartphones, se dice que leen de manera diferente. Dicen que no tienen prejuicios a la hora de elegir dispositivo o estrategia lectora; optan por la digitalizaci√≥n o por comportarse como ermita√Īos vintages rodeados de papel. Pero si hay una caracter√≠stica que los distingue sobre las dem√°s es su simbiosis con la tecnolog√≠a y la red de redes.

cortesía de luis yuseff

En medio de todo este entramado digital, donde prevalece una generaci√≥n hiperconectada, las editoriales luchan cada d√≠a por posicionarse o no dejarse morir en una batalla cruenta por elevar el gusto literario sin perder de vista sus seguidores en redes sociales, likes, hashtags, comentarios, pues de ello tambi√©n dependen sus lecturas y ventas. En Cuba, a pasos lentos, el sistema editorial ha tratado de insertarse en estas rutinas, sin embargo los recursos, muchas veces, limitan el quehacer en las redes; otras tantas, la desidia por lo aparentemente ‚Äúnuevo‚ÄĚ.

Un proyecto que sobresale por su acertada estructuraci√≥n en las plataformas digitales, insertando una estanter√≠a para todo tipo de p√ļblicos y otros materiales, es Claustrofobias Promociones Literarias, en Santiago de Cuba, liderado por los escritores Yunier Riquenes y Naskicet Dom√≠nguez, y que ha dado frutos m√°s all√° de las fronteras cubanas.

En Ediciones La Luz, sello de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en Holgu√≠n, se ha concebido desde hace alg√ļn tiempo un equipo bastante ‚Äúcreativo‚ÄĚ, liderados por el ingenio y la sensibilidad de Luis Yuseff, que trabaja incansablemente desde las redes para lograr la promoci√≥n de la literatura, enfocada especialmente en estos nuevos p√ļblicos, sin descuidar otros tipos de seguidores asiduos a sus creaciones desde lo impreso, que abarca ya m√°s de 200 t√≠tulos, as√≠ como los espacios f√≠sicos (pe√Īas, lecturas).

cortesía de luis yuseff

La Luz tuvo sus primeros pasos hacia lo digital con las campa√Īas de promoci√≥n de la lectura lanzadas hace aproximadamente ocho a√Īos atr√°s cuando present√≥ por primera vez Todos buscan la luz.

«Desde el inicio estas campa√Īas estuvieron dise√Īadas con la idea de que los t√≠tulos que iban saliendo por el cat√°logo alcanzaran un espacio de promoci√≥n desde varios medios de comunicaci√≥n, en otros espacios y plataformas‚ÄĚ, comenta apasionadamente el poeta Luis Yuseff, editor jefe del sello. ‚ÄúY se mantuvieron, a pesar de que en estos a√Īos no exist√≠a la experiencia para mantener un trabajo estable y contin√ļo en las redes y no exist√≠an las condiciones t√©cnicas m√≠nimas como para acceder a esas plataformas que ya en nuestro pa√≠s tienen un uso bastante frecuente, como es el caso de Facebook, una de las redes sociales m√°s visitadas por los cubanos.»

cortesía de luis yuseff

Este fue un camino de adelantos, pudiera decirse, sobre much√≠simas otras editoriales en el pa√≠s que permanecen a√ļn anquilosadas en t√©rminos de informatizaci√≥n, y esos pasos, a ratos inseguros, contribuyeron a posicionar La Luz hasta hoy, con una campa√Īa pensada tambi√©n para los internautas y un trabajo de amplia proyecci√≥n para sus seguidores en cada red social, que ‚Äúesperan ansiosamente las actualizaciones en las plataformas donde tiene presencia la editorial‚ÄĚ.

La actual campa√Īa A la luz se lee mejor, que tuvo un antecedente en Leer seduce, ambas galardonadas con el Premio de la Ciudad en el apartado de Comunicaci√≥n Promocional, no se queda en la parte gr√°fica, que incluye poster, almanaques, postales, sino que h√°bilmente es una acci√≥n de promoci√≥n con la publicaci√≥n de una antolog√≠a que re√ļne a j√≥venes poetas de la secci√≥n de literatura de la AHS en Holgu√≠n.

«La selecci√≥n La joven luz. Entrada de emergencias, compilada por Norge Luis Labrada, jefe de la secci√≥n de Literatura, y editada por Liset Prego y Elizabeth Soto, tuvo la suerte de ser, dentro del cat√°logo de Ediciones La Luz, el primer ebook. Con la idea de alcanzar un p√ļblico mayor, se edita esta antolog√≠a en formato digital, y a la vez genera un audiolibro hom√≥nimo que se incluye en la colecci√≥n Quemapalabras, dise√Īada para este g√©nero, que ha acompa√Īado a la editorial a lo largo de sus 23 a√Īos. La joven luz contiene la voz de estos miembros de la Asociaci√≥n, bajo la direcci√≥n del joven realizador H√©ctor Ochoa, dando continuidad al trabajo del poeta y director audiovisual Pablo Guerra, y con el acompa√Īamiento de Radio Holgu√≠n La Nueva. Este audiolibro tambi√©n ha sido compartido en diferentes plataformas audibles, como es el caso de iVoox.»

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Esta campa√Īa, que se extender√° dos a√Īos m√°s hasta llegar al aniversario 25 de la editorial, ha escogido la poes√≠a como g√©nero por lo que tendr√° presencia el lirismo en todas la pe√Īas que est√°n dise√Īadas para el 2020, posibilitando espacios como Oda a la joven luz, propia de la secci√≥n que se desarrolla todos los mi√©rcoles y que escoge a autores poetas del cat√°logo universal para dialogar sobre su vida y obra, desde Alejandra Pizarnik, Anne Sexton, Julio Cort√°zar, Edgar Allan Poe, Eliseo Diego hasta Luis Rogelio Nogueras. Dichos autores tambi√©n se vinculan a la pe√Īa Entrada de Emergencias, un espacio reciente de la secci√≥n que se desarrolla en el Gabinete Caligary.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

«Ambos espacios dialogan entre s√≠, pues est√°n pensados desde la creaci√≥n joven, y asume su presencia tambi√©n en las redes sociales a trav√©s de carteles que se realizan especialmente para cada ocasi√≥n, con el dise√Īo sugerente de Roberto R√°ez, donde se busca un di√°logo con la imagen de estos autores universales y con alg√ļn poema que se pretenda destacar dentro de su ampl√≠sima obra.»

Quince postales a tama√Īo de cartel con la obra de estos j√≥venes poetas, exhibidas como exposici√≥n en el sal√≥n Abrirse las constelaciones, as√≠ como los vistosos carteles de cada espacio, pueden ser disfrutados tambi√©n por los seguidores de La Luz desde sus perfiles en redes sociales con tan solo un desliz t√°ctil o al alcance de un click, a partir del trabajo esmerado de su generadora de contenido en las redes, la estudiante de periodismo Lilian De la Caridad Sarmiento, junto al trabajo del equipo creativo y amigos de la casa.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Estas campa√Īas se han modificado, lanz√°ndose en nuevos espacios con el mismo objetivo.

«A estas acciones se suman iniciativas como llevar nuestros libros hasta las universidades, escuelas primarias, a un p√ļblico general, con gran potencial, que no siempre se desplaza hasta los salones de presentaciones habituales que convoca la editorial, incluso hasta en eventos tradicionales como las mismas ferias del libro. Como gestor de estos encuentros siempre recibimos un p√ļblico m√°s agradecido, m√°s √°vido y que asimila con m√°s efectividad la informaci√≥n y la literatura que est√°s llevando. Alrededor de todos estos a√Īos hemos acumulado un amplio compendio de informaciones gr√°ficas que est√° contenida en los archivos de nuestra casa editora, y que no se hab√≠an dado a conocer hasta ahora en las plataformas digitales, pues no hab√≠a una sistematicidad para socializar todo ese contenido.»

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Como mel√≥manos irreductibles tambi√©n han escogido el camino de las sonoridades acompa√Īadas de literatura, otra forma de atraer ‚Äúnuevos p√ļblicos‚ÄĚ, adem√°s de que en su cat√°logo se incluyen proyectos investigativos y cancioneros de exponentes de la m√ļsica en Cuba.

«La m√ļsica ha tenido una presencia importante, no solo con ensayos que trabajan este tema, como es el caso de Nadie se va del todo. M√ļsicos de Cuba y del mundo, de Joaqu√≠n Borges-Triana; Hierba Mala: una historia del rock en Cuba, de Humberto Manduley, y Escaleras al cielo. El rock en Holgu√≠n, de Jos√© Ra√ļl Cardona y Zenovio Hern√°ndez, sino que adem√°s se han creado cancioneros que van desde la antolog√≠a Quiero una canci√≥n, que marc√≥ un punto de giro importante en el cat√°logo, y que le da nombre a esta colecci√≥n, hasta Luna del 64, de Liuba Mar√≠a Hevia, Como una luna en pie, de Fernando Cabreja; y Del aire soy, de Manuel Leandro S√°nchez.

«Las campa√Īas han tenido la suerte de trabajar con los j√≥venes trovadores de la ciudad, quienes han creado temas para la editorial como ‚ÄúCon tu luz‚ÄĚ, de Manuel Leandro, que tambi√©n sirvi√≥ de banda sonora del documental As√≠ comenz√≥ esta historia, de Rub√©n Ricardo Infante y Yait√© Luque; y ‚ÄúHay una luz‚ÄĚ, de Lainier Verdecia, regalo por el aniversario 20 de la editorial y que se ha extendido a la campa√Īa de promoci√≥n A la luz se lee mejor

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Recientemente tambi√©n han vinculado a la pe√Īa Entrada de Emergencias al joven productor DjArte, quien fusiona lo electr√≥nico con temas musicales de todos los tiempos y versiona nuevas pistas, acorde al momento po√©tico de este espacio. ‚ÄúEl p√ļblico que asiste a los encuentros de socializaci√≥n de la literatura no es el mismo de hace veinte a√Īos, entonces hemos tratado de acortar distancias con las propuestas, logrando ciertos hermanamientos entre los lectores, como el proyecto de m√ļsica electr√≥nica que se ha logrado con DjArte, con gran aceptaci√≥n entre los invitados‚ÄĚ. Adem√°s integran un interesante proyecto con la Orquesta de C√°mara, a cargo del maestro Oreste Saavedra, un recital po√©tico integrado por estos autores de la compilaci√≥n Entrada de Emergencias…, el cual se realiz√≥ en el Teatro Eddy Su√Īol de Holgu√≠n.

Con un dise√Īo sugerente y distinguible en el sistema editorial cubano, La Luz va m√°s all√° de la literatura, pues tambi√©n hermana en su creaci√≥n a otras manifestaciones art√≠sticas.

«Al poseer un cat√°logo abierto a diversos g√©neros literarios, vinculamos varias manifestaciones art√≠sticas. Hemos tratado, sobre todo en los √ļltimos a√Īos, de acercar a los fot√≥grafos, especialmente a los que realizan un trabajo art√≠stico, a ilustradores, pintores que han aportado su obra para embellecer las cubiertas de la editorial.»

A la par, va sucediendo otro trabajo vinculado a la literatura infanto juvenil, con las antolog√≠as que ha publicado Ediciones La Luz en los √ļltimos 10 a√Īos, y tres t√≠tulos fundamentales Reto√Īos de almendros, Mi patio guarda un secreto, y Dice el musgo que brota, esta √ļltima, una selecci√≥n de poes√≠a para ni√Īos que recibi√≥ en el a√Īo 2018 el Premio de la Cr√≠tica Literaria, y en 2019 el Premio a la Mejor Edici√≥n.

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

«Estas antolog√≠as tienen en com√ļn que est√°n bellamente ilustradas por j√≥venes artistas de la pl√°stica, creadores que en estos momentos tienen un trabajo bastante atractivo y reconocido dentro del libro infantojuvenil en la isla, con lauros importantes como La Rosa Blanca, que reconoce tambi√©n el dise√Īo de los libros, y el Premio Ra√ļl Mart√≠nez, galard√≥n m√°s importante del dise√Īo en Cuba. Estos t√≠tulos tienen la caracter√≠stica de ser dobles muestrarios, pues ponen al alcance del lector o investigador, el panorama m√°s fidedigno de lo que est√° ocurriendo en Cuba en estos a√Īos de la literatura para ni√Īos.»

La Luz ha compartido la obra de estos artistas con dos exposiciones, una de ellas con Reto√Īos‚Ķ, que sigue siendo dentro del cat√°logo de Ediciones La Luz el t√≠tulo que marc√≥ un antes y un despu√©s en el trabajo de promoci√≥n de la editorial, y con Dice el musgo que brota, que estos momentos ambienta la sala Exilia Salda√Īa, de la casa editora.

«Existen otras muestras que, de cierta manera, son retrospectivas con el trabajo de dise√Īo de la casa editora, es el caso de Pensar a La Luz, una gran exhibici√≥n en la sala principal del Centro Provincial de Artes Pl√°sticas de Holgu√≠n, que abarca todo el trabajo impreso en gigantograf√≠as de portadas de varios t√≠tulos publicados durante los veinte a√Īos de la editorial, las gr√°ficas de diferentes momentos del Premio Celestino de Cuento y diversos materiales de las campa√Īas de promoci√≥n. Tambi√©n destaca la exposici√≥n personal CMYK, del dise√Īador y poeta Frank Alejandro Cuesta, quien tuvo un papel definitivo en el cambio de imagen de Ediciones La Luz y tambi√©n en la consolidaci√≥n de cada campa√Īa que se lanz√≥.»

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

Del mismo modo han insertado las artes esc√©nicas con la presencia permanente en el cat√°logo de obras teatrales. Han incluido a j√≥venes autores que dentro de la dramaturgia cubana hoy son considerados de referencia con una obra importante y que han sido reconocidos con varios premios, entre ellos el Virgilio Pi√Īera, como Yunior Garc√≠a, Roberto Vi√Īa, Yerandy Fleites, Margarita Borges, Freddy N√ļ√Īez, Fabi√°n Su√°rez y Abel Gonz√°lez Melo. Adem√°s de incluir en sus audiolibros infantiles a la Compa√Ī√≠a de Narraci√≥n Oral Palabras al Viento, quienes poseen un repertorio distinguible en la isla, a partir de un estilo propio que incorpora las manifestaciones art√≠sticas.

Este sello ya cuenta con otras proyecciones en las redes que los internautas agradecen…

«Sobresale en este sentido el trabajo del joven realizador audiovisual Gerardo Perdomo, estudiante del ISA, quien ha producido para el sello cerca de 15 spots televisivos, surgidos a partir de la promoci√≥n en las redes del XXI Premio Celestino de Cuento, que tributan directamente a la campa√Īa actual de promoci√≥n vinculada a la antolog√≠a La Joven luz. Entrada de Emergencias, dichos materiales tienen presencia fundamentalmente en el canal de YouTube de la editorial y son socializados en los diferentes perfiles. Del mismo modo, la secci√≥n de Literatura ha trabajado directamente con nosotros, siendo determinante nuestra labor en las redes, dado por el car√°cter de nucleaci√≥n de la secci√≥n en estos momentos, que se ha enriquecido cuantitativa y cualitativamente, pues tiene una membres√≠a mayor, con autores muy j√≥venes, quienes se han involucrado en los mismos procesos de divulgaci√≥n en las redes, compartiendo y publicando nuestros contenidos.»

Fotos cortesía de Ediciones La Luz

«No se ha logrado todo lo que hemos querido, pues para eso se necesita un apoyo tecnol√≥gico mayor del que tenemos a mano, que debe incluir una mejor accesibilidad al ancho de banda para lograr mayor cantidad de actualizaciones, que facilite, adem√°s, las transmisiones en vivo de las actividades y presentaciones de las pe√Īas que se realizan cada semana, y otras tantas cuestiones t√©cnicas que apoyar√≠an mucho mejor el trabajo.»

***

En las redes sociales no importa tanto sumar seguidores como trabajar junto a un grupo de personas comprometidas que finalmente son las que te ayudan a socializar la informaci√≥n; en este sentido el equipo creativo de Ediciones La Luz, integrado por Luis Yuseff, Liset Prego, Elizabeth Soto, Lilian De la Caridad Sarmiento, Roberto R√°ez, Norge Luis Labrada y Gerardo Perdomo, han logrado fomentar una marca institucional en las plataformas digitales con un trabajo consolidado, en la b√ļsqueda de nuevas alternativas para compartir y comercializar la literatura, pensando en todos los p√ļblicos que consumen sus contenidos.

Con más de 2 452 seguidores en Facebook, la plataforma más utilizada y en la que se puede crear una comunidad, seguida de Twitter, Instagram, Pinterest y YouTube, buscan introducir nuevas maneras de lectura y distribución del libro electrónico, enfrentándose al reto de la visibilidad en Internet, pues ellos lo saben bien, uno de las metas de la era digital ya no es que te publiquen, sino que te lean. Así pues, la visibilidad de los ebooks es un factor necesario para su compra/lectura.

«Considero que el sistema editorial cubano est√° todav√≠a en un proceso larval en materia de socializar la literatura que se genera desde nuestro pa√≠s, pues aun se comparte en el formato tradicional, que es el libro impreso. Deb√≠an considerarse plataformas donde pueda hospedarse todos los ebook que producen las editoriales del pa√≠s y que podr√≠an en lo adelante aportar una gran cantidad de libros e insertarse a plataformas que sean mucho m√°s visibles, competitivas y seguras y que esto se traduzca en un logro en el orden cuantitativo para que los autores tambi√©n reciban el beneficio de sus libros vendidos, y en lo cualitativo ser√≠an t√≠tulos que alcanzar√≠an a un p√ļblico mayor fuera del territorio nacional.»

carteles promocionales de ediciones la luz

carteles promocionales de ediciones la luz

carteles promocionales de ediciones la luz

carteles promocionales de ediciones la luz

carteles promocionales de ediciones la luz

 


Dos décadas se celebran en La Luz

Justo en la fecha en que se conmemora el d√≠a de la Cultura Nacional la carrera Gesti√≥n Sociocultural para el desarrollo de la Universidad de Holgu√≠n cumple 20 a√Īos. Por ello miembros del claustro, encabezado Alexander Abreu, jefe del departamento de Estudios Socioculturales, asistieron al homenaje organizado por Ediciones La Luz en el sal√≥n Abrirse las constelaciones de la casa editora.

[+]


Holgu√≠n celebra los 34 a√Īos de la AHS

En el salón Abrirse las constelaciones de la Ediciones La Luz se celebró el aniversario 34 de la Asociación Hermanos Saíz en Holguín. El cierre de una jornada que se une a los festejos por la Cultura Cubana incluyó una transmisión en vivo desde la sede del sello editorial.

foto liset prego

Asociados de diferentes secciones presentaron el quehacer de la AHS en la provincia, donde destaca la de Literatura, una de la más activas, que estuvo presentando a miembros de la selección de poetas en Holguín, La Joven Luz: Entrada de emergencias,  y a autores que, si bien ya no pertenecen a la Asociación, tuvieron y sostienen con ella un importante vínculo.  Leyeron sus textos Adalberto Santos, Zulema Gutiérrez, Javier Mora, Adalberto Santos, Elizabeth Soto, Liset Prego y Andrés Cabrera.

foto liset prego

Representaron la secci√≥n de m√ļsica el trovador Manuel Leandro y la agrupaci√≥n de flamenco fusi√≥n Cubandaluz, conducida por la cantautora Mayt√© Segura. Ameniz√≥ el encuentro el DjArte, en la terraza de La Luz, con creativas mezclas que se est√°n volviendo habituales en la casa de la literatura joven holguinera.

foto liset prego

Al cierre, Lili√©n Aguilera, presidenta de la AHS en la provincia, reconoci√≥ el esfuerzo de los asociados que en un a√Īo tan complejo como 2020, lograron sostener el trabajo de la organizaci√≥n en eventos online, como las Romer√≠as de Mayo o el Premio Celestino de Cuento. Con la felicitaci√≥n a todos los miembros y al arte joven en Cuba cerr√≥ la transmisi√≥n, que cont√≥ con el soporte t√©cnico y profesional del proyecto audiovisual √Āngulo Ancho.¬† ¬†


Transmisión en vivo desde La Luz en la Jornada de la Cultura Cubana

Como parte de la Jornada de la Cultura Cubana, y en homenaje al Día de la Cultura Nacional, hoy Ediciones La Luz estará presentando un programa que se podrá disfrutar en las redes sociales con una transmisión en vivo.

[+]


La bella cubana, una suerte de remix (+Audios)

Ediciones La Luz en esta Jornada de la Cultura Cubana se ilumina esta vez con un remix realizado por Dj Arte (Artemio Viguera) sobre el √≠cono de la pieza musical ‚ÄúLa bella cubana‚ÄĚ, del matancero Jos√© White. Con las voces de los asociados a la secci√≥n de Literatura de la AHS holguinera, esta suerte de proyecto electr√≥nico y poes√≠a inicia cada tertulia literaria.

Pe√Īa Entrada de emergencias en Ediciones La Luz Cr√©dito: Elizabeth Soto

En esta semana como actividades colaterales se estarán presentando otros remix en alusión a fechas conmemorativas como los nacimientos de Arthur Rimbaud y Oscar Wilde.

El poema ‚ÄúInfancia‚ÄĚ, de Rimbaud en la voz de Frank A. Cuesta, y el poema ‚ÄúSoneto al acercarme a Italia‚ÄĚ, de Oscar Wilde interpretado por Andr√©s Cabrera, se podr√°n escuchar tambi√©n en el blog de Edici√≥n La Luz en la plataforma de ivox, una suerte de fonoteca donde se estar√°n alojando otros tracks.

Para los pr√≥ximos d√≠as ya estamos trabajando sobre las voces o interpretaciones de Alfonsina Storni, Sylvia Plath, Juli√°n del Casal, Virgilio Pi√Īera y Ezra Pound.

oscar wilde
Cartel de Oscar Wilde Crédito: Robert Ráez