‚ÄúLa ciencia ficci√≥n sirve para prevenir de los peores escenarios futuros‚ÄĚ

Algunos encuentros ocurren por casualidad, pero su impacto permanece. Nathaly Hernández amó los libros de Ray Bradbury y al leerlos cambió la forma en que entendía y experimentaba la escritura. De intentos frustrados y a veces angustiantes en relatos de corte realista, cambió hacia otra senda con los géneros de ciencia ficción y fantasía.

El cuento ‚ÄúYll√°‚ÄĚ, por ejemplo, sirvi√≥ de inspiraci√≥n para escribir un poema que fue Premio Oscar Hurtado de poes√≠a ese a√Īo. Entr√≥ en contacto entonces con el Taller Espacio Abierto y su relaci√≥n con la ciencia ficci√≥n se consolidar√≠a al escribir textos narrativos. ‚ÄúSe puede decir que Bradbury fue la llave que me volvi√≥ a abrir la puerta de un g√©nero que le√≠ bastante en mi infancia y adolescencia, pero al que dej√© de lado durante a√Īos, y Espacio Abierto logr√≥ encaminarme‚ÄĚ.

Si bien su formaci√≥n como periodista orientaba la vocaci√≥n m√°s al relato realista, la ciencia ficci√≥n le salvar√≠a de la inmovilidad y el derrotismo. Al periodismo, en cambio, debe la disciplina y la conciencia del p√ļblico, pero tambi√©n acercarse al primer taller literario. Este primer paso, t√≠mido y lleno de miedos, provoc√≥ que tuviese acceso a literatura especializada y empezara a andar. Preferir√≠a entonces, narrar antes de describir, centrarse en detalles significativos, editar sus propios textos. Quiz√°s el mejor resultado de esta etapa es perder el p√°nico, la timidez.

‚ÄúPor mucho que se tengan habilidades o deseos de escribir, el autor que comienza necesita de algo o alguien que lo encamine, que sirva de gu√≠a, consejero, ayuda. A medida que est√©n creadas las condiciones, m√°s autores surgir√°n. El proyecto de Los Graf√≥manos surgi√≥ como una continuaci√≥n del trabajo iniciado en el Taller Cintio Vitier por la escritora Yanira Marim√≥n, que sostuvo este espacio durante a√Īos y ayud√≥ a formar a varios j√≥venes escritores que despu√©s nos vinculamos de una forma u otra a la AHS.‚ÄĚ

Gracias a Espacio Abierto, a su vez, pudo conocer c√≥digos de ambos g√©neros (C.F y Fantas√≠a) y todos sus subg√©neros, recibi√≥ recomendaciones de lecturas, as√≠ como consejos literarios en cuanto a la revisi√≥n, edici√≥n y cr√≠tica de sus textos. ‚ÄúEl taller hace honor a su nombre y conforma una familia siempre dispuesta a crecer y ayudar a sus miembros m√°s j√≥venes, un proyecto que ha llevado mucha entrega y consagraci√≥n por parte de quienes lo sostienen. A ellos les debo en buena parte el que pudiera escribir Las azules colinas de Europa‚ÄĚ.

‚ÄúEl cuento que da t√≠tulo al libro ‚ÄĒ explica ‚ÄĒ , es un homenaje a dos obras de Ernest Hemingway: Las verdes colinas de √Āfrica y La breve vida feliz de Francis Macomber, y parte de la mentalidad, ambientaci√≥n y forma de dialogar de este autor se reflejan (a mi manera y bajo los c√≥digos de la C.F) en esta historia. Las azules colinas, aunque se digan de Europa, son una translaci√≥n de la salvaje √Āfrica de los safaris, donde la mayor√≠a de los personajes comparten a su vez el papel de cazadores y presas. Son iguales, aunque no se traten entre ellos como iguales. En el libro me concentr√© en llevar las historias de forma realista (dentro de lo que cabe en el g√©nero), reflejando en algunos casos patrones de la vida cotidiana del siglo pasado y lo que va de este. Sobre estos patrones prefiero que el lector lea y sobre ellos saque sus propias conclusiones‚ÄĚ.

¬ŅLa ciencia ficci√≥n puede cuestionar temas como los feminismos, las guerras, derechos laborales?

‚ÄúLa CF puede hablar de cualquier problema o amenaza que tengamos en la actualidad tanto o incluso mejor que la ficci√≥n realista. Por ejemplo, en el siglo XX, uno de los m√°s convulsos y complejos de la historia conocida, ocurrieron tantas desgracias y hechos desgarradores que muchos autores han preferido proyectar este siglo hacia el futuro para poder hablar sin tapujos de las cosas dif√≠ciles, sin abrir m√°s las heridas. La CF sirve tambi√©n para calcular a mediano o a largo plazo las posibles direcciones a tomar por la Humanidad, ya sea para sugerir mejores caminos, como para prevenir de los peores escenarios futuros. Al final este g√©nero es un reflejo disfrazado de todo lo que ya es, y una proyecci√≥n de lo que pudiera ser.‚ÄĚ

¬ŅDe d√≥nde surgi√≥ la inspiraci√≥n para escribir un cuento como ‚ÄúNosotros y ellos‚ÄĚ?

‚ÄúSurgi√≥ de un deseo de experimentar con las formas del lenguaje. Hac√≠a tiempo deseaba escribir un cuento en primera persona del plural y me familiaric√© con la idea de las mentes-colmena con la lectura de la Saga de Ender de Orson Scott Card. Pero quer√≠a hacer una mente-colmena que fuera humana, o al menos parecida. Al pensar en los posibles usos de una mente colmena humanoide la primera opci√≥n es la guerra. Suena macabro pero efectivo: muchos cuerpos controlados por pocas mentes podr√≠an cometer atrocidades que un pelot√≥n de mentes individuales se negar√≠a a hacer por mucho que estuviesen bajo √≥rdenes. Busco mis influencias en todas partes: en el cine, en la m√ļsica, en el arte en general y en la vida cotidiana.

‚ÄúAl escribir ‚ÄėNosotros y ellos‚Äô me bas√© en uno de mis filmes favoritos, Apocalypse Now de Francis Ford Coppola, que est√° ambientado en la guerra de Vietnam y aborda el tema de la deshumanizaci√≥n provocada por la violencia extrema. Eso me sirvi√≥ como recurso visual para crear una versi√≥n futurista de esta misma guerra. Mientras escrib√≠a, us√© m√ļsica de The Doors y Pink Floyd para sintonizarme con el ambiente a crear en el cuento. Toda esta influencia sinest√©sica me ayud√≥ a canalizar la historia que quer√≠a contar‚ÄĚ.

Se encuentra tambi√©n en Las colinas azules de Europa, en espec√≠fico en el cuento ‚ÄúEl men√ļ del d√≠a‚ÄĚ, una cr√≠tica al capitalismo y la alienaci√≥n, mostrada en la desconexi√≥n de las emociones con la realidad. ¬ŅLa felicidad como tiran√≠a?

‚ÄúEl cuento ‚ÄėEl Men√ļ del D√≠a‚Äô naci√≥ (como muchas obras de C.F) de la cl√°sica pregunta What if? ¬ŅQu√© pasar√≠a si‚Ķ? En este caso, ¬Ņqu√© pasar√≠a si pudiesen sintetizarse y venderse al por mayor las reacciones qu√≠micas referentes al placer, la alegr√≠a y las reacciones emocionales positivas generadas en el cerebro humano? No es una idea nueva, hace casi un siglo ya Aldous Huxley planteaba, en su prof√©tica distop√≠a de Un mundo feliz, la idea de una sociedad drogada. Coloqu√© mi historia en un ambiente lo m√°s neutral posible, aunque s√≠ hago referencia al mundo empresarial de altos rascacielos y horas interminables de oficina que son parte de muchas sociedades modernas. Lo hice para resaltar la mon√≥tona rutina de los personajes y justificar el consumo diario de caf√© con aditivos. Con tales personajes me arriesgu√©, pues los dise√Ī√© como estereotipos en una muestra de lo innatural de sus vidas.‚ÄĚ

 

¬ŅQu√© emociones atraviesan el cuento ‚ÄúNo regreses al lugar donde fuiste feliz‚ÄĚ?

‚ÄúEs lo m√°s parecido a un poema que he escrito como cuento. La mayor√≠a de mi poes√≠a surge por un impulso primario: un verso que aparece de la nada y desencadena otros que escribo al momento. Con los cuentos, recibo la idea muchas veces por inspiraci√≥n, pero la ejecuci√≥n la hago con cabeza fr√≠a, como armando un rompecabezas. Pero este texto fluy√≥ de forma tan espont√°nea que me sorprendi√≥ que resultara en un cuento. Est√° cargado de anhelos, deseo y nostalgia, de amor y p√©rdida, es sensorial y emocional, m√°s que narrativo. M√°s all√° de intentar meterse en la piel y palpar el dolor de un ser cuasi-divino y relativamente inmortal, ante la muerte palpable de alguien a quien ama a pesar de las eras transcurridas, es un reflejo de la impotencia que cada ser humano ha experimentado acerca de querer regresar a alg√ļn momento del pasado que es m√°s feliz que el presente, o de recuperar algo irremediablemente perdido. Hay belleza en este imposible.‚ÄĚ.

Ganar el Premio David representa un hermoso impulso, pero quedan proyectos e ideas para inspirar la creación. A los Grafómanos y el Taller Espacio Abierto, se adiciona Ediciones Aldabón, donde trabajas como promotora…

‚ÄúLa mayor√≠a de mi generaci√≥n cercana ha publicado o publicar√° en alg√ļn momento su primer libro aqu√≠, confiada de que el producto final tendr√° calidad y que se har√°n todos los esfuerzos por darlo a conocer. En lo que se convirti√≥ esta Editorial, lo que representa, me motivaron a dedicarme de forma seria a la promoci√≥n literaria, contagiada por el √≠mpetu de su coordinador y con el deseo de ayudar a otros j√≥venes como yo, que ponen tantas ilusiones en que sus libros publicados sean fuente de orgullo y felicidad.‚ÄĚ


Círculos de agua en la narrativa cubana

‚ÄúLa maldita circunstancia del agua por todas partes‚ÄĚ ‚Äďesa que oblig√≥ a Virgilio Pi√Īera a sentarse ‚Äúa la mesa del caf√©‚ÄĚ y buscar ‚Äúel peso de una isla en el amor de un pueblo‚ÄĚ‚Äď articula la antolog√≠a de narrativa cubana C√≠rculos de agua. Nacidos despu√©s de los 80, con selecci√≥n y pr√≥logo de la escritora y editora Dulce M. Sotolongo Carrington, publicada por la Editorial Primigenios.

Un antecedente de C√≠rculos de agua puede rastrearse en Como ra√≠les de punta. Joven narrativa cubana, publicada en 2013 por Sed de Belleza, con selecci√≥n, pr√≥logo y notas de Caridad Tamayo Fern√°ndez. All√≠ encontramos a escritores nacidos despu√©s de 1977 y junto a Ra√ļl Flores Iriarte y Jorge Enrique Lage, leemos a otros j√≥venes nacidos en los ochenta, como Abel Gonz√°lez Melo, Yunier Riquenes y Legna Rodr√≠guez Iglesias, entre otros que se identifican con la generaci√≥n conocida como 0, porque vieron impreso su primer libro despu√©s del a√Īo 2000.

Sin embargo, ‚Äúexisten serias diferencias entre los nacidos en la √©poca del setenta y los que le siguen‚ÄĚ, subraya Dulce Mar√≠a, si destacamos que el nacimiento de una generaci√≥n est√° respaldada por un acontecimiento hist√≥rico: ‚ÄúNacen aproximadamente en la misma d√©cada, crecen en circunstancias semejantes y en la mayor√≠a de los casos se sigue una direcci√≥n √ļnica: Un l√≠der‚ÄĚ. Adem√°s de cierta unidad en principios est√©ticos, √©ticos y sociales, homogeneidad de lenguaje, actitud negativa ante conceptos establecidos, pero anquilosados u obsoletos‚ÄĚ, leemos.

‚Äú¬ŅPuede una fecha hist√≥rica realmente delimitar a un grupo de otros? ¬ŅEs siempre necesaria la presencia de un l√≠der? ¬ŅSiguen los mismos derroteros los nacidos despu√©s del ochenta que la generaci√≥n que lo antecede, tanto en la forma como el contenido en el que se expresan? ¬ŅMueren las generaciones literarias?‚ÄĚ, son algunas de las preguntas que se (nos) hace Dulce Mar√≠a.

El punto de partida ser√≠a el √©xodo del Mariel en 1980 y su consiguiente impacto sociol√≥gico, y como rompeolas, el llamado Per√≠odo Especial, con todos los cambios sociales que conllev√≥ (varios de los antologados en estas p√°ginas nacen precisamente en los a√Īos iniciales de la d√©cada del 90). ‚ÄúTambi√©n en los ochenta hubo un cambio de pol√≠tica hacia las religiones que poco a poco se fueron incrementando y tambi√©n visualizando en el pa√≠s como la santer√≠a, abakuas, cat√≥licos, protestantes, entre otras‚ÄĚ. El siguiente p√°rrafo de Sotolongo resume estas ideas:

‚ÄúLos j√≥venes nacidos despu√©s del ochenta se criaron con el Elegg√ļa en la esquina de la sala y el crucifijo en el cuello, no hab√≠a que esconder los santos y esto tambi√©n influy√≥ en su ideolog√≠a y forma de ver el mundo, no ya a partir del prisma del materialismo con que lo vieron sus padres y abuelos. En lo econ√≥mico se despenaliz√≥ el d√≥lar y empezaron a circular las dos monedas. Crecieron con el Per√≠odo Especial por lo que sufrieron m√°s carencias que generaciones anteriores. La Uni√≥n Sovi√©tica desapareci√≥ y con ellas las latas de carne rusa, los viajes al campo socialista y hasta los mu√Īequitos que fueron m√°s reacios al cambio e incre√≠blemente quedaron en la memoria com√ļn de varias generaciones. Las computadoras fueron fiel compa√Ī√≠a de su adolescencia, los celulares parte de su cuerpo y alma y piercing, tatuajes y u√Īas postizas, la forma de relevarse ante un pasado de melenas cortadas a la fuerza‚ÄĚ.

Muchos de estos temas, y la libertad de poder expresarlos en su obra, afloran en Círculos de agua.

El uso de frases en ingl√©s, menciones a figuras de la m√ļsica y el cine, incluso la auto-referencialidad‚Ķ caracterizan a varios de estos autores. ‚ÄúHay que subrayar el preciosismo con que se trat√≥ el lenguaje, el dominio de la imagen, facilidad para la met√°fora, poder de s√≠ntesis, la palabra precisa, desnuda sin afeites con exactitud casi matem√°tica, de ah√≠ una vez m√°s la sumatoria lezamiana, pero ahora con el nombre, el sustantivo pujando por desplazar al adjetivo. Esta generaci√≥n 0, arras√≥ con premios y aunque no fueron muy comprendidos por el p√ļblico lector, si encontraron su propia forma de decir y hoy se puede hablar de ellos como una generaci√≥n literaria aunque ciertamente no hay una revista literaria que los respalde‚ÄĚ, destaca.

C√≠rculos como cuando lanzas una pieza al lago al agua y surgen las olas conc√©ntricas, expandi√©ndose, pero c√≠rculos que se convierten en remolino y arrasan con todo. Si el agua emerge ‚Äúcomo l√≠nea de separaci√≥n, horizonte, como algo que limpia o debe limpiar los vicios, aunque sea a trav√©s de la muerte‚ÄĚ, los j√≥venes nacidos despu√©s de los ochenta ‚Äúcambiaron la sangre tan utilizada en cuentos de la generaci√≥n 0 por el agua‚Ä̂Ķ Nos insiste Dulce Mar√≠a Sotolongo que si ‚Äúla sangre es la muerte, el agua es renacimiento, bautizo y renacer es cambiar‚Ķ‚ÄĚ

¬ŅA qui√©nes leeremos en C√≠rculos de agua? ¬ŅY qu√© caracteriza su narrativa generacional? Los autores antologados ‚Äďen el orden cronol√≥gico en que aparecen‚Äď son los siguientes: Abdel Mart√≠nez Castro, Alexander L√≥pez D√≠az, Alexander Jim√©nez del Toro, Amelia Rabaza, Anisley Miraz, Ariel Fonseca, Claudia K. Evercloud, Daniel Zayas, David Peraza, Daylon W. Hern√°ndez, Elaine Vilar, Erian Pe√Īa, Eric Flores Taylor, Ernesto A. D√≠az, Gabriel Su√°rez, Gian Carlos Brioso, Gustavo Vega, Hugo Favel, Juan Carlos O¬īFarrill, Ketty Blanco, Marlos Luis Herrera, Mariene Lufri√ļ, Martha Acosta, Patricio R. Mart√≠nez, Rams√©s Sotolongo, Ra√ļl Goenaga, Reynier Arro, Rosamary Arg√ľelles, Sa√≠li Alba, Yasel Toledo, Yasmany Gonz√°lez, Yeney de Armas y Yonnier Torres. Son j√≥venes de diferentes partes del pa√≠s, varios ganadores de importantes premios, algunos m√°s conocidos que otros, pero todos con similares inquietudes, y sobre todo b√ļsquedas.

Y en cuanto a las caracter√≠sticas de su narrativa ‚Äďque la diferencian de las generaciones precedentes‚Äď nos dice Sotolongo Carrington que encontramos un profuso tratamiento psicol√≥gico en los personajes; la violencia les ha llegado por v√≠as diferentes: el cine, la televisi√≥n, los juegos, la m√ļsica; el miedo a las enfermedades de trasmisi√≥n sexual sede espacio ante la pornograf√≠a, pero en estos cuentos sus protagonistas son v√≠ctimas no victimarios de valores que hay que retomar; tras la aparente apat√≠a del absurdo, hay lucha, sobrevivencia deseos de cambiar; tienen un respeto palpable a figuras de la literatura cubana como Jos√© Lezama Lima y Virgilio Pi√Īera. ‚ÄúSon muchachos cultos con un alto nivel de lectura‚ÄĚ, dice.

‚ÄúEstos j√≥venes se expresan sin temor, reflejan la sociedad que les toc√≥ vivir desde una perspectiva no tan ap√°tica como cr√≠tica porque est√°n seguros de la necesidad de un cambio‚ÄĚ, resumen Dulce Mar√≠a. Y a√Īade que ‚Äúellos han comenzado un viaje sin regreso hacia un futuro prometedor donde son los j√≥venes, los protagonistas‚ÄĚ. Pistas de este viaje las podemos encontrar en la lectura de los cuentos incluidos en C√≠rculos de agua. Nacidos despu√©s de los 80.


Experimentar piel a piel la necesidad de decir

Lisbeth Lima Hechavarría experimenta en piel propia la necesidad de dar cuerpo al arte. Su creación late y se construye sobre en un puente que enlaza memoria y realidad. Bien sabe que cada escritor es, a su manera, un cronista de su tiempo. Hoy les invito a conocer un poco más de esta joven autora santiaguera que ya ha conquistado, con su literatura, un fértil terreno editorial más allá de las fronteras nacionales.

En la escritura, en la creaci√≥n, ¬Ņqu√© consideras es esencial o indispensable?

Libertad. Un creador se debe ser fiel a su ideal, a defender su posici√≥n, sea cual sea. Todo es un proceso de pensamiento, de conclusiones conceptuales a las que se arriba tras poner en pr√°ctica lo √ļnico que no se le logra arrebatar a un artista nunca: la capacidad de transfigurarse e ir experimentando piel a piel la necesidad de decir.

¬ŅPuede ser mesurable la calidad de un libro, o esto depende de las sensaciones, emociones, experiencias, referencias y del mundo est√©tico personal de cada uno de los lectores?

Es un poco de ambas cosas que planteas. Aunque la apreciaci√≥n de lo ‚Äúbueno‚ÄĚ o ‚Äúmalo‚ÄĚ es subjetiva y est√° completamente estribada en las concepciones individuales de cada quien, es cierto que la calidad de un libro s√≠ es mesurable y puede ir desde la propia conformaci√≥n de este hasta el estilo, la complejidad ling√ľ√≠stica, recursos, el c√≥mo se desarrolla la tem√°tica, la edici√≥n, por citar algunos ejemplos. Pero sucede que m√°s all√° de esos criterios se encuentra el tema de las emociones que produce el texto: cu√°nto nos transmite, nos contextualiza, nos incita a la reflexi√≥n, cu√°nto provoca, todo esto resulta de gran peso a la hora de evaluar una obra. Pienso que es parte indispensable tambi√©n en esa mensuraci√≥n. Porque, ¬Ņde qu√© sirve la literatura si no es capaz de transmitir y comprometer al lector por m√°s limpieza estil√≠stica que tenga?

¬ŅEs posible definir qu√© es la creaci√≥n? ¬ŅPodr√≠as aventurar tu definici√≥n personal?

La creación es exorcismo para el alma. Libertad. Casi siempre mi proceso creativo está unido a la imperante necesidad de desfogarme, de liberar a los demás. Me transfiguro en rostros ajenos y los desato. Con el tiempo ya es oficio, y aun estando en paz logro crear, pero debo admitir que nunca con la facilidad, fuerza y prontitud que logro cuando algo me perturba. También es magia. No creo que algo que no lleve magia sea capaz de salvar.

¬ŅC√≥mo transcurre tu proceso creativo? ¬ŅC√≥mo piensas la estructura o arquitectura de un libro?

No la pienso, la verdad. Por lo general eso es algo que analizo después, cuando de poesía o cuentos se trata, claro. No logro condicionar mi creación a esquemas. Ya es suficiente con lo menguado que se ve el proceso ante las peripecias de esta vida tan convulsa y precaria que llevamos.

Y en cuanto a mi proceso creativo, lo cierto es que ya no s√© trabajar de otro modo que no sea bajo presi√≥n. Es una condici√≥n impuesta ante la cual no me ha quedado otra que adaptarme, pero ir√≥nicamente lo disfruto porque en medio de tanto alboroto que hay siempre en casa con el ni√Īo, mis madres aclamando a Dios cada dos por tres, los gritos adolescentes de mi hermana y la tristeza tremenda que nos invade, pues yo escapo, escapo y es como un momento de abstracci√≥n febril. Calor, horas sin corriente, muchachos desde los portales vecinos enchuchando a los perros, Mateo de un lado a otro tirando de un carrito viejo sin ruedas y yo ah√≠, en ese vaiv√©n que logro entre ficci√≥n y realidad. Pocas veces tengo paz para escribir, leer o estudiar, pero esas son tambi√©n mis acciones vitales, como tragar, as√≠ que me adapto para sobrevivir.

¬ŅEs el escritor un cronista de su tiempo? ¬ŅTiene el escritor deber con el tiempo que le ha tocado vivir?

cortesía de la entrevistada

Creo que sí, somos cronistas de nuestros tiempos, de los momentos históricos que nos han tocado vivir, lo queramos o no. Es difícil escapar de nuestra realidad. Es contraproducente querer luchar frente a ello, seríamos esclavos de cada frase escrita mientras huimos de nuestro entorno.

Pero no ser√≠a ‚Äúdeber‚ÄĚ el t√©rmino. A fin de cuentas, como ya expresaba anteriormente, creaci√≥n es libertad y donde empiezan los deberes, comienza la atadura de alguna forma, y crear siempre debe estar por encima de todo eso. La cronicidad viene inmersa en el propio proceso de creaci√≥n, fluye de modo natural, muchas veces sin que seamos conscientes de ello. Cuando lo condicionamos entonces estamos dejando de ficcionar nuestros planos y ah√≠ s√≠ surge ya el deber a ser fehacientes con nuestras circunstancias.¬†

¬ŅTiene el escritor un deber con la obra que ha elegido escribir?

Aqu√≠ s√≠ considero que el t√©rmino ‚Äúdeber‚ÄĚ se impone. Si el creador no es capaz de sentirse comprometido y deberse a su obra, entonces nunca le debi√≥ ser otorgado el don. Porque una cosa es imponerse requisitos que entorpezcan el nacimiento de la idea, atarse a concepciones estil√≠sticas para complacer a eruditos o sentir presi√≥n ante la realidad que se impone y otra muy distinta es no ser fieles a nuestra condici√≥n de creadores. Cuando estoy en el proceso de culminaci√≥n de un texto, no estoy tranquila hasta que ha quedado listo y el deber sigue, porque engavetarlo no sirve de nada, hay que darle luz a esa idea, velar que llegue a todos cuantos puedas, nunca se sabe cu√°ntas buenas emociones seas capaz de generar.

¬ŅRutinas o man√≠as a la hora de escribir? ¬ŅInspiraci√≥n o m√©todo?

cortesía de la entrevistada

No tengo man√≠as ni rutinas. Son tiempos donde el pragmatismo se impone. Aunque sin perder ni una pizca de pasi√≥n, s√≠ debo acogerme y aprovechar donde me llegue la musa para escribir. A veces es mientras dejo que se sofr√≠a un quimbomb√≥ con carne y hago apuntes en el blog de notas, o en una cola. Juego con mi ni√Īo, de pronto algo dice que me suena divertido y acopla bien en una escena, pues all√° voy corriendo a escribirla: esos son mis mecanismos. Pero puedo hablarte de cu√°les fueron, y todav√≠a son de vez en cuando (no por elecci√≥n propia sino porque no me queda de otra) esas rutinas que disfrut√© en mi proceso de escritura: escribir a partir de las once de la noche, en la madrugada, per√≠odos de noctambulismo creativo, taza de caf√© en mano. Pero si de preferencias se trata, elijo un ambiente limpio, agradable. Sue√Īo con lo que pudiera ser en una casa grande, ventilada, donde se respire paz, y yo sentada en mi escritorio, nada sofisticado sino m√°s bien artesanal, frente a un librero inmenso. Entonces poder escribir toda la ma√Īana, desde bien temprano hasta medio d√≠a, es el horario que considero se aprovecha mejor.

Inspiración: vivir y leer, leer y vivir. No se puede crear sin vivir, vivir mucho, que no es lo mismo que llevar a cabo nuestras funciones vegetativas.

cortesía de la entrevistada

¬ŅQu√© resulta, a tu criterio, lo m√°s interesante de la creaci√≥n joven en estos momentos?

Siento que lo más interesante en la creación de estos momentos, no solo a nivel nacional, sino también internacional, es el riesgo. El arte que está moviendo el mundo hoy es un arte experimental, y sí, esto no viene de ahora, ya ha sido una constante desde décadas, pero no es que ahora se trate de novedad, sino de traer a los planos actuales, a nuestro momento histórico, el arte que tiempo atrás también cumplió su objetivo. Experimentar complementándolo con elementos vigentes y evaluar los resultados, ver lo que provoca. Hoy son muchos más los creadores que apuestan por el riesgo, son más los que aspiran a revolucionar los dogmas y corrientes de pensamientos. El arte ha sido puente, mecanismo, eso es inmutable e imagino que lo será siempre… los que no somos estáticos en nuestro modo de comprender y hacer somos nosotros, de ahí que hoy se perciba distinto ese mismo arte y por ende pueda generar el cambio inminente.   

Entonces, como artistas, ¬Ņqu√© valores nos salvan y cu√°les nos hunden?

La humildad es una virtud que admiro. La sencillez. El saber ser agradecidos es algo que engrandece y salva, siempre salva. Nos hunde el sobreponer el ego antes que la tolerancia y la empatía.

¬ŅCu√°les son los temas que resultan, para ti, obsesiones o leitmotivs en la escritura?

La muerte. La muerte y su relaci√≥n con los dem√°s procesos de la vida: el amor, la soledad, la psicosis. Siempre he asumido la muerte con una especie de‚Ķ no s√© si ‚Äúnaturalidad‚ÄĚ sea la palabra correcta, pero me enfrento a ella con desapego. Quiz√° porque la asumo y concientizo como lo que es: un proceso inevitable, al que por m√°s intentos que hagas no lograr√°s frenar llegada la hora; entonces aferrarnos a la negaci√≥n solo entorpece el devenir del ciclo.

A los nueve a√Īos muri√≥ mi abuelo materno, el √ļnico que realmente tuve. Recuerdo que mi madre fue a buscarme a casa de la veterinaria amiga de la familia, la cual viv√≠a a unas pocas cuadras. Estaba lloviendo. Al bajar las escaleras tropec√© y casi caigo, mi madre procur√≥ que me fijara bien d√≥nde pisaba, que ya estaba bueno de desgracias ese d√≠a, dijo. No mostr√≥ muchas objeciones en que fuera al velatorio. Llegu√© y sin pensarlo fui hasta el cuarto y me sub√≠ en la cama donde yac√≠a mi abuelo muerto. Ah√≠ pas√© rato acarici√°ndole el pelo lacio y sedoso, recordando los cuentos ‚Äúde nunca acabar que siempre hac√≠a‚ÄĚ. Mi madre se asombr√≥ y cuentan mis t√≠as que quiso sacarme de all√≠, pero ellas lo impidieron. Fue uno de mis primeros encuentros con la muerte. Agradezco el que mi familia se mostrara siempre tambi√©n presta a asumirlo sin tab√ļes, sin inventar historias para ocultarme las ausencias de los que mor√≠an. Luego parti√≥ mi bisabuelo paterno, con el cual tambi√©n de ni√Īa establec√≠ un v√≠nculo.

En 4to a√Īo de la universidad cambi√© de bi√≥loga de campo y estudios sobre Biodiversidad a interesarme por la Antropolog√≠a F√≠sica, Forense, la Tafonom√≠a (t√©cnicas de enterramientos), campo en el que hoy desarrollo mis estudios cient√≠ficos. Trabaj√© durante casi cuatro a√Īos con cad√°veres humanos, en la morgue y cementerios. Creo que esta pasi√≥n que siento por mi especialidad tiene mucho que ver tambi√©n con mi forma de enfrentarme a este fen√≥meno y, como v√°lvula de escape que es al fin y al cabo la literatura, pues forma parte de mi universo creativo.¬†

¬ŅCu√°n dif√≠cil es para un autor joven abrirse paso en el terreno nacional y, luego, un poco m√°s adelante, en el campo internacional?

A mí me ha sucedido al revés y no sé hasta qué punto pueda ser eso favorable o no, pero encontré espacio primero en medios internacionales. Mi primera publicación fue traducida al alemán en una antología de joven narrativa cubana, llevada a cabo por la editorial PODIUM, de Viena. Tuve el placer de ver publicado mi cuento Fototaxia negativa, uno de mis primeros textos, hoy contenido en el libro Matices de vida. Luego otros tres fueron traducidos al francés y publicados por la Revista Literaria Especializada de la Universidad de Poitiers, Francia, después en una antología en Polonia, y así fueron llegando las primeras publicaciones, felizmente de la mano también de traducciones.

cortesía de la entrevistada

En los √ļltimos dos a√Īos no han sido pocas las oportunidades de publicaci√≥n en revistas literarias extranjeras, las cuales he utilizado como v√≠a de promoci√≥n y mecanismo para establecer contacto con personas del mundo editorial. En este a√Īo han visto la luz dos de mis libros, ambos publicados por editoriales del exterior y un tercero ya aceptado que corri√≥ con igual destino.

Nada me har√≠a m√°s feliz que comenzar a ver los frutos de estos a√Īos de trabajo echar ra√≠ces en mi terru√Īo, pero he de admitir que se vuelve un proceso engorroso, desde la presentaci√≥n del texto hasta con suerte ver el libro publicado. Cierto que desde hace unos meses, tras el proceso de informatizaci√≥n que viene atravesando el pa√≠s, ya al menos pueden presentarse a evaluaci√≥n las obras en formato digital; aun as√≠, sigue quedando un arduo camino. En un contexto donde, por cuestiones obvias hay crisis m√°s inminentes que resolver que la del papel y descongestionar los planes editoriales de a√Īos de retrasos, pues entonces s√≠, es dif√≠cil, no s√© mesurablemente en cu√°nto, pero lo es, para los j√≥venes autores y para los no tan noveles tambi√©n.

¬ŅCrees en el fatalismo geogr√°fico? ¬ŅExiste a√ļn para los j√≥venes autores cubanos, pese al avance paulatino que han tenido las redes sociales en nuestro pa√≠s?

S√≠, claro que s√≠, es un fen√≥meno que ha afectado a trav√©s de la historia a no pocos artistas, buenos artistas. Tal como mencionaba en la respuesta anterior, no basta tener la llave si no sabes encontrar qu√© puerta abrir. Hay procesos que no pueden llegar a cuentagotas. ‚ÄúPor algo hay que comenzar‚ÄĚ, nos resignamos muchos, pero ¬Ņavanzamos realmente? El universo ‚ÄúInternet=posibilidades reales‚ÄĚ no es un camino que se sondee f√°cil. Lleva tiempo de estudio, fracasos, riesgos y p√©rdidas. ¬†

Al dise√Īar tus personajes, ¬Ņen qu√© fijas primero tu atenci√≥n? ¬ŅQu√© debe tener, esencialmente, un personaje para ser inolvidable?

Autenticidad.

Nunca es una sola o la misma cosa la que fijo para comenzar a darles vida a mis personajes. A veces simplemente llegan y se presentan: ‚ÄúHola, soy fulano/a de tal, y esta es mi historia‚ÄĚ. Esto suele pasarme con frecuencia, se me relevan, toman autonom√≠a. Yo solo me vuelvo entonces el medio para un fin. Ellos viven dentro m√≠, esa es la gran verdad. Como mencionaba, no suelo tener esquemas, ni bosquejo, eso lo hago internamente; sin embargo, considero que a veces es necesario, puede ser un h√°bito sano. ¬°Mira que lo he intentado!, pero no me sale, y eso que soy de las que llevan agenda y pegan papelitos en el fr√≠o y van tachando listas, pero a la hora de crear no me sirve. Las ideas me llegan hasta de un t√≠tulo que se me ocurre, de ah√≠ voy hilando trozo a trozo la historia y conforme avanzo van llegando ellos, se amoldan. En mi obra no busquen h√©roes, al menos no hasta el momento. Son personajes habituales, sin finales felices, llenos de cotidianeidad. Tambi√©n los hay marcados por la perturbaci√≥n, la soledad, el miedo. A veces pienso que encuentro una especie de regocijo en crearlos y hacerlos transitar caminos que yo nunca elegir√≠a, esa es la magia de este oficio: transmutarnos constantemente, ser todos y nadie a la vez, vivir cientos de vida, ¬Ņqui√©n dice que no sabemos de inmortalidad? Que le pregunten a Macondo.

¬ŅQu√© autores te han marcado?

Me resulta difícil responder porque me han marcado muchos autores y obras, desde los más desconocidos y rechazados por el gremio hasta algunos de los más aclamados y reverenciados. Con los clásicos, siempre lo admito sin pena, me pasa algo raro, no me siento libre, despojada a la hora de leerlos y eso me perturba. El medio crea demasiado ruido respecto a sus obras, unas expectativas que luego no logro y por eso llegan las decepciones. No me pasa con todos, claro está, pero me pasa.  

Jos√© Soler Puig, sin dudas es un autor que marc√≥ su impronta en m√≠, Montenegro con Hombres sin mujer, Carpentier me encanta, Juan Rulfo con El llano en llamas sobre todo, a quien a la vez en los √ļltimos tiempos asocio mucho con el cantautor argentino Jorge Fandermole, otro que tambi√©n lleg√≥ para quedarse; Clarice Lispector y Camus. ¬ŅM√°s contempor√°neos?, me gusta siempre mencionar autores cubanos cuya obra marc√≥ una etapa que defino como mi primera fase escritural: Mar√≠a Liliana Celorrio con Mujeres en la cervecera, Ena Luc√≠a Portela con Cien botellas en una pared y P√°jaro pincel y tinta china, Pedro Juan Guti√©rrez, Daniel Chavarr√≠a y Ana Lidia Vega Serova. Mildre Hern√°ndez es otra autora que tambi√©n me brinda matices interesantes desde su LIJ. Muchos otros.

¬ŅTienes miedo a lo rutinario en tu oficio como escritora?

Mi respuesta puede tener varias lecturas. Por un lado, no, para nada, no creo que la rutina o el agobio me invadan nunca. Este es un oficio tan rico en materia de hacer que será la vida lo que no me alcance para crear todo cuanto quisiera. Habrá momentos de silencio escritural pero pienso que esos también cuentan dentro del proceso, es tiempo para estudiar nuevos estilos, géneros, reinventarnos como creadores.

Por otro lado, rutina puede ser también disciplina, focus, y eso, para un autor que ya ha descubierto su sello, puede ser la clave del éxito. Ahí quisiera verme un día, no en el éxito, sino en el focus total de mi estilo creativo. Por el momento toca seguir descubriéndome, así que no le temo a la rutina.

Tus dos obras m√°s recientes son Rostros, Editorial Primigenios, en Estados Unidos y Matices de vida, del sello editorial Libros Duendes en Ecuador, en colaboraci√≥n con la Editorial Italiana TekTime. ¬ŅEn qu√© se diferencian ambas propuestas y cu√°l eje com√ļn las une o ata?

Rostros es mi primer libro publicado. Siempre me ser√° infinitamente grato volver a sus p√°ginas y redescubrirme en ellas. Los cuentos compilados en este volumen llevan mucho de m√≠, la mayor√≠a tienen m√°s de seis a√Īos. Significan inicio, crecimiento y, por qu√© no, tambi√©n escuela. Rostros tiene la magia, dir√≠a yo, de hacer que nos miremos desde adentro. A fin de cuentas, sus personajes no son m√°s que el reflejo de nosotros mismos en situaciones cercanas, situaciones que escuchamos en boca de unos, de otros, que nos llegan y nos conciernen a veces m√°s de lo que creemos o queremos admitir.¬† Erotismo, sexo, amor, desamor son el convite que existe entre esas p√°ginas, donde pongo fin a una etapa creativa inicial de mi carrera como escritora y doy paso, feliz ante lo concebido, a una nueva fase escritural.

Matices de vida igual es el resultado de varios a√Īos de trabajo. Algunos de sus textos fueron concebidos en paralelo a los del libro Rostros, otros son m√°s recientes como es el caso de ‚ÄúCifras‚ÄĚ, ‚ÄúEl despertar de Alicia‚ÄĚ, ‚ÄúNece(si)dades‚ÄĚ. Es un compendio de historias que sin grandes ambiciones deja entrever los roles que asumimos en el transcurso de eso que llamamos vida, es la sumatoria de cuanto enfrentamos: muertes, p√©rdidas, resignaci√≥n‚Ķ

A ambos los ata el hecho de que están compuestos por historias-espejos. Sin proponérmelo persiguen los mismos objetivos: hacer que mutemos de piel y nos veamos transitando de pronto por las páginas de un libro. Creo que el ponernos en situación de vez en cuando nos ayuda a comprendernos y tolerar a los demás.     

Volvamos a hablar de Matices de vida‚Ķ ¬ŅEscribiste este libro con el prop√≥sito de antologar tus cuentos bajo en eje tem√°tico o fueron textos que nacieron paulatinamente, sin un prop√≥sito de homologaci√≥n? ¬ŅQu√© puede esperar el lector de esta propuesta?

No hubo tal prop√≥sito en la concepci√≥n de este libro. Siempre me cuesta armar los cuadernos, debo admitir, ya que al menos en estos dos primeros, que han sido m√°s bien compilaciones, no hay un mismo hilo tem√°tico o una intencionalidad com√ļn hacia cada uno de los textos. En Matices de vida est√°n b√°sicamente aquellos cuentos que no cab√≠an en Rostros, pues en ese √ļltimo t√≠tulo al final logr√© que el sexo y el amor o desamor fuesen de alguna forma el eje. Luego surgieron otros cuentos que comenzaron a encajar y pues‚Ķ voil√°, sali√≥.

No obstante, nuestros procesos creativos van madurando y, aunque sin camisa de fuerza, ahora tengo en marcha otro libro de cuentos cuyas historias sí guardan relación. Es un proyecto que me está produciendo mucho placer ya que requiere un profundo estudio y yo amo estudiar.

cortesía de la entrevistada

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Lisbeth Lima Hechavarr√≠a?

Una apasionada de la Antropolog√≠a F√≠sica que sue√Īa con trabajar en alg√ļn yacimiento arqueol√≥gico y viajar a Egipto. Vivo enamorada de la gen√©tica y las aberraciones cromos√≥micas. Madre de un ni√Īo divertido y ocurrente. Miembro de una familia peque√Īita y sufrida pero con una fuerza incre√≠ble.

 


«D√≠as donde soy otro o el mismo y es dif√≠cil sostener mi imagen al espejo»

Cuando corren tiempos tan turbios que entorpecen el impulso de seguir, y un día de pronto, como por obra de caridad, te llegan unos audios de poesías, alimento para el alma (al menos para el alma), no sé ustedes, pero yo, me dejo llevar y agradezco. Abro paso dejando que me invada la magia, que no siempre viene dulce, a veces escuece dentro, pero igual, se disfruta; hay cosas que no traen sabor y de todas formas debemos tragar, así que no importa contar otro buche agrio si esta vez somos nosotros quienes elegimos. Ojalá y cuando de elegir se trate sea siempre entre poesía, porque hay días…

Hay días como sacos de arena donde es más fácil mear que mirarse/ Hay días que van de prisa, traen la muerte como un incienso/ Un hombre se acerca y todo parece ser áspero, como una soga en el cuello/ El aire no parece ser suficiente/ Hay días que ladro como perro y es mejor estar bajo la mesa, creo, sería la mejor forma de reconcilio/ Hay días que solo miro por los barrotes de la ventana y entiendo la imposibilidad de los pájaros, la coherencia del vuelo/ Días que solo pasan, que algo solo rompe desde adentro/ Días donde somos la calle y el polvo/ Días donde un papel puede salvar/ Días donde creo que mi lengua es un objeto adaptable como quitar y poner una pieza en una cosa/ Hay días donde soy memoria y otros puedo ser braza y fraguar mi cuerpo templado en agua/ Días donde soy solo una palabra hueca, torcida, un sonido invariable/ Hay días donde todo reposa y es fácil redireccionar la columna, cambiar la casa, el cuerpo/ Días como grandes desiertos donde hay otra carga que uno mismo/ Días degradados que parecen eternos/ Días para purgar los surcos del cuerpo/ Días donde soy otro o el mismo y es difícil sostener mi imagen al espejo/ Días como el agua de un vaso en reposo/ Hay días donde solo hay que darle piernas, donde puedes soltar los brazos y perder la cabeza.

La jaula, Carlos Gil Calderón.

¬ęMiro por la ventana y sale esto¬Ľ, me dice, ¬ęno gusto de escribir as√≠, pero‚Ķ ¬Ņpor qu√© no¬≠?¬Ľ

cortesía del entrevistado/trabajo fotográfico de gil

Pareciera que vamos a volvernos locos, todos encerrados en casa, 18 meses de esconder media cara. Las ganas de volver a leer poes√≠a frente a los amigos invaden, y Carlos decidi√≥ que no aprisionar√≠a m√°s su voz, que, a fin de cuentas, podr√≠a ser la de todos. ¬ęEnvi√© esos audios de poes√≠a como una opci√≥n para compartir. Hoy me despert√© con ganas de hacer eso¬Ľ.¬† ¬†¬†

Yo cocinando corr√≠a de un lado a otro como siempre y la voz de Carlos me acompa√Īaba. Prepar√°bamos los materiales para El Escriba. ¬ŅQu√© estilo prefieres seguir a la hora de escribir poes√≠a?, pregunt√© teniendo en cuenta su comentario anterior sobre no gustarle escribir ‚Äúas√≠‚ÄĚ.

Me gusta ser m√°s minimalista. Captar la esencia del gesto, de la ‚Äúcosa‚ÄĚ en s√≠, sin darle tanta redundancia. Ser m√°s concreto, eso intento. Creo que cada uno escribe seg√ļn su personalidad.

Anatomía discursiva

yo afilo mi lengua

la enrosco

la preparo para perforar a hombres con prisa

que roen roen

que mastican globos

que se pisan que besan que se tragan

que escupen geométricamente

yo enrosco mi lengua

para ejercer mi discurso

la abro de piernas de manos

 

mi lengua es una lengua viperina

carnicera

no es lengua de hombres que se mastican entre sí

que respiran sus nucas

bla        bla        bla        bla

 

(caminante que sigue al caminante

que no domina su discurso

su verbo es hacer pero su cuerpo yace en la no-acción

su sentido es no tener sentido

su palabra es su propio obst√°culo

su no-lenguaje)

yo preparo mi lengua

lengua-cuerpo

lengua-mente

lengua que no duerme y no se domestica

yo enrosco mi lengua

la estiro para penetrar la córnea de hombres que caminan en círculos

que caminan que caminan

bla        bla        bla        bla

yo preparo mi lengua y ejerzo mi discurso

le doy a comer hombre        cabeza        hueco

yo enrosco mi lengua

la estiro

te abro con una palabra

un sonido de lengua en casa

mi lengua es una herramienta

una herramienta

herramienta

es recta es curva

(curva es

la lengua

lengua-tacto

contacto

lengua constructora

des-constructora

lengua lengua lengua)

 

Yo enfundo mi lengua

la adormezco

la ensalivo

Para hombres muertos

no se puede ejercer

mi discurso.

Carlos Gil Calderón

(Del libro: Moimiento de un pez bajo tierra, Premio Juegos Florales, Ediciones Santiago, 2019)

(Fotos del libro)

¬ŅQu√© es poes√≠a para ti, c√≥mo la relacionas con el arte visual que desarrollas?

Veo la poesía como mismo veo un cuadro, es igual el mecanismo para darles forma, es un videoarte, una danza, pero también puede ser mirar alrededor, serenos, vista despierta, tan solo se trata de encontrarla, porque está ahí, la poesía está en todo.

cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les pudieran ser tus concepciones sobre el oficio de escribir?

Para mí es una manera de crear conciencia, es como caminar y apreciar el paisaje de todas las formas posibles sin dejar escapar una sola variante, es el ejercicio de estar al unísono con todo y ser consecuente. A veces es como un portal donde realmente puedo ser y transmutar mi yo. Escribir es un despojo de los días, que son como olas.

Muchas veces lo veo como la antesala de un trabajo audiovisual, un performance, una foto, un cuadro, todo es poesía, lo que en diferentes estadios de la apreciación. Yo solo tomo la esencia de lo oculto, de lo invisible, lo reorganizo, lo expulso.

Creo que la poesía muta en la medida en que mutamos como seres, se dobla y se desdobla, como un tronco, es el sonido de los inquines, es la verdad para los ojos miopes, para las mentes sordas.

cortesía del entrevistado

¬ŅCu√°les son los desaf√≠os que te impone la poes√≠a ahora mismo dentro de tu proceso creativo?

Ahora mismo estoy centrado en hacer, hacer y hacer, reencontrarme nuevamente con la escritura, pero reencontrarme desde otro cuerpo, es como desaprender una serie de cosas, para insertar otras con la idea de construir y deconstruir al mismo tiempo nuevos estados, nuevas visiones.

Tengo un nuevo libro que pens√© mandarlo a concursar, pero sent√≠ que a√ļn no estaba listo, as√≠ que lo tengo en reposo. Mientras, como la necesidad de crear se impone, trabajo en un nuevo proyecto al que he decidido titular Ladrillo verde. Pienso probar anexarle im√°genes. Tengo grandes inspiraciones con este proyecto, quiero involucrarlo con diversas formas de hacer, videoartes, performance, video-poes√≠a. El libro ser√≠a en realidad una s√≠ntesis de todos estos procesos. De hecho, estoy hasta pensando una especie de manifiesto a partir de la postura de Ladrillo verde, esta postura que estoy ahora mismo asumiendo al pensar y escribir este cuaderno. Este libro me est√° ayudando a entender muchos procesos creativos, circunstanciales, a entender mejor las cosas.

No me estoy trazando con él metas en la escritura, pero me están fluyendo cosas a las que antes les temía, ahora alejarme un poco de ciertos patrones y requisitos me está ayudando a encontrarme con un estilo de escritura mucho más libre, más puro.

cortesía del entrevistado

¬ŅPiensas en la lectura como un paso vital dentro del proceso creativo? ¬ŅDe qu√© tipo de obras te nutres para dar vida a tus textos?

Percibo que en ocasiones, por períodos, leer ayuda bastante a escribir, brinda las herramientas, la agilidad de encontrar con mayor facilidad las palabras, pero hay otras donde limita bastante, porque lleva por un camino, pero no necesariamente por tu camino. Puede disociar de la ruta que se quiere seguir.

Muchas veces leo, no cosas relacionadas a la poes√≠a, sino m√°s bien textos que alimentan mi estado espiritual para poder despu√©s fomentar la escritura, para darle cuerpo a esa po√©tica, pero muchas veces ni siquiera me interesa leer absolutamente nada, me interesa m√°s bien vivir, observar, trazarme metas, peque√Īos ciclos de experiencias, relaciones, conocer personas, eso me aporta mucho m√°s que leer.

cortesía del entrevistado/trabajo fotográfico de gil

¬ŅPor qu√© escribes, qu√© persigue Carlos Gil en su arte?

Normalmente escribo por necesidad de canalizar todas las energ√≠as de las experiencias diarias. A veces me interesa publicar, promocionar mi obra, es el fin ¬Ņno?, el poder decir, porque es la mejor forma de expandir la informaci√≥n que ofrecemos y que pueda llegar a otras cabezas‚Ķ otros lugares.

No quiero que me vean como el típico poeta, no quiero que me vean ni como un poeta siquiera, solo como un creador, que tiene una responsabilidad sobre sus hombros y trata de ser lo más consiente y consecuente posible con esa responsabilidad. Entonces, a partir de ahí es que sale todo mi trabajo. No me gusta encasillarme en nada, absolutamente en nada, por eso, lo mismo pinto, que hago video performance, fotografía, teatro, escribo… hasta un disco estoy inventando ahora.

Siempre intento buscar la forma de poder hacer llegar arte a todos. Creo que tenemos la capacidad de hacer lo que queramos, lo que nos han hecho aprender que deben haber personas específicas para cada cosa, que solo podemos hacer algo en concreto mientras alguien más se ocupa de lo suyo propio, lo que le ha tocado, lo que ha tenido que escoger entre las cientos de cosas que hubiera querido hacer… Una vez más etiquetando, nombrando todas las cosas, para agruparlas, clasificarlas. No me gusta eso, no quiero pertenecer a ese bulto de clasificación y etiqueta, prefiero ser algo que fluye.

cortesía del entrevistado

Coméntanos un poco sobre algunas de las temáticas de tu trabajo, tu forma de ver el mundo, las realidades dentro de tu obra.

El mundo espiritual me ha nutrido mucho. Mis trabajos, todos, parten de cómo yo entiendo esa realidad y tengo una postura muy matizada al entender nuestro entorno. Una de las primeras experiencias que me hizo cambiar mi modo de ver la realidad fue iniciarme como sacerdote de IFA. Esa nueva filosofía, nueva estructura de pensamiento hizo que volviese a abrir los ojos y comenzara de cero a entender el mundo. Uno de los temas que me han apasionado mucho siempre y tiene que ver con mi forma de apreciar y cuestionarme la realidad es el verdadero propósito de nuestra existencia y cómo encontramos el equilibrio y coexistimos dentro del caos que vivimos, hasta qué punto ese caos es la expresión de nosotros.

cortesía del entrevistado/trabajo fotográfico de gil

Desde entonces he transitado por varios procesos místicos que me han retroalimentado el espíritu y enriquecido mis conocimientos con respecto a todo eso que me rodea. Una vez que absorbo la información, una vez que la entiendo, entonces paso al segundo nivel: desaprender y comenzar de nuevo, esta vez con otra perspectiva. Entones mi obra en general está completamente relacionada a todos estos procesos de entendimientos.

En los √ļltimos tiempos ha habido temas espec√≠ficos que vengo aprendiendo y trabajando, tiene que ver con la decodificaci√≥n, f√≠sica cu√°ntica, lo cual me hace cuestionarme muchas m√°s cosas. Por ejemplo, el √ļltimo libro que vengo leyendo, sobre las proyecciones hologr√°ficas, tiene una parte que me llam√≥ mucho la atenci√≥n porque trata sobre de d√≥nde parten los pensamientos y tiene teor√≠as muy interesantes. De hecho, mi poes√≠a, muchas de ellas tocan estos temas, algunas son m√°s aterrizadas, porque tambi√©n disfruto escribir sobre esa realidad m√°s cruda, m√°s humana, llena de cotidianeidad. ¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Coméntanos un poco en qué proyectos estás trabajando actualmente.

Ahora mismo trabajo en un proyecto de disco, especie de audio textos. Experimento con el arte sonoro bajo la idea de utilizar la m√ļsica para intencionar¬† mi poes√≠a. Estoy en b√ļsqueda de utilizar la gestualidad del sonido, el propio concepto del sonido en s√≠. Haciendo voces, usando instrumentos para catalizar la idea.

¬ŅCarlos, elegir√≠as alguna vez entre las manifestaciones art√≠sticas que desarrollas, al punto de prescindir de las dem√°s y crear solo para una de ellas?

cortesía del entrevistado/trabajo fotográfico de gil

Sabes, un d√≠a me preguntaron: ¬ę¬Ņsi eres escritor, ahora dejar√°s de pintar?¬Ľ. Fue una pregunta est√ļpida, pues todo es lo mismo, se alimentan del d√≠a a d√≠a y nuestras percepciones. Pero creo que si llegara a no tener las herramientas para pintar, o hacer un videoarte, la escritura ser√≠a el mejor refugio para pasar mi tiempos. Imagino que un d√≠a estar√© solo escribiendo mucho y me sentir√≠a bien por eso, porque hay cosas que hay que compartir. El mundo necesita que hagamos conciencia colectiva, la conciencia individual crea la conciencia colectiva s√≠, pero vivimos en una sociedad donde todo funciona a trav√©s de s√≠mbolos, im√°genes; el sonido tiene una connotaci√≥n importante porque con √©l se puede condicionar mucho a las personas, cuando activas un sonido con una frecuencia X influye en la energ√≠as de cada quien, pero la imagen viene siendo el calzo vital, sobre todo en estos tiempos virtuales donde lo medi√°tico est√° todo el tiempo bombardeando el inconsciente y en su conjunto estamos siendo manipulados a tiempo completo, pero forma parte del juego; hay que aprender a vivir con ello, adaptarse o sublevarse, y la literatura me brinda la opci√≥n dos.

Pero espero no tener que elegir, al final todo es arte, que en mí funciona como algo natural. Si no se llamara arte, para mí solo sería una necesidad orgánica que existe para hacerme confrontar mis dudas, mis miedos, mis demonios… esa constante catarsis de mi propia existencia.

cortesía del entrevistado/trabajo fotográfico de gil

La poesía es un camino para protegernos y sanarnos

(Aproximaciones a la V Edición de los Juegos Florales de la Juventud)

La AHS en Santiago de Cuba contin√ļa en su labor de promover y dimensionar el arte joven producido en la isla. En esta ocasi√≥n, se trata de la V edici√≥n de los Juegos Florales de la Juventud, una jornada que cada a√Īo se realiza en la c√©lula de Songo La Maya y cuyo fin es el de promover los valores literarios del territorio y establecer puentes con artistas de otras provincia.

Esta c√©lula ha tenido un notable quehacer cultural en los √ļltimos meses, creando espacios para confluir desde un di√°logo generacional y activo. Debido a la pandemia, todo el trabajo ha tenido que establecerse desde las plataformas digitales y esta jornada no ser√° la excepci√≥n.¬†

Dedicado a las Maestras de Juventudes Lina de Feria y Nancy Morej√≥n en su 76 y 77 cumplea√Īos, respectivamente, el comit√© organizador de los Juegos Florales busc√≥ resaltar la impronta literaria de ambas. Su literatura emerge como un s√≠mbolo para los j√≥venes escritores y crear v√≠nculos con ella; es una necesidad a la hora de salvar la memoria.

Otras de las motivaciones fue el 35 aniversario de la AHS, organizaci√≥n que ampara proyectos/ideas/formas/y convicciones capaces de impulsar el arte desde todas las √°reas, incluyendo los peque√Īos espacios. Una c√©lula de la organizaci√≥n, por lo general es un espacio peque√Īo pero simb√≥lico. Un lugar desde el cual una parte de la cultura nacional se hace necesaria y es un proceso irremplazable.

La V Edición de los Juegos Florales de la Juventud contó con más de una veintena de participantes, entre los que sobresalen los proyectos literarios y escritores del municipio. Ellos son el ejemplo de porqué es tan ineludible el encuentro y su proyección dentro de la programación institucional, aun en tiempos tan difíciles.

De Songo la Maya tuvimos los proyectos: Taller de pintura Peque√Īos Gregorios (el cual tendr√° una expo dentro de del evento), Taller Aula de Haiku, as√≠ como los escritores Reynaldo Cardero, Leidys Delgado Veranes, Maide Vera Fern√°ndez, Eddy Serrano, V√≠ctor Freddy Mart√≠nez, Eloy D√≠az Ruiz, Rogelio Ramos, Yulier Canuto P√©rez y el artista visual Waldo Regueiferos.

 

Se prev√© el estreno de las c√°psulas promocionales ‚ÄúAl Dorso‚ÄĚ, las cuales est√°n destinadas a promover a los miembros de la secci√≥n de literatura de la filial. Esta es una producci√≥n de la Oficina Antonio Lloga y Buena Luz Producciones, las cuales concretan un proyecto que es el complemento a las publicaciones seriadas de igual nombre a cargo de poeta Reynier Rodr√≠guez.

Entre los invitados tambi√©n estuvieron la teatr√≥loga y escritora √Āmbar Carralero D√≠az, la cual presentar√° algunos apuntes sobre el canal de Telegram dedicado a la escritura femenina @TroyanasenCuarentena. El Grupo de Experimentaci√≥n Es√©nica LA CAJA NEGRA estrenar√° siete videos-artes realizados a partir de la obra po√©tica de ambas homenajeadas. Tambi√©n se estar√° revisitando la pel√≠cula Muerte de Narciso y la obra teatral Ofelia. Estos materiales ir√°n acompa√Īados de entrevistas sobre el proceso creativo en voz de los actores, quienes por primera vez se enfrentaron a un proceso teatral desde otros dispositivos art√≠sticos.

El proyecto Diversa buscar√° encontrarse con la poes√≠a de Lina de Feria y Nancy Morej√≥n desde un proceso interpretativo que ser√° m√°s emotivo que perform√°tico. Lectura a profundidad de poemas ic√≥nicos de las maestras en voces m√ļltiples. Voces que entienden el canto noble de la creaci√≥n y se adhieren a √©l. Esta lectura ser√° como un salto emotivo hacia la esperanza, que se aloja (siempre) en la buena poes√≠a.¬† ¬†

La Pe√Īa El Escriba, espacio literario de la escritora Lisbeth Lima Hechavarr√≠a, propone adentrarnos al trabajo del artista visual y poeta Carlos Gil Calder√≥n. Ganador del premio literario Portus Patris y con un trabajo meritorio dentro de las artes visuales santiagueras, Gil llega a este espacio para hablarnos desde la experimentaci√≥n que genera su obra, su experimentaci√≥n formal, sus contradicciones y necesidades expresivas. La Pe√Īa El Escriba cumple un a√Īo de fundada; en medio de la pandemia ha sobresalido por ser un espacio vivo y generador de ideas y encuentros. Sin dudas, fue una de las experiencias que mejor registro dejar√° del arte hecho en pandemia.

La jornada tambi√©n nos preparar√° un momento importante fue cuando la AHS haga entrega de un reconocimiento especial al Proyecto Claustrofobias Promociones Literarias. Dirigido por Yunier Riquenes y Naskicet Dominguez, en este 2021 el proyecto est√° cumpliendo 10 a√Īos de abnegaci√≥n a la literatura y al quehacer cultural de los artistas y escritores cubanos.

No menos importantes, llegaron algunos conciertos para amenizar el programa. Se trat√≥ del Grupo Di√°stoles (Contramaestre, Santiago de Cuba), Jazz D’ Bess (Santiago de Cuba), y la cantautora Giselle Lage (Santiago de Cuba). ¬†Estos conciertos online forman parte de las estructuras para las distintas jornadas de programaci√≥n. Los m√ļsicos se suman desde sus casas para alentarnos a seguir, a luchar y a creer. ¬†¬†¬†

Todos los materiales podrán ser encontrado en los siguientes sitios: Facebook (@AHSStgo), Telegram (t.me/ahssantiagodecuba), Youtube (ahssantiagodecuba) y (lamiradainquieta), Instagram (AHSStgo),  Twitter (@AhsStgo).

Esta fue una jornada para cantarle a la vida y las cosas esenciales de nuestro presente. Llenar de alegr√≠a algunos espacios es una tarea urgente para los artistas. El mundo est√° peleando su mayor guerra y el arte debe estar a disposici√≥n de las buenas causas. ¬°Bravo por los hombres dignos que as√≠ lo creen! ¬°Bravo por los peque√Īos espacios! ¬°Bravo por la poes√≠a! Hagamos de cada encuentro un camino para protegernos y sanarnos.


El tiempo de las evaporaciones

Ya llega el tiempo en que, vibrando sobre el tallo, cada flor se evapora igual que un incensario, con esta cita de Charles Baudelaire abre el poemario Erosiones, Premio Pinos Nuevos de Poesía 2017, del escritor Milho Montenegro.

El tiempo en este cuaderno no da paso al nacimiento o a la belleza (arribo a la juventud, florecimiento del jard√≠n, maduraci√≥n de las cerezas), solo deja erosi√≥n: ‚Äúel tiempo es una materia corrosiva‚ÄĚ. La vida se desvanece. Los animales que lo habitan no son aquellos paradisiacos en Lezama de pasos evaporados, sino bibijaguas con √≥rganos a cuestas, p√°jaros golpeando barrotes, lib√©lulas de torpe fugacidad, ara√Īas que cuelgan del vac√≠o, bestias que destrozan la carne y la luz.

En sus versos vegetales tampoco encontraremos la rosa l√≠mpida y sonora que nace de lo oscuro, de Gast√≥n Baquero; sino la sombra de los helechos, donde solo florece el espanto, ‚Äúla soledad reside en ellos como la muerte en la flor que reposa en un b√ļcaro cualquiera‚ÄĚ.

Poco a poco nuestra joven poes√≠a se ha ido vistiendo de desesperanza: ‚Äúestr√≠as que supuran el dolor de una vida fustigada‚ÄĚ, se√Īala el sujeto l√≠rico: ‚Äúme alejo como aquel que ha perdido todo, sin volver atr√°s‚ÄĚ. ‚ÄúEste siglo nos condena‚ÄĚ.

Montenegro ha escrito al pie de la letra de las palabras del Ap√≥stol: hay que ser hombre de su tiempo, para ser hombre de todos los tiempos. Sus poemas escritos en prosa, a modo de peque√Īas historias, no se diluyen en exotismos; profundizan en el mundo que lo rodea y en el cual le ha tocado vivir. Divide sus versos mediante slash, no solo otorgando con ellos un viso contempor√°neo sino, que, de alg√ļn modo, gu√≠a al lector en la respiraci√≥n y el ritmo interior de los textos. El autor se encuentra tras una cortina de misterio, es un instrumento: ‚ÄúEl dolor es quien habla por m√≠‚ÄĚ.

Repasando estas l√≠neas del poemario: ‚ÄúEra el tiempo del regreso [‚Ķ] Fuimos sombras que nadie recibi√≥‚ÄĚ, mi mente hac√≠a una conexi√≥n con un pasaje de Sobre h√©roes y tumbas, una de las m√°s importantes novelas del argentino Ernesto S√°bato: Como cuando se piensa en cosas pasadas y se trata de reconstruir oscuros recuerdos que exigen de toda la concentraci√≥n de nuestro esp√≠ritu [‚Ķ] en d√≠as que se alargan y se deforman como tenebrosos fantasmas sobre las paredes del tiempo, porque de alguna forma sent√≠a que aquellas palabras eran como un resumen al concepto fundamental que da vida al libro de Milho. En su texto S√°bato nos muestra la misteriosa y turbulenta ciudad del Buenos Aires de la √©poca, y en Erosiones, el poeta dibuja con versos el panorama que vislumbra, en el cual tiene que resistir: ‚Äúlas p√©rdidas, el desplome, la apat√≠a‚ÄĚ. Mart√≠n, personaje de S√°bato, se busca as√≠ mismo; del mismo modo Montenegro realiza esta b√ļsqueda existencial a trav√©s de los recuerdos y los vestigios del tiempo, a partir de una estela un tanto oscura que traza el camino en retrospectiva: el camino-tiempo andado y al que, a pesar de sus palabras, no se pretende regresar, porque ‚ÄĒya se sabe‚ÄĒ puede ser un acto peligroso.¬†

Al llegar a la concepci√≥n de este poemario el autor ha madurado escritural y biol√≥gicamente, y es capaz de discernir una serie de preguntas que, tal vez, lo han asaltado en la madrugada, por ejemplo: ‚Äúme ha tocado ser todo para luego ser nada. En este instante en el que el tiempo moldea mi voluntad como barro in√ļtil, lo he comprendido‚ÄĚ; lo entiende ‚Äúen este instante‚ÄĚ, no antes, no despu√©s, ese momento fue el nacimiento del poema, y por ende de todo un cuaderno que entonces se gest√≥. M√°s adelante, en ‚ÄúSoliloquio‚ÄĚ proclama: ‚ÄúAhora que la noche se adentra en mis horas sin remordimientos ni salvoconductos, comprendo que estoy a solas con un sentimiento que me deja absorto ante la vida‚ÄĚ, una vez m√°s es ‚Äúahora‚ÄĚ que comprende, sin embargo, contin√ļa reflexionando y un poco sin saber qu√© hacer, pues la vida misma es tambi√©n incertidumbre, y comprender la pregunta no siempre nos ofrece la respuesta.

Hay una palabra que aparece tanto gr√°fica como conceptualmente a lo largo del cuaderno y que pareciera ser un hilo terrible que entrelaza sus textos, VAC√ćO: ¬ęFalto de contenido || Abismo, espacio sin materia || Falta, carencia o ausencia de alguna cosa o persona¬Ľ. De todas sus definiciones posibles hallaremos muestra en estos poemas de dolorosa hermosura.

Es la imagen de una mariposa saliendo de la madrugada el s√≠mbolo para el aprendizaje de qu√© es la muerte, vac√≠o ante los que no est√°n, los difuntos que no logran desterrarse son fantasmas que se posan en los ojos del poeta, como la noct√°mbula mariposa que golpea contra el muro. Ese ‚Äúvac√≠o‚ÄĚ llega incluso m√°s all√°: ‚Äúaquel que fui un d√≠a me abandona‚ÄĚ. Se extra√Īa hasta al ser que se ha sido antes y que ya nunca se volver√° a ser.

El fil√≥sofo griego Her√°clito dijo: En los mismos r√≠os entramos y no entramos, somos y no somos, refiri√©ndose al curso del r√≠o y c√≥mo debido al flujo sus aguas nunca son las mismas como tampoco lo es el ba√Īista con el paso de los a√Īos. Si la existencia es en definitiva la estancia en el mundo, y esta estad√≠a est√° dada en el devenir, entonces el ser debe dejar alguna huella como prueba de su existir, una vez que ya no est√©; Milho lo sabe: ‚Äúun hombre sin prop√≥sito pasa como sombra por su tiempo‚ÄĚ. Todo es transitorio: ‚Äúla vida es l√≠mite/ hilo podrido siempre a punto de quebrarse‚ÄĚ.

No solo la existencia es ef√≠mera y cambiante, sino tambi√©n el cuerpo: ‚ÄúRetornan con otros cuerpos y otros rostros/ los que regresan jam√°s son los mismos/ Nosotros/ los quedados/ tampoco‚ÄĚ. ‚ÄúMe aferro al cuerpo [‚Ķ] Soy como la Palma Real: hombre ce√Īido a la tierra buscando su lugar‚ÄĚ. ‚ÄúNuestros cuerpos no fueron sino amalgama de vida/ extensi√≥n contra la sombra‚ÄĚ. El cuerpo es el que padece el dolor, la enfermedad, la vejez, la erosi√≥n. Y la tierra solo alberga este cuerpo l√≠rico mientras se descompone: podredumbre, sangre, cad√°ver. Nunca el florecimiento y la vida. Cada verso est√° cubierto de √≥xido, tizne, polvo, escoria. Flecha perdida que estalla sobre la isla y la isla es el hombre.

Erosiones es un mapa sobre el dolor de una época.


Nuevas Evas y nuevos discursos desde la poesía

Si la memoria no me falla, Barbarella D¬īAcevedo me escribi√≥ a trav√©s de WhatsApp para invitarme a ser parte de su nuevo proyecto: Discurso de Eva. De inmediato me explic√≥ que se trataba de un disco de poes√≠a, que homenajear√≠a la obra de Carilda Oliver y que nos dar√≠a pie, a las j√≥venes creadoras invitadas, para hablar de nuestros referentes y evocaciones. Luego de obtener una de las Becas de Creaci√≥n El Reino de este mundo, el proyecto pas√≥ de ser un sue√Īo a una concreci√≥n en poqu√≠simo tiempo. Las redes sociales y diversas plataformas como IVoox, Soundcloud y Telegram estar√°n, en las siguientes semanas, invadidas por los ecos de estas voces de mujer.

¬ŅC√≥mo naci√≥ y se concibi√≥ el proyecto Discurso de Eva? ¬ŅQui√©nes han sido sus principales colaboradores?

Discurso de Eva surgi√≥ de manera inicial como un canal en Telegram, destinado a difundir poes√≠a femenina, sobre todo en formato de audio, aunque tambi√©n a trav√©s de libros, postales y videos. Al principio fue un proyecto solitario, motivado por la situaci√≥n que estamos viviendo, con todo el tema dif√≠cil de la pandemia, cuarentenas y soledades… Sin grandes pretensiones quise compartir mis lecturas, descubrimientos, autoras favoritas, pero tambi√©n lo que escrib√≠a, y me pareci√≥ que la voz permit√≠a una intimidad que necesitaba explorar. Con el tiempo, esta experiencia se fue ramificando y quise brindar espacio a voces otras, hasta que poco a poco surgi√≥ la idea de crear un disco y darle justamente el mismo nombre. A partir de ese punto comenc√© a pensar en los modos de sacarlo adelante y convoqu√© a las poetas Yanelys Encinosa, Ismaray Pozo, Claudette Betancourt, Taimi Di√©guez, √Āmbar Carralero, Rosemary Arg√ľelles y a ti. Luego lo present√© a la AHS, a la Beca de Creaci√≥n El reino de este mundo, que finalmente obtuvo.

Gr√°fica Erick Eimil

En este disco de poes√≠a incluyes la obra de algunas de las poetas j√≥venes cubanas m√°s conocidas en la √ļltima d√©cada, y tambi√©n los textos de otras poetas j√≥venes que reci√©n comienzan a abrirse paso en el camino de la literatura. M√°s all√° de mostrar una de las aristas del discurso femenino enfocado en lo po√©tico, ¬Ņqu√© buscas revelar en este proyecto? ¬ŅEn qu√© se bas√≥ el criterio de selecci√≥n?

Las poetas que participan en el proyecto son mis contempor√°neas y forman parte de las lecturas que he ido acumulando a lo largo del tiempo y en particular durante el √ļltimo a√Īo. Todas coinciden en su juventud, aunque no tengan todav√≠a la misma trayectoria. Me pareci√≥ que este disco deb√≠a dar a conocer algunas de nuestras voces femeninas m√°s actuales y los caminos de la poes√≠a femenina cubana reciente, las po√©ticas individuales de estas escritoras, que, no obstante, a veces tienen rasgos comunes en su producci√≥n, en especial a nivel tem√°tico. ¬†

¬ŅQu√© tienen en com√ļn todas las voces femeninas que aparecen en este disco? ¬ŅCrees en la unidad de lo generacional o en la pluralidad?

Si algo tienen en com√ļn las poetas que aparecen en el disco Discurso de Eva es la fuerza en el decir, esa voz que se impone y reclama ser escuchada, que se hace presente y dice: ‚Äúestoy aqu√≠, ahora, y me defino como co-creadora de un mundo que hago nacer tambi√©n desde la palabra‚ÄĚ. En ocasiones existen leitmotiv comunes en unas y otras, pero todas alcanzan a expresarlos desde su individualidad y esto es muy especial…

El disco es, desde la propia elecci√≥n del t√≠tulo, un homenaje a la poes√≠a hecha por mujeres. No puedo evitar que la referencia al poema de Carilda Oliver Labra se filtre en mi pregunta: ¬Ņhomenaje singular tambi√©n a Carilda y a esta pieza poem√°tica? ¬ŅPor qu√©?

Carilda es esencial y el homenaje a ella era inevitable en tanto me ha acompa√Īado siempre. Quiz√° con m√°s reconocimiento popular que por parte de la cr√≠tica, lo cierto es que sus versos y an√©cdotas forman parte ya del imaginario colectivo de esta isla. Tal vez sea hasta ahora una de las pocas poetas capaces de decir sin sonrojarse frases como: ‚Äúhazme otra vez una llave turca‚ÄĚ, y exhibir las diversas caras de lo femenino sin temor, sin arrepentimientos, de mostrarse como ‚Äú√°ngel embaucado‚ÄĚ o ‚Äúpajarito y puta‚ÄĚ, Eva en soledad que ama e insulta y acaba por prometer manzanas, para sentirse menos muerta. Si ella hubiera estado viva, yo habr√≠a tenido que pedirle que formara parte del disco, porque su voz sigue siendo totalmente fresca y actual. Es as√≠, que por una parte juego con la l√≥gica de que las mujeres son quienes tienen la palabra en este disco y por otra me es vital el homenaje a Carilda y su poema.

Gr√°fica Erick Eimil

Este proyecto obtuvo la Beca El reino de este mundo en una de sus m√°s recientes ediciones. Sin un apoyo semejante, ¬Ņser√≠a posible llevar a v√≠as de concreci√≥n esta idea? ¬ŅCu√°n importante fue el acompa√Īamiento de la AHS en el proceso de maduraci√≥n, parto y materializaci√≥n del disco?

La Beca de Creaci√≥n El reino de este mundo es, desde mi punto de vista, un voto de confianza total de la AHS a este proyecto, adem√°s de un aval muy lindo. Sin semejante apoyo nos habr√≠a sido muy dif√≠cil concretar la grabaci√≥n en los estudios PM Records. Desde el principio, para poder articular el proyecto con todos los requisitos, desde la AHS me brindaron la ayuda oportuna, orientaciones y consejos cada vez que ten√≠a una duda, as√≠ que este acompa√Īamiento fue importante para conseguir finalmente la materializaci√≥n del disco.

No se puede obviar que en el disco aparecen tambi√©n las obras de poetas de diversas generaciones y regiones geogr√°ficas. ¬ŅC√≥mo ocurri√≥ dicha selecci√≥n?

A un creador lo conforman sus propias vivencias, pero tambi√©n los gustos y las lecturas. Este disco ten√≠a entre sus objetivos visibilizar a poetas cubanas contempor√°neas, y a la par rendir tributo a la poes√≠a femenina antecedente en Cuba y en el mundo: por eso ped√≠ a cada una de las participantes que diera voz adem√°s a los versos de sus autoras referenciales. As√≠ la selecci√≥n parti√≥ de las individualidades de las convocadas y contribuye a complementar, asimismo, sus discursos creativos. De tal manera, logramos tener como ‚Äúinvitadas‚ÄĚ en el disco a Dulce Mar√≠a Loynaz, Anne Carson, Juana de Ibarbourou, Ol√©cia Nikol√°eva, Nara Mansur, Lina de Feria, Gabriela Mistral, Idea Vilari√Īo y Carilda Oliver.

foto: Leissy O¬īFarrill Nicholas.

Al poner en voz de las poetas j√≥venes algunos de los textos m√°s can√≥nicos de autoras de generaciones anteriores (algunas tan cercanas a nosotras como Nara Mansur o Lina de Feria), ¬Ņsientes que al cuerpo de la textualidad femenina lo unen ejes m√°s o menos visibles?

Desde lo com√ļn, o sea, desde lo femenino, que a mi ver condiciona un modo de decir bien directo, existen muchas textualidades, y esto tiene que ver con ese punto de vista individual que aporta cada po√©tica y hace que Carilda e Idea, por ejemplo, hablaran del amor, e incluso abordaran el erotismo y el deseo, al cantarle a ‚Äúun hombre‚ÄĚ siempre en fuga, pero cada una de manera bien diferente y con su marca de agua. Por otra parte, en un balance casi num√©rico, es muy interesante notar c√≥mo, adem√°s de las ocho poetas j√≥venes, confluyen en el disco otras voces ya esenciales en la poes√≠a cubana como Dulce Mar√≠a, Carilda, y otras incluso m√°s cercanas a nosotras como es el caso de Lina de Feria y Nara Mansur. Esto fue algo que me result√≥ muy emotivo, poder tenerlas a ellas, como parte de este nuevo Discurso de Eva.

Gr√°fica Erick Eimil

En un proyecto de este tipo, ¬Ņcu√°n importante es el influjo creacional colectivo y sus sinergias?

Es esencial. Si bien yo convoqué a las poetas, no elegí los textos con que cada una se presenta en el disco. Asimismo la selección de una autora referencial fue algo que nació a partir de la individualidad de las participantes, y esto es algo que tiene la propia magia de lo impredecible, que una se sorprende al verlo como producto acabado al que, eso sí, se le trata de dar un orden para que fluya de una manera orgánica. Discurso de Eva es creación colectiva a partir de una pauta y llega al mundo de la manera en que lo hace a razón de quienes lo integran; con otras autoras habría ido por otros caminos. Disfruto mucho que quienes colaboran conmigo tengan además total libertad creativa y creo que eso enriquece cualquier proceso.

foto: Leissy O¬īFarrill Nicholas.

Si tuvieras que definir, para el lector o el oyente de poes√≠a, un disco como este, ¬Ņqu√© le dir√≠as? ¬ŅC√≥mo invitarlos a esta experiencia po√©tica?

La invitación la haría con los versos que cierran este disco, otra vez Carilda y su Discurso de Eva:

Vuelve, vuelve

Atraviésame a rayos

(…)

Pondremos el tocadiscos para siempre

Ven con tu nuca de infiel,

con tu pedrada.

J√ļrame que no estoy muerta.

Te prometo, amor mío, la manzana.

¬ŅQu√© nuevos proyectos creativos alumbran tu quehacer?

Por lo pronto ya estamos con el lanzamiento virtual del disco en distintas plataformas como IVoox, Soundcloud, Telegram, que se apoya en las redes sociales: Instagram, Twitter. Incluso va a contar con una suerte de antología digital, que los interesados van a poder descargar más adelante. Todo esto hasta que podamos realizar presentaciones en vivo. Por otra parte, sigo como siempre escribiendo. Quién sabe si el futuro depare otro disco de poesía…

foto: Leissy O¬īFarrill Nicholas.

Mirando al mundo con ojos de poesía

‚ÄúMirar al mundo con ojos de poes√≠a, mirarlo con ojos de belleza, verle la luz del sol y no las manchas y tratar de que esa luz brille para ti, para m√≠ y para cualquiera que la ame. Escribir poes√≠a implica mucha dedicaci√≥n, mucho coraz√≥n, mucho conocimiento y muchas ganas de darse a los dem√°s.‚ÄĚ

Conversar con Mariela P√©rez Castro sobre poes√≠a resulta un tanto hipnotizante, es de esas personas llenas de misterios que quieres descifrar nada m√°s escucharla; porque su voz no se asusta ni envejece y te recuerda que la lectura es el origen de la escritura. Con la invitaci√≥n agradecida de la taza de caf√©, amargo, caliente y abundante, comenc√© mi entrevista con la poetisa, narradora y ensayista camag√ľeyana, quien obtuvo el Premio Calendario de Poes√≠a en 2003 y es hoy Miembro de Honor de la filial agramontina de la AHS.

Los inicios…

La XVIII edición de la Cruzada Literaria en el poblado de Senado del municipio de Minas./Fotos: Cortesía del artista

‚ÄúComenc√© a escribir tan temprano que realmente no tengo idea de cu√°ndo fue, pero siempre le√≠ mucho de ni√Īa. En mi √©poca de secundaria se usaban las libretas de versos y la m√≠a empezaba con aquel poema de la escritora argentina Alfonsina Storni: (‚Ķ) t√ļ me quieres n√≠vea, t√ļ me quieres blanca, t√ļ me quieres alba (Poema ‚ÄúT√ļ me quieres blanca‚ÄĚ), y no pod√≠a faltar la prosa de Jos√© Lezama Lima, Federico Garc√≠a Lorca, Mario Benedetti, Francisco de Quevedo y Nicol√°s Guill√©n. Pero lleg√≥ el momento en que sent√≠ la necesidad de contar mis propias historias y plasmarlas en esa misma libreta y as√≠ empez√≥ el vicio, un vicio que no se me ha quitado ni lo har√° nunca.

“Mi carrera como escritora se ha basado en la poesía, le tengo un respeto inmenso a la narrativa, yo diría que casi miedo. Entre tantos grandes de la literatura me da pudor enfrentarme a la narrativa. Los cuentos me salen pero no me atrevo con ellos, prefiero la poesía que es la suma de la suma de todas las artes.

‚ÄúRecuerdo una de mis frases preferidas de Mirta Aguirre cuando expres√≥ que: la poes√≠a es la m√ļsica sin m√ļsica y yo la entiendo de esa forma. Uno debe vivir la vida po√©ticamente, mientras m√°s po√©ticamente la vivas, mejor escribes. Y me funciona el hecho de que puedas jugar con las palabras de una forma diferente a pesar de que el significado de las palabras no cambia, pero s√≠ el contexto en el cual las uses.‚ÄĚ

Poemas nacidos de la m√ļsica

‚ÄúCada libro es como los hijos, pero cuando ya tienes 14 hijos ya es m√°s dif√≠cil decidirse por uno entre poemarios y testimonios. Sin embargo, sigo prefiriendo ‚ÄúDivertimentos para juglar solo‚ÄĚ, mi primer libro publicado en Cuba en el a√Īo 1990 por la editorial √Ācana, que en aquel entonces comenzaba en Camag√ľey. Un libro que sali√≥ todo escuchando m√ļsica, poemas que brotaron de la m√ļsica de Claude Debussy, Jean Michel Jarre, Piotr Ilich Chaikovski, Beethoven, Joan Manuel Serrat. No son poemas a la m√ļsica sino poemas que imagin√© escuchando m√ļsica.

‚ÄúEs un libro que me gusta mucho, y que en un momento de mi vida reflej√≥ cuestiones existenciales para m√≠ muy puntuales y que a estas alturas, despu√©s de casi 35 a√Īos de escrito, sigo encontrando cosas que funcionan para m√≠. Adem√°s, me ha dado infinidades de alegr√≠as, son los poemas m√°s queridos y con los que m√°s c√≥moda me siento.‚ÄĚ

Encarando la palabra…

“Soy del criterio de que la inspiración es el trabajo unido al conocimiento, a la lectura y a la sensibilidad acumulada. Al final llegarás a ese estado de gracia literaria en dependencia del deseo, del talento y de lo que seas capaz de sacrificar para crear una obra que te funcione en lo personal; y si lo logras, le funcionará al resto de la gente.

Con Randoll Machado y Yoandra Santana durante la XVII edici√≥n de la Cruzada Literaria de Camag√ľey en el municipio de Florida ./Fotos: Cortes√≠a del artista

“Mi desarrollo literario siempre se ha basado en la cantidad de cultura que seas capaz de acumular a lo largo de tu vida. No entiendo que se quiera ser escritor sin leer ni estudiar, ambas van de la mano y ninguna debe quedarse rezagada de la otra.

‚ÄúCreo que mi vocaci√≥n literaria se debe a la influencia de directa de tres personas esenciales. La primera es mi abuela, Blanca de la Torre; ella me ense√Ī√≥ a leer y escribir, era habitual la lectura de libros de Emilio Salgari o de Julio Verne siempre antes de dormir. El segundo es mi padre, Arevelio P√©rez, quien me enamor√≥ profundamente del lenguaje del teatro, de la historia, del ballet y de la m√ļsica. El tercero es Roberto Laguna, mi profesor de Literatura, quien es todav√≠a mi cr√≠tico m√°s exigente y mi mayor admirador junto a mi madre.

‚ÄúEllos me ense√Īaron que decir lo que necesitas, comunicar lo que necesitas para otros y que se refleje en tu escritura es el camino para que el lector se sienta identificado, a gusto con lo que est√°s diciendo y que se cuestione. Si eres capaz de encauzar tus ideas te comunicar√°s y eso es lo importante: la comunicaci√≥n como otra forma de encarar la palabra.‚ÄĚ

 Una mujer que escribe en Cuba…

‚ÄúDesde siempre la historia de la literatura ha estado llena de nombres de grandes hombres, y entre todas esas voces masculinas una que otra vez se lograba colar alguna pluma femenina. Hoy en Cuba hay muchas mujeres escribiendo bien, con voz propia, con una literatura potente, vital, que no cede terreno porque estamos en paridad de condiciones, con derechos garantizados, los cuales para el resto del mundo son casi inalcanzables y tambi√©n valen para la literatura femenina; a pesar de que a√ļn persiste el llamado ‚Äúmachismo institucional‚ÄĚ o ese ‚Äúmachismo solapado‚ÄĚ que lleva a la violencia dom√©stica y social‚ÄĚ.

A√ļn as√≠ nunca antes se hab√≠a escuchado un coro de mujeres tan enorme en el √°mbito literario, eso demuestra que poco a poco las que llevamos faldas y el cabello largo hemos ido conquistando espacios en todos los terrenos posibles y nos alejamos de esa posici√≥n segundona con respecto a la literatura.

‚Äú¬ŅQu√© es lo que hay que tener?: talento. Y las mujeres lo tenemos desde la primera letra hasta el punto y final.‚ÄĚ

Una Cruzada de esperanza…

La siembra del √°rbol en el Jard√≠n Bot√°nico de Camag√ľey, dedicado a Fidel Castro durante la XVII Cruzada Literaria./Fotos: Cortes√≠a del artista

‚ÄúLa Cruzada Literaria como todo ni√Īo naci√≥, se gest√≥. Nos reunimos un d√≠a un grupo de amigos, Yoandra Santana, Legna Rodr√≠guez, Reynaldo Rodr√≠guez y Jhortensia Espineta y empezamos a so√Īar sobre lo que podr√≠amos hacer para celebrar el cumplea√Īos del Comandante Fidel Castro. As√≠ surgi√≥ la idea de realizar una Cruzada que en sus inicios se llam√≥ La Agramontina.

‚ÄúFueron 15 d√≠as de organizaci√≥n y antes del mes ya est√°bamos montados en camiones para viajar rumbo a los municipios. √Čramos seis locos con una guitarra en mano y empezamos a dar ‚Äútumbos‚ÄĚ. As√≠ llegamos a Las Tunas y al poblado de Elia donde nos alojamos en un lugar donde no hab√≠a agua y terminamos ba√Ī√°ndonos con cerveza, est√°bamos pegajosos pero felices. Cuando visitamos el municipio camag√ľeyano de Najasa nadie nos esperaba, nadie sab√≠a qu√© hac√≠amos ah√≠. Nos sentamos todos en el quicio del supermercado y empezamos a recitar poemas y a cantar canciones; y las personas comenzaron a sumarse y nos dimos cuenta de que la Cruzada Literaria s√≠ convoca y agrupa, y la poblaci√≥n lo agradece.

‚ÄúLa Cruzada Literaria de Camag√ľey llega a su etapa de adultez en estos 18 a√Īos pero manteni√©ndose siempre joven. Hoy la realizamos de forma virtual pero con el inmenso deseo de volver a la carretera, de irnos a pie a los barrios, de andar en un bici-taxi con un audio a cuesta para ver la luminosidad en los ojos de la gente y darte cuenta de lo bien que se recibe nuestro arte que para algunos es un descubrimiento pero para otros es ya una esperanza.‚ÄĚ


Premio Literario Bustos Domecq para un gato maldito

Realismo m√°gico, homenaje, ingenio e hilaridad, signan a la novela Musita el muy maldito, del joven autor holguinero Andr√©s Cabrera que obtuvo el Premio Literario Bustos Domecq, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, el Centro Provincial del Libro y la Literatura (CPLL) en Camag√ľey y la Editorial √Ācana.

Gracias a la ‚Äúcalidad narrativa y el buen manejo del tiempo, as√≠ como el excelente tratamiento del nivel de la realidad al narrar las experiencias de un ni√Īo narrador personaje acosado por la ignorancia y condiciones hostiles del campo cubano, en un acto de escritura rebelde que condena la censura y la violencia hacia lo diferente ejercidas por quienes insisten en domesticar la pluralidad.

Por rendir homenaje con su obra a uno de los libros m√°s importantes de la literatura cubana, ‚ÄúCelestino antes del alba‚ÄĚ, de Reinaldo Arenas, a trav√©s de la apropiaci√≥n estil√≠stica y el impulso creativo, declar√≥ el jurado que fueron sus razones para fallar a favor del texto.

Musita el muy maldito, comenta Cabrera, ‚Äúes una historia contada desde el realismo m√°gico. Un ni√Īo narrador personaje cuenta el d√≠a a d√≠a de su vivir en el campo. Un campo marcado por la represi√≥n, la costumbre, la violencia contra todo aquello que sale de la norma; pero tambi√©n lleno de amor, de descubrimientos, de acontecimientos reales y maravillosos. Musita, un gato amarillo que camina en dos patas, viene a convertirse en alter ego de este protagonista, que luchar√° hasta el final contra este demonio que lleva dentro y que tiene como objetivo quedarse con su vida‚ÄĚ. ¬†

El Premio Bustos Domecq se convoca para j√≥venes escritores cubanos menores de 36 a√Īos residentes en el pa√≠s. Fue creado en 2002 y pese a dejarse de convocar por varios a√Īos, desde 2020 volvi√≥ para favorecer el quehacer literario nacional.


El sue√Īo de aprisionar el coraz√≥n de los lectores

Claude Nogueras es muy joven. A veces olvido su edad cuando la oigo defender con pasi√≥n un proyecto o una idea literaria, y m√°s a√ļn cuando leo sus textos. Bien sabe Claude que la literatura es la pieza esencial en el laboratorio de su vida, en el acertijo y en el rompecabezas de su espiritualidad. Reciente ganadora del Primer Premio Laboratorio de Escrituras ‚ÄúEncrucijada‚ÄĚ en las categor√≠as de Narrativa y Proyecto de Libro, esta joven escritora comienza a abrirse paso en el mundo de la literatura, convencida de que este es su camino inevitable.

¬ŅCu√°ndo decidiste que la literatura iba a ser el camino que acompa√Īar√≠a tus pasos?

De una forma u otra, nunca tuve dudas. Desde ni√Īa me interes√© mucho por la literatura. Cuando me preguntaban a qu√© quer√≠a dedicarme en el futuro, mencionaba todas las profesiones habidas y por haber pero, al final, ‚Äúcontaba los votos‚ÄĚ y eran mayor√≠a aquellas relacionadas con las letras. Tengo guardados poemas y cuentos que a√ļn hojeo de vez en cuando. Verlos me saca una sonrisa porque, a pesar de que no eran gramatical u ortogr√°ficamente perfectos, recuerdo haberlos escrito con mucha pasi√≥n, durante horas de dedicaci√≥n e ilusiones. Siempre disfrut√© leer, sobre todo las obras de Jos√© Mart√≠; me acompa√Ī√≥ durante preciados a√Īos de mi vida el libro La noche, de Excilia Salda√Īa, y viv√≠ tambi√©n grandes romances con B√©cquer, Lorca y Rub√©n Dar√≠o. En mi etapa estudiantil particip√© en concursos nacionales de Espa√Īol Literatura y tuve el gusto de ganar en varias ocasiones. Me vincul√© tambi√©n a talleres literarios y Casas de Cultura. En resumen, me gusta pensar en la literatura como un refugio, una pieza que completa el rompecabezas de mi vida y una parte inevitable de m√≠.

Entre el momento en que el artista descubre el llamado de la vocaci√≥n y ese otro momento en que sigue sin frenos su llamado puede transcurrir un buen tiempo. ¬ŅSucedi√≥ as√≠ en tu caso?

Totalmente. A pesar de amar la literatura, hay momentos en los que ciertos caminos dentro de uno mismo se bifurcan. Estudi√© Licenciatura en Turismo en la Universidad de La Habana y mi escritura pas√≥ a habitar un segundo plano. Dej√© de contemplarla como una profesi√≥n a futuro. Nos cas√°bamos y nos divorci√°bamos muy seguido pero, tarde o temprano, retorn√°bamos juntas al punto cero, al espacio en el que solo √©ramos ella y yo, al espacio de la creaci√≥n. Considero ese un m√©todo muy efectivo para saber si algo te apasiona. El secreto est√° en preguntarte si alguna vez has logrado sacud√≠rtelo del alma. Mi respuesta siempre ha sido no. La escritura me acompa√Īa. Crece y evoluciona conmigo. Todos los d√≠as aprendemos juntas.

De ah√≠ que pueda decir, con absoluta certeza, que el momento en el que decid√≠ emprender un camino sin frenos con destino a mi vocaci√≥n de escritora fue hace pocos meses. A trav√©s de un gran amigo, a quien le estar√© por siempre agradecida, conoc√≠ el proyecto Laboratorio de Escritura ‚ÄúEncrucijada‚ÄĚ, que de manera online diriges. Este espacio y mis compa√Īeros de laboratorio me han inspirado e impulsado a redescubrirme o, quiz√°s, a descubrirme como autora, a asumirlo con todas sus letras. A todos agradezco por formar parte de una experiencia tan enriquecedora.

¬ŅPor qu√© decidiste usar un seud√≥nimo en vez de tu nombre? ¬ŅQu√© evocaciones te trae el nombre que elegiste para firmar tu obra o a qui√©n rinde homenaje?

Utilizo el seudónimo Claude Nogueras en lugar de mi nombre porque la escritura es un acto tan introspectivo para mí, que a veces me produce la sensación de ser una persona distinta, conformada solo por letras e ideas que logro moldear durante las horas de creación. Es mi alter ego.

Claude es una modificaci√≥n del nombre Claudia, personaje principal del libro El cuervo dijo nunca m√°s, de Carlo Frabetti. Le√≠ esta novela en mi etapa adolescente y me caus√≥ un gran impacto. Me convirti√≥ de manera s√ļbita en amante definitiva de la poes√≠a y la prosa. Despert√≥ en m√≠ un instinto de indagaci√≥n que me llev√≥ a conocer, posteriormente, las creaciones de dis√≠miles poetas y escritores. Marc√≥ un antes y un despu√©s en mi relaci√≥n con la literatura. Por otra parte, Nogueras hace honor al apellido de Luis Rogelio Nogueras, escritor cubano cuya poes√≠a me cautiv√≥ desde el primer instante. Entend√≠ enseguida su obra y leerlo se me pareci√≥ a una conversaci√≥n, en la que me familiarizaba de manera incre√≠blemente f√°cil con la intenci√≥n de su voz y su forma de expresar.

cortesía de la entrevistada

¬ŅCu√°les son tus principales influencias creativas?

En todo momento, cuando hable de influencia, hablar√© de inspiraci√≥n. No me referir√© al hecho de partir, quiz√°s, del estilo de algunos autores para conformar el m√≠o. Nunca me ha resultado de esa manera. En realidad, tengo serios problemas para responder cuando me preguntan cu√°l es mi autor o mi libro favorito. La lista es tan extensa como alcanzo a recordar. Antes que escritora, me gustar√≠a considerarme una admiradora de todo tipo de autores y artes. No me cierro a ninguna creaci√≥n. Tal vez me aferro a unas m√°s que a otras porque conectan conmigo desde un punto de vista √≠ntimo. La cuesti√≥n es que, para m√≠, las influencias se traducen en golpes de motivaci√≥n, en lo que se siente cuando ‚Äúse te prende el bombillo‚ÄĚ. Es el caso de las historias que nacen de observar una fotograf√≠a, una escultura o, simplemente, del estado de √°nimo que me provocan las actitudes de los personajes de un libro. Tambi√©n pueden surgir de la letra de una canci√≥n o de la m√ļsica; incluso de las personas del d√≠a a d√≠a, que son grandes artistas y ni siquiera lo sospechan.

¬ŅC√≥mo definir√≠as tu estilo?

No sabr√≠a definirlo. Dir√≠a que mi creaci√≥n se encuentra en fase experimental. Estoy concentrada en explorar varios g√©neros dentro de la literatura y, a medida que lo he hecho, he encontrado nuevas formas de contar historias y conformar personajes. Probablemente me ubico en uno de los momentos m√°s importantes de mi desarrollo como autora; por eso a√ļn no me atrevo a caracterizar mi estilo de escritura. Queda un largo camino por recorrer. De hecho, siento una gran curiosidad por saber c√≥mo me percibir√°n los lectores. Soy toda o√≠dos.

Y tu proceso creativo, ¬Ņc√≥mo transcurre?

Puedo definirlo en dos etapas. La primera corresponde al momento en el que fundo a mi personaje: sus caracter√≠sticas, sus conflictos y el espacio en el que habita. Se asemeja a crear un universo, uno que empieza de cero cada vez que se inicia una historia. Puede demorar d√≠as, una semana o m√°s, en dependencia de los ritmos de la vida y las exigencias de labores adyacentes a la escritura. Llega a ser un proceso lleno de cuestionamientos, frustraciones, desesperanzas, expectativas traicioneras; pero se torna similar a la sensaci√≥n de subir a una monta√Īa rusa, pues sabes que se acerca el punto de inflexi√≥n y, de ah√≠ en adelante, ser√° una ca√≠da libre, a la que puedes dilatarle el aterrizaje tanto como prefieras. Concibo ese momento de ca√≠da como la fase de creaci√≥n literaria en s√≠, cuando ya soy capaz de monitorear los signos vitales de mis personajes y comienzo a escribir sin ataduras. En mi caso, las citas con la p√°gina en blanco deben transcurrir en absoluto silencio y completa soledad; raz√≥n por la cual a veces despierto temprano para escribir de madrugada.

A tu criterio, ¬Ņun escritor tiene que ser necesariamente un buen lector o basta con que sea un buen int√©rprete de su propia realidad?

Considero que la lectura es para la escritura lo mismo que la afinaci√≥n para la m√ļsica. En mi caso, leer me ayuda a escribir, me hace ‚Äúentrar en el tono adecuado‚ÄĚ. Por otra parte, la realidad de un escritor es tan transformable como alcance a dise√Īar su imaginaci√≥n. La realidad nos ofrece valiosas libertades de construcci√≥n literaria. As√≠ que definir√≠a ambas opciones como m√©todos de estudio, fuentes de inspiraci√≥n e impulsoras de la creatividad.

¬ŅCu√°l es el lugar que ocupa el escritor en el mundo contempor√°neo?

El escritor puede ser tan poderoso y versátil a través de su arte como se lo proponga. Puede convertirse en un magnífico showman de las letras, entretener y moldear lo increíble en la mente de sus lectores. Puede también darles voz e identidad, al crear personajes con los que las personas logren empatizar. Puede ejercer el derecho a la crítica mediante sus obras, desde puntos de vista históricos, sociales, culturales, económicos y proponer nuevas formas de entendimiento. En el mundo contemporáneo, específicamente, tan marcado por el intercambio en redes sociales, el escritor se convierte además en vocero, consejero, promotor directo de sus obras e ideas. Se ubica más cercano a sus lectores, tiene la posibilidad de conocerlos mejor y viceversa. En este sentido, adquiere también mayor responsabilidad y competencia al reinventarse constantemente y al generar un impacto en cadena que se propaga con alarmante rapidez.

¬ŅQu√© tipo de colaboraciones con otros artistas te interesar√≠an en tu vida creativa?

No me lo hab√≠a preguntado hasta ahora; pero me encantar√≠a adentrarme m√°s en el mundo de la escritura cubana actual, y conocer todas las posibilidades de colaboraci√≥n que existan. Me interesa la transversalidad entre las diferentes formas del arte, por lo que me gustar√≠a llevar a cabo proyectos que mezclaran la literatura con otros medios de expresi√≥n art√≠stica. Por el momento, alcanzo a pensar en mis maravillosos y talentosos compa√Īeros del Laboratorio de Escritura y en lo interesante que ser√≠a llegar a concretar una propuesta de obra literaria entre todos, una colecci√≥n de nuestras creaciones. Por otra parte, fantaseo con la idea de lograr la puesta en escena de mis obras teatrales. Me sentir√≠a muy honrada y ser√≠a un sue√Īo cumplido verlas interpretadas por actores y disfrutadas por el p√ļblico.

Un escritor es siempre un analista de su tiempo, ¬Ņhasta qu√© punto lo real es importante en tu obra?

Lo real podrá llegar a ser tan importante en mis obras como lo sea el objetivo supremo de estas. Soy bastante fiel a la idea de que el escritor debe escribir acerca de lo que sabe. Y si hay algo que sé o al menos siento, con toda certeza, es mi realidad. Esto no significa que no pueda reinterpretarla o ponerla de cabeza a la hora de plasmarla en una historia, al punto de llegar a transformarla en una realidad distinta. Tampoco significa que sea la misma realidad del lector o de otros escritores. Es completamente relativa. Creo que de este principio parte la originalidad y la genialidad de la escritura o de cualquier otra manifestación artística. Lo real, percibido de manera diferente por parte de todos, enriquecerá las obras con interpretaciones diversas, válidas y enfocadas en tantos puntos de vista como autores y lectores sean capaces de imaginar.

Eres una autora que juega con dis√≠miles g√©neros (el teatro para ni√Īos, la ciencia ficci√≥n, la narrativa, etc.), ¬Ņpor qu√© te interesa cruzar esas fronteras gen√©ricas?, ¬Ņqu√© nuevas visiones otorga ese cruzamiento a tu escritura?

El trabajo en dis√≠miles g√©neros constituye la l√≠nea trazada en ese plan experimental que hab√≠a mencionado anteriormente. Soy una escritora reci√©n nacida, dir√≠a yo, me resulta imprescindible explorar todas las formas de locomoci√≥n, expresi√≥n y gestualidad dentro de la escritura. Estoy convencida de que, en alg√ļn punto, sabr√© delimitar mi zona de confort; sin embargo, no ofrezco garant√≠a de que me quede ah√≠. Me gusta plantearme desaf√≠os y enfocarme en diferentes perspectivas. Por eso me interesa cruzar estas fronteras gen√©ricas. Se trata de aprender y lograr sorprenderme a m√≠ misma. Si el a√Īo pasado alguien me hubiese dicho que estar√≠a escribiendo teatro, por ejemplo, quiz√°s no me hubiese re√≠do, pero al menos hubiese hecho resistencia ante la credibilidad de ese augurio. Sin embargo, he encontrado un g√©nero en el que me siento bastante c√≥moda y que ha llegado a resultarme fascinante.

No voy a negar que, a veces, encontrarme ante un océano tan vasto de posibilidades genéricas me ha provocado cierta parálisis como escritora, o me ha hecho correr el riesgo de brincar de un género a otro sin llegar a vincularme con ninguno. No obstante, he logrado dedicarle el tiempo necesario al estudio de las particularidades que se requieren para la escritura en cada caso y continuaré haciéndolo. Tengo claro que la base para desarrollar la experticia en cualquier campo parte de la constancia y la paciencia, así como del esfuerzo realizado en la medida correcta.

cortesía de la entrevistada

En tu obra abordas la reescritura y actualizaci√≥n de los mitos griegos, ¬Ņqu√© tienen estas historias antiqu√≠simas que contarnos y por qu√© volver a ella desde una mirada actualizada?

La mitolog√≠a ha sido uno de mis grandes descubrimientos dentro de la escritura. Si bien hab√≠a estudiado antes algunos mitos y leyendas, no hab√≠a vislumbrado la posibilidad de utilizarlos en la creaci√≥n. Cuando tuve conciencia de esto, me result√≥ tan obvio como saber mi nombre. Claro que pod√≠a transformar lo que tan ingeniosamente hab√≠a sido creado hac√≠a muchos a√Īos y traerlo a un contexto actual, incluso futurista. La mitolog√≠a es como la realidad de otro mundo, nuevamente me detengo en lo relativo que puede llegar a ser aquello que conocemos o creemos conocer. Desde nociones tan distintas a las actuales, referidas a los or√≠genes del d√≠a y la noche, la luna y el sol, la mortalidad y la inmortalidad, hasta el replanteamiento de las reglas entre los lazos familiares, la moralidad, o las relaciones entre los hombres y los animales, entre otras cuestiones; la mitolog√≠a es un universo de libertades, sin censuras, de lo inimaginable, de l√≠mites difusos o inexistentes en lo absoluto. Todo esto la convierte en un para√≠so para el escritor, tan apetecible como envidiable, pues siempre me hace cuestionarme si alguna vez llegar√© a crear algo tan perfecto y completo, como el gran entramado de mitos y leyendas que conforman un sistema de historias con valor universal imperecedero.

Volvería a ella una y otra vez en mis escritos por dos razones: por una absoluta fascinación personal y para mantenerla latente, de la manera más honrosa posible, dentro de la literatura. Cuando trabajo en su reescritura y actualización, lo hago con el propósito de brindar una lectura nueva de estas historias antiguas y con el objetivo también de dejar abierto el camino hacia la historia original, lo que puede resultar muy beneficioso para aquellas personas que quizás no se hayan acercado lo suficiente a su estudio.

¬ŅEl mundo del teatro infantil (en este caso espec√≠fico, su escritura) es tan dif√≠cil como muchos otros dramaturgos han afirmado antes? ¬ŅQu√© particularidades has descubierto al encauzarte en esa ruta?

Cuando me dispongo a escribir en cualquier g√©nero no suelo pensar en las dificultades que pueden llegar a presentarse. Simplemente escribo con el empe√Īo de llegar al final. En el caso del teatro para ni√Īos no fue diferente. He escuchado que muchos autores lo consideran dif√≠cil; sin embargo, pude abordarlo con tranquilidad y confianza. ¬ŅEs particular? Por supuesto. Escribir para ni√Īos implica, al mismo tiempo, no excedernos en intentar escribirles. Creo que se puede incurrir en el error de explicar demasiado o utilizar expresiones que quiz√°s puedan subestimar la inteligencia de los peque√Īos lectores. Es necesario delimitar el rango de edades para el que se escribe, definir el p√ļblico meta y, a partir de ah√≠, modular el lenguaje, los temas a tratar, as√≠ como la manera de expresar las ideas sin que el ni√Īo lo encuentre en exceso complejo o, por el contrario, expl√≠cito. Un equilibrio en este sentido garantizar√° que se mantenga atento hasta el final de la obra. Una vez se hacen a un lado estas preocupaciones, la literatura infantil es muy divertida de crear. Especialmente en el g√©nero teatral, con su car√°cter dual, literario y de representaci√≥n, la escritura se convierte en una grata experiencia, pues te permite imaginar las acciones de los ni√Īos sobre el escenario y el desborde de sus personalidades arrolladoras y espont√°neas.

¬ŅCu√°les son las principales ventajas que el mundo contempor√°neo le puede ofrecer a un artista, y cu√°les los principales h√°ndicaps?

Tal y como expresaba anteriormente, son innegables las ventajas que el mundo contempor√°neo le otorga al artista a trav√©s de su presencia en redes sociales. Le facilita un medio para la promoci√≥n y distribuci√≥n de su obra, as√≠ como para el establecimiento de un contacto m√°s directo e inmediato con sus seguidores. Le plantea la posibilidad de acceder a numerosos cert√°menes internacionales y de participar, de manera virtual, en conferencias, ferias y dem√°s eventos desde cualquier parte del mundo. Podr√≠a hablarse entonces de la globalizaci√≥n del arte. Sin embargo, la creaci√≥n de contenido en redes o sitios web no siempre se realiza de forma responsable y, junto al valor creativo de diversas obras art√≠sticas, coexisten otras de conceptos err√≥neos y proyecciones con car√°cter destructivo. Por esta raz√≥n es importante desarrollar estrategias de posicionamiento, para ubicar al buen arte en las plataformas indicadas, que le permitan desarrollarse y protegerse dentro de un entorno adecuado de convivencia virtual, y en el que se canalice a un p√ļblico meta determinado.

Por otra parte, si hablamos de ventajas y desventajas, me viene a la mente tambi√©n el caso de las autopublicaciones en el mundo literario y las crecientes posibilidades virtuales que¬† llaman a la puerta del escritor. Los autores deben pensar en esta forma de publicaci√≥n como en las dos caras de una moneda: funcional siempre y cuando la acompa√Īen factores como la experiencia, el prestigio de autor y las herramientas cognoscitivas necesarias; e ilusoria cuando, desarmado de dichos factores, el escritor corre el riesgo de dejarse llevar por cantos de sirenas y convertirse en el responsable de conducir su obra a un tr√°gico naufragio.

cortesía de la entrevistada

El a veces dif√≠cil recorrido de los premios literarios ha comenzado a abrir sus puertas para ti. Acabas de obtener el Premio Laboratorio de Escrituras ‚ÄúEncrucijada‚ÄĚ en su primera edici√≥n, y adem√°s en dos categor√≠as de las tres convocadas (Narrativa y Proyecto Literario). ¬ŅCu√°les son los beneficios puntuales que sientes que un premio puede otorgarle a un autor novel como t√ļ?

Aprovecho esta ocasi√≥n para agradecerles nuevamente a todos los involucrados en la realizaci√≥n de esta primera edici√≥n del Premio, especialmente a los jurados Eduardo Herrera Baullosa, Annalis Castillo Segu√≠, Milho Montenegro, Malena Salazar Mac√≠a, David Mart√≠nez Balsa y Eric Flores Taylor, por la dedicaci√≥n y el arduo trabajo de deliberaci√≥n realizado. Igualmente, felicito a todos mis compa√Īeros del Laboratorio participantes del concurso, especialmente a los ganadores: Rolando Enrique Labrador (ganador del Premio de Poes√≠a), Melissa D√≠az Leyva (Menci√≥n en Poes√≠a), Diana Mesa Levy (Menci√≥n en Narrativa), Lisandra Quir√≥s Izquierdo (Menci√≥n en Narrativa), Shabely de la C. Botello (Primera Menci√≥n en Narrativa) y Amelia Apolinario (Menci√≥n en Proyecto).¬†

Obtuve el premio de Narrativa con mi relato Mujer-canci√≥n, donde abordo la relaci√≥n entre los recuerdos y la m√ļsica; mientras que, en el caso de la categor√≠a de Proyecto Literario, result√© ganadora con mi proyecto de obra dram√°tica Zona Mundo: descendientes de la ira, basada en una investigaci√≥n y actualizaci√≥n de la mitolog√≠a griega, emplazada en un contexto futurista. Para una autora novel como yo, los premios en cert√°menes literarios influyen mucho en la motivaci√≥n y consolidan la seguridad y la confianza que uno desarrolla respecto a su escritura. A pesar de la subjetividad a la que se someten las obras en concurso, los galardones brindan la oportunidad de ganar una mayor visibilidad y ponen en valor el trabajo del escritor, avalado por el criterio de expertos. Por otra parte, triunfar en un certamen puede significar la entrada al mundo de los contratos editoriales y constituir un paso m√°s de avance hacia la materializaci√≥n del sue√Īo de ver publicada la obra.

M√°s all√° de la p√°gina en blanco, ¬Ņqui√©n es Claude Nogueras?

Un signo de interrogante y una corredora contrarreloj, cazadora de migajas de tiempo. Claude Nogueras transcurre entre espacios de observaci√≥n, cuestionamiento y estudio. Es de una edad distinta cada d√≠a, de pensamientos indisciplinados con un com√ļn denominador: el sue√Īo de aprisionar el coraz√≥n de los lectores. Si no habita en la p√°gina en blanco, entonces acampa en sus fronteras. No se concibe en ning√ļn escenario distante de los dominios de la literatura y de las tierras conquistadas en su favor.

cortesía de la entrevistada