Cita online para la creación joven literaria en Premio Portus Patris 2020

Con una cita desde las plataformas digitales pero dispuesto a defender lo más joven y renovador de la literatura cubana llegará del 24 al 26 del actual mes la XXVI edición del Premio Literario Portus Patris a Las Tunas, dedicado al género poesía y al ya fallecido poeta Antonio (Tony) Borrego.

As√≠ lo confirm√≥ a la Agencia Cubana de Noticias la presidenta de la Filial Provincial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z (AHS), Ana Irma P√©rez Perell√≥, quien explic√≥ que a pesar de la situaci√≥n epidemiol√≥gica provocada por la COVID-19, para la AHS en Las Tunas y en especial para la c√©lula del norte√Īo municipio de Puerto Padre, resulta de gran val√≠a la realizaci√≥n de este evento.

Lecturas po√©ticas, m√ļsica, presentaciones de libros, exposiciones de body art, adem√°s de la invitaci√≥n para que participantes y jurados de las ediciones anteriores del certamen graben un video relatando sus experiencias en el Portus Patris y los compartan a trav√©s de los perfiles en Facebook, Messenger o Whatsapp, est√° entren las propuestas de una edici√≥n diferente.

De manera especial se desarrollar√° el foro por internet «La eternidad de Tony Borrego» y la presentaci√≥n del libro La eternidad no basta para todos, √ļltimo texto escrito por el poeta antes de fallacecer en noviembre de 2019, como consecuencia de complicaciones derivadas de una sepsis generalizada.

Reconocido como el poeta m√°s popular de su generaci√≥n, Tony Borrego cosech√≥ importantes lauros y el respeto y la admiraci√≥n de colegas y p√ļblico con la realizaci√≥n de su primer poemario Doy gracias a Dios por ser ateo, as√≠ como Terrenal, Diapositivas, Juegos Lunares, Juanillo, y Ovejas y demonios.

La XXVI edici√≥n del Portus Patris tendr√° en su √ļltima jornada la premiaci√≥n en directo desde el perfil en Facebook de la AHS Las Tunas, adem√°s de la presentaci√≥n del libro El Diablo est√° en los detalles, del joven escritor de Ciego de √Āvila Leonesky Buquet Rodr√≠guez, ganador de la anterior convocatoria del evento.

Como punto de confluencia y confrontaci√≥n entre la m√°s novel creaci√≥n literaria en Cuba, el Portus Patris convoca a los g√©neros de poes√≠a y narrativa de forma alterna en cada edici√≥n, y entre sus requisitos invita a j√≥venes menores de 35 a√Īos de edad a presentar sus obras originales e in√©ditas bajo un seud√≥nimo.

El Portus Patris se ubica como el evento de literatura m√°s a√Īejo que tiene una c√©lula de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z en la provincia; con su desarrollo desde 1994 ha abierto las puertas de la creaci√≥n a una vanguardia literaria renovada y prometedora, fundamentalmente del municipio de Puerto Padre.


¬ŅPor qu√© llamarle haiku?

Normalmente cuando se aborda el tema del haiku en alg√ļn escrito o art√≠culo, lo primero que se hace es decir qu√© es el haiku; en esta ocasi√≥n no voy a romper esa especie de regla, pero lo voy a hacer un tanto diferente, mostrando, o haciendo un intento por mostrar una peque√Īa porci√≥n de lo que es, desde lo que no es.

Idiograma de haiku

Cualquiera puede haber visto alg√ļn libro o poema con esta palabra por t√≠tulo: ‚Äúhaiku‚ÄĚ. Uno muy curioso es el de Berta Caluff, salido bajo el sello de Ediciones Matanzas: √öltimos haikus, en su portada incluso figura un kanji. En este libro podemos encontrar poemas como:

El

Tiempo sobre

sí,

y miente.

Tambi√©n de Samuel Feij√≥o, uno de los primeros escritores que intentaron acercarse al g√©nero, leemos como ‚Äúhaiku libre‚ÄĚ, en el libro El pensador silvestre:

Sue√Īo y hago.

Sue√Īo y no hago.

Hago y no sue√Īo.

De Fermín Carlos Díaz, está publicado como haiku:

No busque fuera

La riqueza que escondes

dentro del pecho.[1]

Pedro Juan Guti√©rrez es otro escritor que tiene algunos poemas publicados como ‚Äúhaiku‚ÄĚ:

 

Todo el significado del círculo,

No interior, no exterior,

No luz, no sombra.[2]

Y se pueden encontrar much√≠simos ejemplos en la literatura cubana y for√°nea, pero, ¬Ņqu√© tanto de ‚Äúhaiku‚ÄĚ tienen esos poemas? T√©cnicamente hablando, el haiku est√° provisto de Kigo, palabra o frase que enmarca al poema en una estaci√≥n del a√Īo determinada. ¬ŅTienen Kigo estos poemas? No. Tambi√©n vemos que existe en este breve poema el Kire, corte sem√°ntico que se realiza, mediante una coma, un punto y aparte, un punto y coma, o muchas veces se dice que est√° ‚Äúoculto‚ÄĚ; este corte se emplea para separar en dos polos o centros de atenci√≥n al poema, haciendo que el lector pueda realizar una ‚Äúcomparaci√≥n interna‚ÄĚ (t√©cnica del Katachi) para degustar en cuanto a semejanzas o diferencias de los elementos (naturales) que lo componen, se dice que ah√≠ es donde surge una especie de ‚Äúchispazo‚ÄĚ o ‚Äúfogonazo‚ÄĚ que despierta un fuerte asombro, adem√°s que transmite determinadas sensaciones. ¬ŅTienen Kire y Katachi estos poemas? No, no lo tienen.

Pero es que el Kigo, el Kire y el Katachi en el haiku no han sido de estricto cumplimiento, porque el haiku es una tradici√≥n, un arte tradicional japon√©s, que ha evolucionado y ha modificado algunas de sus reglas y principios. Entonces, ¬Ņqu√© ha mantenido el haiku inalterable a trav√©s de los siglos, generaci√≥n tras generaci√≥n? ¬Ņla m√©trica de 5-7-5 s√≠labas? ¬Ņlas tem√°ticas?

Lo que ha mantenido el haiku, y que ninguno de estos poemas presentados posee, es lo que los japoneses llaman Aware, pero que no es exclusivo de los japoneses. El Aware es lo que permite al haijin (poeta de haiku) escribir su poema y lo escribe, porque luego de llegar al estado de contemplación (aquí y ahora), hay algo del mundo (la Naturaleza) que ha captado su atención y que le ha hecho conmocionarse: esa conmoción, ese asombro, es el Aware, alma o corazón del haiku.

Tambi√©n hay una idea o concepto fuertemente vinculado al principio del Aware, que es el Haimi, o ‚Äúsabor a haiku‚ÄĚ: el Haimi incluye al Aware pero tambi√©n se abre a todo el entramado de categor√≠as est√©ticas que sustentan el haiku, planteadas en su mayor√≠a por Matsuo Basho y Masaoka Shiki. Esta idea o concepto, en cuanto al lector, es la que va a medir, es decir, va a decir cu√°nto tiene un poema de haiku, cu√°nto ‚Äúsabe‚ÄĚ a haiku; en cuanto al poeta, es la habilidad para incluir en la misma composici√≥n, adecuadamente, determinadas est√©ticas. En estos poemas presentados, tampoco hay Haimi.

El haiku nace o se solidifica, llega a la c√ļspide de g√©nero literario gracias a Basho, porque este poeta rompi√≥ con la est√©tica expresiva (Kokoro ari),

donde si ‚Äúa una luna le pon√≠as un mango, era un abanico‚ÄĚ, o donde ‚Äúel viento peinaba los arrozales‚ÄĚ. El haiku logra trascendencia, porque la naturaleza deja de ser instrumentalizada, deja de ser humanizada y a las cosas se les da su lugar, se les empieza a llamar por sus nombres: la luna deja de ser ‚Äúun abanico‚ÄĚ, para ser solo la luna; el viento deja de ser ‚Äúun peine‚ÄĚ para ser el viento.

Basho sustituye el Kokoro ari (lo expresivo) por el Kokoro nashi (lo transparente). Principios estéticos como Hosomi, Butsuga ichingo, Shiori, Futoki mono, Karumi, Zoka zuijin, etc, llevaron al haiku a ser un poema limpio, sencillo, natural, espontáneo, lejano a la injerencia y pretensión del yo. También lo hicieron principios antiguos que Basho retoma del Manyoshu, primera antología del país del sol naciente: algunos de estos son Yuugen, Sabi, Wabi, Mu, Ma. Estas características del haiku, sobre todo la evasión del yo, dejan bien claro que hay una línea divisoria entre este tipo de poesía y la que normalmente se escribe en occidente, como estos poemas expuestos.

Es que estos poemas, ¬°maravillosos como poes√≠a occidental! qui√©n lo duda,¬† han salido de la mente, del ingenio creativo, cuanto m√°s hace un intento por acercarse esa especie de Koan Zen de Pedro Juan: pero es que el haiku tampoco es un acertijo, un Koan, un misterio a descifrar. El haiku, al igual que Aware, es Makoto, autenticidad, verdad po√©tica, experiencia; ‚Äúel poeta es un fingidor‚ÄĚ, dec√≠a Pessoa, en el haiku no hay espacio para la mentira, porque es todo verdad, sin experiencia (real objetiva, con mundo, con la Naturaleza, llegada mediante los sentidos corporales) no hay haiku.

Estos poetas cubanos presentados ac√°, a los que se pudieran sumar Lezama Lima, Ra√ļl Hern√°ndez Nov√°s, Jes√ļs Orta Ruiz, Juan Luis Hern√°ndez Mili√°n, y por mencionar otros conocidos que no son cubanos como Benedetti, Octavio Paz, Borges‚Ķ apostaron por la reinvenci√≥n del g√©nero desde una perspectiva completamente diferente, asumieron la forma o estructura del poema nip√≥n para expresarse, pero, ¬Ņpor qu√© lo han hecho? ¬Ņpor qu√© han llamado y siguen llamando haiku a algo que NO es haiku?

Para estas interrogantes ‚Äďseg√ļn mi criterio‚Äď, hay dos respuestas: La primera, es la ignorancia, porque si miramos el recorrido del haiku, desde Basho (siglo XVII) hasta la renovaci√≥n propuesta por Shiki (siglo XX) y luego revisamos el primer estudio profundo sobre el haiku, hecho en Occidente, por Reginald Horace Blyth (Haiku, Vol. 1, 2, 3, 4; 1949-52), o en castellano, El haiku japon√©s. Historia y traducci√≥n de Fernando Rodr√≠guez Izquierdo, sabremos que el haiku no se reduce a su forma.

Portada del libro de Reginald Horace Blyth

Su forma no es lo que importa, pues la de 5-7-5 a la que han querido encasillarlo no es ni siquiera la m√°s utilizada; lo realmente importante es el contenido y, en su contenido, inevitablemente se sustenta por todo un entramado de principios y est√©ticas (he mencionado aqu√≠ las principales), las cuales no tuvieron ‚Äďy no tienen en cuenta‚Äď muchos poetas a la hora de hacer un intento de haiku. Respecto a esto, en su libro El coraz√≥n del haiku: la expresi√≥n de lo Sagrado, Vicente Haya, considerado en el mundo hispanohablante como el mayor experto en haiku, dice con cierta aspereza, pero muy acertadamente:

Portada del libro de Mario Benedetti

Recientemente, Mario Benedetti nos ha sorprendido publicando la más desastrosa colección de haikus que no son haikus con que los castellano-parlantes contamos en la actualidad. Veamos uno de sus menos patéticos ejemplos:

            Cuando me entierren

            por favor no se olviden

            de mi bolígrafo.

Luego vuelve a decir en El espacio interior del haiku:

Tenemos que hacernos conscientes de que su √©xito (el del haiku) se debe a claves internas que han de ser comprendidas, y bien comprendidas, antes de pretender que lo que nosotros estamos escribiendo sean haikus. O, de lo contrario, caeremos en el ¬ęs√≠ndrome Benedetti¬Ľ, que en el mejor de los casos es una falta de respeto a la civilizaci√≥n japonesa y en el peor un mamarracho literario.

También expresa en una conferencia impartida en Sofía, Bulgaria, en el 2010:

La IGNORANCIA occidental respecto al haiku hace que no sepan que adem√°s del haiku existe el senryŇę y el zappai.

Por una parte, se encuentra lo ya explicado anteriormente y, por otra, la cuesti√≥n comercial, el nombre de ‚Äúhaiku‚ÄĚ es atractivo, vende, tanto as√≠ que a centros de ventas, cafeter√≠as y productos como perfumes les han puesto ese nombre.

Perfume con el nombre de -haiku-

Entonces, a estos poemas breves, muchas veces hermosos, que se siguen produciendo en Cuba y en Occidente, no se les deber√≠a seguir llamando con un nombre que no le corresponde, habr√≠a que llamarles ‚Äúseguidillas‚ÄĚ, ‚Äútercetos‚ÄĚ, ‚Äúpoetrix‚ÄĚ, ‚Äúzappai‚ÄĚ, ‚Äúanti-haikus‚ÄĚ, ‚Äúminipoemas‚ÄĚ, etc. Tal vez lleguen a tener la popularidad que ha alcanzado el haiku, y me parecer√≠a genial, ¬°perfecto!, pero con su propio nombre: no utilizando el nombre de un g√©nero que merece ser estudiado y respetado, para alcanzar notoriedad.¬†

 

Notas:

[1] Fermín Carlos Díaz. Alma en vilo. Ed Montecallado. p.43

[2] Pedro Juan Gutiérrez. Arrastrando Hojas secas a la oscuridad. Colección Sur Editores. UNEAC. p.83


Antipoes√≠a eres t√ļ

A propósito del aniversario del natalicio de Nicanor Parra.

Se escribe uno mismo por la culpa de los dem√°s por la destrucci√≥n que quieras asumir, t√ļ decides qu√© es lo que haces, poes√≠a o antipoes√≠a, ser pat√©tico o ser rid√≠culamente un ser que no tiene ganas de intentarlo. A eso me debo, a los deseos de hacer o sentir, en un espacio que debes crear porque las circunstancias a veces condicionan la mente, porque pueden venir a imponerte sentimientos que en realidad no concretes, entonces t√ļ mandas, en tu vida y en lo que escribes.

La poesía pasa, la antipoesía también. Todo pasa, lo bueno y lo malo, es aquel concepto de impermanencia del que tanto hablamos, de ser congruentes en el ámbito de la existencia. De creerte o inventarte de un modo para que existas, para convertirte a ti en ese hombre imaginario, de noches, tardes, balcón, paisajes, hechos, mundos, sombras y hasta sexo imaginario.

  • Pero no creo en la v√≠a violenta
  • me gustar√≠a creer en algo
  • pero no creo
  • lo √ļnico que s√© hacer es verte encoger los hombros
  • y estar atada a ti y a simples ventanas de escritura.

As√≠ debe ser el poeta, pero el poeta no eres t√ļ, soy yo qui√©n recrea la poes√≠a, t√ļ vendr√≠as siendo el que duda, vendr√≠as siendo la sensaci√≥n del papel en blanco. T√ļ y yo vamos a superar la p√°gina en blanco.

Estos sean quizás los temas fundamentales de la poesía lírica, de tu asomo en primer lugar a mi pubis. Se prohíbe rezar, estornudar, escupir, elogiar, arrodillarse, venerar, aullar, expectorar. En este recinto se prohíbe dormir. Y fornicar es un acto diabólico entonces déjame explicarte, que para la penetración debes concientizar que los poetas no tienen biografía, que cada cuerpo que llevas a la cama es uno entre todos los posibles.

tomada de literalmagazine.com

Yo no me permito que nadie me diga que no comprende los antipoemas, porque tendr√© que re√≠rme a carcajadas, para eso me rompo la cabeza para llegar a la esencia de las cosas, porque no tengo ning√ļn inconveniente en meterme en camisa de once varas. Claro que no respondo si me miran echando sangre por boca y narices.

Yo nací para la escritura, estas letras que vuelan en el aire, son tan libres como mi pensamiento, como yo. No hay contradicción posible que no entiendas. Hay cuerpos atados a un instinto.

Cuando pasen los a√Īos y el aire haya cavado un foso, entre tu alma y la m√≠a no habr√° diferencias y t√ļ solo seas un hombre que am√≥ y yo una mujer que se detuvo un enorme instante frente a tus labios.


DJ Arte, de la poes√≠a a la m√ļsica electr√≥nica, una Entrada de emergencia

Est√°bamos reunidos y no era muy informal la cita, est√°bamos como de costumbre en ese sitio de Luz, conversando con Luis Yuseff sobre c√≥mo quer√≠amos, los m√°s j√≥venes, en calidad de espectador, que fueran a partir de ahora las pe√Īas de literatura que celebramos cada semana en los espacios habituales: Abrirse las constelaciones, Oda a la joven Luz y el m√°s reciente Entrada de emergencia, con la intenci√≥n de darle un enfoque m√°s entretenido por los que apuestan por escuchar literatura y para que de cierto modo, tuviera m√°s adeptos que de costumbre. Lo cierto es que todos los planes de estrategia de promoci√≥n cultural que nos hemos estado trazando hasta el momento en las redes van teniendo muy buena acogida en cuanto al alcance de las publicaciones, las interacciones y los registros de visita, gesti√≥n que realiza Lilian Sarmiento, una desenfadada y moderna estudiante de Periodismo que conjuga sus estudios con la estancia casi diaria dentro de las actividades que prepara tambi√©n el equipo creativo de la editorial.

Fotografías: Héctor Ochoa

Tal parece que este prop√≥sito se transmite de manera natural en esas vidas que alimentan su rutina con versos, y porque la sensibilidad es una manera de ser y otra forma de ver la vida. As√≠ irrumpe de pronto en nuestra oficina Artemio Vigueras, un hombre tan cort√©s como sus principios, y nos habla con profunda pasi√≥n de sus deseos de conjugar la m√ļsica electr√≥nica con los textos en las voces de los m√°s recientes poetas publicados bajo nuestro sello editorial. DJ Arte, como es conocido en el gremio, tiene 32 a√Īos y no para de so√Īar como productor de actividades en el Centro de Arte, o como miembro del Laboratorio Nacional de M√ļsica Electroac√ļstica: la poes√≠a me viene de la m√ļsica y viceversa, de Lorca, de Alejo Carpentier, de Nicol√°s Guill√©n, en el caso de ustedes (refiri√©ndose a las nuevas voces de la poes√≠a en Holgu√≠n) es la frescura de una poes√≠a que dice mucho de mi tiempo, textos que me inspiran melod√≠as, y zonas de confort para mi creaci√≥n.

La m√ļsica electroac√ļstica que desde sus inicios ha sido netamente experimental, surgi√≥ a trav√©s de experimentos entre music√≥logos e ingenieros de sonido, pero lo que estamos trabajando ahora son ondas electr√≥nicas que se modulan a trav√©s de sintetizadores virtuales, porque tambi√©n existe la modulaci√≥n electr√≥nica en sintetizadores f√≠sicos, anal√≥gicos que trabajan solos y se escuchan solos, pero principalmente en nuestro pa√≠s que no disponemos de muchos equipos se trabaja con computadoras y softwares. El software que trabajo Ableton Live, sirve para producir m√ļsica y reproducirla en vivo.

Fotografías: Héctor Ochoa

Hay dos tipos de expresiones de m√ļsica electr√≥nica: el DJ de sala, el que mezcla que tiene tambi√©n un arte, una forma de expresi√≥n para el club para bailar, es el ejercicio de la mezcla en vivo, de m√ļsica preelaborada, una sesi√≥n creativa, algunas para entretener y otras para el culto de la propia m√ļsica electr√≥nica, por tanto este proyecto que estamos defendiendo es m√°s de producir m√ļsica en vivo se llama Live At, presentaciones logradas a trav√©s de este programa, clips patrones sonoros que van desde la percusi√≥n, la armon√≠a, un sintetizador, una estructura que puede durar alrededor de una hora y se van intercalando con el controlador de ese programa que da la posibilidad de trabajar en vivo y estructurar una sesi√≥n logrando con esto una sesi√≥n puramente creativa con la incorporaci√≥n en este caso de las voces de los poetas, de los cantantes‚Ķ

DJ Arte desde el 2013 ha tenido un trabajo consolidado con la EGREM y ha estado trabajando en los centros culturales de la propia entidad, Casa de la M√ļsica, Centro Cultural Bariay, haciendo mezclas en vivo, en la AHS tambi√©n se ha presentado, pero sus proyectos m√°s inmediatos tienen que ver con escenas que conjugan artes visuales, literatura. La acogida en las salas indican el term√≥metro de una idea que va marcando la diferencia, el concepto mismo.

Aquel día, en la hora gris sobre las cinco de la tarde para ser más exactos, en un espacio tremendamente bohemio

Arrastramos la poesía por la ciudad, desmenbrándola

lo que inquiero / ya no le llaman ciudad / pero la busco igual

mira la cicatriz por donde sangro / es pura analogía

no duermo m√°s sola / me repito

Yo no s√© qu√© tiene este hombre que te deja so√Īar, que pone en los versos la m√ļsica que quiz√°s les falte, que termina la estructura con un sonido que el poeta lo consume en silencio. Yo no s√©, quiz√°s √©l tampoco sabr√°, todo es cuesti√≥n de tiempo y enso√Īaciones.


Palabras para Tony (+tuits)

Santa Clara es una ciudad en Crisis; de formas vol√°tiles e inacabadas, siempre tensando las fibras de la emoci√≥n, lo volitivo y el intelecto, en ese sue√Īo de la raz√≥n que engendra monstruos. Siempre distinta, como un incendio catacl√≠smico y est√©tico. En las ma√Īanas todos sus monstruos se sientan sobre tu pecho tal cual son: benefactores, guerrilleros, l√≠ricos, malditos, paranoicos, luminosos y lloran sus verdades que se confunden con el roc√≠o en una ciudad que amanece cada d√≠a con m√°s sed. La crisis no deja piedra sobre piedra, ni absolutos eternos, ni palabra en bronce o papel. Es una bestia de mil rostros que acerca su boca a tu coraz√≥n y te empuja adentro con su lengua azul una aguja de hielo, al tiempo que susurra mirando a tus ojos: ‚ÄúTu Dios no existe‚ÄĚ. Para sobrevivir en una ciudad en crisis hay que ser un hombre de Fe, o como dec√≠a mi abuelo, ese que tambi√©n me amanece sobre el pecho vivo, «hay que tener m√°s Fe que el cura de Meneses».

Cuando regres√© a vivir en Santa Clara en 2014, despu√©s de veinte a√Īos de so√Īarla de lejos, de la mano de la AHS (con Idiel incluido, e incluso) me top√© frente a frente con un hombre de mucha fe, y casualmente, tambi√©n de Meneses, aunque no cura. M√°s bien Santo, pero antes P√©rez. Tony, alias Antonio P√©rez Santos: Nacido en Meneses en 1965, Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de la Habana en 1993 como alumno m√°s integral. Profesor, curador, cr√≠tico, aficionado a la pelota y a los Leopardos azucarados de Villa Clara, tutor, oponente de tesis y subdirector en la escuela Profesional de Arte Samuel Feij√≥o (1996-1999), escuela viejo amor que no se olvida. Subdirector de la casa de cultura de Meneses; buen escuchador, presidente del consejo de las Artes Pl√°sticas en Villa Clara (1999-2003); presidente del Comit√© Provincial de la UNEAC y miembro de su consejo nacional desde 2002; delegado al VI congreso del PCC y compa√Īero de mesa en la etapa Provincial a la que fui invitado, ¬†ahora miembro del Comit√© provincial del PCC y diputado a la Asamblea Nacional, et al; En fin, √©l, me dio la oportunidad de equivocarme como especialista de Artes esc√©nicas de la UNEAC en Villa Clara y no llegu√© a decepcionarlo. Me equivoqu√© una y otra y otra vez, tambi√©n en Cine radio y Tv y Literatura. Pero estuve all√≠ donde tantos grandes y tantas cosas grandes se hacen algo com√ļn: como estar sentado a la mesa del comedor hablando de Mart√≠ y de relajo, y otra vez de Mart√≠ con Yamil D√≠az mientras nos alcanza un plato de arroz con ch√≠charos las manos temblorosas que escribieron una vez el Correo de la Noche, o acomodar las sillas del Foro Agesta y escuchar a Roberto Manzano derramar la sustancia inefable de la poes√≠a; y saber que eso es la vida, la cosa inaprensible que sucede, transcurre, recurre y se agota.

tomada del portal cubarte cubarte

Pero fue al salir de la UNEAC para ser presidente de la Filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z cuando m√°s cerca pude estar de Tony y comprobar de primera mano c√≥mo la naturaleza de mi asociaci√≥n de j√≥venes artistas revolucionarios, estaba intacta y palpitante en √©l como quiz√° no lo estaba a√ļn en m√≠. Tony cree y facilita la materializaci√≥n de los principios que definen a la AHS como portadora creativa de la identidad cultural nacional, de valores √©ticos y est√©ticos que se adentran en el amnios de la joven vanguardia art√≠stico-literaria.

Acompa√Īa sin sobresaltos las necesarias fluctuaciones y estertores de los talentos creativos que surgen como una fuerza de la Naturaleza que debe encausarse y autodefinirse antes de crear algo estable y duradero. Le da espacio a los j√≥venes para exponer en la misma Arche galer√≠a de los consagrados; las voces de los escritores que tienen como obra de toda una vida cuatro buenos poemas, tres cuentos, medio ensayo y dos escenas de una obra de teatro se escuchan junto a la de Ar√≠stides, Manzano, Lina, Sigfredo, Laidy, Sergio, Eduardo Heras, Lorenzo, Padura, Mildre, Barnet, Yamilongo y Fornet por ser injustos y recordar solo algunos.

HA PARTIDO EL MEJOR.Cuando el 21 de febrero de 2014 fui electo presidente del Comit√© Provincial de la Uneac en Sancti…

Publicada por Marco Antonio Calder√≥n Echemend√≠a en Lunes, 14 de septiembre de 2020

Luego, el Santamareare con su beca para realizadores de la AHS, el espacio para los de la tv y la radio o para que Jos√© Ernesto critique la parrilla de programaci√≥n nacional y provincial y de ello surja la idea de un programa desde los j√≥venes que es ya una realidad constatable, el patio interior vuelto tabloncillo y escenario para ‚ÄúLa m√°s fuerte‚ÄĚ del naciente teatro La Rosa, as√≠ con el Teatro Escambray, los trovadores de la Ca√Īa Santa y los de la Trovuntivitis, el espacio de pensamiento y Cr√≠tica La Caldera donde a veces se alcanzan temperaturas y presi√≥n que no cre√≠a posibles, la subsede m√°s prestigiosa y estable para todos los grandes y peque√Īos eventos, desde el Longina hasta el que se nos ocurra ma√Īana; lo dicho: la Uneac de Tony como espacio abierto para los talentos que emergen de la noche ontol√≥gica del no ser. Ser√≠a bastante, pero los hombres de fe no reposan su esp√≠ritu: por eso Tony escucha cada idea nueva y comparte proyectos con esa paciencia de ni√Īo con cultura radial, se preocupa y ocupa de la superaci√≥n profesional de todos con una presencia permanente de talleres, conferencias, cursos, paneles, eventos te√≥ricos, pe√Īas, presentaciones de libros, funciones para ni√Īos y adultos, cine debate, publicaciones digitales, que hacen de quien los siga sino un buen artista, porque siempre ha de haber algo m√°s, al menos un ser humano con juicio y gusto est√©tico exquisitos; la Uneac de Tony como espacio de memoria y formaci√≥n.

Una jornada triste. Ha muerto Antonio P√©rez (Tony), presidente de la UNEAC en Villa Clara, luego de una larga batalla…

Publicada por Jos√© Ernesto Nov√°ez Guerrero en Lunes, 14 de septiembre de 2020

Otra faceta de Tony es la de minucioso conspirador, articulando proyectos aparentemente imposibles con la naturalidad de quien ordena al Sicomoro, ‚Äúve y pl√°ntate en el mar‚ÄĚ, o a la revista de pensamiento Zona Cr√≠tica, ‚Äúlev√°ntate y anda‚ÄĚ, y s√© la primera de tu tipo en la AHS de Villa Clara, junto a otros tantos que arriman el hombro para edificar sobre la piedra lo bueno y √ļtil, a√ļn a espaldas de la propia piedra; la Uneac de Tony como espacio de construcci√≥n colectiva.

Aqu√≠, junto a Tony P√©rez y el poeta Edelmis Anoceto celebraba uno mi de mis cumplea√Īos. C√≥mo admitir que este hombre…

Publicada por Alexis Casta√Īeda en Lunes, 14 de septiembre de 2020

¬†Tony nunca se ha ido de la AHS, solo pas√≥ a una etapa en la que no tiene que pagar la cotizaci√≥n. Es uno de nosotros porque atraviesa el incendio que es esta ciudad con la fe intacta, porque llega a su casa como llegamos todos cada tarde con la maleta cargada de monstruos y un trago amargo en la garganta pero dispuestos a cantar nuestra mejor canci√≥n mientras el aire de la noche gime junto a la ventana, con la voz de la Crisis, con el √°rbol de sonido que nace de la maleta y grita ‚ÄúEl rey est√° desnudo‚ÄĚ o blasfema del nombre que viste arder y tronar en el Capiro. Tony es un miembro del honor y un hermano grande que te ense√Īa y te deja ser t√ļ mismo, y se la juega junto a ti. Por eso yo que no creo en Dios, porque creo en algo m√°s grande (como o√≠ decir alguna vez), creo en ese hombre de Meneses y de Santa Clara, que tiene m√°s fe que un Cura.

¡Bienvenido para siempre a la Asociación Hermanos Saíz, hermano!


Siete poetas cubanos en el Festival Internacional de Poesía de Medellín

El Festival Internacional de Poesía de Medellín, uno de los más grandes y prestigiosos del mundo, llega a su trígesima edición, con el propósito de difundir la poesía, una de las más genuinas expresiones de nuestra naturaleza humana, justo en el difícil contexto actual, en el que conviven el miedo, la muerte, la lucha contra la pandemia y los conflictos políticos. Iniciada el primero de agosto, la jornada poética culminará el 10 de octubre de 2020. Durante 70 días, más de 200 invitados de 103 países, de todas las regiones del mundo, compartirán su voz en defensa de la paz y la cultura.

El amplio programa incluye, adem√°s de las lecturas individuales de los poetas participantes, entrevistas, conversatorios, conciertos, paneles, cursos y talleres, que por primera vez podr√°n ser disfrutados desde cualquier lugar del mundo, con una plataforma digital con capacidad para albergar 500 mil espectadores, quienes tienen la posibilidad de interactuar con los poetas y artistas invitados.

En esta fiesta poética planetaria participarán siete poetas cubanos. El domingo 13 de septiembre, a las 19 hora de Cuba (18 horas de Colombia), estarán compartiendo su obra los poetas Nancy Morejón (Premio Nacional de Literatura y directora de la Revista Unión), Luis Lorente (Premio La Gaceta de Cuba 2020), Antonio Herrada (Premio del 30 Festival de Poesía de Medellín), Martha Luisa Hernández Cadenas (Beca de Creación Prometeo 2020), Giselle Lucía Navarro (Premio David de Poesía de la UNEAC) y Karel Leyva Ferrer (Coordinador General del Festival Internacional de Poesía de La Habana y Presidente de la Sección de Poesía de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba).

El lunes 14 de septiembre, a las 15 P.M. hora de Cuba (15 pm hora de Colombia), realizará su lectura el poeta Alpidio Alonso Grau (Ministro de Cultura de Cuba y director de la Revista Amnios de Poesía), quien transmitirá al evento un saludo en nombre de los poetas cubanos y disertará sobre la misión de la poesía y la responsabilidad de los poetas ante los grandes desafíos de nuestro tiempo.

Los recitales se transmitirán por el canal de YouTube del Festival de Medellín (revistaprometeo), del Ministerio de Cultura de Cuba y sus plataformas de promoción en Facebook (festivalpoesiamed), así como en la página del Festival Internacional de Poesía de La Habana. Podrán encontrar una selección de la obra de estos autores, y del resto de los poetas invitados a la jornada poética, en la página www.festivaldepoesiademedellin.org. Simultáneamente estará circulando la edición especial de la revista Prometeo, con un amplio dossier de todos los poetas presentes en la edición virtual del Festival.

Recordemos que el Festival Internacional de Poes√≠a de Medell√≠n mereci√≥ en 2006 el Premio Nobel Alternativo de la Paz, por una amplia labor de imparto internacional y por demostrar c√≥mo la creatividad, la belleza, la libertad de expresi√≥n y la comunidad pueden florecer y superar, incluso el miedo y la violencia m√°s profundamente arraigados. Este galard√≥n es, seg√ļn Fernando Rend√≥n (poeta, director del Festival, quien ha dirigido esa tit√°nica y hermosa labor desde sus inicios), un reconocimiento al papel hist√≥rico de la poes√≠a en oposici√≥n a la cultura de la muerte, que tiene su origen en las autoritarias esferas del poder transnacional.

El intercambio con los poetas desde las plataformas online también ha generado nuevas experiencias, un nivel de complicidad y hermandad, que ni siquiera el aislamiento social ha podido evitar. El acto de compartir la palabra y que esta atraviese las fronteras, incluso en las circunstancias actuales, demuestra la fuerza de la poesía en su función social, como vehículo de paz y unidad entre los pueblos.


«Soy un arquitecto de mi propio infierno o para√≠so»

Rolando (Roly) √Āvalos D√≠az recibi√≥ la herencia familiar, el don del arte, y lo transform√≥ en su propia materia de expresi√≥n, en su tu√©tano creativo. La ciudad de su poes√≠a forma ya parte del amnios que le regala nuevas preguntas al mundo. Y son esas preguntas (y sus respuestas) las que hoy el poeta nos ofrece.

Hablemos primero de la tradici√≥n po√©tica que es parte de tu ADN, que constituye una particular herencia simb√≥lica. ¬ŅHasta qu√© punto sientes que tu necesidad de entender la poes√≠a parte de este legado?

Crédito Rodrigo Valero González/ cortesía del entrevistado

En efecto, existe una tradici√≥n po√©tica en la familia, el arte del repentismo, que viene de mi abuelo materno fallecido, Jes√ļs D√≠az Mart√≠nez; primero, la heredaron algunos de sus hijos (mis t√≠os y mi madre), y despu√©s la hemos practicado varios primos. Esta vertiente de la oralidad, m√°s que una tradici√≥n po√©tica, la veo como un ritual entra√Īable y ocurre cuando coincidimos todos o casi todos en reuniones familiares, como los cumplea√Īos.

Desde ni√Īo escucho d√©cimas, desde adolescente las improviso. Tambi√©n a partir de los 11 a√Īos, aproximadamente, empec√© a escribir, y entonces me pareci√≥ natural ser como Alexis D√≠az-Pimienta (uno de mis t√≠os por parte de madre), escribir e improvisar, y llevar esas dos carreras al un√≠sono. En muchas ocasiones, por la admiraci√≥n que le tengo, me he sentido influido por la obra de mi t√≠o, me he descubierto tics en mis procederes que homenajean pasajes de su obra, maneras de construir semejantes, y luego he advertido el peligro. Ha sido una relaci√≥n muy cercana tambi√©n, de familiaridad, de trabajo, de lector, de espectador.

He debido desligarme a propósito para crecer, para hallar mi camino, y en ello ando todavía. Pero creo que uno al final le pone su voz y su sello; con sus propias lecturas se va perfilando y adquiere una personalidad, construye otro itinerario poético, aun cuando no se lo proponga, y aunque se haya heredado de alguna manera una determinada tradición gracias a parentescos familiares.

En algunos de tus libros, la anatom√≠a de la ciudad es un tema recurrente que distingue y define al sujeto po√©tico. ¬ŅEste mapeo lo entiendes como una geograf√≠a espiritual de la ciudad que el poeta refleja, o que al menos intenta reflejar en su trabajo?

Crédito Estudio fotográfico Cuba Alternativa/ cortesía del entrevistado

S√≠, me atrae reflejar el accidente de nacer en una ciudad, de criarse en un barrio y no en otro, la gitaner√≠a de las mudanzas por municipios perif√©ricos, la mitolog√≠a de la urbe y c√≥mo esta produce met√°foras, c√≥mo genera lenguajes, c√≥mo acoge con hospitalidad o desampara al emigrante o al habitante, dej√°ndolo en brazos de la orfandad m√°s terrible, qui√©nes fueron sus personajes hist√≥ricos, qui√©nes sus celebridades. Como dijera un personaje de Celebrity, la pel√≠cula de Woody Allen, y cito de memoria: ‚ÄúA una ciudad se le conoce por sus celebridades‚ÄĚ.

Me interesa el modo en que nombramos una piedra inanimada que nos ve crecer, enamorarnos y morir mientras contin√ļa viva, bajo la lluvia de la erosi√≥n de los siglos; el afecto particular que le tenemos a un √°rbol, a una esquina, a un monumento, al segundo piso de un edificio en un reparto llamado El Roble, en Guanabacoa, al banco roto de un parque, a los baches de la cuadra de una barriada marginal o a los ruidos nocturnos de una bronca.

¬ŅQu√© es el h√°bitat urbano, cu√°nto condiciona o define en quienes la padecemos y vivimos, qu√© significa, qui√©nes son mis coterr√°neos, mis vecinos, en qu√© consisten sus vidas, sus sue√Īos, sus realidades? Igualmente son bienvenidos los arquetipos, estereotipos o ciencias sociales, as√≠ como los vocablos identidad, idiosincrasia, y cada elemento que me sirva para dar con los contornos del mapa de esa geograf√≠a espiritual.

¬ŅDe qu√© manera congenias el ejercicio m√°s mediato del repentismo y la improvisaci√≥n con el hecho de concebir la dramaturgia particular de un libro de poes√≠a?

Son hogares a los que uno entra por puertas distintas. Cuando improviso no hago literatura escrita, y cuando escribo un libro de poes√≠a no me apuro en acabar una d√©cima, ni tengo delante un p√ļblico esperando, ni un la√ļd y una guitarra secundando mi proceso creativo y presion√°ndome para que en pocos segundos responda a mi adversario repentista. Incluso, cuando escribo, no solo escribo d√©cimas, sino sonetos o poemas en verso libre.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

Son procesos diferentes que responden a circunstancias creativas específicas, pero tampoco es que sean demasiado opuestos. Por ejemplo, la narrativa, la poesía, y aun la dramaturgia pura, dotan a la mente del improvisador de códigos y elementos que enriquecen su vocabulario, su alcance, su imaginario, su proyección; y al escritor, ante el Word o ante el papel, le ofrece cierto ritmo de hallazgos para dar con las palabras exactas y construir, a modo de guion, la escaleta de su libro y el campo semántico de su poemario. Son ejercicios que no se repelen, te aseguro que se alimentan, aunque se busquen otros resultados y sea otro el receptor.

En el proceso creativo, ¬Ņa qu√© paso le confieres mayor importancia?

Les doy importancia a todos los pasos, me parece. Soy feliz cuando consigo respetarlos, cuando la fase de corrección no interrumpe al germen, al balbuceo de las ideas iniciales ni al brote de las primeras oraciones. Pienso que tampoco es recomendable detener abruptamente la investigación porque nos morimos de ansiedad por escribir el capítulo de una novela. Casa paso posee un encanto y nos prepara para el siguiente.

Desde luego que cada cual tiene su propia metodolog√≠a y todos los libros no se escriben del mismo modo ni en un periodo m√°s o menos comprobable; a veces se abandonan proyectos durante meses o a√Īos, parece que van a morir y sin embargo resurgen con m√°s br√≠os, o resulta que s√≠, que somos m√°s maduros y as√≠ lo mostramos a la hora de abordarlos, tenemos una mayor perspectiva. Aunque, ojo, esto tambi√©n puede funcionar como autoenga√Īo o pretexto para la procrastinaci√≥n o miedo a enfrentar el momento decisivo de concretar la obra. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅEntiendes la poes√≠a como un acto divino o mundano, o una mezcla de ambos registros?

Como es arriba, es abajo. Lo divino est√° conectado con lo mundano, son el anverso y el reverso, la cara y la cruz de una misma moneda que lanzamos al aire. Aunque estamos hechos m√°s de mundo que de divinidad y lo que escribimos tiene la √ļltima palabra. Me parece que los autores, salvo los pol√≠ticos o los religiosos, no estamos para dar lecciones de moralidad o de civilidad, no en primera instancia, sino para plasmar inquietudes m√°s humanas y veraces.

¬ŅEl poeta tiene un papel definido en el mundo, m√°s all√° de la esfera del arte?

Si tiene alg√ļn papel o alg√ļn compromiso social, si algo nos define, es el propio acto creativo, es el de hacer lo m√°s po√©ticamente posible nuestro trabajo, para lo cual no nos alcanzar√° la vida entera. Llevar y traer palabras, met√°foras, sinestesias, s√≠miles‚Ķ y el solo hecho de hacernos querer y entender gracias a lo que enunciamos o callamos, puede ser una carga terrible o un argumento tan leg√≠timo que se debe valorar en su justa medida, y no debe ser puesto en las manos de cualquiera.

Puede pensarse que el trabajo de un poeta consiste en sacudir, como un relámpago, las conciencias de sus lectores, más allá de la transmisión lírica/empática de sentimientos, reflexiones y emociones. Esa es una posible forma de entenderlo. Pero otra puede ser la de emplear con sabiduría y responsabilidad el poder de las palabras. Un poeta nombra y le regala nuevas preguntas al mundo. Estamos hechos de preguntas. El arte de gozar estéticamente, tratando de responderlas, es uno de los juegos más serios que existen.

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo manejas el mundo de la autorreferencialidad a la hora de escribir? ¬ŅEs la poes√≠a, por necesidad, un ejercicio de autorreferencia?

Antes, muy en los inicios, cre√≠a que a la hora de escribir, si utilizaba escenas de mi propia vida estaba siendo, sin duda, autorreferencial; pero luego he comprendido que desde el mismo momento en que uno escribe, sea narrando o poetizando, ya es otro, un personaje o un sujeto l√≠rico‚Ķ aunque hable de su propia biograf√≠a, que de alg√ļn modo casi siempre est√°.

En mis libros la autorreferencia, cuando la hay, es un a√Īadido, un recurso, uno de sus colores, una de mis herramientas creativas. En mi primer libro, Mundo pa√Īuelo, la mayor√≠a de los poemas aluden a experiencias o visiones propias acerca de la existencia, no hay pretendidos enmascaramientos o la gestaci√≥n de heter√≥nimos; da la impresi√≥n, tras una lectura r√°pida, y parafraseando a Ortega y Gasset, de que soy yo mismo hablando de m√≠ mismo y de mis circunstancias aunque, claro, esto puede leerse como una verdad o una mentira a medias. En mi segundo libro, Boca de lobo, en parte tambi√©n, pero no siempre.

Por tanto, no creo que la poesía sea necesariamente un ejercicio autorreferencial, entre otras cosas porque mirar a los ojos a un sujeto lírico es dar con un espejismo, o con un juego de espejos que se repite hasta el infinito. Además, no sé quién soy cuando escribo (muchas veces quienes pregonan autoconocimiento promueven su arrogancia), escribo para descubrirme. Y no solo porque pongo pensamientos por escrito, sino incluso para averiguar cuánto me desconozco o qué podría estar pensando, o cuántas personas soy.  

¬ŅCrees que los propios escritores tienen un conocimiento verdadero de la literatura que se gesta m√°s all√° del contexto regional limitado en el que viven? ¬ŅC√≥mo romper esos moldes preconcebidos? ¬ŅC√≥mo hacer que la literatura cubana eclosione y rompa finalmente el cascar√≥n de su zona de confort?

cortesía del autor

En general creo que es algo superficial el conocimiento que tenemos los propios escritores acerca de otras literaturas allende los mares, y las razones pueden ser varias, aunque se ha ido reduciendo poco a poco la falta de acceso o contacto ‚ÄĒal menos electr√≥nicamente‚ÄĒ con libros y autores que se han editado o reeditado poco o nunca por ac√°, por ejemplo.

Existen maravillosas bibliotecas virtuales que se abastecen gracias a las donaciones que hacen los usuarios con títulos digitalizados que antes compraron en formatos Word, Epub o PDF, y deciden compartirlo. También hay títulos de autores cubanos, por cierto. Tarde o temprano, de alguna manera, siempre nos encontramos con lo que más vale y brilla universalmente en materia de arte y literatura, ya sea a través de publicaciones nacionales (revistas, tabloides, suplementos en periódicos, blogs, etc.) que nos enteran (también es su deber) sobre cuán ancho y ajeno es el mundo de las letras fuera de Cuba; igual mediante el catálogo de Arte y Literatura, que con cierta regularidad reimprime clásicos; o directamente a través de enlaces en las redes sociales, las verdaderas ladronas del show en lo que va de siglo XXI.

¬ŅC√≥mo romper estos moldes y dejar de, solamente, leernos los unos a los otros con riesgos de acabar en la endogamia creativa? Supongo que estando atentos a la lectura o relectura de obras maestras que han vencido al tiempo, en vez de fijar la atenci√≥n solo en la mesa de novedades. No conozco reglas √ļnicas ni los criterios que manejan o el verdadero poder que tienen quienes dirigen las pol√≠ticas editoriales y deciden qu√© se distribuye y se vende o no. Por otro lado, cada cual arma su propia br√ļjula lectora y su canon individual. Opino que deben potenciarse m√°s los intercambios en eventos internacionales.

Eres uno de los uno de los directores del grupo po√©tico-teatral-musical RolleX, ¬Ņc√≥mo entender el acto performativo cuando se tiene a la comunicaci√≥n de la poes√≠a como el primer esca√Īo de sentido?

Cuando el acto po√©tico se enfrenta al espectador, ¬Ņqu√© resortes se disparan en ti?

cortesía del autor

Ya hace m√°s de dos a√Īos que existe RolleX. Alex D√≠az Jr., mi primo, y yo, lo dirigimos y todo el tiempo expandimos, a trav√©s de los medios a nuestro alcance (espect√°culos, talleres, redes sociales, etc.) el concepto de neorrepentismo, un t√©rmino que acu√Īara hace a√Īos Alexis D√≠az-Pimienta en ese ensayo investigativo para eternas consultas que es Teor√≠a de la improvisaci√≥n po√©tica.

En este libro se definen las proyecciones de una nueva generaci√≥n de improvisadores formados gracias los Talleres Especializados de Repentismo en todo el pa√≠s a partir de la d√©cada del 2000 y que, por otra parte, aparecen en su total dimensi√≥n gracias a puestas en escena que, ya de por s√≠, engloban las otras manifestaciones art√≠sticas; el repentismo en medio de un di√°logo interdisciplinario. Debo decirte que un espectador amante de la poes√≠a, cuando tiene la oportunidad de disfrutar de cerca un arte tan antiqu√≠simo de la oralidad como es la improvisaci√≥n po√©tica, devuelve enseguida, con sus reacciones a flor de piel, con sus gestos, con su risa, en los casos favorables, una adrenalina muy agradecida, muy generosa, que los escritores ‚ÄĒdespu√©s del acto solitario de la escritura‚ÄĒ desconocemos de una manera tan tangible.

Hay m√°s gente que ama la poes√≠a de la que suponemos. Por supuesto, habr√° algunos que disfruten m√°s la llamada poes√≠a culta y otros la llamada poes√≠a popular, ambas expresiones leg√≠timas de la cultura. Si a nuestros espect√°culos, con fines po√©ticos que oscilan de un lado a otro, les agregamos dosis de acompa√Īamiento musical (con m√ļsicos, instrumentaci√≥n y g√©neros variopintos), dosis de teatro y algo de performance, adem√°s de la proyecci√≥n de un corto audiovisual en torno al desarrollo de una acci√≥n po√©tica, entonces el favor del p√ļblico es mayor, la buena vibra y la energ√≠a que recibimos de vuelta superan las expectativas.

Pocos momentos, por no decir ninguno, son tan gratos (tan gratos y tan arriesgados) para un hacedor de versos, para un repentista, en suma, que ese acto creativo de protagonizar un espectáculo cuya trama suceda en versos, tanto desde la declamación (que es lo típico) como desde la improvisación.

Tu libro Mundo pa√Īuelo fue publicado en 2016 por el sello espa√Īol Guantanamera, y en 2018 fue traducido al idioma ingl√©s bajo el t√≠tulo Small World. ¬ŅC√≥mo ha resultado la experiencia de apreciar tu poes√≠a en una lengua para la cual no fue originalmente concebida? ¬ŅSientes que la poes√≠a trasciende la experiencia limitada de un idioma?

Lo he recibido con alegr√≠a y extra√Īeza, consciente de que definitivamente la poes√≠a es pol√≠glota y al mismo tiempo tiene muchas capas intraducibles, o que habr√≠a que traducir en bloque y no literalmente. Se precisa un rigor, una sensibilidad y un conocimiento de la lengua que merece much√≠simo respeto. Los lectores que desconocemos otros idiomas y queremos leer a Flaubert, Dostoievski, Brecht o Cesare Pavese, los amantes de esas grandes cimas de la literatura, dependemos de los grandes traductores del franc√©s, del ruso, del alem√°n o del italiano.

Small world, seg√ļn me han explicado algunos conocedores del ingl√©s, no significa precisamente ‚Äúmundo pa√Īuelo‚ÄĚ, ni siquiera como una interpretaci√≥n de la idea global del poemario. Es una aproximaci√≥n y, dir√≠a, una traducci√≥n quiz√°s m√°s en serie que en serio. De cualquier modo lo agradezco y me siento honrado de haber visto, antes de lo que supon√≠a, mi primer libro traducido, ¬°vaya honor!, ¬Ņno?, con unas luces y sombras todav√≠a intraducibles para m√≠. ¬†

tomada del perfil de facebook de roly √Āvalos d√≠az

¬ŅC√≥mo construyes, desde lo emocional, lo espiritual y lo racional, tu propio ejercicio creativo?

De tantas maneras, querida Elaine. Trabajo mucho con la nostalgia, los sue√Īos, las pesadillas, los recuerdos que obsesionan y atormentan, inmediatos o lejanos, las supersticiones, los miedos, los s√≠mbolos, secuencias cinematogr√°ficas y bandas sonoras, la violencia del paso del tiempo, los textos y las vidas de los otros. Trabajo con el dolor, los destellos y los espejismos. As√≠, con esa masa informe y aparentemente intangible, construyo mis universos, soy un dios por un rato cada d√≠a, arquitecto de mi propio infierno o para√≠so. Emocional y espiritualmente me involucro y, sobre todo, incubo, bendita fiebre, la materia incognoscible con la que me conecto de forma subterr√°nea, as√≠ escriba sobre mi vecina de enfrente o en torno a cualquier asunto trivial o vida ajena √≠ntima.

Me apoyo de la buena o la mala memoria, esa que modifica las reminiscencias. El subconsciente es un pozo bastante hondo. Suelo anotar ideas, pasajes descriptivos, frases u oraciones que escucho o me llaman la atenci√≥n y alimentan la obra que ande pariendo. Los canales de inspiraci√≥n me atacan por la espalda, se me insin√ļan de sinuosas maneras o se me desnudan n√≠tidamente. Despu√©s tengo que sentarme a trabajar con ello, sudar esa orfebrer√≠a y conseguir un arte final publicable.


Si vas a comer carne roja, espera por Reynaldo

Acabo de leer, por segunda vez, el poemario Carne roja, primer libro de Reynaldo Zald√≠var (Fray Benito, Holgu√≠n, 1993), publicado por Ediciones La Luz, importante sello de la AHS en la provincia. Ha resistido, como no suele suceder con todos los textos, a una segunda lectura y s√© que puede hacerlo con las sucesivas por varias razones: el libro tiene poemas memorables ‚Äďde esos que uno se dice haber querido escribir‚Äď; porque la voz po√©tica de Reynaldo se me antoja una de las m√°s sinceras y libres de su generaci√≥n, alejada de influencias lastrantes o gestos; y porque Carne roja es en s√≠ una obra unitaria, s√≥lida, desde la propia estructura del libro.

La carne roja en este texto es una met√°fora nacional: su ausencia/presencia ha condicionado varias generaciones. De ella, met√°fora tambi√©n l√≠rica, parte Reynaldo para hablarnos del pa√≠s y sus d√≠as, de p√©rdidas y ganancias, de adaptaci√≥n (tambi√©n adaptabilidad) y resistencia, de sue√Īos y ausencias, de amores, de la vida y sus intensidades, desde la altura de su primer cuarto de siglo.

A veces, nos dice Reynaldo, ha querido ser una vaca, ‚Äútener el olor de una vaca/ las tetas de una vaca. / Nacer con las pezu√Īas divididas/ y que me peinen a leng√ľetazos/ Y digo vaca porque no puedo ser vaco. / La palabra buey nunca me ha gustado. / Ser una vaca sagrada/ como un pol√≠tico sagrado/ u otro animal semejante: / d√≠gase, por ejemplo, un poeta‚ÄĚ (‚ÄúVaca‚ÄĚ). Y como mismo ha deseado ser una vaca, ha pensado comerse una y sonre√≠r: ‚ÄúYo me com√≠ una vaca y estuve quince a√Īos tristes. Llevo dentro una ciudad perversa/ y el tatuaje de una vaca. / Yo quer√≠a llevar dentro una ciudad perversa. / Nunca planifiqu√© lo del tatuaje‚ÄĚ (‚ÄúPlanes‚ÄĚ).

Promoción La joven luz, entrada de emergencia РCortesía de Ediciones La Luz

Sabiendo, casi b√≠blicamente, que no hay nada nuevo bajo el sol, que la poes√≠a es uno mismo (el poeta) y sus circunstancias, y que el verso viene realmente a cobrar vida, a exorcizarse del autor y sentirse libre por una vez, en el encuentro cuerpo a cuerpo con la experiencia ajena, con el sentir del otro, Reynaldo re√ļne veintinueve poemas, divididos en las secciones ‚ÄúVaca‚ÄĚ, ‚ÄúYo, el animal‚ÄĚ, ‚ÄúAc√©falas‚ÄĚ y ‚ÄúTiempos de bestias‚ÄĚ (‚ÄúSomos‚ÄĚ, obra de Lisandra L√≥pez en la portada).

‚Äú√Ārboles‚ÄĚ

Me levanto temprano. Talo √°rboles.

Un bosque me nace dentro del pecho.

Aquí se puede respirar la corteza y el sudor y el hacha.

Nada como respirar esta trilogía:

corteza/ sudor/ hacha.

Otro golpe y otro √°rbol.

Preferiría pastorear vacas,

hornear panes.

Pero si un bosque te nace dentro del pecho

no queda m√°s que talarlo

o dejar que poco a poco los √°rboles te asfixien.

Cortesía de Ediciones La Luz

Muchos de estos poemas funcionan como aldabonazos, como toques en la puerta/pecho ajeno. Como c√≠rculos conc√©ntricos que se explayan en el estanque de los d√≠as y de la memoria. No es un libro de tanteos, de aprendizajes, aunque el poeta ma√Īana se arrepienta de estos versos y salve apenas algunos de las llamas del olvido, a la par que otros libros van cobrando vida. No lo es: Reynaldo nos entrega un cuaderno s√≥lido para ser pr√≠stino, sincero y so√Īador tambi√©n. No hay experimentaci√≥n m√°s all√° de la que naturalmente germinan, no hay rejuegos (apenas repeticiones que refuerzan el ritmo en varios poemas) ni bucolismo. El joven poeta ha le√≠do lo necesario, absorbiendo vorazmente, muchas veces de forma indistinta, sin pautas ni orden m√°s que las que √©l mismo se crea, sin seguir modas, ni autores claves, acad√©micos para otros, solo por el placer de la lectura, y por la acumulaci√≥n del sedimento vital, esa semilla que, despu√©s de las estaciones de lluvia, el sol, la labranza y los cuidados, germina en poes√≠a.

‚Äú√öltimo tiempo‚ÄĚ

Por a√Īos fui un animal y eran pocos

los animales en esos a√Īos.

Pero era gustoso marcar la diferencia:

barba, camisa, pantalones rotos

foto vanessa pernía

y una estudiante de psicología por novia.

Pero ahora todos quien

hacer de esto la moda.

La moda es lo que sigue

cuando en la cabeza no queda nada m√°s.

Por eso he decidido dejar de ser un animal:

por espeto a mi cabeza.

Ser una cosa sin pelos

y sin camisa y sin pantalones.

foto vanessa pernía

Todo esto es una excusa, una met√°fora (las vacas, el ganado, el pa√≠s). Una met√°fora c√°rnica, podr√≠a pensarse. Una met√°fora roja, tambi√©n. Una met√°fora cruel, adem√°s. Reynaldo, en cambio, prefiere explorar la vida, las relaciones familiares (la madre aqu√≠ como un p√©ndulo vital, en poemas como ‚ÄúMatrioska‚ÄĚ o como ‚ÄúPachamama‚ÄĚ) y las amorosas, aunque sabe que √©l, Reynaldo Zald√≠var, ‚Äúest√° condenado a caer/ por el borde ca√≥tico/ de la palabra‚ÄĚ (‚ÄúNacimiento‚ÄĚ), pues sencillamente ‚Äúsomos bestias acostumbradas a la carne. Hace tiempo olvidamos morder/ el cuerpo desnudo. (‚Ķ) ‚Ķsomos bestias/ que levantamos piedras‚ÄĚ (‚ÄúBilly‚ÄĚ).

‚ÄúPachamama‚ÄĚ

Mi hijo es el colmo de los poetas ‚Äďdice‚Äď y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca. Mi hijo es una suerte de animal idiom√°tico. All√≠ est√° tirado entre los papeles como un papel m√°s. hijo-papel tirado al que le nace un poema que no alcanza para comprar arroz. Mi hijo se morir√° de hambre por escribir (escribirse) poes√≠a y nos matar√° de hambre por escribir (escribirse) poes√≠a. Mi hijo es el colmo de los poetas ‚Äďdice‚Äď y la lengua silva cuando pronuncia poetas y se le cae del rostro una mueca.

Cortesía de Ediciones La Luz

Hay su poco de sabiduría, de salmo y salterio, de vieja pieza de jazz en estos poemas, escritos quién sabe bajo qué sol o bajo qué noche insular, en qué jardines invisibles de la literatura. Y sobre todo hay mucho de poesía en Carne roja, con edición de Luis Yuseff; libro con el cual Reynaldo Zaldívar desbroza la maleza desde una sinceridad lírica sin miramientos y se sienta, tranquilo, a la mesa, servidos y humeantes los platos, listo para enfrentarse de nuevo a la palabra.


Club de los argonautas: Made in Pina

El club de los argonautas es una descarga casi informal, como lo describe su anfitri√≥n y creador, F√©lix Antonio Castillo Flores, dise√Īado para leer, re√≠r, cantar y bailar, con los amigos, en su propio patio. El Club surgi√≥ en 2019 como una necesidad a suplir, ante la falta de cultura de or√≠genes alternativos, en los alrededores. Los argonautas coinciden una vez por mes, colindando con la pared de fondo, de una ruina de logia, seguida por el portal lateral de la casa de los Castillo. La familia anfitriona porta un gusto por lo anglosaj√≥n, hispano, afro o asi√°tico, cualquiera sea la etnia, pero siempre cultura; y el acercamiento literario, tanto cubano como extranjero. En la casa confluyen idiomas: espa√Īol, ingl√©s, franc√©s, alem√°n y ruso. ¬°Un hervidero multicultural! Sarah, la mayor de las hijas cursa estudios de Historia del Arte en la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba.

√Ālvaro P√©rez D√≠az, egresado de la desaparecida Academia de Artes Pl√°sticas Ra√ļl Mart√≠nez, de Mor√≥n, con la idea de simplemente sentirse realizado, la cual compart√≠a con F√©lix A. y Sarah Castillo, sentados en la saciedad del aburrimiento, en el parque Sergio Antu√Īa, del municipio de Ciro Redondo (Pina), deciden tras el comentario de Sarah: ‚Äú¬°√Ālvaro! ¬Ņ¬°ah que nosotros no hacemos una exposici√≥n en Pina?!‚ÄĚ, crear en 2019 un proyecto sociocultural conjunto, con la intenci√≥n de mostrar a un p√ļblico reducido, mayormente compuesto por amigos, la obra cultural que cebaba en el peque√Īo Pina. Surge, de propia creaci√≥n, una forma de reaccionar contra la falta de motivaci√≥n de los artistas y la poca ayuda institucional. ¬†

Sin tiŐĀtulo 1. LaŐĀzaro R. Torres

Sin tiŐĀtulo 2. LaŐĀzaro R. Torres

Made in Pina es como llamaron los integrantes de El club de los argonautas a este tesoro cultural que comienza a crecer en valor tras su segunda edici√≥n, con el apoyo institucional de la Biblioteca Sergio Antu√Īa, que presta su espacio para ello, y un reciente inter√©s por la Casa de la Cultura municipal Sergio Antu√Īa. En realidad, este grupo disperso de creadores formalizan el surgimiento de la pe√Īa literaria El club de los argonautas, como hervidero art√≠stico que erupciona hacia un p√ļblico general, una vez por a√Īo, luego de la primera edici√≥n del evento.

El club… nombre que intenta conceptualizar la obra de los navegantes de Argos, esta vez en busca de un vellocino artístico, se agrupa por insistencia de Rafael Díaz González (el Duende) y se nombra por idea de Ana Camila Castillo, la más joven hija de la familia. Visitan el espacio de los argonautas, amigos de los amigos, cualquiera que sea quien necesite expresar su creación y, cercano a un segundo Made in Pina, miembros de los talleres literarios municipales como el Olga Alonso. El Duende, ausente, se hizo de la noche de la segunda edición entre poemas, portó sus palabras a viva voz el propio Félix. Los talleristas del Olga Alonso también llevaron su obra allí e intercalaron lecturas con la lírica voz de Mailianys Valdés, de estudios vocales, en su paso por la Escuela de Instructores de Artes.

Sin tiŐĀtulo. Carlos Mario Ulacia Duquesne

En la primera edici√≥n, era objetivo desempolvar lo que hasta 2019 hab√≠a sido creaci√≥n invisibilizada en el pueblo. Entonces empujaron m√°s y bajo el subt√≠tulo ‚ÄúSe busca‚ÄĚ, decidieron rehacer el evento en 2020. Esta segunda edici√≥n apunt√≥ a indagar en los rincones sobre ‚Äúlo cubierto de polvo y bagazillo de nuestro Macondo‚ÄĚ (palabras del cat√°logo), o sea, sobre aquello que quiz√°s hab√≠a quedado desvirtuado, y a lo nacido¬†¬† desde el a√Īo pasado.

Ambas ediciones del Made in Pina se han regido por un g√©nero musical: por el jazz la primera, y por el rap la segunda. El concepto al que alude ‚ÄúSe busca‚ÄĚ es defendido m√°s de una vez: sacar a la luz un g√©nero que no tiene sitio en el municipio a pesar de contar con un p√ļblico, pues os interesados en escuchar este tipo de m√ļsica lo hacen de manera aislada.

F√©lix Antonio Castillo abri√≥ las puertas a un p√ļblico que apreciar√≠a lo folcl√≥rico en la danza Isla Bella, interpretada por L√≠a Rodr√≠guez Michel, estudiante de la escuela vocacional de arte √Ďola Sahig Sainz, con vestuario pigmentado seg√ļn Osh√ļn. La lectura del cat√°logo dio paso a una peque√Īa exposici√≥n de la obra de artistas pl√°sticos locales, en la que se destac√≥ el erotismo y el preciosismo de la figura femenina abrazada por c√°lidos colores, en la obra Sin T√≠tulo (S/T) de Carlos Mario Ulacia Duquesne y la duolog√≠a, tambi√©n S/T de L√°zaro Richard Torres Gonz√°lez. Entre las siete obras, restaron Ur√≥boros de √Ālvaro P√©rez D√≠az, otras dos piezas sin t√≠tulo de Guillermo Llada Sotolongo y Edduar Marcos Rosabal Guerrero y la artesan√≠a de Orelvis Carrillo Rodr√≠guez, Buena M√ļsica.

Como en todo peque√Īo pueblo, impresiona lo novedoso, el performance Se busca, por Anna Camila Castillo Babastro, en el peque√Īo espacio museogr√°fico que aportaba la biblioteca Sergio Antu√Īa. Se robaba el primer destello en las miradas aglomeradas a su vera. Una vig√≠a de griega vestimenta, que intenta desde su ceguera ver m√°s all√° de la punta de sus narices. La figura colosal vio el mundo y entonces quiso arrancarse los ojos que empobrec√≠an su curiosidad en llanto.

Se busca. Ana camila

Alejandro Llanes, es conocido entre los buscadores de la bohemia en el peque√Īo poblado, se destaca como realizador de estudios independiente, en colaboraci√≥n con amigos del pueblo, compuso el proyecto documental de cuatro a√Īos de trabajo La realidad de un sue√Īo, obra que rob√≥ la atenci√≥n de los espectadores en un primer Made in Pina. Entre 2014 y 2018, se gener√≥ un producto para el pueblo, nacido del pueblo, ajustado a la realidad y sociedad pinense. En el audiovisual representativo de la m√ļsica rap con su tendencia protesta, encontr√© a Llanes. Y la canci√≥n Soldado, de Yoanli Pi√Īero Valor (el Yoa), fue un producto expuesto en el evento. ¬†

Alrededor de 15 a√Īos atr√°s, surge la intriga por la creaci√≥n y cultivo del rap del Yoa: ‚ÄúTen√≠a como 20 a√Īos, escuchaba la m√ļsica que llegaba de Puerto Rico, los reguetoneros de la √©poca me gustaban pero lo que m√°s escuchaba de sus discos eran los temas de ganstarap, un subg√©nero que trata de una manera cruda la realidad social de cada pa√≠s‚ÄĚ, De forma casera, por colaboraci√≥n de algunos amigos que les interesa su obra y le ofrecen pistas fluye su obra, que se agrupa en YouTube para un p√ļblico general y hoy d√≠a en el El club de los argonautas: Made in Pina.

El p√ļblico fue m√°s que diverso, m√°s de lo que sus realizadores esperaron ver sentados en el patio frontal de la biblioteca con todos los puestos ocupados, incluidos los no planificados sof√°s, sacados de la recepci√≥n a fin de ganar espacio para la bienvenida. En su mayor√≠a j√≥venes, pero tambi√©n presentes ni√Īos y adultos mayores, disfrutaron de una velada que se ambient√≥ con rap, en su aspecto sonoro.