¬ŅDemocracia es desinformar sobre Cuba?

Basta con observar c√≥mo, en nombre de la libertad y la democracia que algunos piden para Cuba, se est√° sembrando de mentiras y enga√Īos los medios de comunicaci√≥n y las redes.

A veces creo que no s√© si hemos evolucionado del todo. Hemos pasado de unas dictaduras donde se ocultaba la informaci√≥n en nombre de la seguridad del Estado a unas ‚Äúdemocracias‚ÄĚ donde se difunde informaci√≥n falsa en nombre de la ‚Äúlibertad‚ÄĚ.¬†

[+]


El √°guila destronada, el triunfo y el triunfalismo

Termina el acto de este s√°bado en La Habana y un se√Īor a mi lado observa, evidentemente conmovido, los cientos de habaneros que, al marcharse de La Piragua, que semejaba¬†el coraz√≥n espiritual de la Revoluci√≥n, parec√≠an escenificar una marcha meditada y silenciosa.

[+]


Apuntes en torno a la guerra cultural, pensamiento y acción (+ Video)

Durante los d√≠as m√°s recientes he vuelto al libro¬†Apuntes en torno a la guerra cultural, del intelectual Abel Prieto, quien se desempe√Ī√≥ como ministro de Cultura y actualmente es presidente de¬†Casa de las Am√©ricas, una persona que ha dedicado la mayor parte de su vida a servir dentro del panorama creativo del pa√≠s.

Con experiencia también como presidente de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba, Abel ha sido capaz de construir a la vez una obra narrativa y de pensamiento con valor más allá de lo artístico y literario, como es el caso del título al cual nos acercamos en estos párrafos.

Conformado por artículos, presentaciones de libros e intervenciones de su autor, Apuntes en torno a la guerra cultural forma una especie de manantial de ideas muy actual, del cual debemos beber con más esmero en contextos de disputas ideológicas, cuando los símbolos, sucesos y frases son enarbolados con los más diversos y, a veces, terribles objetivos, aprovechando la complejidad de las circunstancias.

Publicado por la¬†editorial Ocean Sur¬†en 2017 y por La Luz en 2018, esta obra brinda conocimientos, argumentos y visiones que motivan el pensamiento, como una especie de catalejo muy √ļtil en este presente de retos que se redimensionan.

Aquí se perciben el humanismo, el amor al proyecto de nación, el espíritu martiano y fidelista, y la cubanía en general de quien también es autor de otras propuestas, como Noche de sábado y las novelas El vuelo del gatoy Viajes de Miguel Luna.

En Apuntes… brinda luces sobre cómo en el caso particular de Cuba las vanguardias artística y política, la cultura y su pueblo, han formado un nicho de resistencia y belleza que será siempre fundamental para el avance del proyecto revolucionario. Palpitan la profundidad, el rigor, la ironía y claridad argumentativa de su autor en una mezcla que siempre hace pensar.

Abel no se limita a describir realidades. Insiste en la importancia de articular estrategias a favor de nuestra identidad y la soberanía cultural, con maneras más pertinentes, atractivas e inteligentes para comunicar nuestras verdades en el ciberespacio, con opciones de calidad y el suficiente encanto para hacer frente a la hegemonía que se intenta imponer desde formas diversas. 

‚ÄúAbel no se limita a describir realidades. Insiste en la importancia de articular estrategias a favor de nuestra identidad y la soberan√≠a cultural‚ÄĚ.

El tambi√©n presidente de Casa de las Am√©ricas reitera la necesidad de una mejor formaci√≥n de los p√ļblicos que permita identificar estos fen√≥menos y adoptar posiciones cr√≠ticas ante las constantes tergiversaciones o bombardeos de contenidos, en un entramado de m√≥viles, pantallas, tabletas electr√≥nicas, redes, televisores, libros, medios de prensa y las complicaciones de nuestras vidas cotidianas.

Apuntes en torno a la guerra cultural es fuente de reflexiones y certezas, que debemos tener en cuenta siempre, una obra que consideramos imprescindible en el análisis de fenómenos relacionados con el arte, los medios de comunicación tradicionales, las plataformas digitales y las diferentes realidades en la Cuba de hoy y seguramente del futuro.

Recomendamos su lectura como una pieza editorial que se complementa constantemente con nuevos sucesos en el entramado cultural de la nación, y el propio quehacer de su autor. Con su fuerza y poder seductor, argumentos e ideas, este libro amplía las visiones sobre complejidades más allá de la cultura.

* Publicado originalmente en el blog del autor Mira Joven

Intento de breve cronología o apuntes de un joven revolucionario

Vivimos tiempos complejos. Una especie de hurac√°n, que conjuga acciones diversas, pretende arrancar las ra√≠ces de la Revoluci√≥n cubana. Muchos, ciclones y tormentas han pasado por aqu√≠ desde 1959. Unos han provocado m√°s da√Īos que otros, pero las bases profundas se han mantenido.

Ahora mimo estamos en el centro de uno de los más peligrosos, que debe servirnos para la mayor conciencia de todos y unirnos cada vez más, para elevar el activismo revolucionario, sin miedos ni tremendismos. Debemos hacer cambios, pero jamás respecto a las esencias. Tenemos que readaptarnos a las nuevas circunstancias y seguir fortaleciendo los vínculos entre los diferentes sectores de la sociedad en Revolución.

Cuba sigue siendo un símbolo de rebeldía y decoro, de resistencia y apego a sus principios, una especie de espina para la hegemonía capitalista internacional, que trata de borrarla, con una conjugación despiadada de estrategias y balas en lo ideológico y económico.

En este per√≠odo muchas han sido las artima√Īas contra este peque√Īo archipi√©lago del Caribe y su pueblo, que han conjugado bombas, disparos, atentados, campa√Īas difamatorias, bloqueo econ√≥mico y comercial, invasi√≥n digital, millones de d√≥lares destinados a la subversi√≥n, intentos de construir una oposici√≥n interna…

Pudi√©ramos mencionar dis√≠miles ejemplos del valor y la fidelidad de este pueblo a su Revoluci√≥n ante las m√ļltiples acciones en su contra desde 1959. Muchas han sido tambi√©n las p√°ginas de dolor. Recordemos, por ejemplo, que mientras se desarrollaba la Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n en 1961 bandas con el apoyo de Estados Unidos asesinaban maestros y campesinos en el Escambray. Mientras se enarbolaba la esperanza, otros intentaban sembrar el terror.

Ahí están las imágenes y también las heridas de sucesos como la invasión mercenaria por Playa Girón, también en 1961, y el atentado de Barbados en 1976, que apagaron la existencia a decenas de personas. Esta es la misma nación que ha sufrido más de seis décadas de férreo bloqueo, recrudecido en los momentos más complejos, como durante la actual pandemia de la Covid-19.

Cuando ha estado en juego la supervivencia misma de la humanidad, se han incrementado los proyectiles de nuevo tipo. El 2020 y el 2021 deberán ser recordados por la pandemia y también por el enorme esfuerzo del Estado cubano a favor de la vida, en un panorama difícil más allá de lo económico. Cuando muchos pensaban en la posibilidad de una paralización total, este país ha logrado mantener los servicios vitales, ha subvencionado artistas con salarios fijos y ha desarrollado cinco candidatos vacunales, que son también símbolo de la inteligencia y capacidad científica de los hijos de Carlos Manuel de Céspedes, José Martí y Fidel.

Durante este per√≠odo han crecido tambi√©n las provocaciones, las campa√Īas medi√°ticas y otras acciones en contra de la naci√≥n y sus esencias. Les proponemos repasar algunos hechos de manera breve.

 

‚ÄúHUELGA DE HAMBRE‚ÄĚ Y EL INTENTO DE PRESIONES AL ESTADO

En noviembre de 2020 fue apresado por desacato a las autoridades el rapero Denis Sol√≠s, integrante del autodenominado Movimiento San Isidro (MSI), quien ‚Äďcomo se mostr√≥ en un video- lanzaba vulgares improperios contra el polic√≠a que fue a advertirle sobre las consecuencias de su ausencia a una citaci√≥n para declarar respecto a sus presuntos v√≠nculos con terroristas en La Florida.

En el audiovisual Solís aseguraba, además, que su presidente era Donald Trump, el mismo que tanto hizo en contra de este pueblo, quien por ejemplo adoptó 243 medidas destinadas a reforzar el bloqueo de EE.UU., muchas de las cuales fueron en el contexto de la pandemia, y todas son mantenidas hasta el momento por su sucesor, Joe Biden.

R√°pidamente despu√©s comenz√≥ una campa√Īa medi√°tica internacional, que lo presentaba como ‚Äúdestacado rapero‚ÄĚ o ‚Äúsobresaliente artista‚ÄĚ, aunque no encontramos nada en su obra que pudiera justificar esas expresiones. En el √°mbito creativo este hombre es casi totalmente desconocido.

Sus compa√Īeros del MSI comenzaron una simulaci√≥n de huelga de hambre, seg√ļn se supo luego mediante informaciones, fotos y videos, cuyas exigencias mezclaban el deseo de la libertad de Sol√≠s con otras presiones al Estado.

Todo era ampliamente divulgado mediante transmisiones en vivo en redes sociales, medios extranjeros y sitios digitales muy bien articulados en el empe√Īo de tergiversar la realidad cubana e hiperbolizar cualquier elemento, que contribuya a una imagen de oscuridad en este pa√≠s.

En ese período, incluso el director de uno de esos medios, se trasladó desde México hasta Cuba, con una escala en Estados Unidos, y se unió a la obra en pleno proceso en un barrio de La Habana, sin cumplir las medidas establecidas ante la situación de Covid-19. Las autoridades sanitarias intervinieron en la noche del 26 de noviembre de 2020. Y casi inmediatamente se produjo un incremento de las olas de tergiversaciones en plataformas digitales.

 

EL 27 DE NOVIEMBRE DE 2020   

El 27 de noviembre en horas de la ma√Īana lleg√≥ un peque√Īo grupo de personas al Ministerio de Cultura, incluidos diversos creadores, quienes ped√≠an tener un encuentro con el Ministro Alpidio Alonso. Se les inform√≥ que √©l no se encontraba, y se brind√≥ la oportunidad de que conversaran con otros funcionarios, pero se negaron.

Poco a poco se fue conformando un panorama singular con cámaras de medios extranjeros captando cualquier gesto y transmisiones otra vez en redes sociales, especialmente en Facebook. Ciudadanos claramente opuestos al sistema social y político cubano, incluidos algunos con fuentes de financiamiento de Agencias Federales Estadounidenses se fueron sumando.

En todo esto parec√≠a mucho mayor el empe√Īo de transmitir en las redes, que la voluntad de dialogar verdaderamente con representantes de la instituci√≥n. Los titulares de los medios de prensa, especializados en adversar a Cuba, eran sumamente ‚Äúamarillistas‚ÄĚ, escandalosos y exagerados, en el deseo de presentar a los artistas cubanos en general opuestos al Gobierno y el Estado.

Después de varias comunicaciones, 30 representantes del grupo entraron al Ministerio y se sentaron a conversar con representantes de esa institución, la Asociación Hermanos Saíz y la Unión de Escritores y Artistas de Cuba en un intercambio que comenzó luego de las 10 de la noche y se extendió durante más de cuatro horas.

Ese fue un di√°logo complicado e interesante, al que en lo personal volvemos una y otra vez mediante la memoria. Hubo momentos de especial tirantez, pues las demandas del grupo en esencia no ten√≠an que ver con el arte, sino con la pol√≠tica o en ocasiones eran demasiado abstractas, como libertad de pensamiento. ¬ŅAcaso es posible controlar las ideas, lo que tenga cada uno de nosotros en la mente?

Varias exigencias contradec√≠an la Constituci√≥n misma de la Rep√ļblica, aprobada en el a√Īo 2019 de manera popular con el 86, 85 por ciento de los votos, despu√©s de un amplio proceso de construcci√≥n colectiva en barrios, escuelas y centros escolares. Tal vez los presentes ese d√≠a se inclu√≠an entre el 13,15 por ciento que vot√≥ por el ‚Äúno‚ÄĚ, dej√≥ la boleta en blanco o la hizo nula por cualquier raz√≥n, pero eso no concede en ning√ļn caso el derecho de irrespetar la voluntad de la amplia mayor√≠a.

Algunos se presentaron como víctimas. Hubo momentos también de irrespeto directo por parte de ellos y hasta se percibía el afán de algunos en sobresalir, pero se llegaron a ciertos acuerdos, que incluían seguir el diálogo en otros momentos.

Frente al Ministerio de Cultura ese día se congregaron personas con objetivos muy claros de lacerar la Revolución cubana, pero también curiosos y creadores dignos. Tal vez ese es uno de los elementos más lamentables: la manera en que confluyeron claros contrarrevolucionarios y personas sinceras, incluidas algunas con una obra admirable, que habían visto imágenes en Internet.

Varios amigos nos han narrado que durante esas horas recibieron llamadas, invitaciones para sumarse, a veces con argumentos como ‚Äúven, no te pierdas esto‚ÄĚ. Para algunos estar all√≠ respond√≠a simplemente al inter√©s en tener la experiencia, para contarlo luego, en un pa√≠s donde verdaderamente no sol√≠an ocurrir situaciones de ese tipo.

En las redes todo se presentaba como un espectáculo atractivo, pues se leía poesía, se aplaudía e interpretaban canciones que forman parte del entramado simbólico de la propia Revolución.

Inmediatamente el piquete principal se autodenominó grupo 27N, y creó sus perfiles en redes sociales, que recibieron el apoyo de otras páginas bien posicionadas y enfocadas en publicar historias y contenidos críticos contra esta nación.

Los días siguientes fueron de conversaciones al interior de organizaciones de creadores, opiniones y conciencia de la importancia de perfeccionar el funcionamiento del sistema institucional de la Cultura, pero desde la honestidad y la voluntad verdadera de ayudar, sin servir jamás de instrumento a quienes desean apagar un proceso que es desde su nacimiento eminentemente cultural.

El día 28 de noviembre, por ejemplo, la Asociación Hermanos Saíz realizó un Consejo Nacional online con todos los presidentes de las filiales provinciales y otros creadores, para analizar lo sucedido y proyectar el quehacer de la organización comprometida siempre con sus esencias. La Uneac también desarrolló diversas acciones.

 

29 DE NOVIEMBRE: EL PARQUE TRILLO Y UNA T√ĀNGANA DE J√ďVENES

Varios jóvenes, incluidos diversos creadores, motivados por los sucesos recientes decidieron demostrar su postura, el compromiso con el proyecto social cubano y el rechazo a lo ocurrido el día 27, por lo cual mediante un grupo de Telegram convocaron a los amigos y otras personas a una tángana revolucionaria para el día 29 en el Parque Trillo, de La Habana, que organizaron con esmero y rapidez. Luego, esta acción recibió también el apoyo de organizaciones como la Unión de Jóvenes Comunistas.

Algunos hasta se trasladaron desde otras provincias hasta la capital por v√≠as propias en el af√°n de participar. Tiempo despu√©s de comenzar la T√°ngana se apareci√≥ en el lugar el Presidente de la Rep√ļblica Miguel D√≠az-Canel, quien habl√≥ a los presentes y despert√≥ aplausos. Hab√≠a banderas y un esp√≠ritu revolucionario m√°s all√° de las palabras.

Convocados por la AHS, días después realizamos un encuentro sumamente interesante entre participantes el 27 de noviembre y en la Tángana de Trillo. Todos juntos debatimos con diversas posturas durante unas cinco horas sobre los acontecimientos y otros temas. Compartimos pizzas y todo fluyó con naturalidad en un ambiente agradable. Hubo momentos muy interesantes, a partir de los testimonios y la forma en que ocurrieron los hechos.

 

LAS REDES SOCIALES: PLATAFORMA COMUNICATIVA O RING DIGITAL

Durante este contexto, se han incrementado los linchamientos, las amenazas y las ofensas en las redes, fen√≥menos que ya se ven√≠a desarrollando desde hac√≠a alg√ļn tiempo, especialmente contra creadores que apoyan p√ļblicamente la obra revolucionaria, como Alexander Abreu, Buena Fe y la escritora Teresa Melo, en un intento de sembrar el miedo y lograr una fractura entre el sistema institucional y sus artistas.

Una de las organizadoras, por ejemplo, de la T√°ngana en el Trillo nos narra que ha recibido muchas amenazas en las redes. Su madre hasta le ha manifestado su preocupaci√≥n, pero ella ‚Äďseg√ļn nos dice- solo quiso expresar su opini√≥n, que es el compromiso con Cuba. ‚Äú¬ŅC√≥mo es posible que me ataquen los mismos que dicen querer di√°logo y respeto a las diferencias?‚ÄĚ, se preguntaba esta joven narradora.

Los cap√≠tulos continuaron con matices diferentes, y muchas veces con las plataformas digitales como escenarios principales. Hubo declaraciones de uno y otro lado, una transcripci√≥n tergiversada sobre el intercambio del 27 de noviembre en la noche, y mucha ‚Äúmalaleche‚ÄĚ en sitios opuestos a Cuba, que verdaderamente no debieran ni siquiera ser llamados medios de prensa, porque el periodismo significa tambi√©n una √©tica y una responsabilidad profesional.

 

CUATRO DE DICIEMBRE: NO HAY DI√ĀLOGO CON QUIENES RECIBEN FINANCIMIENTO DEL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS

El cuatro de diciembre el Ministerio de Cultura publicó la siguiente nota:

El pasado 27 de noviembre, frente al Ministerio de Cultura, se congregaron personas con reclamos diversos. Por respeto a las inquietudes y demandas de los jóvenes vinculados al arte, que llegaron hasta allí por convocatoria en redes de grupos con otros intereses, se abrieron las puertas del Ministerio para un intercambio con el viceministro Fernando Rojas y representantes de la UNEAC y la AHS.

Después de más de 4 horas de diálogo, se acordó sostener un nuevo encuentro, presidido por el Ministro, para el que previamente se conciliarían listas de temas y participantes.

Este 3 de diciembre, a la una y 39 de la tarde, llegó al Ministerio de Cultura un correo insolente, donde el grupo que se ha erigido en voz de todos, pretende imponer, de modo unilateral, quiénes, con quién y para qué aceptarán dialogar.

Al pretender incluir entre los participantes a personas que se han autoexcluido hace mucho tiempo por sus agresiones a los símbolos patrios, delitos comunes y ataques frontales a la dirección de la Revolución Cubana, bajo el disfraz del arte, los que instrumentaron esta maniobra acaban de romper toda posibilidad de diálogo.

El Ministro de Cultura no se reunirá con personas que tienen contacto directo y reciben financiamiento, apoyo logístico y respaldo propagandístico del Gobierno de los Estados Unidos y sus funcionarios. Tampoco lo hará con medios de prensa financiados por agencias federales estadounidenses.

Desmentimos los presupuestos -contenidos en el correo citado, que puede consultarse en los sitios digitales del MINCULT- sobre los que se han articulado las condiciones de este grupo, carente de legitimidad y ética para emplazar a las instituciones de la cultura cubana.

Para los jóvenes y para todos aquellos artistas que se reunieron frente al MINCULT el 27 de noviembre, que no han comprometido su obra con los enemigos de la nación cubana, siguen abiertas las oportunidades de diálogo, como ha sido una práctica histórica de las instituciones culturales de la Revolución.

Como ha reiterado el Presidente de la Rep√ļblica, Miguel D√≠az-Canel Berm√ļdez, no somos un Gobierno en la clandestinidad. Somos una Revoluci√≥n en el poder, que tiene entre sus fuerzas m√°s formidables a la cultura, una cultura soberana, independiente y antimperialista desde la ra√≠z.

Con los mercenarios, no nos entendemos.

Ministerio de Cultura.

La Habana, 4 de diciembre de 2020.

 

5 DE DICIEMBRE: OTRO DI√ĀLOGO

El cinco de diciembre en el Ministerio de Cultura se realiz√≥ un intercambio con el Ministro Alpidio Alonso, que comenz√≥ a las diez de la ma√Īana y se extendi√≥ hasta horas de la tarde, sin ni siquiera unos minutos para el descanso. A ese encuentro asistieron varios de los presentes el 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura y otros creadores de la AHS y la UNEAC.

Hubo intervenciones fuertes y sinceras sobre los acontecimientos, el desempe√Īo de los medios de comunicaci√≥n a partir de esos momentos y el propio panorama art√≠stico en el pa√≠s. Alpidio Alonso y el Viceministro Fernando Rojas brindaron abundante informaci√≥n, y ratificaron la voluntad de seguir dialogando con total transparencia, como es habitual en un pa√≠s donde la pol√≠tica cultural se fund√≥ precisamente en di√°logo directo con los escritores y artistas.

En las redes siguieron las publicaciones, las cartas, las fotos, las denuncias… y el afán de protagonismo del 27N y el MSI. Mientras en los espacios físicos continuaron los encuentros de representantes de las instituciones con creadores de diferentes manifestaciones artísticas.

Al interior de las instituciones se incrementaron también los análisis sobre su funcionamiento y las maneras de perfeccionarlo, se mantuvo el apoyo económico a creadores y se siguió trabajando en el mantenimiento de una programación cultural digital y mediante la televisión y la radio para continuar llevando propuestas artísticas de calidad a la población, en un esfuerzo que ha incluido gran cantidad de eventos online y conciertos por canales como Clave y Cubavisión.

 

27 DE ENERO: NUEVA PROVOCACI√ďN FRENTE AL MINISTERIO DE CULTURA

El 27 de enero, justamente un mes despu√©s de la primera ‚Äúvisita‚ÄĚ, acudieron otra vez algunas personas del llamado 27N al Ministerio de Cultura, empe√Īadas en grabar todo con sus celulares y transmitir para Facebook. R√°pidamente el viceministro Fernando Rojas y otros funcionarios los invitaron a pasar, pero no aceptaron. Prefer√≠an la calle como escenario.

Es interesante como este grupo escoge las fechas hist√≥ricas para sus maniobras, pues el primer suceso fue el 27 de noviembre, exactamente cuando se cumpl√≠an 149 a√Īos del fusilamiento injusto de ocho estudiantes de Medicina en La Habana, en una etapa de colonialismo espa√Īol, represiones y muertes.

Volvieron otra vez el 27 de enero, apenas a unas horas de cumplirse otro a√Īo del natalicio de Jos√© Mart√≠, H√©roe Nacional y gran poeta e intelectual, a quien han intentado convertir en uno de sus s√≠mbolos. Extraen algunas de sus frases. Mencionan su nombre, hasta se atreven a decir c√≥mo actuar√≠a hoy ante determinados hechos, pero la verdad es que nuestro Ap√≥stol jam√°s traicionar√≠a su amor verdadero a Cuba, su dignidad y antimperialismo, nunca solicitar√≠a, por ejemplo, que una potencia extranjera se apodere de los destinos de la naci√≥n, ni tampoco le servir√≠a de instrumento ni ciervo. Ser martianos jam√°s podr√≠a ser compatible con eso.

 

UNA PEL√ćCULA QUE SEGUIR√Ā

Estas acciones y estrategias contra Cuba, que intentan penetrar lo más posible en la cultura y aprovechar las plataformas digitales, incluyendo sucesos en espacios físicos, no terminarán.

En mayo un representante del MSI volvió a vocear al mundo digital que estaba en huelga de hambre, aunque días después sus análisis médicos, divulgados en medios de prensa oficiales, dijeran completamente lo contrario.

Congresistas estadounidenses enarbolan con frecuencia ‚Äúpreocupaciones‚ÄĚ por supuestas violaciones de los derechos humanos aqu√≠, pero apoyan ese genocidio, que es el bloqueo econ√≥mico, comercial y financiero de EE.UU, y han intentado ahogar de hambre a este pueblo, incluso en medio de la Covid-19. ¬ŅQu√© preocupaciones pueden sentir quienes evitan que lleguen medicamentos para pacientes, incluidos ni√Īos? ¬ŅQu√© les puede importar sobre Cuba a quienes han intentado impedir la llegada de ventiladores respiratorios y comida, e impulsan la persecuci√≥n econ√≥mica para que los bancos cubanos ni siquiera puedan hacer transacciones en d√≥lares?

Hay una estrategia bien articulada contra este pa√≠s y lo que representa en el nivel simb√≥lico. El Parlamento Europeo tambi√©n convoc√≥ a debates sobre ‚Äúla situaci√≥n pol√≠tica y los derechos humanos‚ÄĚ aqu√≠ y hasta aprob√≥ una resoluci√≥n profundamente injerencista, algo que parece casi de ciencia ficci√≥n en pleno siglo XXI. ¬ŅPor qu√© no hacen mejor una resoluci√≥n o declaraci√≥n contra las presiones internacionales de EEUU y su bloqueo?¬†

 

¬†UNA FEROZ CAMPA√ĎA MEDI√ĀTICA QUE NO CESA¬†¬†¬†¬†¬†¬†¬†

Una bien organizada campa√Īa medi√°tica contra Cuba se ha mantenido durante los √ļltimos a√Īos, la cual se ha recrudecido en los meses m√°s recientes a trav√©s de redes sociales y medios de prensa internacionales. Eso se conjuga con acciones en espacios f√≠sicos, aumento de la persecuci√≥n financiera y otras medidas econ√≥micas en contra del pa√≠s, el cual sigue enfocado en vencer una de las peores pandemias de la historia de la humanidad.

Algunos enarbolan solicitudes de una ayuda y hasta intervención humanitaria internacional, con tergiversaciones que intentan desconocer la disposición del país para recibir donaciones y otras formas de solidaridad mediante las vías establecidas. Pretenden también demostrar una supuesta incapacidad gubernamental para controlar la situación relacionada con la Covid-19 y hasta sembrar dudas sobre la transparencia en el manejo de los recursos.

Los cubanos debiéramos sentir un orgullo enorme por la resistencia, dignidad y capacidad de nuestra nación para encontrar alternativas en circunstancias muy complejas, recrudecidas por acciones desde el exterior.

A pesar de todo, tenemos cinco candidatos vacunales, con Abdala y Soberana02 entre las propuestas con mayor eficacia del planeta, por encima de algunas de países altamente desarrollados. Los seres humanos hemos seguido en el centro de todos los esfuerzos, a favor de la vida.

Estos debieran ser tiempos de solidaridad y unión, de bondad y voluntades colectivas, para salir juntos de este mar de retos como una familia enorme, a pesar de las divergencias.

 

11 DE JULIO DE 2021: LA DISPUTA EN LAS CALLES

‚ÄúCalentamiento‚ÄĚ en redes sociales, apagones el√©ctricos en algunas zonas del pa√≠s, preocupaci√≥n por incremento de casos de Covid-19, d√©ficit de alimentos y otras dificultades en el mundo f√≠sico, todo unido a la campa√Īa medi√°tica internacional y como parte de una estrategia que ha ido cumpliendo varias etapas para socavar los cimientos de la Revoluci√≥n, provocaron que cubanos de diferentes poblados y ciudades salieran a la calle este 11 de julio, con demandas de diversos tipos.

En los reclamos hubo mezcla de algunos muy justos, con otros que traicionan las esencias mismas de esta nación. Varias manifestaciones fueron también con violencia e incluyeron actos vandálicos, con piedras y palos contra tiendas y otros establecimientos, donde tomaron artículos.

Mediante plataformas digitales se segu√≠a convocando a las acciones de ese tipo, que no inclu√≠an t√©rminos como ‚Äúentendimiento‚ÄĚ, reclamar pac√≠ficamente‚Ķ No, era una incitaci√≥n a la cat√°strofe y acabar con un proyecto social. Muchos desde afuera tambi√©n hac√≠an esos llamados.

Estos debieran ser tiempos de paz y amor, de solidaridad y voluntad colectiva para vencer la pandemia. Las fuerzas revolucionarias también debemos reactivar el activismo social, tanto en plataformas digitales como en la calles, defender y expresar siempre nuestros ideales. Debemos ser más protagonistas de los cambios que necesitamos, siempre desde el amor, el valor total y el apego a los principios de la nación. 

El panorama es complicado más allá de Cuba. Cada vez más se necesita la bondad de las mujeres y hombres dignos del planeta. Los seres humanos todos debiéramos ser una familia enorme a favor del bien, a pesar de las diferencias ideológicas o de cualquier tipo, siempre con ética, honestidad y el más elemental respeto a las esencias.

Personas que prefieran fingir, que sirvan de instrumentos a quienes mueven hilos desde afuera, o que olvidan la decencia a favor de oportunismos de cualquier tipo, jamás podrían desarrollar, o ser consecuentes, con una Revolución verdadera, no podrían mantenerla, actualizarla, hacerla crecer…, como necesita la cubana. Ninguna obra revolucionaria es totalmente acabada, y a la nuestra le falta mucho, pero debemos seguirla construyendo desde el decoro y la dignidad. Cuba hace mucho que logró su derecho a la autodeterminación, a la independencia. No podemos perder eso jamás.

Confiaré siempre en la unidad e inteligencia de los cubanos, en nuestra alma patriótica y solidaria, en la pujanza de este pueblo, acostumbrado como pocos a la resistencia, con apego a sus principios. Confío también en nuestra capacidad para realizar cambios impostergables en la manera de ejercer el gobierno a nivel de municipio, en las localidades, conversando constantemente con la gente, explicando incluso antes de los acontecimientos.

Debemos continuar con voluntad profunda de vencer los obstáculos, aunque tengamos diferencias. La cronología de hechos continuará en el futuro. Nosotros tenemos la posibilidad de escribir también nuestra historia desde el decoro y el amor a Cuba.


Pensar la ciencia. Riesgos para un joven investigador y cómo manejarlos (10/10)

Ya obtuve el t√≠tulo que buscaba‚Ķ ¬Ņy ahora qu√©?

Hemos llegado al √ļltimo post de esta serie. Como habr√°s notado, cubrimos el ciclo de obtenci√≥n del t√≠tulo, desde hallar la motivaci√≥n, establecer las din√°micas de trabajo con el tutor, gestionar tu propio programa de formaci√≥n de habilidades, hasta presentar los resultados de tu estudio. Ojal√° las pistas discutidas te hallan hecho mejor investigador.

Casi un a√Īo ha transcurrido desde que comenzamos a discutir estos temas y, espero, ya obtuviste (o te encuentras m√°s cerca de obtener) el t√≠tulo que ans√≠as. El proceso ha demandado de ti tantos esfuerzos y energ√≠as que, por momentos, te pareci√≥ que no hab√≠a nada m√°s en mundo. Es un sentimiento com√ļn, todos pasamos por ah√≠. No combatas la confusi√≥n, por el contrario, abr√°zala; s√© consciente de ella, deja vagar tus pensamientos y observa hacia d√≥nde te llevan.

Como establecimos desde el primer post, un título es solo el comienzo: la entrada a una nueva esfera de actuación. Llegó la hora de redefinir nuestros objetivos y planes de vida. El propósito de este texto es discutir algunas de las opciones a las que te enfrentarás luego de graduarte y ofrecerte pistas que te ayuden a reorientar tu accionar y maximizar los beneficios.

¬ŅQu√© se hace luego de adquirir un t√≠tulo acad√©mico? Pues depende del t√≠tulo, claro est√°. En primer lugar, porque cada uno te capacita para cierto accionar y, en segundo lugar, porque se obtienen en distintas fases de la vida, por lo que tu performance profesional deber√° (idealmente) conjugarse de manera armoniosa con ejercicios y planes de diferente naturaleza.

Mi primer título: Licenciado

¬°Al fin! Luego de cuatro o cinco a√Īos reci√©n terminaste la universidad. En realidad, has completado una fase que emprendiste desde muy peque√Īo, en la ense√Īanza primaria. Llevas quince a√Īos en la escuela y poco sabes m√°s all√° de la misma. Para la gran mayor√≠a de las personas, aqu√≠ termina su proceso de formaci√≥n profesional. El papel que recibiste te acredita para desempe√Īarte en un √°rea determinada y comienzas en un trabajo. Tienes entre 21 y 25 a√Īos y toda la vida por delante: es hora de plantearte nuevas metas.

Lo primero que te sorprender√° es que las cosas a las que te enfrentas en el √°mbito laboral son diferentes a los entrenamientos que recibiste. R√°pidamente identificar√°s discrepancias entre las clases y lo que ahora debes aplicar. Asimismo, reconoces lagunas en tu formaci√≥n y te vienen a la cabeza mil maneras en que hubiesen sido m√°s efectivos los cursos que tomaste. Recuerdas tus buenos y malos profesores. Es normal. Ning√ļn sistema educativo es lo suficientemente comprensivo como para abarcar todas las habilidades necesarias en el terreno productivo.

Tomada de internet

A veces, las tareas que tienes que cumplir en tu trabajo son verdaderamente desafiantes y novedosas en muchos aspectos. Te preguntas si en realidad estás capacitado para acometerlas y te amedrenta la ausencia, por primera vez, de una figura rectora cuya misión es asistir y motivar. Entonces te lamentas del tiempo que perdiste en la universidad y especulas acerca de lo que hubiese sucedido si hubieses prestado más atención en tal o más cual materia. Esto se llama el síndrome del impostor.

Ten calma. No te amedrentes y conf√≠a en tus capacidades. Si efect√ļas una autoobservaci√≥n profunda tambi√©n notar√°s fortalezas y cualidades en las que destacas. Solo necesitas m√°s tiempo, la experiencia se encargar√° de ir puliendo y refinando tus destrezas. Ver√°s que pronto te sentir√°s m√°s c√≥modo. Te reproduzco un consejo de Seth Godin: b√ļscate un h√©roe, alguien que sobresalga en tu campo e intenta ser como √©l. Emula sus h√°bitos y procura hacer ingenier√≠a inversa de sus √©xitos.

Tu h√©roe puede estar muy cerca, en tu propio trabajo quiz√°s, pero no necesariamente tiene que ser as√≠. Puede ser un autor importante o una figura p√ļblica de Alaska; da igual. Lo verdaderamente relevante son dos cosas: una, que esa figura est√© relacionada con tu performance, es decir, que puedas aplicar las ense√Īanzas que adquieres; y, dos, que tu examen sea realista, o sea, de nada me sirve pretender imitar las propiedades de Superman para volar o de Spiderman de colgarme de las paredes.

Ahora bien, si lo que te interesa es continuar form√°ndote, te recomiendo enrolarte lo antes posible en un programa de maestr√≠a. Ello abrir√° nuevas puertas para ti. Lo √ļnico que tienes que pensar es si quieres prolongar las l√≠neas instructivas que ya conoces (por ejemplo, si hiciste tu tesis historia del cine cubano y te incorporas a un m√°ster en film studies) o si, por el contrario, quieres tomar rumbos completamente diferentes. Si tu opci√≥n es la segunda, entonces te recomiendo no apresurarte. Pasa algunos a√Īos m√°s explorando el mundo laboral hasta que identifiques una nueva pasi√≥n.

De vuelta al ruedo: M√°ster

Hay tres tipos de estudiante de maestr√≠a. Primero, est√° el joven intenso que reci√©n se gradu√≥ y que contin√ļa con el entusiasmo y la inocencia del que no sabe otra cosa en la vida que estudiar. Se le reconoce por la emoci√≥n contenida por haber sido aprobado en el programa, el √≠mpetu y la celeridad con que realiza las tareas orientadas. En Cuba, a menudo, tambi√©n es trabajador de la misma universidad, por lo que se le nota cierto azoramiento al tener como colegas a varios de los que, hasta hace un par de meses, fueron sus profesores.

Segundo, aquel que ha sido instado por su trabajo a tomar cursos de superaci√≥n. A fin de cuentas, el objetivo de un programa de maestr√≠a es alcanzar una especializaci√≥n en un √°rea puntual de la ciencia con alta aplicabilidad en la vida profesional. Este es un investigador con cierta experiencia, aunque, siendo joven aun, se le valora m√°s por el potencial de lo que puede llegar a ser. Es relativamente conocido por profesores y acad√©micos del campo en su √°mbito geogr√°fico inmediato ‚Äďciudad o regi√≥n‚Äď y tiene muy claro lo que le interesa adquirir del programa, por lo que discrimina su atenci√≥n y esfuerzos.

El tercer tipo de estudiante es aquel que, en una fase tard√≠a de su vida, decide buscar su t√≠tulo. Lo hace por muchos motivos: por la intens√≠sima presi√≥n de los colectivos universitarios por aumentar los grados cient√≠ficos de su claustro; porque, tomando en consideraci√≥n los a√Īos de experiencia, ya tiene varios proyectos de investigaci√≥n avanzados y no le son extra√Īos, ni las publicaciones y ni las habilidades metodol√≥gicas de su ciencia, por lo que piensa que puede obtener el t√≠tulo sin muchos contratiempos; y porque es una forma de aumentar su salario, lo cual siempre es un inventivo sustancial y, como dijimos en el primer post, muy enga√Īoso.

Generalmente, cada uno de estos comportamientos corresponde a una edad, pero no tiene por qu√© ser as√≠. Cuando curs√© mi maestr√≠a ‚Äďyo fui del primer tipo descrito‚Äď, tuve compa√Īeros casi con edad de retiro que mostraban una emoci√≥n en las clases verdaderamente impresionante. Hoy d√≠a, siendo profesor de varios programas de m√°ster, he tenido como alumnos a chicos reci√©n salidos de las aulas con la energ√≠a y las ganas de un oso perezoso. Es por eso que a estas alturas no estoy convencido que el tiempo de vida tenga mucho que ver. ¬ŅQu√© tipo de estudiante eres t√ļ?

Tomada de internet

Mi recomendaci√≥n: ten claro para qu√© quieres tu t√≠tulo. La maestr√≠a te ayuda a pulir tus ma√Īas y a suplir las falencias de tu licenciatura. Es altamente aplicativa, por lo que debes ser √°gil para incorporar lo que aprendes a tu entorno laboral. Eso te har√° destacar y te permitir√° comprobar que no pierdes el tiempo. Adem√°s, si tienes entre 25 y 35 a√Īos, lo m√°s probable es que ya tengas o planees conformar tu propia familia, lo cual supone todo un universo de prioridades con las que deber√°s alternar. S√© pr√°ctico, mantente al d√≠a con el programa y preoc√ļpate por terminar pronto.

Pero, una vez que defiendo mi tesis, ¬Ņqu√© hago?

La respuesta más clara es: pon en funcionamiento aquello que propusiste en tu investigación y esfuérzate por aplicarlo en tu día a día. Claro que es más fácil decirlo que hacerlo. Muchas veces, los resultados de investigación encuentran mil y una barreras en los espacios administrativos de las instituciones que impiden su uso apropiado. Otras, la desidia e ignorancia de directivos desestiman propuestas valiosas y te sumen en un angustioso y exasperante estado de impotencia. Tristemente, hay por doquier gavetas y gavetas de estudios relevantes empolvándose que harían la vida de todos más sencilla. No te puedo decir nada para resolver esas situaciones.

Tomada de internet

Mis consejos son los siguientes. Primero, no des por sentado que tus resultados ser√°n implementados en tu trabajo, incluso si desde la instituci√≥n te impulsaron a tomar el m√°ster o es muy obvio que salvar√°s el universo con tu propuesta. En cambio, emplea estrategias de persuasi√≥n en tu ambiente para exacerbar la necesidad y posicionar tus ideas como posibles soluciones. Es un plan a largo plazo y te tomar√° meses o a√Īos, por eso es preciso que comiences desde antes de terminar tu tesis. Aprovecha cualquier oportunidad para ‚Äúvender‚ÄĚ tus soluciones a compa√Īeros y, en especial, a los directivos, as√≠ lograr√°s ejercer presi√≥n grupal en caso de una negativa o de un escenario adverso.

Segundo, a√ļn si no hay nada que hacer, si en tu trabajo han ignorado ol√≠mpicamente tu opini√≥n, no te desanimes. La investigaci√≥n cient√≠fica te aporta mucho, pero mucho m√°s que un resultado final. Como he intentado demostrar en esta serie, el largo periodo que empleas haciendo una tesis te ofrece un caudal de conocimientos y de t√©cnicas de formaci√≥n que son transferibles a otras actividades profesionales y de la vida diaria. S√© consciente de ellas y util√≠zalas para iniciar nuevos proyectos. ¬°Adelante!


Palabras por un mejor país

No hay mejor ant√≠doto para un contexto convulso que la palabra; la que traza, anima, se√Īala, sacude y convoca. Ha sido as√≠ a lo largo de la historia de la humanidad. Por tanto, volver a la que nos antecede es obligaci√≥n certera para no errar e intentar despojar del camino todo obst√°culo.

Sucede as√≠ al profundizar en los di√°logos sostenidos entre los d√≠as 16, 23 y 30 de junio de 1961. La Biblioteca Nacional Jos√© Mart√≠ fue el escenario. De un lado, hombres y mujeres de nuestra cultura: Alfredo Guevara, Roberto Fern√°ndez Retamar, Graziella Pogolotti, Lisandro Otero, Jos√© Lezama Lima, Virgilio Pi√Īera, Miguel Barnet, Pablo Armando Fern√°ndez; del otro, Fidel Castro, entonces primer ministro del Gobierno revolucionario y secretario del Partido Unido de la Revoluci√≥n Socialista de Cuba. Horas intensas de planificaci√≥n, fundici√≥n, pujanza y creaci√≥n del sost√©n de todo un pa√≠s en franco renacimiento.

Por ello, a 60 a√Īos de esas jornadas, se ha hablado mucho y se har√°, porque en Palabras a los intelectuales¬†se transciende el arte. En esas l√≠neas se dibuja el desarrollo de una naci√≥n con una voluntad transformadora.

Tomado de Trabajadores

‚ÄúY ustedes tienen la oportunidad de ser m√°s que espectadores: de ser actores de esa revoluci√≥n‚ÄĚ, expres√≥ el Comandante en Jefe en uno de los momentos de los en√©rgicos di√°logos.

Naci√≥ de esa forma un ejercicio cr√≠tico sin precedentes porque con humildad y franqueza se desnud√≥ p√ļblicamente un contexto con sombras y luces, como toda obra humana. De ah√≠ que cada palabra se ali√≥ a la confrontaci√≥n y contradicci√≥n como procesos vitales en b√ļsqueda constante de acercarse mucho m√°s a los otros y dejar atr√°s el tan da√Īino ‚Äúyo‚ÄĚ.

‚ÄúEn realidad, ¬Ņqu√© sabemos nosotros? En realidad, nosotros todos estamos aprendiendo. En realidad, nosotros todos tenemos mucho que aprender‚ÄĚ, acot√≥.

En esa convocatoria de unidad y pensamiento se habla de la creaci√≥n para las mayor√≠as, de la necesidad de revolucionar cuanto espacio exista como f√≥rmula exacta para desterrar el desconocimiento, la desigualdad en los p√ļblicos y posibles nuevos actores del venidero contexto que posteriormente se gestaron. ‚ÄúCreo que cuando al hombre se le pretende truncar la capacidad de pensar y razonar lo conviertes, de un ser humano, en un animal domesticado‚ÄĚ, tambi√©n dijo Fidel Castro en aquellos acalorados d√≠as en que esta isla a√ļn sent√≠a fresco el dolor de Playa Gir√≥n; se lloraba la partida de cada infante mediante la Operaci√≥n Peter Pan y eran sistem√°ticos los actos terroristas contra objetivos econ√≥micos y sociales.

En medio de tanta turbulencia fue necesario el diálogo con esos hombres y mujeres, en cuyas condiciones de vida y posibilidades de creación también se pensó, para moldear anhelos, limar asperezas, poner sobre la mesa las cartas de presentación mediante el respeto, consensuar los próximos pasos y sumar.

‚ÄúLa Revoluci√≥n no puede renunciar a que todos los hombres y mujeres honestos, sean o no escritores o artistas, marchen junto a ella. (‚Ķ) La Revoluci√≥n solo debe renunciar a aquellos que sean incorregiblemente reaccionarios‚Ķ‚ÄĚ

Se trata de un sugerente llamado a volver siempre a Palabras a los intelectuales, desde la visión crítica y contextualizada, como sucedió en aquellos días de junio de 1961, cuando se fundaron, abrazaron nuevas ideas y conceptos, así como se crearon los sedimentos de un mejor país.


Guerra culta: Pensamientos para la Cuba del presente y el futuro

PalaA prop√≥sito de la presentaci√≥n del libro Guerra culta. Reflexiones y desaf√≠os 60 a√Īos despu√©s de Palabras a los Intelectuales, de Ediciones ICAIC. (2 de julio de 2021 en la Cinemateca de Cuba).

Uno imagina aquellos encuentros de junio de 1961, las palabras de Fidel, sus gestos, el ambiente. En las semanas m√°s recientes hemos escuchado varias veces el tono de su voz gracias a la grabaci√≥n de aquella emblem√°tica intervenci√≥n del d√≠a 30. Uno imagina las reacciones de los dem√°s, ¬Ņqu√© pensar√≠an, qu√© sentir√≠an mientras escuchaban al l√≠der revolucionario, al mismo ser humano que hab√≠a cambiado el destino de Cuba y en diversas ocasiones demostr√≥ su capacidad para conquistar lo aparentemente imposible, para
convertir sue√Īos en realidades?¬†

En la Biblioteca Nacional, dialogaba el mismo hombre que había dirigido el asalto a los cuarteles Moncada en Santiago de Cuba y Carlos Manuel de Céspedes en Bayamo, la lucha en la Sierra Maestra, el triunfo del primero de enero de 1959, la victoria en Playa Girón. Ahí estaba el principal impulsor de la
Campa√Īa de¬† Alfabetizaci√≥n, el seguidor de las ideas de Jos√© Mart√≠, el amante de la cultura, el intelectual, que era tambi√©n abogado, militar, profundo humanista‚Ķ

En un contexto muy complejo se sentaba a conversar con los escritores y artistas. Escuchó, habló, proyectó, pero sobre todo contribuyó a la concreción de muchos anhelos relacionados con la cultura y más allá.

En sus palabras, en el tono, palpitaba la humildad y la sinceridad, su capacidad para convencer y unir a pesar de las diferencias. Aquella pieza oratoria y el espíritu de los tres intercambios, no solo sentaron las bases de un diálogo profundo entre las vanguardias política e intelectual, el cual llega hasta hoy, sino que también confirmaron la dimensión de Fidel como pensador y líder extraordinario también en el plano creador. No impuso criterios, ni ordenó, no fue grandilocuente ni pesimista. Fue un conciliador, un encantador con la
profundidad de sus argumentos, la honestidad y sencillez, siempre palpitando el amor a la Revoluci√≥n misma, eminentemente cultural. Todav√≠a parecen retumbar los aplausos, muestras del apoyo, construido durante las diferentes partes de la intervenci√≥n. ‚ÄúFueron las palabras de un creador en el arte de la pol√≠tica‚ÄĚ, como expresa Manolo P√©rez en el libro que presentamos hoy. Al escuchar a Fidel es inevitable pensar tambi√©n en Mart√≠, otro aglutinador que jam√°s traicion√≥ las esencias, fuente de ense√Īanzas y belleza que deber√°
acompa√Īarnos siempre.

A los j√≥venes nos sol√≠an llegar escenas o textos dispersos de aquellos d√≠as, por eso es tan favorable que durante el actual a√Īo, como parte de las acciones por el aniversario 60, podamos beber de proyectos editoriales e intercambios sobre lo sucedido y su transcendencia como nunca antes. El libro Guerra culta. Reflexiones y desaf√≠os sesenta a√Īos despu√©s de Palabras a los intelectuales, es una de esas obras que seguramente ser√° imprescindible como parte de un mapa m√°s abarcador y exacto sobre esos acontecimientos y Palabras, pero especialmente sobre su dimensi√≥n en constante crecimiento hasta el punto, que todav√≠a hoy, seis d√©cadas despu√©s, contin√ļa siendo plataforma fundamental no solamente de la pol√≠tica cultural, sino del proyecto de pa√≠s, que amamos y deberemos seguir construyendo.

Presentar este libro tiene para mí un simbolismo especial. La mística de aquellas jornadas y particularmente de la intervención de Fidel es cada vez más fuerte. Uno la siente gravitar, circula por las mareas de nuestras venas, en el afán de ser siempre consecuentes con sus esencias. Hacerlo en la sede de la Cinemateca de Cuba, lugar donde vivió Alfredo Guevara, un profundo cultivador del diálogo y quien tanto hizo a favor de la belleza en nuestro país tiene para mí matices singulares.

Llega esta valiosa entrega de Ediciones ICAIC en momentos de complejidad para el alma cultural de la nación. Desde voces diversas nos propone sumergirnos otra vez en Palabras, pero desde visiones y análisis muy actuales, que incluyen autocríticas y propuestas desde el apego a la nación y su corazón más puro, que es también el de su pueblo.

Confluyen en estas p√°ginas grandes de la cultura nacional como Rafael Hern√°ndez, Ibrah√≠n Hidalgo, Israel Rojas, Magda Gonz√°lez Grau y los Maestros de Juventudes Graziella Pogolotti, Nancy Morej√≥n y Manuel (Manolo) P√©rez, junto a los j√≥venes Karima Oliva, Fabio Fern√°ndez, Jos√© Ernesto Nov√°ez, Fernando Luis Rojas y este servidor (Yasel Toledo Garnache), quienes forman una interesante plataforma de pensamiento, con an√©cdotas, profundidad anal√≠tica, dignidad y pasi√≥n para mirar la tempestad sin miedo ‚Äďcomo nos dice Israel‚Äď, pero sobre todo con la voluntad de vencerla desde el decoro y la inteligencia, la poes√≠a m√°s all√° de las palabras.

Aquí están las opiniones de profesores, historiadores, un cantante, una sicóloga, escritores, cineastas, y periodistas; todos participantes activos en las dinámicas actuales, incluidos algunos con un recorrido largo en el entramado intelectual y artístico del país.

Cada artículo tiene también sus estilos. A veces, uno siente la sensación de estar en una clase, oír a un contemporáneo o conversar con un amigo grande, que nos cuenta algunas de sus vivencias en la sala de su casa.

Las palabras forman imágenes, puentes, fuentes de conocimientos a veces desde lo coloquial o un rigor más académico, desde un tono pausado u otro con más impulso, como torrente de ideas e ímpetu. En ocasiones, uno tiene el impulso de responder o preguntar sobre lo leído. Ese es otro de los encantos de esta obra: su capacidad para decir y provocar el pensamiento.

Como se explica en la parte inicial, este libro dialoga con otros dos, publicados también por ese sello editorial: La historia en un sobre amarillo. El cine en Cuba (1959-1964), de Iván Giroud, y Aquel verano del 61. Primer encuentro de Fidel con los intelectuales cubanos, de Senel Paz, que junto a propuestas recientes de otras editoriales conforman una fuente de análisis más rica sobre los sucesos de junio de 1961, el panorama cultural cubano y sus desafíos.

En su pr√≥logo, Graziella Pogolotti nos recuerda que ‚Äúlas conmemoraciones no pueden reducirse a un mero rescate arqueol√≥gico. Conducen a replantear la dial√©ctica fecundante entre el hoy y el ayer, a establecer las coordenadas necesarias para acceder a un aprendizaje indispensable, para encaminar las respuestas requeridas a las interrogantes de la contemporaneidad‚ÄĚ. Nos alerta que ‚Äúla clave de todo, para juntar voluntades y crecer ante los enormes desaf√≠os, se encuentra en el cultivo del arte delicad√≠simo de seguir edificando consenso. Porque, hijos de la historia, somos tambi√©n sus hacedores‚ÄĚ.

Rafael Hern√°ndez en el primer art√≠culo, Las palabras y las cosas. Consenso, disenso y cultura en la transici√≥n socialista temprana (1959-1965), hace un exhaustivo an√°lisis del contexto y particularidades como la producci√≥n y distribuci√≥n del cine y el mundo editorial. Argumenta que aquellos encuentros en la Biblioteca Nacional no significaron el kil√≥metro cero de la pol√≠tica cultural de la Revoluci√≥n, pues ya se hab√≠a hecho bastante a lo largo de los copiosos a√Īos 1959 y 1960. Recorre otros momentos de la historia cultural en torno a interrogantes como ‚Äú¬Ņqu√© cultura pol√≠tica caracterizaba a la sociedad cubana y al liderazgo revolucionario; cu√°les eran las ideas de entonces acerca del comunismo y el socialismo; qu√© visiones ten√≠an los cubanos sobre los socialismos realmente existentes en otros pa√≠ses y sus problemas; qu√© diferencias hab√≠a al respecto entre los principales dirigentes de esta Revoluci√≥n en los primeros a√Īos?

Manuel P√©rez ‚Äďy pido permiso para llamarlo Manolo, como le decimos desde el cari√Īo incluso quienes no hemos tenido la suerte de compartir frecuentemente con √©l‚Äď a trav√©s de vivencias personales, Manolo, Premio Nacional de Cine, nos habla como una especie de hermano grande sobre tres momentos que considera trascendentes de la cultura cubana: El primero relacionado con los acontecimientos desatados en mayo-junio de 1961 que condujeron a los encuentros en la Biblioteca Nacional, el segundo fue el Primer Congreso de
Educaci√≥n y Cultura en 1971, y el tercero estuvo relacionado con un acuerdo del Comit√© Ejecutivo del Consejo de Ministros en 1991, por el cual se creaba una Comisi√≥n Estatal encargada de elaborar propuestas de perfeccionamiento para estudiar ¬ęla uni√≥n de los Estudios F√≠lmicos de las FAR, los Estudios Cinematogr√°ficos de la Televisi√≥n y los del Ministerio de Cultura (ICAIC)¬Ľ. Por supuesto que hubo pol√©mica, mensajes y cartas, incluida una a Fidel, quien respondi√≥ inmediatamente. En su texto est√° el esp√≠ritu de diferentes etapas, la subjetividad, el sentido de pertenencia, la capacidad para subordinar las discrepancias a un proyecto cultural mayor, el debate y el consenso, que necesita la construcci√≥n permanente.

El profesor de la Universidad de La Habana Fabio Fern√°ndez Batista, a quien tambi√©n hemos visto intercambiar con estimulante pasi√≥n en encuentros con otros j√≥venes, nos brinda un sugestivo an√°lisis de los hilos que conectan aquellos sucesos con el presente y el porvenir. En Texto, contexto y futuro alerta que los usos de Palabras‚Ķ son tan importantes como la intervenci√≥n en s√≠, por eso en medio de los desaf√≠os actuales, ‚Äúmerece recalcarse que el terreno de la cultura no ha de escapar de la imprescindible revisi√≥n que permitir√° actualizar concepciones y pr√°cticas a fin de atemperarlas a los tiempos que corren. Hay en sus p√°ginas √≠mpetu y argumentos, conciencia cr√≠tica y confianza, seguro de que las viejas formas de hacer, ancladas a concepciones ya superadas, no son el camino. Repetir c√≥digos en su d√≠a exitosos, no garantiza el triunfo hoy (…) Si no se prev√© y no se es proactivo desde la instituci√≥n, se estar√° siempre en desventaja para dar la batalla‚ÄĚ, una opini√≥n a tener siempre en cuenta, unida a otros factores como la formaci√≥n y la capacidad de las organizaciones de creadores de ser vanguardias reales, siempre activas y desafiantes desde la fidelidad total a sus principios.

La sicóloga Karima Oliva, una de las voces jóvenes que ha llegado recientemente al entramado cultural cubano, mezcla sus experiencias de vida, trabajo y estudio en países latinoamericanos con consideraciones y análisis que nunca se alejan de los contextos globales. Uno lee sus párrafos y también la imagina hablando con su voz pausada y los gestos, con el tono agradable y también seguro de quien se declara marxista desde el primer párrafo.

En su artículo Sociedad cubana: pensamiento social y guerra cultural nos invita a no abandonar la esperanza de seguir avanzando en la construcción de una alternativa de sociedad socialista y soberana, más justa, más inclusiva, más equitativa y democrática. Recuerda a Martí, su visión de la prensa y dimensión de ética en un momento en que existe una fuerte disputa mediática, especialmente en el mundo hipermedial, convertido a veces en selva.

Para Nacy Morej√≥n, poeta profunda, el Cine de barrio ‚Äďt√≠tulo de su trabajo‚Äď, es fuente de recuerdos y seguramente tambi√©n de versos. A veces con sutileza y en otras de manera directa, ella nos recuerda que las industrias culturales, medios de comunicaci√≥n, redes sociales y todo el conglomerado de producci√≥n de contenido cultural al servicio del capital en el mundo contempor√°neo trabajan incansablemente para presentar el status quo capitalista como lo normal, como el √ļnico posible.

Nos alerta que la hegemonía no es ganada de una vez y para siempre, el proceso político cubano se enfrenta, en el momento actual, a un escenario de reconfiguración y disputa de su hegemonía. Reconfiguración porque los tiempos son otros y las formas de construir consenso deben evolucionar, al igual que las instituciones que lo sustentan y avalan en buena medida.

Va al Che, a su proyecto guevariano de ir formando nuevas conciencias, y la necesidad de apelar a la tradici√≥n marxista con un enfoque creativo constante. ‚ÄúDebemos evitar a toda costa que los √°rboles de la crisis econ√≥mica nos impidan ver el bosque del socialismo. No podemos descuidar el esfuerzo constante por la formaci√≥n cultural del pueblo. La educaci√≥n es m√°s que ense√Īar a leer y escribir (‚Ķ) Hoy m√°s que nunca la defensa de la hegemon√≠a socialista en Cuba es tambi√©n la defensa de una alternativa al injusto orden
neoliberal. Dando la batalla por Cuba, la estamos dando tambi√©n por el futuro‚ÄĚ, dice la Premio Nacional de Poes√≠a.

El joven escritor e investigador José Ernesto Nováez profundiza en términos como Hegemonía y contrahegemonía, atemperados a las particularidades de la Cuba contemporánea. Bebe de fuentes, como Antonio Gramsci y Karl Marx, sin desprenderse del papel central del arte y otras formas culturales en cualquier proceso de disputa ideológica. Resalta que la hegemonía simbólica de la Revolución cubana tuvo y tiene en esta relación con el sector artístico y cultural uno de sus pilares fundamentales.

En La novela contra Cuba y su alma rebelde analizamos algunos de los sucesos recientes en el cuerpo cultural de la naci√≥n, la vigencia de Palabras y lo indispensable de seguir fieles a su esp√≠ritu para navegar y vencer con √©xito los retos del presente, en un mar siempre tempestuoso que abarca la guerra de s√≠mbolos, las campa√Īas medi√°ticas y fake news, junto estrategias de diversos tipos, tanto en plataformas digitales como en espacios f√≠sicos.

A trav√©s de an√©cdotas personales y su claridad reflexiva, la fil√≥loga, profesora y realizadora de obras audiovisuales Magda Gonz√°lez Grau se adentra en fen√≥menos como creaci√≥n, libertad, censura, autocensura y otras pr√°cticas, que incluyen el oportunismo o lo que ella llama ‚Äújugar a hacerse famoso con el apoyo de la censura‚ÄĚ, en un af√°n de lograr celebridad a partir de la prohibici√≥n. En su art√≠culo Ser creador, ser joven habla tambi√©n de la pertinencia de los Grupos de Creaci√≥n como herramientas √ļtiles para tomar decisiones y construir consensos.

Con el t√≠tulo Resistencia luminosa y su habitual buena fe, siempre enriquecida con an√°lisis cr√≠ticos, llega el popular cantautor Israel Rojas a estas p√°ginas. Ah√≠ palpita su pasi√≥n, preocupaciones y certezas, el amor a Cuba y el af√°n de ser √ļtil. Nos cuenta que en el momento de aquellos encuentros de 1961 su padre era apenas un guajirito de 11 a√Īos en el municipio guantanamero de Yateras, que ya sent√≠a la √©pica de la Revoluci√≥n.

Israel asegura ser resultado de aquellas ideas y sobre todo de la voluntad creadora de quienes salieron de los encuentros en la Biblioteca Nacional con la convicción de que no bastaba con una guía doctrinal, con un discurso de Fidel. Era necesario salir a implementarlas y concretarlas.

Alerta sobre esencias culturales y la utilidad del diálogo real, sobre la importancia de la comunicación y de tener en las responsabilidades de dirección a personas con sensibilidad artística. Israel defiende la belleza más allá de lo estético, del arte y la literatura.

Tomado de Cubadebate

Con desenfado y profundidad el joven Fernando Luis Rojas analiza la Cuba m√°s actual, en la que confluyen sucesos y particularidades del sector cultural, con otros de la sociedad toda. En su texto Apresurado inventario desentra√Īa deficiencias en el funcionamiento institucional y la necesidad de una visi√≥n y estrategia integral en el nuevo contexto, en el cual existe un acumulado de problemas y otros desaf√≠os m√°s recientes.

Hace una exposición problematizadora, que siempre incluye argumentos sólidos, desde los conflictos y la claridad de las esencias y la trayectoria histórica.

El ensayo Guerra culta y enfrentamiento de ideas en el pensamiento de Jos√© Mart√≠, de Ibrahim Hidalgo, cierra este libro, con un esp√≠ritu martiano que tuvo muy vivo en Fidel y que deber√° seguir eternamente en el coraz√≥n mismo de Cuba. Nos recuerda que el Ap√≥stol siempre consider√≥ a la cultura inseparable de la pol√≠tica, ‚Äúno la reduc√≠a a las manifestaciones art√≠sticas y literarias, pues su concepci√≥n era integradora‚ÄĚ.

Va una y otra vez al Manifiesto de Montecristi, firmado por Mart√≠ y G√≥mez, donde se expresa, por ejemplo, que ha de ordenarse ¬ęla revoluci√≥n del decoro, el sacrificio y la cultura¬Ľ. Y m√°s adelante se asegura que ‚Äú‚Ķ Un pueblo americano como Cuba, con car√°cter y elementos de vida propios, capaz de gobernarse por la cultura y laboriosidad de sus hijos [‚Ķ] no puede continuar en la servidumbre innecesaria de un pueblo lejano como el espa√Īol, de esp√≠ritu diverso¬Ľ. El H√©roe Nacional detest√≥ siempre la anexi√≥n de cualquier tipo.

Tomado de Trabajadores

Hidalgo recorre otras partes del ideario de Martí en profundo vínculo con el presente del país, lo cual resulta muy favorable teniendo en cuenta que aquel hombre de honda vocación antimperialista es hoy un símbolo en disputa, que trata de ser enarbolado incluso por los anexionistas.

El trabajo constituye un final atinado para este manantial de pensamiento, que ojalá llegue a las manos de muchos lectores, pero especialmente a sus mentes, a sus almas, que forman también la de la nación.

Ojal√° nos ayude para tener una visi√≥n cada vez m√°s amplia y exacta de los fen√≥menos m√°s all√° de la cultura, para seguir siendo consecuentes con el esp√≠ritu de aquellos encuentros, pero sobre todo con la capacidad de convertir sue√Īos en realidades y mantener la √©pica de un proyecto social, que es tambi√©n s√≠mbolo internacional de dignidad.

Guerra culta motiva el pensamiento sobre el pasado y el presente, brinda visiones m√ļltiples sobre hechos alejados en el tiempo o recientes y reafirma la necesidad de seguir construyendo una Cuba siempre mejor, que tiene como alma fundamental a la cultura.

Lo leo por segunda vez, y me recuesto del espaldar de la silla. Desde el televisor sale otra vez la voz de Fidel: ‚ÄúLuchar por todo lo que nos une, dentro y fuera; por todo lo que nos une‚ÄĚ, una expresi√≥n que no fue en la Biblioteca Nacional, pero la siento muy cerca.

Gracias a la Presidencia del ICAIC, a su editorial, a Merci, a Carla Mu√Īoz y a todo el equipo que hizo posible esta entrega. Nuestro abrazo sincero.


M√°s all√° del arte y la cultura (+ Video)

Con agrado recibimos recientemente el libro Palabras a los intelectuales, compilación realizada por la Casa Editora Abril que llega por primera vez en formato e-book, y también vuelve a la vida de papel por cuarta ocasión.

Disponible en el sitio digital Cubaliteraria, palpita en un momento especial por cumplirse este mes de junio 60 a√Īos de aquellos tres encuentros de Fidel Castro con creadores en la Biblioteca Nacional, cuya intervenci√≥n final es considerada plataforma fundamental de la pol√≠tica cultural cubana.

La obra incluye la transcripción de las palabras del líder histórico de la Revolución, las intervenciones realizadas por Graziella Pogolotti y Armando Hart con motivo del aniversario 30 de aquellos acontecimientos, y las consideraciones del poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, cuatro décadas después.

Esos textos brindan conocimientos, argumentos y visiones que motivan el pensamiento, como una especie de catalejo muy √ļtil en esta actualidad de retos que se redimensionan.

En 77 páginas, la Editora Abril nos propone un viaje a través de las letras y voces diversas, que estuvieron presentes aquellos días. Aquí podemos encontrar el discurso de Fidel, junto a las anécdotas y opiniones de referentes de la cultura cubana, lo cual conforma un mapa más rico y exacto sobre los sucesos, para comprender mejor sus dimensiones.

Los textos de Pogolotti, Hart y Retamar son especies de miradas en retrospectiva, dotadas también de las particularidades de
diferentes circunstancias, lo cual les confiere matices especiales. En ellos se percibe cómo Palabras a los intelectuales ha ido creciendo más allá de las ideas, como fuente viva que debe ser actualizada de manera permanente con apego a su alma más pura y a su espíritu general, en un entorno cambiante, que ahora, por ejemplo, tiene las influencias del mundo digital, a veces convertido en selva.

Con experiencia como protagonistas indiscutibles en el panorama cultural de Cuba, ellos ponen ejemplos de lo realizado despu√©s de esos encuentros. Recordemos que, por ejemplo,¬†Armando Hart¬†fue Ministro de Educaci√≥n y Cultura, uno de los responsables fundamentales de concretar muchos sue√Īos. Retamar tambi√©n anhel√≥ e hizo desde la presidencia de Casa de las Am√©ricas y otras funciones. Graziella todav√≠a batalla a favor de la belleza desde la presidencia de la Fundaci√≥n Alejo Carpentier.

 

Con edici√≥n de Tiurka Prieto Hern√°ndez y dise√Īo de Carlos David Fuentes, esta es una obra valiosa, que merece ser le√≠da con detenimiento. Su lectura podr√≠a ser enriquecida por el discurso del Presidente de la Rep√ļblica y Primer Secretario del Comit√© Central del Partido Comunista de Cuba Miguel D√≠az-Canel en el 9no. Congreso de la Uneac.

Justamente el 30 de junio de 2019, cuando se cumpl√≠an 58 a√Īos de las consideraciones de Fidel, el actual mandatario tambi√©n habl√≥ desde la profundidad y el compromiso creativo. Al escucharlo, uno recordaba las palabras de 1961. Tambi√©n se escucharon aplausos, frases de apoyo y una expresi√≥n muy particular: ¬ę¬°Segunda parte!¬Ľ, ¬ę¬°Segunda parte!¬Ľ‚Ķ Creadores presentes lo comentaron luego en los pasillos del Palacio de Convenciones de La Habana: ¬ęEsta fue la continuidad de¬†Palabras a los intelectuales¬Ľ.

Indudablemente la entrega reciente de la Casa Editora Abril debe ser un libro de consulta no solamente para los creadores. Es un libro para la sociedad toda, por su capacidad para nutrir de argumentos y ampliar las visiones m√°s all√° de las complejidades del arte y la cultura.


La dictadura del algoritmo, sin tremendismos ni miedos (+ Videos y tuit)

Desde m√ļltiples voces, el documental¬†La dictadura del algoritmo, estrenado este viernes en el espacio de la Mesa Redonda, nos acerca al fen√≥meno de las redes sociales, su funcionamiento, din√°micas y efectos posibles.

Uno de sus aspectos favorables es el análisis más allá de tecnicismos, con mezcla de vivencias personales, argumentos y rigor profesional, autocrítica, emociones y un lenguaje fácil de comprender para las mayorías.

Durante 52 minutos, el audiovisual, del realizador¬†Javier G√≥mez S√°nchez, nos adentra en particularidades del mundo digital y especialmente de Facebook, escenario de confrontaci√≥n ideol√≥gica y una competencia ‚Äďconsciente o no- por posicionar contenidos, m√°s all√° de la distracci√≥n o ingenuidades de algunos. No hay tremendismos ni miedos en este material, sino conciencia de las singularidades de ese mundo virtual. En las palabras, en los gestos, en los tonos‚Ķ gravita tambi√©n la confianza en Cuba y su gente.

¬ŅC√≥mo funciona? ¬ŅQu√© contenidos pueden llegar m√°s lejos? ¬ŅQu√© se esconde detr√°s de ‚Äúun like‚ÄĚ o¬† ‚Äúun me encanta‚ÄĚ, ¬Ņpor qu√© te aparecen sugerencias de p√°ginas que nunca antes hab√≠as visto?‚Äú¬Ņc√≥mo son usados los algoritmos y para qu√©?‚Ķ constituyen algunas de las interrogantes con respuestas en este documental, que pretende motivar el pensamiento en torno a la ‚Äúrealidad digital‚ÄĚ y sus implicaciones.

Con una realización adecuada, esta propuesta resalta por su contenido y por como se complementan sus entrevistados, todos actores importantes en las redes sociales, y algunos con peso significativo también en la sociedad cubana por el valor de su obra en el arte y otros ámbitos, incluidos artistas psicólogos, estudiantes universitarios, profesores…

Sus an√°lisis pueden ser √ļtiles tambi√©n para otras naciones de Am√©rica Latina, que suelen mantenerse en el centro de artima√Īas diversas. Verdaderamente, las plataformas digitales han contribuido al redimensionamiento de fen√≥menos, con larga vida, como la¬†guerra cultural. Cuando una naci√≥n conquistaba a otra trataba de imponer sus modos de vida, su religi√≥n‚Ķ Las fake news existen tambi√©n desde hace mucho. La misma Cuba ha sido blanco de estrategias diversas, con el empleo de agencias de prensa y otros medios internacionales.

Internet es ahora el escenario fundamental para los conquistadores del siglo XXI, que aprovechan sus posibilidades para socavar los cimientos de los pueblos, su cultura y procesos revolucionarios. Desde una computadora o un teléfono en las alturas o el subsuelo pueden llegar incluso a otros países y entrar a los hogares, a las pantallas más íntimas y a las mentes de las personas.

Indudablemente,¬†La dictadura del algoritmo¬†analiza un entramado complejo y apasionante, que seguir√° teniendo much√≠simos adeptos. Ojal√° contribuya a que las mayor√≠as estemos conscientes de la importancia de participar en estas plataformas, pero sabiendo sus beneficios y riesgos, como parte de una disputa tambi√©n simb√≥lica en la que se mezclan personajes de todo tipo. Ah√≠ palpitan tambi√©n una especie de revisi√≥n tergiversada de la historia, la construcci√≥n de ‚Äúl√≠deres‚ÄĚ y ‚Äúrealidades‚ÄĚ, en las que se intentan borrar esencias.

Como se refleja en el documental, en Internet la verdad es cada vez m√°s emocional, por eso se emplean tanto las simulaciones y se conjugan recursos para conectar con los p√ļblicos. Todo eso impone retos para profesionales de la comunicaci√≥n y la sociedad toda. En las redes debemos salir tambi√©n de las burbujas de confort y llegar a otras con nuestras ideas y verdades. La fortaleza de los principios y la formaci√≥n educacional y de valores son esenciales en todo momento. ¬†¬†¬†

Hay mucho de pol√≠tica e intereses econ√≥micos en estas redes, una especie de megaempresa, en la que quienes pagan mandan, incluso para llegar a p√ļblicos y sitios espec√≠ficos. Existen linchamientos, ataques sicol√≥gicos, intentos de asesinatos medi√°ticos, una violencia digital que muchas veces renuncia a la √©tica y el m√°s m√≠nimo decoro. Todo eso mostrado tambi√©n con elocuencia en el audiovisual.

La dictadura del algoritmo es solo un paso, pero falta mucho en un camino que nunca tendrá fin. Necesitamos más articulación y el aumento de una narrativa atractiva desde la izquierda. Los desafíos en el futuro crecerán. La fuerza e inteligencia de Cuba y su pueblo siempre deberán ser más fuertes que lo demás.


Volver a Palabras 60 a√Īos despu√©s (+ Videos)

(Tomado de Cubaliteraria)

Una voz joven dentro de la cultura cubana actual nos comenta sobre Palabras a los Intelectuales, se trata de Yasel Toledo Garnache, vicepresidente de la Asociación Hermanos Saíz.

El periodista, ensayista y narrador, en entrevista v√≠a online para Cubaliteraria, respondi√≥ varias preguntas relacionadas con la vigencia e importancia de Palabras‚Ķ, hecho trascendental en la historia de La Isla, que este a√Īo llega a su aniversario 60.

¬ŅQu√© importancia tuvo Palabras a los Intelectuales, 60 a√Īos atr√°s, tanto para los intelectuales cubanos, como para la naciente Revoluci√≥n?

Palabras a los Intelectuales sigue palpitando como una especie de ser vivo, que guía, alerta y también exige inteligencia y capacidad de readaptación, para jamás perder la vitalidad ni la belleza. Es mucho más que un texto o una intervención.

A veces me gusta imaginar cu√°les fueron los tonos en la voz de Fidel, sus gestos, la mirada‚Ķ, ¬Ņqu√© pensaban las personas en el p√ļblico?, ¬Ņc√≥mo reaccionaban?‚Ķ Hubo aplausos, muestras del apoyo y la confianza construida durante varias partes del di√°logo.

Aquellos intercambios fueron fundamentales para el análisis del panorama cultural en un contexto muy complicado, pero su mayor transcendencia se debe sobre todo a lo realizado después. Si todo se hubiese quedado en ideas, promesas y aplausos, los resultados hubiesen sido nefastos.

Recordemos que en abril de ese mismo a√Īo (1961) ocurrieron bombardeos, la invasi√≥n mercenaria por Playa Gir√≥n, bandas financiadas por Estados Unidos asesinaban a campesinos y maestros en zonas del Escambray‚Ķ Gravitaba una amenaza constante sobre Cuba, el mismo pa√≠s que en medio de tanto declar√≥ el car√°cter socialista de la Revoluci√≥n, venci√≥ a los invasores, y adem√°s realizaba una Campa√Īa de Alfabetizaci√≥n a lo largo de todo el archipi√©lago.

A pesar de las complejidades Fidel, el mismo barbudo que lider√≥ la victoria en la Sierra Maestra, el joven de 34 a√Īos que conduc√≠a a la naci√≥n entre tantas tempestades, se sentaba a conversar con los m√°s sobresalientes creadores del pa√≠s. Eso demostraba el inter√©s en la cultura, la conciencia de su importancia como parte esencial del alma de la Revoluci√≥n. Lo ocurrido durante aquellos meses dice mucho tambi√©n de la capacidad para fundar y crear de este pueblo en las m√°s complicadas circunstancias.

Los encuentros y la intervenci√≥n de Fidel fueron esenciales para inaugurar el di√°logo directo, profundo y sincero entre los escritores y artistas y la m√°s alta direcci√≥n de la Revoluci√≥n. Result√≥ vital la confianza y las reflexiones sobre el papel de la cultura en la nueva sociedad, pero lo m√°s significativo fueron las acciones y los sue√Īos que se derivaron de aquel debate.

Debemos mencionar, por ejemplo, la creación de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y buena parte del sistema institucional de la Cultura, conformado precisamente para servir a los creadores e impulsar proyectos que contribuyan a un arte para todos.

Mucho de lo que hoy nos parece normal tuvieron un impulso esencial en aquellos encuentros y las consideraciones de Fidel.

Yasel Toledo Garnache

¬ŅQu√© vigencia cobra en este contexto, donde las principales batallas se libran en un contexto diferente al de hace seis d√©cadas?

Uno de los mayores encantos de Palabras a los Intelectuales es su capacidad para no envejecer. El líder histórico de la Revolución, pensador y creador indiscutible, no dio recetas ni esquemas. Palabras… es una plataforma de esencias, que siempre necesitará sensibilidad e inteligencia más allá del arte. Ahí late un proyecto de país, que tiene a la cultura como corazón esencial, elemento de resistencia, orgullo, espiritualidad y belleza.

Resulta indispensable tener ese espíritu en nuestras maneras de pensar y actuar, en el afán permanente de servir a la cultura y a la sociedad toda. Los desafíos cambian y hasta se redimensionan, más en un contexto de nuevas dinámicas, algunas de las cuales están relacionadas con el mundo digital, convertido a veces en selva.

Ser consecuentes en estos momentos con las ideas de Fidel es lograr el perfeccionamiento del sistema institucional de la cultura, dialogar cada vez más con los creadores, escucharlos siempre y aprovechar la inteligencia colectiva a favor de la nación y nuestro pueblo. Concretar más anhelos y seguir fundando.

El amor verdadero a la creación y a Cuba será siempre esencial, desde la crítica, las proposiciones y los hechos individuales y colectivos. Fidel tuvo otros muchos encuentros con creadores y artistas, que complementan y hasta actualizan sus criterios de 1961. Recordemos, por ejemplo, sus palabras en la fundación de la Uneac, en el intercambio con jóvenes creadores de la Asociación Hermanos Saíz en marzo de 1988, y en diversos congresos. El espíritu y las esencias de aquellas Palabras… de 1961 siempre serán esenciales para la cultura y Cuba como nación. Nunca deberán ser olvidadas ni meramente repetidas.

¬ŅC√≥mo propone a los m√°s j√≥venes acercarse a Palabras a los Intelectuales?

Lo mejor es siempre sumergirnos en todo el texto, sin extraer frases aisladas, cualquier análisis debe incluir también el contexto en que ocurrieron los intercambios, pero lo más importante es que nos ayude a ser mejores, a superarnos en todos los aspectos.

Recomendamos, además, leer intervenciones posteriores de Fidel relacionadas con la creación artística y la cultura en general. Nos alegra mucho que con motivo de este aniversario 60 nazcan nuevos proyectos editoriales que se acercan a los hechos desde las miradas de diversos creadores, incluidos algunos de quienes estuvieron presentes aquellos días en la Biblioteca Nacional.

Es muy pertinente acercarse tambi√©n al discurso del actual Presidente de la Rep√ļblica Miguel D√≠az-Canel en el IX Congreso de la Uneac, efectuado en junio del 2019, cuando despert√≥ tambi√©n aplausos y algunos de los presentes hasta se atrevieron a decir que fue la segunda parte de Palabras a los Intelectuales. En verdad, el mandatario analiz√≥ con precisi√≥n riesgos para Cuba como naci√≥n y retos culturales del momento, que debemos superar con las esencias expresadas por Fidel.

Quienes deseen tener una visión integradora de la cultura cubana en la Revolución, sus desafíos y proyecciones, necesariamente deben analizar los dos discursos, hijos de contextos diferentes dentro de un proyecto social. eminentemente humanista, inclusivo, artístico y revolucionario.