The Politician: otro divertimento de Ryan Murphy para hablar de cosas muy serias

Ryan Murphy ha creado una marca. Su nombre tiene un precio y Netflix lo ha determinado. Un contrato de exclusividad ‚ÄĒfirmado en 2018‚ÄĒ, con la compa√Ī√≠a de streaming por 300 millones de d√≥lares, ha atado a uno de los reyes Midas de la ficci√≥n norteamericana durante cinco a√Īos, en una de las jugadas maestras dentro de la industria del entretenimiento.

Posters de The Politician/ Tomado de internet
Posters de The Politician/ Tomado de internet

Como una estratagema pol√≠tica, muy al estilo de la primera serie que cre√≥ el cotizado artista para su nuevo empleador, esta transacci√≥n se inscribe dentro de la batalla por captar p√ļblicos y ganancias entre las cadenas generalistas (FOX, CBS, ABC o HBO) y las plataformas de pago (Disney+, Netflix, HBO o Amazon Prime Video).

De esta ambiciosa relaci√≥n ya se cuentan las series Hollywood, Ratched y los filmes The Boys in the Band y The Prom junto a una extensa lista de proyectos que generan gran expectativa entre sus cr√≠ticos y seguidores. No obstante, queda el m√©rito a The Politician de ser la primera apuesta del grupo creativo que lidera Murphy en su ‚Äúera netflixiana‚ÄĚ.

Payton Hobart, un adolescente millonario y privilegiado, con una crisis de identidad y delirios de grandeza, se arma de toda la maquinaria histórica y el discurso político norteamericano en su testaruda meta por convertirse en Presidente de los Estados Unidos de América. Su primer objetivo: presidir a los estudiantes de su elitista instituto, y ahí arranca la primera temporada.

Pasados los dramas de la highschool, la segunda temporada nos muestra a un Payton que juega las cartas de la brecha generacional para obtener un asiento en el senado de Nueva York enfrentándose, nada más y nada menos, que a la prestigiosa e inderrotable líder de la mayoría. 

Un divertimento para hablar de cosas muy serias. Una revisitación al entramado político estadounidense mediante el código de los seriales juveniles donde nada queda afuera: manipulación, fraude, fake news, sexo, escándalos, dinero, dobleces morales, corrupción, intentos de magnicidio y más, mucho más.

Póster de la segunda temporada de The Politician/ Tomado de internet
Póster de la segunda temporada de The Politician/ Tomado de internet

 

En busca de lo aut√©ntico, los personajes se debaten entre las exigencias que impone el contempor√°neo vicio de validar nuestro √©xito con el aplauso o los likes de los otros y el desaf√≠o de encontrarse a s√≠ mismos en un mundo que regurgita las m√°scaras que no han acompa√Īado por siglos. Una suerte de paralelismo con la b√ļsqueda que siempre ha emprendido Ryan Murphy, la de encontrar la verdadera esenciade las cosas, recre√°ndose en lo caricaturesco y la parodia.¬†

Ryan Murphy es uno de los guionistas y productores m√°s codiciados en el la industria del entretenimiento/ Tomado de internet
Ryan Murphy es uno de los guionistas y productores m√°s codiciados en el la industria del entretenimiento/ Tomado de internet

Aqu√≠ se analiza no solo a la clase pol√≠tica, sino que en una especie deejercicio de √≠ndole sociol√≥gico los guionistas apuestan por escudri√Īar en las motivaciones y capacidad de reacci√≥n de los votantes frente a un √°mbito de representaci√≥n pol√≠tica que no fomenta la capacidad cr√≠tica del electorado o de la gente, de modo general.¬†

A trav√©s de la aparente ligereza del argumento y de los di√°logos, vamos transitando por un mundo de ficci√≥n que engarza con las tramas de decenas de pel√≠culas y series con tem√°tica similar, y lo que es a√ļn m√°s inquietante, con la realidad que se proyecta en las noticias de la TV, la radio o Internet. Quiz√°s lo m√°s desconcertante sea percatarnos que el absurdo no lo es tanto y se convierte en norma, en abrumadora certeza.¬†

En un arriesgado rejuego entre la frivolidad y un discurso social con no pocas implicaciones, esta s√°tira se va transformando en una exposici√≥n cr√≠tica ‚ÄĒpara algunos velada, para otros mordaz‚ÄĒ, sobre el ambiente social y pol√≠tico de los EE.UU. en los √ļltimos a√Īos. Ser√° inevitable no reconocer el paralelismo que se establece entre las campa√Īas que emprende el protagonista con los resortes de las lides pol√≠ticas en Estados Unidos, o la representaci√≥n que tenemos de ello.

The Politician es una exposici√≥n cr√≠tica sobre el ambiente social y pol√≠tico de los EE.UU. en los √ļltimos a√Īos/ Tomado de internet
The Politician es una exposici√≥n cr√≠tica sobre el ambiente social y pol√≠tico de los EE.UU. en los √ļltimos a√Īos/ Tomado de internet

Primero las elecciones de un instituto y luego las de un distrito neoyorquino, contadas en un entorno distendido y sat√≠rico, funcionan por varios cap√≠tulos pero por momentos se torna irregular un relato que quiere decir muchas cosas en una apoteosis de gags y referencias que pueden ‚Äúdesconectar‚ÄĚ al seguidor menos fiel o a quienes aspiran a ver algo cercano a House of Cards o El ala oeste de la Casa Blanca.

The Politician aspira a ubicarnos en un punto intermedio entre el exc√©ntrico Murphy de Glee y American Horror Story y el m√°s ‚Äúserio‚ÄĚ realizador (como le exig√≠a la cr√≠tica especializada) de American Crime Story o Feud. Sin embargo, nos devuelve una y otra vez a la cosmogon√≠a de Glee. Vuelven las constantes referencias culturales, el reflejo de las otredades, la m√ļsica, la denuncia social, las ambig√ľedades morales y sexuales, la b√ļsqueda y defensa la identidad, el miedo y sus extensiones, entre otros temas y est√©ticas recurrentes del autor.

Y en esa est√©tica que regresa tambi√©n veremos una cuidada puesta en escena, profusi√≥n de colores, vestuario y maquillajes exquisitos, primeros planos, grandes angulares que ampl√≠an la profundidad de campo, excelente iluminaci√≥n, as√≠ como otras firmas de Murphy, Brad Falchuck e Ian Brennan, como la presencia de mujeres complejas y empoderadas; el ‚Äúrescate‚ÄĚ de ic√≥nicas actrices (aqu√≠ veremos a Jessica Langey Bette Midler) o una tejida banda sonora.¬†

Un punto aparte para el reparto de la serie (ya está demostrada la eficacia de Murphy en la dirección de actores) donde coinciden consagrados y noveles como Gwyneth Paltrow, Judith Light, Bob Balaban, Zoey Deutch, Lucy Boyntony David Corenswet. Aconsejo no perder de vista la carrera del joven Ben Platt, si no se malogra en el camino puede llegar a ser uno de los actores más completos del futuro, algo quede seguro vieron los creadores más allá de su ascendente carrera en Broadway.

Para los fanáticos de este tándem creativo, su equipo creativo, no creo que sea esta una obra rotunda, pero si lo que Netflix quería con su millonario contrato de exclusividad era una serie con la marca artística y las obsesiones intelectuales de Ryan Murphy, aquí la tiene.

En el reparto de la serie donde coinciden consagrados y noveles actores y actrices/ Tomado de internet
En el reparto de la serie donde coinciden consagrados y noveles actores y actrices/ Tomado de internet

 

Ficha:

Creadores: Ryan Murphy, Brad Falchuk e IanBrennan

Dirección: Brad Falchuk, Tamra Davis y otros

Reparto: Ben Platt, Judith Light, Bette Midler, Zoey Deutch, Lucy Boynton, Laura Dreyfuss, Jessica Lange y otros.

Género: Melodrama, comedia

País: EstadosUnidos

Plataforma: Netflix

No. de temporadas: 2

Capítulos: 15 episodios

Duración: De 28 a 62 min.

Estreno: 27 de septiembre de 2019


Identidad visual del Almacén (+Videos)

David Gonz√°lez P√©rez se confiesa seguidor de El Almac√©n de la Imagen. ‚ÄúY de otros proyectos y eventos organizados por la AHS‚ÄĚ, agrega r√°pidamente. Dos veces, el dise√Īador de 39 a√Īos de edad, ha tenido la oportunidad de trabajar junto al equipo organizador de esta muestra audiovisual internacional.

Otras narrativas para el audiovisual cubano

‚ÄúPrimero hice el identificador del evento. Fue en 2008 bajo los c√°nones de contemporaneidad, juventud, dinamismo… para el tema del audiovisual y el mundo cinematogr√°fico; as√≠ como los c√≥digos de la gr√°fica cubana y la cartel√≠stica underground, pero usando t√©cnicas digitales‚ÄĚ, recuerda.

‚ÄúCon el tiempo se convertir√≠a en una sorpresa para m√≠: doce a√Īos despu√©s el identificador tiene actualidad y los j√≥venes se reconocen en √©l‚ÄĚ, admite. ‚ÄúGeneralmente, no solo evolucionan las marcas y sus perfiles de comunicaci√≥n, sino tambi√©n las personas, es decir, los p√ļblicos. Por eso, es genial que todav√≠a funcione‚ÄĚ, dice.

David González retomó su creación original y la amplió con el conjunto armónico que por estos días se percibe en redes sociales, canales televisivos y otros espacios informativos y de entretenimiento, para promover la muestra.

‚ÄúLos organizadores deseaban un cambio de imagen, a prop√≥sito del aniversario 30 del Almac√©n, y bajo los criterios de la din√°mica de las nuevas tecnolog√≠as y la comunicaci√≥n visual contempor√°nea. Una vez m√°s termin√© colaborando con el Almac√©n, dise√Īando los carteles y la identidad de esta edici√≥n‚ÄĚ, explica.

‚ÄúBusqu√© un punto medio entre la ilustraci√≥n y todo el quehacer digital contempor√°neo. Quise enfocarme en la ilustraci√≥n, sobre todo de los carteles de cine de Eduardo Mu√Īoz Bachs y Alfredo Rostgaard de los a√Īos ¬ī60 y ¬ī70‚ÄĚ, relata.

‚ÄúEl objetivo es rendir homenaje no solo a aquellos artistas, sino tambi√©n a los contempor√°neos, y entre ellos a los camag√ľeyanos. Camag√ľey es cuna de artistas de primer nivel‚ÄĚ, enfatiz√≥.

Tambi√©n para David, graduado de Dise√Īo Informacional por el Instituto Superior de Dise√Īo (ISDI), las redes sociales digitales son un espacio id√≥neo para la promoci√≥n de su obra. En Instagram, por ejemplo, se le puede seguir por el perfil david.gonzalezperez.393.

‚ÄúEl dise√Īo y la comunicaci√≥n audiovisual, como parte de las artes visuales, podr√≠an considerarse un mismo ente ‚ÄĒambos somos artistas y comunicadores‚ÄĒ, pero con objetivos diferentes‚ÄĚ, reflexiona.

Y acota: ‚Äúpor ejemplo, la formaci√≥n del dise√Īador gr√°fico comprende las artes visuales en su magnitud. Lo que cambia es que nosotros, los dise√Īadores, como comunicadores visuales somos un puente entre una entidad o una persona que quiere comunicar algo y un p√ļblico‚ÄĚ.

‚ÄúPor eso, el dise√Īador apaga su subjetividad, mientras que en el caso de otros artistas lo que comunican es su yo interior. Sin embargo, usamos las mismas t√©cnicas de representaci√≥n as√≠ como las tecnolog√≠as‚ÄĚ, concluye su breve reflexi√≥n motivada por las inquisiciones del entrevistador.

Indudablemente, la muestra audiovisual internacional El Almac√©n de la Imagen ya est√° aqu√≠, con una imagen enriquecida, otra vez, por el creativo camag√ľeyano David Gonz√°lez P√©rez.


Con ojos de cinéfilo #7

El p√°jaro pintado

Filmes como El p√°jaro pintado (Vaclav Marhoul, 2019) no dejan imp√°vido a nadie. Para bien o para mal, no importa: lo que vale es el p√°jaro est√° all√≠, en el aire, a punto de caer al suelo (vieja costumbre en aldeas europeas: pintar de blanco las alas de un p√°jaro al que su bandada terminar√° picoteando hasta causarle la muerte, al confundirlo con un intruso por su nuevo color). Luego de su estreno en la Mostra de Venecia, m√°s de un cr√≠tico la alab√≥, no sin a√Īadir que era preferible no volver a verla (y pensemos que los cr√≠ticos de Venecia son gente bien seria). Algunos que otros espectadores se desmayaron o se fueron del cine a media proyecci√≥n. ¬ŅLa causa? El realismo crud√≠simo de las im√°genes y el tortuoso aquelarre de perversi√≥n y sadismo que se nos desgrana delante en las casi tres horas del filme, mientras somos part√≠cipes de una inmersi√≥n a las oscuras profundidades del alma humana.

Todo esto exacerbado porque el personaje principal es apenas un ni√Īo jud√≠o que, en los a√Īos de la Segunda Guerra Mundial, deambula de aldea campesina en villorrio, en una Polonia casi feudal, supersticiosa y oscura, a merced de campesinos ignorantes que ven en √©l una personificaci√≥n del mal, una forma del demonio (recordemos que entre los estigmas que cargaban los jud√≠os estaba el de haber vendido a Cristo y posibilitado su ejecuci√≥n en la cruz). Pese a que todo indique lo contrario, Marhoul, su director, insiste en que esta es ‚Äúuna historia de amor y humanidad‚ÄĚ, basada en la novela hom√≥nima (1965) del polaco Jerzy Kosinski, quien teji√≥ un mito alrededor de la veracidad de los crueles relatos al hacer creer por mucho tiempo que se basaban en sus propias experiencias en los a√Īos del conflicto.

«Este drama sobre el Holocausto visto desde los ojos de un ni√Īo es tan brutal que hasta los gestos m√°s tenues de humanidad (…) parecen ser poco menos que milagros.»/ Guy Lodge: Variety

Filmada en blanco y negro y en 35 mil√≠metros, con direcci√≥n de fotograf√≠a de Vladimir Smutny, El p√°jaro pintado apenas da un respiro al espectador expuesto a este v√≠a crucis de dolor, miedo y humillaci√≥n f√≠sica y moral que vive el peque√Īo despu√©s que la anciana t√≠a, a cuyo cuidado hab√≠a quedado, fallece de repente, se incendia la casa y queda a la merced de los dem√°s, con todo lo que ello implica en una Polonia rural, cat√≥lica y con much√≠simos miedos. Golpes, vejaciones, trabajo forzado, hambre, abusos sexuales tanto por hombres como por mujeres, se suceden interminablemente (e insistentemente) en un filme que est√° dividido por una especie de cap√≠tulos con el nombre de las personas que conoce en ese peregrinar, mientras los alemanes invaden Polonia y tiempo despu√©s, los sovi√©ticos llegan a la regi√≥n.

Si mucho es lo que vive el peque√Īo en su propia piel (desde ser colgado del techo con un perro debajo esperando a que estire las piernas para morderlo; ser arrojado a un foso con excrementos; ser violado m√°s de una vez; amarrado y conducido, como trofeo de guerra, a los nazis, quienes casi lo asesinan), que lo va curtiendo, trasformando en una especie de superviviente ‚Äďcomo lo es, recordamos, el personaje de Jaime Graham, el ni√Īo que interpreta Christian Bale en El imperio del sol, de Steven Spielberg, 1987‚Äď, mucha es tambi√©n la violencia que este observa a su alrededor, entre las escenas m√°s crueles de El p√°jaro pintado: Udo Kier sacando los dos ojos con una cuchara a un joven que cree, mira a su esposa con alevos√≠a, con la consiguiente paliza a ella y los gatos mordiendo los ojos en el suelo; las col√©ricas mujeres de una aldea asesinando salvajemente a una joven prostituta que inicia en el sexo a sus hijos; la escena de los jud√≠os escapando del tren que los conduc√≠a, seguramente, al campo de concentraci√≥n, mientras los soldados los cazan como animales en la llanura y rematan en el suelo, incluso a una joven con un beb√© entre los brazos; o la invasi√≥n de las tropas cosacas a una aldea y el asesinato expl√≠cito y bien gr√°fico a sus habitantes, sin distinciones de ning√ļn tipo (que nos hacen pensar que estamos en la Edad Media, y no casi en la mitad del siglo XX). Y como esto, la violencia pulula en cada minuto (a veces nos es sugerida, como cuando los ratones devoran hasta matar al violador).

«Un pu√Īetazo emocional de tres horas directo al est√≥mago (…) Hay algunos momentos monocromos grabados en el p√°ramo de una Europa devastada que recuerdan a obras maestras sovi√©ticas de terror como ‘Andrei Rublev’ de Tarkovsky/ Deborah Young: The Hollywood Reporter

Lo que m√°s molesta, aseguran muchos, es que no hay descanso (apenas fragmentos de comprensi√≥n y cari√Īo, como sucede con el personaje del cura interpretado por el veterano Harvey Keitel, o con el soldado alem√°n en la piel de otro de las viejas lides, el sueco Stellan Skarsg√•rd) en este viaje, esta especie de odisea donde lo peor del ser humano aflora contra el otro, el distinto, el que disiente (a veces por el simple hecho de serlo, como sucede con el ni√Īo jud√≠o, interpretado magistralmente por Petr Kotl√°r, como pocas veces se ha visto en filmes as√≠).

¬ŅSe justifica tanto sadismo en pantalla, aunque est√© basado en un libro? El cine siempre ha sido un reducto para la libertad creativa, y peores y m√°s expl√≠citos filmes abundan. A otros les molestan ‚Äďpero no dejan de elogiarla‚Äď que tanta violencia sea mostrada a trav√©s de una hermos√≠sima fotograf√≠a, como si en el horror no pudiera nacer la belleza. Por otra parte, tampoco hay m√ļsica ni apenas palabras. De los 169 minutos de duraci√≥n de la pel√≠cula, solo nueve tienen di√°logo y est√°n pronunciados en intereslavo, una lengua que mezcla idiomas como el ruso, el polaco, el checo y el b√ļlgaro. ‚ÄúEl trabajo de un cineasta es contar la historia a trav√©s de la imagen y el sonido‚ÄĚ, coment√≥ entonces el director.

En el Festival de Toronto varios críticos abandonaron la exhibición del filme. Aunque yo no hubiera hecho lo mismo, créanme que los comprendo. No obstante, por otro lado, resulta lastimoso semejante derrotero de El pájaro pintado, porque aquí había material literario, ingenio visual, habilidades narrativas y peso dramático para componer una gran película, la gran película que mereció ser (e incluso por segmentos asoma) y no fue debido al factor exceso./ Julio Martínez Molina: Periódico 5 de septiembre

La violencia se vive cada d√≠a, estamos rodeados de ella, la padecemos, la presenciamos, y no hacemos nada, o muy poco, para evitarla, parece decirnos el checo Vaclav Marhoul en El p√°jaro pintado, que ‚Äďentre respiros y diferenci√°ndose de otros que han hecho del tema jud√≠o y de la Segunda Guerra Mundial, un material manido y adem√°s, aburrido por lo repetitivo‚Äď, nos habla tambi√©n de eso que el franc√©s Andr√© Malraux llamara ‚Äúla condici√≥n humana‚ÄĚ.

El mensaje de María Magdalena

Lo mejor, para m√≠, de Mar√≠a Magdalena (Garth Davis, 2018) puede resumirse en tres puntos: la direcci√≥n de arte y vestuario; un guion que permite (y creo que ese es el objetivo de sus realizadores) entre elipsis y reescrituras, aportar otra visi√≥n, desacralizada, m√°s all√° de las can√≥nicas, las conocidas por el Nuevo Testamento b√≠blico, de Mar√≠a Magdalena; y las actuaciones, sobre todo, del camale√≥nico Joaquin Phoenix (Jes√ļs) y una vers√°til Rooney Mara.

El filme se apoya, sabemos, en el Nuevo Testamento y sus escasas menciones a Mar√≠a: la predicaci√≥n en Galilea, la crucifixi√≥n de Jes√ļs, el entierro, la resurrecci√≥n y el mensaje a Pedro y al resto de los ap√≥stoles (en los evangelios de Lucas, Marcos, Mateo y Juan). Pero donde viene a cobrar cuerpo ‚Äúotra versi√≥n‚ÄĚ, a sustentarse el guion del filme, es en los llamados evangelios ap√≥crifos, donde Mar√≠a Magdalena aparece como disc√≠pula cercana de Jes√ļs, tan cercana como el resto de los ap√≥stoles (en textos gn√≥sticos coptos como el evangelio de Tom√°s y el de Felipe). Incluso el propio Felipe la describe como compa√Īera de Jes√ļs. Menci√≥n aparte para el llamado Evangelio de Mar√≠a Magdalena, otro texto gn√≥stico del que se conservan apenas tres fragmentos en griego y en copto, y cuyas ideas (el di√°logo entre Mar√≠a y los disc√≠pulos despu√©s de que Jes√ļs se le aparece) utilizan al final de la pel√≠cula.

Mar√≠a Magdalena sigue los pasos del personaje b√≠blico desde el momento en el que escapa de la casa familiar, que la ataba a una vida de servidumbre por el hecho de ser mujer, hasta que se convierte en testigo de la resurrecci√≥n de Jes√ļs de Nazaret./ Blog Miradas de cine

Garth Davis (Lion) nos muestra a una Mar√≠a Magdalena que ha comprendido, como pocos, quiz√° la √ļnica realmente, el mensaje del Mes√≠as, sin esperar nada a cambio, solo seguirle. Abandona su Magdala natal ‚Äďinusual para una mujer de la Judea de entonces y m√°s aun dentro de los marcos del patriarcado y la religi√≥n‚Äď y sigue a Jes√ļs en su peregrinar. La Mar√≠a pose√≠da por demonios (Lucas) y negada al matrimonio, que marcha a predicar la palabra de salvaci√≥n, es testigo de los milagros, pero tambi√©n de las m√ļltiples dudas. De la sanaci√≥n y del desconcierto. De las resurrecciones y de las incertidumbres del hombre y el Mes√≠as.

Aqu√≠ Davis parece decirnos que es Mar√≠a la que importa, por eso omite ciertos pasajes importantes de la tradici√≥n b√≠blica o solo los menciona, sin subrayarlos, apenas esbozados: la llegada a Jerusal√©n, los sucesos del Templo, la √öltima cena, la estancia en el jard√≠n de Getseman√≠, el juicio, la crucifixi√≥n‚Ķ se nos muestran como los conocemos, pero al mismo tiempo diferentes, como apoyaturas, y no como hechos sobre los que el relato dram√°tico se desarrolla, a diferencia de otros filmes del tema (La pasi√≥n de Cristo, 2004, de Mel Gibson, y La √ļltima tentaci√≥n de Cristo, 1988, de Martin Scorsese, aunque esta √ļltima es una obra de ficci√≥n que no pretende describir de manera detallada la vida de Jes√ļs y donde la historia de aleja de las escrituras b√≠blicas, incluso en la relaci√≥n con la propia Mar√≠a de Magdala).

La visi√≥n de Davis se ocupa de alzar la imagen de Mar√≠a incluso por encima del heredero de la palabra de Jes√ļs, San Pedro. / blog miradas de cine

Adem√°s de la independiente y casi feminista Mar√≠a de Rooney Mara, el personaje ha sido interpretado ‚Äďdesde la visi√≥n m√°s tradicional‚Äď por otras reconocidas actrices en varios filmes: Medea de Novara, en Mar√≠a Magdalena: Pecadora de Magdala, del mexicano Miguel Contreras Torres, de 1946; Carmen Sevilla, en Rey de Reyes, de Nicholas Ray, de 1951; Anne Bancroft, en la miniserie de Franco Zeffirelli de 1977, Jes√ļs de Nazareth; Charlotte Graham en El c√≥digo Da Vinci, de Ron Howard, en 2006; o Melanie Chisholm y Nicole Scherzinger en las puestas de 2012 y 2014 de Jesucristo Superstar de Andrew Lloyd Webber (en el filme de Scorsese vemos a Barbara Hershey, y en el de Mel Gibson a Monica Bellucci).

La direcci√≥n de arte y vestuario, como apuntaba antes, nos trasladan a una Palestina r√ļstica, elemental, b√°sica en la concepci√≥n cotidiana, sin los oropeles de varios filmes hist√≥ricos. Las aldeas, muchas en las rocas, las ropas, tejidas en b√°sicas ruecas, las labores diarias, la pesca, por ejemplo, el peregrinar en las monta√Īas, la llegada a Jerusal√©n, incluso la conocida y retratada √öltima cena, poseen una p√°tina de ‚Äúsuciedad‚ÄĚ y verosimilitud agradecible, perdida en la occidentalizaci√≥n y oficializaci√≥n de los evangelios y la Biblia toda (algo as√≠ como la Medea que Pier Paolo Pasolini film√≥ en 1969 con Maria Callas al frente del elenco, o como imagin√≥ Jos√© Saramago aquellos a√Īos en El Evangelio seg√ļn Jesucristo, en 1991).

La propuesta de Davis no tiene miedo de convertir a Jesucristo en un elemento secundario que, aunque es tremendamente relevante, est√° al servicio del desarrollo del personaje central. Un ejemplo es la pasi√≥n, ahorrada muchas veces a elipsis limpio. As√≠, la ‚Äúhistoria m√°s grande jam√°s contada‚ÄĚ pasa a ser la de ella, una mujer b√≠blica hist√≥ricamente silenciada./ blog miradas de cine

Cuestionada por la iglesia cat√≥lica por siglos y asociada al pecado y la prostituci√≥n, la imagen de Mar√≠a Magdalena como meretriz arrepentida y penitente predomina en muchos cat√≥licos, aunque el Vaticano ya no la determine as√≠ (es considerada santa por la Iglesia cat√≥lica, la Iglesia Ortodoxa y la Comuni√≥n Anglicana, que celebran su festividad el 22 de julio). Presta a especulaciones, incluso relacionada con descendencia de Jes√ļs, y teor√≠as, de las que quiz√° se apoy√≥ en momentos el filme, ella se nos presente en Mar√≠a Magdalena como la elegida, la portadora del mensaje, o ‚Äďcomo piensan algunos‚Äď como el mensaje en s√≠.

Una noche en el Bates Motel

Frecuentemente parodiada, homenajeada y referenciada en la cultura popular y en el cine, Psicosis, el cl√°sico de terror y suspense de Alfred Hitchcock, llega este 16 de junio al aniversario 60 de su estreno en las salas de cine estadounidenses. En igual fecha de 1960, la historia de la secretaria Marion Crane (Janet Leigh) huyendo en autom√≥vil con los 40 mil d√≥lares robados a su empresa, hasta llegar al motel regentado por Norman Bates (Anthony Perkins), hizo temblar en su asiento a miles de espectadores que, conmovidos ‚Äďa√ļn hoy atrapa‚Äď, salieron del cine con las im√°genes de la ic√≥nica escena de la ducha grabadas en las retinas.

Pero el filme, con guion de Joseph Stefano a partir de la novela hom√≥nima de 1959 del escritor pulp Robert Bloch, inspirada a su vez por los cr√≠menes de Ed Gein, asesino en serie de Wisconsin, es mucho m√°s que la famosa escena de la ducha, una de las m√°s conocidas del cine. Quiz√° uno de los motivos por los que Psicosis sigue siendo una de las pel√≠culas m√°s fascinantes de Hitchcock es por la ‚Äúhumildad‚ÄĚ de su gestaci√≥n. Con Paramount sin querer producirle la pel√≠cula, el cineasta puso √©l mismo el dinero (a trav√©s de su productora Shamley Productions) y film√≥ con un equipo de televisi√≥n y en blanco y negro (cuando ya era poco usual hacerlo) en los estudios Universal. Janet Leigh y Anthony Perkins cobraron notablemente por debajo de sus est√°ndares. Era una pel√≠cula urgente y r√°pida, low cost, sin muchas florituras, y que, gracias a las peculiares ideas de puesta en escena, iluminaci√≥n, narraci√≥n y montaje, termin√≥ por convirti√©ndose en uno de los t√≠tulos m√°s influyentes del cine.

Los planos del cuerpo que aparecen entre pu√Īalada y pu√Īalada de la famosa secuencia de la ducha, no pertenecen a Janet Leigh sino a Marli Renfro, una modelo, bailarina y conejita de Playboy y que tambi√©n apareci√≥ en la pel√≠cula ‘Tonight For Sure’ de Francis Ford Coppola. Marli iba a ser contratada para dos d√≠as que, finalmente, se alargaron a siete. Como tuvo que rodar desnuda, se coloc√≥ un parche para tapar sus partes √≠ntimas, que se le ca√≠a cont√≠nuamente por culpa del agua. Se lo quiso quitar definitivamente, pero Sir Alfred se neg√≥.

‚ÄúNo es un mensaje lo que ha intrigado al p√ļblico. No es una gran interpretaci√≥n lo que ha conmovido al p√ļblico. No es una novela de prestigio lo que ha cautivado al p√ļblico. Lo que ha emocionado al p√ļblico es el cine puro‚ÄĚ, respondi√≥ Hitchcock, convencido de su √©xito, a Fran√ßois Truffaut, en la famosa entrevista recogida por el franc√©s en Le Cin√©ma selon Alfred Hitchcock (1967). Incluso dijo m√°s de una vez que las motivaciones de los personajes, sus actos en s√≠, no le importaban lo m√°s m√≠nimo, que eso era cosa del guionista. A √©l, al maestro del suspense, lo que le importaba era conseguir ‚Äúalgo‚ÄĚ a trav√©s de la t√©cnica, y en Psicosis lo logr√≥ con √©xito, demostrando, una vez m√°s, la absoluta importancia de una puesta en escena, desde el inicio, con los cr√©ditos de Saul Bass, hasta la banda sonora de Bernard Herrmann.

Tras su estreno, la pel√≠cula recaud√≥ 15 millones de d√≥lares, convirti√©ndose en el mayor √©xito del director, que recibi√≥ su quinta y √ļltima nominaci√≥n al Oscar

La aparici√≥n de un polic√≠a de carretera, el cambio de auto urgentemente, la rapidez por la llegada, son secuencias que el director ingl√©s maneja con un impecable punto de vista, el de Marion, mientras pensamos en c√≥mo la atrapar√°n con el dinero. Antes de hacer una parada en el motel m√°s famoso de la historia del cine ‚Äďinspirado en el cuadro de Edward Hopper, ‚ÄúHouse by the railroad‚ÄĚ, y que hoy constituye una de las principales atracciones de Estudios Universal‚Äď, Hitchcock introduce un elemento, hoy algo manido, pero que aqu√≠ funciona magn√≠ficamente: la lluvia. Utilizada normalmente como apoyatura dram√°tica, aqu√≠ semeja una puerta, un tr√°nsito, de la misma manera que muchos psicoanalistas han visto una especie de ‚Äúpurificaci√≥n‚ÄĚ y expiaci√≥n de pecados y culpas, el robo del dinero, en el agua cayendo en la escena de la ducha, despu√©s de la cual la historia da un giro de 180 grados y se centra en Bates. Un cambio en el punto de vista, y con ello un espectador estupefacto que ahora empatiza con Bates hasta cierto punto. Tras el asesinato y la meticulosa limpieza del ba√Īo ‚Äďque responde al mani√°tico orden en la vida real del director‚Äď, √©l esconde todo en el coche de Marion y lo hunde en un pantano. Hitchcock entierra delante de nuestros ojos el MacGuffin de los 40 mil d√≥lares ‚Äďexpresi√≥n acu√Īada por el propio Hitchcock que denota a un elemento de suspenso que hace que los personajes avancen en la historia, pero que no tiene mayor relevancia en la trama en s√≠‚Äď, que, hasta ese instante, era el motor de la historia.

El director utiliz√≥ solomillos y una variedad de mel√≥n, en concreto, el verde o casaba, para imitar el sonido del apu√Īalamiento de un cuerpo humano.

Mucho se ha escrito de la m√≠tica escena: Hitchcock tard√≥ d√≠as en rodarla; toma tras toma, repetici√≥n tras repetici√≥n, y plano a plano, viene siendo el centro de la pel√≠cula, pero tambi√©n el punto √°lgido; las caras, las sombras, la sangre, la cortina, el agua cayendo, Jane Leigh en el suelo‚Ķ Acostumbrados a una forma de hacer cine m√°s previsible, donde los pretextos iniciales se mantienen hasta el final, la escena central rompi√≥ todos los esquemas del momento. Ella roba el dinero y escapa en su auto; durante la primera mitad de la pel√≠cula, hasta que llega al motel, incluso ya all√≠, los espectadores se preguntan qu√© pasar√°, c√≥mo terminar√°, la atrapar√°n‚Ķ Pero no, Jane Leith es la v√≠ctima de la famosa escena de la ducha, que marc√≥ no solo en la filmograf√≠a de su autor, sino toda la historia del cine. Apenas un par de minutos y todo cambia. El viaje y el robo resultan puntos de partida en el argumento verdadero, e introducen, precisamente, un estado de sorpresa permanente y sombr√≠a (en esto influye la m√ļsica de Bernard Hermann, en donde violines, violas y violonchelos confluyen en un movimiento crudo, dram√°tico y misterioso). Esa secuencia, dir√≠a, ser√≠a su mayor ‚Äújuego‚ÄĚ con el espectador: ir despist√°ndolo a base de cambios de rumbo en el argumento, demostrando as√≠ un sentido del humor fuera de lo com√ļn ‚Äďpor cierto, en un principio Psicosis fue pensada como una comedia‚Äď, al dar la vuelta a lo que hasta entonces √©l consideraba como suspense. De hecho, el primer tercio del filme est√° construido bajo esa premisa, algo que s√≠ sabe el espectador, pero que desconoce el personaje.

Eva Marie Saint, Lee Remick, Angie Dickinson, Piper Laurie, Martha Hyer, Hope Lange, Shiley Jones o Lana Turner fueron solo algunos de los nombres que barajó Hitchcock para interpretar a Marion Crane.

Por otra parte, Hitchcock construye, con una profundidad pocas veces vista antes, un Norman Bates realmente complejo (personaje del que a Perkins le sería casi imposible separarse a partir del estreno del filme). Detrás de una timidez realmente conmovedora, y hasta desesperante, se esconde una mente bastante perturbada, en la que desfilan diferentes cuestiones como el deseo incestuoso, los celos en una enfermiza relación maternal, la sustitución de la presencia y el afecto entre Norman y su madre, la necesidad de liberar el instinto violento y homicida, el miedo a la libertad versus el confort del cuidado maternal…

Nominada a varios premios Oscar, aunque no obtendr√≠a ninguno (Janet Leigh s√≠ gan√≥ un Globo de Oro a la mejor actriz de reparto), ‚Äúlo que vuelve a Psicosis inmortal, cuando tantas pel√≠culas han sido mitad olvidadas mientras dejamos la sala de cine, es que se conecta directamente con nuestros miedos‚ÄĚ, escribi√≥ el cr√≠tico Roger Ebert del Chicago Sun-Times. A esos miedos, que hoy no son ‚Äúlos mismos‚ÄĚ, pero que nos remiten siempre a la g√©nesis, nos invita uno de los grandes cl√°sicos de la historia del cine, piedra angular del suspense y el thriller psicol√≥gico, y adem√°s, la obra m√°s emblem√°tica y popular del gran Hitchcock.


Dark: todos frente a un espejo determinista

Agujeros de gusano, el eterno retorno, el mito de Ariadna, error en la matriz, universos paralelos o el Gato de Schr√∂dinger. Si no sabes de qu√© trata esta ca√≥tica enumeraci√≥n pues aux√≠liate r√°pidamente de alguna fuente de consulta, de otro modo no podr√≠as ver Dark, la serie web alemana que ha devenido fen√≥meno cultural en los √ļltimos a√Īos.¬†

Ciencia ficción, misterio y drama se entremezclan en las tres temporadas de la ficción de Netflix, creada en 2017 por el matrimonio de Baran bo Odar y Jantje Friese, y que ha logrado seducir a miles de fanáticos en todo el orbe.

Jonas y Martha protagonizan un conflicto infinito conducido con viajes en el tiempo.

Una tr√≠ada de fat√≠dicos acontecimientos perturban la tranquilidad de Winden, un pueblo ficticio al norte de Alemania que vive y trabaja en torno a una a√Īeja planta nuclear. La desaparici√≥n del ni√Īo Mikkel Nielsen; el suicidio del padre de Jonas, uno de los protagonistas, y la aparici√≥n del cad√°ver de otro chico en el bosque, desencadenan varias l√≠neas argumentales para adentrarnos en una trama tan compleja como desafiante para el espectador.

Los límites de la determinación humana también son explorados en esta serie.

Poco a poco se va desentra√Īando una sombr√≠a conspiraci√≥n de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones, mientras salen a la luz los secretos y las conexiones ocultas entre cuatro familias del lugar. Esta indagaci√≥n sobre el tiempo y sus implicaciones en la naturaleza humana se presenta como una batalla entre el libre albedr√≠o y el determinismo donde los personajes transitan constantemente en un bucle temporal cerrado de 33 a√Īos que los lleva a distintas √©pocas en el desarrollo de Winden.¬†

Un argumento que no es nuevo, ‚ÄĒlos viajes en el tiempo‚ÄĒ, capitaliza en una ficci√≥n totalizadora y compleja que entrelaza algo m√°s que conflictos hogare√Īos o pueblerinos con un t√ļnel que permite moverse entre diferentes √©pocas o mundos. Se abandona aqu√≠ la linealidad cl√°sica del relato para sumirse en una historia circular, sin embargo, los temas abiertos se van cerrando con soluciones cre√≠bles a pesar de lo ins√≥lito de la tesis.

Una sombría conspiración de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones de cuatro familias de Winden.

A medida que avanzan los 26 cap√≠tulos aumenta el peso de la ciencia ficci√≥n para introducir o resolver conflictos, sin dejar de lado los conceptos cient√≠ficos y teor√≠as que son parte de su discurso. Un punto a favor de los creadores es la habilidad para que en el tr√°nsito entre cada temporada, ‚ÄĒaun entregando un n√ļmero importante de respuestas a las interrogantes abiertas‚ÄĒ, asomen arm√≥nicamente nuevos misterios a resolver.

Una sombría conspiración de viajes en el tiempo que abarca tres generaciones de cuatro familias de Winden.

En ese sentido, pareciera que en su √ļltima temporada Dark se avoca al caos, algo que no ha pasado desapercibido para algunos espectadores y cr√≠ticos. Y es que se van descartando los l√≠mites temporales tan definitorios en las primeras entregas para adentrarse en el tema de las dimensiones paralelas, el destino, la muerte y el arrepentimiento. No obstante, muchos coinciden en que el cierre de la serie, al apostar por una soluci√≥n dram√°tica sencilla, se ajusta a la filosof√≠a de la trama y se aleja de los finales contraproducentes o cuestionables de otras producciones similares.¬†

Jonas y Martha protagonizan un conflicto infinito conducido con viajes en el tiempo.

Difícil resultaba sostener un puzzle conformado por una amplia cofradía de personajes, lo que nos obliga a apelar a árboles genealógicos o guías. Tan embarazoso es seguir los pasos este itinerario que Netflix creó una página específica para acceder a los nombres de cada personaje, su función, sus vínculos familiares y los cambios que van sufriendo en las diversas travesías.

Ambiente de Winden y su planta nuclear.

La producción fue capaz de crear una ambientación opresiva (por momentos me recordó la sensación que sentí al leer el clásico orwelliano 1984) que acrecienta la intensidad de un relato pausado e inquietante, certeza incontestable cada vez que vemos la entrada de la cueva donde todo tiene inicio y fin.  

En ello resalta la fotograf√≠a que refuerza la tensi√≥n dram√°tica mediante encuadres precisos, en locaciones sumamente evocadoras con el uso de una paleta de colores m√°s que funcional. Mientras la iluminaci√≥n se vuelve protag√≥nica en la recreaci√≥n del ambiente, la belleza formal de los planos y el montaje acompa√Īan la evoluci√≥n de unos personajes atormentados por los constantes puntos de giro que introducen los creadores. A esa atm√≥sfera subyugante contribuye igualmente una banda sonora acoplada al texto f√≠lmico con una precisi√≥n escalofriante.

Ambiente de Winden y su planta nuclear.

La labor del reparto resulta id√≥nea y compacta ante el reto de interpretar diferentes versiones del mismo personaje en distintas l√≠neas temporales y espaciales. Los guionistas parecen decirnos que en esta historia no hay ni bueno ni malos, y en eso el casting no defraud√≥. Aqu√≠ la empat√≠a con los personajes no se establece desde las f√≥rmulas manidas de las series estadounidenses o latinoamericanas, sino desde un dise√Īo que recaba de los protag√≥nicos y secundarios el sometimiento constante a situaciones l√≠mites, muchas veces frente a las mismas disquisiciones que agobian a la sociedad contempor√°nea. ¬†¬†

Hay buen hacer detr√°s de Dark y eso se agradece en un contexto donde prima la simplificaci√≥n argumental y formal de los audiovisuales, casi siempre pensados para un supuesto p√ļblico generalista y subestimado. Por eso es de destacar que el empaque de este serial nos introduce en una experiencia sensorial apremiante y provocadora. Mantenerse frente a la pantalla es la opci√≥n de cada cual.

A medida que avanza la trama se mezclan ciencia, filosofía y ciencia ficción.

Se reafirma entonces que dentro de la variopinta oferta de las multinacionales del entretenimiento descuellan producciones de probada calidad. Dark catapulta al universo audiovisual teutón, casi siempre visto como magro, gris o encartonado. Puede que ese halo impasible y enrevesado de las relaciones humanas, el acercamiento al pensamiento filosófico germano (Nietzsche, Einstein, Schopenhauer) y los detalles característicos de su cultura conformen parte del éxito de la serie, al ubicarnos en ambiente sociológico no habitual en las producciones anglosajonas.

Todav√≠a sorprende a muchos que la primera serie original de Netflix producida y hablada en alem√°n, que se acerca a la f√≠sica cu√°ntica, los viajes en el tiempo y las paradojas, haya tenido tanto √©xito. El sitio m√°s influyente de cr√≠tica de series y pel√≠culas, Rotten Tomatoes, luego de una encuesta realizada a 2,5 millones de usuarios, determin√≥ que esta ficci√≥n era ‚Äúla mejor serie original de Netflix‚ÄĚ. No es poca cosa si tenemos en cuenta que atr√°s quedaron ic√≥nicos t√≠tulos como The Crown, Peaky Blinders, la endiosada Stranger Things o Black Mirror.

No les diré que la aclamación ha sido universal, hay quien la acusa de ser demasiado aleccionadora, de la escasez del componente humorístico, de tener un enfoque demasiado severo, de incorporar subtramas innecesarias, de presentar un libreto ampuloso o de regodearse en imágenes bellamente filmadas pero anodinas.  

A medida que avanza la trama se mezclan ciencia, filosofía y ciencia ficción.

Ciencia, filosofía, mitología y parte de la cultura pop sustentan las ambiciones narrativas de Baran bo Odar y Jantje Friese, que hasta el desenlace de la serie indagan sobre la posibilidad o no de transformar nuestro futuro. Adelanto que la impronta determinista de esos minutos finales no deja espacio a dudas sobre la postura de ambos al respecto.      

Dark es un reto, uno muy exigente, por lo tanto no se acerque a ella desde la anhelo maratónico de ver una serie light de fin de semana. Esto es algo más. Es una serie para rumiar, pensar, revisitar.

Ficha:

Género: Ciencia ficción y Suspenso

Creado por: Baran bo Odar y Jantje Friese

Guion: Jantje Friese, Baran bo Odar, Martin Behnke, Ronny Schalk, Marc O. Seng

Reparto: Louis Hofmann, Anna K√∂nig, Roland Wolf, Oliver Masucci, J√∂rdis Triebel, Sebastian Rudolph, Mark Waschke, Karoline Eichhorn, Stephan Kampwirth, Anne Ratte-Polle, Helena Abay, Harald Effenberg, Sebastian H√ľlk, Deborah Kaufmann, Ella Lee, Andreas Pietschmann, Walter Kreye, Peter Benedict, Christian Steyer, Leopold Hornung, Tatja Seibt, Lisa Vicari, Hermann Beyer, Angela Winkler, Peter Schneider, Stephanie Amarell, Carlotta von Falkenhayn, Arnd Klawitter, Anatole Taubman, Luise Heyer, Lena D√∂rrie, Julika Jenkins, Michael Mendl, Gwendolyn G√∂bel, Lisa Kreuzer, Hannes Wegener

Productora: Wiedemann & Berg Television. Distribuida por Netflix

M√ļsica: Ben Frost

Fotografía: Nikolaus Summerer

País: Alemania

Idioma: Alem√°n

Temporadas: 3

N.¬ļ de episodios: 26

Primera emisión:     1 de diciembre de 2017

Última emisión:        27 de junio de 2020


El pitching de un Almacén

La realización audiovisual en Cuba y el mundo ha encontrado en la Muestra Audiovisual del Almacén de la Imagen el mejor espacio para la reflexión inteligente, el diálogo fraterno y la experiencia de sentir y crear el arte como la más humana de todas las utopías posibles.

En tiempos de pandemia, el evento m√°s longevo de la filial camag√ľeyana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z no deja morir el arte joven, por lo que su trig√©sima edici√≥n vuelve a ser el espacio para los talleres, conferencias y la proyecci√≥n de cortometrajes enfocados en esta oportunidad en los elementos de transmedia y sus formas novedosas de hacer.

En esta edici√≥n del Almac√©n de la Imagen se presentan en la muestra central 114 obras, con 94 en competencia procedentes de las provincias de Ciego de √Āvila, Holgu√≠n, Cienfuegos, Mayabeque, La Habana, Pinar del R√≠o, Guant√°namo, Villa Clara y Camag√ľey; y de los pa√≠ses de Chile, Colombia, Trinidad y Tobago y Brasil.

Sobre los pitching de ficci√≥n que se presentaron este a√Īo, el Portal Arte Joven Cubano convers√≥ con Jos√© Denis Reyes Su√°rez, director de arte y miembro del jurado de esta especialidad.

¬ŅC√≥mo valoras la calidad de las obras que hoy optan por el premio del pitching de ficci√≥n?

Han sido cinco proyectos que compiten por el pitching de ficci√≥n en esta edici√≥n y lo m√°s importante ha sido la cultura que los j√≥venes realizadores han ganado en la organizaci√≥n de las carpetas, informaci√≥n que el jurado eval√ļa en cu√°nto al guion, la producci√≥n y el trabajo visual de cada una de las obras, lo cual se realizar√° trav√©s de las video-llamadas, una de las variantes que nos brinda las plataformas digitales.

En este a√Īo lo m√°s significativo tanto en el pitching de ficci√≥n como el de animaci√≥n es la variedad de los guiones y la concepci√≥n de una producci√≥n para desarrollar un proyecto con el uso adecuado y la distribuci√≥n inteligente del presupuesto que se otorga.

Filmación del telefilme Café de Media Noche/ cortesía del artista

Una de las preocupaciones de los realizadores participantes en la 30 edici√≥n del Almac√©n de la Imagen ha sido la defensa y presentaci√≥n de sus proyectos a trav√©s de las plataformas digitales. ¬ŅC√≥mo ha sido esta experiencia?

El tema de las redes sociales sigue siendo nuevo, personalmente prefiero el intercambio, el contacto ‚Äúcara a cara‚ÄĚ, pero este a√Īo debido a la situaci√≥n epidemiol√≥gica se han buscado alternativas. Los realizadores han defendido sus obras en las plataformas digitales con videos ‚Äďmuchos caseros‚Äď y el jurado los eval√ļa a trav√©s de videoconferencias, donde se les hace las preguntas pertinentes sin perder el rigor caracter√≠stico del certamen.

Lo importante es que esto no se pare, potenciando para pr√≥ximas ediciones que este tipo de comunicaci√≥n se imponga como en lo hace en el mundo entero, donde festivales de cine son completamente online y su promoci√≥n es fundamental porque llega al p√ļblico en cuestiones de segundos. Hay que adaptarse a esta tecnolog√≠a y hacerla nuestra.

Filmación del cortometraje de animación Mi Raza, ganador del premio del pitching de animación en la edición XXIX del Almacén de la Imagen/ cortesía del artista

¬ŅEl Almac√©n v.s ‚Äúfatalismo geogr√°fico‚ÄĚ?

En primer lugar el Almac√©n de la Imagen es la oportunidad que se est√° dando, en medio de un ‚Äúfatalismo geogr√°fico‚ÄĚ ‚Äďque es real‚Äď y la inexistencia de financiamiento lejos de la capital. La ayuda que brinda el ICAIC a los realizadores de la zona centro-oriental con el pitching de ficci√≥n y animaci√≥n es sumamente importante, por lo que es necesario defenderla. Las filiales provinciales del Instituto Superior de Arte (ISA) no tienen una preparaci√≥n adecuada, palpable y actualizada en cuanto al tema cinematogr√°fico en comparaci√≥n con el ISA y la Facultad de Arte de los Medios de Comunicaci√≥n Audiovisual (FMCA), aunque existen provincias como Holgu√≠n que se preocupa realmente por hacer cine con tecnolog√≠a y criterio en cuanto a la factura de los proyectos y sus especialidades t√©cnico-art√≠sticas.

En el caso de Camag√ľey, la filial de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z ha abierto esta plataforma con el Almac√©n de la Imagen, el cual desde mi propia experiencia ha creado materiales m√°s interesantes con presupuestos muy peque√Īos, pero que establece un precedente en Cuba en materia de realizaci√≥n audiovisual.

¬ŅCu√°n dif√≠cil es para un joven realizador de la zona centro-oriental llevar a buen t√©rmino un audiovisual y hacer que llegue a toda Cuba?

Es extremadamente difícil y un ejemplo de ello es que los telecentros solo se enfocan en desarrollar la parte televisiva de la imagen con un esquema muy arcaico y ortodoxo, donde los profesionales no abren su espectro audiovisual y sus códigos alternativos. Es precisamente esto lo que queremos lograr con el Almacén de la Imagen, que los propios realizadores cambien esta forma de tratar la imagen, que busquen más información para hacer sus cortos y se nutran con los especialistas de otras provincias y del mundo.

Video Clip de Lady Laura con la productora Wuajiros Films/ cortesía del artista

Hoy la promoci√≥n adolece en el audiovisual. Muchas veces concebimos un material que se queda en el tema local y nos preguntamos: ¬Ņc√≥mo hacer que lo vea Cuba completa o c√≥mo llegar a los festivales internacionales?

La preparaci√≥n de un proyecto con intensiones de competir en alg√ļn evento nacional o internacional, que se visualice y suba el nivel de calidad de cada obra, es el objetivo final de todos los realizadores, y hoy es una labor tit√°nica porque no hay una gesti√≥n, informaci√≥n de los requisitos ni v√≠as para llegar a estos festivales.

Creo que el Almac√©n podr√≠a trabajar en ese sentido, empezar a educar sobre c√≥mo mover la obra una vez terminada. El √ļnico lugar donde los j√≥venes siempre pueden acudir es la Muestra de J√≥venes Realizadores donde el pitching de ficci√≥n y animaci√≥n tiene cabida por ser auspiciado por el ICAIC, pero igual no es suficiente.

Ahora que contamos con Internet, es importante que se trabaje en el hecho de que los propios realizadores de esta parte del país entiendan como se puede ubicar la obra en determinadas plataformas internacionales.

¬ŅC√≥mo ha sido tu relaci√≥n con el Almac√©n de la Imagen?

Llevo unos a√Īos unido al Almac√©n de la Imagen, he ganado varios premios y he trabajado como director de arte en muchos de los cortos premiados con el pitching de ficci√≥n como Knock Out, S√≠gueme, La v√≠ctima y Oculta. Recientemente filmamos el proyecto de animaci√≥n Mi raza, del guionista y director Henry de Armas Leyva, ganador del pitching de animaci√≥n en 2019, una obra artesanal con elementos en miniatura en funci√≥n de un mundo fant√°stico a partir del estudio de las rocas.

Personalmente le agradezco mucho al Almac√©n, sobre todo porque me permite dentro de la experiencia poder ayudar y asesorar a los j√≥venes realizadores que en estos momentos est√°n empezando, que tienen sue√Īos, voluntad y ganas de aprender. Es el momento perfecto donde tienes a todos unidos en una misma idea y sobre esa base trabajar con ellos.

Con Luis Alberto García en la filmación del cortometraje Los Coleccionistas/ cortesía del artista

Proyectos futuros…¬†

En estos momentos estoy enfrascado en la direcci√≥n de arte de la pel√≠cula polic√≠aca Cazador, una especie de cine negro en Cuba, financiada por la Embajada de Noruega y con colaboraci√≥n del ICAIC, la cual est√° dirigida por Alberto Martin, un excelente realizador camag√ľeyano.

Tambi√©n estoy en el proceso de producci√≥n del cortometraje El Tikrit, escrito por el villaclare√Īo Jos√© Luis Aparicio, un corto que tuvimos que frenar su rodaje debido a la Covid-19, pero en diciembre se reanudar√° y estoy seguro que mover√° pensamientos.

Escenograf√≠a creada por Jos√© Denis Reyes Su√°rez para el programa televisivo Luces del Almac√©n en celebraci√≥n a los 30 a√Īos del Almac√©n de la Imagen/ cortes√≠a del artista

Película canadiense Bordello, con dirección artística de José Denis Reyes Suárez/ cortesía del artista


Piel de burdégano, una propuesta conmovedora

Como parte de la Jornada por la Cultura Nacional y como cierre a estas festividades, el Centro Provincial de Cine en Holguín invitó al cortometraje del joven realizador Juan Carlos Domínguez en el lobby del cine Martí, en el corazón de la Ciudad de los Parques. A pesar de la intensa lluvia que comenzó justamente a la hora planificada para la exhibición de la muestra, los invitados asistieron y quedaron conmovidos con el mensaje que supo transmitir este joven estudiante del ISA que recién comienza su carrera.

[+]


Dayron Chang: «El primer jurado deber√≠a ser uno mismo» (+Fotos y videos)

En √©l habita un duende, quiz√°s el m√°s travieso. Anda por ah√≠ provisto de valent√≠as y pasiones, algunas cohibidas, otras desbordadas. A Dayron Chang Arranz, el comunicador y la persona, solo le importa amar, estremecer, descubrir, trascender; se niega a lo f√ļtil.

Periodista, realizador, locutor y declamador, Dayron busca asir el alma de las cosas. No sabe hacerlo de otro modo. Lleva el peso de actuar y pensar de esa forma desde muy joven, por eso lee mucho, investiga, cuestiona y crea. Busca así traspasar el peligroso manto de la superficialidad y el acomodamiento. Se aleja de los lugares sin espíritu pero no se niega a las experiencias que le acerquen lo más posible al encuentro total con la vida.    

El arte y la historia lo acunan en sus atrevimientos y son su pase de entrada al mundo intelectual cubano. En su corta carrera ya le conocen en festivales, concursos y premios de diversa √≠ndole, sin embargo, es en las historias de los otros, en el abrazo de sus paradigmas y en el gui√Īo sensible de los amigos donde atesora sus logros. Aunque no les huye a los desaf√≠os sabe poner cautela ante lo inmenso, por eso lleg√≥ algo asustadizo y esc√©ptico al concurso Caracol para cosechar luego el reconocimiento de noveles y consagrados. Sobre los derroteros del evento y la participaci√≥n de los j√≥venes realizadores accedi√≥ a conversar con nuestro sitio.

Dayron Chang entrevistado en los estudios de Radio Siboney por el periodista y escritor Reinaldo Cede√Īo Pineda/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒQuiz√°s seas uno de los pocos afiliados de la AHS o de los j√≥venes realizadores del oriente del pa√≠s que ha sido premiado en el Caracol en dos de las √°reas en concurso: Radio y Televisi√≥n. Cu√©ntame cu√°les fueron las obras con las que resultaste ganador, su origen, caracter√≠sticas y otros detalles de tu participaci√≥n.

‚ÄĒLlegar a obtener ese resultado en dos medios como la radio y la televisi√≥n, cada una con sus riquezas particulares, no fue para nada una meta. M√°s bien tiene que ver con mis inquietudes y prop√≥sitos, como persona y profesional, de socializar con los dem√°s aquellos saberes que por azar o por intenci√≥n llegan a mis manos. Al final, eso es lo mejor: el descubrimiento.

Un primer paso lo di con los sonidos, en medio del desaf√≠o que implic√≥ reconstruir completamente la historia de la √ļnica gran cadena de radio que tuvo su epicentro fuera de la capital antes del Triunfo de la Revoluci√≥n. Como parte del ejercicio de mi tesis de pregrado en la Licenciatura de Periodismo surgi√≥ la serie radiodocumental Sonidos de Ciudad en el a√Īo 2013.

Durante una de las transmisiones vía streaming del Festival del Caribe/ cortesía del entrevistado.

Conoc√≠ entonces lo que para un joven del este del pa√≠s pudiera y a√ļn puede parecer distante, tanto geogr√°fica como generacionalmente, el Premio Caracol. En aquel momento obtuve el lauro en direcci√≥n de radio con esa investigaci√≥n que rescataba de la desmemoria el v√≠nculo de la CMKW Cadena Oriental de Radio con acontecimientos de impacto de la cultura nacional y con personalidades como Luis Carbonell, Celina Gonz√°lez, Ibrahim Apud, Yolanda Pujols, Salvador Wood, entre otros.

Resultaba casi impensable la posibilidad de ganar, aunque conocía de algunos casos ya premiados con similares edades, en entornos más cercanos a la capital. No obstante, hay que reconocer que no es lo cotidiano. Y decidí aventurarme porque creía en todo aquello que defendía y poseía el material. Cuando vine a ver era un recién graduado con un Caracol en sus manos y comencé a cambiar mi percepción sobre el premio.

En el caso de la televisi√≥n compet√≠ con la obra Historias entre monta√Īas desde la cual se hace un an√°lisis sobre la rebeld√≠a del cubano. Esta mereci√≥ el premio del jurado en las categor√≠as de direcci√≥n y guion de programas educativos e hist√≥ricos. Hab√≠a pasado ya un tiempo desde la sorpresa de Sonidos de Ciudad, pero para un joven el Caracol siempre es un impulso pues representa la posibilidad de medirte con realizadores a nivel nacional, unos menos conocidos, otros de renombrada trayectoria, pero todos al final creadores que entregan algo de s√≠ en cada obra y que por diversos motivos apuestan por el Caracol. Siento que la intenci√≥n, m√°s que el acto de ganar, es ver c√≥mo algunos ven y sue√Īan a Cuba desde el audiovisual. A eso deber√≠a aferrarse el concurso.

‚ÄĒDesde hace unos a√Īos se ha ido ampliando el n√ļmero de categor√≠as a premiar en el Festival Caracol. ¬ŅConsideras que esto es beneficioso o no para la calidad y prestigio del evento?

Dayron Chang junto a la cineasta Lourdes de los Santos, presidenta de la secci√≥n de Asociaci√≥n de Cine, Radio y Televisi√≥n de la Uneac, tras la premiaci√≥n del concurso Caracol en el a√Īo 2019/ cortes√≠a del entrevistado.

‚ÄĒLa calidad del evento se sustenta en demasiados pilares como para pensar que ampliar el n√ļmero de categor√≠as pudiera mellar en alg√ļn sentido su prestigio. Si bien es necesario respetar esencias y tradiciones dentro de cualquier concurso, tambi√©n es menester repensarlo en cada tiempo porque la radio, el cine y la televisi√≥n evolucionan a la par de la tecnolog√≠a, los creadores, las est√©ticas, los soportes… Por tanto, resultar√° beneficioso en la medida en que el comit√© organizador y todos aquellos que est√©n detr√°s del certamen estudien, antes de elaborar cada convocatoria, esas tendencias para saber qu√© debe permanecer, qu√© debe modificarse o qu√© a√Īadir. Si no se piensa con esa profundidad y entrega podr√≠a ser funesto.

El Caracol no se puede permitir lo superfluo o lo improvisado. Estamos hablando de un concurso que por a√Īos ha formado parte de la vida cultural y creativa de los realizadores cubanos, que ha sido medidor de la creaci√≥n a lo largo y ancho del pa√≠s, que ha legitimado anualmente con sus premios tanto a obras como artistas, y eso es una gran responsabilidad.

Mantener esa exigencia; abrirse cada vez más a nuevas formas; pensarlo sin la etiqueta de las edades como es mi experiencia; expandirlo para que siga siendo plataforma de diálogo entre realizadores; premiar con rigurosidad y respeto… Ahí están los pilares que no deberían faltarle para ser un concurso siempre actualizado.

‚ÄĒVarios realizadores y miembros de la Uneac han planteado en distintos espacios gremiales la necesidad de crear un jurado de admisi√≥n como un primer filtro para que resulten nominadas las obras de mayor calidad. ¬ŅQu√© opinas al respecto?¬† ¬†

‚ÄĒPodr√≠a decirte que soy de los que est√° de acuerdo con una idea como la que plantean algunos de mis colegas realizadores, pero lo valoro como una decisi√≥n circunstancial. No todos los d√≠as se concursa en un evento como el Caracol, no haces cotidianamente una obra que crees merecedora de competir. Al concurso no se env√≠a lo com√ļn, sino lo que cada cual considera que sobresale entre todo aquello que ha producido. Por eso digo que el jurado de admisi√≥n es algo circunstancial.

El primer jurado debería ser uno mismo. No se trata de autolimitarse, pero sí de saber con claridad y autocrítica cuando se ha elaborado un producto que sobresale. Si no se nos va un pedazo de nuestra alma en el arte que hacemos entonces algo le falta. Cada quien sabe cuánto le ponen a su obra; lo que si no puede pasar es que por participar enviemos aquello que no cumpla con las expectativas del evento. Aun así, tener un jurado de admisión permitiría que llegara lo más depurado a manos del jurado que cada edición prestigia el Caracol. Es una decisión que exige respeto y cuidado.  

Dayron Chang junto al Presidente de Honor de la Uneac, el intelectual Miguel Barnet/ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒMuchos realizadores j√≥venes hoy buscan fuente de financiamiento o auspicio para sus proyectos fuera de los circuitos institucionales ¬ŅCrees que esta situaci√≥n podr√≠a afectar su relaci√≥n con el concurso Caracol o no?¬†¬†

‚ÄĒLa creaci√≥n audiovisual est√° buscando actualmente nuevos mecanismos para organizar procesos que durante largo tiempo han permanecido dispersos y sin direcci√≥n en este universo, todav√≠a con grietas y dudas. El Registro del Creador, liderado por la Uneac, el Icaic, el Icrt y otras expresiones de nuestra institucionalidad es una muestra de ese intento del cual hay que seguir aprendiendo porque a√ļn no conocemos todo aquello que ofrece o facilita en cuanto a organizaci√≥n, legitimidad, representaci√≥n, financiamiento, etc.

Siempre he pensado que por encima de todo importa la creaci√≥n y eso no tiene por qu√© entrar en conflicto o afectar el sentido de convocatoria del concurso Caracol. El certamen tiene esencias que ha defendido por a√Īos y no creo que la forma en la que se logre financiar o auspiciar la obra, mientras se respete la legalidad, deba entrar en disputa con esas esencias.

Vi√©ndolo como un joven realizador, creo que mientras sea una obra de calidad, con estimables valores est√©ticos, no hay nada que pueda entrar en conflicto. Son tiempos de abrirse a los discursos que cobran fuerza en diversas partes de la Isla porque juntos contribuimos a esa obra coral que es la cultura. Con el acto de rechazar lo ‚Äúno institucional‚ÄĚ podr√≠amos omitir una parte importante de lo que somos y decimos. El concurso y evento te√≥rico del Caracol deber ser ese espacio de creaci√≥n y discusi√≥n libre donde se exhiba aquello que con calidad se hace en materia de realizaci√≥n audiovisual.

‚ÄĒPodr√≠a pensarse que siendo un certamen convocado por la secci√≥n de Cine, Radio y TV de la Uneac este sea un espacio solo al alcance de consagrados artistas. ¬ŅPor qu√© piensas que los j√≥venes realizadores deb√≠an participar en el concurso y sesiones te√≥ricas del premio Caracol?

‚ÄĒCreo ser un ejemplo, entre muchos otros que conozco en varias provincias del pa√≠s, de que el Caracol no es un espacio elitista solo para consagrados. Pudiera plantearse sumar a m√°s j√≥venes, o ‚Äúsalirse‚ÄĚ de La Habana en todo el sentido de la palabra, aunque tambi√©n podr√≠an ser los j√≥venes quienes se atrevan, arriesguen, experimenten o propicien el di√°logo.

Por otra parte, los tres d√≠as del espacio te√≥rico han demostrado ser insuficientes; en la presente edici√≥n la crisis generada por la pandemia de la COVID-19 ha encauzado como nueva v√≠a de socializaci√≥n las plataformas digitales, experiencia que deber√≠a replicarse en los pr√≥ximos a√Īos para que quienes consumen nuestras obras tambi√©n formen parte de lo que antes se analizaba entre paredes. Pensar un caracol en los m√≥viles, en tablets o un PC, debatir o polemizar con el p√ļblico desde Instagram, Facebook, iVoox, entre otros soportes, en torno a lo que un jurado decidi√≥ que era lo mejor. Hacia ah√≠ debe andar el Caracol, en la b√ļsqueda de un camino que le acerque a los nuevos tiempos.

Siempre he cre√≠do en la continuidad. El di√°logo generacional que se genera, en ocasiones, entre los pocos realizadores j√≥venes y los m√°s experimentados podr√≠a ser la piedra filosofal de esa continuidad y esa ruptura que le son inherentes al arte. Pero no lo podemos saber si no vemos al otro, si no escuchamos como lo ven los dem√°s, si no somos capaces de ver m√°s all√° de lo que tenemos conceptualizado. ¬ŅC√≥mo crecer sin interactuar? Por tanto, el Caracol debe buscar v√≠as para crecer. No es malo que a√ļpe a los consagrados, ‚ÄĒson imprescindibles‚ÄĒ, lo que importa es que siempre encuentre una manera de ser abierto a todo lo que con calidad se haga en Cuba, porque es la √ļnica manera de perpetuarse y sobrevivir. Mi consejo a los j√≥venes como yo: atr√©vanse, qui√©n sabe si ma√Īana ustedes sean los consagrados.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

‚ÄĒ¬ŅC√≥mo podr√≠a contribuir la AHS a que los noveles realizadores se enfrenten a cert√°menes como el Caracol mejor cualificados o con m√°s posibilidades de √©xito?

‚ÄĒLa AHS no deber√° carecer jam√°s de agudeza en sus proyecciones. En esa habilidad se sustentar√° su vocaci√≥n para integrar, escoger, consolidar y perpetuar aquello que se quiere definir como lo mejor del arte joven. Ser√≠a iluso no pensar que lo mejor puede que tambi√©n siga all√° fuera. Eso le impone a la organizaci√≥n un esp√≠ritu de b√ļsqueda, renovaci√≥n, de contacto y apertura, que se equipare al ritmo de la creaci√≥n misma; que jam√°s niegue la esencia de libertad que hay en el arte y el artista; y que sepa andar con los tiempos.

No le debe faltar instinto para esto ‚ÄĒal fin y al cabo el arte tiene un poco de ese impulso natural‚ÄĒ, pero mejor que se sustente en un pensamiento y una estrategia. Hablamos de una organizaci√≥n de conceptos y filosof√≠as de vida que concomitan para dialogar, que se juntan para hacer crecer al ser humano.

Varias series televisivas y coberturas periodísticas han probado el talento del joven realizador Dayron Chang./ cortesía del entrevistado.

No es solo el artista lo que se elige. También se elige una historia, una leyenda individual, con principios y visiones del mundo que deberán encontrar en la organización vías para crecer, polemizar, revolucionar, aportar a una construcción coral más determinante que es la cultura cubana.

La AHS tiene que ser ese espacio para aprender a escuchar al de al lado, para analizar a Cuba no solo desde mi rinc√≥n vital y cercano, sino para entenderla en su profundidad a trav√©s del otro. Y qu√© suerte es tener un lugar de reuni√≥n, para ver nuestro arte en contexto, para saber que lo que nace en la individualidad, en el encierro de un taller; en un estudio de grabaci√≥n, en el tabloncillo de un teatro, en un parque cualquiera de la isla, adquiere mayor sentido cuando interact√ļa con la realidad que le da vida. Y no es solo el cuadro, la coreograf√≠a danzaria, el nuevo libro, la pel√≠cula, es cada una de esas chispas dispersas hallando su verdadera raz√≥n cuando moviliza, contradice, embellece, cambia y enriquece lo espiritual y lo f√≠sico del entorno local, nacional y universal.

Hay una responsabilidad sobre los hombros de la AHS. Y en ello est√° en juego la herencia de una creaci√≥n art√≠stica y una obra intelectual que nos trasciende y de la que sabremos o no si queremos o somos merecedores de formar parte. Siempre he cre√≠do que todo artista debe ser conocedor de sus ra√≠ces, y a partir de ellas trazarse prop√≥sitos nuevos. La organizaci√≥n debe prepararnos para momentos as√≠, para circunstancias donde hay que tomar decisiones, para opinar en funci√≥n de crecer y no de degradar, para madurar en ideas que nos lleven a concursos como el Caracol con obras y discursos que nutran a la naci√≥n. Y eso no es el logro de un d√≠a. Ese es el camino que deber√° estar sembrando siempre la AHS; para ser esa coordenada en la que quieran encontrarse los j√≥venes que sue√Īan y piensan a Cuba desde su arte, ya sea para continuidad y/o cambio.


Un Almac√©n 30 a√Īos m√°s joven (+Fotos)

Un Almac√©n diferente, pero que no pierde su esencia y creatividad, gracias a la luz joven del audiovisual cubano y al amor incondicional de quienes trabajan durante todo el a√Īo para lograr que cada edici√≥n del Almac√©n de la Imagen sea el espacio id√≥neo que d√© riendas sueltas a la originalidad de las nuevas generaciones de cineastas de la isla y del mundo.

[+]


Entre luces y sombras

Sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba

A Frank Lahera O`Calaghan, presidente de la sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba uno lo ve siempre con cámara en mano. Esa eterna amiga que deja instantáneas de lo hermoso a través del lente no lo abandona, como la guitarra a un trovador. De los momentos difíciles salen las grandes soluciones dijo un gran pensador y al parecer los jóvenes creadores utilizaron muy bien esta frase para repensar la Asociación desde diversas miradas. Frank no siente miedo de decir verdades del funcionamiento de su sección, resultados y debilidades.

‚ÄúTen√≠amos varios objetivos trazados, entre ellos lograr comunicar la creaci√≥n santiaguera en festivales nacionales y extranjeros; incentivar la creaci√≥n individual de los asociados para potenciar el intercambio con colegas de otros lugares y espacios, lo que posibilita nuevas formas de animar, despertar otras inquietudes art√≠sticas. Esto se ven√≠a trabajando desde el a√Īo anterior con la creaci√≥n de un Festival Nacional de Videoarte, que se logr√≥ gracias al apoyo del Festival FAENZA de Colombia y sirvi√≥ de enriquecimiento creativo y espiritual a los realizadores de la ciudad.

Fotos: Tomadas de perfil El Creador

‚ÄúAdem√°s, ten√≠amos la intenci√≥n de generar di√°logo con otros creadores, por ejemplo, quer√≠amos proyectar una retrospectiva de la edici√≥n anterior del Almac√©n de la Imagen, eso sumado a conferencias. Logramos traer, lo que fue un experimento, una retrospectiva de la Muestra Joven del ICAIC en noviembre de 2019 durante cuatro d√≠as. Despu√©s se pens√≥ que la Muestra pod√≠a presentarse en diferentes partes del pa√≠s, pero esa idea surgi√≥ aqu√≠ en Santiago. Buscamos la manera de traer realizadores nacionales e internacionales para que impartieran conferencias. Nos hab√≠a confirmado su presencia Jorge Molina con un taller intensivo de guion durante cuatro d√≠as; Alejandro Alonso, ganador en el Festival de Cine de Lima, Per√ļ, nos iba a dar un curso de fotograf√≠a, pero lleg√≥ la COVID-19 y se pospuso todo.

‚ÄúEsto surgi√≥ gracias a la relaci√≥n que tenemos con la Muestra Joven de que importantes creadores vengan a Santiago a ofrecer sus conocimientos. Tambi√©n quer√≠amos traer a realizadores de Camag√ľey, Granma, con muy buen trabajo en lo audiovisual.‚ÄĚ

‚Äď¬ŅC√≥mo logras establecer un v√≠nculo con la Muestra Internacional de Videoarte FAENZA?

Somos como una especie de subsede de esa muestra. Surgió en Bogotá, Colombia, y al ser participante le hablé de la posibilidad de insertarnos y ellos aceptaron, vinieron al Festival del Caribe y decidieron hacer algo fijo. Por la pandemia queríamos hacer este encuentro ahora en octubre, pero lo pospusimos para abril de 2021.

Queremos incluir un sal√≥n de artes visuales en Bogot√° y que Santiago de Cuba funja como puente, con el fin de dar a conocer el trabajo de los j√≥venes artistas. Si lo logramos hacer, trataremos de hacer una muestra itinerante que pase tambi√©n por Camag√ľey y La Habana.

Fotos: Tomadas de perfil El Creador

‚Äď¬ŅQu√© soluciones encontr√≥ la secci√≥n de audiovisuales para continuar creando en medio de la COVID-19?

Trabajamos en las redes sociales. Ahí realizamos ciclos de cine experimental, videoarte, a través de secciones llamadas Ventana Cine, Ventana Perfomance. Presentaron materiales Yuri Seoane, Carlos Gil Calderón, Yunior Frómeta y yo. Cuando se flexibilizaron las medidas hicimos una jornada de cine santiaguero La Mirada Inquieta, realizada en el Cine Cuba como sede principal.

Fueron cuatro días con encuentros teóricos, cine más convencional, documental, animación, y luego se insertó el cine experimental. El objetivo principal con esta jornada fue crear más adelante un festival de cine en Santiago de Cuba, con una buena organización, sin favoritismos, potenciando la creatividad, la experimentación y el buen arte.

‚Äď¬ŅC√≥mo valoras la producci√≥n audiovisual de los j√≥venes miembros de la AHS en este territorio?

‚ÄúTe puedo decir que la producci√≥n es bastante pobre. Ahora, quiz√°s de 20 asociados est√°n produciendo cuando m√°s tres. Al parecer est√°n en la AHS por estar y ya lo hemos hablado en el ejecutivo. Estamos buscando que se activen, que se inquieten por su realidad y hagan arte. Hacia esa direcci√≥n va nuestro trabajo.‚ÄĚ

Con luces y sombras la sección de audiovisuales de la AHS en Santiago de Cuba necesita encontrar caminos para la creación. No por gusto se potencia los concursos y becas de la Asociación, con el objetivo de visibilizar el quehacer artístico de los jóvenes creadores. Definir quiénes desean ser parte de esta organización y hacer que su conducta se corresponda como artistas, es uno de los objetivos de esta sección. Frank Lahera no se muerde la lengua y nos traza un camino. Hay que buscar esos puentes y no esperar a que alguien los haga.


Lisandra Duran: «A veces siento como si las im√°genes me hablaran» (+Videos)

Apenas se gradu√≥ con T√≠tulo de Oro en la Universidad Central ‚ÄúMarta Abreu‚ÄĚ de Las Villas en 2013, y ya esta joven comenzaba debutaba en el escenario del audiovisual cubano, con propuestas documentales de gran madurez est√©tica y conceptual. La frescura propia de su edad y un sentido de la elegancia aprehendido entre pasarlas; oxigenan, sin embargo, su obra.

Lisandra Duran Gutiérrez comenzó su carrera como radialista para adentrarse también en el mundo televisivo, vocación que actualmente ejerce dentro del colectivo del Noticiero Cultural de la Televisión Cubana, pero que ha tenido momentos de gran esplendor como reportera, conductora y directora de programas en el canal Telecubanacán en Villa Clara.

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

‚ÄúCuando estaba estudiando la carrera supe que hab√≠a elegido bien, porque me segu√≠a gustando mucho el periodismo; pero no ten√≠a claro en qu√© medio quer√≠a desempe√Īarme. Aunque en mi etapa estudiantil realic√© en conjunto con algunos compa√Īeros, una serie de cortos que fueron llevados adem√°s al lenguaje radial, los cuales abordaron temas como la moda, y el humor en Cuba.

“Al graduarme me ubicaron en la FM Estereocentro en Santa Clara, un medio donde crecí mucho. Recién graduada trabajé como presentadora para una serie de documentales sobre deportes extremos. Me involucré mucho en el proceso postproducción, lo cual me acercó al mundo de la imagen. ¡Y también enfrenté el miedo a las cámaras!, pues durante mi etapa de estudiante me veía a mí misma como una joven introvertida.

‚ÄúDespu√©s de esta experiencia tuve la oportunidad de dirigir un documental sobre el concierto de los Rolling Stone en Cuba, y m√°s tarde present√© otro proyecto a la AHS que obtuvo la Beca El Reino de Este Mundo.‚ÄĚ

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

Estos productos audiovisuales recibieron lauros en eventos importantes de la UNEAC y de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z. ¬ŅC√≥mo llegas a esos escenarios y qu√© significan en tu formaci√≥n como realizadora?

Debido a mi inexperiencia como productora, el documental de los Rolling lo tuve engavetado casi un a√Īo. Hasta que en noviembre de 2016 una amiga que trabaja en la UNEAC en Villa Clara me coment√≥ acerca del Festival Santamariare, en la ciudad de Caibari√©n. A los pocos d√≠as me llam√≥ Jorge G√≥mez, presidente de la secci√≥n de audiovisuales de la UNEAC, para comunicarme que hab√≠a obtenido el premio en Direcci√≥n de Programas en la categor√≠a de documentales. Me sorprend√≠ mucho.

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

Esa experiencia me permitió el intercambio con otros realizadores del país, además me motivó para poner el documental a consideración de la Muestra Joven del ICAIC y el Festival Internacional de Gibara. Para mi sorpresa resultó seleccionado para una exhibición paralela en estos festivales y, además, recibí la invitación de la AHS para presentarlo en Sancti Spíritus, Guantánamo y Baracoa.

Fue una experiencia enriquecedora. Me permiti√≥ mostrar mi obra en un espacio de lujo y para un p√ļblico diverso, pero con gran representaci√≥n de especialistas y productores del audiovisual. Tambi√©n particip√© del evento «Voces Cruzadas» en Sancti Sp√≠ritus. Pero guardo con mucho cari√Īo una exhibici√≥n que tuvo lugar en las ciudades de Guant√°namo y en Baracoa. Fue lindo ver la acogida que tuvo entre los seguidores de este g√©nero musical, adem√°s del intercambio con un p√ļblico conocedor y √°vido de estos temas. ¬°Hasta me regalaron un pul√≥ver de los Rolling!

Por aquella √©poca tambi√©n me entrevistaron para el programa Lente Joven, pero solo se trasmiti√≥ en su versi√≥n online; y no fue hasta el a√Īo 2019 que el Canal Clave lo estren√≥ en la televisi√≥n nacional. De cualquier modo, fue el documental con que me di a conocer como realizadora, y lo agradezco mucho, me dio mucho placer.

Cu√©ntanos, por favor, acerca de la experiencia de rodaje del corto «Los Rolling en Cuba».

Llegamos a las dos de la tarde a la Ciudad Deportiva dos camar√≥grafos, un sonidista y yo, con el objetivo de entrevistar la mayor cantidad de personas posibles. Esto no fue dif√≠cil pues la gente estaba euf√≥rica con el concierto y recogimos criterios muy diversos, de j√≥venes y ancianos, extranjeros y nacionales, figuras p√ļblicas como el Guille Vilar ‚Äď una autoridad‚Äď‚Ķ como medio centenar de entrevistas representativas del p√ļblico que estuvo all√≠ aquella tarde noche. Para el d√≠a siguiente ten√≠amos coordinadas las entrevistas a Frank Delgado y a Juanito Camacho; y como ellos son los especialistas, los escog√≠ como hilo conductor del reportaje. Muchas personas lloraban emocionadas.

Me han hecho cr√≠ticas, como, por ejemplo, algunos realizadores que trabajan m√°s la experimentaci√≥n consideran que es un reportaje ampliado; pero considero que lo m√°s importante fue captar la energ√≠a del momento, ¬Ņc√≥mo lo ve mi generaci√≥n?, pero sobre todo, llevar el concierto a las personas que no pudieron disfrutarlo.

Obtienes la Beca de creaci√≥n El Reino de este Mundo con un proyecto diferente, sustentado en un solo testimoniante y con una est√©tica de lo conceptual ¬ŅPor qu√© este giro en tu obra?

Evidentemente la formaci√≥n acad√©mica a uno lo marca. Y aunque es algo que a m√≠ me parece muy bien, en alg√ļn modo quise asumir el reto de hacer un producto art√≠stico en el que no fuera tan evidente que es un periodista quien est√° detr√°s de las c√°maras.

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

Hac√≠a tiempo que ten√≠a en mente realizar un documental sobre el racismo, pero no ten√≠a claro c√≥mo abordarlo, por la complejidad del tema. Hab√≠a pedido al cantautor Yuri Giralt Barrios sus canciones para la banda sonora del documental que estaba so√Īando. Pero un d√≠a, conversando con √©l, tuve claro que lo necesitaba como protagonista, porque tiene una obra muy seria al respecto. Se identifica, por supuesto, con la lucha antirracial, porque √©l mismo y su familia son de raza negra. Adem√°s, Yuri Giralt es una persona que constantemente le sale al paso a las actitudes racista que se manifiestan en la sociedad, consciente o inconscientemente. Narrar esta historia de vida, desde su punto de vista, fue muy interesante.

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

‚ÄúCimarr√≥n‚ÄĚ, que m√°s tarde obtuvo menci√≥n en Concurso Rub√©n Mart√≠nez Villena de Periodismo Cultural, desborda po√©tica y espiritualidad‚Ķ

Es que cada documental y cada audiovisual, a modo general, tiene su tempo; y yo ten√≠a que hacer un documental que tuviera que ver con su protagonista. Yuri es una persona muy pr√°ctica, pero a la vez con un pensamiento profundo, con toda una filosof√≠a de vida y de comportamiento. Todo esto lo expres√≥ en ese conjunto de canciones sobre la tem√°tica racial, que, a mi modo de ver, tienen mucho temple, mucha energ√≠a. Me esforc√© por conjugar la est√©tica, con la m√ļsica y con el discurso del entrevistado. Por ejemplo, utilizo colores sobrios, planos de detalle.

Hoy día ambos documentales se han transmitido varias veces por el Canal Clave de la TV Cubana.

¬ŅPor qu√© te interesa el tratamiento de nuestro panorama cultural y, espec√≠ficamente, temas como la moda, el rock and roll y el racismo, que responden al inter√©s de un p√ļblico minoritario?

Siempre me ha gustado abordar el mundo cultural porque es muy polisémico, además de que me permite abordar las realidades de mi país de formas muy diversas.

Por otro lado pienso que si voy a emplear recursos y tiempo en la realización de un producto complejo como es el documental, pues lo mejor es abordar temas que tienen menos cobertura en el diarismo de nuestros medios. Además, porque existen hoy día muchos prejuicios, por ejemplo, alrededor de los roqueros, del antirracismo, y del mundo de la moda; y siento que puedo darles la oportunidad a estas personas de hacerse escuchar.

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

En el mundo del audiovisual te desempe√Īas, adem√°s, como reportera de diferentes medios, conductora y locutora de programas, y guionista de tus propios documentales. En entrevistas anteriores has manifestado que tu trabajo como modelo tributa al resto de tus vocaciones. ¬ŅTe gustar√≠a comentarnos sobre todas estas vocaciones que confluyen en ti?

Lidiar con dise√Īadores, con fot√≥grafos y con la industria de la moda en general contribuye al desarrollo del gusto est√©tico, sin lugar a dudas. Que es necesario lo mismo para dise√Īar ropa, el interior de una casa o un audiovisual. ¬°Es crear un ambiente arm√≥nico! A esto se suma, por ejemplo, que desde que era estudiante, cuando me hac√≠an fotos a m√≠ o a otra modelo, pon√≠a atenci√≥n al lenguaje t√©cnico que se utilizaba, el uso de la luz, los encuadres y locaciones.

Todo esto es algo que t√ļ puedes estudiar, pero que con el tiempo lo llevas innato, como una segunda piel. Uno tiene los conocimientos t√©cnicos, pero a veces siento como si las im√°genes me hablaran. En un momento determinado me piden cierta m√ļsica, ciertos planos, determinado tiempo al aire (risas).

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez

tomada del perfil de facebook de Lisandra Duran Gutierrez