Teatro del Mar, online desde Gibara

El Festival Nacional Teatro del Mar, que se realiza en el municipio costero de Gibara, en la provincia Holgu√≠n, retomar√° sus espacios este a√Īo, luego de varios a√Īos sin desarrollarse, pero con la particularidad de hacerlo desde las plataformas digitales, del 10 al 13 de septiembre.¬†¬†

¡Este certamen, que llega a su cuarta edición, tiene como propósito revitalizar esta manifestación artística en el territorio y en esta ocasión lo hará a través de las diferentes redes sociales, debido a la actual situación epidemiológica causada por la propagación de la Covid-19 en el país!, explicó el joven actor Jaroguy Fraga Méndez, organizador del mismo.

‚ÄúLas puestas en escena en vivo no se realizar√°n, precis√≥, para evitar innecesarias aglomeraciones, pero la meta es crear una plataforma para el intercambio, la sensibilidad y la cercan√≠a de las personas al teatro, y convertir esta edici√≥n en un puente para otra cita, en 2021.‚ÄĚ

Un variado programa de actividades pretende rememorar las tres jornadas anteriores, donde se incluir√°n charlas, programas de televisi√≥n, paneles y conferencias, dedicando especialmente este encuentro a los ni√Īos con enfermedades oncol√≥gicas y al aniversario 130 de la fundaci√≥n del Teatro Colonial de Gibara, importante instituci√≥n cultural, a√Īadi√≥.

Surgido en 2012, el Festival Nacional Teatro del Mar tiene como finalidad el rescate del arte de las tablas en la Villa Blanca ‚Äďcomo tambi√©n se conoce esta localidad costera, anfitriona del Festival Internacional de Cine de Gibara‚Äď e impulsarlo, adem√°s, al resto del pa√≠s.

‚ÄúCon la realizaci√≥n de tres cert√°menes hasta el 2014, coment√≥ Jaroguy Fraga, en Teatro del Mar se han presentado varias compa√Ī√≠as y artistas de todo el pa√≠s, entre ellos Roberto Sala, Norma Arencibia, Oasis Teatro, de Guant√°namo, y Teatro Lazos de Papel, de Matanzas.‚ÄĚ


Telefone√°ndole a Dios en tiempos de pandemia

‚ÄúEsta obra pudo bien llamarse El amor en tiempos del Covid-19 ‚Äď sostiene el promotor del Centro Cultural Mejunje Alexis Casta√Īeda P√©rez de Alejo‚Äď con respecto a la m√°s reciente entrega de la Compa√Ī√≠a Mejunje. Una obra que narra los soliloquios de una anciana, desde ese (des)enfoque hilarante conque suele acompa√Īar temas de hondo contenido humano y social.

Y es que ‚ÄúSi puedes t√ļ con Dios hablar‚ÄĚ se concret√≥ por obra y gracia del confinamiento que durante la terrible pandemia varios artistas han revertido en producci√≥n creativa.

Seg√ļn figura en pancarta promocional, ‚Äúera una idea que llevaba tiempo punzando la imaginaci√≥n de Ram√≥n Silverio, pero el recogimiento en su casa con tiempo para precisar detalles, m√°s la cercan√≠a actuante del motivo que dio pie a la historia, pues llevaron al logro.‚ÄĚ

As√≠ present√≥ Casta√Īeda la puesta; y ratifican sus palabras la historia real contada por el Mejunjero Mayor, quien afirma que se inspir√≥ en su propia vecina para concebir el personaje y en las an√©cdotas rom√°nticas que ella le contaba cada d√≠a de confinamiento, para darle color a la trama. ¬†

Se trata, en esencia, de una anciana que espera la llegada de su novio Jorge, hasta que descubre que este había muerto, y entonces decide entablar una comunicación telefónica con Dios.

‚Äú¬ŅC√≥mo usted est√°, y la virgen y los dem√°s? Sal√ļdelos de parte m√≠a, sabe. ¬ŅQu√©? No, yo le dije a usted que usted es un hombre casado y yo no rompo matrimonio. Siga usted con la virgen que ustedes hacen muy linda pareja.‚ÄĚ

Ella lo que pide es que la reunifique con su pretendiente preferido, ya sea tray√©ndolo a √©l de vuelta a la vida o llev√°ndosela al cielo. Dios, en efecto, parece escuchar su s√ļplica, pero Jorge insiste en esquivas hacia la protagonista, y en sus zalamer√≠as para con otras mujeres (tambi√©n imaginadas por la anciana).

‚ÄúAy Jorge, ¬°t√ļ me las vas a pagar! ¬°S√≠ se√Īor, porque yo me voy a casar! Yo no s√© si me case con el italiano, con el millonario, con Dio¬ī, con‚Ķ ¬°pero esto no se va a quedar as√≠! ¬ŅY sabes por qu√©? Porque yo todav√≠a tengo mucho por vivir‚Ķ‚ÄĚ

Encarna a esta graciosa se√Īora la actriz Mayuli Hern√°ndez S√°nchez, a quien se agradece la identificaci√≥n con la soledad de una anciana, su apropiaci√≥n del escenario y la identificaci√≥n con el recurso escenogr√°fico m√°s importante, un andador; para regalarnos un personaje cre√≠ble en un ambiente sugestivo.

El dise√Īo escenogr√°fico, minimalista y de gran sencillez, hace prevalecer el histrionismo, el texto locuaz y la ambientaci√≥n sonora. Esta √ļltima est√° estructurada a partir de diversas versiones de la pieza original de Alberto Dom√≠nguez que da t√≠tulo a la puesta, ‚ÄúPerfidia‚ÄĚ.

Pudiera decirse que el unipersonal ‚ÄúSi puedes t√ļ con Dios hablar‚ÄĚ es una amalgama tragic√≥mica que nos invita a la reflexi√≥n desde la risa; pero que superpone la empat√≠a y el respeto hacia quienes peinan canas. M√°s lejos del melodrama que rodea a la demencia fue concebida esta graciosa alegor√≠a de la fantas√≠a senil.

‚Äú‚Ķy mis penas, ¬°mis penas s√≠ saben nadar!‚ÄĚ


La adarga del Che sobre las espaldas

Sabrina no ha parado un instante de repetir canciones y cuentos desde la ma√Īana en que Teatro Garabato plant√≥ bandera en el mism√≠simo coraz√≥n de Siguaney. Tanto sonri√≥ y aprendi√≥ que ya quienes la conocen saben de memoria que un d√≠a ser√° como Lily Alel√≠, la simp√°tica payasita con nariz roja y pelo alocado que la hizo bailar frente al resto de sus vecinos.

Fue un momento especial que sin dudas ella, como el resto de esa comunidad taguasquense que disfrut√≥ de la XXVI Cruzada de Teatro Por la ruta del Che, no olvidar√°. Las horas en complicidad con el colectivo, a√ļn de fiesta por celebrar este 4 de agosto 26 a√Īos de vida, disiparon las preocupaciones de los adultos por las consecuencias de la pandemia y justificaron a los m√°s peque√Īos a salir de casa.

‚ÄúTrabajar en esos lugares nos da mucha alegr√≠a porque sentimos que el p√ļblico necesita de nuestro quehacer. Nos reciben con tanto cari√Īo que esas oportunidades nos dan ox√≠geno a nuestras carreras‚ÄĚ, cuenta tambi√©n con mucho j√ļbilo Lil Laura Castillo, quien forma parte del espect√°culo Jueguipayaso, del cual todav√≠a se habla en Siguaney.

Tanto ella como los teatristas pertenecientes al Consejo Provincial de las Artes Esc√©nicas en Sancti Sp√≠ritus esperan siempre con expectativas la llegada del verano para, mochila a la espalda, regalar su arte por donde solo de a√Īo en a√Īo se va al mundo de las tablas.

‚ÄúLamentablemente en esta edici√≥n como consecuencia de la COVID-19 no podemos quedarnos en los municipios y as√≠ aprovechar mucho m√°s el tiempo, ya que estamos acostumbrados a presentarnos en varios horarios del d√≠a y en una semana de estancia nos mov√≠amos m√°s f√°cilmente‚ÄĚ, rememora quien funge, adem√°s, como vicepresidenta de la filial espirituana de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z.

El p√ļblico cumple con las medidas higi√©nico-sanitarias en cada presentaci√≥n. (Foto: Tomada del perfil de Facebook de Juan Carlos Gonz√°lez).

CRUZADA CON NASOBUCO

Desde que en Cuba se conoció de la entrada de la pandemia, el sector de la cultura fue el primero en suspender todas sus opciones. El mundo escénico no fue la excepción. Y en el caso de sus responsables en tierra espirituana, se mantuvieron atentos a cada decisión planteada por la máxima dirección del país.

‚ÄúDesde mucho antes ten√≠amos planificada la XXVI Cruzada de Teatro Por la ruta del Che que llegar√≠a del 14 al 24 de junio a los municipios de Sancti Sp√≠ritus, Trinidad y Fomento. Coincidi√≥, incluso con el pico de la COVID-19. Mas, no nos dimos por vencidos y el 22 de julio, ya en tercera fase de la actual etapa de recuperaci√≥n, salimos en condiciones especiales y as√≠ tenemos previsto que suceda hasta el 31 de agosto‚ÄĚ, explica Juan Carlos Gonz√°lez, presidente de las Artes Esc√©nicas en Sancti Sp√≠ritus.

En este 2020 la cruzada ha reacomodado sus itinerarios y parte desde la ciudad del Yayabo hacia las localidades, lunes y viernes, una guagua con diferentes proyectos que se dividen por los escenarios que el municipio sede decida.

‚ÄúEsto requiere de mucha sensibilidad gubernamental porque pedimos como aseguramiento un medio de transporte y combustible. Hasta este momento, ha sido muy especial como los propios vecinos cooperan con el caf√©, el agua y la merienda. Y aunque no hemos contado con mucho p√ļblico como en ocasiones anteriores porque aqu√≠ se ha concientizado la importancia de quedarse en casa, los promotores culturales han logrado que, en c√≠rculos sociales, teatros y espacios abiertos nos esperen con grandes sonrisas‚ÄĚ, a√Īade.

Esta edición se distingue además por la exigencia, tanto por los teatristas como por los líderes de las comunidades, del cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias establecidas.

El proyecto Teatro Parabajitos incluso ya ha incorporado un divertimento de payasos sobre el tema.

‚ÄúEnse√Īamos a los ni√Īos y ni√Īas y los familiares que les acompa√Īan mediante juegos y canciones c√≥mo disfrutar el verano y c√≥mo podemos retornar a nuestras tareas cotidianas, pero con la prioridad de las medidas de bioseguridad indicadas por el Ministerio de Salud P√ļblica. Desde lo did√°ctico y divertido hacemos conciencia en peque√Īos y adultos para evitar un rebrote de la COVID-19‚ÄĚ, cuenta Yojandry Naranjo, director del grupo.

Dicha propuesta artística ha podido disfrutarse ya en La Junta, el lobby del edificio 12 plantas y en la propia sede de Parabajitos, ambos espacios citadinos incluidos dentro de las paradas de la Cruzada.

‚ÄúHubo mucha disciplina en ese tema en Siguaney y no permitimos que en nuestros juegos el p√ļblico dejara de usar el nasobuco. Incluso, cuando subimos a alguien al escenario marcamos distancia para interactuar con esa persona sin correr riesgo‚ÄĚ, insiste Lil Laura.

CLIC A LOS RECUERDOS

Cuando la realizaci√≥n de forma f√≠sica de la XXVI Cruzada de Teatro Por la ruta del Che era pr√°cticamente un sue√Īo, ya en las redes sociales la cita hab√≠a encontrado su mejor escenario.

‚ÄúEn la fecha planificada, del 14 al 24 de junio publicamos fotos y videos de ediciones anteriores. Fue una idea muy gustada, pues personas que ya por m√ļltiples razones no pueden acompa√Īarnos, as√≠ como amigos de otros pa√≠ses se han sumado‚ÄĚ, reconoce Juan Carlos Gonz√°lez.

‚ÄúLos chilenos, como han sido nuestros invitados m√°s recurrentes, crearon un grupo en WhatsApp, donde se han intercambiado muchos criterios. Por el impacto positivo a√ļn mantenemos las publicaciones, de modo que llevamos las dos formas de la Cruzada‚ÄĚ, acota.

Tanto la peque√Īa Sabrina como los p√ļblicos de esta propuesta de nuestros teatristas tal vez desconozcan esa opci√≥n, pero que logra que en casa y con muchos kil√≥metros de distancia se disfrute de la singularidad de las artes esc√©nicas espirituanas, capaz de construir otros muchos mundos, donde la fantas√≠a tiende puentes con la realidad.

*Tomado de Escambray


Un festival de pueblo

                                                   I

CARTEL DE PROMOCI√ďN DEL FESTIVAL DE TEATRO AFICIONADO. FOTO: CORTES√ćA DEL COMIT√Č ORGANIZADOR.

Regreso a la cuna que me vio nacer, como dice la popular canci√≥n, al municipio de Fomento donde es tradici√≥n, desde hace poco m√°s de tres d√©cadas, la realizaci√≥n del Festival Nacional de Teatro Aficionado ¬ęOlga Alonso¬Ľ. En esta fiesta teatral que implica a grupos de todo el pa√≠s, y en √ļltimas ediciones tambi√©n a grupos extranjeros, con la habitual complicidad del avezado p√ļblico local, pues fui primero un simple espectador, luego, con el tiempo desarroll√© mis primeras inquietudes como director y present√© en varios encuentros mis puestas en escena. Hoy, mi participaci√≥n all√≠ cobra otra dimensi√≥n, en este caso como metod√≥logo de teatro del Consejo Nacional de Casas de Cultura, mas, nunca he dejado de asistir a la cita.

Con esta primicia he intentado mirar con ojo indagador la edición XXXI correspondiente a este 2020, celebrado entre durante el mes de marzo, donde, quiero comenzar aplaudiendo que el programa se realzó con la inclusión de las esperadas presentaciones de las puestas en escena, tanto de la muestra nacional como la internacional; así como de talleres y actividades colaterales que complementaron y prestigiaron la cita.

El festival se mostr√≥ diverso, din√°mico e intenso. Entre las novedades de la programaci√≥n se puede resaltar la creaci√≥n de un nuevo espacio para la presentaci√≥n de performances, y para la ocasi√≥n nos visit√≥, por la parte cubana, el proyecto de David Valera con una intervenci√≥n titulada Ese tipo humano, enga√Īosamente civilizado; mientras que, por la parte extrajera, tuvimos la oportunidad de presenciar Observaciones, de la compa√Ī√≠a alemana Uniater/Fritzaho. Ello evidencia que los artistas aficionados tambi√©n se mueven en la b√ļsqueda de nuevos horizontes creativos, y la exploraci√≥n de nuevas tendencias y pr√°cticas esc√©nicas.

II

El festival recibió a 12 grupos de nueve provincias del país, ocho en calidad de competencia y cuatro de invitados. Nueve grupos extranjeros de cinco países llegaron hasta el enclavado municipio ubicado en el centro de Cuba: Portugal, Alemania, Italia, México y Colombia. Y, además, recibimos a Cheikn Okbaoui, el representante de la UNESCO en Argelia. Celebro que el festival recibiera una muestra extranjera amplia y de calidad, grupos que pertenecen a la Asociación Internacional de Teatro Amateur AITA, lo cual evidencia un interés puntual de los miembros por la parte cubana de que nuestros creadores dialoguen con otras experiencias.

La compa√Ī√≠a Xutil Teatro Circo de M√©xico, que dirige Yal√ļ D√©ciga, con el espect√°culo Las aventuras de Trapeador y Cotonete, fue una de las propuestas que sobresali√≥, poniendo a dos actores que interpretan a Cotonete y Trapeador, personajes creados para representar las m√°s diversas formas de andar e interactuar en la calle con los espectadores: protagonistas de un arte que incorpora, adem√°s, t√©cnicas del clown, circo. Tuve la oportunidad de verlos en Bejucal unos meses antes, en la jornada de teatro Blanca Becerra, y confieso que encontrarme de nuevo con ellos fue una dicha.

APERTURA DEL FESTIVAL. FOTO: ALEJANDRO MEN√ČNDEZ

Por su parte, en la muestra cubana imper√≥ el teatro de sala, no hubo esta vez grupos de teatro de calle, y solo uno fue de teatro de t√≠teres. Uno de los montajes que m√°s conmovi√≥ fue Terapia del sumidero, del grupo Teatro del Retorno, de San Antonio de los Ba√Īos, ante el cual, como mencion√© antes, el ¬ęavezado espectador fom√©ntense¬Ľ pudo disfrutar de un teatro experimental, y con una concepci√≥n diferente a lo que habitualmente se ha presentado en el festival. Desde un espacio alternativo en el patio del museo, reutilizado como escenario, emerge la reflexi√≥n de la propia obra, un ritual interpretado por dos actores con m√°scaras de pico de ave ‚ÄĒparecida a las que usaron los m√©dicos especialistas para tratar a aquellos que padec√≠an de la peste‚ÄĒ, el r√≠o Ariguanabo ‚ÄĒque nace y muere en el territorio del municipio‚ÄĒ, as√≠ como la relaci√≥n del hombre con la naturaleza. Estos son los pretextos espaciales que escoge Alexander Diego Gil para la representaci√≥n, un ritual que parec√≠a que nos estuviera advirtiendo sobre lo que d√≠as despu√©s lleg√≥ a la isla: una pandemia que aun el hombre no ha podido detener. No es casual que el grupo recibiera el Premio de Mejor Dise√Īo Escenogr√°fico, por la exquisitez de su concepci√≥n.

BK2. FOTO: ALAIN MIRA.

Solo dos mon√≥logos comparecieron en el festival. De la provincia de Las Tunas lleg√≥ el grupo La Corniza con el archiconocido argumento de Emelina Cundeamor, del importante dramaturgo Eugenio Hern√°ndez Espinosa, e interpretado por Beatriz Sabrina Ricardo. Con este texto, Hern√°ndez Espinosa, dramatiza una problem√°tica identitaria sobre inacabados procesos coloniales racistas, a√ļn vigentes en muchos microsectores de nuestra sociedad. La joven actriz logra mostrar a una mulata que expone entre comentarios sarc√°sticos, con un humor certero: el desmoronamiento de su matrimonio. Su director, Miguel √Āngel Amado, supo guiar a la actriz en una concepci√≥n que result√≥ concentrarse en el trabajo del actor, y para ello utiliz√≥ solamente una mesa, una silla, una peluca y otros objetos muy elementales con los cuales logra concentrar la acci√≥n, y que permiten vislumbrar la confluencia social del personaje; de ah√≠ que la actriz obtuviera el Premio a la Mejor Actuaci√≥n Femenina.

BK2 es el t√≠tulo del otro mon√≥logo que estuvo en competencia, a cargo del grupo habanero T√©‚ąíAtro, escrito y dirigido por Elio Fidel L√≥pez Vela, quien supo hallar, antes que todo, la verdad de un personaje en su accionar a partir del mismo verbo, y que el actor Iv√°n Collazo Garc√©s asumi√≥ con una madurez impecable. El texto muestra a un joven estudiante que para ganar dinero trabaja de transformista en un bar nocturno, el personaje establece un di√°logo con la realidad de muchos j√≥venes en el presente. El dormitorio de una beca es el espacio que ha escogido el director para desarrollar la acci√≥n. Iv√°n Collazo logra con intensidad ciertas atm√≥sferas para representar el universo del personaje a partir de las emociones que va desencadenando, cada recurso que encontr√≥ para su interpretaci√≥n lo hicieron ganador del Premio a la Mejor Actuaci√≥n Masculina.¬†

Cenital Teatro, grupo del municipio sede, presentó Pasaporte, una obra de Yunior García, texto que ha sido representado por varios grupos en el movimiento de artistas aficionados, pero, que, esta vez, el director Génder Hernández realizó un montaje sencillo, sin perder la estructura de la obra. El director logra una armonía en la escena que construye, básicamente, desde la concepción del espacio y los elementos que lo conforman, pues la escenografía tiene un impecable acabado constructivo que supo adaptar de manera funcional para cada una de las escenas.

En sentido general se aprecia un montaje en el que cada actor domina un registro de caracterización que atrapa al espectador y lo identifica, y ahí radica su principal arma. Merecido fue, entonces, que el jurado decidiera otorgarle el Premio a la Mejor Puesta en Escena.

III

Fue una idea loable que la cr√≠tica especializada estuviera por segunda vez en el evento. El prestigioso cr√≠tico e investigador teatral Jaime G√≥mez Triana, invitado especial a esta edici√≥n, opin√≥ a prop√≥sito: ¬ęCreo que los m√°s relevante definitivamente es el p√ļblico del evento. La cercan√≠a que todo el pueblo tiene al teatro. El festival tiene una gran relevancia en t√©rminos de lo que hace para la comunidad en particular. El pueblo tambi√©n lo espera, lo desea y contribuye a su √©xito¬Ľ. G√≥mez Triana realiz√≥ un taller de cr√≠tica, que constituy√≥ un espacio id√≥neo para la superaci√≥n t√©cnica de los directores, actores, instructores y metod√≥logos que asistieron al certamen. Otro taller que se efectu√≥ y que los participantes agradecieron fue ¬ęEjercicios escriturales para mundos m√≠nimos¬Ľ, impartido por la maestra Blanca Felipe Rivero.

ENTREVISTA. FOTO: ALEJANDRO MEN√ČNDEZ.

El evento contin√ļa la tradici√≥n de programar presentaciones a las comunidades, barrios y escuelas del municipio. El Juglar del Cisne present√≥ la obra de t√≠teres Beatriz y los Papas Malvas en la comunidad de J√≠quima, donde los ni√Īos y toda la familia pudo disfrutar de esta agrupaci√≥n de Pinar del R√≠o, por los resultados y el amplio repertorio que han venido desarrollando en la modalidad de teatro de t√≠teres, este grupo es ya un referente importante en el pa√≠s.

Positivo fue invitar de nuevo a la Compa√Ī√≠a Teatral La Andariega, de la provincia de Camag√ľey, de una marcada participaci√≥n en la historia de este encuentro anual. En esta ocasi√≥n present√≥ Cuentos de Palacio, con una gran aceptaci√≥n por parte el p√ļblico. Resulta v√°lido destacar las actuaciones de ni√Īos que hacen teatro con una verdad y calidad art√≠stica en la escena.¬†¬†

TALLER DE LA CR√ćTICA. FOTO: ALEJANDRO MEN√ČNDEZ

Para esta edición en especial se creó una comisión curatorial que realizó una audición a los grupos por las provincias del país para seleccionar la muestra nacional. Y es que realizar un evento de esta magnitud requiere del esfuerzo y la dedicación de los organizadores que, en cada proceso, antes y durante el festival, deben mantener el diálogo cómplice, para poder continuar realizando mejores ediciones.

Me gustar√≠a terminar invitando a una reflexi√≥n, y es que un festival de tanta significaci√≥n para el movimiento de artistas aficionados del pa√≠s, y con tan honda marca identitaria en los pobladores de Fomento, amerita que se pueda construir una sala de teatro en la Casa de Cultura con recursos t√©cnicos m√≠nimos, como equipos de luces y de audio. Ello facilitar√≠a poder invitar grupos de la vanguardia art√≠stica que han mostrado su inter√©s por participar del evento, pero se han visto limitados, precisamente, por estas cuestiones t√©cnicas. Grupos y espect√°culos que, sin dudas, prestigiar√≠an nuestro Festival Nacional de Teatro ¬ęOlga Alonso¬Ľ.


Mi nombre es Martina, ¬Ņy el tuyo?

La Sala Mamb√≠, sede del Gui√Īol Santiago es una de las instituciones culturales emblem√°ticas en Santiago de Cuba. Atesora toda una tradici√≥n que por d√©cadas construy√≥ el teatro para ni√Īos en esta ciudad a la gu√≠a de Rafael Mel√©ndez Duany. Aunque hoy la instituci√≥n de referencia¬† se desmembr√≥ en dos agrupaciones, los conceptos han de mirarse siempre en la reserva que les antecede para que las actuales generaciones de infantes tengan acceso a lo m√°s valioso de su historia y actualidad.

Desde que Adriana tiene tres a√Īos hemos asistido a todas las puestas en la Sala¬† Mamb√≠. La verdad es que como a otros santiagueros me preocup√≥ cierta penumbra que por un tiempo observ√© en varios sentidos. Primero que nada lastimaba la escasa asistencia de p√ļblico a las presentaciones. Ya s√© que la crisis de audiencias afecta la vida institucional hoy, que entre otras much√≠simas causas profundas, tienen un clip en el abuso de las tecnolog√≠as que sumen a algunas familias en burbujas ‚Äúdesconectadas‚ÄĚ de la realidad out-line.

fotos tomadas durante la obra

Ese distanciamiento entre el p√ļblico ideal y la Sala teatral tambi√©n ocasiona la p√©rdida de normas de comportamientos y apreciaci√≥n en los primeros, quienes a√ļn en el transcurso de la obra no logran desprenderse de sus tel√©fonos, jabitas y meriendas. Pero el Gui√Īol siempre fue y ha de ser promotor de valores culturales y centro de formaci√≥n de valores est√©ticos y espirituales.¬† Tambi√©n me coloc√≥ en alerta la reiteraci√≥n de escasas piezas en cartelera, no siempre con la m√°s oportuna concepci√≥n art√≠stica.

Mas algunas de mis desazones se atenuaron con la esperanza que coloc√≥ el estreno en agosto de 2019 de la obra Mi nombre es Martina. ¬ŅLos motivos? Pues una escenograf√≠a plena de buen gusto en coherencia con el argumento y la puesta en s√≠. A eso se entretejen la acertada adaptaci√≥n del original en una versi√≥n contextualizada en cualquier lugar de Cuba o el Caribe, y que en lo personal me situ√≥ en un bichindario santiaguero. Las casas, con sus tejas criollas recrean el entorno al estilo arquitect√≥nico de nuestras ciudades, especialmente √©sta del oriente cubano que habito. La distribuci√≥n de cada elemento en escena resulta adem√°s de agradable, oportuno en los usos de sus escenas.¬† La m√ļsica combina las piezas en audio con las interpretaciones cantadas del elenco actoral. Lo que se escucha es festivo en una fusi√≥n de¬† ritmos cubanos desde arreglos contempor√°neos.

foto tomada durante la presentación de la obra

El Proyecto Campanadas, casi un a√Īo despu√©s tiene la dicha de reponer la puesta justo cuando la Sala Mamb√≠ acaba de ser remozada para el disfrute de las agrupaciones teatrales y la familia cubana. Sobre el texto La cucarachita Martina,¬† de Manuel Mor√°n, Jorge Socarr√°s presenta esta versi√≥n bajo su propia direcci√≥n art√≠stica y la general de Liorge Reyes.

La trama acontece en el bichindario. Sus habitantes son una nueva cucarachita Martina junto a su alter ego Martina, personaje que interpreta una actriz como mediadora del conflicto, en interacción con los títeres. Un gallo vanidoso, un perro haragán, el gato de poca higiene y el ratón Pérez integran la lista de pretendientes. Otros compinches de la cucarachita habitan cada una de las escenas. Los actores cohabitan con la manipulación de títeres en el retablo a lo largo de la historia.

Desde un lenguaje asequible para todos, la versi√≥n actualiza conceptos como el amor y la convivencia en tiempos de equiparaci√≥n de g√©neros, o al menos el intento. Con una propuesta din√°mica y sensible, aflora en las tablas el cuestionamiento a la desigualdad dom√©stica, el machismo, el sometimiento femenino o el egocentrismo. Los actores interact√ļan a ratos con los asistentes en el af√°n de educarlos en una necesaria visi√≥n que movilice al cambio desde edades tempranas. Martina, la cucarachita, no se amedrenta ante las decepciones y se reh√ļsa a las propuestas de sometimiento de los pretendientes que en pasarela van a la conquista. Es esta una cucaracha emancipada, cuya felicidad trasciende los motivos matrimoniales. No obstante el rat√≥n P√©rez har√° valer el peso de su protag√≥nico en la historia y ser√° el causante de la celebraci√≥n final.

Estamos ante una puesta que moviliza a las palmas, los pies y el pensamiento. Si ud es el adulto, seguramente cuestionará razones de su existencia cotidiana. La primera ocasión en que Adriana y yo la presenciamos, me sumergí en una profunda conmoción. Aquel sábado el regalo  fue más bien para mí. Salimos y ella con su ternura agarraba mi mano hacia la calle segura de los buenos afectos.

Ahora que repetimos la experiencia, ella me ofreci√≥ su criterio de experta, ¬Ņqui√©n mejor?, y yo me dispuse a la tecla.


Bons√°i: un ejercicio de mutilaci√≥n del yo ‚Éį (+ Videos)

Un bons√°i, b√°sicamente, es un √°rbol mutilado para moldearlo de manera est√©tica seg√ļn los intereses de quien lo haga. Partiendo de esta idea y, teniendo en cuenta algunos de los procedimientos para llegar al resultado final (d√≠gase: siembra, trasplante, poda, alambrado, etc), sospecho que la pieza de rareza inclasificable o inter-gen√©rica Bons√°i, del santiaguero Juan Edilberto Sosa, no es otra cosa que el registro audiovisual de una met√°fora.

No importa aqu√≠ ning√ļn tipo de b√ļsqueda t√©cnica del audiovisual propiamente dicho; aunque tampoco carece de cierto hallazgo afortunado, sobre todo a nivel narrativo y psicol√≥gico: planos aberrantes, sonidos ambiguos y una secuencia abstracta hacia mitad de la pel√≠cula. Desde este punto de vista quiz√°s se resiente en la precariedad del sonido, independientemente a que haya sido intenci√≥n ‚Äďo no‚Äď de sus realizadores. El sonido, se sabe, juega un papel protag√≥nico en la dramaturgia de cualquier tipo de obra audiovisual.

Pero a lo que íbamos: la jerarquía aquí pertenece a la mera coincidencia de colocar una cámara en un sitio donde está ocurriendo algo: la metáfora: la mutilación del ego de un personaje que es muchos personajes.

cartel dise√Īo de frank lahera

Hay una angustia latente que se respira durante todo el film y que es, luego de las posibles carcajadas iniciales provocadas por la imagen esperp√©ntica del personaje, lo que logra conectar con el espectador. La angustia entendida como un ox√≠moron: de un lado, la angustia de lo cotidiano como inercia que tira hacia la desidia; del otro, la angustia como envite t√°cito que provoca finalmente un salto (una suma de peque√Īos saltos, en realidad): lo que delata, en definitiva, la naturaleza m√°s primitiva y elemental del ser humano: el drama de respirar, comer y cagar: la belleza pat√©tica. Ejecutada por Juan desde lo aleg√≥rico y manifestada visualmente en el vestuario (o piel) y la conducta (¬Ņo mente?) del personaje.

Entonces entramos de a lleno en una especie de c√≠rculo vicioso que roza lo inquietante, sobre todo entendiendo que los sentidos est√°n anulados de antemano por esa piel o caparaz√≥n forjado a golpe de alienaci√≥n: multi-medial, (des)informativa y de resistencia instintiva a la agon√≠a. Este √ļltimo elemento cobra particular connotaci√≥n en la dedicada compulsi√≥n del personaje a su higiene personal, que adem√°s implica ‚Äďnarrativamente‚Äď una contextualizaci√≥n inmediata de la historia. Sin embargo, poco a poco se nos revela que en realidad el c√≠rculo es espiral que, a cada vuelta, ha ido ganando en di√°metro, poco a poco, mientras su zona de confort se torna cada vez m√°s peligrosa.

Bonsái es un ejercicio de pensamiento. Si no logra echarle a andar las neuronas, ya puede dormir tranquilo el resto de su vida. Más allá de un argumento lineal que sospecho propiciado para el audiovisual y no así para la pieza teatral en conjunto, lo que destaca de la historia es la certeza de que somos manipulados por un algo que prevalece. Llámelo dios, llámelo narrador, llámelo sociedad. Nos siembran, nos podan y nos trasplantan; así como pretendemos hacerlo con otras cosas.

foto Frank Lahera

Al ser, adem√°s, un ejercicio de supresi√≥n del ego, el actor deja de tener importancia y el personaje se convierte en la obra. Condici√≥n que le acerca a un Kafka o a un Virgilio Pi√Īera, donde el yo es sustituido por el nosotros, incluso por el eso. Es entonces que desaparece el individuo y aparece el sustrato. Por lo tanto, desde un punto de vista formal y referencial, le percibo cierta proximidad con algunas formas del teatro asi√°tico, pero desde una especie de hibridez que le acercan, desde lo te√≥rico, al teatro antropol√≥gico del italiano Eugenio Barba y, desde la ejecuci√≥n, al teatro pobre del polaco Grotowski y al experimentalismo de Samuel Beckett.

Finalmente, descubrimos en la pieza ese acercamiento otro que lo redondea y lo carga de significado: la met√°fora multiplicada en la colectividad, el fin mismo de todo arte: provocar. La capacidad inter-gen√©rica que por naturaleza porta Bons√°i permite que pueda desbordarse hacia el performance o el happening. Y descubrimos la mirada at√≥nita del transe√ļnte no-pensante, que es capaz de creer sin dudar en lo que dice su televisor, pero no da cr√©dito a lo que puede aparecer ante sus ojos un d√≠a cualquiera de su vida.

Entonces todo cobra sentido, un sentido quijotesco: el transe√ļnte queda mutilado y el personaje se exonera, al menos durante algunos instantes, de cualquier tipo de averno: real o simb√≥lico. El personaje tiene un proyecto, pero no se imagina que sigue siendo parte de un plan m√°s grande: el proyecto del gran mutilador: el peque√Īo ojo que te mira desde la primera fila, el enorme ojo que te mira desde la sala de proyecciones. El personaje sale en su bicicleta, convencido de que solo lo gu√≠a su voluntad, convertido definitivamente en un resultado est√©tico: mutilado y moldeado, pero admirable.

foto frank lahera

 

‚Éį B√≥nsai es un cortometraje realizado a partir de una pieza teatral hom√≥nima montada por el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA y dirigida por Juan Edilberto Sosa.


Escena #7 y final: Leviatán (cómo se llega a ser lo que se es) (+Fotos y videos)

Cuando desperté el Leviatán ya estaba ahí.

  • ¬ŅC√≥mo impedir los efectos del Leviat√°n?
  • ¬ŅC√≥mo identifico el cuerpo del poder?
  • ¬ŅC√≥mo darle voz a lo impensable?

Paralelo al proceso de Bons√°i escrib√≠ Leviat√°n, el √ļltimo espect√°culo de la trilog√≠a C√≥mo se llega a ser lo que se es. Un texto lleno de mon√≥logos que rompe los esquemas utilizados para proyectos esc√©nicos anteriores. El entramado textual deb√≠a terminarse una vez concluida la primera etapa del montaje, pero el material nunca dej√≥ de crecer y cambiar. La idea siempre fue volver sobre el performance como lenguaje y utilizar la m√°scara fija desde lo absurdo como categor√≠a est√©tica.

Desde el t√≠tulo, la obra anuncia la presencia del mal. Un mal representado en la figura del poder. ¬ŅC√≥mo conceptualizar la enfermedad? Utilic√© dos preceptos filos√≥ficos para sentar las bases primero del texto y luego del espect√°culo: el gran Leviat√°n, de Thomas Hobbes, y As√≠ habl√≥ Zaratustra, de Friedrich Nietzsche. Dos fil√≥sofos que supieron ver al monstruo desde contingencias diferentes. El primero a trav√©s del Estado como ente pol√≠tico que rige todas las relaciones sociales y, el segundo, en el hombre y la muerte de Dios.

foto Belice Blanco

La obra muestra una ciudad impróspera, dominada por los miedos/deseos/y expectativas ante la posible llegada del Leviatán. Los personajes trascienden entre la locura y la sabiduría. Sobreviven a partir de sus códigos éticos y de los desechos de una sociedad sentenciada a perecer ante el poder que representa la bestia que se aproxima. Solo una persona sabe cómo derrotar al enemigo, su nombre es Zaratustra, un mito entre los hombres, quienes aseguran su presencia en una cueva alejada de la urbe.    

foto Belice Blanco      

Los personajes representan el mal, a la acción de la fuerza sobre los hombres, a la imagen de la turbación y el desasosiego; pero también significan la resistencia a la voluntad del poder. Unos tejen sus discursos con escritos bíblicos, su cosmovisión sobre la familia, sus convicciones políticas, mientras otros solo rememoran la historia. Una historia personal y colectiva. Una que los hace sentir parte del monstruo.

La frustraci√≥n hace aflorar la fracci√≥n m√°s absurda de estos individuos y su cadena de relaciones. Cada personaje fue encontrado por los actores en las calles de Santiago de Cuba. La obra nos permiti√≥ hablar de la indigencia en Cuba como un fen√≥meno que escapa aun a las voluntades del estado. Los actores no solo tomaron rostros reales, tambi√©n realizaron un estudio psiqui√°trico, psicol√≥gico, social y teatral de cada persona seleccionada. En esa exploraci√≥n varios especialistas aportaron a la construcci√≥n y an√°lisis de las figuras de estudio y su tr√°nsito a personajes. En ese recorrido vale resaltar al Lic. Alain Brito Casta√Ī√≥n, pues mediante su ayuda especializada los actores completaron la historia cl√≠nica y filtraron toda la indagaci√≥n a trav√©s de la escena.

Cartel Dise√Īo Rainer Martinez Cascante

Una vez que la informaci√≥n adquiri√≥ prop√≥sito como material esc√©nico, el texto inicial sufri√≥ grandes modificaciones. Ani√Īa, el Cristo Loco, el Cimarr√≥n, Cabeza de Pecao, el Viandero, la Mand√≠bula, el Cagal√≥n y el General, fueron resultado de la expedici√≥n hecha sobre nuestra realidad. Un despliegue que reuni√≥n (indistintamente) a un elenco integrado por Maibel del Rio Salazar, Adolfo Guzm√°n Pacheco, Lisandra Hechavarr√≠a Hurtado, Erasmo Leonard Gri√Ī√°n Labadi√©, Alfredo Pe√Īa Ortiz, Diego Alexander Torres Olivares, Amanda Gonz√°lez Ortiz y Yanisleidys Labor√≠ Cuevas.

El trabajo con los personajes rompió la clásica construcción del Roll aprendida en la academia, incluso nos hizo replantearnos las fórmulas que veníamos empleando. La referencia que teníamos del grupo El Ciervo Encantado, de la maestra Nelda Castillo, Tadeusz Kantor, Angélica Liddell y el trabajo fotográfico de Belice Blanco nos conectó con una visual absurda y crítica de la realidad.        

Belice Blanco hab√≠a expuesto una veintena de fotograf√≠as con el rostro de mendigos, locos y alcoh√≥licos con los que coexistimos en la ciudad. Algunos de ellos ya eran material de estudio para esta puesta antes del contacto con la fot√≥grafa. Las muestras Evas y Adanes fueron el resultado de un lente que port√≥ una de las ideas transversales de Leviat√°n: ¬Ņc√≥mo se llega a ser lo que se es?

foto belice blanco

Para el grupo era importante utilizar el área de representación para que aquellas figuras contaran su historia. No a través de una narración aristotélica ni de saltos temporales. Queríamos una narración en tiempo presente. Cada figura de estudio poseía una vitalidad que necesitábamos mostrar al espectador. Para ello el escenario fungía como elemento principal para el exorcismo.

Liester Amador

Todo se mueve en penumbras, algunas luces parecen referirse más a la muerte que a la vida. Los segmentos largos y emocionales permiten al espectador participar de la construcción de la identidad humana de las voces. Lamentos/gritos/pregones. Así algunas voces escogen los momentos sensibles a su existencia y se muestran. Asumen que sus vidas no serían diferentes aun sin la llegada del Leviatán. Sus presencias son la prueba del escarmiento de Dios a los hombres. Aunque para algunos de ellos Dios ha muerto.  

foto belice blanco
  • ¬ŅD√≥nde recibir√© mi sentencia?
  • ¬ŅPor qu√© soy culpable?
  • ¬ŅQui√©n cre√≥ al Leviat√°n?

El espect√°culo fue estrenado el 8 de febrero de 2019 en la sala Mamb√≠ del Teatro Gui√Īol Santiago. Represent√≥ la primera colaboraci√≥n concreta con la fot√≥grafa matancera Belice Blanco, quien exhibi√≥ durante la temporada su expo Evas y Adanes, como una sola muestra.

La obra en ocasiones muestra lugares concretos: una esquina de la calle/un edificio olvidado/un basurero. En otras parece que los personajes o entes esc√©nicos (como empezamos a llamarlos en alg√ļn punto del proceso), habitan espacios inexistentes. La condici√≥n de lo on√≠rico toma fuerza en el montaje y se manifiesta tan abstracto y tan personal que parece como si ocurriese en sus propias mentes.

foto belice blanco

Todo cuanto se dice/se hace/y se piensa en escena, está condicionado por la relación de los personajes con el Leviatán. A medida que la trama avanza el espectador asume al monstruo como un concepto más amplio. La fuerza de esa figura construye y altera el sistema simbólico de la obra.  

Cartel Dise√Īo Rainer Martinez Cascante
  • ¬ŅCada persona tiene su Leviat√°n?
  • ¬ŅDeber√≠a temer el espectador a la existencia real de la bestia?

La construcción de atmósferas representó un trabajo crucial. Cada ente escénico poseía su propia luz/color. Ese conjunto de luces simboliza a una ciudad que teme la llegada del monstruo y oculta su miedo con parafernalias y cintas Leds.

  • ¬ŅMapa lum√≠nico para el desastre?
foto belice blanco

La escenograf√≠a, dise√Īada por el artesano y arquitecto Dagoberto Hen, utiliza la figura del tanque de metal industrial como s√≠mbolo. El tanque como objeto fue tomado de los distintos contextos de las figuras de estudio. El tanque aparece como un elemento reiterativo en las locaciones que sirvieron de inspiraci√≥n para el montaje.

Foto Belice Blanco

Se usaron cinco barriles con los cuales se crearon estructuras mod√©licas. Figuras que representan la mugre, la pobreza, la creatividad y la resistencia de estos seres ante el ojo que observa. Los actores definieron su carretilla, vag√≥n, casa, escudo o almac√©n junto al dise√Īador/realizador. De esa manera fueron d√°ndole forma a los elementos externos que servir√≠an para que cada ente esc√©nico sobreviviera en el escenario.¬†

Del actor Diego Alexander Torres ( interpretamdo al Viandero)

Una vez terminada la escenografía los actores crearon o recolectaron prendas de vestir y los elementos de utilería. Todos pertenecen al imaginario del actor con su trabajo a partir de la investigación y los distintos materiales que aportó para la escena.

  • ¬ŅQu√© es sobrevivir en escena?

La banda sonora es un elemento esencial en este trabajo. La m√ļsica, en su totalidad cubana, nos sirvi√≥ para contextualizar y hacer una simbiosis con los sonidos/melod√≠as/y canciones que interpretan los entes esc√©nicos.

  • ¬ŅLlega el Leviat√°n?
  • ¬ŅAparece Zaratustra?
foto belice blanco

Cuando la obra comienza ya nada tiene solución. El Leviatán no necesita llegar para destruir, el poder ejerce su voluntad de formas inimaginables. Zaratustra sabe que no hay nada que hacer, no moverá un dedo por los hombres sentenciados por su cultura/sus ideas/sus creencias/su comportamiento/su locura. Así llega el final, con cada personaje atrapado en la fatiga de una sociedad mortal.

  • ¬ŅNos define el poder?

Tal vez esta obra sea un tratado para demostrar que sí, que somos el resultado de la relación que ejerce el poder con nuestro entorno. Tal vez nada escapa a esa voluntad. Intentamos hacer una puesta para que el espectador re-leyera su propia existencia. Lo real y lo absurdo terminan siendo condicionantes en una lectura donde la cotidianeidad es un régimen inevitable.

Para el Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA, cada puesta significa un acto de rebeld√≠a/de fe/y de resistencia. Un compromiso con los m√°s vulnerables ante los ejes de poder que rigen nuestro mundo interior y exterior. Nuestro teatro siempre ha tenido como centro al hombre como ser social y a la escena como trampol√≠n de afecto y marcha f√ļnebre.

foto Liester Amador

La obra se presentó en El Mejunje Teatral, Santa Clara 2019; XI Edición del Festival de Teatro Joven, Holguín 2019; Jornada Teatral Perro Huevero, Las Tunas 2019; Jornada Teatral La Bota Rota, Contramaestre 2019; III Edición del Festival de Teatro Experimental Desconectados a 969, Santiago de Cuba 2019.

  • ¬ŅPuede el mal existir fuera de la conciencia?

La trilog√≠a C√≥mo se llega hacer lo que se es sirvi√≥ como estructura de an√°lisis para profundizar en el comportamiento humano como respuesta a sus circunstancias, el comportamiento del actor en un viaje que amenaza el umbral del subconsciente en la busca del semi-transe, y el comportamiento del p√ļblico ante su propia paranoia.¬†¬†

Habr√≠a que sumar otros elementos que han permeado nuestra experimentaci√≥n como lo interdisciplinario y el estudio de las experiencias interhumanas. Todo lo antes expuesto forma parte de nuestra b√ļsqueda de un arte vivo y renovador. Una vor√°gine que nos dota de la aptitud necesaria para posicionarnos frente al poder.

LOS LOCOS DE LEVIAT√ĀN

Por: Reinaldo Cede√Īo Pineda

Los locos de Leviat√°n

venden periódicos en los barriles

venden periódicos en los portales

                              en los teatros

pobres

con leviatanes comiendo sus cerebros

venden periódicos de ayer

para actualizarnos

a nosotros los cuerdos

con leviatanes comiéndonos los pies

y

nos gritan

nos espantan

nos espetan

su lucidez de leviatanes

críos de Dios 

profetas.

Nada hay más triste que un periódico de ayer

Nada hay m√°s triste que envolvernos

                              que despertarnos

en un periódico de ayer

ay

estos locos de Leviat√°n

sobrevivientes

susurradores

que andan quem√°ndonos

mientras

nosotros los cuerdos

subimos

                bajamos

la ciudad.

                (Tras ver la obra Leviatán de Juan Edilberto Sosa. Santiago de Cuba, 8 de febrero, 2019)

 


Gui√Īos teatrales desde Holgu√≠n

Los t√≠teres no han dormido, al menos no los del Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n. Con casi medio siglo de historia titiritera, la cuarentena por Covid-19 detuvo sus rutinas, mas les impuls√≥ a crear para otros p√ļblicos y formatos, con fines distintos, pero similares en el intento de entretener y educar a sus seguidores.

A Karel Fern√°ndez, joven actriz de la compa√Ī√≠a, la cuarentena le ha parecido un tiempo f√©rtil. Por ella surgi√≥ la idea de Gui√Īos desde casa, ‚Äúuna alternativa audiovisual que creamos para seguir nuestra labor como artistas de teatro. Consiste en presentar nuestros mu√Īecos en situaciones propias de la pandemia y c√≥mo la enfrentamos, son circunstancias donde mostramos, por ejemplo, al Ratoncito P√©rez, que se va a comprar comida y olvida el nasobuco o las peripecias un padre agotado por complacer a su hija en su casa para que no se sienta aburrida, todo con el mensaje final de quedarnos en nuestros hogares.

‚ÄúEs una forma amena, diferente de transmitir mensajes sanitarios, aconsejar a los ni√Īos y la familia en general, acerca de c√≥mo aprovechar el tiempo en casa haciendo cosas √ļtiles, adem√°s de promocionar nuestro trabajo y celebrar fechas tan importantes como nuestro aniversario 48 y el d√≠a Internacional de la Infancia.‚ÄĚ

Así, espacios de la televisión holguinera y redes como Telegram se han hecho eco de lo que hacen los títeres cuando un virus cierra las puertas del teatro.

‚ÄúSubimos los videos a Facebook cada lunes y hemos terminado la primera temporada con trece Gui√Īos. Ahora queremos hacer otra, pero con temas pertenecientes a esta primera fase recuperativa y a las que vienen‚ÄĚ, explica Karel.

Y como de tregua fecunda se ha catalogado esta etapa, los miembros de esta compa√Ī√≠a solo pueden pensar en el futuro: ‚ÄúEn proyecto tenemos muchas cosas. Este tiempo en casa, aunque nos ha atrasado un poco el trabajo, nos ha alimentado el esp√≠ritu y las ganas de crear. Seguimos preparando nuestro pr√≥ximo estreno, El extra√Īo caso de los t√≠teres que asesinaron a los espectadores, del autor Salvador Lemis, de la cual soy directora art√≠stica. Tenemos planes de montar dos espect√°culos de clown con el maestro Ernesto Parra, director de la compa√Ī√≠a Teatro Tuyo, de Las Tunas, y esta idea nos hace muy felices.

‚ÄúPara el agosto esperamos tener cierto contacto con el p√ļblico, queremos crear una pe√Īa apoyada por la AHS y en nuestra sede. Ser√≠a para adultos y pretendemos rescatar la vida teatral de la provincia y unir a todos los grupos de las artes esc√©nicas, tanto profesionales como los nuevos creadores. La intenci√≥n es promocionar sus obras, abrir espacio a la cr√≠tica y dar a conocer el teatro con su funci√≥n social, pero de forma l√ļdica y aportando conocimientos.‚ÄĚ

La funci√≥n contin√ļa cada d√≠a desde la responsabilidad, las ocupaciones propias de los artistas tras bambalinas, menos espectaculares y glamorosas como la escena, pero necesarias para que triunfe sobre las tablas la belleza. Y, el Teatro Gui√Īol de Holgu√≠n sigue vital, creando y dejando en mensajes de bien p√ļblico desde las redes, una evidencia de que cuando un tel√≥n se cierra, las redes sociales se abren. ¬†


Rubén Darío Salazar y Zenén Calero, celebración de la fantasía

Dupla creativa como pocas, el trabajo de Rubén Darío Salazar y Zenén Calero al frente de Teatro de Las Estaciones, en Matanzas, personifica hoy la vanguardia del teatro de títeres en Cuba. Y no solo el de títeres, sino de todo el teatro cubano en sí (en la amplitud de su diapasón creativo).

Despu√©s de un a√Īo en que se pens√≥ no habr√≠a Premio Nacional de Teatro al proponerse bienal, la decisi√≥n un√°nime del jurado de entregarlo a ambos ‚Äאּno pod√≠a ser de otra manera!‚Äď ha causado tanta alegr√≠a en Cuba y en otras partes de mundo donde se encuentran amigos y disc√≠pulos, como en pocas ediciones, un Premio Nacional, cualquiera que haya sido, lo ha hecho.

El jurado, integrado por los tambi√©n Premios Nacionales Carlos P√©rez Pe√Īa, Gerardo Fulleda Le√≥n, Ver√≥nica Lynn y Carlos D√≠az, como presidente, y la dise√Īadora y profesora Nieves Lafert√©, destac√≥ a este ‚Äúbinomio de creadores de la escena que han aportado al Teatro para ni√Īos y de t√≠teres en Cuba valores apreciables en cuanto a su labor art√≠stica, investigativa y docente‚ÄĚ.

‚ÄúEllos se han hecho s√≠mbolos vivos y actuantes, en especial, del arte titiritero como parte del movimiento teatral cubano‚ÄĚ, escribi√≥ Omar Vali√Īo en su columna ‚ÄúCenital‚ÄĚ del peri√≥dico Granma. Y como este, han sido muchos los textos de elogio y admiraci√≥n hacia ambos (aunque alg√ļn que otro comentario, relativo a sus edades, ha visto las manchas y no la luz del sol).

Vivos y actuantes, es cierto, y merecidísimo el Premio Nacional de Teatro 2020 además:

Porque han hecho de Teatro de Las Estaciones, ese ‚Äúespacio de libertad absoluta‚ÄĚ fundado por ambos en 1994, despu√©s de trabajar en Teatro Papalote bajo la tutela del maestro Ren√© Fern√°ndez, uno de los colectivos con un quehacer m√°s serio y sistem√°tico, m√°s sensible y gustado en el panorama insular, que se expande en las posibilidades creadoras del trabajo del t√≠tere.

Porque Las Estaciones ha sido, lo es, un colectivo docente que sigue formando desde la creaci√≥n perenne (en la Unidad Docente Carucha Camejo se forjan los j√≥venes titiriteros del ma√Īana, y son, adem√°s, los anfitriones del Festitaller Internacional de T√≠teres de Matanzas, Festitim).

Porque es un espacio para la experimentación, el diálogo con las demás artes, el trabajo en equipo (Rochy Ameneiro, William Vivanco, Alfredo Sosabravo, Liliam Padrón, entre muchos otros artistas, han sido cómplices de diferentes aventuras creativas lideradas por Rubén y Zenén).

Porque aseguran que conocer el pasado, investigarlo, saber de d√≥nde se viene, es tambi√©n proteger el futuro de la manifestaci√≥n (recordemos Mito, verdad y retablo: El Gui√Īol de los hermanos Camejo y Pepe Carril, Ediciones Uni√≥n, 2014, firmado junto al dramaturgo y poeta Norge Espinosa, y tantas investigaciones, art√≠culos, entrevistas, publicadas en diferentes medios).

Porque han hecho so√Īar a tantos ni√Īos dentro y fuera de Cuba, y lo siguen haciendo cada d√≠a, con obras como La ni√Īa que riega la albahaca, Pelus√≠n y los p√°jaros, La caja de los juguetes, La virgencita de bronce, Federico de noche, Alicia en busca del conejo blanco, Por el monte Carul√©‚Ķ

Porque los dise√Īos de Zen√©n, √ļnicos en su imaginer√≠a, dan vida y cuerpo a estos sue√Īos (su amplio trabajo es reconocido como referente ineludible del dise√Īo, no solo esc√©nico, en Cuba).

Rubén Darío Salazar y Zenén Calero. Foto: Facebook de Abel González Melo.

Porque han roto muros, uniendo con el arte escénico en cualquier parte del mundo. Y porque defienden un teatro plural, donde la diversidad de estéticas creadoras y la calidad, justifica la creación.

Por los tantos premios, dentro y fuera del pa√≠s, que acumulan por la calidad de su trabajo (responsabilidad y excelencia que han hecho que Rub√©n Dar√≠o dirija, adem√°s, el Gui√Īol Nacional).

Porque no se cansan de crear ‚Äďincluso a pesar de la Covid-19 idearon acciones desde las redes sociales‚Äď y recorrer la isla llevando sus puestas enigm√°ticas, sonoras, llenas de magia y fantas√≠a.

Incluso hoy, a pocos d√≠as del Premio, sin acostumbrarse a la noticia, actuaron en su sede en la apertura veraniega; porque el compromiso primero es con el p√ļblico, y, est√° claro, con el teatro.

Porque El Retablo no es solo una sala de teatro com√ļn en el No. 8313 de la calle Ayuntamiento, sino un espacio de m√ļltiples confluencias, un proyecto sociocultural (el Centro Cultural Pelus√≠n del Monte) donde la m√ļsica, las artes visuales, y claro, siempre el teatro, convergen (y uno de los sitios m√°s hermosos en una ciudad, Matanzas, que destila arte por doquier).

Porque tantos quieren ser como ellos…

Zenén Calero. Foto: sitio web de Teatro de Las Estaciones.

Entregarlo todo a la escena, con humildad, con belleza, y hacerlo con ‚Äúfe de vida‚Ä̂Ķ

Ver el teatro, digamos que martianamente, como ara, no pedestal.

Premiarlos a ellos es reconocer una tradición que viene desde los hermanos Camejo (su admirada Carucha) y Pepe Carril, Dora Alonso, Armando Morales, René Fernández, entre tantos.

Es reconocer el trabajo, la trayectoria, amplísima por demás, aun en amplia plenitud creativa.

Rub√©n Dar√≠o y Zen√©n juntos, en el amor y en el trabajo, es tambi√©n, para m√≠, adem√°s de Las Estaciones: Lorca, Pelus√≠n del Monte, Bola de Nieve, Mart√≠, los Camejo, Matanzas, Salvador Lemis, el abrazo despu√©s de la funci√≥n, el almuerzo y la conversaci√≥n en El Retablo, la amistad… Ver las obras, escribir sobre ellas. Ya sea en Matanzas, La Habana, el Festival de Teatro Joven en Holgu√≠n, o el Internacional de Cine de Gibara, donde se presentaron en la iglesia San Fulgencio y en varias comunidades, y donde fueron reconocidos por el comit√© organizador.

Los títeres están de fiesta; decirlo parece una anfibología, una boutade, sino fuera porque todavía, desde Matanzas y varios rincones de nuestra isla, se escuchan las fiestas de alegría y vida.


Escena #6: Bonsái (galería de fotos + videos)

  • ¬ŅC√≥mo fluir con un arte vivo?

  • ¬ŅSoy un artista o un coordinador de dispositivos esc√©nicos?

Todos los d√≠as alguien nos cultiva. Reducen nuestro tama√Īo mediante t√©cnicas como el trasplante, la poda, el alambrado, el pinzado, la palabra, la costumbre, el error. Moldean nuestras formas para crear un estilo que nos recuerde una escena de la entendida naturaleza.

Cada uno de nosotros es la representaci√≥n de ‚Äúlo divino‚ÄĚ y ‚Äúlo humano‚ÄĚ. Los cultivadores experimentan al intentar transmitir las caracter√≠sticas de un individuo desarrollado en la naturaleza, a uno peque√Īo cultivado en macetas. Lo que nuestros cultivadores desconocen es que, si nos plantan adecuadamente, sobrevivir√≠amos el mismo tiempo para el que fuimos biol√≥gicamente dise√Īados. Pero, si se hace de forma incorrecta, lo menos doloroso ser√° vivir como como plantas empeque√Īecidas.

Todos los días alguien ya cultivado se incorpora a la tarea de sembrar bonsáis.

foto: Belice Blanco

Lo aprendido durante el proceso de la obra El Plan B es seguir el Plan A, nos hizo establecer una b√ļsqueda m√°s radical a trav√©s de nuestro lenguaje. Una exploraci√≥n de los distintos sistemas simb√≥licos que podr√≠a generar el cuerpo sin parafernalias ni atrezo. El cuerpo como eje pol√≠tico de nuestra investigaci√≥n esc√©nica. El cuerpo como hallazgo sensorial.

El Plan B‚Ķ nos plate√≥ varios caminos para posibles espect√°culos, de ellos Bons√°i result√≥ seleccionado por ser una tesis que daba continuidad a nuestras b√ļsquedas. Sab√≠amos que el performance invadir√≠a el dise√Īo total de la obra y nos dejamos llevar. Lo que parec√≠a ser un espect√°culo para hablar de la violencia y sus consonancias como experiencia grupal, termin√≥ en un concepto amplio, interdisciplinario y definitorio en la est√©tica de LA CAJA NEGRA.

Pensamos en el proceso de mutilación que sufren algunas plantas para convertirse en un bonsái. Una obra de arte-espejo frente al auditorio. Un resultado del consumo, la tradición y el ocio. Crear bonsáis en el siglo XXI es una práctica alejada de las costumbres milenarias de los asiáticos pero el resultado es el mismo: el cuerpo amputado de un ser vivo.

  • ¬ŅSer√° este un proceso inherente a la bot√°nica?

  • ¬ŅD√≥nde radica la belleza del proceso?

  • ¬ŅPuede el cultivador ser un bons√°i?

  • ¬ŅPuede controlar su existencia tanto como controla la existencia de sus plantas?

  • ¬ŅNo ser√° una acci√≥n en cadena?

  • foto Frank Lahera

En ese ejercicio, en el cual un bons√°i no puede liberarse de su suerte, subyace el recorrido contempor√°neo de nuestros sistemas sociales. Nuestra existencia es condicionada por el absurdo de la existencia del otro. As√≠ los l√≠mites imponen el ritmo cortado de ‚Äúlo posible‚ÄĚ, ‚Äúlo probable‚ÄĚ, ‚Äúlo √©pico‚ÄĚ, ‚Äúlo constructivo‚ÄĚ, o sea: EL EMBARGO. La fuerza de la mente contra la resistencia del cuerpo, el ruido de la acci√≥n contra la voluntad del obrante.

Foto Belice Blanco

Nada escapa a la naturaleza del bons√°i dentro de nuestro sistema conductual. Dinamitar esa parquedad supone un riesgo poco atractivo, para quienes desde su zona de confort han elegido el enanismo como un fin glorioso.

  • ¬ŅC√≥mo atomizar la inmovilidad?
  • ¬ŅC√≥mo desarraigar y desgajar al individuo que descansa conforme en una maceta?
  • ¬ŅC√≥mo subvierto el comportamiento colectivo?
  • ¬ŅC√≥mo ser aut√≥nomo?

Repensar como somos cultivados y sacarlo a la luz termin√≥ siendo nuestro prop√≥sito esc√©nico. Quer√≠amos crear un espejo donde cada cual pueda percibir qu√© tan peque√Īo le han obligado a ser. La idea era dejar macetas vac√≠as y a individuos sin macetas, enajenarlos de la costumbre del sembrado y la unilateral forma de ganarse el aire. Reencontrarlos con la imperfecci√≥n de su naturaleza para que puedan juzgar su mortalidad y su poder.

Cartel de la obra. Dise√Īo Rub√©n Aja Gar√≠

Bonsái fue estrenada el 19 de enero de 2018 en el patio del Centro Provincial de Cultura Comunitaria de Santiago de Cuba (CPCC). La obra es una mezcla de imágenes que transitan entre lo surrealista y lo absurdo. Una pantalla gigante al fondo del escenario mantiene el diálogo con todos los elementos. El audiovisual y las voces en off mueven la dramaturgia espectacular para dotar de ritmo, atmósfera y resignificar los contenidos a la vista del espectador.

El montaje puede entenderse como un tratado contra el ego y al mismo tiempo, como una revista sobre la convivencia, la aceptación y la comunicación sensorial.

Los actores permanecen todo el tiempo (una hora) con un overol azul de trabajo, unas botas y un cubo en la cabeza. No hablan, no escuchan, no ven, pero act√ļan con normalidad, como si eso no representara una barrera para existir y manifestarse ante la vida. Tales limitantes hacen dif√≠cil el trabajo del actor pero el p√ļblico no lo advierte. El espectador cree en un principio que es un truco, luego que en alg√ļn momento se quitaran el cubo de la cabeza. Finalmente no sucede nada esperado, el actor no existe, es una idea fuera de los m√°rgenes de esta representaci√≥n.

  • ¬ŅPuede el teatro ser tan perturbador?
Foto Frank Lahera

El eje para el entendimiento de los cinco actores sobre el escenario es el cuerpo. El cuerpo posee los registros aliados a lo sensible, la memoria, la individualidad y colectividad del espacio p√ļblico, la relaci√≥n con los elementos de la naturaleza y las normas sociales, la conducta, las pr√°cticas pol√≠ticas y la experiencia como argumento de vida. El cuerpo contiene no solo la biograf√≠a personal del individuo, sino tambi√©n parte de la biograf√≠a colectiva.

La obra es mostrada al espectador a través de seis capítulos donde se conjuga lo onírico y lo real.

Capítulo #1 EL CULTIVADOR

Capítulo #2 LA SIEMBRA

Capítulo #3 LA PODA

Capítulo #4 EL TRANSPLANTE

Cap√≠tulo #5 EL JARD√ćN

Capítulo #6 EL PROYECTO

Foto Belice Blanco

A través de estos capítulos se aprecia el cultivo del bonsái. Un proceso cíclico para subvertir el discurso de un cuerpo sentenciado. La mutilación en los individuos escenificados se obtiene en gran parte a través de elementos a fines con su biografía familiar. Objetos ordinarios pero propios del actor, aditamentos que conforman imágenes/ideas/conceptos identitarios que el cultivador desea para invalidar sus conciencias.

  • ¬ŅQui√©n es el cultivador?
  • ¬ŅEs una obra hecha por actores?¬†¬†

La obra es interpretada por individuos que no conoceremos jamás. Personas sin rostros, con no más identidad que la ofrecida por la acción, nunca sabremos el sexo, color, ni nombre real, porque no hará falta. Sus cuerpos son una imagen colectiva y genérica.

Era necesario aislar a los actuantes de su ego. De sus deseos por mostrarse y exhibir sus cualidades en la escena. Apartarlos de la manera ingeniosa con la que construyen un personaje. Este es un espectáculo para mostrar el compromiso del artista, su postura ante el cambio que propone y ante la duda que engendra. 

Foto Cortesía del Grupo
  • ¬ŅSoy un bons√°i?
  • ¬ŅPuedo no serlo?
  • ¬ŅPuedo hacer que otros renuncien a la esencia del bons√°i?
  • ¬ŅCu√°nto habr√° de pol√≠tico y art√≠stico en m√≠ accionar?
  • ¬ŅCu√°nta informaci√≥n contiene un cuerpo?

La enajenación del individuo define su conducta social/personal y su participación política. Nuestro trabajo busca crear un camino al auto-reconocimiento. En un contexto donde el bonsái representa al individuo como resultado de los moldes sociales, la escena muta como un cuestionario ineludible para la platea. El individuo que es un bonsái también es un cultivador de bonsáis, es responsable por multiplicarse.

  • ¬ŅC√≥mo introducir un punto de quiebre?
Foto Frank Lahera

El escenario está repleto de cubos, se utiliza la reiteración de objetos como componente estético, algo que ya habíamos explorado en El Deseo (otro panfleto escénico) con cajas de cartón. La escena empieza limpia, organizada y a medida que transcurre la obra, se ve como todo se vuelve caótico. Los elementos de la puesta yacen sobre el escenario por alguna razón: primero crear el jardín, luego hacer del jardín el gran proyecto.

Bons√°i es una obra dif√≠cil. Si las puestas anteriores del grupo hacen dudar al espectador sobre las nociones de teatro y teatralidad, en esta obra el espectador se paraliza. El p√ļblico hace malabares con los conceptos y principios preestablecidos que utiliza para ejercer la interpretaci√≥n y se adentra en un universo sin fronteras. Un lugar donde la idea y la forma est√°n subvertidas, hechas pedazos sobre las tablas. Un lugar donde los cuerpos pol√≠ticos/simb√≥licos nos condenan a practicar la libertad y la diversidad de criterios. ¬†

Foto Belice Blanco

La obra se presentó en Las Romerías de Mayo, Holguín 2018; Puente Sur, Mayabeque 2018; Máscara de Caoba, Santiago de Cuba 2018; Desconectado a 969, Santiago de Cuba 2018 y 2019.

El elenco ha sido integrado por Maibel del Rio Salazar, Adolfo Guzm√°n Pacheco, Erasmo Leonard Gri√Ī√°n Labadi√©, Jos√© Alfredo Pe√Īa Ortiz, Yanisleidys Labor√≠ Cuevas, Lisandra Hechavarr√≠a Hurtado y Ricell Rivero Rivera.¬†

Frank Lahera (intervenci√≥n p√ļblica en Mayabeque Festival Puente Sur)

Foto Frank Lahera (intervenci√≥n p√ļblica en Mayabeque Festival Puente Sur)

Bons√°i es un producto art√≠stico que ha mutado desde sus inicios hacia otras manifestaciones. La construcci√≥n del espect√°culo a partir de c√≥digos proveniente del audiovisual y las artes visuales han permitido que la obra asuma dis√≠miles modos de representaci√≥n. Todo el proceso nos permiti√≥ colaborar con creadores que ven en el grupo un espacio de di√°logo y proyecci√≥n de sus propias obras. All√≠ quedan video-artes, videos performance, intervenciones p√ļblicas, performance y lo que tal vez sea el movimiento m√°s arriesgado de esta saga: una pel√≠cula.

Cartel de Bons√°i La pel√≠cula dise√Īo Frank Lahera

La pel√≠cula es una extensi√≥n de la investigaci√≥n del grupo. Una b√ļsqueda que inicia con esta experiencia y en la cual trat√© de hacer part√≠cipe a todos los implicados por igual. Un d√≠a llam√© a los actores y les di pautas espec√≠ficas para comprender y realizar el proyecto. Quer√≠a otra visualidad y lectura del texto tanto en el plano escritural como espectacular. Las orientaciones le permiti√≥ al elenco conectar la investigaci√≥n hecha para la puesta en escena y readaptarlas a nuevas circunstancias. Ellos escogieron los √°ngulos fotogr√°ficos, las locaciones, el sonido ambiente, las acciones f√≠sicas y se registraron en una documentaci√≥n como si fueran individuos en una probeta. La idea era mantener lo experimental no solo desde el resultado sino tambi√©n desde el proceso. La documentaci√≥n de la vida real de cuatro actores durante una semana en cuarentena se convirti√≥ en una pel√≠cula que extiende las ideas del espect√°culo esc√©nico.

Bons√°i es un proceso art√≠stico infinito/inagotable. Hay quienes creen que la ciudad de Santiago de Cuba no estaba preparada para su consumo. Pero acercar las nuevas narrativas y est√©ticas al p√ļblico de nuestra urbe, forma parte de los fundamentos del Grupo de Experimentaci√≥n Esc√©nica LA CAJA NEGRA.¬†¬† ¬†

Entonces la pregunta: ¬ŅHago obras?

Todos los días alguien sin macetas se incorpora la tarea de liberar bonsáis.

Foto Frank Lahera (intervenci√≥n p√ļblica en Mayabeque Festival Puente Sur)