Médula, más allá de la danza

Con la inauguración del proyecto cultural La Médula de Cuba y su Fábrica de Arte se materializa la idea de conquistar un nuevo espacio para la exhibición y disfrute de la obra de los jóvenes creadores guantanameros, que trascienda el escenario habitual de la Casa del Joven Creador.

[+]


Par√°sito, en la cresta de la ola coreana

El confinamiento se ha convertido en palabra de orden tambi√©n para los cubanos; los esfuerzos del pa√≠s por frenar la expansi√≥n de a Covid-19 son notables. El tiempo demuestra cada vez con mayor frecuencia su relatividad y las vidas que hasta hace una semana eran extremadamente agitadas hoy comienzan un reposo inusual al que la mayor√≠a se resiste, hay una noci√≥n generalizada de que quedarse en casa es aburrido. Sin embargo, este tiempo puede ser √ļtil para hacer cosas que hemos pospuesto muchas veces por la falta del tiempo que hoy nos sobra. Por ello proponemos el acercamiento a una cinematograf√≠a rica y diferente que por estos tiempos tiene los ojos del mundo puestos en s√≠.

Bong Joon Ho posa con sus premios. REUTERS/Eric Gaillard TPX IMAGES OF THE DAY (Eric Gaillard / Reuters)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hace apenas un mes los medios globales desplegaban sus capacidades para promover los premios Oscar, los cuáles si bien no siempre reconocen lo mejor del arte cinematográfico universal posibilitan el reconocimiento internacional de todos los sectores de esa industria. En medio de una competición, marcada por películas que no pertenecen al entramado tradicional de las grandes productoras de Hollywood, pareciera que la edición de 2020 ha sido diferente a lo que estamos acostumbrados a consumir desde la gran industria.

El fen√≥meno cultural que ha significado Par√°sito en este a√Īo es digno de an√°lisis, por ello conversamos con Frank Lahera O¬īCallaghan, realizador audiovisual y jefe de la secci√≥n de audiovisuales de la filial santiaguera de la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z y conocedor de la cinematograf√≠a asi√°tica para acercarnos a las claves detr√°s del √©xito de esa cinta sudcoreana.

La historia de la familia Kim y la familia Park te har√° experimentar todo tipo de emociones. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Para analizar lo que sucede hoy con esa cinematograf√≠a, hay que partir por lo menos de 50 a√Īos atr√°s en los que se consolidaba una industria del cine de esa regi√≥n. Lahera afirma que ‚Äúeste es un cine diferente, como mismo es diferente a todo lo que conocemos en occidente, su filosof√≠a de vida. Hay en la cultura asi√°tica, un constante inter√©s por la reflexi√≥n, lo folcl√≥rico, la naturaleza y lo que se traduce en una expresi√≥n paisaj√≠stica y contemplativa que constituye uno de sus lenguajes fundamentales. Creo que hay cuatro industrias que son fundamentales para visualizar a Asia en t√©rminos de cine, me refiero a la japonesa, la china, la surcoreana y, por supuesto, la hongkonesa, que es quiz√°s la que m√°s ha trascendido por sus fuertes nexos con occidente.

Para nadie es secreto que a pesar de tener Asia la mayor poblaci√≥n entre los continentes, no necesariamente su cultura ha sido predominante a los largo del siglo XX, si nos referimos fundamentalmente a la contemporaneidad. Quiz√°s desde esas cinematograf√≠as en los a√Īos 70 fue Jap√≥n el primer pa√≠s de esa regi√≥n que conect√≥ ese continente con occidente e inscribi√≥ a sus directores entre los nominados a los codiciados Oscar con Akira Kurosawa como uno de sus representantes m√°s notables, aunque no el √ļnico, y sus producciones que reflejaban la vida de los samur√°is como h√©roes nipones que construyeron una √©pica en per√≠odos anteriores.

Los giros de guión consiguen que te quedes pegado a tu asiento. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

“Asia vive constantemente la dicotomía entre su tradición y la occidentalización, en el caso de Corea del Sur hay una fuerte influencia de la cultura pop. Sin embargo, hay muchos cineastas coreanos que viven allá que han tenido una gran influencia global desde sus obras por la creación de maneras de contar diferentes.

‚ÄúExisten directores con una obra interesant√≠sima como Pa Chang Woo en obras como ‚ÄúOld Boy‚ÄĚ, que forma parte de la Trilog√≠a de la Maldad, y que es un cine totalmente diferente a lo que conocemos, incluso los americanos les compraron los derechos de autor para hacer su versi√≥n seg√ļn los c√°nones de Hollywood y cuando uno ve ambas versiones ve la pel√≠cula degradarse mucho en la versi√≥n norteamericana.

“Es importante destacar la fuerza que poseen las películas coreanas en cuanto al suspense, y ya tienen una gran influencia a los directores occidentales. Si miras el cine de Guillermo de Toro te das cuenta de cuánto hay en su obra de esa estética coreana, y basta ver obras como La forma del Agua.

‚ÄúOtro de esos grandes directores que tienen influencia en occidente por estar asentados en esta zona del mundo como Ang Lee, Wong Kae Way, y se puede decir que han triunfado definitivamente.‚ÄĚ

Sin embargo, Par√°sito ha llamado la atenci√≥n por triunfar en Hollywood a pesar de ser una producci√≥n coreana, aunque Lahera O¬īCallaghan tiene reservas con la pel√≠cula accedi√≥ a dar su opini√≥n sobre la misma:

“Creo que los mejor que tuvo fue una buena promoción, el que ganara varios premios previamente la catapultó a los Oscar. Sin embargo, hablando en términos técnicos o conceptuales creo que es una película estéril. Tiene un guion predecible, que responde a ecuaciones y fórmulas muchas veces probadas por el cine.

‚ÄúSus personajes son planos, lineales, faltaba una elaboraci√≥n psicol√≥gica de estos que le otorgaran complejidad a la trama, y a veces exist√≠an en el argumento inconsistencias que desaf√≠an las l√≥gicas. Quiz√°s sus valores m√°s fuertes se encuentren en la fotograf√≠a y en la noci√≥n documental de mostrar una parte de la sociedad coreana pocas veces expuesta en la que se refleja la crudeza de una realidad social que hay all√≠.‚ÄĚ

La película cuenta la historia de dos familias muy diferentes, pero que podrían parecerse más de lo que creen. (Twitter)/ Foto tomada del diario La Vanguardia

Hay que diferenciar algunos elementos a la hora de apreciar un filme de esta naturaleza y son los p√ļblicos especializados quienes buscan muchas veces satisfacciones y gratificaciones en los filmes que no necesariamente son exigidos por la audiencia y, aunque para algunos cr√≠ticos realizadores o especialistas una pel√≠cula como esta parece contada de manera simple, es probable que ese lenguaje lineal sea la manera de presentar a trav√©s de la gran pantalla procesos de gran complejidad.

Par√°sito ha sido una muestra de la inserci√≥n del cine surcoreano en occidente, probablemente en el futuro podamos disfrutar de otros filmes que reflejen las realidades no visibles de sociedades opulentas, pero es definitivamente este filme una puerta de entrada a una forma de hacer desconocida por muchos hasta este a√Īo. La sensibilidad con que aborda las diferentes tem√°ticas que tienen lugar en su trama, el dramatismo de muchas de sus escenas y las duras realidades presentes en su relato, han puesto a Par√°sito en la cresta de la ola coreana.


Marta Valdés y la importancia de sus palabras

Un d√≠a de esos cualquiera ‚Äďque parec√≠a no traerme alguna sorpresa, hasta que mi paso inquiet√≥ por la calle Enramada de mi querida ciudad de Santiago de Cuba‚Äď me lleva hasta la librer√≠a Amado Ram√≥n S√°nchez (Ateneo). En la b√ļsqueda encontr√© el libro Palabras de la autora musical y guitarrista Marta Vald√©s.

[+]


La nación y los símbolos

En fecha tan temprana como el a√Īo 1805, Thomas Jefferson, tercer presidente de los Estados Unidos y uno de los Padres Fundadores de esta naci√≥n, ya hac√≠a referencia a la necesidad de ocupar militarmente Cuba, en caso de una guerra con Espa√Īa, como √ļnica forma de garantizar la seguridad de la Florida Occidental y la Louisiana.

Ya fuera de la presidencia y en carta a su sucesor y amigo James Madison, volv√≠a a insistir sobre la idea de Cuba y agregaba un elemento: la posibilidad de defender la isla sin una marina de guerra, algo de lo que la Uni√≥n carec√≠a en ese momento y que resultaba vital frente a poderes como Inglaterra y Francia, interesados en hacerse con el bot√≠n colonial americano que se le escurr√≠a a Espa√Īa entre los dedos.

Pintura de Maykel Herrera

Cuba sería entonces para Jefferson el nec plus ultra de sus aspiraciones territoriales en esa dirección. El límite extremo fijado en el este por las capacidades de la joven nación a principios del siglo XIX.

La expansi√≥n al oeste y el consecuente desarrollo industrial determinaron que, para finales del siglo XIX, ya Estados Unidos estuviese en condiciones de arrebatarle a Espa√Īa por la v√≠a militar el fruto que, mediante amenazas, sobornos y h√°biles maniobras diplom√°ticas, hab√≠an contribuido a conservar en las manos m√°s d√©biles. Exhausta, desangrada y sin recursos para sostener un frente en el Caribe y otro en el Pac√≠fico, Espa√Īa acab√≥ cediendo sus √ļltimas posesiones coloniales: Cuba, Puerto Rico, Filipinas e Islas Guam.

Comenzaba entonces una nueva etapa en la expansión del imperialismo norteamericano, en la cual la ocupación militar violenta se va a alternar con la penetración del capital norteamericano y su entrelazamiento con las arterias vitales de cada nación.

Esta expansión de los Estados Unidos incluyó también un firme proceso de influencia ideológica cuyas armas y estrategias se fueron afinando a lo largo de todo el siglo XIX y encontraron su forma más acabada en las industrias culturales del siglo XX.

Este proceso estuvo encaminado a favorecer y determinar el surgimiento de tendencias anexionistas o pronorteamericanas en las regiones o pueblos que progresivamente fueron cayendo bajo su esfera de influencia.

En el caso de Cuba el anexionismo tuvo un despuntar temprano. Ramiro Guerra en su importante obra La expansión territorial de los Estados Unidos (Ciencias Sociales, 2008), de donde se han tomado muchos de los datos que anteceden, apunta como elemento fundamental de este anexionismo temprano la circunstancia social y política creada en Cuba a raíz de la revolución en Haití y el consiguiente aumento de la importanción de mano de obra esclava para aumentar la producción azucarera y ocupar así el lugar de la excolonia francesa en el mercado mundial.

El conflicto entre cubanos liberales y hacendados negreros en torno a la esclavitud llev√≥ a que estos √ļltimos desarrollaran la teor√≠a del ‚Äúequilibrio de las dos razas‚ÄĚ. En esencia esta teor√≠a planteaba que mientras hubiera mayor√≠a de negros en la isla, los criollos tendr√≠an buen cuidado de insurrecionarse por temor a una rebeli√≥n de esclavos. Ramiro apunta:

pintura de maykel herrera

¬ęDe este nuevo dilema, principalmente, surgi√≥ el movimiento anexionista. Si exist√≠an peligros para la independencia, al menos la libertad, la seguridad interior y la paz pod√≠an alcanzarse con la anexi√≥n a los Estados Unidos. Esta soluci√≥n pose√≠a una doble ventaja: satisfac√≠a a los hacendados ‚Äēque empezaban a temer la abolici√≥n de la esclavitud, bajo la presi√≥n de Inglaterra‚Äē y a los esclavistas de los Estados del sur de la Uni√≥n norteamericana. Sin embargo, plante√≥ otra contradicci√≥n de trascendencia. La anexi√≥n, a la larga, acarrear√≠a la destrucci√≥n de la incipiente nacionalidad cubana.¬Ľ

Las d√©cadas del 40 y el 50 del siglo XIX en Cuba fueron de gran vitalidad para el movimiento anexionista, el cual, a causa de su inicial vinculaci√≥n con el esclavismo, comenz√≥ a languidecer luego de la derrota de los estados sure√Īos en la Guerra de Secesi√≥n norteamericana.

El independentismo ocupó su lugar y escribió con sangre y heroísmo algunas de las páginas más hermosas de la Historia cubana. En esta gran gesta independentista del siglo XIX cuajaron definitivamente las esencias identitarias que durante cuatro siglos se habían cocinado a fuego lento en la isla de Cuba. En 1868 se fracturó definitivamente lo cubano y lo peninsular. La paz del Zanjón fue una precaria sutura destinada a no durar.

En ese convulso proceso que llega hasta la ocupación norteamericana en 1898, se definieron los grandes símbolos de la nación, símbolos independentistas: la bandera, el escudo, el himno, los próceres con José Martí a la cabeza. Podrá alegarse que la bandera fue enarbolada por primera vez por el anexionista Narciso López, pero desde que los mambises la hicieron suya, desde que ondeó por primera vez en un campamento de la Cuba libre, fue símbolo de una nación soberana, dispuesta a pagar con sangre el precio de esa soberanía.

El proyecto anexionista se vigoriz√≥ en la Rep√ļblica neocolonial, adapt√°ndose desde luego a la nueva forma de dominaci√≥n. El servilismo pol√≠tico, econ√≥mico y cultural encontr√≥ su digna contraparte en los herederos del esp√≠ritu independentista decimon√≥nico. El proyecto de independencia nacional adquiri√≥ en la manos de Mella, de Villena, de Guiteras, de Pablo de la Torriente, un marcado car√°cter antimperialista que no hab√≠a tenido, con la excepci√≥n premonitoria de Mart√≠ y algunos pocos, en el siglo anterior. ¬†

Ya desde esa etapa se fue configurando la lucha en torno a los símbolos fundamentales de la nación, lucha que, con variantes, llega hasta hoy. La postura que se asuma ante estos habla, en esencia, del proyecto de nación que se suscribe. Así, al Martí revolucionario y vivo de Mella y Villena se opuso el Martí formal asumido por las administraciones de turno o el Martí mancillado por los marines yanquis y sus testaferros locales.

Los recientes ataques contra bustos martianos, contra la bandera, las mofas permanentes que desde las redes sociales se articulan contra símbolos y figuras que son vitales para la nación, forman parte de la misma agenda anexionista que, con variaciones de un siglo a otro, sigue estando al servicio de los mismos intereses. Socavar las bases ideológicas, sustituir un universo de representaciones por otro, ir desplazando el horizonte cultural hacia formas en apariencia inocuas pero tras las cuales se esconde y reproduce la lógica de dominación del capital, son premisas claves para desmontar cualquier proyecto nacional.

Es fundamental esclarecer las esencias detrás cada una de estas provocaciones y ataques, desde los más burdos hasta los más elaborados, pero es vital también aprender a manejarlos. Cada error de apreciación, en épocas de internet y redes sociales, se paga con la magnificación de un individuo cuya relevancia como artista no pasa del escándalo. Convertimos en referentes y centro de debate a quienes no pueden ni deben serlo, por carecer de méritos suficientes.

En el plano de batalla ideológico y cultural, que es hoy uno de los más importantes, se impone defender con inteligencia nuestras verdades, ripostar adecuadamente los ataques y ser capaces de colocar nosotros la propia agenda a debatir.


Una aventura audiovisual por el este de la isla

Creación artística en seis vidas, un quehacer gestado desde rincones de la geografía oriental cubana, la complicidad de las cámaras para desnudar paisajes en los que se descubren varios protagonistas, son estos elementos que definen un obra que habla mucho de Guantánamo. Al este de mi isla es el nombre con que Antonio Ernesto Planos Samón, su autor, bautizó el proyecto.

[+]


Fórmula del éxito, avatares y cavilaciones de Rosana Rivero

*Tomado del periódico ¡ahora!

Rosana Rivero Ricardo es una joven periodista holguinera que desde el √°mbito de la cultura ha entregado en el √ļltimo lustro, su quehacer profesional a informar al p√ļblico holguinero de todo cuanto en materia de arte acontece en la provincia.

Con ingeniosidad teje sus textos y busca constantemente crecer, si no en estatura, en lo profesional. En los meses recientes varios premios le han demostrado que sus empe√Īos fructifican, aunque ya sus lectores lo advirtieran antes que los jurados. Aqu√≠ cuenta f√≥rmulas del √©xito y avatares profesionales. Revelaciones que comparto con los lectores.
 
En los √ļltimos meses recibiste de la vida muchas sorpresas, algunas m√°s tristes, otras pueden considerarse hitos en la vida de cualquier persona. El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena ¬Ņen qu√© lugar se ubica en este escalaf√≥n?
 
Dicen que la felicidad nunca es completa. En el plano personal hoy siento la ausencia de uno de los pilares fundamentales de mi vida: mi abuelo. No obstante, me reconforta pensar que buena parte de estos resultados se los debo a él, quien me impulsó a superarme siempre.
El Premio de Periodismo Cultural Rub√©n Mart√≠nez Villena se ubica en primer√≠simo esca√Īo de mis alegr√≠as, junto al resto de los reconocimientos que he recibido en los √ļltimos cuatro meses: Premio Nacional de la Cr√≥nica, Premio Provincial La Estrella de Cuba y Premio de la Ciudad 2020.
rosy premio entrevista H1
 
El ‚ÄúVillena‚ÄĚ, convocado por la Asociaci√≥n Hermanos Sa√≠z, es un certamen que ha ganado much√≠simo prestigio. Esta vez se enviaron m√°s de un centenar de obras.
El concurso realza al Periodismo Cultural, una temática a veces subvalorada en otros certámenes periodísticos, tanto provinciales como nacionales, al equipararlos con textos de Periodismo Económico, Jurídico, de Salud, etcétera.
Asimismo, reconoce la labor de los j√≥venes periodistas menores de 35 a√Īos, uno de sus requisitos. Cuando lo descubr√≠ ya ten√≠a 27. Hab√≠a perdido cuatro a√Īos. Pens√© que iba a llegar a los ‚Äúta‚ÄĚ sin obtenerlo.
Un premio nacional siempre se recibe con alegría. Le da visibilidad a tu obra más allá de tu zona de influencia, en mi caso, la provincia de Holguín. Para un periodista, aunque lo niegue, el reconocimiento social siempre es importante.
Mas el agasajo no es solo para quien escribe, sino para el medio para el cual trabaja. Esa es otra de mis satisfacciones: insertar el nombre del periódico ¡ahora! en el panorama nacional. Sin las nuevas posibilidades que ofrece la plantilla del sitio web www.ahora.cu, no hubiese logrado este resultado. Tampoco sin el apoyo del Equipo Multimedia, una nueva estructura creada por el director de nuestra Casa Editora, aprovechando las potencialidades de nuestros Recursos Humanos, para estar en la puntera del desarrollo del Periodismo Hipermedia en el país.
 
¬ŅC√≥mo fue el proceso creativo de esta serie de productos que result√≥ premiado?
En 2018 se comenz√≥ a gestar, desde la direcci√≥n del Complejo Cultural Eddy Su√Īol, el gran suceso que ser√≠a el aniversario 80 del Teatro, celebrado el 2 de junio de 2019. Informativamente la prensa local deb√≠a seguir los acontecimientos, pero quise hacer algo distinto para homenajear a la instituci√≥n y sus protagonistas, a menudo personas desconocidas. Sent√≠a que se lo deb√≠a a mi Teatro, donde de peque√Īa disfrut√© de puestas infantiles.
 
Permaneció una década cerrado, pero cuando reabrió en 2011 estuve en la gala de apertura, aunque después tuviese que regresar a pie a la casa: cuatro kilómetros con los tacones en la mano. Ahora, como periodista, siempre me tiene reservada una luneta en la fila de la prensa.
No he tenido la posibilidad de visitar todos los teatros de Cuba y no puedo hacer comparaciones objetivas. Mas todos los artistas de convocatoria nacional que han estado en el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ coinciden en algo: este es uno de los mejores teatros de la Isla, no solo por su confort -aunque la ac√ļstica no sea la mejor y el escenario sea peque√Īo e incompleto-, sino por la calidad de sus trabajadores. Eso quer√≠a reflejarlo.
Disfrut√© mucho las entrevistas que fueron la base sobre la que se sustent√≥ cada producto web. Conoc√≠ a Hip√≥lito Vel√°zquez, octogenario tramoyista por varias d√©cadas del ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ, cuya familia se dedic√≥ por entero al teatro. Ellos me abrieron la puerta de su casa. Conversar con grandes personalidades del canto l√≠rico no solo holguinero, sino nacional, como Mar√≠a Luisa Clark, conocida como ‚ÄúLa Voz de Oro de Cuba‚ÄĚ, fue otro momento √ļnico. Me divert√≠ mucho con las an√©cdotas, que suelen pasarle en plena actuaci√≥n a estos artistas.
 
Con frecuencia tus textos tienen una vocaci√≥n historicista, hurgan en el pasado para traer al lector o usuario de las redes, verdaderas revelaciones o encuentros con sus nostalgias, los trabajos que te hicieron merecedora de este premio entran en ese grupo ¬ŅC√≥mo fue el proceso de investigaci√≥n y luego el creativo?
 
Siempre tuve afinidad por la Historia. Me gradué como Máster en esa especialidad. El periodista escribe en presente lo que será historia. Pero el Periodismo es también una buena herramienta para traer el pasado hasta nuestros días. He intentado explotar eso del modo más ameno posible, para que los más adultos se encuentren con sus recuerdos y los más jóvenes conozcan lo que fue.
Consulté a personas que pudieran aportarme información, sugerirme temas y personalidades a entrevistar. De ahí salió una larga lista de tópicos, que incluyó los tres trabajos seleccionados para el concurso. Entrevisté a trabajadores del Teatro, ya retirados, y algunos de los que están en activo, como su director Roger Rodríguez, quien mucho colaboró con la realización de estos trabajos. Otro intercambio clave fue con Martín Arranz, intérprete jubilado del Teatro Lírico de Holguín, quien, además, de ofrecerme sus impresiones como protagonista y espectador de las presentaciones en el Teatro, me facilitó su libro sobre la historia del Teatro en Holguín.
Pens√© la serie como un trabajo multimedial y me apoy√© en un equipo de fot√≥grafos, dise√Īadores, vide√≥grafos, editores para que el producto saliera lo m√°s integral posible. Tuve que aprender hasta a hacer los llamados Time Line o L√≠nea del Tiempo, apoyada en las herramientas digitales, que ofrece la web. Hubo cosas que salieron y otras no. Los podcasts, por ejemplo, no pudieron a√Īadirse por detalles de la tecnolog√≠a.
Gracias a esta serie conoc√≠ mucho mejor el ‚ÄúSu√Īol‚ÄĚ. Sub√≠ hasta el techo de la Sala Principal. Las bombillas quedaban a mis pies. A esa altura las lunetas parecen sillas de mu√Īecas.
Entre los momentos m√°s divertidos y, a la vez m√≠sticos, estuvo el proceso de realizaci√≥n del art√≠culo dedicado a los fantasmas del Teatro, no incluido dentro de las obras premiadas. Dicen que all√≠ habita el fantasma de Ra√ļl Camayd, fundador y director del L√≠rico holguinero por varios a√Īos. Muchos de quienes han ‚Äúsentido‚ÄĚ estas presencias prefirieron no compartir sus an√©cdotas. Yo, por s√≠ o por no, prefiero no quedarme la √ļltima a la salida de cada funci√≥n.
 
El Periodismo cultural plantea el reto de la especialización en un abanico diverso de expresiones del arte, cuáles consideras los más importantes desafíos de esta forma de ejercicio profesional.
 
Ah√≠ est√° el reto: saber de todo un poco, porque en una provincia un periodista cultural, para poder emitir criterios v√°lidos sobre todos los sucesos, que acontecen en su territorio, no puede especializarse en una √ļnica manifestaci√≥n art√≠stica, como deber√≠a ser, por el gran volumen de informaci√≥n, que se debe manejar. Incluso una manifestaci√≥n art√≠stica demandar√≠a una mayor especializaci√≥n para ser m√°s certeros. Por ejemplo, en la danza podr√≠a el periodista centrarse en el ballet o la danza, o en un periodo espec√≠fico.
 
¬ŅC√≥mo describir√≠as que debe ser la relaci√≥n ideal creador-periodista?
 
De amistad, no de enemistad. Ellos, junto al receptor, conforman un ‚Äútrinomio cuadrado perfecto‚ÄĚ, en t√©rminos matem√°ticos. El artista, sin un p√ļblico que decodifique su obra est√° incompleto. A su vez, el cr√≠tico funciona como una br√ļjula, para indicarle el mejor de los caminos a ambas variables. Por ejemplo, el cr√≠tico puede alabar o cuestionar aspectos de una obra basado en sus conocimientos. El creador obtiene as√≠ una opini√≥n especializada de su trabajo, para continuar por esa l√≠nea, o si lo desea, mejorarla. Al p√ļblico, por su parte, el cr√≠tico puede sugerirle a cu√°les hechos art√≠sticos debe prestar mayor atenci√≥n por sus valores.
Lo que no debe suceder es que el artista vea en el cr√≠tico a su enemigo y lo emplace, esgrimiendo argumentos como el desconocimiento de su trayectoria anterior o el esfuerzo realizado, para desarrollar su obra de arte. El p√ļblico lo que disfruta es el resultado final de la pieza, y eso es lo que tambi√©n eval√ļa un especialista.
 
La cr√≠tica de arte es uno de los temas m√°s cuestionados dentro del periodismo cultural. Acusados a veces de poco serios, epid√©rmicos o inexistentes, los textos cr√≠ticos son manzana de la discordia cuando aparecen ¬Ņc√≥mo has vivido la experiencia de la cr√≠tica?
 
No he realizado mucha cr√≠tica art√≠stica y es algo que, a su vez, se me cuestiona en mi entorno laboral. Solo llevo cinco a√Īos de ejercicio profesional y considero, que todav√≠a me falta experiencia, aunque en todo este periodo he intentado especializarme a trav√©s de cursos, talleres, diplomados y hasta mi maestr√≠a, que es en Historia y Cultura.
 
Es una labor compleja y delicada que tiende a herir susceptibilidades. En todos los encuentros de Periodismo Cultural, que se realizan a lo largo de la Isla se insiste en que Cuba es ínfima la crítica cultural y que los periodistas de la temática debemos potenciarla. Los artistas también han planteado en sus asambleas y congresos la importancia de que resurja la misma. No obstante, algunos se quejan y les parecen mal las opiniones que se emiten acerca de sus obras, sobre todo, si se trata de un periodista joven. Por tanto, un crítico siempre está en el filo de la navaja. Casi nunca queda bien, lo mismo si escribe o no escribe su opinión.
Personalmente tuve una buena experiencia en esa relaci√≥n creador-cr√≠tico. En una ocasi√≥n coment√© en el peri√≥dico ¬°ahora! sobre un estreno del grupo humor√≠stico Etc√©tera. Su director, Eider Luis P√©rez, agradeci√≥ los elogios y, en la segunda puesta, mejor√≥ los aspectos negativos se√Īalados.
 
Tienes desde hace a√Īos el encargo de entregar una p√°gina semanal con el acontecer art√≠stico holguinero ¬Ņc√≥mo divides el tiempo para asistir a los incontables acontecimientos que acaecen en la ciudad, escribir, investigar, etc√©tera.?
 
El Periodismo Cultural es una de las pocas especializaciones periodísticas que te dan la posibilidad de trabajar divirtiéndote. No veo mi labor como una obligación, sino como una posibilidad infinita de recreación, conocer disímiles creadores sin moverme de mi ciudad, disfrutar de espacios, que tienen al buen arte como protagonista. Valorándolo de este modo, las ideas, la escritura y la investigación fluyen espontáneamente.
 
¬ŅExiste una manifestaci√≥n del arte con la que te sientas m√°s c√≥moda al escribir?
 
Las artes plásticas. Junto a la arquitectura es la manifestación en la que se enfatiza cuando recibimos Historia del Arte en la carrera de Periodismo. Esto te dota de un conocimiento sistematizado en periodos y figuras, tanto del ámbito universal como nacional. Eso no ocurre, por ejemplo, con las artes escénicas. He estado en un Diplomado de Crítica Artística impartido en la filial holguinera de la Universidad de las Artes y en un curso similar en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí y en ambos se ha prescindido del estudio de la Danza. Esas ausencias curriculares demandan mayor esfuerzo y autopreparación, y uno tiende a escribir en el ámbito que más cómodo se siente.
 
Cuando alguien ha tenido un buen a√Īo, todos se preguntan si tuvo una f√≥rmula para el √©xito. ¬Ņcu√°l es en tu caso?
Enviar mis trabajos a los concursos. Nunca creí mucho en mí ni en mi obra, la verdad. Por eso no incursionaba en los certámenes. Rubén Rodríguez, nuestro periodista, escritor y editor, me envalentonó a hacerlo.
Comenc√© a participar desde el a√Īo pasado. Intervienes en los eventos y talleres y aprendes algunos secretos, como comprender su naturaleza y escoger, dentro de tus textos, los que m√°s se ajusten a esta.
Intento ponerle el mejor ‚Äúsaz√≥n‚ÄĚ a todo lo que cocino, period√≠sticamente hablando. Por eso, no escribo un art√≠culo pensando: ‚Äúeste lo voy a enviar a tal Premio‚ÄĚ. No obstante, el olfato period√≠stico te indica el tema que puede convertirse en un buen trabajo y, hasta sin premeditarlo, le pones un poco m√°s de tu tiempo y esfuerzo. En mi caso, hay art√≠culos premiados que han nacido tras un largo proceso creativo. Sin embargo, otros nacen de la casualidad, la espontaneidad. Lo ideal es trabajar lo mejor posible siempre.
Si tuviera una f√≥rmula del √©xito dir√≠a que esta funciona si, al ‚Äúdespejar la X‚ÄĚ, obtengo como resultado la retroalimentaci√≥n con mis lectores. Sus comentarios en las calles, en la web de ¬°ahora!, sus correos electr√≥nicos corrigi√©ndome datos, sugiri√©ndome temas o felicit√°ndome: esos son los mejores premios.

Las Constelaciones de Amalia (+ galería)

Amalia Beatriz es una pintora de la ciudad de Santa Clara que no s√© por qu√© a veces se me parece al atardecer, cuando lleva el cabello rojizo naranja; y en otras ocasiones al fuego l√ļdico que se identifica con el esp√≠ritu. Su esp√≠ritu no s√© qu√© forma tiene porque se me olvid√≥ preguntarle en qu√© se transforma cuando crea, pero de seguro es un ser vol√°til, o halado. Quiz√°s una piedra bautizada como Amalia; de texturas diversas y saberes ancestrales, ¬Ņfilosofal?, ¬Ņm√°gica?

fotos Fredy Hernández Martínez

O simplemente divago y no se trate más que de Betty, como le dicen sus cercanos; la chica sensorial y laboriosa que devino para estas líneas. Curadora y autora de una exposición personal que bajo el título Constelación, nos permite asomarnos a la mística que ella misma exporta; que constituye su rastro de muchacha imaginaria en la ciudad cosmopolita de Cuba.  

fotos Fredy Hernández Martínez

Amelia Beatriz Delgado Rodr√≠guez es artista de la pl√°stica; docente de la Escuela Provincial de las Artes y jefa de la secci√≥n de Artes Pl√°sticas de la filial villaclare√Īa. Y a la vez nutre sus lienzos con las materias aprendidas en el Instituto Superior de Arte (ISA). Estas pudieran ser concepciones metaf√≠sicas del mundo, modernas tendencias art√≠sticas o incluso t√©cnicas nuevas, pero tambi√©n incluyen los vol√ļmenes de psicoan√°lisis y erudici√≥n popular que recomienda Betty a sus compa√Īeros.

La dedicaci√≥n de esta mujer, sutilmente misteriosa, hecha por tierra cualquier prejuicio a cerca de los individuos espirituales o m√≠sticos en s√≠ mismos; y del tiempo que permanecen ensimismados en sus creencias. A sus 36 a√Īos de edad ha participado en varios salones de profesores y estudiantes de la ense√Īanza art√≠stica. Tambi√©n en eventos de prestigio como el Taller Nacional de Escuelas de Marzo, y otros internacionales de creaci√≥n teatral, o de t√≠teres espec√≠ficamente, entre los que sobresale el Magdalenas Sin Fronteras. Saberes que avoc√≥ a la escenograf√≠a, atrezos y construcci√≥n de t√≠teres para grupos de renombre como Al√°nimo, La Rosa, y Teatro Escambray, principalmente.

La muestra que durante este mes exhibe la Galería Pórtico de la AHS en Villa Clara constituye su sexta exposición personal desde el 2006 hasta la fecha; a la cual anteceden, entre otras memorables, Espiritual y Recalo, con sede en la Galería del Centro Cultural Mejunje. Exposiciones compartidas con otros artistas figuran en su extenso currículum. Pero la presente, sin dudas, destaca por su intimismo, los conceptos sugestivos y alusivos que emanan de cada pieza y, por supuesto, la madurez de la artista. Pretextos para abordarla, cuestionario en mano, luego de la apertura.

fotos Fredy Hernández Martínez

‚Äď¬ŅLa m√ļsica que escuchamos es original para esta ocasi√≥n?

Por supuesto, lo cual constituye un regalo hermoso de Isam L√≥pez, a quien se puede recordar por su trabajo con el grupo Extra√Īo Coraz√≥n. Es un tema de m√ļsica electroac√ļstica que lleva el mismo nombre que la exposici√≥n y que mezcla sonidos del espacio, ambiente… ¬°tiene que ver!

‚ÄďLa exposici√≥n no consta de muchas piezas, unas 12 o 13 pero algunas son un conjunto; d√≠pticos, tr√≠pticos y hasta cuatro cuadros para agotar una tem√°tica.

Utilizo mucho la metáfora para expresar un mensaje determinado. A veces un solo cuadro me resulta insuficiente para abarcar todo lo que quiero decir. Precisamente porque hablo de mundos interiores, lo cual constituye un riesgo para el artista porque pudiera volverse hermético, incomprensible al espectador y, sin embargo, cuando haces llegar un mensaje de varias formas es más fácil para el espectador decodificar un concepto, un punto de vista.

fotos Fredy Hernández Martínez

‚ÄďSi me permites la apreciaci√≥n, creo que t√ļ personalidad misma exporta misticismo al igual que esta muestra.

Constelación es mi propia perspectiva como artista de aquellos que podrían ser los mundos interiores de cada persona. Trabajada desde el simbolismo. Recurriendo a los elementos de la psicología y de la antropología social abordo los intereses humanos para que cada espectador se vea reflejado al interior de cada pieza.

Por eso se llama Constelación, porque la idea es que puedas ver tu mundo interior reflejado en el otro. O sea, lograr una identificación o relación intrínseca entre el artista como creador y el otro como espectador.

fotos Fredy Hernández Martínez

‚Äď¬ŅPodemos definir Constelaci√≥n como una expo mucho m√°s org√°nica que las anteriores?

Sí, se utilizan fibras, materiales de la naturaleza; reciclados en su mayoría. Utilizo como técnica principal el bordad que a veces es sobre tela, sobre cuero, saco; principalmente. Adiciono entonces semillas, caracoles, conchas. Este tipo de cosas las he tomado de la forma de creación artesanal de las culturas primitivas, lo cual ha sido retomado por expresiones como el Art Bru.

Pero la base está en esa comunión con la naturaleza que me permite manejar un discurso consecuente, ser sincera conmigo misma. Además, concebir y elaborar cada pieza se vuelve una experiencia inolvidable, pues hago viajes a la playa u otras áreas naturales que enriquecen la espiritualidad que necesito transmitir. Mi propio aprendizaje empírico del bordado, rompiendo agujetas mientras observas a los demás, y la muestra esté compuesta por dos o tres puntos básicos, responde a este discurso.

‚Äď¬ŅQu√© m√°s dicen tus cuadros sobre ti?

Digamos que me gusta dar un toque folclórico. Intento relacionar todos los elementos que uso al simbolismo de la cultura en que estoy inmersa y a la religiosidad del cubano, a modo general. Con un toque muy íntimo en cada pieza. Como una especie de poética personal.

fotos Fredy Hernández Martínez

Bebo mucho de la psicología de Jung[1], que plantea como la personalidad afecta lo que la escuela cubana denomina como el ello, y que viene siendo la esencia del ser humano. Creo que de eso va cada pieza.

Tambi√©n hablan de nuestra religiosidad y de nuestra pluralidad en ese sentido. Se cree en un dios espa√Īol lo mismo que en una deidad africana, que en una egipcia o casi en el mismo modo en que se manifiesta una espiritualidad hind√ļ. A mi modo de ver, el cubano cree en todo y yo no me eximo de eso.

‚ÄďLa introspecci√≥n como po√©tica se revela en tu obra y en sus antecedentes te√≥ricos o filos√≥ficos ¬ŅCrees que definir√° tu carrera como artista de la pl√°stica?

Es un camino nuevo. Estoy tratando de manejar elementos, leyes y principios a modo general que tienen que ver con el orden, con el equilibrio del universo, del cosmos; y la relación de todo esto con el ser humano.

Por ejemplo, trato temas como la reencarnación, la magia. Quien haya estudiado a los filósofos presocráticos entendería que son la base de la creación del hombre.

‚Äď¬ŅTu formaci√≥n acad√©mica c√≥mo influye en esta perspectiva de creaci√≥n y en c√≥mo te asumes a trav√©s de tu obra?

Ha sido significativo. Esta exposici√≥n ya estaba en proceso antes de ingresar al ISA, pero el aporte de la escuela ha sido una nueva visualidad. Generalmente en un nivel medio de ense√Īanza, creces como grupo, como conjunto, porque aprendes habilidades y herramientas. Pero ya en el nivel superior adquieres otros conocimientos que te hacen crecer individualmente como artista.

fotos Fredy Hernández Martínez

‚ÄďLa docencia, ¬Ņqu√© tonalidades aporta a una artista joven y activa como t√ļ?

Entre otros aspectos, y saldos humanos, te vas viendo reflejado en tus alumnos, descubres de pronto como tu trabajo puede tener una carencia semejante a la de cualquier novel y te obliga a superarte y trabajar cada vez m√°s.

‚Äď¬ŅQu√© signific√≥ hacer la curadur√≠a de tu propia exposici√≥n?

Tuve la ayuda de Freddy Hern√°ndez, dise√Īador y vicepresidente de la AHS aqu√≠ en Villa Clara quien me dio algunos consejos de montaje, pero fue muy especial y retador para m√≠. Tengo en planes moverla hacia otras galer√≠as de la provincia como la Galer√≠a de Arte de Manicaragua; Hur√≥n Azul y la Wilfredo Lam en Sagua la Grande, para lo cual quiero seguir trabajando, para que Constelaciones llegue a esas galer√≠as, que son mucho m√°s amplias con un mayor n√ļmero de piezas.

fotos Fredy Hernández Martínez

‚ÄďPor √ļltimo, ¬Ņpor qu√© Constelaci√≥n abri√≥ las puertas con la 24 edici√≥n del Festival Nacional de M√ļsica de Concierto a Tempo con Caturla?

Caturla fue un innovador en su m√ļsica porque mezcl√≥ elementos diversos y esta exposici√≥n en cierto modo va de esto tambi√©n, de mezclar cosas que tienen que ver con el folclor, con otras contempor√°neas o primitivas. Y por supuesto, agradezco a la Asociaci√≥n por confiar en m√≠ para ese gran honor.

[1] Carl Gustav Jung, psic√≥logo y ensayista suizo cuya metodolog√≠a incorpora nociones procedentes de la antropolog√≠a, la alquimia, la interpretaci√≥n de los sue√Īos, el arte, la mitolog√≠a, la religi√≥n y la filosof√≠a.. Fundador de la escuela de psicolog√≠a anal√≠tica, tambi√©n llamada psicolog√≠a de los complejos y psicolog√≠a profunda.

 

fotos Fredy Hernández Martínez

fotos Fredy Hernández Martínez

fotos Fredy Hernández Martínez

fotos Fredy Hernández Martínez


Colores, risas y narices rojas: V Taller Internacional de Payasos

Con un desfile inaugural ¬†lleno de colores, risas y narices rojas qued√≥ abierto el V Taller Internacional de Payasos en esta ciudad de Las Tunas. A partir de ah√≠ se sucedieron intensas jornadas donde el arte del clown fue la protagonista. Celebrado a principios de este mes, la quinta edici√≥n del evento estuvo dedicada a El Salvador y cont√≥ con la participaci√≥n de m√°s de 60 artistas de diferentes naciones como M√©xico, Rep√ļblica Dominicana, Ecuador, Colombia y del pa√≠s anfitri√≥n.

El Centro Cultural Teatro Tuyo y la Escuela Profesional de Arte (EPA) El Cucalambé (escenarios de la Escuela Nacional de Clown) fueron las sedes principales del encuentro, aunque también hubo presentaciones en varios centros escolares.

Se realizaron cuatro talleres entre los que se destacan dos. El primero fue el impartido por el dominicano Claudio Rivera, sobre la dirección artística y el montaje. El segundo estuvo a cargo de la cubana Yexela González, quien compartió experiencias desde el camino antropológico del clown como una dinámica de trabajo y entrenamiento en Teatro Tuyo.

Colores, risas y narices rojas/ Fotos: Yeinier Aguilera Concepción

La escena teatral tunera se vistió de lujo con más de ocho presentaciones, resaltando del grupo de casa la reposición de la obra multipremiada, Gris, y de su más reciente estreno, Clarostuyo.

Otras propuestas interesantes fueron El Modelo y Drácula de Teatro Andante de Granma y de la Tropa Cachivaches de México, respectivamente. Mientras que la Asociación Cultural Irreal Teatro de El Salvador llevó a escena Tuber in Love y Celda Abierta, una experiencia artísticas puesta en práctica en centros penitenciarios de El Salvador.

Junto a las actividades teatrales y los talleres se celebraron coloquios, proyecciones audiovisuales y exposiciones de artes pl√°sticas. Momentos especiales de esta edici√≥n fueron la presentaci√≥n del documental Clownfabulaci√≥n, de las realizadoras Katia Ricardo y √Āmbar Carralero; y la exposici√≥n Ja, ja, ja, la cual todav√≠a se exhibe en el Centro Cultural Teatro Tuyo y que incluye 12 piezas realizadas por artistas salvadore√Īos, quienes se inspiraron en actuaciones del grupo tunero en tierras latinoamericanas.

Una vez m√°s el V Taller Internacional de Payasos demostr√≥ la validez del arte del clown, no solo como g√©nero teatral y forma de expresi√≥n, sino como v√≠a efectiva de comunicaci√≥n y para lograr din√°micas participativas con un p√ļblico diverso. La calidad de las obras y la respuesta de los espectadores dieron fe del buen resultado del evento.


Capítulo # 4: Zona de confort

(historia de una piedra que observa y canta)

Un poeta es un ser que suda/escupe/finge/bosteza/canta. Sí, un poeta es una piedra que canta. Así pudiéramos definir a Roberto Fournier, guantanamero radicado en Santiago de Cuba. Pudiera hacer una biografía o ficha técnica sobre él como escritor, a la manera convencional de los textos sobre escritores, pero no. Hoy quisiera encontrarme con esa biografía a partir de sus versos, encontrar los carteles de neón que faltan para el poeta.

Mi primer contacto con su poesía fue en la feria del libro de Santiago de Cuba 2017, allí me firmó su libro. Era entonces La cantidad rosada, cuaderno que salía bajo el sello Editorial La Luz, de Holguín.

Aquel es un cuaderno de una voz propia. Duro. Experimental. Era el llamado de un hombre ante su derrota y sus victorias m√°s personales. Aquel era un cuaderno escrito en dos territorios: ‚Äúdentro de la jaula‚ÄĚ y ‚Äúfuera de ella‚ÄĚ. Aquel es un libro con paisajes de la familia: un primo/el armario que gime/la madre que busca y sabe. Entre sus p√°ginas se pueden encontrar vivencias/fantas√≠as er√≥ticas/cuerpos para deseo/canibalismo. Esas p√°ginas poseen una sinfon√≠a particular: quemadura con saliva.

Hoy, el poeta vuelve a la carga. Su causa no es menor, su espuela huele a salitre y estiércol.

Publicado por la editorial El Mar y la Monta√Īa de su provincia natal, el 2019 nos deja Zona de confort. Este es su segundo libro/bocanada de aire/suicidio. Un tratado sobre la fragilidad personal de un ser que se coloca desnudo ante el lector. Una piedra que canta.

I

El libro hace tres registros vivenciales. El primero busca la definición del poeta. Un poeta terrenal que lidia con entidades que lo superan, imágenes para el rezo. Figuras donde se combinan identidad/fe/memoria/el mar como fuerza y angustia/la huida.

Estas primeras secuencias de poemas responden a un camino que no es llano, que no conduce a su carne sino a la superficie, a un espacio breve donde se escucha gemir. El agua es un elemento para purificar instantes sin una imagen total. Se trata de un ritmo que él necesita, un ritmo para el confort.  

No hay ángel que aferre la utopía,

el fr√°gil sino de paseantes y balseros:

Osh√ļn bajo los puentes,

abonando risas, memorias…

demasiado reposo…

No hay carteles de neón

para el poeta…          

Los versos anteriores son el tel√≥n de boca. Son las palabras para mentar la distancia propuesta. Luego aparecen otros nombres para ejercer su comportamiento. Resulta necesario encontrar al poeta tras sus dominios: una ni√Īa ahogada, los embarcaderos, Nelson, Playa Blanca, Yuseff, piedras, ZONA DE CONFORT.

Hay una conexión que nace desde la inconformidad con el agua, con el mar que se lleva personas, con la bahía que aparece ingenua a la vista del sol. Es un peón en cualquier arista y sabe que no quedará íntegro ante su condición de hombre-palabra.

Demasiado intrincadas

demasiados fragmentos

para un altar…

El poeta ha visto demasiado la misma imagen y sabe que ya no es efectiva. Renuncia a la voluntad de la memoria, renuncia a bailar sin complicidad y sin agonía. Suda. Cada palabra es un compromiso con la caída. Suda. Luego vuelve sobre la quietud y nace, es la fuerza que posee.

Formas de la quietud,

la misma fuerza que ejerzo

para nacer…

Ready to fly de Viela Valentin

II

El segundo registro que hace Fournier en el libro de su cuerpo y la memoria lleva un título: Formas de la quietud. Un verso que es utilizado con anterioridad y que ofrece una simbología específica al lector. Si bien en la primera parte encuentra la complicidad con imágenes que huyen de lo cotidiano, sin tanto protagonismo dentro de estas; en la segunda se muestra dentro de la imagen como un observador presente y definitivo. Nos recuerda a la voz más natural que pudiéramos encontrar en las páginas de La cantidad rosada, es un Fournier sin pesos en los hombros. 

En este segmento utiliza la prosa poética, diálogos, personajes y locaciones reales. Hace una revista de momentos significativos por su valor textual y asume una postura en la definición del yo-poeta. La voz cambia. Si en la primera parte la lírica definía el matiz y el ritmo pausado/respiracional, aquí hay una intención por mostrarse como la piedra que yace en el parque. Como la piedra que observa y canta.

Dos viejos alemanes pasan en traje de ba√Īo. Un manisero ¬ĺfrente a dos polic√≠as adolecentes¬ĺ, apunta al globo azul que estalla sobre la hierba, en los ojos de un ‚Äúchico de a d√≥lar‚ÄĚ.

Como una piedra que suda frente a un muchacho hermoso, la poética de Fournier resbala y produce una transgresión sensible a la mirada. Allí donde todos habitamos, él encuentra voces, rostros, amapolas con olor humano, mierda de pájaros que cae.

Encuentra un ap√≥stol a quien le dan las espaldas los cibernautas. Su realidad es la de un hombre-piedra. Una criatura que observa y no puede cambiar nada, solo contemplar y modificar el significado. Es un muchacho ch√©vere, gentil, ausente, morboso, sincero, m√°gico. Sus deseos nacen de lo cotidiano, del d√≠a a d√≠a. Vaga el camino con exactitud y lo resignifica. Tiene el golpe de la POES√ćA-SURF.

La palabra no puede sino alegar empacho, inapetencia, disfunci√≥n ‚Äúherejtil‚ÄĚ. Una vez articulada, ensanchada la zona p√©lvica, crece la mano‚Ķ

En estas páginas el poeta se entrega. Abre el cuerpo y propone el goce, el juego, la acción que en parte lo mueve a ser una piedra humana, una piedra de am-bien-te. Roberto Fournier no solo tiene la necesidad de mostrar imágenes, también necesita el diálogo, necesita incorporar voces que lo construyan desde fuera de la jaula.

El poeta asume su papel en la jungla. No teme. Asume sus experiencias homoeróticas como material sensible. Ama sin censura y aboga por un abrazo.

Si el muchacho se queda una parada antes, la guagua que atraviesa la ciudad es otra.

Sus versos poseen la ternura de un adolescente y la libertad del futuro (donde nada es lo que será). Ser sincero es una condición que no puede evitar, que no podría corregir nunca. Allí te percatas que el poeta no solo es la piedra que observa y canta, también es el parque/los alemanes/los policías/el manisero/o el Apóstol. Entonces manda su carta (cifrada e inconclusa) al editor, al amigo Fraguela. Nada impide que le crea a Roberto, que descubra su biografía sensorial/carnal. Transito páginas sediento de imágenes y aparece una que define al autor frente a sus deseos:

La huida es un tatuaje para saberse puro.

III

La tercera parte del libro se titula Parte sensible. Tomado de un poema que aparece con anterioridad, utilizando así la misma conexión que en la segunda parte del cuaderno. Aquí declara que es un terreno sensible al que se enfrenta el lector, pero el lector ya no podría sorprenderse con los tópicos que lo envuelven. Fournier quiere ser profanado por el lector, revive sus experiencias porque quiere retratar con el poema todo lo que sucede. En este punto su lenguaje armoniza con la figura que se nos ha creado verso tras verso.

Lo que sigue no es La Guantanamera sino

lo que quiera o no mostrar el Decisor.

Se lanza a la aventura. Prueba que lo vivencial es su recorrido más exacto. Lengua/pene/Youtube/un virus. Su zona de confort está en las fórmulas que posee para dominar la experiencia de vida y transformarla en palabras. La ira no existe, todo posee calma, deshielo.

Sin embargo, es perceptible el dolor como una constante ante la violencia. Un travesti perseguido/una mujer degollada/aguacates caros. Su fuerza es humana y eso engrandece sus palabras.

Ma√Īana, la misma cortadura.

Le√Īa, el hombre adoctrinado.

Imagen-realizado-durante-la-grabación-de-Bitácora-Joven

Podemos decir que Roberto Fournier encontró la belleza. Su cuaderno es la resonancia de su imagen corporal y emotiva. Allí está la llave y el cerrojo de la jaula, allí está él sentado, como una piedra que observa y canta para recordar a un muchacho cualquiera en una guagua.

¬ŅHay oscuridad? S√≠, y tambi√©n hay luz. Su inspiraci√≥n radica en el retrato de su biograf√≠a. Es arrastrado por el sexo, los elementos del mar y la tierra, deidades, amigos, familiares, amantes. Nada escapa a su mano. Nada obstruye el camino al poema. Los carteles de ne√≥n que le faltan como poeta ya est√°n impl√≠citos en sus textos; all√≠ descansan al azar las im√°genes con las que construye su zona de confort.


Danza Contempor√°nea de Cuba: Tras un debut, 60 a√Īos

La danza es efímera, trabaja una y otra vez desde un espacio y un tiempo, con insistencia, para ser vista en un instante. Para presentar cuerpos, que históricamente tienen este espacio como diálogo. La danza contemporánea toma como pretexto cierta irreverencia en el aquí y el ahora. En ocasiones viaja al pasado pero es para disentir o fijar su memoria histórica.

[+]