Inicio ¬Ľ

A propósito del I Encuentro de Crítica Danzaria

El ejercicio sistem√°tico de la cr√≠tica especializada ha desaparecido de los medios de comunicaci√≥n de la Isla. Salvo algunos, los p√ļblicos han visto c√≥mo esta pr√°ctica ha quedado casi exclusivamente limitada al comentario cinematogr√°fico propio de los programas televisivos destinados al s√©ptimo arte. De manera alternativa, en blogs personales como Cine Cubano la pupila insomne, del investigador y ensayista Juan Antonio Garc√≠a Borrero, pueden hallarse las valoraciones, debates y confrontaciones que sobre temas de cine hacen las voces m√°s autorizadas (y no pocas veces pol√©micas) en la materia.

Alguna que otra vez la prensa impresa nacional dedica tambi√©n alg√ļn espacio en la plana para comentar el √ļltimo estreno del cine nacional o la telenovela brasile√Īa de turno. La periodista del sistema informativo de la televisi√≥n cubana Aleida Pi√Īero Meneses suele enfrentarse con frecuencia a la valoraci√≥n de las artes visuales, lo cual hace con much√≠simo decoro si se tiene en cuenta que debe ajustarse al informativo minuto y medio que le ofrece el tiempo en televisi√≥n. Cabe exceptuar casos puntuales en el Noticiero Cultural y el programa Sitio del arte que procuran un acercamiento al juicio cr√≠tico sobre diversas manifestaciones.

El fen√≥meno apunta a la multicausalidad: de una parte resulta complejo incluir en el diarismo un espacio para la cr√≠tica porque los criterios de noticiabilidad privilegian otra clase de trabajos y enfoques que suponen un ritmo m√°s veloz de producci√≥n y consumo impensables para la pausa reflexiva que supone aquella. Por otro lado prolifera el imaginario del cr√≠tico de arte como esa persona dispuesta a hacer trizas una obra sin la menor contemplaci√≥n y no se reconoce que, incluso si la cr√≠tica no es favorable, esta beneficia el proceso creativo a la par que educa a los p√ļblicos para enfrentar con mayor propiedad el proceso de recepci√≥n de una obra de arte. Y por √ļltimo, justo es decir que la capacidad de emitir una opini√≥n m√°s o menos festinada sobre arte no enviste a persona alguna como cr√≠tico. Ese reconocimiento tiene que estar avalado sobre a√Īos de estudio minucioso, sobre la conciencia de la imparcialidad. El cr√≠tico de arte avezado sabe, en suma, distinguir el oro de la paja, el subjetivismo de la subjetividad.

En cualquier caso, la cr√≠tica dista de proliferar en nuestro universo multipantallas y contin√ļa ce√Īida al efecto eventista de encuentros anuales como el Taller de la cr√≠tica teatral que acoge la provincia de Camag√ľey que por estos d√≠as de abril, tambi√©n recibe al I Encuentro de Cr√≠tica Danzaria.

Estudiantes de tercer a√Īo de Danzolog√≠a de la Universidad de las Artes, profesoras como Mercedes Borges y B√°rbara Balbuena se unen aqu√≠ a los directores de las compa√Ī√≠as m√°s prestigiosas de la provincia: Ballet de Camag√ľey, Ballet Contempor√°neo de Camag√ľey, Ballet Folcl√≥rico de Camag√ľey y la flamenca Andarte.

De las diversas jornadas de conferencias y talleres queda una conclusi√≥n tan obvia como apremiante: m√°s que un divorcio o una relaci√≥n antag√≥nica, entre cr√≠tico y artista deber√≠a establecerse una comuni√≥n en favor de la obra art√≠stica y sobre todo, de los p√ļblicos. Eso tambi√©n es democratizar la cultura.

Dado que en el ISA existen los planes de estudios te√≥ricos sobre arte (musicolog√≠a, teatrolog√≠a, danzolog√≠a, esta √ļltima de reciente incorporaci√≥n), y dado tambi√©n que en m√ļltiples Casa de Estudio Superior en todo el pa√≠s figura la carrera de Historia del Arte, vale afirmar que el primer paso (y acaso el m√°s dif√≠cil) para contar con una cr√≠tica especializada comprometida ya est√° garantizado.

Quiz√° entonces, en futuro cercano, esos que todav√≠a extra√Īamos el Caballete de Lucas con Rufo Caballero, quedemos satisfechos cuando, en nuestros medios de comunicaci√≥n, vayamos al encuentro de la cr√≠tica especializada que contribuya a la formaci√≥n leg√≠tima de una conciencia est√©tica.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico