A Cuban Movie o el making of de un exorcismo psicosocial

Uno de los muchos desfases entre mi palmar√©s personal de la 15 Muestra Joven ICAIC y las decisiones del jurado oficial es el documental La pel√≠cula (Janis Reyes y Colin Costes, 2015). Resulta una suerte de enjundioso making of del filme (muy) independiente cubano Coraz√≥n cubano (2014), que fue rodado durante m√°s de un a√Īo por un grupo de habitantes del barrio de Jes√ļs Mar√≠a, y luego distribuido por canales (muy) alternativos. Sobre todo, estuvo destinada al cosmos barrial de sus creadores, donde goz√≥ de enorme √©xito, redundante sobre todo en la legitimaci√≥n social de estos y ‚ÄĒcomo testimonian ellos mismos‚ÄĒ, en su reivindicaci√≥n social.

Inevitablemente, La pel√≠cula conecta en intenci√≥n y concepto con el ya cl√°sico de la documental√≠stica mundial American Movie (Chris Smith y Sarah Price, 1999), largometraje que sigue el espinoso pero pintoresco camino vital y f√≠lmico (elementos que se funden por completo) del white trash centrosure√Īo estadounidense Mark Borchardt, en su empe√Īo por filmar su corto de terror Coven (Aquelarre), con el que a su vez financiar√° su largo Northwestener, de semejante g√©nero. Sujeto marginal, pobre, desconocedor casi absoluto del cine, tanto en lo t√©cnico como en lo art√≠stico, est√° movido solamente por un tes√≥n admirable que durante m√°s de una d√©cada de su vida lo gu√≠a para conseguir su prop√≥sito. Creador que pudiera clasificarse como naif, paso a paso redescubre el arte f√≠lmico, lo crea desde el cero casi absoluto. Nunca vemos su obra, apenas algunas secuencias. Pero no importa, pues el proceso y su personalidad se convierten en los ejes de inter√©s del documental de marras. Y sobre todo, la pasi√≥n.

¬ŅJanis Reyes y Colin Costes vieron American Movie? No s√©, no les pregunt√©. Quiz√°s lo haga en alg√ļn momento, no estoy seguro. ¬ŅVer√© yo alguna vez Coraz√≥n cubano? Quiz√°s en alg√ļn momento, no estoy seguro. Como sea, parecen estar movidos por la misma curiosidad, y sobre todo, por el mismo respeto que el dueto Smith-Price demuestra a la hora de registrar los avatares de Borchardt, cuyo testimonio oral conduce constantemente las acciones. Evitan siempre juzgar desde la ortodoxia cr√≠tica, o el remilgo social, las ¬ęcalidades art√≠sticas¬Ľ de este cine trash, sustentado (ambos, Coven y Coraz√≥n‚Ķ) en la violencia y el estereotipo, cual dignos e inconscientes herederos de Ed Wood Jr. y compa√Ī√≠a. Aunque, eso s√≠, su Cuban Movie es m√°s r√°pida, m√°s breve, m√°s urgente. No indaga en los entornos familiares, no sigue procesos, se conf√≠a a una entrevista grupal.

Uno de los argumentos m√°s esgrimidos contra La pel√≠cula que escuch√© durante las sesiones de pol√©mica de la Muestra fue la falta de punto de vista o de juicio de sus realizadores. Precisamente lo que m√°s celebro en ellos es su postura, como ya refer√≠, muy respetuosa ante los seres humanos que filman. Muy f√°cil resultar√≠a enjuiciar al grupo de realizadores entrevistados: ¬ęreparteros¬Ľ o ¬ęrepas¬Ľ de pura cepa, estereotipos andantes de la marginalidad social-urbana de Cuba; ligados, por sus bastante claras insinuaciones y confesiones abiertas, al universo delincuencial.

mail.google.com

Fácil (mucho) sería regodearse en su escaso vocabulario, en sus torpes argumentos, en su falta casi total de cultura de cualquier tipo, en sus pobrísimos resultados fílmicos. Pero Reyes y Costes tomaron por el camino más difícil, aunque para muchos haya parecido el más fácil y facilista. Los reunieron, les pusieron una cámara delante, y los dejaron hablar, expresar sus razones, compartir sus mundos: resultados estos de disímiles contextos, dinámicas y fenoménicas que deberíamos tratar de conocer antes de juzgar desde un pedestal moralista y socialmente cómodo.

Pues Coraz√≥n‚Ķ, como se deduce r√°pidamente por los segmentos yuxtapuestos a la entrevista colectiva (de ah√≠ su naturaleza b√°sica de making of, que casi se convirti√≥ en acusaci√≥n* a los ojos del jurado), es una catarsis l√ļdica de pura violencia. Como a la larga lo es el mism√≠simo reggaet√≥n en sus fundamentos sociales.
Coraz√≥n‚Ķ es un alarido, un exorcismo de los mil demonios que circundan a sus autores, que los acosan desde su pasado y en su presente, y ellos decidieron exhalarlos en este inconsciente acto confesional. Contra todas las mareas y los vientos. Movidos por una necesidad imperiosa de expresi√≥n, de motivaci√≥n. No son los √ļnicos, ah√≠ est√° el MAN (Movimiento Audiovisual Nuevitero) de la camag√ľeyana ciudad de Nuevitas, ah√≠ est√° el GCA (Grupo de Creaci√≥n Audiovisual) de la holguinera Mayar√≠, y otros tantos realizadores ¬ęespont√°neos¬Ľ, dignamente trasheros, que hacen muy larga la lista. Pero estos, quiz√°s por el no tan impalpable fantasma del fatalismo geogr√°fico, no tienen todav√≠a su documental.

A trompicones, a pura prueba y error, a pura y dura empiria, los realizadores de Jes√ļs Mar√≠a estructuraron su cinta, la convirtieron en un objetivo de vida, en un sentido de vida, en una oportunidad de redenci√≥n. As√≠ se aprecia en sus testimonios, si sabemos escucharlos por encima de sus quiz√°s molestos modismos, si sabemos divisar el jugoso fil√≥n antropol√≥gico que descubren Reyes y Costes. Coraz√≥n‚Ķ es un resultado social que a su vez desat√≥ cambios, al parecer radicales, en las vidas de sus creadores. Tan radical como puede ser obtener un rumbo para la existencia.

*Como si documentales al estilo de Hearts of Darkness: A Filmmaker’s Apocalypse (Fax Bahr, George Hickenlooper, 1991) y Lost in La Mancha (Keith Fulton, Louis Pepe, 2002) no dialogaran con el esquema b√°sico del making of.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Lo más Leído

Lo lamentamos. No hay nada que mostrar aún.

Suscripción

Para recibir nuestro boletín ingrese su dirección de correo electrónico

 
ÔĽŅ